Reino Unido: La clase dirigente declara los últimos ataques a los pobres

El pasado 27 de mayo, la Reina británica declaró, en el nombre de su nuevo gobierno de derecha ultraconservadora, una lista completa de agresiones brutales a los jóvenes, trabajadores, y pobres en general: recortes a las ayudas sociales para jóvenes, la destrucción de vivienda pública y las leyes más regresivas contra los sindicatos desde los años 80. Ahora se avecina una lucha de clases brutal en los años próximos. La verdad es que Reino Unido y su “democracia” es casi más grotesca que esa farsa del PPSOE que castiga a los ciudadanos del estado español. La reina se sentó sobre un trono de oro, con una corona totalmente compuesta de joyas, rodeada de hombres con capas adornadas de armiño. Esa es la pantomima grotesca de la “democracia” británica que algunos alaban tanto en España. Es significativo que la corona real de la Reina tiene sus orígenes en 1937. Fue una corona para su padre, Jorge VI — cuando él era el gobernador imperial de más del 25% del planeta. El imperio británico era el más poderoso aún. Ahora, la reina representa el cadáver podrido de ese capitalismo británico – reina sobre una economía repleta de crisis que se sostiene gracias a la especulación ilegal y las apuestas en la City de Londres, una sociedad como la americana cada vez más desigual y violenta y un Reino Unido que va a descomponerse porque muchos ya no quieren ser británicos. Eso sin contar su posible aislamiento de Europa. Escuchadme jóvenes: NO QUEREMOS ESE MÉTODO PARA NUESTRO PAÍS NI NUESTRAS CIUDADES. Nosotros, nosotros tenemos un porvenir de esperanza mejor y el tiempo nos dará la razón. Mientras los barrios de las ciudades inglesas languidecen en la desesperación, los barrios populares y obreros españoles se movilizan en lucha contra el PPSOE – tal fue el caso en Valéncia en barrios emblemáticos como BENIMACLÉT Y ORRIOLS. Gracias a vosotros. ¿Quién hubiese dicho que Benimaclét, una suerte de pueblo en medio de Valéncia con sus casas bajas iba a conseguir tanto gracias a la participación de sus vecinos? Esperemos que pronto toda Valéncia se acerque al modelo Benimaclet de participación y se aleje de la desolación y destrucción que nos deja el neolibegalismo que de “liberal” tiene lo que yo de sueco guiri.

Recortes al bienestar social británico

La única oposición “oficial” en el Parlamento británico está sufriendo un brutal desbarajuste después de las últimas elecciones en las cual los británicos, para bien o para mal, volvieron a darle la victoria a los conservadores, confirmando así que Inglaterra particularmente siempre ha sido una nación ultraconservadora en muchísimos aspectos. Ahora que los “Tories” sí que gozarán de una mayoría absoluta, no han perdido un solo segundo para continuar con su salvajismo sin precedentes desde el siglo XIX hacia los más vulnerables en la sociedad ya de por sí triste y destrozada que tienen. Quieren aprovechar los próximos cinco años para iniciar otra ronda de recortes brutales y “austeridad”. Bueno, el pueblo británico tiene lo que se merece (lo que vota). No siento lástima por ellos pues ni soy británico, ni mucho menos veo en ese país un futuro para nadie. Simplemente, me dedico a explicar lo que veo desde España. Se congelarán los beneficios sociales a trabajadores, los créditos del “income tax” y las ayudas para niños durante dos años añadido a los recortes que ya se habían aprobado en los últimos cinco años. Esta medida tendrá su efecto más duro sobre las mujeres, ya que el 80% de los beneficiarios de los “income tax credits” son mujeres. La cantidad máxima que un hogar pueda reclamar para beneficios o devoluciones será reducido a 3 mil libras esterlinas. De los hogares afectados por este límite, el 60% son familias monoparentales y el 70% tienen niños menores de cinco años. Por otro lado, las ayudas para la vivienda a jóvenes de 18 a 21 años que antes eran automáticas serán eliminadas definitivamente. Esta medida ha sido calificada como “desastrosa” por las asociaciones caritativas y sin lugar a dudas aumentará la población de los sin techo en las calles inglesas, añadido al incremento del 55% de esta población desde el 2010. Vivienda Al mismo tiempo, los “tories” dicen que venderán toda la vivienda que sigue en manos del estado y argumentan que así habrá mas vivienda disponible y resolver el problema de falta de vivienda. No hace falta ser un genio para saber que la venta de casas públicas NO resuelve el problema fundamental: no hay un número suficiente de casas para la gente. Si quieren de verdad resolver ese problema, hace falta un gobierno dispuesto a, perdón si esto te da un ataque al corazón pero si mueres de pánico por esta palabra, probablemente no debes estar leyendo este blog: EXPROPIACIÓN de la tierra contra todo aquellos que se nieguen a darle un uso social para construir vivienda. EXPROPIACIÓN de dinero a todo el que se niegue a invertir en vivienda o en uso de suelo para vivienda si tiene el dinero para hacerlo y simplemente se niega. Por si esto no fuera suficiente problema, la asociación de Viviendas Nacionales británica ya ha advertido que ahora la vivienda será inalcanzable para aquellas familias con 2 o más hijos. Todo esto en un contexto en el cual los alquileres siguen subiendo como la espuma particularmente en Londres y la gente “de toda la vida” se ve expulsada de sus barrios gracias al coste de vida.

Lo mismo está pasando en Nueva York y todas las grandes ciudades occidentales. Más de 50 mil familias han tenido que salir huyendo de Londres debido a los recortes en bienestar social y el disparo implacable de los alquileres.

Fogata de los derechos de los trabajadores

Los “tories” también han dicho que harán un seguimiento electrónico a todos aquellos que esperan ser deportados. Utilizarán unos aparatos electrónicos con satélite, a la vez que también otorgan a la policía el poder para bloquear sueldos a los inmigrantes/extranjeros indocumentados o que carezcan de la documentación para trabajar en Reino Unido. Esto suena bien y yo soy el primero en criticar la inmigración masiva, pero no es más que otra estrategia de la clase dirigente para fomentar el odio y así intentar que los británicos olviden los verdaderos problemas. Como ya habían prometido los conservadores, el discurso de la Reina también anuncia una limitación brutal contra el derecho a la huelga (algo que, por cierto, defiende Esperanza Aguirre en Madrid). Ahora, los sindicatos tendrán que ganar el voto del 40% de sus afiliados, con un mínimo del 50% de participación para poder convocar una huelga. La ironía de un monarca NO elegido (hablando en el nombre de un gobierno que solo el 25% del electorado votó) anunciando estas medidas es realmente esperpéntica. Me gustaría ser un poco chovinista y decir que se debe a la clásica hipocresía de la Pérfida Albión, pero en España también tenemos uno de los gobiernos más hipócritas del mundo y lo que es peor, más incompetentes. Pero bueno, todas estas restricciones contra los trabajadores así como más presiones agresivas hacia su calidad de vida significa que algo tendrá que ceder. Como dice el refrán, no se puede sacar sangre de una piedra.

El resultado será probablemente más huelgas ilegales, ocupaciones y disturbios sin que los líderes sindicales puedan controlar nada. Se habló mucho durante la campaña electoral de una “carta de derechos británica exclusivamente”, sin “injerencias de Europa”. Sin embargo, en ningún momento del discurso real se habló de este tema, ni tampoco sobre el plan para abolir la ley de los Derechos Humanos a pesar de las promesas conservadoras. Esto indica simplemente la gran división existente en el Partido Conservador británico sobre la cuestión así como el pulso general del público que está absolutamente enfadado con este plan a pesar de los intentos de la prensa empresarial (dominada por intereses financieros) para defender este ataque a los derechos democráticos – y es que, a pesar de todo, los Derechos Humanos europeos dan más derechos humanos a los británicos que sus leyes internas, al igual que ocurre en el caso americano – es decir, los europeos “del continente” tenemos más protecciones a nuestros derechos humanos que los americanos (excepto en cuanto a la libertad de expresión, que es uno de los puntos más negros de Europa donde se detiene a personas solo por hablar o publicar determinados contenidos en Twitter). De España mejor ni hablamos, pues aquí ya se habla de castigar penalmente a todo aquél que ejerza su derecho a pitar el himno. Dicen, los represores, que eso “ofende los símbolos nacionales” y ya preparan medidas para más represión. Ante esta situación, diré lo mismo que han dicho otros como Ada Colau en Barcelona: no tenemos la obligación de obedecer leyes fascistas y si aprueban esa ley represora, todos deberíamos pitar masivamente en los estadios o donde sea en clara desobediencia a la ley. Este gobierno no merece que nadie le obedezca. Sus leyes no son legítimas. No tendrán policía ni porras suficientes para asesinar o silenciar a más de 43 millones de ciudadanos. En la campaña electoral, los “Tories” también prometieron con mucha pasión castigar a los que cometen el delito de evasión fiscal. No es ninguna sorpresa que no se dijo ni pio sobre esto en el discurso de la Reina. Nadie que yo sepa se sorprendió y esto demuestra que la gente “de a pie” sabe perfectamente qué intereses defiende David Cameron así como el odio que siente gran parte de la población hacia los políticos del “Establishment”. En España, si eres menor de 50 años, probablemente ya estés casi harto del PPSOE y no le tomarás más en serio. Y es que, cualquiera que tome hoy por hoy a Rajoy en serio es, o bien muy tonto ingenuo, o directamente se beneficia de esta situación tan terrible en el país. ¿Oposición? La oposición es igual de patética que la del PSOE en España. Mientras la Reina anunciaba estas agresiones históricas al pueblo británico (en su mayoría pobre, no lo olvidemos) los laboristas descendieron hacia un debate cómico sobre “aspiraciones”. Lejos de dar oposición, no han hecho más que ofrecer disculpas rastreras y serviles por haber apoyado cualquier idea de Miliband que hubiese tenido tan solo una pizca de “izquierdista”. Los líderes sindicales, mientras, también han estado ausentes del debate. Uno de sus líderes, Mcluskey, dijo que el gobierno “debe reconsiderar sus ataques” a los trabajadores. En vez de llamar al paro nacional y a la acción masiva colectiva contra una de las amenazas más serias que se avecinan para sus miembros en décadas, se limitaron a ser “polite” (Educaditos, sumisos). Los líderes piensan que pueden cambiar la opinión del gobierno usando el debate pero la realidad es que esta austeridad y sus ataques no son simplemente el producto de “malvados conservadores” sino de un sistema financiero neoliberal podrido que alcanza sus límites y DEBE SER ABOLIDO. La oposición REAL a los tories y sus medidas de austeridad se vieron en las calles de Londres la noche del 2 de junio. Miles de jóvenes se manifestaron contra el gobierno en actitud militante y revolucionaria. Lejos de estar desmoralizados y tristes, como los patéticos laboristas, estos jóvenes están furiosos, radicalizados y dispuestos a dar guerra. Normal, pues hay tanta pobreza que ha dejado el sistema que ya no hay nada que perder. Ni trabajo, ni educación, ni formación, ni ayudas. Todo se ha ido a la basura con este sistema perverso. Habrá una gran manifestación el 20 de junio. Los lectores aquí deben contemplar la pasión de estos jóvenes, que desean abolir todo este sistema podrido. Deben ser la chispa que pueda encender un nuevo movimiento de oposición real, sostenida, dura e implacable contra quienes nos quieren quitar hasta nuestra democracia.

Anuncios

6 comentarios

  1. Peter · ·

    Aplaudo de nuevo su artículo, don Alfredo. Viví 2 años en Inglaterra, en 1993 y 1994, cuando era Primer Ministro aquel personajillo gris (tan bien representado por la marioneta gris, sin color, de Spitting Image) llamado John Major. En esos 2 años noté cómo gran parte de la población todavía sigue soñando con el “glorioso” Imperio Británico, con épocas pretéritas de supuesta grandeza, mientras viven en suburbios grises, sucios, míseros, hacinados en casas de ladrillo rojo, idénticas la una a la otra. Y mientras, aquel gobierno de entonces, y este de ahora, recortan y recortan sanidad y educación públicas sin parar.

    Y no dígamos ya de la política xenófoba, pseudoracista, del ultraderechista David Cameron… Ponen trabas y más trabas para que extranjeros, provenientes de la UE o de fuera de ella, puedan labrarse un futuro en esta isla. Pero no mencionan que sin los inmigrantes la economía británica se iría al carajo en 24 horas. Y tampoco mencionan, porque no les conviene, que según un estudio publicado el año pasado, los británicos residentes en otros países de la UE cuestan más al sistema publico de bienestar de esos países que lo que los inmigrantes provenientes de otros países de la UE viviendo en UK cuestan al sistema publico británico. Este estudio se llevó a cabo el año pasado después de que Cameron despotricara una y otra vez contra el coste de extranjeros de la UE viviendo en UK, y una vez se publicó a Cameron no le quedó otro remedio que callarse la puta boca. Aunque ahora, con la borrachera de la reelección, vuelve a las andadas. Con ideas peligrosas, muy peligrosas.

    Sigo de cerca la política británica, y uno de los principales problemas es que en estos últimos años la oposición laborista ha sido casi inexistente, ni se les oye. Si quiere uno ver algo de oposición al ultraderechismo del gobierno tory, una de las mejores opciones, casi la única, es leer The Guardian. Además, The Guardian es uno de lo pocos medios donde aun se discute en profundidad la política del gobierno Cameron, con objetividad y sin populismo, a millas de distancia de la bazofia sensacionalista que escupen los medios de Rupert Murdoch como Sky News.

    Por cierto, y hablando de todo esto, aquí le dejo un enlace a un artículo reciente publicado en The Guardian sobre David Cameron, y que me parece muy pertinente sobre todo esto que estamos hablando:

    What if David Cameron is an evil genius?

    http://www.theguardian.com/commentisfree/2015/jun/01/david-cameron-moriarty-downing-street-radical-thatcher

  2. Hola Peter:

    “En esos 2 años noté cómo gran parte de la población todavía sigue soñando con el “glorioso” Imperio Británico, con épocas pretéritas de supuesta grandeza, mientras viven en suburbios grises, sucios, míseros, hacinados en casas de ladrillo rojo, idénticas la una a la otra.”

    Estuve en Londres hace poco – en marzo, y la verdad sentí una sensación bastante triste en ese país y ciudad…paseándome, observando a la gente, todo muy negativo en general. Claramente es un país hostil, especialmente para los que no son ingleses por mucho que hablen de la “tolerancia” británica, nada que ver con la tolerancia del pueblo americano. Por la noche vi zonas totalmente destrozadas, con gente que no sabe realmente beber, violencia (no quiero decir que TODO LONDRES sea así ni mucho menos todos los ingleses) pero sí lo noté suficientes veces como para poder decir que es un sitio con muchos problemas. Siguen pensando que son un imperio por no sé muy bien qué motivo, a pesar de que muy pocas cosas funcionan bien en Londres. Me quedé alucinando con la terrible construcción de las casas nuevas (y eso que en España también da miedo) pero al lado de lo que hay allí, esto parece la Riviera francesa. Como me dijo un buen amigo norteamericano que lleva años allí pero se muda por fin “nadie en su sano juicio quiere realmente vivir en Londres a largo plazo”.

    “Y no dígamos ya de la política xenófoba, pseudoracista, del ultraderechista David Cameron… Ponen trabas y más trabas para que extranjeros, provenientes de la UE o de fuera de ella, puedan labrarse un futuro en esta isla.”

    Fui testigo de esto mismo en el aeropuerto de Heathrow. Pararon a varios españoles y les preguntaban que dónde se iban a hospedar, que para qué venian, que si iban a trabajar y en qué, que a qué se dedicaban en España…no hubo problemas con ninguno pero sí preguntan en controles, cosa que los españoles jamás le preguntariamos a un británico y mira que hay muchos que vienen aquí a comportarse como salvajes (mucho más frecuente que al revés) pero en fin…ya sabe usted que en España si eres rubio de ojos azules y hablas inglés, el españolito medio te besa los pies….pero sí, Reino Unido cada vez más da a conocer su lado más oscuro que es su xenofobia y racismo histórico. Fíjese, históricamente son peores que los alemanes porque el racismo alemán siempre ha sido “racial” pero sin discriminar por naciones, pero en el Reino Unido, ellos se creen que son los únicos blancos dignos del mundo. “Ellos”, me refiero a un buen porcentaje de la población que vota a gente como Cameron.

    “Pero no mencionan que sin los inmigrantes la economía británica se iría al carajo en 24 horas.”

    Toda la gente que conozco de otros países que ha trabajado con ingleses me dice esto y yo he sido testigo – no trabajan bien, se quejan por todo (repito, estoy GENERALIZANDO) pero hablo de lo que muchos hemos visto y en mi experiencia personal, que ni mucho menos pretendo que sea una norma universal pero hablo de mí, son pésimos trabajadores y malos compañeros, muy envidiosos y desconfiados.

    En Inglaterra, realmente nadie de fuera puede sentirse acogido pues es muy bien conocido que no hay nada más raro que un inglés considere a alguien de fuera o de otros orígenes como “inglés” o compatriota. Cuando no es tu clase social, subrayan tus orígenes…usted ya lo sabrá supongo.

    “Y tampoco mencionan, porque no les conviene, que según un estudio publicado el año pasado, los británicos residentes en otros países de la UE cuestan más al sistema publico de bienestar de esos países que lo que los inmigrantes provenientes de otros países de la UE viviendo en UK cuestan al sistema publico británico.”

    Exáctamente, y encima se sienten aun a pesar de estos datos, “superiores”. En España como le he dicho ahora, tengo compañeros británicos y no faltan nunca comentarios tipo “uff, esto nunca pasaría en Inglaterra” o “en Inglaterra somos más serios para hacer las cosas” y chorradas por el estílo. A mí personalmente nunca me han discriminado por raza u origen (porque además yo no hablo inglés como el español tipico que tiene acento, yo soy totalmente bilingüe y hablo sin acento) pero en todos los sitios que he ido, en ninguna parte me he sentido tan poco “acogido” como en Inglaterra….y en mi caso no es por raza o idioma, simplemente porque el inglés siempre te distingue si no eres inglés de origen y lo notas enseguida. Por mi que se la queden toda…porque vaya tristeza dan esas islas lluviosas.

    Cameron se está comportando como el clásico racista tabernero de pub en barrio violento londinense…y no me extraña nada que tenga tanto apoyo. Sí, es verdad – el Guardian tiene buenos artículos últimamente.

  3. Francisco · ·

    Buenas tardes, Alfredo:

    Creo que no estaría de más que usted escribese una especie de declaración de principios y objetivos más o menos concisa. No es que usted le deba explicaciones a nadie, pero así uno sabría a qué atenerse al entrar en la bitácra. Usted ha defendido el conservadurismo, el calvinismo, el neoconservadurismo, el neoliberalismo (y siempre tuvo la habilidad de ver liberalismo en todas estas ideologías), la monarquía, la aristocracia, Wall Street,… y ahora… bueno, pues parece que recientemente ha redescuvierto usted sus raíces valencianas (y gallegas, si no recuerdo mal) y ahora es usted votante de Coalició Compromis (donde también ve liberalismo).

    Tiene usted razón en que, a pesar de la imagen que se proyecta, en el Reino Unido fallan muchas cosas, incluso muchas funcionan peor que en España. Pero aquí se tiene una cosa que no se tiene en España, y ésa es la posibilidad de trabajar y progresar. En la cadena más cutre de restaurantes un extranjero puede encontrar trabajo, mejores condiciones económicas y laborales que en España y, si así lo desea, ascender en el escalafón de la empresa.

    Un saludo

  4. Francisco · ·

    *redescubierto

  5. Hola Francisco: Pues debo decirle que por supuesto le debo explicaciones – y muchas – a mis lectores así que tomo el reto que usted me plantea como un honor y se lo agradezco. Ya ve, esto es precisamente el tipo de debate que quiero, que alguien como usted u otros me den caña y me reten a defender o aclarar mis principios. Gracias de nuevo por esto y así lo haré. Tomo nota.

    Con respecto a trabajar y progresar, bueno usted sabrá más que yo en esta cuestión seguramente pero dígame qué tiene de poder progresar cobrar un salario de miseria en Londres fregando suelos o sirviendo cafés en un Starbucks como acaban la mayoría de españolitos.

    Lo de “mejores condiciones laborales” no sé yo eh…porque que yo sepa (le invito a poner ejemplos aquí) no se conoce de muchas “success stories” de inmigrantes españoles actuales en el Reino Unido.

    Saludos y voy a ver qué hago para dar servicio a su pregunta.

  6. Francisco · ·

    Buenas noches, Alfredo:

    Quiero resaltar que no defiendo que en el Reino Unido pueda cumplirse una especia de “American dream” en el que todo el que se esfuerce puede tener éxito. Pero es que en España la situación es tan nefasta, que estar fregando suelos es el Reino Unido ya mucho más de lo que uno puedo esperar en España, que es estar tumbado en el sofa de casa.

    Yo mismo, al terminar la licenciatura, no sabía qué quería hacer con mi vida, así que decidí irme un tiempo a Londres, donde trabajé unos meses de camarero en una importante empresa de restauración británica. Le garantizo que mi sueldo era 3-4 veces superior a lo que se comenta en este artículo sobre la situación en España y, desde luego, no tenía que tragar tanta mierda (como horarios partidos, exceso de horas extra -que en todo caso eran remuneradas-,…). A los pocos meses me ofrecieron pasar a “management”, pero para entonces ya había decidido que me quería dedicar a la educación, así que decliné la oferta.

    http://www.elconfidencial.com/economia/2015-06-06/empresa-multinacional-trabajo-precario-asi-viven-nuestros-jovenes_870930/

    Aunque Londres es una gran ciudad en la que divertirse, detesto las grandes urbes. Soy mucho más feliz en Cambridge, donde puedo ir a trabajar en bicicleta, sin tener que coger el abobinable metro. De hecho, en cuanto pueda me gustaría mudarme a Yorkshire, quiero alejarme de la influencia de la City (Londres y Home counties).

    No le guardo ningún tipo de rencor a España, si me ofrecieran trabajo en un instituto me plantearía regresar. Pero la realidad es que no tengo ninguna esperanza de que ello ocurra a corto plazo, mientras que el Reino Unido sí que me da la oportunidad de progresar en mi carrera como profesor.

    Mi experiencia, y la de la gente que veo a mi alrededor, no es ni tiene xq ser estadísticamente relevante, tal vez solo haya tenido más suerte que otras personas o que ser irlandés me ha beneficiado (conocimiento del idioma y no ser considerado “tan” extranjero), pero el caso es que en este país tengo oportunidades que en España ni se me pasa por la cabeza tener.

    Un saludo

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: