No más austeridad

Me quedan pocos días en Nueva York y pronto estaré en Madrid de nuevo. Uno de los temas más recurrentes entre la juventud liberal americana ha sido preguntarme sobre mi opinión de la brutal austeridad impuesta sobre España por poderes no elegidos como la troika, las instituciones alemanas y el FMI. Les digo que a pesar de lo terrible que ha sido eso para nuestro pueblo, hay una crítica contra la austeridad que es verdad y a la vez totalmente falsa: que es ideológica. Esa frase no está clara y debe ser analizada.

Como siempre, salgo de Nueva York con un sabor agridulce en la boca. Me gusta la ciudad, me gusta la gente que conozco, pero al final el liberal siempre vive entre dos aguas. Nunca te sientes 100% de ninguna parte cuando has tenido una trayectoria global. Puedes sentirte de un sitio por orígenes, y de otro sitio por la gente que conoces y valoras. En Nueva York he vivido momentos importantes de mi vida, como también me ha pasado en Madrid. Al final uno se da cuenta lo realmente humanos que somos y que tenemos más parecidos que diferencias, especialmente cuando se trata de los problemas económicos que castigan a todos los jóvenes occidentales y del tercer mundo en otros sentidos.

Esta entrada no es nada fácil para mí. Llevo años pidiendo austeridad, pero veo el daño que está provocando en mi pueblo, a mi gente y a decenas de otros pueblos humanos. No estoy dispuesto a seguir defendiendo una mentira que hace tanto daño solo para proteger mis intereses de clase. Yo no laboro por “mi clase”, laboro por mi patria y sus gentes. Eso choca mucho en esta época tan desarraigada y egoísta, pero es lo que pienso.

Sobre la austeridad, hay que tener bien claro que en el caso español, los dos partidos principales – PPSOE han conspirado para aplicar las mismas políticas económicas de recortes que tanto daño han hecho a los que menos responsabilidad tienen por la crisis económica. En el caso del PSOE, han hecho daños terribles a su base electoral, normalmente obrera y de menos recursos económicos. El PP, por su parte, han defendido la austeridad para proteger a los suyos exclusivamente. Pues yo ya no deseo seguir siendo “de los suyos”, de la derecha. Me da asco y vergüenza lo que le están haciendo a mi gente, en mi patria.

La verdad es que no existe una solución socialmente “neutral” para resolver esta crisis. Las críticas que dicen que la austeridad es “ideológica” son deshonestas cuando se lanzan por parte del PSOE. Lo que dicen es, en realidad, “nuestros recortes son los buenos, los del PP no”. Pero lo cierto es que no hay ninguna diferencia sustancial en materia económica entre PP y PSOE.

Sin embargo, los empresarios destacados, los economistas enchufados por la casta, los inversores…todos creen en general que la austeridad es la solución en el caso español. El crecimiento económico y sobre todo, los beneficios, son importantes para los inversores. Esta estrategia puede no ser viable. En este sentido, la crítica es que la austeridad echa por tierra la ideología de una manera que a largo plazo no será beneficiosa para el capital.

Ahora, antes de burlarnos por la gran estupidez idiota de estas castas occidentales (tan tontos no son cuando se quedan con todo el dinero), es necesario entender el fondo racional del argumento por la austeridad. Como ya he dicho, por un lado el argumento es intachable y los enemigos liberales de la austeridad harán bien en apreciar la fuerza del argumento. ¿Cómo es que la idea de la austeridad, la narrativa mejor dicho, es el discurso indispensable de las élites europeas?

Los rescates del 2008 no fueron un brote de “keynesianismo” entre los gobernantes, sino un intento de pánico para impedir una crisis mundial que dejaría la depresión de los años 30 como anécdota.

Es fácil olvidar el gran pánico que hubo sobre el desastre. Cuando Lehman Brothers se estaba desintegrando en Nueva York, recuerdo que mis compañeros (muchos de ellos hijos de la élite y con padres en el mundo de las finanzas anglosajonas) me dijeron que sentían terror mayor. Al día siguiente del colapso de Lehman, cayó AIG – la empresa aseguradora más grande del mundo. Luego antes de fin de mes cayó Washington Mutual, ilustrando el fracaso bancario más grande de la historia de los EEUU. Luego le siguió a eso una oleada de colapsos bancarios en toda Europa.

El propio Alan Greenspan, famoso entre la élite, dijo reconocer estar “absolutamente sorprendido y en shock” sobre la incapacidad de los mercados y su “mano invisible” regularlo por sí mismo sin intervención estatal. Ya todos mis lectores se acordarán del 2008. Fue un año de pánico para las élites occidentales. Recordemos cómo Tim Geithner (descendiente por rama materna de las élites puritanas de Nueva Inglaterra) manejó la crisis financiera en la Tesorería también – con pagas altísimas para los banqueros y más paro. Todo esto, supuestamente de un partido “demócrata” en teoría liberal y progresista. Pero económicamente, ya estaban más a la extrema derecha que Ronald Reagan.

Menos de un año después de que el Estado haya “rescatado” estas deudas, la narrativa había cambiado. La crisis ya no era de los mercados y las empresas, sino “de deuda”. “Gastar más”, no una sobreproducción burbujista, era el origen del problema.

El austericidio europeo comenzaba. En la conferencia del Partido Conservador del año 2009, David Cameron anunció en Inglaterra “una época de austeridad”. Dijo que los próximos años serían “muy difíciles y que tomaría decisiones que afectaría realmente la vida de las personas”. Al menos fue honesto, lo cual es mucho más de lo que se puede decir sobre los políticos españoles, especialmente del PPSOE. Pero bueno, ya se había establecido la nueva línea. El problema ya no eran los bancos ni la falta de regulación, sino “el gasto del estado”.

En poco tiempo, toda Europa se hundió en el cuento de la austeridad. Los medios de comunicación, los “bien pensantes”, los que siempre dicen “hay que ser responsable”, etc. Incluso un gran sector de la izquierda “oficial” se sumó a esta línea. En España, Zapatero defendió la austeridad en muchas entrevistas, diciendo que “no hay alternativa”, que “hizo lo que debió hacer” porque “los hechos son los hechos”. La austeridad es una respuesta lógica en apariencia, especialmente cuando nos inventamos frases como “no se puede curar la deuda con más deuda”. Esto se parece al antiguo tropo libegal que intentan colarnos siempre “dirigir una economía es como dirigir un hogar o una tienda pequeña, debe tener las finanzas ordenadas”.

A lo largo de los años entonces salieron voces en la prensa y los gobiernos diciendo francamente que “los mercados” querían un gobierno de derechas, a favor de la austeridad. Recuerdo perfectamente la situación esperpéntica y ridícula en España: “Si no votamos de forma responsable, se cerrarán los mercados y no podremos pagar ni pensiones ni sanidad”. Estaba claro que la banca quería al menos un mandato popular porque sabían que todavía había mucha oposición al austericidio. Lo mismo pasó en Grecia: “Griegos, sed buenos y no votéis a esos partidos irresponsables populistas”. Era preferible que votaran a gobiernos nada populares y menos aún democráticos.

De forma mas demagoga/cínica también surgieron voces diciendo que había que votar a la derecha “por el interés nacional”. Era gracioso ver que quienes más repetían esta frase eran o bien funcionarios en las esferas más altas del estado español, o bien españoles económicamente acomodados, pudientes. Pero lo que un ejecutivo en la gran empresa piense que esté en el “interés nacional español” es MUY distinto a lo que pensará sobre ese mismo interés un conductor de autobuses en Madrid, un inmigrante explotado y cobrando una miseria, o un joven español en paro.

No es sorprendente que los más económicamente pudientes en España defiendan la austeridad, el euro y la Unión Europea. Por supuesto, también hay pobres que defienden esto. En toda sociedad hay idiotas, el tonto útil que piensa que por defender “a los ricos” le caerá alguna migaja. Sois imbéciles y no pierdo el tiempo con chorradas. Lo cierto es que la clase dirigente española es defensora de la austeridad y el euro porque están totalmente vinculadas a esos intereses, no a su pueblo. Para ellos, “interés nacional” realmente significa mantener sus privilegios.

La línea, para que se entienda bien, es la siguiente:

“La crisis se debe al gasto y exige una consolidación fiscal. No vamos a poder recuperar nuestra economía sin que nuestras finanzas estén ordenadas. Hay que hacer recortes para bajar el déficit y mejorar nuestra solvencia crediticia. Demostrar que el estado español está haciendo lo correcto, los inversores empresarios tendrán confianza en España e invertirán para generar empleos”.

Hay que refutar esas ideas:

En la mayoría de los casos, las deudas soberanas se acumularon por la crisis bancaria, no por el gasto público previo. Los gobiernos absorbieron el coste del crack bancario.

A los que se les exige pagar esto a través de recortes masivos son los más pobres, los menos responsables de esta deuda y los que menos capacidad tienen para pagarla.

Los estados NO son como hogares. No pueden hacer recortes y esperar seguridad fiscal porque los recortes acaban con cualquier crecimiento. Si hay un recorte, el pobre ahorra lo que pueda para poder hacer frente al ataque. Si todos “ahorran” durante una crisis económica, se reduce la demanda interna, los sueldos y también los ahorros a largo plazo. Esto lo reconocían hasta los monetaristas más estrictos.

Ya tenemos los datos económicos después de años de austericidio – la economía española va de mal en peor. Cualquier “recuperación” que ha habido se debe a que el paro posiblemente ya haya tocado fondo. En diciembre hubo un repunte, porque son épocas festivas en las cual contratan a trabajadores de forma temporal. El PP aplaudía esto pero no hay motivo alguno para celebrar un empleo temporal – es más, si alguien celebra un empleo precario, es directamente un indeseable para nuestro país.

Lejos de la austeridad generar empleo, las empresas simplemente están sentadas encima de una gran cantidad de dinero – digamos, mejor un MONTONAL. Un montonal que se niegan a invertir en España dada la falta de oportunidades para generar beneficios. La austeridad no ha conseguido absolutamente nada positivo para los españoles y eso lo tengo claro ahora con los datos en la mano.

Volviendo a lo “racional” de la austeridad, recordemos algunas cosas:

En general, para un país tan poco importante a nivel global como España, no se pueden sostener los déficits que mantiene USA. Cuando los gobiernos toman dinero prestado, lo hacen contra sus ingresos del futuro. Durante épocas de crecimiento débil, hay menos ingresos previstos para el futuro. Si las economías de nuestros países no crecen, los “mercados” (accionistas poderosos, mas bien, los que tienen “la pasta”) pueden en efecto perder su confianza en la capacidad del gobierno para pagar sus deudas y así entonces subir el coste de los préstamos.

En cierto sentido, todas las opciones son malas.

Pero hay más – había un problema en las democracias capitalistas. En España, el PPSOE generó un gran déficit dentro del contexto de una burbuja precaria, inmobiliaria. Muchas economías europeas, no solo la española, violaron las normas de Maastricht, al tener déficits por encima del 3%, incluido ALEMANIA, ahora los más fanáticos del austericidio y un supuesto luteranismo estricto sobre un “sur europeo corrupto, medio africano, oscuro, nada fiable”.

En los Estados Unidos, las guerras fueron financiadas con déficit antes del crack en Wall Street y el fin de la burbuja inmobiliaria. No estoy condenado el gasto necesariamente, sino ilustrando la brecha estructural entre el compromiso austericida con tener los presupuestos en orden y los costes que exige la dirección de una democracia capitalista moderna.

Los empresarios no toleraban más impuestos y tienen el poder político suficiente para resistir. Por eso nuestros gobiernos solo podían aumentar sus ingresos a través del crecimiento económico sin límites o bien, en el caso europeo, impuestos indirectos sobre el consumo. El IVA en España, por ejemplo, es uno de los impuestos más regresivos del mundo entero. Esto, en una democracia supuestamente “moderna” y social. La alternativa a todo esto fue también parar el gasto – esto es, el gasto que afecta a los pobres de nuestras sociedades, no las subvenciones a empresarios y a políticos.

Dado este contexto, la austeridad tiene mucho sentido. Si alguien comparte los intereses de esos empresarios y altos funcionarios españoles (o de alguna manera está vinculado/vive de esos intereses), es perfectamente “normal” defender esas políticas.

Finalmente, hay una escasez de alternativas viables, ciertamente. Todos los políticos en Europa y EEUU usan estudios de economistas que se han forjado trabajando en Bear Sterns, el FMI y los bancos centrales. Sus perspectivas, experiencias e intereses coinciden. Eran parte de una élite y por necesidad quieren conservar sus privilegios e intereses.

Por supuesto, hay otros economistas con otras alternativas. Pero estos economistas no encajan con los intereses de los banqueros, la fracción más dominante del capital global.

Sea como sea, existe una serie de intereses poderosos y vínculos que une a las élites financieras y políticas en Europa. Desde los altos funcionarios a la clase media-alta en Madrid y Barcelona, hay intereses en común, unas inquietudes semejantes. Desde luego, tienen mucho que perder si surgen alternativas. Al menos que surja una crisis más several, un disturbio social, o una fuerza política alternativa poderosa/contestaria, lo más seguro es que seguirán haciendo todo esto de los recortes y destrucción de nuestra democracia social.

Los españoles, especialmente los más jóvenes, deben darse cuenta que la ideología del austericidio no es una conspiración de la clase dominante y sus lacayos. No es ninguna estupidez tampoco, realmente. Ellos defienden esta ideología porque es absolutamente compatible con sus intereses, su experiencia y sus objetivos políticos a largo plazo – esto es, proteger exclusivamente sus intereses, aún a coste de empobrecer a todo el país. Yo no sé de vosotros, pero no pienso quedarme de brazos cruzados mientras soy testigo de los brutales ataques contra mi pueblo.

Anuncios

7 comentarios

  1. David JAMES · ·

    Respecto a bancas centrales,,, La banca central de EEUU (FED) se fraguó en 1907 pues parece ser que hubo un inversor que quería apoderarse de una empresa y al calcular mal hizo derrumbarse varios bancos. JP Morgan convenció posteriormente en 1913 sobre la constitución de la Reserva Federal. De sobra es conocido hoy en día que la forma en que trabajan los bancos centrales es totalmente opaca: las decisiones vienen con retardos, los tipos de interés se fijan por la arbitrariedad de la decisión del Director del BC y no en base a datos para establecer el tipo adecuado. Y se podría hacer, para eso existen matemáticos, ingenieros, financistas, informáticos, gentes de números, para lograr tener un tipo controlado estadísticamente con la realidad del mercado. A pesar de que el infumable JHS diga que es imposible conocer la realidad del mercado yerra al afirmarlo pues entiende la economía como “abierta”, es decir, que las transacciones son inconmensurables. En el caso de un banco central, las transacciones son limitadas y posibilitan la conversión a un tipo de interés promediado que puede ser estadísticamente controlado. Debe ser que no interesa y es necesario crear estos desajustes para arruinar a las clases medias y a países enteros. En principio una banca privada central era algo que beneficiaba a una dinastía (en Europa los Rothschild), puede tener sus matices positivos y negativos, pero está demostrado que una banca central produce desequilibrios en la actualidad y desde siempre. Lo único válido de la Escuela Austríaca es la definición de la Teoría Austríaca del Ciclo Económico, donde describe que las perturbaciones de ahorro / inversión proceden de este sistema bancario, pero en lugar de dar una respuesta coherente, se limita a abogar por su abolición, y después de leer a JHS y su “anarquismo” dudo mucho de ninguna de sus teorías, luego por una conjetura que tengo, creo que la banca central es necesaria pero con otra estructura más transparente. Además, hay algo que leí sobre la guerra civil española: las fuerzas nacionales ganaron la guerra porque emitían una única moneda, mientras que el bando republicano cada uno emitía su propio dinero, y esa descoordinación hizo que los recursos económicos no estuviesen bien canalizados y fallaron. La guerra fue perdida por los “rojos” por la descoordinación para obtener los recursos económicos por tener múltiples monedas de dudoso valor…Eso es una teoría, pero puede ser cierta.

    Por si no lo sabe el lector, antiguamente cuando quebraba un banco, los depósitos de ese banco eran responsabilidad de dicho banco y no del resto, es decir, los depositantes perdían hasta el alma ahí. Lo que se pretendió, al menos en EEUU, era evitar los pánicos, que en un 95 % de la información en internet mienten sobre lo que ocurrió realmente en 1907. Morgan salvó la banca y decidió emprender la creación de la Reserva Federal simplemente por seguridad mancomunada.

    Se han visto excesos en el sistema bancario por falta de supervisión del Estado. Por eso, en ese aspecto sí debe existir más estado, pero no en lo demás. Quizá fue un fallo de Reagan, la desregulación financiera. He leído a Krughan y me está convenciendo en ese aspecto, aunque él es keynesiano.

    Por otra parte, la austeridad estaría bien si fuese para que el Estado recortara de las prebendas y privilegios que disfrutan los excelsos políticos españoles: coches oficiales, directores de empresas públicas nombrados a dedo, jubilación de señorías tras siete años de estar en el congreso, recorte de autonomías – recentralización para disminuir el nº de políticos que es abismalmente superior al de Alemania….

    El capitalismo no es centrarse en hacer dinero del propio dinero como lo hace la banca, sino invertir en activos reales productivos (empresas que dan empleo y favorecen el bienestar) y no crear artificios sofisticados para arruinar al ciudadano (hedge founds y preferentes, por ejemplo). Ahí sí que debería haber una regulación estatal, que creo que se está considerando. Es una lástima pues en el siglo XIX la regulación la hacía el propio sistema bancario, al menos en EEUU. Cuando entre los bancos se detectaba falta de liquidez y solvencia, a ese banco se le aislaba obligándolo a la quiebra o tener el ratio adecuado. En aquellos tiempos esta función la hacía, reitero, los propios banqueros entre ellos. Eran las reglas del juego y sin mediar el Estado, pero eran otros tiempos, donde los peces gordos se comían a los chicos.

    De todas formas creo que mis opiniones son perogrulladas, se conocen pero no se van a practicar pues lógicamente recortar del desempleado, del operario, del jubilado es más fácil que decir a todos los partidos un presidente de gobierno valiente: “señores: debemos quitarnos entre nosotros al 35 % de los políticos del país, pues ese porcentaje de políticos no produce NADA”. Y si esto nunca nadie lo va a hacer, ¿nuestros políticos de derechas, de izquierdas, de centro, de podemos, de podríamos, de no podemos, nos representan?

    Pues diré la conclusión: no habrá solución nunca al planteamiento político de una Democracia sana pues a las élites plutocráticas no les interesa, y los políticos, aunque no nos guste, son marionetas del poder banquero. En este país al menos hay ese control. No hay más que ver que ellos tienen ya su puesto bien asegurado en una compañía eléctrica y si no en múltiples compañías por haber sido partícipes de los dictados del gobierno en la sombra…

    ¿Y si no porqué se rescatan bancos y no otro tipo de empresas grandes que han caído? ¿Por qué se rescató Bankia que nos ha costado a todos un montón de dinero? Muy fácil, en Bankia trabajan todas clase de políticos, inlcuido uno de IU que cobra al año más de 600.000 €. Todos son cómplices, todos son la casta-secta que manejan los hilos de la economía para destruir la clase media en España y conducirnos a una república bananera donde el turismo, los camareros y poco más sirvan para que los extranjeros nos consideren sus lacayos. Porque de industria en España, nada y cada vez menos. ¿A dónde va España?

    Cuando un banquero de élite decida que debe invertir más en la industria, en la producción de bienes y servicios, ese día el mundo amanecerá con empleo, resurgir de la clase media y trabajo para todos como en los 50 – 60.¿Dónde está ese banquero? Sí, efectivamente el mundo está mal por una élite corporativista bancaria a la que se le ha ido de las manos su AVARICIA.

    Saludos,

  2. Hola,

    A mi siempre me gustó la palabra “austeridad” antes de 2010 porque creo que representaba una serie de valores positivos. Como dijo Jose Mujica hace poco ahora más vale usar la palabra “sobriedad”, porque “austeridad” ha adquirido un resultado negativo.
    La austeridad debería ser buena porque permitiría a la gente ser libre, sin tener que caer en la espiral consumista que nos marca el mercado. Lamentablemente en vez de una forma de liberación se ha convertido en una forma de esclavización, porque está generando un hundimiento económico que cada vez nos hace más esclavos de nuestras deudas y dependencias.

    El análisis histórico que haces de la situación es básicamente acertado y tu conclusión, que no tenemos aún ninguna alternativa visible integral también. Hoy por hoy creo que las únicas cosas que podemos hacer son sectoriales, intentando avanzar hacia una mayor independencia de nuestra economía y también haciendo políticas que mejoren la igualdad de renta y las posibilidades de la población para no descolgarse del sistema económico. Muchos economistas hacen propuestas en este sentido y más nos vale analizarlas con apertura de mente, viendo a donde están llevando las teorías ortodoxas.
    No obstante hay avances. Creo que Piketty nos ha mostrado claramente una evolución de las cosas que es insostenible. Se le ha intentado desprestigiar estúpidamente por ciertas valoraciones del capital que ha hecho, que pueden ser subjetivas pero que no cambia en absoluto la conclusión del libro. A nivel de España hay dos debates, el de la reestructuración de la deuda pública y el de un tipo de renta básica para quienes la necesiten, que creo que se están abriendo camino.

    David James,

    Unas cosas quería comentar:

    – Los tipos de interés que marcan los BC no son realmente “subjetivos” sino que responden a un mandato que tienen los gobernadores de los bancos. Si tu mandato es mantener la inflación en cierto nivel tomarás unas decisiones, pero si en cambio también te importa el desempleo u otras variables el resultado será otro. Crear una especie de algoritmo para marcar los tipos de interés sería un gran error por varias razones, la primera porque pretendes objetivas cosas que son inherentemente subjetivas. Por ejemplo puedes marcar que un nivel óptimo de desempleo es el 8% y entonces jugar con los tipos para buscarlo. Pero hay distintos tipos de empleo y una sociedad puede necesitar estímulos con un 7% o no necesitarlos con un 9%. La economía es dinámica, las variables económicas no afectan a la vida de las personas siempre de la misma manera y por eso no se puede convertir el BC en un superordenador. Adicionalmente los algoritmos crean contraalgoritmos, y si se hiciese así se buscarían maneras para especular contra la moneda en base a algoritmos matemáticos más avanzados, y eso sería catastrófico.

    – La teoría austriaca del ciclo económico es una mezcla de perogrullada y engaño. Engaño porque hablar de ciclos económicos cuando eres absolutamente incapaz de predecirlos en el tiempo ni saber qué límites numéricos los marcan es, objetivamente, una tomadura de pelo; pero por otro lado es perogrullada porque en el sentido que se suele analizar, que es buscando casos extremos, es obvio que va a funcionar.

    – Los nacionales no ganaron la guerra solo ni principalmente por la fortaleza de su moneda, lo hicieron por sus apoyos internacionales (causa fundamental) y por su estructura militar (causa secundaria)

    Saludos,

  3. David JAMES · ·

    Hola:

    “– Los tipos de interés que marcan los BC no son realmente “subjetivos” sino que responden a un mandato que tienen los gobernadores de los bancos. Si tu mandato es mantener la inflación en cierto nivel tomarás unas decisiones, pero si en cambio también te importa el desempleo u otras variables el resultado será otro. Crear una especie de algoritmo para marcar los tipos de interés sería un gran error por varias razones, la primera porque pretendes objetivas cosas que son inherentemente subjetivas. Por ejemplo puedes marcar que un nivel óptimo de desempleo es el 8% y entonces jugar con los tipos para buscarlo. Pero hay distintos tipos de empleo y una sociedad puede necesitar estímulos con un 7% o no necesitarlos con un 9%. La economía es dinámica, las variables económicas no afectan a la vida de las personas siempre de la misma manera y por eso no se puede convertir el BC en un superordenador. Adicionalmente los algoritmos crean contraalgoritmos, y si se hiciese así se buscarían maneras para especular contra la moneda en base a algoritmos matemáticos más avanzados, y eso sería catastrófico.”

    Dame el conocimiento de cómo está el mercado basado en la interrelación del BC y entonces tomaré una decisión acertada basada en pautas como dices. De esta forma se está jugando con palos de ciego.

    Vamos a ver, la bolsa de valores tiene toda una serie de gurús que dicen predecir lo que va a pasar en un plazo corto. Sin embargo, información de todos los valores están ahí y su índice cambiando en tiempo real. El problema de un BC es que las órdenes las dicta un señor pero su autoridad es la de un político o burócrata que dice al tun tun “necesitamos 250.000 millones para todas las carreteras españolas”. ¿Me explico? Ese es el tipo de decisión que toma un señor: que no sabe cómo está ese nivel del tipo. No puede atinar porque no tiene la información. Si ese político tiene información de los costes necesarios por mantenimiento basado en la realidad, la partida la ajustaría, no que de la otra manera “como hay que gastar 250.000 millones pues hay que gastarlos”. Y así es como España tiene aeropuertos con telarañas y Aves que no remontan el vuelo. He puesto un ejemplo más práctico para que se vea el efecto pernicioso de no tasar bien un tipo en un BC.

    “– La teoría austriaca del ciclo económico es una mezcla de perogrullada y engaño. Engaño porque hablar de ciclos económicos cuando eres absolutamente incapaz de predecirlos en el tiempo ni saber qué límites numéricos los marcan es, objetivamente, una tomadura de pelo; pero por otro lado es perogrullada porque en el sentido que se suele analizar, que es buscando casos extremos, es obvio que va a funcionar.”

    Solo he citado de esa teoría del ciclo económico que la cita y expone sus causas pero no sus remedios. A mí si un profesor de ingeniería me dice que existe una caldera con una potencia X pero no me explica lo que es la potencia, pero no me enseña nada (praxeología) y entonces no me vale en absoluto..

    “– Los nacionales no ganaron la guerra solo ni principalmente por la fortaleza de su moneda, lo hicieron por sus apoyos internacionales (causa fundamental) y por su estructura militar (causa secundaria)”

    No digo que sea la razón determinante pero la estructura militar sin una buena coordinación monetaria, hace que los suministros no lleguen. Los dos bandos estuvieron apoyados también.

    Saludos,

  4. David JAMES · ·

    Pedro:

    Voy a poner un ejemplo práctico para que veas qué ocurre cuando no se saben las cosas.

    Actualmente estoy realizando mejoras de ingeniería en un polideportivo. Una de mis propuestas sería instalar un intercambiador de placas para aprovechar el calor del agua que se renueva diariamente (por ley el 5 % del vaso) y que sale para disminuir la energía a suministrar por la caldera por el agua fría que entra. Para que un fabricante me oferte un presupuesto necesito 4 datos: caudales y temperaturas del circuito primario y secundario. En nuestra inspección no tuvimos acceso a estos datos y hemos contactado con la empresa mantenedora para veris los tienen, y creo que no pues no vi caudalímetros pero bueno, igual estaban por ahí escondidos. Bien, pues esa piscina donde no se puede calcular el ahorro de la medida ni presupuestar el intercambiador es actualmente un BC sin tasar los tipos de interés.

    Yo ahora, como “autoridad” (persona que firma los trabajos en ese lugar) debo tomar una decisión y considero los 4 datos que me faltan de forma arbitraria. Esos datos se los paso al fabricante (los bancos y el Estado) y me da un presupuesto. Yo, BC, realizo el cálculo del ahorro de esa propuesta. Como comprenderás, ni por asomo se parecerá a la realidad, pues parto de datos inventados.

    Y ahora dime, Pedro, qué validez tienen mis estimaciones, en este caso, afectando a la economía nacional y sí es la FED a escala planetaria.

    Un BC no basa sus tipos de interés en ningún dato real, tan solo en una arbitrariedad. para conseguir objetivos cuantitativos se debe partir de datos cuantitativos. Yo no puedo obtener un ahorro de 54.345 kWh si no sé ni las temperaturas ni los caudales de los circuitos primario y secundario. Espero que con este ejemplo hayas comprendido lo que trato de explicar.

    Saludos,

  5. Pero David, no puedes comparar un intercambiador de calor con la economía de un país. En ciencias o en ingeniería los factores son mayormente medibles o estimables y la incertidumbre también se calcula o “valora”. Pero al final todo se basa en leyes físicas, que son leyes que se cumplen siempre.
    Pero la economía no es así, en la economía existe una INCERTIDUMBRE RADICAL en todo, desde como se comportan los agentes del mercado hasta las consecuencias de los cambios de precio de cualquier materia prima importante. Por eso no hay matemáticas que nos valgan, porque todo es tan extraordinariamente dinámico que no podemos poner una maquinita a decidir el tipo de interés y el tipo de cambio.

    El BC sí se basa sus decisiones en datos reales, por supuesto que los basa ¿de donde has sacado que no? Otra cosa es que esos datos no se meten en una fórmula y sale un resultado, sino que los economistas del BC los interpretan y toman decisiones pasadas por filtro humano. Pero es que debe ser así porque la propia incertidumbre radical de la economías se debe al factor humano y a esas cosas tan poco medibles como las expectativas, el miedo, las preferencias, las ambiciones, etc, etc.
    Creo que es fundamental que entendamos que la economía no funciona como una casa. Esa frase de Thatcher ha hecho mucho año y no es cierta: Ni una economía nacional se puede llevar como una economía doméstica ni un Banco central se puede tratar como si fuese una máquina.

    Saludos,

  6. DAvid JAMES · ·

    Pedro: les estás dando la razón a los austríacos. Por supuesto que existe el factor humano. Está un señor durante 11 meses con un tipo de interés X y el día que lo cambia, resulta que sube la bolsa o baja, existe recesión o no… Una arbitrariedad que perturba y mucho la economía. Y eso es una realidad, ¿o no? De la noche a la mañana por una persona que tiene autoridad en un banco central crea un ambiente económico radical al del día anterior. Y lo peor no es eso, es que puede durar años y años esa situación, pero no por lo que decidió ese día, sino por lo que no decidió quizás años antes.

    Volveré a los ejemplos ingenieriles. Tienes una válvula para controlar el nivel de agua en un depósito. La válvula es manual, y pagas un sueldo a una persona solo para moverla todo el tiempo de actividad en caso de necesidad. De repente un día el hombre tiene ganas de ir al servicio y en 5 minutos, se le baja el nivel de agua y las bombas de vacío que impulsan el proceso quedan a un nivel tan bajo que se cae la producción. ¿Cuál sería la solución? Una válvula de control que hiciera que cuando llegue a cierto nivel bajo dé orden para subir el nivel de entrada de caudal. Todas las empresas tienen ese tipo de regulación hoy en día…

    Seguirás diciendo que esto no es comparable y yo te digo que la perturbación por los tipos de interés hace que los emprendedores realicen inversiones o no, creen empleo o no, realicen depósitos bancarios o inviertan en renta fija o en acciones, etc.

    Soy de los que piensan que todo es “matematizable” siempre y cuando que el entorno sea finito. Todas las transacciones entre el BC, los demás bancos y el Estado son “medibles”. Se trata de un estudio de economía “cerrada”. Lo que no lo es son todas las transferencias entre individuos en un país: gasto, ahorro, movimientos de compras, etc. En una economía abierta se trabaja con pronósticos o indicadores porcentuales macroeconómicos que tienen desviaciones, pero no se sabe cuánto.

    Un físico cuando realiza una medición dice: x = 1.005,28 +-0,75. Y sabe la incertidumbre de su medida. En economía no vamos a llegar tan lejos, pero el problema es que cuando nos dicen que existe un nivel de algo, nos lo proporcionan de una forma oscurantista para que nosotros veamos lo que el “político de turno” quiere que nosotros lleguemos a ver.

    Y todos los datos que nos proveen a nivel macroeconómico son indicadores con un error porcentual indefinido. Lo que sí es medible y cuantificable son las relaciones de intercambio monetario entre el BC, los bancos y el Estado. De ahí se pueden obtener conclusiones que luego una persona es la que tiene que tomar la decisión, pues dejar pensar a las máquinas por sí solas es peligroso.

    Sigo insistiendo que la economía debería girar en torno a analizar problemas de estructura y las matemáticas siempre nos tienen mucho que decir.

    Finalmente, con estadística nos pueden decir lo que quieran los gobiernos. “Ha descendido el desempleo 236.987 personas”. ¿Quién lo contó? ¿Los que participan en cursos de desempleo están parados? ¿Cuántas personas se fueron de España? Nos dicen unas cifras pero no son las verdaderas. Y el error puede traducirse en millones de desempleados. Cuando había casi 5millones de parados había algunas personas que llegaron a calcular más de 6. A un gobierno en el poder no se le puede creer cuando dice que existe cierto nivel de desempleo porque existe un interés creado en que dicha cifra siempre sea inferior a la realidad.

    A un presidente de un banco central nunca se le puede creer si está 3 años con un tipo ultrabajo que está favoreciendo el desajuste para favorecer los intereses de esa banca central privada. Un control estadístico de las interrelaciones monetarias no solo ayudaría a que esta persona tuviera cambios de tipo con más frecuencia y al valor que maximizara ahorro e inversión sino que daría transparencia al sistema, pues por si no lo has leído las decisiones de un banco central son las más opacas que pueden darse, sencillamente porque son ejercidas sobre bancos privados que sirven al Estado y a otros bancos. No sirven al empleo, ni a los ciudadanos, ni a las empresas: sirven fundamentalmente a la banca. Y la banca y las empresas no siguen el mismo patrón capitalista, y ya lo hemos visto. ¿Algún gobierno rescata empresas? ¿Y ciudadanos? Lo único que hacen los gobiernos cuando una empresa cae es quedársela, salvo empresas “too big to fail” como la GM en EEUU:

    Y respecto a Alan Greenspan. él mismo reconoció que los tipos estaban muy bajos y que se equivocó. ¿Por qué los mantuvo así? ¿Por qué no la ayuda de una “máquina” que indique el “valor” de las transacciones que hace el BC que puede ser un indicador (no digo que sea el único)?

    El capitalismo es realizar acciones encaminadas a emprender, mediante la constitución de sociedades. Un banco desfavorece el capitalismo.

    Si tú compras un artículo manufacturado pagas X unidades monetarias, por X unidades de utilidad. Si tú usas tu tarjeta de crédito compras X unidades monetarias para recibir X-algo utilidades porque parte se lo ha quedado el banco a un tipo de interés casi tan abusivo como el de Bruto en la República Romana.

    La Banca Central y todas las estructuras económicas actuales favorecen el socialismo, no el capitalismo, bien porque no están correctamente diseñadas, bien porque a los ricos les interesa ser más ricos y a los pobres o a las clases medias que se jodan. Así es de claro.

    Por eso en 2014 somos más pobres en occidente que en los años 50 y 60 del siglo pasado.

  7. Hola Pedro:

    “A mi siempre me gustó la palabra “austeridad” antes de 2010 porque creo que representaba una serie de valores positivos. Como dijo Jose Mujica hace poco ahora más vale usar la palabra “sobriedad”, porque “austeridad” ha adquirido un resultado negativo.”

    Sí, no me gusta que lo que en realidad significa “sobriedad” ahora es una “austeridad” impuesta ajena al sentido verdadero de la palabra.

    “La austeridad debería ser buena porque permitiría a la gente ser libre, sin tener que caer en la espiral consumista que nos marca el mercado. Lamentablemente en vez de una forma de liberación se ha convertido en una forma de esclavización, porque está generando un hundimiento económico que cada vez nos hace más esclavos de nuestras deudas y dependencias.”

    Es un tema interesante. “Consumismo o no consumismo”. Supongo que dado lo que hemos visto últimamente de la esclavización a la deuda, está claro que así es como les gusta controlar a la población. No, si son muy inteligentes. Ellos saben muy bien que una sociedad endeudada es esclava y no protesta porque siempre será presa de su deuda y esclava de su acreedor. Lo planificaron muy bien.

    “Hoy por hoy creo que las únicas cosas que podemos hacer son sectoriales, intentando avanzar hacia una mayor independencia de nuestra economía y también haciendo políticas que mejoren la igualdad de renta y las posibilidades de la población para no descolgarse del sistema económico. Muchos economistas hacen propuestas en este sentido y más nos vale analizarlas con apertura de mente, viendo a donde están llevando las teorías ortodoxas.”

    Ya. El problema es exáctamente ese – hay muchos economistas, pero no tendrán voz ni protagonismo porque quienes dominan el sector de propaganda económica son digamos, “la casta” y obviamente NO les interesa plantear ninguna alternativa que les pueda afectar.

    James:

    Has dicho algunas cosas que quiero contestar y luego volveré a hacerlo en el hilo. Queda pendiente.

    Saludos

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: