¡Estoy bien!

Estimados señores lectores: Sólo un breve apunte porque hace un buen tiempo que no publico nada aquí. Debido al lamentable espectáculo de un troll en el artículo matemático anterior, a veces a uno se le quitan las ganas cuando viene gente con el propósito exclusivo de reventar algo que generaría una excelente discusión o análisis.

Las personas sin conocimientos a menudo atentan contra soluciones matemáticas más sofisticadas. O, cuando sí tienen conocimientos, a veces aplican la actitud del ingeniero — como es el caso anterior (o eso quiero pensar, porque quiero de verdad pensar que no era un individuo drogado y borracho…quiero pensar que “sólo” era un troll. La actitud típica del ingeniero hacia las matemáticas es una de utilidad, no de sofisticación rigurosa.

Aparte de eso, con el inicio del nuevo cuatrimestre académico, he estado bastante atado con temas de diseño de cursos y demás. Claro, ahora lo hago todo “online” y la verdad es que para nada le echo de menos al trabajo presencial.

Diré que políticamente y socialmente, EEUU sigue en plena decadencia. No hace falta entrar mucho en detalles porque yo lo veis en toda la prensa internacional. Pero, cuidado: no todo está inseguro, ni mucho menos lo que veis en las grandes ciudades se palpa en los pueblos o zonas rurales. Al revés: cuanto más rural, más se ven carteles a favor de Trump y muchas banderas. No obstante, la demografía no miente y es irreversible. Cada vez más hay “nuevos americanos” (al igual que en España hay “nuevos españoles”) que jamás podrán sentir ningún vínculo con los padres de la patria. Es lógico. Ningún africano podrá jamás sentir afinidad alguna con Washington al igual que ningún moro en España puede sentir conexión sentimental o emocional con la historia española.

Los países “occidentales” decidieron hace mucho tiempo importar masas de personas incompatibles y a menudo con complejos de odio o con ganas de gresca por motivos históricos. En España ya se ve una parte: aunque hay latinoamericanos muy hispanistas, existe un sector resentido y anti-español que solo busca los beneficios económicos de vivir en España. Obviamente, excluyo de esa observación a los latinoamericanos hijos de españoles o latinoamericanos que de verdad aman el sentir hispánico.

En fin, que yo jamás he sido inmigracionista y nunca lo seré. Me perturba, me choca ver como en Madrid cada vez se habla cualquier idioma más menos el castellano. Lo mismo dicen muchos estadounidenses sobre las grandes ciudades, por culpa de la globalización impuesta por las élites.

Entraré en más detalles en cuanto pueda escribir. Este cuatrimestre no dispongo de tanto tiempo como en verano, pero sé que lo prometido es deuda y a mí no se me olvidan mis promesas. Mi próximo artículo será una contestación a los lectores que hayan hecho comentarios interesantes y no había podido responder.

Un saludo a casi todos y como siempre digo, a mis enemigos, peineta.

10 comentarios

  1. Ioseff · ·

    Yo también me disculpo Alfredo, porque de verdad quiero contestar a todos los artículos anteriores con rigurosidad pero, aparte de asuntos tangentes, prefiero una rigurosidad absoluta en mis respuestas a partir de ahora, y necesito un “mental rehearsing” de los argumentos que vaya a exponer durante unas semanas, para asegurarme de no dejarme nada en el tintero, y especialmente los siguientes serán sobre temas teológicos, así que ya ve, no voy a despacharlo en cuatro líneas.

    No obstante, puedo hacerlo con este pequeño artículo, como compensación por la espera:

    “Estimados señores lectores: Sólo un breve apunte porque hace un buen tiempo que no publico nada aquí. Debido al lamentable espectáculo de un troll en el artículo matemático anterior, a veces a uno se le quitan las ganas cuando viene gente con el propósito exclusivo de reventar algo que generaría una excelente discusión o análisis.

    Las personas sin conocimientos a menudo atentan contra soluciones matemáticas más sofisticadas. O, cuando sí tienen conocimientos, a veces aplican la actitud del ingeniero — como es el caso anterior (o eso quiero pensar, porque quiero de verdad pensar que no era un individuo drogado y borracho…quiero pensar que “sólo” era un troll. La actitud típica del ingeniero hacia las matemáticas es una de utilidad, no de sofisticación rigurosa.”

    La verdad es que flipé, pero preferí dejar que usted le respondiera, no fuera ser que se diga que somos como matones con actitud grupal subhumana. Pero cuando dijo cierta cosa me faltó poco para empezar a escribir…

    También concuerdo en que a uno se le va la inspiración cuando ve ciertas cosas… pero otras veces tales ejemplos de subinteligencia en realidad te ayudan. Supongo que depende del momento ya que otras circunstancias influyen.

    “Aparte de eso, con el inicio del nuevo cuatrimestre académico, he estado bastante atado con temas de diseño de cursos y demás. Claro, ahora lo hago todo “online” y la verdad es que para nada le echo de menos al trabajo presencial. ”

    Hombre si todo es “online” entonces sí que hay esperanza de que usted no tarde hasta primavera, pero de todos modos que no pasa nada, deberíamos ya suponer a estas alturas que usted no podrá hasta entonces, y si puede y lo hace, bienvenido sea.

    “Diré que políticamente y socialmente, EEUU sigue en plena decadencia. No hace falta entrar mucho en detalles porque yo lo veis en toda la prensa internacional. Pero, cuidado: no todo está inseguro, ni mucho menos lo que veis en las grandes ciudades se palpa en los pueblos o zonas rurales. Al revés: cuanto más rural, más se ven carteles a favor de Trump y muchas banderas.”

    Hay que admitir que fue divertido ver a ciertos burguesitos (es decir, urbanitas) con sus yates atestando un río tanto que algunos se hundieron, pero es natural que en los pueblos (donde a Trump ni se le espera que ponga un pie) se le vote por el proteccionismo y la “seguridad”… aunque seguramente por ciertas actitudes grupales subhumanas también, pero vamos, que en las urbes pasa lo mismo pero son otros los beneficiarios (aparte de Trump)

    “No obstante, la demografía no miente y es irreversible. Cada vez más hay “nuevos americanos” (al igual que en España hay “nuevos españoles”) que jamás podrán sentir ningún vínculo con los padres de la patria. Es lógico. Ningún africano podrá jamás sentir afinidad alguna con Washington al igual que ningún moro en España puede sentir conexión sentimental o emocional con la historia española. Los países “occidentales” decidieron hace mucho tiempo importar masas de personas incompatibles y a menudo con complejos de odio o con ganas de gresca por motivos históricos. En España ya se ve una parte: aunque hay latinoamericanos muy hispanistas, existe un sector resentido y anti-español que solo busca los beneficios económicos de vivir en España. Obviamente, excluyo de esa observación a los latinoamericanos hijos de españoles o latinoamericanos que de verdad aman el sentir hispánico.

    En fin, que yo jamás he sido inmigracionista y nunca lo seré. Me perturba, me choca ver como en Madrid cada vez se habla cualquier idioma más menos el castellano. Lo mismo dicen muchos estadounidenses sobre las grandes ciudades, por culpa de la globalización impuesta por las élites”

    Hombre pero eso es natural a la atomización urbanita, la cual obliga a crear un concepto cohesionador, que suele ser el nacionalismo y, por mucho que se diga, lo cierto es que el nacionalismo se nutre precisamente de “elementos dispares”. Mire si no a Vox: Único identitarismo posible – Españolismo. Da igual si, de familia, eres de origen germano, argentino, gitano (que es el primer elemento antiespañol y a la vez interno en lugar de externo)… o si tu familia se llama “Abascal” para fingir ser más vasco que nadie (no culpo obviamente a la generación actual de esa familia, pero el apellido aparece por algo, y encima con las conexiones al Medio Oriente y su cara que se parece más a Assad que a un vasco, pues qué voy a decir).

    Vox, de hecho, es un buen laboratorio de análisis, ciertamente. También lo es para ver cómo hay divisiones y que incluso ahí, en el seno del partido antilucha de clases, se observa la lucha de clases (por ejemplo, mire usted lo que pasó en Algeciras, si uno pone los nombres de los líderes de las dos facciones de Vox, se da cuenta de que uno es un directivo de empresa, y el otro es un estibador, más claro que eso…)

    Ah! Y recordaré que Franco estaba clavando cabezas moras en bayonetas y década y media después les estaba pagando la peregrinación a la Meca a aquellos que se alzaron para vengar los bombardeos contra las mezquitas aún en pie de España. Así que yo no tendría tan claro ese punto de “nunca se podrá identificar”. Porque recordaré que EEUU (que de nuevo, nación bastante parecida a España a pesar de ser uno revolucionario por excelencia y otro reaccionario por excelencia) tendrá a sus Padres Fundadores como muy blanquitos… pero en un país donde las principales rutas comerciales son “indias”, sus nombres son “indios” (Missisipi, Michigan, etc) y hasta sus brutalidades y conquistas tan íntimamente ligadas a los “indios” pues… eso de que solo se deba al anglosajón no es cierto a mis ojos, o es que hubieran hecho lo mismo en cualquier parte del mundo? El cómo los británicos manejaron el tema de la “otra” India sugiere lo contrario, o sea, que las cosas se hacen muy diferentes porque los autóctonos son muy diferentes y el anglosajón no es el “omnipotente civilizador” que se nos ha querido vender (u omnipotente exterminador según ciertos… “indigenistas”, como el blanquito de Obrador, que es más blanquito que Bolsonaro… y si alguien dice que es cuestión de latitud, les ruego que miren a “Lulito” y repitan eso, si se atreven)

    Por tanto, eso de que hay resentimiento es bastante menos cierto de lo que parece, porque lo de “mayoría silenciosa” no lo acuñó el PP, lo usaron a la desesperada, sí, pero el término tiene largo recorrido. Lo que pasa es que es muy interesante la sociología del inmigrante que, desesperado por una identidad, y si ya venía justito de ello de donde venía, puede que se agarre a ella como un clavo ardiendo. ¿Qué es contradictorio irse de un país que no te otorga lo prometido y al tiempo alabarlo en uno foráneo y formar vínculos inestables en base a ese identitarismo con otros foráneos? Pues la naturaleza humana amigos, contradictoria en sí misma.

  2. 1793 · ·

    Un cordial saludo para usted Alfred y también para todos los amigos comentaristas. Siga usted tan bien como siempre y dando guerra, que es la única manera de conseguir algo de paz, por precaria que esta sea.

    Dice usted las cosas bien a las claras, Alfred, y eso se agradece, en esta época en que llamar a las cosas por su nombre es casi un acto de fe, o un peligro. La verdad es que lo que se entiende por “Occidente” está dando las últimas boqueadas. Sencillamente, existe un proceso de sustitución demográfica de unas personas que se reproducen poco por otras personas que se reproducen mucho más. Esto es un hecho, guste o no. O como usted dice: la demografía no miente y es irreversible. Así es. Es inútil darle más vueltas. Hoy existen ciudades europeas en donde la mitad de la población es musulmana. Y subiendo. Recuerdo a un profesor mío que nos decía con gracia: la realidad es que las musulmanas tienes más hijos que las vikingas. Pura estadística. Y se echaba a reír. Pero añadía: esperad unos años y veréis. Es solo cuestión de tiempo. El biberón nos derrotará. Se nos helarán las sonrisas. De esto hace más de quince años.

    Muy justo también lo que indica sobre las afinidades. Si un porcentaje creciente de la población de una nación no se identifica con su historia, instituciones, símbolos y personalidades, entonces la nación, que no deja de ser una forma de solidaridad histórica inspirada en un pasado común, desaparece, dejando paso al caos étnico que arrecia en tantos lugares de Europa y de los EEUU. La teoría de que los ciudadanos, en cuanto individuos libres y soberanos, se identificarán alegremente con los valores democráticos, el llamado patriotismo constitucional, está muy bien como abstracción intelectual bienintencionada. Pero la verdad es que nadie se identifica con un puñado de leyes y con una oficina de la administración. Esto es algo muy frío y exterior. Estatal y no nacional. Se cumple, pero no se siente. Los vínculos que unen a unos individuos con otros creando comunidades son la lengua, la cultura, la religión, la vida familiar, la raza o una historia compartida. Las personas se acercan entre sí tanto más cuanto más parecidas son entre ellas. No entiendo la razón de que nuestros cosmopolitas de Cosmopolitan no entiendan la realidad de las comunidades étnicas. Debe ser que no viven realmente en este mundo. Porque el agrupamiento étnico de los pueblos es algo universal, histórico e inevitable. Y es muy normal que los blancos de los EEUU de zonas rurales apuesten por Trump. La explicación es que Trump defiende, aunque sea mera retórica, su cultura, historia y modo de vida frente al caos urbanita multicolor. Para personas que se sienten agredidas en su fibra más íntima por la mundialización la retórica identitaria puede ser un bálsamo que alivie, aunque no cure. Porque esto no tiene cura.

    En una palabra: es un problema de identidad. El individuo solo y aislado por sí mismo no tiene ni historia ni identidad. Es una sombra. En compañía de otros adquiere un sentido que va más allá de su propia vida particular. Y el pegamento que siempre ha unido a los hombres es precisamente aquello que ahora niegan los Soro-adictos: cultura, raza, lengua. Pero la realidad va por el lado contrario del que pretenden los hipnotizadores a sueldo de los medios. No hay convivencia real entre pueblos culturalmente distintos. No hay ciudadanos perfectos “multiculturales” que obedecen religiosamente las leyes dentro de un paraíso estatal de acuarela barata. Lo que hay son tensiones raciales, coexistencia forzosa y a veces violencia exacerbada.

    “Jamás he sido inmigracionista y nunca lo seré.” Muchos pensamos como usted. Y seguramente cada vez más viendo el panorama (y lo que viene). Otra cosa es que las verdades del barquero muchas veces se hielan en la boca por no dar pie a los cazafascistas y poder vivir tranquilo. Pero importar población foránea inasimilable y a menudo “resentida y con ganas de gresca” es un suicidio a plazos para cualquier nación digna de tal nombre. Es la sustitución de la nación por la sociedad universal multiétnica. La sustitución del orden (por precario que este sea) por el caos.

  3. Jose · ·

    Hola! Me alegro saber de ti – sólo informarte de que he borrado mi blog porque era imposible de mantener debido a mi falta de tiempo libre, pero en breves empezaré uno nuevo – esta vez más enfocado en ciertos temas en concreto.

  4. Hola! Gracias, Jose. Me alegro que vayas a empezar uno nuevo…lástima lo de gobetti, pero comprendo lo que dices.

  5. Ioseff · ·

    Sr. Stovell, una pena eso. Hace solo unos días que había comprobado la existencia de su página y ahora toma usted esa decisión… no sé si es impertinente preguntar, pero por qué va a abrir uno nuevo si no pudo mantener el ritmo con el anterior?

    Alfredo, dejé un mensaje en este tema, no sé si no ha llegado, y sería una pena que se hubiera perdido porque había un análisis conciso de este artículo.

  6. Jose · ·

    Pues antes que nada he tomado la decisión de cerrar el blog anterior porque era muy generalista y siempre sentía la presión de tener que estar al día de absolutamente todo lo que pasaba en el mundo, y eso era muy agotador y hasta deprimente si digo la verdad. Por el mismo motivo tomé la decisión de retirarme de las redes sociales hace algunos años.
    Y además me di cuenta de que llevaba meses sin actualizarlo y con muchos temas pendientes que no había tocado porque el tiempo y las circunstancias no me lo permitían. La idea con el próximo es tener un enfoque más específico y coherente, que no me exija estar hiperconectado todo el rato y donde pueda dejarlo sin actualizar durante un tiempo sin correr el riesgo de perder terreno. He pensado centrarme en la teoría y la práctica de la pedagogia – que es mi campo profesional – y los temas sociales y políticos relacionados a la pedagogia porque es ahí donde me siento más informado y mejor indicado para opinar. Además es un campo donde no suele haber tantas noticias – así puedo estar al día sin tanta presencia en la red. Y sinceramente, sobre todo en los tiempos que corren, es un campo un poco estancado y carente de ideas nuevas y necesita un empujón hacia el futuro.

  7. Ioseff · ·

    Ah es usted pedagogo? Estupendísimo! La verdad es que con todo lo que “sugerimos” aquí para revolucionar la sociedad, yo siempre estoy pensando en cómo se podría ofrecer la revolución a la siguiente generación sin que sea considerado adoctrinamiento, pero por otro lado recuerdo muy bien lo difícil que es captar complejidades con un cerebro infantil, y eso que yo no era muy de idealizar ya de pequeño, pero es difícil captar detalles y complejidades psicosociológicos.

    En cuanto a “campo un poco estancado”, recordaré que es muy posible que al principicio se colaran muchos casos de coronavirus sin detectar porque a los médicos se les enseña a ser tan autómatas como a los ingenieros, y si hubieran sido enseñados más creatividad, quizás hubieran detectado casos más tempranamente. Con esto quiero decir que si la grandiosa sanidad española, supuestamente de las mejores, está así, entonces todos los campos están estancados salvando aquellos donde el capital tenga algo que ganar, y si les ofreces mejor salud mental que la de ahora, se ríen en tu cara, porque claaaaro, estamos en la “mejor generación de la historia” y todo eso, porque la historia es linear y blablabla. La arrogancia nos va a comer. Yo tengo algunas propuestas de mejora, pero ya las pondré en algún tema adecuado.

  8. ¡Vaya! Aparte del comentario de Jose, no había visto los demás hasta ahora porque por un problema de control, no me habían entrado al sistema. Ahora ya están aprobados todos esos comentarios que quedaban pendientes.

    Respondo próximamente lo que me quedaba.

    Ioseff:

    Agradezco sus palabras, como siempre ocurre que le leo. La verdad es que en el artículo anterior, tuve que leer y releer como dos o tres veces el comentario del “ingeniero” para ver si de verdad se me escapaba algo, o si yo, quizá, estaba falto de humor o algo que no cuajaba. Debo confesar que me entró una duda de si me exposición era correcta (fallar es humano, claro), pero al revisar todo muy bien, me di cuenta que su objetivo no era ni humor, ni contribuir a nada del tema sino más bien reventar. Porque, una cosa es que alguien me diga (con todo el derecho del mundo) “oye no me gusta tu solución. Me gusta más la solución complicada del ingeniero”. OK, lo aceptaría. No me gustaría, cómo no, pero lo aceptaría como crítica. Pero, decirme que mi solución no es correcta y encima insistir, no sé con qué motivos, que no es matemáticas y que yo no soy matemático…pues, en fin, no supe cómo tratar a un loco.

    Yo trato con gente de todo tipo…incluido excéntricos, pero muy rara vez he tenido que enfrentarme a locos de atar. Incluso, para no parecer que yo estuviera actuando de forma miope o injusta, compartí mi solución con destacados profesores de matemáticas y expertos en la materia. Todos me dijeron, sin lugar a dudas, que mi solución era correcta e incluso sencilla en su elegancia. También leyeron los comentarios del individuo y alucinaron con su actitud (que además de mala, sus respuestas eran incorrectas).

    Contesto, pues, sus otros comentarios:

    “Hombre pero eso es natural a la atomización urbanita, la cual obliga a crear un concepto cohesionador, que suele ser el nacionalismo y, por mucho que se diga, lo cierto es que el nacionalismo se nutre precisamente de “elementos dispares”. Mire si no a Vox: Único identitarismo posible – Españolismo. Da igual si, de familia, eres de origen germano, argentino, gitano (que es el primer elemento antiespañol y a la vez interno en lugar de externo)… o si tu familia se llama “Abascal” para fingir ser más vasco que nadie (no culpo obviamente a la generación actual de esa familia, pero el apellido aparece por algo, y encima con las conexiones al Medio Oriente y su cara que se parece más a Assad que a un vasco, pues qué voy a decir).”

    ¡Anda! Me ha gustado mucho este comentario porque expresa mil veces mejor lo que yo pretendo decir muchas veces y que, por falta de tiempo o incluso de organización de ideas de manera adecuada, me falta mucho.

    El nacionalismo entendido así es un mito, efectivamente. Y quiero aclarar para ciertos lectores que yo NO soy nacionalista. Quizá sea “culturalista” o peque de cierto supremacismo cultural, pero nacionalista no puedo ser, no puedo ser nacionalista español, por ejemplo, cuando yo a España no la entiendo como una unidad cohesionada sino más bien voy por regiones y provincias. En todo caso yo sería un federalista/provincialista/localista o como se me quiera llamar en eso.

    “Vox, de hecho, es un buen laboratorio de análisis, ciertamente. También lo es para ver cómo hay divisiones y que incluso ahí, en el seno del partido antilucha de clases, se observa la lucha de clases (por ejemplo, mire usted lo que pasó en Algeciras, si uno pone los nombres de los líderes de las dos facciones de Vox, se da cuenta de que uno es un directivo de empresa, y el otro es un estibador, más claro que eso…)”

    Y sí, dentro del nacionalismo pasa mucho eso. Aquí en USA también pasa algo parecido en la coalición de Trump (una coalición menguante, por cierto).

    “Así que yo no tendría tan claro ese punto de “nunca se podrá identificar”. Porque recordaré que EEUU (que de nuevo, nación bastante parecida a España a pesar de ser uno revolucionario por excelencia y otro reaccionario por excelencia) tendrá a sus Padres Fundadores como muy blanquitos… pero en un país donde las principales rutas comerciales son “indias”, sus nombres son “indios” (Missisipi, Michigan, etc) y hasta sus brutalidades y conquistas tan íntimamente ligadas a los “indios” pues… eso de que solo se deba al anglosajón no es cierto a mis ojos, o es que hubieran hecho lo mismo en cualquier parte del mundo?”

    Hmm, interesante. Cuando digo “nunca se podrá identificar” más bien me refiero a identificarse con la narrativa hasta ahora imperante que va más o menos así:

    “EEUU es un país de libertad fundado por los padres fundadores que huían de la tiranía inglesa. Gracias a ellos se escribió la mejor constitución del mundo y tenemos libertad de armas y libertad confesional”.

    Debí ser más preciso en esto, porque ciertamente no solo no se va a identificar con esto ya un hijo de ecuatorianos, sino ni siquiera ya los blancos anglosajones. Estos últimos no ya por cuestiones familiares o raciales, sino porque sencillamente han pasado siglos y los valores cambian radicalmente. A veces para mejor, otras veces para peor. Es lo mismo en España, ciertamente. No podemos de ninguna manera afirmar o pensar que la España del 2020, aunque siga siendo mayoritariamente poblada por españoles “de origen”, sea la misma “nación” que la España de 1920, así que ni digamos ¡antes! Sin embargo, yo creo que el proceso ha sido acelerado por la globalización y la atomización.

    Usted no me podrá negar que la España de 1920 tenía todavía bastante más en común con sus ancestros de 1820 que la España de ahora tiene con, no digamos ya 1920…sino ni siquiera con la España de los años 80 del pasado siglo.

    “El cómo los británicos manejaron el tema de la “otra” India sugiere lo contrario, o sea, que las cosas se hacen muy diferentes porque los autóctonos son muy diferentes y el anglosajón no es el “omnipotente civilizador” que se nos ha querido vender (u omnipotente exterminador según ciertos… “indigenistas”, como el blanquito de Obrador, que es más blanquito que Bolsonaro… y si alguien dice que es cuestión de latitud, les ruego que miren a “Lulito” y repitan eso, si se atreven)”

    Y en esto comparto lo que dice también, por supuesto. Mire, yo jamás he sido de aquellos españoles o incluso “otros hispanos” que afirman que todo lo inglés fue mejor o que lo hicieron mejor. Una de las cosas que siempre me chocan de España es la xenoFILIA, el pensar que de verdad todo “lo de fuera” es mejor automáticamente.

    De acuerdo con lo de las eternas contradicciones del ser humano. Yo por ejemplo tengo alumnos de muchas razas y orígenes. Muchos se aferran a su “origen” (especialmente ciertos latinoamericanos, aunque no les culpo…pero sí a menudo se contradicen porque a la vez que dicen estar muy orgullosos de ser latinos, no quieren ni saber de España ni de otros países de habla hispana, solo se interesan en todo caso por su propia identidad personal ya sea ésta dominicana, mexicana, ecuatoriana, etc). Sé que existen diferencias muy marcadas entre todos los países, aun cuando hablan la misma lengua, pero mal que les pese a algunos, hay muchísimos más parecidos entre los “hispanos” que diferencias. Un mexicano siempre tendrá más en común con un español que un sueco con un español.

    Incluso, quizá hasta en eso pueda ser yo mas universal, pues con la globalización tan extrema que vivimos, ¿acaso ya hay diferencias notables entre los pueblos? Nos vestimos ya igual, comemos o tenemos acceso a casi todas las mismas comidas, consumimos mas o menos la misma música (bueno, yo no…hablo de mayorías)…etc

  9. 1793:

    “Dice usted las cosas bien a las claras, Alfred, y eso se agradece, en esta época en que llamar a las cosas por su nombre es casi un acto de fe, o un peligro. La verdad es que lo que se entiende por “Occidente” está dando las últimas boqueadas. Sencillamente, existe un proceso de sustitución demográfica de unas personas que se reproducen poco por otras personas que se reproducen mucho más. Esto es un hecho, guste o no. O como usted dice: la demografía no miente y es irreversible. Así es. Es inútil darle más vueltas. Hoy existen ciudades europeas en donde la mitad de la población es musulmana. Y subiendo. Recuerdo a un profesor mío que nos decía con gracia: la realidad es que las musulmanas tienes más hijos que las vikingas. Pura estadística. Y se echaba a reír. Pero añadía: esperad unos años y veréis. Es solo cuestión de tiempo. El biberón nos derrotará. Se nos helarán las sonrisas. De esto hace más de quince años.”

    Me alegro de verle por aquí de nuevo, aunque de “verle” sea virtual, claro.

    Correcto. Aunque, en el tema religioso yo soy más optimista. Lo cierto es que en comparación con hace 20 años, la religiosidad musulmana está decayendo. Obviamente en comparación con nosotros, parecen muchísimo más religiosos, pero si se fija, ¿cuanto actos de islamismo hay ahora comparado con hace 20 años? El hombre (y sí, digo hombre porque normalmente los que luchan a muerte por una idea son hombres) globalizado ya no muere por ideales como hace muchos años.

    “Muy justo también lo que indica sobre las afinidades. Si un porcentaje creciente de la población de una nación no se identifica con su historia, instituciones, símbolos y personalidades, entonces la nación, que no deja de ser una forma de solidaridad histórica inspirada en un pasado común, desaparece, dejando paso al caos étnico que arrecia en tantos lugares de Europa y de los EEUU.”

    Exacto y esto sí me parece bastante indiscutible. No hace falta ir al extremo de por ejemplo “moros y sudacas” en España o USA. Yo mismo no me puedo identificar del todo con la historia de este país, aun cuando sí me gusten muchas ideas.

    Quizá en este tema yo sea muy “romántico”, puede ser…pero yo necesito algo más allá de una idea para poder sentir cierta solidaridad con alguien. Creo, de hecho, que mi visión es bastante progresista en el fondo y moderna, aunque eso no se lo crea mucha gente porque yo no entro en el discurso ese de “diversidad porque sí”. Pero si usted analiza lo que digo, es bastante parecido a lo que dicen los “woke”, solo que mas fuerte — al igual que un típico activista negro habla de la “apropiación cultural”, con toda la razón…y afirman que un blanco jamás puede pretender cocinar un plato afro-americano, yo también pienso que es muy difícil que, en ausencia de un vínculo cultural común con alguien, ya sea por idioma, color, raza, religión…se pueda de verdad entenderse a fondo.

    Esto no debe ser controvertido. Nuestros abuelos así incluso lo veían y lejos de estar tan de moda eso ahora de estilarse “guirilandia” y que todo lo del norte es mejor, en España usted sabrá que hasta había comedias escritas, como en el resto del mundo hispano, criticando o burlándose de los hábitos anglosajones en cuestiones de familia, sociedad, etc.

    Así pues, comparto todo su párrafo.

    “No entiendo la razón de que nuestros cosmopolitas de Cosmopolitan no entiendan la realidad de las comunidades étnicas. Debe ser que no viven realmente en este mundo. Porque el agrupamiento étnico de los pueblos es algo universal, histórico e inevitable. Y es muy normal que los blancos de los EEUU de zonas rurales apuesten por Trump. La explicación es que Trump defiende, aunque sea mera retórica, su cultura, historia y modo de vida frente al caos urbanita multicolor. Para personas que se sienten agredidas en su fibra más íntima por la mundialización la retórica identitaria puede ser un bálsamo que alivie, aunque no cure. Porque esto no tiene cura.”

    Exacto, esto no tiene cura. No se puede ir atrás en la historia. La historia no se repite tanto como algunos afirman porque la historia se basa en circunstancias sociales y políticas difícilmente reproducibles en otras épocas. La élite cosmopolita es bastante más paleta e ignorante de lo que se cree. Lo suyo son abstracciones, pero la realidad es que si usted va a China, por mucho que adore el maoísmo (si se diera el caso), usted nunca será chino y jamás, si es honesto, me podrá decir que se identifica con sus festivales culturales, con su idioma, con su forma de ver la vida que ha sido forjada por ancestors, o sea, FAMILIAS, ajenas a la suya.

    “Muchos pensamos como usted. Y seguramente cada vez más viendo el panorama (y lo que viene). Otra cosa es que las verdades del barquero muchas veces se hielan en la boca por no dar pie a los cazafascistas y poder vivir tranquilo. Pero importar población foránea inasimilable y a menudo “resentida y con ganas de gresca” es un suicidio a plazos para cualquier nación digna de tal nombre. Es la sustitución de la nación por la sociedad universal multiétnica. La sustitución del orden (por precario que este sea) por el caos.”

    Mire yo recuerdo que incluso allá a principios de este siglo, incluso partidos de la izquierda en España compartían esta visión conmigo. Si usted se fija en la plataforma de Izquierda Unida allá por el 2003, verá que sí, hablan de que había que proteger los derechos de los inmigrantes, pero en ningún caso hablaban de “fronteras abiertas”. Es más, aquí en USA recuerdo como muchos republicanos de la derecha me decían “oye yo estuve en España y Grecia y me sorprendió mucho como incluso gente que votaba comunista decían comentarios abiertamente xenófobos en la barra. Odiaban a Aznar, pero criticaban la “invasión”. A mí desde luego no me sorprendía, porque a pesar de que la xenofobia no me parece tampoco una actitud aceptable (yo desde luego jamás le he tenido miedo a nadie, sea del color que sea) no es menos cierto que sí detesto al LOBBY inmigracionista que solo busca ABARATAR los sueldos y tener mano de obra esclava permanente.

    Y a la élite banquera global le interesa que NO existan estados-naciones y que haya caos. Véase usted como aquí en USA apoyan el caos existente.

    Ahí lo dejo por ahora.

    Cuídese.

  10. Cualquiera · ·

    Ya que se habla de AMLO e hispanoamerica es muy interesante lo dicho por los indígenas del EZLN.

    “En su último comunicado, la organización guerrillera insiste en que “no tienen que pedirnos perdón de nada” y denuncia que el presidente mexicano “quiere sembrar el rencor racial y pretende alimentar su nacionalismo trasnochado con el supuesto esplendor de un imperio, el azteca, que creció a costa de la sangre de sus semejantes”.”

    “¿De qué nos va a pedir perdón la España? ¿De haber parido a Cervantes? ¿A José Espronceda? ¿A León Felipe? ¿A Federico García Lorca? ¿A Miguel Hernández? ¿A Antonio Machado? ¿A Lope de Vega? ¿A Bécquer? ¿A Almudena Grandes? ¿A Panchito Varona, Ana Belén, Sabina, Serrat, Ibáñez, Llach, Amparanoia, Miguel Ríos, Paco de Lucía, Víctor Manuel, Aute siempre? ¿A Buñuel, Almodóvar y Agrado, Saura, Fernán Gómez, Fernando León, Bardem? ¿A Dalí, Miró, Goya, Picasso, el Greco y Velázquez? ¿A la república? ¿Al exilio?”.

    https://www.google.com/amp/s/amp.elmundo.es/internacional/2020/10/06/5f7cadd0fc6c839c468b45e1.html

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: