El ataque imperdonable de Rusia

La verdad es que no quería tratar este tema, porque artículos como estos me restan mucho tiempo y normalmente debo atender montones de comentarios hostiles. Pero, como en estos días ya no se participa tanto en los comentarios como hace años, creo que puedo dedicar cierto tiempo a este asunto. Vaya dicho de paso que no voy a tolerar esta vez, porque estamos en guerra, comentarios que hagan apología del enemigo. Es la primera vez en esta página web que tengo que tomar esta decisión, pero me ampara tanto el derecho constitucional, así como la tradición bélica en la cual ciertas libertades se suspenden. Así que si tu intención es venir aquí para hacer apología de Putin, te ahorro el tiempo: serás permanentemente baneado de esta página. Aquí se defienden los valores liberales, atlánticos, y los intereses financieros que tenemos los occidentales. Si te molesta que EEUU goce de supremacía comercial, militar (elementos que han mantenido la paz durante décadas y ha evitado el horror de que Europa vuelva a ser militarmente independiente, bajo el dictado de ALEMANIA), entonces deberías replantearte si perteneces al mundo liberal que yo defiendo. Si no perteneces a ese mundo, no pasa nada: gracias al liberalismo, tienes otras opciones, pero ésta no es una de ellas. Bien, aclarada la normativa que se impondrá a partir de ahora, procedo a comentar sobre la gravedad del crimen de guerra internacional que tiene como culpable y protagonista un país que se llama RUSIA. Y, añado: sus aliados en Occidente. Últimamente, la extrema derecha, así como la extrema izquierda, ambos grupos de indeseables perdedores, han querido hacer apología de Putin.

Hay una frase muy conocida que pronunció Lenin: «Hay décadas en las que no pasa nada, y hay semanas en las que pasan décadas». Esta frase ha estado siendo compartida millones de veces en Twitter esta semana, y no es de extrañar. La respuesta colectiva a la crisis de Ucrania por parte de los Estados Unidos y sus socios europeos y otros ha sido impresionante en su fuerza y decisión. Pero, no es suficiente desde mi punto de vista, y quiero ver más acción. En resumen: una guerra será necesaria para asegurar, lo voy a decir sin pelos en la lengua, la supremacía comercial de EEUU y los intereses atlánticos sobre Europa y sus peligrosas intenciones de querer ser independiente de la OTAN. Los populistas perdedores nos llaman a los que defendemos esto “globalistas”. También nos acusan de ser los “enemigos” de las naciones, las tradiciones, y las fronteras. Aunque yo reconozco que hay no pocos personajes que defienden la OTAN y también son todas esas cosas, mi intención simplemente es la seguridad comercial y, por qué no ser franco, nuestros bolsillos.

¿Por dónde empezar? Desde la congelación de divisas del Banco Central ruso, hasta la decisión alemana (por una vez hacen algo correcto en política internacional) de enviar aviones de combate europeos a Ucrania, estos últimos días han sido latigazo tras latigazo de medidas efectivas y políticas contra Rusia que hasta hace nada, eran impensables. Cuando Suiza, ¡SUIZA! está también sancionando a Rusia, ya puedes imaginarte lo gravísimo que es este asunto. Hemos visto además manifestaciones masivas a favor de nuestros aliados en Ucrania, desde Sydney, hasta la Plaza de Wenceslao en Praga, y gestos de apoyo a restaurantes ucranianos en Nueva York. Hacía décadas que los occidentales no se unían de esta manera sobre un tema político, y son buenos momentos para los que, como yo, siempre hemos dicho que LA INTERVENCIÓN MILITAR ES NECESARIA PARA CAMBIAR A CIERTOS REGÍMENES. Ahora todos aquellos que me acusaron de ser “neocon” e intervencionista, van a tener que tragarse sus palabras. ¿Por qué? PORQUE EL RÉGIMEN SÍ IMPORTA Y MUCHO.  Nunca pedí perdón por la intervención en Irak, y tampoco pediré perdón por pedir una escalada militar en el caso de Ucrania.

Sin embargo, estoy preocupado porque, aunque ahora mismo hay mucha unidad, si no se toma la decisión YA, no sé hasta cuando durará esa unión occidental. Del mismo modo que se ha demostrado que Putin no calculó bien la toma de Ucrania, porque pensó que la toma sería rápida y relativamente barata, sería también un error suponer que la resolución y unanimidad de la opinión pública occidental actual garantizarán una solución rápida a esta crisis geopolítica.

La idea de que la ruina financiera contra Rusia es inminente y que las medidas precipitarán la caída de Putin, mediante un levantamiento popular o un golpe palaciego, es una ilusión infantil. Ahora solo hay eso: esperanza. Pero yo no tengo esperanza, yo tengo aspiraciones…y mi aspiración es una intervención militar más sonada. En vez de esperar a “ver qué pasa”, como está haciendo el inútil Biden, Occidente necesita una estrategia que se extienda más allá de días o semanas y opere bajo ciertas suposiciones muy desfavorables: 1) el régimen de Putin no va a caer y 2) Rusia tiene suficientes recursos para prolongar esta guerra, y además la resolución de Putin es duradera para sostener un período prolongado de conflicto y ocupación ilegítima

Hay otros hechos desalentadores: por un lado, una vez que la “ira” de la opinión pública occidental desaparezca, la guerra en Ucrania dará paso a otras noticias. Y cuanto más se extienda el conflicto, más difícil será para el público centrarse en lo importante y justificar el precio de las políticas que seguirán causando daño en Rusia. También, no olvidemos, Putin está corriendo contrarreloj: la creciente frustración por la lentitud del progreso militar ruso ya ha provocado una escalada de violencia indiscriminada que tiene como víctimas centros civiles, incluido una posible utilización de bombas térmicas que causaron tantísimo daño en Siria.

El riesgo es que, justo cuando se intensifique la brutalidad rusa, la determinación actual de Occidente se reduzca a una creciente resignación, si no a una indiferencia. Sí, continuaremos armando a las fuerzas de defensa de Ucrania (o a los rebeldes ucranianos, si el país cae bajo la ocupación rusa). Sí, incluso podríamos cortarnos por completo los suministros de petróleo y gas rusos. Sin embargo, es posible que no podamos evitar que la fuerza bruta de Putin arrase con uno de los países más grandes de Europa. Peor aún, una vez que una o ambas partes pidan la paz, podemos volver a caer en la trampa de Minsk al instar a los ucranianos a ser «razonables» y hacer concesiones a Rusia, tal vez ceder Luhansk y Donetsk o reconocer una Crimea rusa.

Para evitar que la entropía se haga realidad, necesitamos un plan que haga permanentes todas las medidas punitivas adoptadas contra Rusia, salvo la retirada completa de Rusia, por mucho que nos perjudiquen. Para poner fin a la cancerosa fantasmagoría de la nostalgia imperial rusa y evitar una guerra que involucraría a nuestros aliados de la OTAN, no es suficiente que los ucranianos luchen contra el Kremlin hasta llegar a un punto muerto y luego lleguen a un acuerdo político inaceptable; Rusia debe perder esta guerra de manera inequívoca y transparente.

Por esa razón, los estadounidenses y los europeos tienen que pensar en cómo intensificar aún más su respuesta si los rusos siguen el camino de destruir indiscriminadamente a la población ucraniana.

Antes de la invasión, el presidente Joe Biden y otros líderes occidentales básicamente descartaron el uso de la fuerza directa en Ucrania. Las razones eran comprensibles: nadie quiere una guerra con una potencia nuclear y ningún tratado obliga a Estados Unidos o a sus aliados europeos a salir en defensa de Ucrania.

Aún así, la decisión de descartar la participación militar occidental directa en Ucrania se tomó en un entorno geopolítico diferente al que ahora habitamos. Más importante, se basó en la suposición de que la perspectiva de sanciones duras y convertir a Rusia en paria mundial serían suficientes para disuadir a Putin, además de la perspectiva de un conflicto prolongado con un adversario capaz y más que dispuesto a defenderse.

Ahora se ha demostrado que esa suposición es incorrecta; de ahí la prisa actual de todos los gobiernos mínimamente responsables por apoyar y armar a Ucrania y castigar económicamente a Rusia. Pero, ¿qué pasa si incluso esas cosas no son suficientes para evitar que Putin conquiste Ucrania, incluso al precio de la violencia genocida, o para empujar aún más y poner a prueba la determinación de la OTAN de defender a sus propios miembros más adelante? La semana pasada, incluso el secretario de Estado, Antony Blinken, admitió que las ambiciones de Putin se extienden más allá de Ucrania, algo que debería ser obvio solo con las declaraciones públicas de Putin y, de hecho, con los ultimátum que entregó a Estados Unidos y la OTAN antes de la invasión.

En otras palabras, por mucho que queramos evitar un conflicto cinético directo con la potencia nuclear que es Rusia, es muy posible que ya estemos ahí.

De hecho, la pregunta relevante puede ser si retrocedemos ahora, en nuestros términos, o esperamos a que Putin haga el primer movimiento, en el lugar y el momento que él elija, lo que puede ser bastante peor para nosotros. La esperanza de que tal conflicto militar no sea necesario, sin importar qué tan beligerante demuestre ser Putin, porque se verá envuelto en una larga e impopular guerra en Ucrania es, una vez más, una ilusión infantil, no una estrategia seria.

Las cuestiones ante nosotros sobre una escalada de un conflicto con Rusia son angustiosas, pero no se vuelven más fáciles si evitamos las decisiones relevantes; todo lo contrario. La cuestión tampoco es binaria entre quedarse fuera y brindar asistencia desde el margen o participar con las tropas estadounidenses. Además de continuar armando a los ucranianos con todo el equipamiento que puedan usar, Occidente debe mostrar su voluntad de poner sobre la mesa otras opciones potencialmente más riesgosas, como la guerra cibernética agresiva, el uso de representantes, operaciones encubiertas y tal vez incluso la idea muy controvertida de hacer una zona de exclusión aérea sobre partes de Ucrania, además de dejar en claro que tenemos más tiempo, recursos y determinación para librar y ganar este conflicto que Putin al acumular una presencia militar suficiente en el flanco oriental de la OTAN.

Nos enfrentamos a una situación de enorme gravedad, pero una victoria rusa o un resultado ambiguo es completamente intolerable. También vale la pena recordar que, a pesar de todas las estúpidas críticas sobre los “pecados de comisión” de Estados Unidos en lugares como Irak, los pecados que crearon nuestra situación actual son pecados de OMISIÓN, desde la falta de claridad sobre las perspectivas reales de la integración de Ucrania en Occidente, hasta nuestra serie de «reinicios» con Rusia, a nuestra incapacidad para responder de manera más decisiva a las muchas depredaciones de Putin en el transcurso de la última década. En esta bitácora, yo lo he denunciado en decenas de ocasiones…ahí está la hemeroteca. Siempre he criticado la inacción, y advertí de que cuando Obama permitió todo eso en Ucrania, esto iba a ocurrir tarde o temprano.

¡Ya basta! Para que siga existiendo en Europa un orden pacífico y basado en un estado de derecho, esta agresión no puede quedar sin respuesta. Firmado por mí personalmente, hoy sábado 5 de marzo, a las 10:18 de la mañana, horario local de Virginia.

20 comentarios

  1. Pensador errante. · ·

    «Ahora se ha demostrado que esa suposición es incorrecta; de ahí la prisa actual de todos los gobiernos mínimamente responsables por apoyar y armar a Ucrania y castigar económicamente a Rusia. Pero, ¿qué pasa si incluso esas cosas no son suficientes para evitar que Putin conquiste Ucrania, incluso al precio de la violencia genocida, o para empujar aún más y poner a prueba la determinación de la OTAN de defender a sus propios miembros más adelante? La semana pasada, incluso el secretario de Estado, Antony Blinken, admitió que las ambiciones de Putin se extienden más allá de Ucrania, algo que debería ser obvio solo con las declaraciones públicas de Putin y, de hecho, con los ultimátum que entregó a Estados Unidos y la OTAN antes de la invasión.
    En otras palabras, por mucho que queramos evitar un conflicto cinético directo con la potencia nuclear que es Rusia, es muy posible que ya estemos ahí.
    De hecho, la pregunta relevante puede ser si retrocedemos ahora, en nuestros términos, o esperamos a que Putin haga el primer movimiento, en el lugar y el momento que él elija, lo que puede ser bastante peor para nosotros. La esperanza de que tal conflicto militar no sea necesario, sin importar qué tan beligerante demuestre ser Putin, porque se verá envuelto en una larga e impopular guerra en Ucrania es, una vez más, una ilusión infantil, no una estrategia seria».

    Coincido. Nada que añadir por mi parte.

    «Las cuestiones ante nosotros sobre una escalada de un conflicto con Rusia son angustiosas, pero no se vuelven más fáciles si evitamos las decisiones relevantes; todo lo contrario. La cuestión tampoco es binaria entre quedarse fuera y brindar asistencia desde el margen o participar con las tropas estadounidenses. Además de continuar armando a los ucranianos con todo el equipamiento que puedan usar, Occidente debe mostrar su voluntad de poner sobre la mesa otras opciones potencialmente más riesgosas, como la guerra cibernética agresiva, el uso de representantes, operaciones encubiertas y tal vez incluso la idea muy controvertida de hacer una zona de exclusión aérea sobre partes de Ucrania, además de dejar en claro que tenemos más tiempo, recursos y determinación para librar y ganar este conflicto que Putin al acumular una presencia militar suficiente en el flanco oriental de la OTAN».

    ¿A qué se refiere con realizar una «zona de exclusión aérea»? Por lo demás estoy totalmente de acuerdo.

    «Nos enfrentamos a una situación de enorme gravedad, pero una victoria rusa o un resultado ambiguo es completamente intolerable. También vale la pena recordar que, a pesar de todas las estúpidas críticas sobre los “pecados de comisión” de Estados Unidos en lugares como Irak, los pecados que crearon nuestra situación actual son pecados de OMISIÓN, desde la falta de claridad sobre las perspectivas reales de la integración de Ucrania en Occidente, hasta nuestra serie de «reinicios» con Rusia, a nuestra incapacidad para responder de manera más decisiva a las muchas depredaciones de Putin en el transcurso de la última década».

    Correcto. Por cierto, en relación con Irak, me parece curioso que los partidarios de Rusia critiquen a EEUU por la intervención en Irak y no hagan lo propio con Rusia que básicamente pretende hacer en Ucrania LO MISMO que EEUU intentó fallidamente hacer en Irak: cargarse al gobierno ucraniano con la excusa de una supuesta «provocación» y poner en su lugar a un gobierno títere. Este doble rasero me parece muy descarado.

    «En esta bitácora, yo lo he denunciado en decenas de ocasiones…ahí está la hemeroteca. Siempre he criticado la inacción, y advertí de que cuando Obama permitió todo eso en Ucrania, esto iba a ocurrir tarde o temprano».

    Correcto, y el inútil de Trump no hizo más que continuar con la política inactiva de Bobama. Vamos, es que me parece muy risible el masoquismo e incoherencia de éste señor. Se dedica a mantener la política exterior de lamerle el culo a Israel gastándose miles de millones en COLEGIOS Y HOSPITALES israelíes (no sólo en temas militares, que ya de por sí me parece muy absurdo, sino también en servicios públicos), haciendo ya de paso estupideces como lo que hizo de Jerusalén, pero decide coquetear con Rusia hasta el final de su presidencia a pesar de que Rusia no paraba descaradamente de tirarle calabazas manteniendo intacta, pero intacta, su alianza con Rusia. Si es que no hay más que ver los noticiarios de Russia Today de aquel entonces, o a Daniel Estulin soltando estupideces a favor del gobierno chino.

    Saludos.

    PD: Recomiendo encarecidamente ver los últimos vídeos subidos por el ya mencionado Kasanzew en su canal de YouTube acerca del conflicto de Ucrania.

    PD2: Considero que, en lo que a geopolítica se refiere, a España le fue muy bien con Francisco Franco. Cualquiera que esté mínimamente informado no se traga esa mentira izquierdista de que Franco era un «títere de E.E.U.U. (ya me dirás que «títere de E.E.U.U. mantendría relaciones comerciales con la Cuba de Fidel Castro a pesar de las presiones americanas, o se negaría rotundamente a llevarse bien con Israel a pesar de las molestas insistencias de la traicionera y parasitaria «nación» judaica). Ahora bien, él entendía lo necesario que era estar aliado con los americanos.

    PD3: Hay algo que hay que tener en cuenta y es que la OTAN per se NO es un determinado ente político, sino una alianza militar. Es curioso que aquí en España se vea una hostilidad a la OTAN que no se ve hacia la UE que SÍ que es un ente político que atenta claramente contra la soberanía nacional imponiendo una determinada moneda y hasta una constitución. Eso no quita que, por supuesto, E.E.U.U. tenga sus intereses y, tal y como han hecho todas las potencias hegemónicas de la historia, ejerce presión e intimidación. Pero es que no hay por qué ceder a las presiones de tus aliados. De nuevo me remito al ejemplo de Franco. Eso no quita, como ya digo, que haya que idolatrar a los americanos quienes, de hecho, es muy posible que hubiesen sido responsable del asesinato de Carrero Blanco por mantener la política de Franco de aliarse con E.E.U.U. pero sin ceder a sus presiones. Pero el motivo por el que se salieron con la suya no fue porque España estuviese aliada con los americanos, sino por la complicidad y cobardía de buena parte de la clase política de aquel entonces que, tras la muerte de Franco, demostró estar plagada de «trepas».

  2. Pensador errante. · ·

    Buenos días/tardes/noches. Procedo a comentar su artículo:

    «Vaya dicho de paso que no voy a tolerar esta vez, porque estamos en guerra, comentarios que hagan apología del enemigo. Es la primera vez en esta página web que tengo que tomar esta decisión, pero me ampara tanto el derecho constitucional, así como la tradición bélica en la cual ciertas libertades se suspenden. Así que si tu intención es venir aquí para hacer apología de Putin, te ahorro el tiempo: serás permanentemente baneado de esta página».

    Entiendo su decisión pero no la comparto. Creo que incluso en una situación como esta hay que dar espacio a todo tipo de opiniones. No obstante, esta es su propiedad y, como usted sabe, soy anarcocapitalista por lo que defiendo su libertad de administrarla como usted considere.

    «Bien, aclarada la normativa que se impondrá a partir de ahora, procedo a comentar sobre la gravedad del crimen de guerra internacional que tiene como culpable y protagonista un país que se llama RUSIA. Y, añado: sus aliados en Occidente. Últimamente, la extrema derecha, así como la extrema izquierda, ambos grupos de indeseables perdedores, han querido hacer apología de Putin».

    Coincido pero, como ya sabe, no me parecen acertados los términos «extrema derecha» ni «extrema izquierda». Especialmente el término «extrema derecha» pues se tienda a usar para a etiquetar a sectores ideológicos partidarios de políticas económicas que distan muchísimo de ser de derechas.

    «La respuesta colectiva a la crisis de Ucrania por parte de los Estados Unidos y sus socios europeos y otros ha sido impresionante en su fuerza y decisión. Pero, no es suficiente desde mi punto de vista, y quiero ver más acción. En resumen: una guerra será necesaria para asegurar, lo voy a decir sin pelos en la lengua, la supremacía comercial de EEUU y los intereses atlánticos sobre Europa y sus peligrosas intenciones de querer ser independiente de la OTAN».

    La cosa es que ya había guerra de mucho antes. Vladimir Putin declaró la guerra hacia Occidente y su aliados llevando a cabo una política exterior que es un copia y pega de la de la URSS. Esta invasión a Ucrania es la gota que colmó el vaso. Eso de que no pintamos nada en Ucrania debido a que es un asunto de los rusos y ucranianos me parece absurdo. Rusia ha invadido claramente a Ucrania por estar aliada con Occidente y por querer unirse a la OTAN. Y aún así Putin tiene la caradura de decir que ha venido a «liberar» a los ucranianos (no recuerdo lo que dijo literalmente pero creo que fue algo así). ¿Se tomó la molestia éste señor de preguntar a los ucranianos? Ah, pero lo horroroso es que el gobierno ucraniano anime a los civiles a luchar contra las tropas rusas. No niego que esta medida sea moralmente cuestionable (aunque hay que tener en cuenta el contexto) pero es Rusia quien ha comenzado con todo esto. No justifico el querer usar muertes civiles para recibir apoyos internacionales pero me parece muy comprensible teniendo en cuenta el contexto de la política oriental, así como los años de inacción y pasividad absoluta por parte de Occidente.

    «Los populistas perdedores nos llaman a los que defendemos esto “globalistas”. También nos acusan de ser los “enemigos” de las naciones, las tradiciones, y las fronteras».

    Pero es que, además, Putin no es ningún defensor ni de las fronteras ni de las tradiciones. Durante su mandato los abortos han subido como la espuma y, además, ha construido a una de las mezquitas más grandes de Europa y un museo judío. Es, además, un férreo aliado del parasitario Estado de Israel (por algo han reaccionado con tanta tibieza abogando por el «diálogo» a estas alturas de la película) con tanta tibieza así como un «colega» del difunto Henry Kissinger, por lo que me resulta risible que acusen de «globalistas» (confundiendo globalismo con mundialismo, por cierto) a los que nos oponemos a éste tirano con ínfulas de líder soviético. El conservador Nicolás Kasanzew lo desenmascaró muy acertadamente. Éste señor no es un restaurador de la Rusia de los zares. Si es que no hay más que ver cómo ha defendido abiertamente a Lenin y a Stalin, cómo ha subido enormemente la popularidad de éste último durante su mandato y como ha instaurado leyes que penalizan hacer determinadas críticas a la URSS.

    «Aunque yo reconozco que hay no pocos personajes que defienden la OTAN y también son todas esas cosas, mi intención simplemente es la seguridad comercial y, por qué no ser franco, nuestros bolsillos».

    Correcto. Por cierto, fíjese que en lo referente a lo comercial, los «putinistas» omiten el monopolio del gas regido por Rusia. O sea, critican a EEUU por quitar petróleo a la fuerza a otros países pero no hacen lo propio con Rusia por hacer cosas similares.

    «¿Por dónde empezar? Desde la congelación de divisas del Banco Central ruso, hasta la decisión alemana (por una vez hacen algo correcto en política internacional) de enviar aviones de combate europeos a Ucrania, estos últimos días han sido latigazo tras latigazo de medidas efectivas y políticas contra Rusia que hasta hace nada, eran impensables. Cuando Suiza, ¡SUIZA! está también sancionando a Rusia, ya puedes imaginarte lo gravísimo que es este asunto. Hemos visto además manifestaciones masivas a favor de nuestros aliados en Ucrania, desde Sydney, hasta la Plaza de Wenceslao en Praga, y gestos de apoyo a restaurantes ucranianos en Nueva York. Hacía décadas que los occidentales no se unían de esta manera sobre un tema político, y son buenos momentos para los que, como yo, siempre hemos dicho que LA INTERVENCIÓN MILITAR ES NECESARIA PARA CAMBIAR A CIERTOS REGÍMENES. Ahora todos aquellos que me acusaron de ser “neocon” e intervencionista, van a tener que tragarse sus palabras. ¿Por qué? PORQUE EL RÉGIMEN SÍ IMPORTA Y MUCHO.  Nunca pedí perdón por la intervención en Irak, y tampoco pediré perdón por pedir una escalada militar en el caso de Ucrania».

    Yo sí que me opuse (y me opongo) a la intervención en Irak pero no me parece equiparable a una intervención en Ucrania. Por muy aberrante que fuese el régimen de Saddam Husseim, nunca llegó meterse con Occidente (de hecho, estuvo aliado con E.E U.U. en una guerra contra Irán), ni política ni económicamente. No es el caso de Rusia que constantemente se ha dedicado a ningunearnos. Incluso cuando durante el mandato de Donald Trump su alianza con China se mantuvo intacta. No ha parado de reírse en nuestra cara.

    «Sin embargo, estoy preocupado porque, aunque ahora mismo hay mucha unidad, si no se toma la decisión YA, no sé hasta cuando durará esa unión occidental. Del mismo modo que se ha demostrado que Putin no calculó bien la toma de Ucrania, porque pensó que la toma sería rápida y relativamente barata, sería también un error suponer que la resolución y unanimidad de la opinión pública occidental actual garantizarán una solución rápida a esta crisis geopolítica».

    Coincido.

    «La idea de que la ruina financiera contra Rusia es inminente y que las medidas precipitarán la caída de Putin, mediante un levantamiento popular o un golpe palaciego, es una ilusión infantil. Ahora solo hay eso: esperanza. Pero yo no tengo esperanza, yo tengo aspiraciones…y mi aspiración es una intervención militar más sonada. En vez de esperar a “ver qué pasa”, como está haciendo el inútil Biden, Occidente necesita una estrategia que se extienda más allá de días o semanas y opere bajo ciertas suposiciones muy desfavorables: 1) el régimen de Putin no va a caer y 2) Rusia tiene suficientes recursos para prolongar esta guerra, y además la resolución de Putin es duradera para sostener un período prolongado de conflicto y ocupación ilegítima».

    Correcto, y no hay que olvidar la posible intervención de China. Hasta ahora han reaccionado con cierta «neutralidad», limitándose a condenar la reacción de Occidente y a llamar al «diálogo» (supongo que para evitar que su mascota rusa se haga demasiado fuerte). Por eso es importante intervenir de inmediato de una forma más contundente, tal y como usted menciona. De lo contrario, nos arriesgamos a que Rusia recupere fuerzas y, con la intervención china, nos encontremos ante un bloque militar aún más poderoso y peligroso.

    «Ahora se ha demostrado que esa suposición es incorrecta; de ahí la prisa actual de todos los gobiernos mínimamente responsables por apoyar y armar a Ucrania y castigar económicamente a Rusia. Pero, ¿qué pasa si incluso esas cosas no son suficientes para evitar que Putin conquiste Ucrania, incluso al precio de la violencia genocida, o para empujar aún más y poner a prueba la determinación de la OTAN de defender a sus propios miembros más adelante? La semana pasada, incluso el secretario de Estado, Antony Blinken, admitió que las ambiciones de Putin se extienden más allá de Ucrania, algo que debería ser obvio solo con las declaraciones públicas de Putin y, de hecho, con los ultimátum que entregó a Estados Unidos y la OTAN antes de la invasión.
    En otras palabras, por mucho que queramos evitar un conflicto cinético directo con la potencia nuclear que es Rusia, es muy posible que ya estemos ahí.
    De hecho, la pregunta relevante puede ser si retrocedemos ahora, en nuestros términos, o esperamos a que Putin haga el primer movimiento, en el lugar y el momento que él elija, lo que puede ser bastante peor para nosotros. La esperanza de que tal conflicto militar no sea necesario, sin importar qué tan beligerante demuestre ser Putin, porque se verá envuelto en una larga e impopular guerra en Ucrania es, una vez más, una ilusión infantil, no una estrategia seria».

    Coincido. Nada que añadir por mi parte.

    «Las cuestiones ante nosotros sobre una escalada de un conflicto con Rusia son angustiosas, pero no se vuelven más fáciles si evitamos las decisiones relevantes; todo lo contrario. La cuestión tampoco es binaria entre quedarse fuera y brindar asistencia desde el margen o participar con las tropas estadounidenses. Además de continuar armando a los ucranianos con todo el equipamiento que puedan usar, Occidente debe mostrar su voluntad de poner sobre la mesa otras opciones potencialmente más riesgosas, como la guerra cibernética agresiva, el uso de representantes, operaciones encubiertas y tal vez incluso la idea muy controvertida de hacer una zona de exclusión aérea sobre partes de Ucrania, además de dejar en claro que tenemos más tiempo, recursos y determinación para librar y ganar este conflicto que Putin al acumular una presencia militar suficiente en el flanco oriental de la OTAN».

    ¿A qué se refiere con realizar una «zona de exclusión aérea»? Por lo demás estoy totalmente de acuerdo.

    «Nos enfrentamos a una situación de enorme gravedad, pero una victoria rusa o un resultado ambiguo es completamente intolerable. También vale la pena recordar que, a pesar de todas las estúpidas críticas sobre los “pecados de comisión” de Estados Unidos en lugares como Irak, los pecados que crearon nuestra situación actual son pecados de OMISIÓN, desde la falta de claridad sobre las perspectivas reales de la integración de Ucrania en Occidente, hasta nuestra serie de «reinicios» con Rusia, a nuestra incapacidad para responder de manera más decisiva a las muchas depredaciones de Putin en el transcurso de la última década».

    Correcto. Por cierto, en relación con Irak, me parece curioso que los partidarios de Rusia critiquen a EEUU por la intervención en Irak y no hagan lo propio con Rusia que básicamente pretende hacer en Ucrania LO MISMO que EEUU intentó fallidamente hacer en Irak: cargarse al gobierno ucraniano con la excusa de una supuesta «provocación» y poner en su lugar a un gobierno títere. Este doble rasero me parece muy descarado.

    «En esta bitácora, yo lo he denunciado en decenas de ocasiones…ahí está la hemeroteca. Siempre he criticado la inacción, y advertí de que cuando Obama permitió todo eso en Ucrania, esto iba a ocurrir tarde o temprano».

    Correcto, y el inútil de Trump no hizo más que continuar con la política inactiva de Bobama. Vamos, es que me parece muy risible el masoquismo e incoherencia de éste señor. Se dedica a mantener la política exterior de lamerle el culo a Israel gastándose miles de millones en COLEGIOS Y HOSPITALES israelíes (no sólo en temas militares, que ya de por sí me parece muy absurdo, sino también en servicios públicos), haciendo ya de paso estupideces como lo que hizo de Jerusalén, pero decide coquetear con Rusia hasta el final de su presidencia a pesar de que Rusia no paraba descaradamente de tirarle calabazas manteniendo intacta, pero intacta, su alianza con Rusia. Si es que no hay más que ver los noticiarios de Russia Today de aquel entonces, o a Daniel Estulin soltando estupideces a favor del gobierno chino.

    Saludos.

    PD: Recomiendo encarecidamente ver los últimos vídeos subidos por el ya mencionado Kasanzew en su canal de YouTube acerca del conflicto de Ucrania.

    PD2: Considero que, en lo que a geopolítica se refiere, a España le fue muy bien con Francisco Franco. Cualquiera que esté mínimamente informado no se traga esa mentira izquierdista de que Franco era un «títere de E.E.U.U. (ya me dirás que «títere de E.E.U.U. mantendría relaciones comerciales con la Cuba de Fidel Castro a pesar de las presiones americanas, o se negaría rotundamente a llevarse bien con Israel a pesar de las molestas insistencias de la traicionera y parasitaria «nación» judaica). Ahora bien, él entendía lo necesario que era estar aliado con los americanos.

    PD3: Hay algo que hay que tener en cuenta y es que la OTAN per se NO es un determinado ente político, sino una alianza militar. Es curioso que aquí en España se vea una hostilidad a la OTAN que no se ve hacia la UE que SÍ que es un ente político que atenta claramente contra la soberanía nacional imponiendo una determinada moneda y hasta una constitución. Eso no quita que, por supuesto, E.E.U.U. tenga sus intereses y, tal y como han hecho todas las potencias hegemónicas de la historia, ejerce presión e intimidación. Pero es que no hay por qué ceder a las presiones de tus aliados. De nuevo me remito al ejemplo de Franco. Eso no quita, como ya digo, que haya que idolatrar a los americanos quienes, de hecho, es muy posible que hubiesen sido responsable del asesinato de Carrero Blanco por mantener la política de Franco de aliarse con E.E.U.U. pero sin ceder a sus presiones. Pero el motivo por el que se salieron con la suya no fue porque España estuviese aliada con los americanos, sino por la complicidad y cobardía de buena parte de la clase política de aquel entonces que, tras la muerte de Franco, demostró estar plagada de «trepas».

    PD4: Mi anterior comentario es el mismo que éste pero incompleto, por lo que no es necesario que lo publique.

  3. Pensador errante · ·

    *Fe de erratas: Dije «difunto Henry Kissinger» pero realmente no está muerto. Disculpadme por esta erratas y por otras que haya cometido.

  4. Pensador errante · ·

    Buenos días/tardes/noches. Procedo a comentar su artículo:

    «Vaya dicho de paso que no voy a tolerar esta vez, porque estamos en guerra, comentarios que hagan apología del enemigo. Es la primera vez en esta página web que tengo que tomar esta decisión, pero me ampara tanto el derecho constitucional, así como la tradición bélica en la cual ciertas libertades se suspenden. Así que si tu intención es venir aquí para hacer apología de Putin, te ahorro el tiempo: serás permanentemente baneado de esta página».

    Entiendo su decisión pero no la comparto. Creo que incluso en una situación como esta hay que dar espacio a todo tipo de opiniones. No obstante, esta es su propiedad y, como usted sabe, soy anarcocapitalista por lo que defiendo su libertad de administrarla como usted considere.

    «Bien, aclarada la normativa que se impondrá a partir de ahora, procedo a comentar sobre la gravedad del crimen de guerra internacional que tiene como culpable y protagonista un país que se llama RUSIA. Y, añado: sus aliados en Occidente. Últimamente, la extrema derecha, así como la extrema izquierda, ambos grupos de indeseables perdedores, han querido hacer apología de Putin».

    Coincido pero, como ya sabe, no me parecen acertados los términos «extrema derecha» ni «extrema izquierda». Especialmente el término «extrema derecha» pues se tienda a usar para a etiquetar a sectores ideológicos partidarios de políticas económicas que distan muchísimo de ser de derechas.

    «La respuesta colectiva a la crisis de Ucrania por parte de los Estados Unidos y sus socios europeos y otros ha sido impresionante en su fuerza y decisión. Pero, no es suficiente desde mi punto de vista, y quiero ver más acción. En resumen: una guerra será necesaria para asegurar, lo voy a decir sin pelos en la lengua, la supremacía comercial de EEUU y los intereses atlánticos sobre Europa y sus peligrosas intenciones de querer ser independiente de la OTAN».

    La cosa es que ya había guerra de mucho antes. Vladimir Putin declaró la guerra hacia Occidente y su aliados llevando a cabo una política exterior que es un copia y pega de la de la URSS. Esta invasión a Ucrania es la gota que colmó el vaso. Eso de que no pintamos nada en Ucrania debido a que es un asunto de los rusos y ucranianos me parece absurdo. Rusia ha invadido claramente a Ucrania por estar aliada con Occidente y por querer unirse a la OTAN. Y aún así Putin tiene la caradura de decir que ha venido a «liberar» a los ucranianos (no recuerdo lo que dijo literalmente pero creo que fue algo así). ¿Se tomó la molestia éste señor de preguntar a los ucranianos? Ah, pero lo horroroso es que el gobierno ucraniano anime a los civiles a luchar contra las tropas rusas. No niego que esta medida sea moralmente cuestionable (aunque hay que tener en cuenta el contexto) pero es Rusia quien ha comenzado con todo esto. No justifico el querer usar muertes civiles para recibir apoyos internacionales pero me parece muy comprensible teniendo en cuenta el contexto de la política oriental, así como los años de inacción y pasividad absoluta por parte de Occidente.

    «Los populistas perdedores nos llaman a los que defendemos esto “globalistas”. También nos acusan de ser los “enemigos” de las naciones, las tradiciones, y las fronteras».

    Pero es que, además, Putin no es ningún defensor ni de las fronteras ni de las tradiciones. Durante su mandato los abortos han subido como la espuma y, además, ha construido a una de las mezquitas más grandes de Europa y un museo judío. Es, además, un férreo aliado del parasitario Estado de Israel (por algo han reaccionado con tanta tibieza abogando por el «diálogo» a estas alturas de la película) con tanta tibieza así como un «colega» del difunto Henry Kissinger, por lo que me resulta risible que acusen de «globalistas» (confundiendo globalismo con mundialismo, por cierto) a los que nos oponemos a éste tirano con ínfulas de líder soviético. El conservador Nicolás Kasanzew lo desenmascaró muy acertadamente. Éste señor no es un restaurador de la Rusia de los zares. Si es que no hay más que ver cómo ha defendido abiertamente a Lenin y a Stalin, cómo ha subido enormemente la popularidad de éste último durante su mandato y como ha instaurado leyes que penalizan hacer determinadas críticas a la URSS.

    «Aunque yo reconozco que hay no pocos personajes que defienden la OTAN y también son todas esas cosas, mi intención simplemente es la seguridad comercial y, por qué no ser franco, nuestros bolsillos».

    Correcto. Por cierto, fíjese que en lo referente a lo comercial, los «putinistas» omiten el monopolio del gas regido por Rusia. O sea, critican a EEUU por quitar petróleo a la fuerza a otros países pero no hacen lo propio con Rusia por hacer cosas similares.

    «¿Por dónde empezar? Desde la congelación de divisas del Banco Central ruso, hasta la decisión alemana (por una vez hacen algo correcto en política internacional) de enviar aviones de combate europeos a Ucrania, estos últimos días han sido latigazo tras latigazo de medidas efectivas y políticas contra Rusia que hasta hace nada, eran impensables. Cuando Suiza, ¡SUIZA! está también sancionando a Rusia, ya puedes imaginarte lo gravísimo que es este asunto. Hemos visto además manifestaciones masivas a favor de nuestros aliados en Ucrania, desde Sydney, hasta la Plaza de Wenceslao en Praga, y gestos de apoyo a restaurantes ucranianos en Nueva York. Hacía décadas que los occidentales no se unían de esta manera sobre un tema político, y son buenos momentos para los que, como yo, siempre hemos dicho que LA INTERVENCIÓN MILITAR ES NECESARIA PARA CAMBIAR A CIERTOS REGÍMENES. Ahora todos aquellos que me acusaron de ser “neocon” e intervencionista, van a tener que tragarse sus palabras. ¿Por qué? PORQUE EL RÉGIMEN SÍ IMPORTA Y MUCHO.  Nunca pedí perdón por la intervención en Irak, y tampoco pediré perdón por pedir una escalada militar en el caso de Ucrania».

    Yo sí que me opuse (y me opongo) a la intervención en Irak pero no me parece equiparable a una intervención en Ucrania. Por muy aberrante que fuese el régimen de Saddam Husseim, nunca llegó meterse con Occidente (de hecho, estuvo aliado con E.E U.U. en una guerra contra Irán), ni política ni económicamente. No es el caso de Rusia que constantemente se ha dedicado a ningunearnos. Incluso cuando durante el mandato de Donald Trump su alianza con China se mantuvo intacta. No ha parado de reírse en nuestra cara.

    «Sin embargo, estoy preocupado porque, aunque ahora mismo hay mucha unidad, si no se toma la decisión YA, no sé hasta cuando durará esa unión occidental. Del mismo modo que se ha demostrado que Putin no calculó bien la toma de Ucrania, porque pensó que la toma sería rápida y relativamente barata, sería también un error suponer que la resolución y unanimidad de la opinión pública occidental actual garantizarán una solución rápida a esta crisis geopolítica».

    Coincido.

    «La idea de que la ruina financiera contra Rusia es inminente y que las medidas precipitarán la caída de Putin, mediante un levantamiento popular o un golpe palaciego, es una ilusión infantil. Ahora solo hay eso: esperanza. Pero yo no tengo esperanza, yo tengo aspiraciones…y mi aspiración es una intervención militar más sonada. En vez de esperar a “ver qué pasa”, como está haciendo el inútil Biden, Occidente necesita una estrategia que se extienda más allá de días o semanas y opere bajo ciertas suposiciones muy desfavorables: 1) el régimen de Putin no va a caer y 2) Rusia tiene suficientes recursos para prolongar esta guerra, y además la resolución de Putin es duradera para sostener un período prolongado de conflicto y ocupación ilegítima».

    Correcto, y no hay que olvidar la posible intervención de China. Hasta ahora han reaccionado con cierta «neutralidad», limitándose a condenar la reacción de Occidente y a llamar al «diálogo» (supongo que para evitar que su mascota rusa se haga demasiado fuerte). Por eso es importante intervenir de inmediato de una forma más contundente, tal y como usted menciona. De lo contrario, nos arriesgamos a que Rusia recupere fuerzas y, con la intervención china, nos encontremos ante un bloque militar aún más poderoso y peligroso.

    «Ahora se ha demostrado que esa suposición es incorrecta; de ahí la prisa actual de todos los gobiernos mínimamente responsables por apoyar y armar a Ucrania y castigar económicamente a Rusia. Pero, ¿qué pasa si incluso esas cosas no son suficientes para evitar que Putin conquiste Ucrania, incluso al precio de la violencia genocida, o para empujar aún más y poner a prueba la determinación de la OTAN de defender a sus propios miembros más adelante? La semana pasada, incluso el secretario de Estado, Antony Blinken, admitió que las ambiciones de Putin se extienden más allá de Ucrania, algo que debería ser obvio solo con las declaraciones públicas de Putin y, de hecho, con los ultimátum que entregó a Estados Unidos y la OTAN antes de la invasión.
    En otras palabras, por mucho que queramos evitar un conflicto cinético directo con la potencia nuclear que es Rusia, es muy posible que ya estemos ahí.
    De hecho, la pregunta relevante puede ser si retrocedemos ahora, en nuestros términos, o esperamos a que Putin haga el primer movimiento, en el lugar y el momento que él elija, lo que puede ser bastante peor para nosotros. La esperanza de que tal conflicto militar no sea necesario, sin importar qué tan beligerante demuestre ser Putin, porque se verá envuelto en una larga e impopular guerra en Ucrania es, una vez más, una ilusión infantil, no una estrategia seria».

    Coincido. Nada que añadir por mi parte.

    «Las cuestiones ante nosotros sobre una escalada de un conflicto con Rusia son angustiosas, pero no se vuelven más fáciles si evitamos las decisiones relevantes; todo lo contrario. La cuestión tampoco es binaria entre quedarse fuera y brindar asistencia desde el margen o participar con las tropas estadounidenses. Además de continuar armando a los ucranianos con todo el equipamiento que puedan usar, Occidente debe mostrar su voluntad de poner sobre la mesa otras opciones potencialmente más riesgosas, como la guerra cibernética agresiva, el uso de representantes, operaciones encubiertas y tal vez incluso la idea muy controvertida de hacer una zona de exclusión aérea sobre partes de Ucrania, además de dejar en claro que tenemos más tiempo, recursos y determinación para librar y ganar este conflicto que Putin al acumular una presencia militar suficiente en el flanco oriental de la OTAN».

    ¿A qué se refiere con realizar una «zona de exclusión aérea»? Por lo demás estoy totalmente de acuerdo.

    «Nos enfrentamos a una situación de enorme gravedad, pero una victoria rusa o un resultado ambiguo es completamente intolerable. También vale la pena recordar que, a pesar de todas las estúpidas críticas sobre los “pecados de comisión” de Estados Unidos en lugares como Irak, los pecados que crearon nuestra situación actual son pecados de OMISIÓN, desde la falta de claridad sobre las perspectivas reales de la integración de Ucrania en Occidente, hasta nuestra serie de «reinicios» con Rusia, a nuestra incapacidad para responder de manera más decisiva a las muchas depredaciones de Putin en el transcurso de la última década».

    Correcto. Por cierto, en relación con Irak, me parece curioso que los partidarios de Rusia critiquen a EEUU por la intervención en Irak y no hagan lo propio con Rusia que básicamente pretende hacer en Ucrania LO MISMO que EEUU intentó fallidamente hacer en Irak: cargarse al gobierno ucraniano con la excusa de una supuesta «provocación» y poner en su lugar a un gobierno títere. Este doble rasero me parece muy descarado.

    «En esta bitácora, yo lo he denunciado en decenas de ocasiones…ahí está la hemeroteca. Siempre he criticado la inacción, y advertí de que cuando Obama permitió todo eso en Ucrania, esto iba a ocurrir tarde o temprano».

    Correcto, y el inútil de Trump no hizo más que continuar con la política inactiva de Bobama. Vamos, es que me parece muy risible el masoquismo e incoherencia de éste señor. Se dedica a mantener la política exterior de lamerle el culo a Israel gastándose miles de millones en COLEGIOS Y HOSPITALES israelíes (no sólo en temas militares, que ya de por sí me parece muy absurdo, sino también en servicios públicos), haciendo ya de paso estupideces como lo que hizo de Jerusalén, pero decide coquetear con Rusia hasta el final de su presidencia a pesar de que Rusia no paraba descaradamente de tirarle calabazas manteniendo intacta, pero intacta, su alianza con Rusia. Si es que no hay más que ver los noticiarios de Russia Today de aquel entonces, o a Daniel Estulin soltando estupideces a favor del gobierno chino.

    Saludos.

    PD: Recomiendo encarecidamente ver los últimos vídeos subidos por el ya mencionado Kasanzew en su canal de YouTube acerca del conflicto de Ucrania.

    PD2: Considero que, en lo que a geopolítica se refiere, a España le fue muy bien con Francisco Franco. Cualquiera que esté mínimamente informado no se traga esa mentira izquierdista de que Franco era un «títere de E.E.U.U. (ya me dirás que «títere de E.E.U.U. mantendría relaciones comerciales con la Cuba de Fidel Castro a pesar de las presiones americanas, o se negaría rotundamente a llevarse bien con Israel a pesar de las molestas insistencias de la traicionera y parasitaria «nación» judaica). Ahora bien, él entendía lo necesario que era estar aliado con los americanos.

    PD3: Hay algo que hay que tener en cuenta y es que la OTAN per se NO es un determinado ente político, sino una alianza militar. Es curioso que aquí en España se vea una hostilidad a la OTAN que no se ve hacia la UE que SÍ que es un ente político que atenta claramente contra la soberanía nacional imponiendo una determinada moneda y hasta una constitución. Eso no quita que, por supuesto, E.E.U.U. tenga sus intereses y, tal y como han hecho todas las potencias hegemónicas de la historia, ejerce presión e intimidación. Pero es que no hay por qué ceder a las presiones de tus aliados. De nuevo me remito al ejemplo de Franco. Eso no quita, como ya digo, que haya que idolatrar a los americanos quienes, de hecho, es muy posible que hubiesen sido responsable del asesinato de Carrero Blanco por mantener la política de Franco de aliarse con E.E.U.U. pero sin ceder a sus presiones. Pero el motivo por el que se salieron con la suya no fue porque España estuviese aliada con los americanos, sino por la complicidad y cobardía de buena parte de la clase política de aquel entonces que, tras la muerte de Franco, demostró estar plagada de «trepas».

    PD4: Esta mañana escribor éste comentario pero he visto que aún no se ha publicado, por lo que me preocupaba que por lo que sea no haya llegado. Por ello, he optado por ponerlo de nuevo. Espero que no le resulte una molestia.

  5. 1793 · ·

    Gracias por su comentario Alfred. Los que creemos en Occidente y la libertad estamos con usted. Y por supuesto con el sufrido pueblo ucraniano, que está defendiéndose como gato panza arriba de una agresión brutal que ha devastado su país y lanzado a millones de inocentes a los caminos para escapar de los invasores. Podrán atenderse ciertas razones de los rusos, pero ante el hecho de esta guerra total caen todas las justificaciones y queda la verdad desnuda: ataque neoimperial ruso contra una nación soberana europea. Ataque contra Occidente por país interpuesto. Así de claro.

    Primero. Putin lleva años renovando su arsenal militar, incluso de armas nucleares, ha metido a Rusia en un puño, fomentado entre la sociedad rusa (?) un nacionalismo expansionista que rinde culto al zarismo y al imperio soviético, y que busca restablecer la glorias del pasado aquí y ahora. O sea: quiere el imperio. Como todos los reaccionarios, sueña con reverdecer las glorias del pasado regando de sangre el presente. Es lo de siempre. El lugar común de todos los reaccionarios expansionistas. El imperio no es solo Ucrania. Es Ucrania, Georgia, las repúblicas del Cáucaso, y, ¿quién sabe?, quizá también los países bálticos, Finlandia y hasta un trozo de Polonia y dos huevos duros. Tomará lo que le dejen tomar con una fría estrategia de guerra, mentiras, desinformación y amenazas de guerra atómica. Quiere paralizar de miedo a los demás y engullir todo lo que pueda. No es una estrategia tan distinta a la de Hitler.

    Segundo. Si Putin controla más o menos Ucrania ya tiene una perfecta cabeza de puente en el corazón de Europa. Una pica en Flandes. Tendrá fronteras con Bulgaria, Rumania, Hungría, Polonia, Países Bálticos. A tiro de piedra del corazón de Occidente. El aliento de la estepa salvaje helará a los tranquilos e idiotizados europeos. Hay que despertar, señores. Y Turquía temblando, porque la estrategia rusa siempre contempló controlar la vieja Constantinopla y el acceso al mediterráneo a través del mar negro y los Dardanelos. Crimea y para adelante. Siempre que les dejen.

    Tercero. Occidente ha reaccionado bien. Ante el oso ruso, unidad de acción. Hoy es Ucrania, mañana será Georgia y pasado mañana Finlandia. Putin está tanteando el terreno. Me parece que ha pinchado en hueso. Esto no le saldrá ni fácil ni gratis.

    Cuarto. Me da la impresión de que Ucrania será «chechenizada» por estos bárbaros. Los rusos matan y mueren con un fatalismo espeluznante. Son semieuropeos con un espíritu oriental, tártaro, salvaje. Nadie se rebelará en Rusia contra Putin; por miedo, en muy pocos casos, pero sobre todo por convicción. En Rusia no existe sociedad civil. La gente es enormemente conformista y dependiente del Estado y sus prebendas. La vida privada no existe en Rusia como la entendemos en Occidente. Eso hace al pueblo ruso resistente, sufrido más que valiente y muy peligroso. Si encima los anima un espíritu mesiánico de reconquista nacional, todavía peor. Son almas muertas que no dudarán en matar a los demás por la gran patria rusa. Rusia es un país autárquico. Se basta y se sobra. También espiritualmente. No esperan nada de fuera, porque la «democratización» de los Yeltsin y compañía fue la destrucción del imperio y su reducción a país de segundo orden. El «liberalismo» ruso no fue más que oligarquía, mafia y corrupción. Eso fue para ellos Occidente. Putin les promete imperio y los rusos, que son un pueblo expansivo e imperial, dicen que sí. Que nadie espere otra cosa.

    Quinto. Claro que Putin tendrá problemas en Ucrania. Es un país grande: 41 millones de habitantes. Como Polonia y casi como España. Putin está luchando no contra un Estado sino contra una nación, que quiere ser libre y occidental. Cuenta con el apoyo de Occidente. Pero indirecto. Los ucranianos serán derrotados, naturalmente. Pero venderán caras sus vidas. Lo estamos viendo. Y desatarán una guerra irregular que desangrará a los rusos. Kiev acabará siendo Stalingrado. Ucrania será, lo está siendo, pulverizada. Pero su ejemplo se elevará a símbolo. Nos ha abierto los ojos a todos. Occidente está en guerra no declarada con Rusia hasta que esta no salga de Ucrania. Coincido con Alfred que Putin no caerá por muchos ataúdes que lleguen a Rusia desde Ucrania. Sencillamente, porque Rusia no son los EEUU. Esto no es Vietnam. No existe una articulación civil que se manifieste independiente del Estado. Estatalmente, Rusia es una autocracia cleptocrática e imperial (así se desvían los problemas), que tiene sometida a una no-sociedad servil y dependiente. Protestan cuatro.

    Sexto. Rusia es enorme pero su estructura económica es débil. Las sanciones le harán daño. También a los demás. Pero más a Moscú. Hay que pasar de las amenazas del ojos de hielo y responderle con la misma moneda: embargo económico y desestabilización. La dureza ahora es garantía para evitar problemas en el futuro. Si se cede, aumentarán las pretensiones rusas, y por lo tanto el peligro de una guerra mundial, con posible uso de armas nucleares. Ayudar a lo que quede de Ucrania. Joder a Rusia todo lo que se pueda. Y esperar.

    Séptimo. Putin es un criminal. Hostil al género humano. Los romanos tenían clarísimo lo que hacer en tales casos. No digo más.

    Octavo. Lo que digan los «pacifistas» nos la suda. TODOS estamos en contra de la guerra. Pero NADIE puede negar al pueblo ucraniano el derecho a defenderse de la guerra con la guerra. De una guerra que ellos no han desatado. Occidente, tampoco. Hasta la fecha no ha hecho más que tragarse las patadas de Putin. Se acabó.

    Noveno. China se sienta y espera. Son milenarios. Pero los occidentales también (Grecia, Roma). Si se le ajustan las cuentas a Rusia, China sabrá a qué atenerse. En caso contrario….

    Un gran saludo a todos.

  6. Gracias a los dos por sus comentarios. Les contestaré lo antes posible nada más tenga un hueco, porque se tratan muchos temas importantes.

    Saludos

  7. Pensador errante. · ·

    Buenos días/tardes/noches. Un placer contar con su intervención, 1793. Sé que su comentario va dirigido a Alfredo pero, si no le importa, me gustaría responderle:

    «Los que creemos en Occidente y la libertad estamos con usted. Y por supuesto con el sufrido pueblo ucraniano, que está defendiéndose como gato panza arriba de una agresión brutal que ha devastado su país y lanzado a millones de inocentes a los caminos para escapar de los invasores. Podrán atenderse ciertas razones de los rusos, pero ante el hecho de esta guerra total caen todas las justificaciones y queda la verdad desnuda: ataque neoimperial ruso contra una nación soberana europea. Ataque contra Occidente por país interpuesto. Así de claro».

    Correcto. Un ataque antioocidental que ya venía llevándose a cabo desde hace años pero ante el que nuestros cobardes políticos no hicieron nada. Ante ataques como la invasión a Georgia se limitaron a hacer sanciones económicas que Putin se tomaba a risa, no realizando ninguna intervención militar por miedo a que Putin les cortase el gas (a ese respecto me parece muy triste que hasta ahora se haya tolerado que la amenaza rusa ejerza el monopolio del gas y del petróleo europeo).

    «Primero. Putin lleva años renovando su arsenal militar, incluso de armas nucleares, ha metido a Rusia en un puño, fomentado entre la sociedad rusa (?) un nacionalismo expansionista que rinde culto al zarismo y al imperio soviético, y que busca restablecer la glorias del pasado aquí y ahora. O sea: quiere el imperio».

    No me parece acertado decir que «rinde culto al zarismo». Más «zarista» era Yelstin que dio cristiana sepultura a los Romanov. Sí que estoy de acuerdo en que rinde culto a la URSS, persiguiendo legalmente a los que señalan las brutalidades cometidas por la tiranía roja.

    «Como todos los reaccionarios, sueña con reverdecer las glorias del pasado regando de sangre el presente. Es lo de siempre. El lugar común de todos los reaccionarios expansionistas. El imperio no es solo Ucrania. Es Ucrania, Georgia, las repúblicas del Cáucaso, y, ¿quién sabe?, quizá también los países bálticos, Finlandia y hasta un trozo de Polonia y dos huevos duros».

    No me parece acertado catalogarlo como «reaccionario». Al contrario, es un nostálgico neosoviético, una burla e insulto a los conservadores. Por eso considero que parte de la derecha antimundialista se equivoca en apoyarle.

    «Tomará lo que le dejen tomar con una fría estrategia de guerra, mentiras, desinformación y amenazas de guerra atómica. Quiere paralizar de miedo a los demás y engullir todo lo que pueda. No es una estrategia tan distinta a la de Hitler».

    Sí aunque las políticas de Adolf Hitler fueron resultado de una reacción natural (que no justificables) de gran parte de Alemania ante el Tratado de Versalles que, en mi opinión, fue injusto. No es el caso de Putin. Antes de que el exagente de la KGB subiese al poder, no había tanto furor expansionista en la población rusa. Dicho furor creció debido a la propaganda «putinista» (ejemplo: aumento de la popularidad de Stalin). En cambio, la subida al poder de Hitler fue fruto de las ya existentes reivindicaciones nacionalistas de la población alemana.

    «Segundo. Si Putin controla más o menos Ucrania ya tiene una perfecta cabeza de puente en el corazón de Europa. Una pica en Flandes. Tendrá fronteras con Bulgaria, Rumania, Hungría, Polonia, Países Bálticos. A tiro de piedra del corazón de Occidente. El aliento de la estepa salvaje helará a los tranquilos e idiotizados europeos. Hay que despertar, señores».

    Cierto.

    «Tercero. Occidente ha reaccionado bien. Ante el oso ruso, unidad de acción. Hoy es Ucrania, mañana será Georgia y pasado mañana Finlandia. Putin está tanteando el terreno.

    En mi opinión, Occidente ha empezado a reaccionar aceptablemente pero tarde, muy tarde.

    «Me parece que ha pinchado en hueso. Esto no le saldrá ni fácil ni gratis».

    Eso espero.

    «Cuarto. Me da la impresión de que Ucrania será «chechenizada» por estos bárbaros. Los rusos matan y mueren con un fatalismo espeluznante. Son semieuropeos con un espíritu oriental, tártaro, salvaje. Nadie se rebelará en Rusia contra Putin; por miedo, en muy pocos casos, pero sobre todo por convicción. En Rusia no existe sociedad civil. La gente es enormemente conformista y dependiente del Estado y sus prebendas. La vida privada no existe en Rusia como la entendemos en Occidente. Eso hace al pueblo ruso resistente, sufrido más que valiente y muy peligroso. Si encima los anima un espíritu mesiánico de reconquista nacional, todavía peor. Son almas muertas que no dudarán en matar a los demás por la gran patria rusa».

    Cierto.

    «Rusia es un país autárquico. Se basta y se sobra. También espiritualmente».

    Bueno, yo tampoco diría eso de un país gobernado por un señor que hasta ahora lo que ha demostrado es ser un títere de China. Hasta ahora no he visto a Putin gobernar hacer de Rusia un país «soberano».

    «No esperan nada de fuera, porque la «democratización» de los Yeltsin y compañía fue la destrucción del imperio y su reducción a país de segundo orden. El «liberalismo» ruso no fue más que oligarquía, mafia y corrupción. Eso fue para ellos Occidente. Putin les promete imperio y los rusos, que son un pueblo expansivo e imperial, dicen que sí. Que nadie espere otra cosa».

    Como ya digo, no esperan nada de Occidente pero sí de sus amos chinos.

    «Quinto. Claro que Putin tendrá problemas en Ucrania. Es un país grande: 41 millones de habitantes. Como Polonia y casi como España. Putin está luchando no contra un Estado sino contra una nación, que quiere ser libre y occidental. Cuenta con el apoyo de Occidente. Pero indirecto. Los ucranianos serán derrotados, naturalmente. Pero venderán caras sus vidas. Lo estamos viendo. Y desatarán una guerra irregular que desangrará a los rusos. Kiev acabará siendo Stalingrado. Ucrania será, lo está siendo, pulverizada. Pero su ejemplo se elevará a símbolo. Nos ha abierto los ojos a todos. Occidente está en guerra no declarada con Rusia hasta que esta no salga de Ucrania. Coincido con Alfred que Putin no caerá por muchos ataúdes que lleguen a Rusia desde Ucrania. Sencillamente, porque Rusia no son los EEUU. Esto no es Vietnam. No existe una articulación civil que se manifieste independiente del Estado. Estatalmente, Rusia es una autocracia cleptocrática e imperial (así se desvían los problemas), que tiene sometida a una no-sociedad servil y dependiente. Protestan cuatro».

    De acuerdo en esto.

    «Sexto. Rusia es enorme pero su estructura económica es débil. Las sanciones le harán daño. También a los demás. Pero más a Moscú. Hay que pasar de las amenazas del ojos de hielo y responderle con la misma moneda: embargo económico y desestabilización».

    No estoy a favor del embargo económico debido a que atenta contra el libre comercio y, además, perjudicaría a empresarios rusos no afines a Putin. Creo que la solución ha de ser aumentar la intervención militar contra Rusia.

    «La dureza ahora es garantía para evitar problemas en el futuro. Si se cede, aumentarán las pretensiones rusas, y por lo tanto el peligro de una guerra mundial, con posible uso de armas nucleares. Ayudar a lo que quede de Ucrania. Joder a Rusia todo lo que se pueda. Y esperar».

    Coincido.

    «Octavo. Lo que digan los «pacifistas» nos la suda. TODOS estamos en contra de la guerra. Pero NADIE puede negar al pueblo ucraniano el derecho a defenderse de la guerra con la guerra. De una guerra que ellos no han desatado. Occidente, tampoco. Hasta la fecha no ha hecho más que tragarse las patadas de Putin. Se acabó».

    Muy cierto.

    «Noveno. China se sienta y espera. Son milenarios. Pero los occidentales también (Grecia, Roma). Si se le ajustan las cuentas a Rusia, China sabrá a qué atenerse. En caso contrario….»

    En lo referente a China es importante entender que no actuar contra Rusia equivale a beneficiar a China.

    Saludos.

  8. Alexander · ·

    Por ventura, el final de Jezabel ha llegado….

  9. Ioseff · ·

    Primera Década del Siglo XXI: Brutal ataque a Ossetia (en serio, recuerdo cuando era un niño y se retransmitía aquello). Putin permaneció.
    Segunda Década del Siglo XXI: Brutal ataque a zonas étnicamente tendientes al pro-rusismo con referéndum de por medio para «legitimar» a ojos de algunos. Putin permaneció a pesar de que Merkel, en una conversación con Obama, se la oyó decir que «he lost it», de eso hace ya ocho años.
    Tercera Década del Siglo XXI: Guess what’s going to happen next.

    Putin bien puede caer… pero no en esta década. Dependerá de cómo lidia Rusia con las nuevas situaciones, pero hay que recordar que llevan siendo sancionados la hostia de tiempo. Depende especialmente de cómo reaccionen ante las nuevas sanciones, de cómo reestructuren sobretodo las nuevas deudas que estas sanciones les imponen pero la cuestión es que Putin quiere que le lancen el huesito, ser reconocido como «aliado» o lo que tenga en la cabeza que no sé muy bien qué es la verdad (lo de ser aliado lo dice él, y no sé muy bien qué quiere decir honestamente).

    Saludos.

  10. 1793:

    Le pido disculpas por tardar MESES en contestar su comentario, pero si usted fuese testigo de los últimos meses en mi vida, se daría cuenta que me ha resultado imposible contestarle. En parte, lo explico en mi última entrada.

    «Primero. Putin lleva años renovando su arsenal militar, incluso de armas nucleares, ha metido a Rusia en un puño, fomentado entre la sociedad rusa (?) un nacionalismo expansionista que rinde culto al zarismo y al imperio soviético, y que busca restablecer la glorias del pasado aquí y ahora. O sea: quiere el imperio».

    Sí, y esto se ha comprobado esta misma semana. Se ha confirmado.

    https://www.cnn.com/2022/06/10/europe/russia-putin-empire-restoration-endgame-intl-cmd/index.html

    «Tercero. Occidente ha reaccionado bien. Ante el oso ruso, unidad de acción. Hoy es Ucrania, mañana será Georgia y pasado mañana Finlandia. Putin está tanteando el terreno. Me parece que ha pinchado en hueso. Esto no le saldrá ni fácil ni gratis.»

    Correcto, PERO, me temo que la reacción se ha quedado estancada…sobre todo por las intransigencias de los HDP de siempre: Francia y Alemania.

    «Cuarto. Me da la impresión de que Ucrania será «chechenizada» por estos bárbaros. Los rusos matan y mueren con un fatalismo espeluznante. Son semieuropeos con un espíritu oriental, tártaro, salvaje.»

    Sí. Esto es algo que la «derecha» occidental aún no quiere entender. No estamos ante un pueblo occidental en absoluto, y Rusia JAMÁS ha sido aliada nuestra. Están dispuestos a darlo todo por una causa que les supera. Como usted bien dice, no hay sociedad civil.

    Totalmente de acuerdo con lo demás que vd dice. Añado unas pinceladas más:

    • El Kremlin tiene aliados socavando la paz en la zona de los balcanes. Putin se beneficia de generar riesgos bélicos y luego intenta reducir el conflicto que él mismo creó. Las sanciones deben seguir su curso, aunque debemos ser conscientes de su alcance limitado.

    • El papel de la OTAN ha de ser protegido. La OTAN también debió enviar más tropas a Bosnia, por ejemplo.

    • Es muy posible que Rusia intente utilizar la zona de los balcanes occidentales para evadir las sanciones y mediante el blanqueo de dinero. Se debe vigilar esto muy de cerca. Por su parte, la UE, aunque la considero inútil, al menos podría usar su papel para castigar cualquier red social que sirva como plataforma de desinformación rusa.

    Saludos

  11. Ioseff · ·

    «Se ha confirmado» pero bueno, ¿qué exactamente no estaba confirmado? La ambición imperialista/zarista? Si la bandera es zarista, el discurso es zarista, la política es continuista del zarismo, Y Chechenia, y Ossetia, y Crimea, y el año pasado el problema de Azerbayán y Armenia que era muy obviamente un «proxy» a los problemas ancestrales de Turquía y Rusia, todos esos casos avalan el expansionismo zarista (no niego el otomano ojo) desde hace décadas, Quién no sabe eso? Y con saber me refiero a confirmar. Y sí, ha estado confirmado desde hace tiempo. Repito que hasta Merkel dijo en 2014 que Putin «lost it» (su mente/cordura, se refiere) y Merkel ha tenido siempre buenas relaciones personales/laborales con Putin, no hay que olvidar.

    Otra cosa es que se haya querido olvidar qué es Rusia en pro de las relaciones comerciales durante estas décadas. Y bien puede volver a pasar. De hecho ya habían problemas en las «fronteras» y con movimientos de ejércitos pero claro, la tele no informa hasta que está a punto de estallar, y hasta los periódicos «online» no soltaban mucho.

    También digo que «políticas irredentistas» tienen todos los países, pero bueno aquí lo que se critica a la «Nueva Inteligencia» rusa es su capacidad de entrar físicamente a resolverlas. Me gustaría decir que todos tienen problemas de desinformación y que por lo tanto deberíamos simplemente hacer un «whataboutism» sobre ello… pero hay que recordar que Putin entró en el Donbass dando credibilidad a alegaciones de «genocidio» de la población étnicamente rusa en Ucrania, y si no ha quedado confirmado con eso, véase el nivel de inteligencia de los mandos rusos que mandaron a fortificar CHERNOBYL, claro en un día los soldados que obviamente no podían preparar esas defensas con material antiradiactivo pues estaban desmoronándose, con lo fácil que hubiera sido dejar una guarnición en sus alrededores para vigilar que nadie pase por la zona.

    En fin, que en Occidente somos mierda, pero la «intelligentsia» es directamente «lamantapla». Y esa «intelligentsia» es por supuesto producto de clientelaje político, como cualquier otro por supuesto pero una vez más, en países donde se permite más competencia entre agencias hay mejores resultados (pura demografía por otra parte).

    Me ha quedado más largo que el párrafo inicial que pretendía escribir pido disculpas pero lo considero necesario, saludos.

  12. Alexander · ·
  13. Alexander · ·

    «La respuesta colectiva a la crisis de Ucrania por parte de los Estados Unidos y sus socios europeos y otros ha sido impresionante en su fuerza y decisión.»

    Impresionante a todas luces. Ni yo hubiera imaginado una acción remotamente parecida.

  14. Alexander · ·

    😂😂😂😂😂😂😂

  15. Alexander · ·

    Navegando a través del Ministerio de la Verdad, ingrata fue mi sorpresa al encontrar un video fascista, ascista, bascista, cascista, dascista, …, racista votante de Trump y propagandista de Putin:

    Esperemos que este apologista de Putin sea expectorado rápidamente de este mundo 👻

  16. Alexander · ·

    La valiente Unión Europerra, que está en una «Guerra Santa» para salvar al mundo del maligno Putin, está pidiendo a África que deje de comprar fertilizante de Rusia, pero al mismo tiempo, quiere prohibir que esa raza inferior para las Élites Globalistas (financistas de las salvajes hordas subhumanas maoístas de BLM) produzca sus propios fertilizantes, porque eso sería incompatible con sus «iniciativas verdes».

    https://www.zerohedge.com/commodities/eu-says-africa-should-stop-buying-russian-fertilizer-shouldnt-make-it-themselves

  17. Alexander · ·

    «Georgia Guidestones damaged by explosive device.»

    The Georgia Guidestones are inscribed with ten guiding principles, each etched in stone using languages from around the world.

    https://www.11alive.com/article/news/local/georgia-guidestones-explosion-damage/85-74f4f30f-7f8b-44c6-8dba-9524bbbde0fb

    Por ventura, el final de Jezabel ha llegado.

  18. Efectivamente, la idolatría nunca acaba bien. Bendito sea el héroe de la libertad que ha dinamitado ese perverso monumento al gobierno mundial. El sur no va a tolerar eso. Deberían trasladar el monumento a Nueva York. Allí les encantaría lo que dice y el rollo multilingüe.

    Ahora el FBI va a estar como un avispero porque les interesa más perseguir a patriotas locales antes que a delincuentes e inmigrantes ilegales en este país como pandilleros y demás.

  19. Alexander · ·

    «A large facility in Almelo owned by Picnic, a Bill Gates-funded grocery delivery company that uses electric vehicles, has suddenly caught fire in the dead of night.»

    https://thecountersignal.com/gates-funded-picnic-facility-burnt-to-the-ground/

    Mientras tanto, en Sri lanka:

    Parece que nuestro amadísimo héroe Billie y su pandilla no van a poder dormir bien esta noche, porque parece que comenzó el tic toc para ellos 😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭

  20. Alexander · ·

    «Japan’s former PM Shinzo Abe assassinated at campaign event»

    https://www.cnbc.com/2022/07/08/japans-former-pm-shinzo-abe-dies-from-injuries-after-being-shot-nhk-reports.html

    July 8, 2022.

    July 10, 2022

    «Vino después Jehú a Jezreel; y cuando Jezabel lo oyó, se pintó los ojos con antimonio, y atavió su cabeza, y se asomó a una ventana. Y cuando entraba Jehú por la puerta, ella dijo: ¿Sucedió bien a Zimri, que mató a su señor?»

    2 Reyes 10: 30-31

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: