La trágica fusión del calvinismo con lo mundano (discusión dominguera)

Señores lectores: Como ustedes saben, los domingos suelo colgar un sermón. Hoy, más que un sermón, es una discusión. Una discusión es parecida a un sermón, solo que se da en el servicio vespertino. Para los que no son protestantes, me explico: los cristianos normalmente tenemos dos actos los domingos. El domingo por la mañana se da el sermón clásico. Pero, los domingos normalmente las iglesias baptistas y presbiterianas tenemos un servicio a eso de las 6 o 7 de la noche, en el que se discuten temas más prácticos de la vida cotidiana tales como: vestimenta, música, o modas que afectan nuestra vida de forma positiva o negativa. También, hay un servicio de oración los miércoles por la noche. En total, normalmente un cristiano practicante acude a la iglesia unas 3 veces por semana (dos el domingo, una el miércoles). Fuera del sermón de la mañana, los demás servicios son OPCIONALES, y desgraciadamente, muchas iglesias están perdiendo esa costumbre debido a la ya conocida excusa «no tengo tiempo». Ya…no tienes tiempo para Dios, pero sí para los vídeojuegos, o para el cine, o para el «trabajo», etc. En realidad, lo que no quieren muchos es ir a la iglesia y punto. Todos lo sabemos. En esta sociedad que tenemos, hay mucha arrogancia y nadie quiere sentarse un domingo para que el pastor le diga que es depravado. ¡Dios libre que te digan algo que te incomode e interrumpa tu estilo de vida pecaminoso! Bueno, todo esto lo digo porque hoy, más que un sermón de los míos, abro esta discusión vespertina. Hablaré sobre lo que ha pasado con el calvinismo, la fe reformada, en los últimos tiempos.

Hasta principios del siglo XXI, cuando una persona era recién salvo, la meta principal de todos los cristianos celosos, ya fueran calvinistas o arminianos, era la CONSAGRACIÓN. Había sermones, libros, y conferencias subrayando el espíritu de Romanos 12:1-2, donde el apóstol Pablo suplicaba a los creyentes a presentar sus cuerpos en sacrificio vivo, y a NO CONFORMARSE A ESTE MUNDO. Es decir, SER SEPARATISTAS. Cristo iba a ser el SEÑOR de tu vida, y el «yo» debía rendirse en el altar de servir a Cristo únicamente. El cristiano debía ser diferente: no llevar la moda del mundo, no hablar como un no-cristiano, no escuchar la misma música, ni tener los mismos valores. ¿Cómo es posible tener los mismos valores con un musulmán, un judío, o un ateo? No es posible si se es cristiano. NO tenemos los mismos valores.

Pero, desde aproximadamente los años 90, empezó una creciente degradación contra todos los principios que nosotros defendemos. La podredumbre, si tengo que ponerle fecha, empezó a principios de los años 90. Ya en 1992, cuando Bill Clinton fue elegido presidente, sabíamos que algo iba mal, que los cristianos nos habíamos quedado dormidos. Ninguna nación de fe podría haber votado a un hombre depravado como Bill Clinton, como tampoco nadie que sea cristiano consecuente puede apoyar a Joe Biden, o a Barack Obama y Hillary Clinton. Ningún cristiano español puede apoyar, si es cristiano de verdad, a Pedro Sanchez o al sinvergüenza de Pablo Iglesias, ex-líder fallido de Potemos. Sí, con t de trans. Ahora lo que tenemos es un «nuevo calvinismo», es decir, un NO calvinismo. En el 2008, fue publicado un famoso libro en círculos cristianos titulado «Jóvenes, inquietos, y reformados». El autor Collin Hansen cuenta una historia de cómo el llamado «resurgimiento» calvinista ha capturado la imaginación de miles de jóvenes en EEUU, y el libro fue aclamado con gran entusiamo en revistas reconocidas del Reino Unido también como «Banner of Truth», entre otras.

Yo, sin embargo, confieso que me entristeció muchísimo leer ese libro, porque habla de un «nuevo calvinismo», que en realidad es un calvinismo gravemente distorsionado, que cae MUY MUY por debajo de una auténtica vida de obediencia a un Dios soberano. Lamentablemente, este es el tipo de «calvinismo» que está prosperando, y por eso, la piedad bíblica auténtica está siendo atacada como nunca en los últimos 300 años. Ha habido periodos en la historia moderna que nos atacan, pero nunca los ataques fueron tan peligrosos, tan agresivos, y tan totalitarios como ahora. Se ha llegado a extremos tan brutales, que por esa razón algunos colegios cristianos han tenido que cerrar sus puertas, debido a los constantes ataques judiciales (recordemos que la judicatura en Occidente actualmente está en manos de nuestros enemigos de la fe, está en manos de gente del diablo) y los medios de comunicación. La infección está tan extendida que por eso oímos hasta jóvenes en algunas iglesias que no paran de defender llevar un estílo de vida como les de la gana. «¿Qué derecho tienes tú a decirme qué música escuchar»? ¡Así están las cosas! O, por ejemplo, «yo no defiendo el estílo de vida de un drogadicto, pero es mi amigo y voy a su boda»….ahh…pero al ir a la boda, das tu consentimiento explícito a esa unión y estílo de vida.

El autor es cristiano, y tenía unos 26 años cuando escribió el libro. Es de agradecer que trató el tema de forma clara, aunque la situación es para nada algo que celebrar. El autor comienza el libro describiendo la «Pasión», conferencia en Atlanta en 2007, donde 21 mil jóvenes se deleitaron con música «contemporánea» y escucharon a oradores como John Piper proclamando ideas calvinistas. Y esta imagen se repite muchas veces a lo largo del libro: se describen grandes conferencias en las que el sincretismo de la música rítmica mundana, conmovedora de sensaciones, de altos decibelios, se mezcla con la doctrina calvinista. Esto da una imagen clara de lo que se trata el Nuevo Calvinismo.

Se nos habla de música estruendosa, de miles de manos alzadas, letras de hip-hop y rap ‘cristianas’ (los ejemplos parecen ineptos y torpes en la construcción) que unen las doctrinas de la gracia divina con las formas musicales inmorales inducidas por las drogas de la cultura mundana. ¡Qué barbaridad!

Collin Hansen sostiene que el calvinismo estadounidense colapsó a fines del siglo XIX y fue mantenido por solo un puñado de personas hasta este gran renacimiento de la juventud, pero su caracterización histórica es, francamente, absurda. Hasta los años 80, constantemente te podías encontrar con muchos predicadores y estudiantes que amaban las doctrinas de la gracia, predicando también en iglesias de sólida tradición calvinista. Pero, además tenemos evidencia en los cientos de libros, publicados por grandes empresas editoriales cristianas, generando así una corriente de literatura reformada después de la guerra y durante la década de los 80. Me viene a la mente ejemplos como el famoso y poderoso Eerdmans, o editoriales como Baker Book House, Kregel y otras. ¿Adónde fueron a parar todos estos libros, miles y miles de ellos, incluidos los tomos de comentarios sobre Calvino, y una gran cantidad de otras obras clásicas como las de Rushdoony?

En las décadas de los 70 y 80 también había editoriales calvinistas más pequeñas en los EE. UU., y en ese momento comenzó el fenómeno de las librerías cristianas de descuento calvinistas, con listas de catálogos y un número considerable de seguidores. La afirmación de que el calvinismo prácticamente desapareció es totalmente falsa. Lo que sí ha habido es un cambio de moral, una penetración todavía más agresiva de ideas mundanas a nuestras iglesias.

De hecho, un calvinismo de mucha mejor calidad todavía florece en muchas iglesias, donde se salvan almas y se santifican vidas, y donde tanto la verdad como la práctica están bajo las leyes de las Escrituras. Tales iglesias no tienen ninguna simpatía con la variedad de culto mundano que le gusta al periodista Collin Hansen, que busca construir iglesias usando exactamente los mismos métodos de entretenimiento que la mayoría de los carismáticos utilizan, junto con otros movimientos ecuménicos y arminianos como el «Calvary Chapel». Calvary Chapel tuvo sus inicios en California. A ver si no va a ser cierto eso de que todo lo malo en EEUU sale de California…últimamente me lo creo.

Los «nuevos calvinistas» exaltan constantemente a los puritanos, pero no quieren adorar ni vivir como ellos lo hacían. Una de las nuevas conferencias alardeadas en el libro se llama «Resolved», en honor a las famosas declaraciones juveniles de Jonathan Edwards, pero la cultura de esta conferencia, sin duda, habría sido condenada totalmente por ese gran teólogo.

Este tipo de conferencias convoca a miles de jóvenes anualmente y presentan la mezcla habitual de calvinismo con adoración al estilo carismático extremo. Se alienta a los jóvenes a sentir el mismo impacto nervioso sensacional de la música rítmica fuerte en el cuerpo que experimentarían en un gran concierto pop mundano, completo con iluminación y ambientes replicados. Al mismo tiempo reflexionan sobre la predestinación y la elección. La cultura mundana proporciona los sentimientos corporales y emocionales en los que se infunden y flotan los pensamientos cristianos. Los sentimientos bíblicos se aprovechan para el entretenimiento carnal. (Las imágenes de esta conferencia en su sitio web demuestran el ambiente espectáculo totalmente mundano creado por los organizadores). He aquí un ejemplo. Chico varón con pelo largo, guitarrita…en fin…

En tiempos de desobediencia los judíos de antaño sincretizaban yendo al Templo o a la sinagoga el sábado, y a templos de ídolos los días de semana, pero el nuevo calvinismo ha encontrado la manera de unir cosas espiritualmente incompatibles al mismo tiempo, en la misma reunión. ¡Qué creatividad tan placentera para el diablo en el infierno!

CJ Mahaney es un predicador muy aclamado en este libro. Carismático en sus creencias y prácticas, parece ser totalmente aceptado por los otros grandes nombres que se presentan en las conferencias de los «nuevos calvinistas», como John Piper, Mark Dever y Al Mohler. Evidentemente, un hombre amigable y muy agradable, C J Mahaney es el fundador de un grupo de iglesias que mezclan el calvinismo con ideas carismáticas, y se dice que influyó en muchos calvinistas para que dejaran de lado los puntos de vista cesacionistas, fundamentales en la fe cristiana verdadera. Sí, verdadera. ¿Te molesta, señor mundano, que existan verdades absolutas?

Fue un becario y alumno protegido de este predicador llamado Joshua Harris quien inició la conferencia «New Attitude» para jóvenes. Pude saber que cuando un rapero mundano llamado Curtis Allen se convirtió a la fe, su instinto cristiano recién nacido lo llevó a abandonar su vida pasada y su estilo de canto rapero. Pero el pastor Joshua Harris evidentemente lo convenció para que no lo hiciera, para que pudiera cantar para el Señor, supuestamente. El movimiento del Nuevo Calvinismo o Los Nuevos Calvinistas no dudan en anular la conciencia cristiana instintiva, aconsejando a las personas a convertirse en ser amigos del mundo.

¿Cómo puedes detectar a estos predicadores y movimientos falsos? La mayoría de los predicadores conocidos que promueven y alientan este «renacimiento» del calvinismo (o nuevo calvinismo) tienen en común las siguientes posiciones que contradicen una perspectiva calvinista (o puritana) genuina:

  1. No tienen ningún problema con el culto carismático-ethos contemporáneo, incluidas las formas extremas de la música «heavy» metalera. Si no es rock, es hip hop/rap, o algún timbre de música enajenante y totalmente incompatible con la Biblia.

2. Rechazan la verdadera soberanía de Dios sobre la vida de un cristiano, asestando un golpe de muerte contra la consagración de todo corazón realmente capturado por Dios.

3. Son blanditos con respecto a la separación. Casi ni les podrás distinguir de una persona anticristiana en vestimenta, forma de hablar, y música. Cuando hablas de la separación, te tachan de intolerante y te dicen que «Jesucristo se reunía con pecadores», o, en caso contrario, te dicen que «es para dar el ejemplo a una persona». Ehh, no. No. Y no.

4. Tienen puntos de vista contrarios al 4to mandamiento, despreciando el día del Señor.

5. Son defensores de las leyes «antidiscriminación» en el ámbito privado. Te dicen que la inmigración ilegal no es un problema, y te tachan de racista e intolerante si dices lo contrario. Ningún ser cristiano puede defender la invasión de sus fronteras por parte de extranjeros indocumentados, en muchos casos pandilleros, terroristas y pedófilos, ni mucho menos defender leyes que precisamente se utilizan contra las iglesias. Por ejemplo, debido a las leyes contra la discriminación federal, un colegio, aunque sea cristiano y crea que la Biblia lo prohíbe, no puede despedir del trabajo (al menos abiertamente) a alguien por mantener prácticas sexuales inmorales. ¿Qué clase de cristiano puede defender semejante atropello contra nuestras libertades?

Cualesquiera que sean sus talentos y logros (y algunos de ellos son hombres brillantes según cualquier criterio humano), o cualquiera que sea su calvinismo teórico, la mala posición de estos predicadores en estos temas tan importantes solo alentará una versión fatalmente defectuosa del calvinismo que llevará a las personas a ser unidas cada vez más con el mundo y con un estilo de vida egoísta. Verdaderamente proclamada, la soberanía de Dios debe incluir la consagración, la reverencia, la obediencia sincera a su voluntad y la separación del mundo, y el Nuevo Calvinismo tiene muy poco de eso.

No se puede tener soteriología puritana sin santificación puritana. No se debe atraer a la gente a la predicación calvinista (o cualquier otra) usando cebos mundanos. Esperamos que los jóvenes de este movimiento capten las implicaciones de las doctrinas mejor que sus tutores y se alejen de los compromisos mundanos. Pero hay un desastre inminente en la promoción de esta nueva forma de calvinismo (también conocida como el nuevo calvinismo).

Uno solo tiene que mirar los ‘blogs’ de algunos pastores reformados más jóvenes que se presentan como mentores y consejeros de otros. Cuando miras sus listas de «películas favoritas» y «música favorita», los encuentras nombrando sin vergüenza alguna a los principales grupos, «clips» y entretenimiento de la cultura degradada, y está claro que el mundo todavía está en sus corazones. Hace años, tales hermanos no se habrían podido bautizar hasta que estuvieran fuera del mundo, pero ahora puedes ir a un seminario, sin hacer preguntas, y asumir un pastorado, con ídolos que no han sido combatidos ni entregados en la sala del trono de tu vida. ¿Qué esperanza hay para las iglesias que tienen subpastores cuyas lealtades están tan divididas y distorsionadas?

Aparte de los pastores, también conocemos algunos jóvenes calvinistas «nuevos» que nunca se establecerán en una iglesia dedicada y en funcionamiento, porque sus puntos de vista están solo en sus cabezas y no en sus corazones. Sabemos de algunos cuyas vidas no son limpias. Sabemos de otros que van a las discotecas o a cualquier antro. Cuanto mayor sea su destreza doctrinal, mayor será su hipocresía.

Estas son palabras duras, pero me llevan a decir que donde el calvinismo bíblico y evangélico da forma a la conducta, y especialmente a la adoración, es un hermoso y humilde sistema de verdad, pero donde está limitado al «intelecto», aumenta el orgullo y tenemos gente tremendamente arrogante.

Un triste espectáculo final del que se informa con entusiasmo en el libro es la conferencia «Juntos por el Evangelio», que se llevó a cabo allá por el 2006. Un evento más para gente mayor convocado por calvinistas respetados, que sin embargo reunió a cesacionistas y no cesacionistas, exponentes de la adoración tradicional y contemporánea, y mientras mantiene la sana predicación condiciona a todos los asistentes a relajarse en estos asuntos controvertidos y aprender a aceptar «todos los puntos de vista». En otras palabras, se elimina el ministerio de amonestación, de modo que cada error de la nueva filosofía puede avanzar sin control. Son días trágicos para la auténtica fidelidad espiritual, el culto y la piedad.

El verdadero calvinismo y la mundanalidad son polos opuestos. Se necesita preparación del corazón si queremos escudriñar las maravillas y sondear las profundidades de la gracia soberana. Lo encontramos en el desafiante y convincente llamado de Josué:

«Ahora pues, temed á Jehová, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de en medio los dioses á los cuales sirvieron vuestros padres de esotra parte del río, y en Egipto; y servid á Jehová. Y si mal os parece servir á Jehová, escogeos hoy á quién sirváis; si á los dioses á quienes siervieron vuestros padres, cuando estuvieron de esotra parte del río, ó á los dioses de los Amorrheos en cuya tierra habitáis: que yo y mi casa serviremos á Jehová.»

6 comentarios

  1. cualquiera · ·

    Hay un capitulo de King of the Hill en donde tratan ese fenómeno del cristianismo rockero. Yo veo esto como un problema que va al campo de la estética, he visto gente joven que se ve atraída por el tradicionalismo católico o ramas mas conservadoras del protestantismo ya que encuentran sus cultos mas bellos y próximos a lo divino, estos suelen tener algún tipo de formación y lecturas de autores conservadores y reaccionarios, los católicos se suelen oponer a la democracia y ven como inevitable lo que ocurre en Estados Unidos dado su sistema político. Yo soy partidario de que cada quien haga lo que quiera pero de esa libertad han surgido cosas bastante locas, como hace ver este tweet de un católico conservador.

    «Leftist: “I want to make your sons catamites, your daughters OnlyFans thots and you to die alone and impoverished. And we own the institutions to make it happen.”

    Conservatives: gosh golly stranger, I don’t agree but I’ll defend to the death your right to say it!!»

  2. Yookiwa · ·

    ¿Se puede ser cristiano sin pertenecer a una iglesia? La verdad es que no asisto a ninguna iglesia, puedo sonar arrogante pero no confío en ellas. He conocido a personas, que cuando van los domingos a los templos, son casi santas y piadosas pero, nada mas saliendo de allí, se dan ha conocer por su viperina lengua. Ademas tienen actitudes que se pueden calificar nada cristianas.
    Tal vez yo este mal por querer ser un cristiano sin iglesia, pero así es como vivo mi fe.

  3. Joaquín · ·

    Efectivamente, en las últimas décadas han proliferado como setas venenosas estos movimientos «cool» y «guitarreros» tanto en la iglesia católica romana como entre las distintas iglesias presbiterianas calvinistas que pretenden hacer incompatible lo que no es compatible.

    No hablemos ya de los movimientos carismáticos hardcore, tanto en el ámbito católico como en el protestante. Eso es ya para dar de comer aparte.

    Voy a poner aquí el sermón de un reverendo protestante como Dios manda, el pastor Dan Gayman, así como un sermón del padre Jorge Loring, sacerdote jesuita.

    Uysshhh, qué radical el pastor…pues es así. El cristianismo verdadero es siempre SEPARATISTA.

    Sí, curillas católicos actuales. Las cosas son así, y no se puede confraternizar con la inmundicia. Como dice el padre Loring, SÍ HAY VERDADES ABSOLUTAS, como que pi es 3,1416.

    Saludos a todos

    PD: Alfredo, ¿cuál es su opinión sobre Cornelius Van Til y que cree que diría si viera a estos pactores calvinistas actuales que son «gay friendly»?.

  4. @cualquiera:

    «los católicos se suelen oponer a la democracia y ven como inevitable lo que ocurre en Estados Unidos dado su sistema político. Yo soy partidario de que cada quien haga lo que quiera pero de esa libertad han surgido cosas bastante locas, como hace ver este tweet de un católico conservador.»

    Es cierto que, al menos antiguamente, los católicos realmente coherentes eran afines al «ancien regime», pero, dicho sea como punto de aclaración, los padres fundadores de EEUU NO querían «democracia», sino una república constitucional federal. Es una diferencia, y un matiz, muy importante. Lo que tenemos ahora es democratismo e igualitarismo como credo de fe, pero eso ni es bíblico, ni tampoco era la visión de los padres fundadores de USA.

    Y si entramos al tema de las iglesias, éstas han perdido mucha autoridad porque ellas mismas lo han permitido. Por ejemplo, quedan muy pocas iglesias como la mía en la cual no solamente se cumplen las normas legales de la Confesión de Westminster, sino que además tenemos «elders», es decir, el consejo eclesiástico de personas con mucha experiencia que pueden excomulgar o impedir que una persona claramente pecaminosa y sin arrepentirse pueda sentarse a la mesa del señor. Esto se llamaba «cercar la mesa del Señor» y se ha perdido eso a favor de «paz y amol, no juzgues».

    Saludos

    ——————
    Yookiwa:

    Lo siento, pero no. Si usted es cristiano, debe formar parte de una iglesia. Obviamente, es mejor NO ir a una iglesia que sea de doctrina falsa o pecaminosa como por ejemplo una secta carismática, o una iglesia que pervierte la doctrina y afirme cosas tales como que el no pasa nada con la inmoralidad y perversión sexual. El hecho de que haya gente en la iglesia malvada NO es pretexto para NO acudir a la iglesia. En todo caso, si hay gente como usted dice que tiene lengua viperina, entonces su iglesia está en dejación de funciones porque es el deber del consejo eclesiástico identificar a las personas que NO estén obedeciendo las leyes de Dios. En mi iglesia, por poner un ejemplo, tuvimos hace unos años un grupito de jóvenes chulescos y muy arrogantes que pensaron que sabían más que Calvino o Jesucristo, y entonces se dedicaban los domingos a enseñar a los más jovencitos que no «pasaba nada» con fumar marijuana, o beber alcohol en exceso o mantener relaciones amistosas con enemigos de Dios, todo bajo el pretexto de «soy salvo, así que hago lo que me plazca». Rápidamente les bajamos los humos y se dieron cuenta que las zorras, como son, no son toleradas en nuestra congregación. ¿Se imagina usted al Dios de los dioses, Jesucristo, tolerar a semejante gente en su propia congregación? No lo crea. Le recomiendo buscarse una iglesia de fe, y en caso de que no exista en su zona, hágase miembro «online» de alguna iglesia con doctrina sólida.

    Saludos, en Cristo.
    ————————————–
    Joaquín:

    Gracias por su comentario.

    «No hablemos ya de los movimientos carismáticos hardcore, tanto en el ámbito católico como en el protestante. Eso es ya para dar de comer aparte.»

    Sí. Es una de las influencias más perniciosas de las últimas décadas.

    Muy acertados los sermones que comparte. El error NO SE DEBE TOLERAR, efectivamente. Y sí, ese afán por la mezcolanza es totalmente ANTICRISTIANO y así lo defendían nuestros ancestros en la fe. Muchísimos «cristianos» se bajaron los pantalones por cobardía a partir de los años 70 y empezaron a difundir mentiras tales como «la unidad racial e internacional es lo que Dios quiere». NO. Dios hizo a las naciones SEPARADAS y por eso cuando los seres humanos han intentado unirse, Dios los ha DESTRUIDO. Véase BABEL y la Unión Europeda como ejemplos. NO SE PUEDE UNIR LO QUE NO ES IGUAL EN LA NATURALEZA. Un sueco jamás podrá ser africano, y un negro africano NO puede ser sueco, al igual que un español de origen NO puede ser otra cosa de lo que Dios lo ha creado. Incluso dentro de una misma nación, hay diferencias. Por ejemplo, un catalan, un valenciano, un gallego, no son la misma «raza» que un extremeño «típico» o andaluz «típico».

    Cornelius Van Til: Es un tema muy amplio, pero le daré algunas impresiones que tengo. Aunque creo que Van Til fue un teólogo excelente, mi problema con su teología es más en metodología y enfoque. Por ejemplo, yo creo que el conocimiento de un ser humano puede ser diferente al de Dios, en cuanto a lo cuantitativo, pero NO en lo cualitativo. Creo que la verdad es UNA. Si un hombre conoce una verdad, tanto Dios como ese hombre conocen la misma verdad, y en esto coincide Dios y el hombre. Ahora bien, el hombre no puede conocer TODO lo que Dios sabe y conoce, por motivos obvios.

    También creo que Dios es LOGOS, Dios es LÓGICA. Dios y la lógica son lo mismo. Como el hombre fue creado a la imagen de Dios, el hombre puede obtener este conocimiento lógico de Dios porque la razón humana no es tan humana sino más bien divina.

    Van Til, eso sí, si viese el panorama actual, no creo que se sorprendería mucho, pero sí abogaría por otra separación.

    Saludos

  5. Para los que me preguntan sobre música, he aquí un excelente ejemplo de música cristiana aceptable para una iglesia: Nótese la ausencia de guitarras, palmoteos y baile sensual. La música eclesiástica, precisamente por ser DIVINA, y una dedicación a DIOS SOBERANO, debe ser diferente a la música carnal, satánica y sensual que infecta el alma. La iglesia debe ser un REFUGIO contra el mundo. Somos CONTRA MUNDUM.

    Y otro ejemplo aquí:

    Música para despertar con limpieza y optimismo, pues nunca olvidemos que los cristianos YA HEMOS CONQUISTADO al diablo. Este es el coro del famoso Atlanta Master Chorale. Qué «curioso» que las mejores iglesias, himnos, pastores y filosofías se encuentran en el SUR de los Estados Unidos. Comparad estas grandes canciones e himnos a la basura rock and rolera de los que pretenden equiparar iglesia con Satán.

  6. Joaquín · ·

    Alfredo:

    Tema mezcolanzas.

    Es un tema fuera de toda discusión. Si Dios hubiera querido un mundo mestizo, ¿para qué hubiera creado razas y etnias distintas?. El ejemplo de Babel que pone usted, es el que pone también el identitario corso y francés Julien Langella, en su libro «Católicos e identitarios» para ilustrar cómo el Babel bíblico es lo mismo que el diabólico mundo sin razas que el malvado Mundialismo propone crear.

    Teología:

    La Verdad es solo una, a todos los niveles, y por lo tanto yo también creo que las verdades de Dios y del hombre, desde un punto de vista ontológico han de ser las mismas, si bien es cierto que por una cuestión evidente, el hombre, al ser finito e imperfecto, no puede llegar a conocer la «res extensa» en su totalidad, a diferencia de Dios.

    Y Dios es lógica, porque el LOGOS, la palabra, es lógico y racional. Un eje importante del pensamiento calvinista ha sido el de no pasar nunca por alto la importancia de la lógica, algo que por cierto, fue de suma importancia también para Santo Tomás durante la Edad Media. Por eso los carismáticos cometen una peligrosísima desviación de la senda recta, con sus histéricos servicios.

    No sé si sabrá usted que el gran psicoanalista Jung, escribió que durante su estancia en América no pocos servicios religiosos de iglesias baptistas, de corte carismático, le parecieron peligrosamente «negrificados» por el histerismo que se veía en los servicios. Y hablaba de iglesias baptistas blancas segregadas, ojo.

    Sí, esa música que usted cuelga es perfectamente apta para un servicio religioso como Dios manda. Como esta otra:

    No soporto las guitarradas, y personalmente mi música religiosa preferida es la anglicana de hace 100 años.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: