¿A Harvard o a la Complutense? A la Complutense, por supuesto

Seguramente el título de esta entrada ya habrá escandalizado a muchas personas. “¿Cómo? ¡Alfredo está loco, sin lugar a dudas! Loco de atar! ¿Has visto esto, mujer? ¡Aconseja elegir la Complutense antes que Harvard! Buff, ¿no te decía yo que Alfredo estaba loco?” Pues sí, lo vuelvo a repetir para que quede claro: conociendo lo que yo conozco hoy, si un padre o un joven me preguntara sobre dónde es mejor estudiar teniendo la oportunidad de elegir Harvard con beca y todos los estudios pagados o la Complutense, yo les diría que optaran por la Complutense, sin lugar a dudas.

IMPORTANTE ACLARACIÓN — Este consejo lo daría ANTES DEL PLAN BOLONIA. Estoy tratando el tema de hoy como si el Plan Bolonia no existiera. Estoy hablando del sistema universitario español ANTES de Bolonia así que contextualiza la entrada a esa época, aquella etapa en la que aún existían las “carreras”, humo de tabaco en los pasillos, el “Plan 1953” para Derecho y el sistema “de toda la vida” antes del atentado contra la democracia conocido como Proceso de Bolonia

¿Cómo es que he llegado a esta conclusión tan chocante para miles de personas? Es fácil: observando cómo la mentalidad competitiva llevada a ultranza, junto a muchos otros aspectos de todo lo demás que aquí en EEUU supone el proceso de ir a la universidad, ha destruído a los jóvenes en Estados Unidos y comparando los niveles de felicidad entre los jóvenes de los distintos países.

La pasada primavera me pasé un día entero en la oficina de admisiones de la Universidad de Harvard, para observar cómo el comité de admisiones hace su trabajo y poder comparar con el sistema español. Los alumnos que solicitaban ser admitidos tenían un número asignado por el comité, del 1 al 4, asignado después de analizar cantidades de criterios y códigos – selectividad, nota media, “ranking” en la clase, cartas de recomendación convertidas a un número, casos de “diversidad racial” e hijos de donantes millonarios. El “1” significaba “admitido” y los 3s o 4s solo podían ser admitidos bajo condiciones especiales – por ejemplo, ser un atleta con reconocimiento nacional, o ser hija de padres donantes que aportaran mucho dinero a la universidad por ser antiguos alumnos. Para mantener a los trabajadores animados, con energía, ví que también tenían mucha comida basura en grandes contenedores para los empleados analizando solicitudes de todo el país.

Dado el buen nivel de tantos alumnos interesantes desde donde elegir, había que buscar jóvenes con algo más allá, con algo “especial”. Jóvenes con cualidades personales que solo podían demostrar en cartas o ensayos especiales. Un joven que había acumulado decenas de actividades y uno de los perfiles más intensos fue rechazado por el comité, por ser demasiado “intenso”. Nunca se sabe en estas loterías de admisiones. Sí, digo lotería porque realmente funciona como una lotería. Aunque tomen en cuenta tus cualificaciones, el proceso es mucho más que eso. En España la gente diría que es como un casting.

Y es que, en EEUU existen los “super alumnos”. Me refiero con ese término que me acabo de inventar al típico estereotipo alumno ultra-competitivo, con excelentes notas, que habla idiomas, ha hecho trabajo voluntario en los rincones más exóticos del mundo, toca algún instrumento. Han podido superar todo eso, dejando a muchos adultos asombrados por sus talentos. Pareciera como si estuviéramos hablando de caballos de sangre pura circulando en un hipódromo.

Todo suena muy bien. Estos jóvenes parecen ser los ganadores de esa terrible carrera en la que han convertido la niñez en Estados Unidos. Pero la realidad es muy diferente, como he podido comprobar hablando con decenas de jóvenes universitarios y también leyendo lo que me escriben. El sistema de educación elitista fabrica jóvenes que, efectivamente son inteligentes y motivados, sí, pero también ansiosos, tímidos y perdidos. Su sentido de la curiosidad intelectual se ve mermado por un sentido retorcido de propósito. Atrapados en una burbuja de privilegio, todos como corderitos yendo hacia el mismo destino, hacen bien lo que hacen pero no saben muy bien por qué lo hacen.

Cuando hablo de educación elitista, estoy hablando particularmente de instituciones como Harvard, Stanford, Princeton, Columbia, Yale…las más famosas. También estoy hablando de todo lo que conduce a ellas: los colegios privados elitistas y también los colegios públicos en distritos de mucho dinero; la creciente industria de “tutores” y cursos de preparación, academias de entrenamiento, consultores; el proceso de admisiones en sí mismo, los programas de “Masters” de marca famosa y las oportunidades de empleo que supuestamente genera el B.A. (licenciatura o “grado” como dicen ahora imitando este estúpido sistema); y los padres en las comunidades, en general de clase media-alta, blancos, pijillos o “yupis” que empujan a sus criaturas al fauces de esta máquina. En definitiva, estoy condenando todo el sistema educativo norteamericano.

Debo decir que este tema lo vivo muy de cerca. Al igual que muchos chavales competitivos de hoy, yo también fui parte del proceso. Se tenía que elegir la institución más prestigiosa que te admita; se tenía en mente ciertos marcadores tales como éxito, ganar mucho dinero, riqueza, etc. La cuestión más importante: ¿Por qué quieres titularte, educarte, aprender algo, ni se contemplaba. He podido llegar a estas conclusiones de hoy gracias a mi edad, la experiencia y haber regresado a España después de estudiar aquí para comprobar cómo era allí el proceso de admisión. También llevo más de una década dando clases por aquí y por allá, así como trabajando en ambientes “competitivos”. Me puse a pensar mucho en esto últimamente mientras veía el estrés de los jóvenes en mis clases durante este pasado verano. Ahora quiero enseñarles cómo escapar de ese terrible sistema, qué hace a la sociedad y cómo podemos desmantelarlo.

Más me vino a la mente el tema cuando hace unas semanas, un joven español me escribió esto sobre un ex-amigo suyo que ha podido venir a EEUU para estudiar en la famosa Yale University. Me escribía a raíz de que sabía por mi biografía que conozco el sistema universitario a fondo en EEUU.

“Antes de haber empezado a estudiar en Yale, recuerdo que mi amigo se pasaba gran parte de su tiempo hablando de políticas pero de forma natural. Íbamos todos juntos al parque y era muy entretenido escucharle y opinar de distintos temas. Pero ya lleva dos años allí y he notado por sus emails cambios en él. Le veo más inseguro que antes, se preocupa de cosas absurdas que jamás pensé ver en él y esto lo noté en mi última visita a EEUU. No paraba de hablar de “networking” y sentir un estigma por no tener suficientes contactos laborales. Parece que en Yale se valora más hablar de libros que leerlos en realidad. Le noto distante y preocupado siempre de su tiempo”.

He podido dar clases a gente realmente inteligente e interesante a lo largo de los años. Chavales de familias bien que dan gusto porque dominan ciertos temas. Se aprende mucho de ellos también. Pero muy pocos realmente me han demostrado pasión por las ideas. Casi todos han seguido el programa específico competitivo que les marca su programa de estudios. Muy pocos ven la universidad como parte de un proyecto intelectual de descubrimiento y desarrollo. Todos van vestidos (hablo ahora incluso de universidades no muy prestigiosas) como si tuvieran que ser entrevistados en cualquier momento.

Detrás de la fachada tranquila, lo que encontramos son niveles tóxicos de miedo, ansiedad y depresión, de estar vacíos, sin rumbo, aislados, solos. Una encuesta reciente de jóvenes universitarios de primer curso demostraba que el nivel de felicidad o bienestar emocional para ese grupo ha caído a su nivel más bajo en toda la historia de esa encuesta/estudio (en 25 años).

Se ha llegado a extremos tales en el proceso de admisión, que los jóvenes admitidos hoy en día a esas universidades de élite nunca han fracasado en nada. La posibilidad de fracasar en algo les da pánico, se sienten desorientados. El resultado es una aversión violenta hacia el riesgo. No existe el margen para el error, así que evitamos toda posibilidad de cometer errores. Este pasado verano por ejemplo, una chica de Virginia me comentaba sobre sus estudios “me encantaría poder pensar más sobre lo que estoy estudiando pero no tengo tiempo nunca”. Cuando le pregunté si ha pensado en no sacar sobresalientes siempre, me miró como si le hubiera insultado a la madre.

Hay excepciones, por supuesto. Hay jóvenes que resisten y quieren una educación verdadera. Sin embargo, se sienten como “frikis”. Se han dado casos de jóvenes abandonando Harvard o Yale, porque prefieren convivir con el mundo, porque pudieron darse cuenta de lo terrible que son esos ambientes.

“Hombre, Alfredo, pero eso es una gran inversión”. Esa es la frase que mucha gente me pronuncia como dogma de fe al hablar de Harvard y otras grandes universidades famosas. Nadie me dice qué significa eso realmente o en qué específicamente están invirtiendo cientos de miles de dólares. ¿Ganar más dinero? ¿Poder ser mínimamente empleable? ¿Para qué sirve la universidad, pues?

La universidad debe existir para enseñarte cómo pensar. No me refiero a los talentos necesarios para el desarrollo de una disciplina particular. La universidad era hasta hace poco una oportunidad para estar “fuera del mundo”, entre la ortodoxia de tus orígenes familiares y la exigencia de tu carrera, poder contemplar las cosas desde la distancia.

Aprender a pensar es solo el principio. Tienes que crear una personalidad, tú personalidad. Parecerá una idea rara. En EEUU realmente no existe la frase “desarrollo de la personalidad” pero es un derecho humano universal. Solamente cuando sepamos comunicar entre mente y experiencia, te convertirás en un ser individual, único. Los libros, las ideas, las obras de arte y pensamiento, todo eso sirve para el desarrollo de mentes jóvenes a tu alrededor para poder buscar respuestas a los problemas del mundo, cada uno a su manera.

Las universidades elitistas dicen que sí enseñan a sus alumnos pensar. Pero en realidad lo que enseñan es análisis y retórica, elementos necesarios para tener éxito en sus empresas o profesiones. Todo se justifica en término utilitarios, tecnocráticos.

La ironía de todo esto es que las universidades religiosas, incluso las menos conocidas que solo sirven zonas regionales, a menudo cumplen este papel de desarrollar el pensamiento con mucha más eficacia que Harvard o Yale.

“Bueno, Alfredo, vale. Pero las clases en Harvard y otras universidades elitistas son rigurosas, exigentes”.

No, no necesariamente. En las ciencias, normalmente sí; en otras disciplinas, no tanto. Hay excepciones como casi todo en la vida, pero lo que yo veo en EEUU es un “pacto de no agresión” entre alumnos y profesores. Los estudiantes ahora son clientes de la institución, gente para complacer en vez de ser retada. Los catedráticos son muy bien pagados por sus publicaciones, así que intentan dedicarle el menos tiempo posible a sus clases o alumnos. De hecho, todos los incentivos salariales de los profesores va contra la enseñanza real y cuanto más prestigiosa sea una universidad, más fuerte es este prejuicio contra la enseñanza. El resultado es lo que aquí se conoce como el fenómeno del Grade Inflation (inflación de notas), notas infladas para trabajo académico de pacotilla.

Sí, es verdad aquello de “bueno pero hoy en día los jóvenes en EEUU son muchísimo más emprendedores y creativos que hace décadas”. Pero no es menos cierto que eso en nada debe cambiar nuestras opiniones sobre qué constituye una buena vida. Tal y como están las cosas ahora, una buena vida significa prestigio, riqueza y tener muchas cosas.

La idea de ser líder es lo que impregna estas instituciones. Ser un buen alumno significa pensar exclusivamente en cómo llegar a la cabecera de la empresa, ser ejecutivo, ser CEO, ser un abogado famoso que sale en la tele, quizá. En definitiva, se trata de escalar el muro resbaloso de cualquier jerarquía que te interese.

La ironía es que a todos esos alumnos se les dice que pueden ser lo que quieran en la vida, pero la práctica totalidad acaba eligiendo muy pocas cosas. Desde el 2010, más de la mitad de los titulados por Harvard acabaron trabajando en finanzas o en empresas de consultoría. Han desaparecido campos enteros: el clero (especialmente cristiano pero también judío), las fuerzas armadas, la política electoral, incluso el mundo académico en sí, como las ciencias básicas. Se considera glamoroso abandonar los estudios en estas universidades de élite si quieres ser el próximo Mark Zuckerberg, pero una locura querer ser trabajador social. Cuando Wall Street se dio cuenta que las universidades estaban escupiendo grandes cantidades de titulados inteligentísimos pero totalmente confundidos, jóvenes que tienen mucha potencia, una ética de trabajo muy fuerte y no saben qué hacer con sus vidas, metieron mano.

De momento las cosas le van muy bien. Siguen subiendo las tasas universitarias año tras año, siguen endureciendo los requisitos de admisión pero de momento la gente sigue creyendo en esas universidades.

Parece un poco ridículo insistir que las universidades como Harvard son bastiones de privilegio donde los “ricos” mandan a sus hijos para que aprendan cómo hablar, andar y pensar como élite. ¿No se sabía esto? Ya, pero nos gusta fingir que no es así. ¿Acaso no vivimos en una “meritocracia”?

Para demostrarlo, estas universidades han usado la palabra “diversidad”. Por supuesto, esa diversidad representa una revolución social. Hoy en día Princeton, que no admitió mujeres hasta 1961 (el mismo año en el que solo había un varón de raza negra matriculado), es hoy mitad mujer y mitad no-blanco. Lo mismo pasa en la Universidad de Columbia (Columbia no admitió mujeres hasta 1981). Si andas hoy por el campus, no solo hay más mujeres estudiando, si no que más de la mitad de los alumnos no son de raza blanca. La mayoría, eso sí, de los “no blancos” en Columbia son asiáticos. También hay latinos, pero estos son para mantener cuotas y no parecer tan “exclusivo” de cara al público.

Pero esta diversidad racial y sexual es simplemente una máscara para ocultar la brutal segregación ECONÓMICA. Las universidades de élite todavía viven del capital moral que se ganaron en los años 60, cuando desmantelaron los mecanismos de la aristocracia “WASP” (los antiguos blancos, anglosajones protestantes de familias antiguas en EEUU que dominaban esas universidades de élite solo para ellos).

Lo cierto es que la meritocracia nunca fue tan parcial. Véte a cualquier campus elitista en EEUU y verás que, efectivamente, los hijos de banqueros blancos están jugando en equipos con negros y latinos. Se piensan que ya ha diversidad si tú vienes de Alabama y otro alumno es de Pakistán, musulmán. Claro, nunca piensan en algo más fundamental: todos sus padres son médicos y banqueros.

Como decía, hay excpeciones a todo esto pero hablo en general. De hecho, el grupo que más ha sufrido esta política de “diversidad cultural” son los jóvenes de raza blanca procedentes de zonas rurales y pobres. De estos apenas verás en ningún campus elitista.

Dejémonos de engaños: el jueguito este de las admisiones no tiene nada que ver con las clases medias y bajas buscando tener éxito en la vida o incluso, de la clase media-alta buscando mantener el poder. Se trata de establecer la jerarquía exacta de estado dentro de la clase media-alta. En las zonas residenciales adineradas y zonas urbanas con enclaves millonarios como Nueva York, el debate ni siquiera es si fuiste a una universidad de élite o no sino a CUAL DE ELLAS. El debate entonces es Princeton contra Yale, o Harvard contra Columbia, etc. No importa que una persona inteligente pueda haber estudiado en Ohio o Florida, ser médico, vivir en Indiana y tener buen sueldo. Un resultado así sería horrible para ellos tan siquiera contemplar. Si pudieran leer el español y ver esta entrada, creo que vomitarían del malestar. ¿¿¿COMPLUTENSE POR ENCIMA DE HARVARD??? Incluso, creo que no pocos españoles pensarían que me falta algún tornillo. Pero no, hablo muy en serio.

Este sistema está exacerbando la desiguladad, retrasando la mobilidad social, manteniendo privilegios y generando un sistema de élite aislado de la sociedad que deben supuestamente dirigir. Las cifras no engañan. En 1985, el 46% de los universitarios en primer curso de las universidades más prestigiosas eran de clase media en origen. Para el 2000, el 55%. A partir del 2006, solo un 15% de ellos vienen de familias pobres o de clase media. Cuanto más prestigiosa sea una universidad, más desigual será su cuerpo estudiantil. Pero las públicas en EEUU tampoco se salvan mucho. Desde el 2004, el 40% de jóvenes estudiando en estas universidades vienen de familias con ingresos superiores a 100 mil dólares anuales, un aumento del 32% desde tan solo cinco años antes.

Esto ha creado un sistema realmente indeseable en EEUU. Las familias adineradas empiezan a cultivar esto en sus hijos desde el minuto que nacen. Clases de música, equipamento deportivo, programas de “enriquecimiento personal” que incluyen viajes a Guatemala o África. Las pruebas de admisión en teoría miden la capacidad académica de un alumno, pero en realidad miden el poder adquisitivo de sus padres. Hoy, menos de la mitad de jóvenes con buenas notas y excelentes credenciales se matriculan en la universidad si son de familias pobres.

Las universidades de élite no se interesan por ellos porque con esos padres pobres, no tendrían la base de donantes multimillonarios que tienen.

No es casualidad, pues, que la desigualdad económica está a los niveles más altos en EEUU desde la Depresión de los años 30 o que la mobilidad social es inferior en EEUU en comparación con casi todos los demás países desarrollados. Hoy, es más probable, sí, atención por favor: Hoy, un joven que haya estudiado en la Complutense, de origen pobre, tiene más probabilidad de ser “rico” en algún futuro que un joven de origen pobre estudiando en HARVARD.

Algunos jóvenes me preguntan, después de escucharme en estos temas, “¿qué puedo hacer para evitar convertirme en otro zombi sin idea de nada del mundo real?” Pues, no tengo una respuesta universal para todos porque cada personas es distinta, pero sí puedo animar ciertas actitudes. La mejor que se me ocurriría, si un español me preguntara elegir entre Harvard o la Complutense es que estudie en la Complutense. No se puede entender los problemas de las personas sin asociarte con ellos. Y esta interacción debe ser EN IGUALDAD, no en un contexto de servicios y tampoco “hacer el esfuerzo” como me comentó una chica de mucho dinero hace poco, con toda la seriedad del mundo: “Alfredo yo a veces invito a las señoras que trabajan en la limpieza a un café”. ¡Qué amable!

Debes quitarte de la mente eso que te han dicho sobre tu inteligencia. Realmente no eres mejor que nadie ni más inteligente solo por ir a Harvard. Hay verdaderos imbéciles que han estudiado en Harvard y gente muy preparada, inteligente, que ha estudiado en la Complutense. El nivel de inteligencia es algo con lo que se nace, no es una caracteristica que se pueda forjar en una universidad de marca. También hay mucha gente inteligente en Harvard que, sin embargo, no es lista como muchos alumnos de la Complutense sí pueden ser.

Ya, ya sé que el nombre sí importa. Ya sé que Harvard tiene el prestigioso nombre. Pero el prestigio es relativo y se lo das tú. Yo no se lo doy. Si más gente desarrollara esta actitud, se hundirían todas esas universidades que viven del juego, en detrimento de los que menos tienen.

Ya, ya sé que el cuerpo estudiantil puede que sea muchísimo más interesante e internacional en Columbia. “La universidad española es mediocre”, me dirás. Puede que así sea según tus valores personales, pero para mí la verdadera mediocridad es no poder realmente pensar en ideas, en tener que estar pensando constantemente en qué empresa prestigiosa trabajar, en ser “broker” o CEO, en ganar mucho dinero o estar siempre en competencia. Si lo que buscas es APRENDER con mayúsculas, pues no creo que Harvard sea la respuesta. Personalmente, he aprendido cosas mucho más interesantes en mi vida hablando con drogadictos en un bar antes que con jóvenes de Princeton.

Los jóvenes que estudian en centros mucho menos prestigiosos suelen ser más curiosos, más interesantes, más abiertos, mucho menos amargados.

No ser un gilipollas privilegiado es un objetivo admirable. Es algo que he decidido para mi vida desde hace tiempo. No me interesa ni la mitad de las cosas que le interesa a gente de mi “clase social”, cada vez menos. Cada vez me intereso más por la gente en su totalidad, por los problemas de los demás y cómo generar un sistema mejor. Ha llegado el momento de reformar todo el sistema educativo de nuevo, salir hacia una sociedad totalmente distinta que esta imperante.

Antes, yo era de los que pensaba que necesitábamos crear un mundo en el cual todo niño tuviera la igualdad de oportunidades para alcanzar Harvard. En realidad, lo que necesitamos es un mundo en el que NO SEA necesario estudiar en la “Liga Ivy o en otras instituciones privadas para poder tener una buena educación de calidad.

Por eso el sistema español era (ahora se lo están cargando) mejor para este consejo: una educación superior pública universal, financiada con impuestos, para el beneficio de todos. Ese fue precisamente el compromiso que habia con la educación pública después de la IIª Guerra Mundial. Era realmente el “sueño americano” – trabaja y estudia más, llegarás lejos. Hoy, eso es una mentira. Ya va siendo hora de recuperar todo lo que hemos perdido como sociedad en estos terribles años de crisis.Hemos probado la aristocracia. Hemos probado la meritocracia. Hemos probado la diversidad. Hemos probado el Proceso Bolonia en España. Ya va siendo hora de probar la democracia y la defensa de nuestros derechos.

Anuncios

18 comentarios

  1. Hola Alfredo,

    Empiezo por el final. Dices: “o era de los que pensaba que necesitábamos crear un mundo en el cual todo niño tuviera la igualdad de oportunidades para alcanzar Harvard”
    ¿Recuerdas que hace muchos años que criticaba unaa frase del presidente socialista chileno Ricardo Lagos? Esta: “Socialismo en el siglo XXI es que todo el mundo pueda llegar a ser Bill Gates”.
    Siempre critiqué esa frase por inculcar una cultura falsa: No, socialismo no es que todo el mundo pueda llegar a ser Bill Gates, socialismo es que los que no puedan llegar a ser Bill Gates puedan tener una vida decente. No basta la igualdad de oportunidades, es necesario que quien no alcance la cima no sea considerado una escoria.
    Llamémoslo socialismo, liberalismo o como queramos, lo importante es la idea.

    Has hablado mucho de la ansiedad, la necesidad de éxito, el miedo al fracaso, el no pensar…Fíjate, yo veo características asombrosamente similares en la España de hoy y entre la juventud de nuestra generación (sobre la treintena). Es una cuestión cultural, es una cultura que nos han inculcado desde pequeños y que todos hemos absorbido en parte, yo el primero.
    No hay más que ver como una persona que se queda en paro se considera a sí mismo un fracasado, o como la inmensa mayoría de los estudiantes eligen las carreras pensando exclusivamente en el futuro laboral. Yo veo también actualmente una ansiedad terrible por poder perder el trabajo, la gente traga con todo porque vive aterrorizada.
    Esta cultura nos ha convertido en máquinas. Somos piezas de una cadena de producción y nos educan para ello. El éxito profesional (que define el sistema) es lo único importante, todo lo demás en la vida es secundario. A veces me he llegado a preguntar ¿cómo es posible que en un sistema económico como el actual, que semi-colapsó en 2008 y que está generando una crisis monstruosa que dura y va a durar mucho, no haya salido una propuesta clara de cambio de modelo a nivel internacional? Hay economistas críticos, heterodoxos, pero normalmente se concentran en áreas concretas de la ciencia económica, pero una gran síntesis no se ha hecho ¿por qué? ¿Quizá porque no nos han enseñado a poner en duda las cosas? ¿Porque no nos han educado en buscar el progreso y la mejora, sino la adaptatividad al sistema?

    Cuento una anécdota que viene al caso. En 2008 trabajé en una consultora de I+D y medioambiente. Tuve un compañero que era mayor, 60 años entonces, que había sido director de I+D de la empresa IBM en Valencia, un hombre muy preparado. Su mujer era americana y por tanto toda su familia también.
    El me contaba ya en 2008 que algunos de los sobrinos de su mujer se negaban a ir a las grandes universidades americanas porque eso suponía un endeudamiento enorme y que cada vez más gente estaba yendo a las “universidades laborales” (no recuerdo exactamente si este era el término que utilizó, yo lo equiparé a las “públicas” del estilo CUNY). Él ya me contaba las mismas cosas que has contado tú años después sobre la deuda universitaria.

    Respecto a la “inflación” de notas esto es un fenómeno que se ve en la escuela y universidad privada española también. Mira, la gestión privada tiene cosas buenas respecto a la pública pero hay muchos ámbitos en que las mismas características se pueden convertir en perversas. En sanidad, por ejemplo, el riesgo de abaratar tratamientos y evitarlos para ganar más (si cobras un fijo por paciente, como se hace en las concesiones públicas) es evidente y, por otro lado, el riesgo de que se hagan miles de pruebas estúpidas para cobrar a los seguros privados también (con el correspondiente incremento de costes para el asegurado en la renovación y, en general, llevando a que el gasto sanitario sea globalmente brutal).
    El educación para algo parecido. Una universidad o escuela privada necesita alumnos y en muchas ocasiones lo prioritario para el alumno o sus familias es aprobar o sacar buenas notas. Si tu lucro privado depende de satisfacer al cliente y el cliente lo que quiere es una nota alta o un aprobado, pues el riesgo de inflar las notas es evidente. En España también pasa (y no se si en EEUU) que una parte del variable del profesor de universidad privada depende de las valoraciones de los alumnos, así que el profesor acaba dando todo tipo de facilidades a los alumnos, poniendo en cuestión la seriedad o el nivel de la asignatura.

    Y finalmente sí, el sueño americano quizá es mentira, pero el “sueño español” lo es seguro. Porque a nosotros también se nos contó que si teniamos estudios tendríamos buenos trabajos, que si trabajábamos bien tendríamos buenos puestos de trabajo, ascenderiamos, etc. Pero la realidad es que la gente tiene estudios y no encuentra empleo, si lo encuentra es de una calidad pésima y por muy bien que trabajen al final lo único que parece importar a la empresa es contener los costes laborales o usar la situación laboral para apretar las tuercas.
    Vivimos en un mundo que no es el que nos contaron, la democracia no es como nos contaron y precisamente por todo esto aparecen partidos que proponen cambios radicales a nivel sistémico, económico o incluso nacional.

    Saludos,

  2. Hola Pedro:

    “¿Recuerdas que hace muchos años que criticaba unaa frase del presidente socialista chileno Ricardo Lagos? Esta: “Socialismo en el siglo XXI es que todo el mundo pueda llegar a ser Bill Gates”. Siempre critiqué esa frase por inculcar una cultura falsa: No, socialismo no es que todo el mundo pueda llegar a ser Bill Gates, socialismo es que los que no puedan llegar a ser Bill Gates puedan tener una vida decente. No basta la igualdad de oportunidades, es necesario que quien no alcance la cima no sea considerado una escoria. Llamémoslo socialismo, liberalismo o como queramos, lo importante es la idea.”

    Sí, me acuerdo muy bien. Sí, es cierto que lo importante es la idea (aunque la etiqueta también es importante en lo que a marketing político se refiere).

    “Fíjate, yo veo características asombrosamente similares en la España de hoy y entre la juventud de nuestra generación (sobre la treintena). Es una cuestión cultural, es una cultura que nos han inculcado desde pequeños y que todos hemos absorbido en parte, yo el primero.”

    Sí, yo también había aprendido de esa manera hasta que me ido dando cuenta de los errores y me he ido desprendiendo de los dogmas. Es algo que cuesta bastante, ha sido un proceso bastante transformador en mi vida, bueno, al menos así lo veo yo pero también me siento agradecido que he podido dar ese paso.

    “No hay más que ver como una persona que se queda en paro se considera a sí mismo un fracasado, o como la inmensa mayoría de los estudiantes eligen las carreras pensando exclusivamente en el futuro laboral. Yo veo también actualmente una ansiedad terrible por poder perder el trabajo, la gente traga con todo porque vive aterrorizada.”

    Sí, es terrible. Muchísima gente en paro se considera fracasada y se torturan mentalmente. Llegan a odiarse a sí mismos o pensar que realmente no son inteligentes o que es su culpa de alguna manera estar en paro. En todo caso, estar en el paro es destructivo psicológicamente seguro, pero no es por su culpa. Con respecto a lo de que viven aterrorizados, doy fe de ello porque también aquí. Mucha gente joven tiene, en teoría, dos semanas de vacaciones al año si tienen un empleo mínimamente decente, pero un buen porcentaje acaba por no tomarse todo el tiempo por miedo a que esté mal visto por la empresa. O sea, te dan vacaciones sobre el papel, pero realmente existe un temor a tomarlas y a ejercer otros derechos laborales.

    “¿Quizá porque no nos han enseñado a poner en duda las cosas? ¿Porque no nos han educado en buscar el progreso y la mejora, sino la adaptatividad al sistema?”

    Porque nos han dicho que no existe ninguna otra alternativa y que de haberlas, serían catastróficas. Eso y en efecto, como durante muchas décadas ha estado funcionando más o menos el sitema, la gente lo ha llegado a asimilar y tienen miedo a lo desconocido.

    “El me contaba ya en 2008 que algunos de los sobrinos de su mujer se negaban a ir a las grandes universidades americanas porque eso suponía un endeudamiento enorme y que cada vez más gente estaba yendo a las “universidades laborales” (no recuerdo exactamente si este era el término que utilizó, yo lo equiparé a las “públicas” del estilo CUNY). Él ya me contaba las mismas cosas que has contado tú años después sobre la deuda universitaria.”

    Sí…se veía venir (y aún así siguen subiendo tasas como locos). En EEUU, prácticamente ya la totalidad de los “blancos de clase media” están optando o no ir a las universidades grandes o ni siquiera estudiar. Total, ¿para qué endeudarse si no hay garantía de trabajo? Las universidades laborales…ah, sí, creo que se refiere a los “Community Colleges” supongo o a unis como la CUNY.

    “En sanidad, por ejemplo, el riesgo de abaratar tratamientos y evitarlos para ganar más (si cobras un fijo por paciente, como se hace en las concesiones públicas) es evidente y, por otro lado, el riesgo de que se hagan miles de pruebas estúpidas para cobrar a los seguros privados también (con el correspondiente incremento de costes para el asegurado en la renovación y, en general, llevando a que el gasto sanitario sea globalmente brutal).”

    TOTALMENTE CIERTO. Es EXÁCTAMENTE lo que hacen en EEUU. Pruebas y pruebas para seguir cobrando del seguro médico privado. Yo hace tiempo que no voy a un solo médico…no por dogma pero creo que mucha gente va por ir, además, sin realmente necesitarlo.

    “Si tu lucro privado depende de satisfacer al cliente y el cliente lo que quiere es una nota alta o un aprobado, pues el riesgo de inflar las notas es evidente. En España también pasa (y no se si en EEUU) que una parte del variable del profesor de universidad privada depende de las valoraciones de los alumnos, así que el profesor acaba dando todo tipo de facilidades a los alumnos, poniendo en cuestión la seriedad o el nivel de la asignatura.”

    Sí, aquí pasa exáctamente así. Por desgracia. Eso no pasaba jamás en la pública española, que yo sepa. Aquí tampoco lo hacían en la privada, pero sí viene siendo así en los últimos años, cuando han convertido todo en marketing y los alumnos ya son tratados como clientes. La educación es otra mercancía más, cada vez empobrecida y de más baja calidad.

    Sobre el sueño español: Pero debe servir de consuelo que POR LO MENOS no acabas endeudado en cientos de miles de dólares, dinero que además le debes al GOBIERNO FEDERAL. Y si no lo pagas, te destruyen el crédito, te siguen subiendo los tipos de interés, no puedes trabajar porque en muchos sitios revisan tu crédito en EEUU y, además, si le debes deuda estudiantil al gobierno, te lo pueden quitar siempre, incluido de tu pensión si llegas a ser mayor. No te lo perdonarán nunca.

    Completamente de acuerdo en lo demás.

    Saludos

  3. En el genial libro “Thinking fast and slow” de D. Kahneman, se dice que más del 50% de los alumnus de Harvard, MIT o Princeton fallaron al responder al siguiente ejercicio:

    “Un bate y una bola cuestan 1.10 $. El bate cuesta 1 dolar más que la bola. ¿Cuál el precio de la bola?”. Gente extremadamente inteligente ( como usted dice en su artículo, con gran IQ ) respondiendo usando su intuición y dando una respuesta bien parecida, pero errónea. 10 centavos. Por supuesto, una persona con menos IQ pero con una gran potencia de raciocinio se daría cuenta rapidamente que si la bola cuesta 10c, y el bote 1 dolar más, el resultado es 1.20 y no 1.10.

    Este pequeño ejemplo muestra a las claras, que tipo de educación reciben los estudiantes de los sitios más prestigiosos. El pensamiento racional, la filosofía ( el amor al saber, como usted menciona ) ha dejado de ser la norma en la educación de las instituciones occidentales. Hemos pasado al modelo del examen chinesco, donde la gente oposita al funcionariado ( en nuestros tiempos los funcionarios del estado van a las grandes empresas, que mal nos pese, son las que dirigen desde la sombra todos los asuntos del estado ). La falta de ese pensamiento critico es lo que provoca la falta de creatividad clara a la que asistimos.

    Nuestros estudiantes se preparan para sacar buenas notas en los examenes, para hacer la entrevista de trabajo perfecta, para ser obedientes en su entorno laboral y para no ser responsables de nada y consumidores de todo, para ser “trendy”, para tener más llena la casa y más vacia la cabeza.

  4. ¡¡Exacto, Javier!! Y eso es lo que, como liberales que aquí somos, debemos combatir. Rechazo eso de prepararse para hacer entrevistas perfectas, todo en aras de ser un trabajador obediente, dócil, que no cuestione nada. En efecto, lo que usted comenta del efecto chinesco.

    Sí, por supuesto – me pesa bastante y combato que las grandes empresas dirijan los asuntos del estado.

    Por eso me opongo a todo esto de Bolonia y a la mercantilización del alumnado. Obviamente, también me opongo a la creciente desigualdad brutal.

    Saludos

  5. Alexander · ·

    Hola Alfredo.

    ” Se tenía que elegir la institución más prestigiosa que te admita; se tenía en mente ciertos marcadores tales como éxito, ganar mucho dinero, riqueza, etc. La cuestión más importante: ¿Por qué quieres titularte, educarte, aprender algo, ni se contemplaba.”

    Parece ser que eso es tambien una tendencia en las carreras de ciencias, al menos en las matematicas. En su libro Real Analysis for undergraduate, Matthew A. Pons dice:

    ‘An introductory text should be written for students. There are a great many
    analysis texts available on the market. Some classical texts are too difficult for
    today’s audience (which has changed drastically in the last few decades) and
    many of the newer expositions are too watered down.’

    Es comun hoy que un alumno promedio del ultimo anio de matematicas no pueda entender un libro que hace 40 anios era escrito para un alumno de segundo anio. Lei una especie de estudio que atribuia esto a la imagen que se tenia del matematico en el pasado: una persoa brillante, pero que nunca podria podria ser considerado exitoso desde el punto de vista economico. Esto cambio cuando Wall Street empezo a demandar matematicos (los famosos ‘quants’) y se empezo a desarrollar el campo de las matematicas aplicadas. Como curiosidad, el departamento de matematicas aplicadas de la universidad John Hopkins esta en el area de ingenieria, no en el area de ciencias basicas. Muchos matematicos lamentan que en las ultimas decadas, solo las matematicas aplicadas (finanzas cuantitativas, optimizacion, simulacion, etc) hayan experimentado desarrollo, mientras que la ‘matematica pura’ se ha estancado. Suongo que esto es debido a que hoy se juzga a alguien no por lo que pueda pensar y crear, sino por cuanto dinero puede hacer.

    Hay muchisimas cosas mas que podria escribir, pero prefiero ir al punto principal: Me parece que desde el comienzo del siglo XX las ciencias y la filosofia ha venido decayendo; no tanto porque la gente es mas tonta, sino porque hoy el campo del saber es tan amplio, que esperar a que nazca un nuevo Leibniz (quien conocia casi todo el saber de su epoca) es practicamente imposible. Esto resulta en personas que solo pueden dedicarse a una rama de una rama de una rama… del saber. Si a esto aniades que hoy las personas suenan con ser CEO, el resultado no es precisamente alentador: tenemos filosofos que no pueden realizar operaciones matematicas basicas (al menos, al nivel de las ingenierias mas faciles), mientras que en el otro extremo tenemos gente muy brillante trabajando en campos irrelevantes filosoficamente como las matematicas financieras, realizando tareas como automatas.

    Tu que piensas?

    Saludos.

  6. Alexander:

    “Suongo que esto es debido a que hoy se juzga a alguien no por lo que pueda pensar y crear, sino por cuanto dinero puede hacer.”

    Sí, absolutamente. Es así. Uno de los grandes rasgos del sistema universitario español en teoría era que las ideas contaban más que la posibilidad de generar ganancias económicas/monetarias.

    “Esto resulta en personas que solo pueden dedicarse a una rama de una rama de una rama… del saber. Si a esto aniades que hoy las personas suenan con ser CEO, el resultado no es precisamente alentador: tenemos filosofos que no pueden realizar operaciones matematicas basicas (al menos, al nivel de las ingenierias mas faciles), mientras que en el otro extremo tenemos gente muy brillante trabajando en campos irrelevantes filosoficamente como las matematicas financieras, realizando tareas como automatas.”

    El problema es esto que comentas de las actitudes. Para mí, es un problema de actitudes. “Soñar con ser CEO”, el constante afán por querer distinguirse de los demás en aras de ser “superior” (Algo siempre subjetivo). ¿Soluciones? Pues vamos a tener que volver a intentar “democratizar” la educación superior, frenar la siempre creciente “empresarialización” de la misma y poner fin a esa anarquía universitaria existente en la cual los estudiantes compran, literalmente, la marca, pagan por el nombre y no por aprender necesariamente ni aprender a relacionarse debidamente.

    Saludos

  7. Nicolas Harker · ·

    Hola Alfredo en realidad creo que no es el caso de todos los estudiantes, creo que estas universidades cumplen un buen papel en el desarrollo de una sociedad como todas las demás, pero por otro lado es bueno que existan y se desarrolle una competitividad en el mejor sentido de la palabra, he tenido la oportunidad de conocer gente de Cornell, Princeton y en verdad hay personas con sentido social y sencillez extraordinarias, creo que no debemos polarizar todos los casos porque gente desagradable la hay en todos lados.

    Saludos

  8. Rayman · ·

    Buenas,

    Como estudiante me gustaría decir que el sistema universitario español es con diferencia uno de los peores de Europa y del mundo occidental. Quizá todavía se le pueda dar cancha a ese discurso de la “Universidad al alcance de todos” pero no creo que ello justifique la mediocridad del sistema educativo en todos sus niveles (Infantil, primaria, ESO, Bachillerato y universidad).

    Veréis, yo estudio en Francia, Ciencias Políticas, en los IEP (Institut d´Études Politiques) que son las escuelas de política por excelencia, De allí sale toda la administración francesa y los políticos profesionales, el que no pase por allí que se vaya olvidando de la política a nivel público.
    Pues bien, el sistema francés consiste en “Disertaciones”, ensayos sobre cualquier tema que deben elaborarse en 4h en base a una profunda reflexión y análisis del tema así como la exposición de los conocimientos que un alumno tenga. Eso complementado con exámenes orales y presentaciones trabajadas constituye la nota final del alumnado.

    ¿Y qué hacemos en España?
    Lo primero no pasan lista. El profesor se limita a dar su discurso en clase, que podría ser una mezquindad, y no se abre debate jamás. Lo que el profesor de turno dice va a misa, tanto si es correcto como una falacia en toda regla. El día del examen no hay que reflexionar nada, apenas te dan 3h y lo único que tienes que hacer es reproducir lo más fielmente posible los apuntes cogidos en clase. El departamento de la asignatura no ofrece actividades a sus alumnos ni se preocupa por ellos, lo único que les preocupa como buenos funcionarios es seguir cobrando su sueldo.

    Otra de las cosas que no comparto es el discurso de la “Mercantilización de la universidad” ¿Qué hay de malo en ello? ¿Acaso queremos estar 5 años en una institución que no sirva para nada más que para culturizarse internamente? La universidad debe ser un vínculo con el mercado laboral para que nuestra educación sirva de algo y las carreras universitarias preparar para trabajar mañana. Al fin y al cabo son instituciones públicas, el que quiera culturizarse para su propio gusto que asista a Fundaciones o escuelas privadas, yo pago con mis impuestos una educación de utilidad no un nido de profesores gafapasta que te vienen a dar la chapa con lo malo que es el capitalismo mientras te reparten las fotocopias que ya hicieron hace 5 años y que ni se han molestado en cambiar.

  9. Muy buenas Rayman — gracias por tu comentario.

    ” Quizá todavía se le pueda dar cancha a ese discurso de la “Universidad al alcance de todos” pero no creo que ello justifique la mediocridad del sistema educativo en todos sus niveles (Infantil, primaria, ESO, Bachillerato y universidad).”

    Primero, no creo que sea nada despreciable tener una universidad al alcance de todos. ¿Preferirían algunos el sistema de otros países, donde solo los ricos o niños de papá pueden estudiar? Con respecto a la “mediocridad”, no entiendo muy bien qué es eso en este contexto. Es una palabra muy abusada. ¿La universidad solo debe ser para genios?

    “¿Y qué hacemos en España?

    Lo primero no pasan lista. El profesor se limita a dar su discurso en clase, que podría ser una mezquindad, y no se abre debate jamás. Lo que el profesor de turno dice va a misa, tanto si es correcto como una falacia en toda regla. El día del examen no hay que reflexionar nada, apenas te dan 3h y lo único que tienes que hacer es reproducir lo más fielmente posible los apuntes cogidos en clase. El departamento de la asignatura no ofrece actividades a sus alumnos ni se preocupa por ellos, lo único que les preocupa como buenos funcionarios es seguir cobrando su sueldo.”

    Pues este fue el sistema durante décadas en Occidente y no creo que nos haya ido tan mal la verdad…

    ¿Debate? Para eso están los clubs de debate universitario. Es verdad lo de “seguir cobrando su sueldo”, pero bueno eso no es por culpa del “sistema universitario” sino por falta de Derecho Administrativo más desarrollado.

    Yo tampoco paso listas en mis clases y no doy deberes. Me NIEGO absolutamente a implantar el Plan Bolonia, que es una basura de plan en toda regla y no tengo por qué aplicar algo que no está en mi contrato. Ni siquiera en Bolonia aplican el Plan Bolonia…así que imagínate…

    “¿Acaso queremos estar 5 años en una institución que no sirva para nada más que para culturizarse internamente? La universidad debe ser un vínculo con el mercado laboral para que nuestra educación sirva de algo y las carreras universitarias preparar para trabajar mañana. Al fin y al cabo son instituciones públicas, el que quiera culturizarse para su propio gusto que asista a Fundaciones o escuelas privadas, yo pago con mis impuestos una educación de utilidad no un nido de profesores gafapasta que te vienen a dar la chapa con lo malo que es el capitalismo mientras te reparten las fotocopias que ya hicieron hace 5 años y que ni se han molestado en cambiar.”

    A ver estás mezclando muchas cosas aquí. Primero, una cosa es la intelectualidad (y de hecho estoy de acuerdo en que no debe ser así…es decir, es cierto que hay mucho gafapasta que se pasa la vida filosofando y leyendo libros que son infumables) otra cosa es el utilitarismo a ultranza y también otra cosa es que un profesor repita los apuntes cada año…esa “mediocridad” no es algo exclusivo de lo público, pues mediocridad de ese tipo la hay en todas partes, incluído HARVARD, por cierto.

    Lo que sí me resulta desagradable de esta parte del comentario es como se pretende vender la universidad a intereses empresariales. Una cosa es la utilidad y el profesionalismo, otra es venderse a empresas que tienen intereses particularísimos y quieren empleados calladitos y muy obedientes. ¿De verdad es esa la “educación” que quieres?

  10. Rayman · ·

    Bueno lo primero es que yo no creo que la universidad deba ser para todos, entre otras cosas porque no es una educación obligatoria, es voluntaria. No me entiendas mal, con esto no quiero decir que aquellos con menos recursos económicos no tengan derecho a ir, el límite no está en el dinero sino en la actitud y las notas. Yo no pago impuestos en Madrid para que los pueblerinos de Guadalajara vengan a la universidad a hacer huelgas y a pasar un buen rato en la cafetería, es un sitio de estudio y formación y el que no quiera hacer eso que pague la matrícula en su totalidad. La verdad no sé qué es un genio, yo lo que haría es una selectividad propuesta por cada facultad, para acceder a mi carrera de humanidades no tengo por qué hacer la selectividad de matemáticas que no hará sino bajarme considerablemente la nota.

    No me parece mal que no se pase lista pero en ese caso que el profesor cuelgue sus apuntes en el moodle y así que no vaya nadie a sus clases. Lo que no puede hacer es ignorar la puntuación extra que te la asistencia y obligar a los alumnos a ir a sus clases bajo pena de no tener apuntes que estudiar. O blanco o negro, pero que no nos toreen.
    Aquí creo que se puede resaltar la importancia de la educación y las carreras on-line a través de las cuales me formo muchísimo mejor que en el típico seminario de derecho en el cual podríamos sustituir al profesor por un robot sin que nadie se diese cuenta. Esta es otra de las cosas por las que detesto el sistema universitario español franquista, porque es incapaz de dar paso a las nuevas tecnologías y renovar a su profesorado (tienen contrato permanente). Aquí te dejo un enlace sobre el tema http://nadaesgratis.es/cabrales/cuanto-nos-queda-a-los-profesores-de-universidad-para-ir-a-la-cola-del-paro

    El Plan Bolonia a mí me parece perfecto, loable. Parecerá una idea moderna pero en el fondo es volver al sistema universitario de la Edad Media, mucho más avanzado que el putrefacto de los siglos XIX-XX. Las becas Erasmus ya existían en la Edad Media, cualquier estudiante podía irse a estudiar a cualquier universidad europea y en un mismo idioma, el latín. Otra de las ideas del Plan Bolonia que es la convalidación de carreras en las universidades europeas también existía antaño puesto que era el Papa el que concedía y firmaba los títulos universitarios válidos en toda la cristiandad (y no la universidad de turno con sus procederes administrativos que sólo vale para la provincia en la que se reside). Y si no intenta que te convaliden cualquier carrera de la Complutense en EEUU, a ver qué te dicen.

    También me gustaría hacer una declaración muy positiva hacia la educación privada (la no controlada por el Estado), que es en su origen una idea liberal que debe mantenerse hoy día. Sin ir más lejos en la propia historia de España que tanto nos apasiona a ti y a mi, la ILE (Institución Libre de Enseñanza).

    “En 1876, Laureano Figuerola, primer presidente de la Institución, inauguró la Asociación de la Institución Libre de Enseñanza y junto con un grupo de catedráticos (Francisco Giner de los Ríos, Gumersindo de Azcárate, Teodoro Sainz Rueda y Nicolás Salmerón, entre otros) separados de la Universidad Central de Madrid por defender la libertad de cátedra y negarse a ajustar sus enseñanzas a cualquier dogma oficial en materia religiosa, política o moral, tuvieron que proseguir su labor educativa al margen del Estado creando un establecimiento educativo privado laico (ILE), que empezó en primer lugar por la enseñanza universitaria y después se extendió a la educación primaria y secundaria.
    Apoyaron y secundaron el proyecto intelectuales de la talla de: Joaquín Costa, Leopoldo Alas (Clarín), José Ortega y Gasset, Gregorio Marañón, Ramón Menéndez Pidal, Antonio Machado, Joaquín Sorolla, Augusto González de Linares, Santiago Ramón y Cajal o Federico Rubio, entre otras personalidades comprometidas en la renovación educativa, cultural y social.”

    “La Institución Libre de Enseñanza fue fundada en 1876 por un grupo de catedráticos (entre los que se encontraban Francisco Giner de los Ríos, Gumersindo de Azcárate y Nicolás Salmerón), separados de la Universidad por defender la libertad de cátedra y negarse a ajustar sus enseñanzas a los dogmas oficiales en materia religiosa, política o moral.
    Ello los obligó a proseguir su tarea educadora al margen de los centros universitarios del Estado, mediante la creación de un establecimiento educativo privado, cuyas primeras experiencias se orientaron hacia la enseñanza universitaria y, después, a la educación primaria y secundaria.
    En el proyecto participaron Joaquín Costa, Augusto González de Linares, Hermenegildo Giner, Federico Rubio y otras personalidades comprometidas en la renovación educativa, cultural y social.”

    (Textos extraídos de Wikipedia y la Fundación Francisco Giner de los Ríos)

    Tú mismo Alfredo defiendes la separación del Estado de la sociedad civil, espero que la propia historia de nuestro país te haga ver que fue la escuela privada y la iniciativa de unos pocos lo que consiguió ese objetivo.

  11. Rayman:

    “Bueno lo primero es que yo no creo que la universidad deba ser para todos, entre otras cosas porque no es una educación obligatoria, es voluntaria. No me entiendas mal, con esto no quiero decir que aquellos con menos recursos económicos no tengan derecho a ir, el límite no está en el dinero sino en la actitud y las notas. Yo no pago impuestos en Madrid para que los pueblerinos de Guadalajara vengan a la universidad a hacer huelgas y a pasar un buen rato en la cafetería, es un sitio de estudio y formación y el que no quiera hacer eso que pague la matrícula en su totalidad.”

    Vamos a ver, en Madrid (esto lo sabes bien) siempre hemos “pagado impuestos” para los pueblerinos y efectivamente, yo mismo soy el primero que dice que el rendimiento de algunas comunidades autónomas es más bajo que otras. Pero a pesar de ello, no juguemos este juego sucio de condenar a colectivos por hacer huelgas y “pasar un buen rato en la cafetería”. ¿O es que quieres que la universidad sea un cementerio triste? Para eso ya existe el mundo empresarial, que es un campo de muerte, es decir, una verdadera TUMBA para las almas libres.

    Yo puedo proclamar hoy con mucha satisfacción que en el orden de las ideas, en el orden de las posturas políticas y las actitudes, los estudiantes universitarios en España deben ocupar, sin duda, una posición de vanguardia en un proceso de cambio urgente y democratización que necesita este país.

    Claro que hay choques porque todas las ideas nuevas producen choques en la historia. Las nuevas ideas no siempre resultan fáciles de comprender. Y así, cuando afirmo que la universidad debe universalizarse y que cuando se universalice realmente desaparecerá como tal “universidad”, todo eso que no es ningún juego de palabras ni nada de eso, expresa una idea, porque muchas personas como usted no pueden entender que una universidad se universalice, o que todo el pueblo llegue al nivel de lo que conocemos como “educación universitaria”.

    Lo siento mucho pero eso es consecuencia de que todavía tienes el esquema antiguo, de que el conocimiento era patrimonio de una minoría de privilegiados. No te imaginas qué gran número de vicios y de hábitos indeseables para la democracia resulta cuando el conocimiento es el patrimonio de las minorías adineradas.

    ¿Las notas? Bueno el sistema de notas no tiene nada que ver con la universalización de la universidad.

    “La verdad no sé qué es un genio, yo lo que haría es una selectividad propuesta por cada facultad, para acceder a mi carrera de humanidades no tengo por qué hacer la selectividad de matemáticas que no hará sino bajarme considerablemente la nota.”

    Ya, esto sí lo he considerado como algo interesante. Es una injusticia, quizá, que por el hecho de tomar exámenes que nada tienen que ver con tus estudios, te baje la nota. Totalmente de acuerdo con eso.

    Bajo el sistema que yo defiendo, el acceso a la universidad sería libre, eso sí diseñado de esta manera:

    En los exámenes de acceso: Historia para todos los aspirantes y Matemática para las Ingenierías y Ciencias Básicas, castellano para Humanidades y Biología para Medicina, Estomatología, Medicina Veterinaria, carreras Biológicas y Cultura Física.

    “No me parece mal que no se pase lista pero en ese caso que el profesor cuelgue sus apuntes en el moodle y así que no vaya nadie a sus clases. Lo que no puede hacer es ignorar la puntuación extra que te la asistencia y obligar a los alumnos a ir a sus clases bajo pena de no tener apuntes que estudiar. O blanco o negro, pero que no nos toreen.”

    Muy bien, pero que entonces el ministro del PP TAMPOCO NOS TOREE A NOSOTROS los profesores. YO ME NIEGO ABSOLUTAMENTE a aplicar BOLONIA porque además NO ESTÁ en mi contrato. Yo no cuelgo mis apuntes porque tengo derecho de autor. Si los alumnos los quieren, ya verán cómo llegan a clase, no es mi problema porque no soy el padre de mis alumnos. Son adultos. De igual manera, no tengo por qué tomar asistencia porque no soy policía. Si el ministro de educación del PP está tan interesado en la asistencia, que tome nota él y vigile…a mí no me pagan para ser el niñero de nadie sino el profesor, mi trabajo es DAR CLASE, ENSEÑAR, y otra cosa , SERVIR a mis alumnos en sus necesidades ACADÉMICAS, no en saber dónde o con quién van. Los alumnos llenan mi aula porque saben que me APASIONA lo que hago y vivo por esto, por la justicia social, por la igualdad, por la democracia y por mi carrera, matemáticas. Díme una cosa y no es por aparentar ni mucho menos. ¿Qué profesor le contestaría al teléfono a CUALQUIER hora que esté disponible y que además conteste a TODOS los correos? En mi universidad, solo YO hago eso.

    En cuanto a la nota de asistencia, yo lo resuelvo sencillamente: doy un proyecto en su lugar y el alumno lo entrega el último día junto a su examen final. Así “cumplimos” legalmente lo de la asistencia sin tomar nota de la misma.

    Yo vivo en España, soy español, solo reconozco la soberanía nacional y NO RECONOZCO Bolonia. ¿Qué me van a hacer? ¿Encarcelarme por defender la justicia y no aplicar Bolonia que rechaza la práctica TOTALIDAD del profesorado y alumnado español? Pues yo prefiero ir a la cárcel antes que ceder a Europa nada y las imposiciones que emanan desde Bruselas.

    Lo mismo te digo de tus profesores. Lamentablemente esos serán los tuyos, pero no todos somos así. Yo no soy como un robot, estoy vivo, defiendo apasionadamente la democracia en las aulas y si alguien es de derechas, y veo que atenta contra la democracia o la IGUALDAD, le voy a cuestionar, le voy a recordar que está en un sitio de todos y que el fascismo NO ES BIENVENIDO EN LAS AULAS DE ESTE PAÍS.

    Insinuar que un profesor es malo porque tiene contrato permanente es terrible y espero que matice y retire esa frase. Si hay algo terrible en la educación es la temporalidad, la precariedad, los bajos sueldos y la falta de respeto que nos muestra la derecha constantemente porque odian la profesión. Lo único que les interesa son los intereses de sus empresas amigas.

    Tema Bolonia: vaya, elogiar algo porque “vuelve a la Edad Media” me asusta y ya lo del Papa es increíble…espero que sea una broma porque si hay algo putrefacto es que todavía se hable del Papa como si fuera algo loable o digno de respetar.

    ¿Convalidación de la Complutense en USA? Pues siento corregirte pero te equivocas. En USA no exigen convalidar nada, solo tienes que presentar (si es que te lo piden) el título de tu país y ya está. Como mucho, una traducción oficial y listo.

    Y sí, estoy a favor de la libre enseñanza y no cerraría los colegios privados. Pero en España para nada funcionan bien y creo que eso lo sabes.

    Yo creo que estamos de acuerdo en intenciones – más democracia e igualdad, pero no en soluciones.

    Saludos

  12. Gabriel Lacouture · ·

    Yo creo que estamos polarizando demasiado el tema, el concepto de universidad debe confluir con las necesidades actuales de nuestra vida diaria, la educación no tiene que ser de unas minorías tampoco, pero a la vez, es importante que hallan centros de élite y que los mejores vallan a estos, independientemente de su situación económica. Segundo, desde un punto de vista más real hay que ser conscientes que las universidades españolas en algunos campos están muy atrasadas con relación a sus vecinos. No creo que la Universidad deba ser un negocio como el crudo, pero para la gente que estudia un poco políticas públicas le es loable entender que toda decisión política tiene un costo de oportunidad, y si en realidad hay gente que no aprovecha el poder ir a la universidad no estamos haciendo nada. Finalmente, independiente que el monopolio de la educación sea del Estado o de un Privado, este tiene que ganar dinero para que que pueda ser sostenible a lo largo del tiempo.

    Saludos.

  13. Rayman · ·

    Perdona Alfredo, tenía algunos exámenes y he andado desconectado del ordenador.

    La universidad no pretendo que sea un cementerio, al contrario, debería ser un sitio de realización de eventos de todo tipo que sirviesen al público en general, por así decirlo algo parecido a una Fundación y menos a un entramado burocrático de intelectuales a sueldo del Estado. El cementerio ya lo es hoy día, no veo en la universidad (salvo honrosas excepciones) ninguna organización de estudiantes que no se afilie al socialismo. Como dicen algunos de mis profesores “Desde los años 60 en la universidad pública española no se da más que marxismo”.

    Que los jóvenes deben ocupar la vanguardia eso desde luego pero ten cuidado porque aquí hay mucho idealista que boicotea a los de ideas contrarias a las suyas y proclama su “Superioridad moral” tachando al resto de insensibles y fascistas. A pesar de ser un enclave intelectual, la universidad es capaz de politizar asuntos que fuera de ahí nadie vería como tales. Siempre queda el poso universitario de cada vez que ocurre algo malo decir que es “culpa del capitalismo” y ya está ¿Que me rompo una pierna? ===> culpa del capitalismo ¿Que me deja la novia? ===> culpa del capitalismo ¿Que me gasto la pasta en fiestas y luego no tengo para pagar mis deudas? ===> culpa del capitalismo. Aunque esto te parezca cómico es así.

    En mi comentario anterior hay un concepto que he mencionado sobre el que se basa mi actual concepción crítica de la universidad pública que es la educación on-line. Me gustaría saber que piensas como profesor en ese aspecto.

    Totalmente de acuerdo en el sistema de acceso por exámenes que propones.

    Bolonia es indispensable para el desarrollo de la educación en Europa, sus errores iniciáticos como proyecto que es no lo deslegitima de cara al futuro y el posible éxito en su desarrollo. El programa que se propone no es ser niñero de los alumnos sino vincularse a ellos a través de algo más que de un examen escrito y la posterior oleada de quejas en las tutorías. Una clase es un equipo, la nota es individual y los alumnos tienen que saber trabajar unos con otros sin que el típico grupo de amigos monopolice las exposiciones orales. Como profesor yo iría con mis alumnos a conferencias del tema pertinente fomentando así su actividad académica fuera del recinto universitario, pero eso ya es mi opinión.

    Si respondes a todas las llamadas y contestas a todos los correos mereces mi aplauso, eso sin duda es una actitud de los profesores de EEUU.

    Lamento discrepar con respecto a la soberanía nacional. La UE para mi tiene la misma o mayor validez que cualquier Ministerio español, el hecho de que yo haya nacido en un lugar no me encadena a él por más que lo intente a través de su escuela pública y de sus leyes. Por tanto un acuerdo europeo de reformar las universidades y modernizarlas para mí tiene más validez que las necesidades electorales del político del PP/PSOE de turno que pretende convertir esto en clientelar.

    Ni el fascismo ni ninguna ideología totalitaria debería ser bienvenida en las universidades pero si el mismo profesorado forma parte de grupos marxistas establecerá los criterios de planificación según su punto de vista subjetivo de la política, cayendo así en la arbitrariedad.

    El profesor no es malo por tener contrato es permanente, el contrato permanente es malo porque lo tiene un profesor. Es una profesión que requiere ahora más que nunca de renovación y adaptación, cualquier restricción administrativa a este proceso (típico español) nos llevará cada vez más a la cola de Europa. Eso no quiere decir que haya que despedir a la gente y escupir a sus hijos gritándoles “He quitado el trabajo a tu madre cabrón ajajaja”.

    La idea de Erasmo de Rotterdam sobre la educación europea era y sigue siendo elogiable, algo que el propia Papa suscribía. Y no, no voy a caer en calumniar a los Papas de Roma por ser yo ateo, mi condición personal no tiene nada que ver o añadir al desarrollo histórico del humanismo europeo. El sistema educativo de la Edad Media insisto nos saca años luz de ventaja, sólo hay que adaptarlo a los tiempos.

  14. Hola…queda pendiente mi contestación en estos días.

  15. Hola Rayman: Disculpa la tardanza en contestar.

    “La universidad no pretendo que sea un cementerio, al contrario, debería ser un sitio de realización de eventos de todo tipo que sirviesen al público en general, por así decirlo algo parecido a una Fundación y menos a un entramado burocrático de intelectuales a sueldo del Estado. El cementerio ya lo es hoy día, no veo en la universidad (salvo honrosas excepciones) ninguna organización de estudiantes que no se afilie al socialismo. Como dicen algunos de mis profesores “Desde los años 60 en la universidad pública española no se da más que marxismo”.

    Pues mi impresión es totalmente distinta en este sentido — yo lo que veo es FALTA de participación política real de los estudiantes. Sí, a lo mejor van a alguna que otra manifestación o hablan de un tema puntual, pero ni mucho menos podemos compararlo al fervor estudiantiles de generaciones pasadas.

    “Que los jóvenes deben ocupar la vanguardia eso desde luego pero ten cuidado porque aquí hay mucho idealista que boicotea a los de ideas contrarias a las suyas y proclama su “Superioridad moral” tachando al resto de insensibles y fascistas.”

    Pero bueno esto se puede dar en cualquier ámbito. Gente intolerante las hay en todas partes, no solo en “la izquierda marxista”. Yo he estado en el Instituto Juan de Mariana y allí si no comulgas EXÁCTAMENTE como ellos piensan te tachan de “rojo socialista” (a mí hasta me han llegado a llamar asesino pro castrista) asi que falta de respeto se está dando donde quiera. Te reto a que vayas a una cena de la libertad del Instituto Juan de Mariana y digas que estás a favor de una red de seguridad social o un estado que proteja a los más débiles COMO DEFENDIAN LOS LIBERALES DE VERDAD y siguen defendiendo, y verás como se te echarán encima y te cuestionarán, incluso llegando al punto de escribir páginas webs difamatorias.

    “Aunque esto te parezca cómico es así.”

    Nunca he oido a nadie decir que si su novia le deja es “culpa del capitalismo”. ¿En serio?

    “En mi comentario anterior hay un concepto que he mencionado sobre el que se basa mi actual concepción crítica de la universidad pública que es la educación on-line. Me gustaría saber que piensas como profesor en ese aspecto.”

    Personalmente no estoy nada a favor de la educación “on-line”. En absoluto. Yo no me sentiria cómodo dando clases a gente que veo virtualmente, ni me gusta para nada que una empresa se quede con los derechos de mi imagen y encima a enriquecerse más ellos por mi imagen (esto último lo digo no con ánimo de ser arrogante ni mucho menos, pero debo decir que tengo evaluaciones de los propios estudiantes que avalan esto y que dicen que repetirian “gracias a mi”, no a la universidad en sí).

    Dar una clase no es solo impartir información, es también diálogo y es necesario saber quién tienes delante, no simples figuras anónimas virtuales. Una clase universitaria realmente excelente y memorable siempre es una colaboración y entendimiento mutuo entre alumnado y profesor. Las clases online convierten la enseñanza en algo estéril y aburrido…además de que es tremendamente antisocial pues la educación es también socialización personal.

    “Bolonia es indispensable para el desarrollo de la educación en Europa, sus errores iniciáticos como proyecto que es no lo deslegitima de cara al futuro y el posible éxito en su desarrollo”

    Para que eso tenga éxito primero tiene que existir una cultura compatible con eso y más importante aun, la VOLUNTAD de los profesores. Y, para bien o mal, no tenemos ese deseo actualmente así que el Plan Bolonia es papel mojado en muchos aspectos.

    “El programa que se propone no es ser niñero de los alumnos sino vincularse a ellos a través de algo más que de un examen escrito y la posterior oleada de quejas en las tutorías. Una clase es un equipo, la nota es individual y los alumnos tienen que saber trabajar unos con otros sin que el típico grupo de amigos monopolice las exposiciones orales. Como profesor yo iría con mis alumnos a conferencias del tema pertinente fomentando así su actividad académica fuera del recinto universitario, pero eso ya es mi opinión.”

    Estoy de acuerdo con las intenciones aquí. Yo mejor te preguntaría esto: ¿qué debería hacer por ti un profesor ideal, desde tu punto de vista?

    “Si respondes a todas las llamadas y contestas a todos los correos mereces mi aplauso, eso sin duda es una actitud de los profesores de EEUU.”

    Sí y ojo que no es ningún cuento. Si te presentara a cualquier ex alumno mio te diría lo que te acabo de decir. Que jamás he fallado en la contestación de correos o llamadas. Es más, ¿qué otro profesor conoces que da su número de teléfono PERSONAL del móvil a todos los alumnos? A veces me tardo en contestar, eso sí, pero bueno tarde o temprano…más vale tarde que nunca.

    “el hecho de que yo haya nacido en un lugar no me encadena a él por más que lo intente a través de su escuela pública y de sus leyes.”

    Yo no he pretendido decir que debes estar encadenado. Vivir en un país y formar parte del mismo ha de ser voluntario…pero basado en la mayoría democrática. Por eso defiendo la soberanía popular y democrática. Y si una escasa minoría no está a gusto, pues bueno, lo siento…siempre pueden irse.

    “Por tanto un acuerdo europeo de reformar las universidades y modernizarlas para mí tiene más validez que las necesidades electorales del político del PP/PSOE de turno que pretende convertir esto en clientelar.”

    ¿Y tú te crees que lo del acuerdo europeo no es político y por supuesto clientelar? Además de eso yo no estoy a favor ni tan siquiera de la existencia de la Unión Europea.

    “El profesor no es malo por tener contrato es permanente, el contrato permanente es malo porque lo tiene un profesor. Es una profesión que requiere ahora más que nunca de renovación y adaptación, cualquier restricción administrativa a este proceso (típico español) nos llevará cada vez más a la cola de Europa. Eso no quiere decir que haya que despedir a la gente y escupir a sus hijos gritándoles “He quitado el trabajo a tu madre cabrón ajajaja”.”

    ¿Qué propones entonces? ¿Contratos temporales?

    “La idea de Erasmo de Rotterdam sobre la educación europea era y sigue siendo elogiable, algo que el propia Papa suscribía.”

    Bueno yo soy antipapista hasta la médula…me crié protestante asi que lo que diga el Papa no es buen ejemplo para mí. De hecho si lo suscribía el Papa probablemente era muy malo.

    “Y no, no voy a caer en calumniar a los Papas de Roma por ser yo ateo, mi condición personal no tiene nada que ver o añadir al desarrollo histórico del humanismo europeo. El sistema educativo de la Edad Media insisto nos saca años luz de ventaja, sólo hay que adaptarlo a los tiempos.”

    Se trata simplemente de que la iglesia católica jamás ha sido buena referencia para nada, y mucho menos para el desarrollo y la educación. Me extraña que un ateo diga eso a la vista de lo supersticiosa que es esa “iglesia”.

    Saludos

  16. Rayman · ·

    “Pues mi impresión es totalmente distinta en este sentido — yo lo que veo es FALTA de participación política real de los estudiantes. Sí, a lo mejor van a alguna que otra manifestación o hablan de un tema puntual, pero ni mucho menos podemos compararlo al fervor estudiantiles de generaciones pasadas.”

    Durante la dictadura era normal que la universidad fuese tan activa ya que era el único rincón con libertad de expresión. Sin embargo hoy donde la acción política puede ejercerse en todo el país no veo necesario que la universidad sigue teniendo ese monopolio. Existen miles de fundaciones y asociaciones con el mismo objetivo que la universidad, los estudiantes no deben su acción exclusivamente a ese sitio.

    “Pero bueno esto se puede dar en cualquier ámbito. Gente intolerante las hay en todas partes, no solo en “la izquierda marxista”. Yo he estado en el Instituto Juan de Mariana y allí si no comulgas EXÁCTAMENTE como ellos piensan te tachan de “rojo socialista” (a mí hasta me han llegado a llamar asesino pro castrista) asi que falta de respeto se está dando donde quiera. Te reto a que vayas a una cena de la libertad del Instituto Juan de Mariana y digas que estás a favor de una red de seguridad social o un estado que proteja a los más débiles COMO DEFENDIAN LOS LIBERALES DE VERDAD y siguen defendiendo, y verás como se te echarán encima y te cuestionarán, incluso llegando al punto de escribir páginas webs difamatorias.”

    Sí y no. Como te he dicho en el IJM hay de todo y cada vez hay menos derechista o gente del PP porque NO les queremos. Hay mucho hijo de conde por España que se une a nosotros sólo porque no somos socialistas sin darse cuenta de que nuestros valores son mayoritariamente republicanos, ateos, individualistas y progresistas. Los conservadores que están con nosotros son “paleoconservadores”, es decir, que no te imponen su moral aunque ellos no sean progresistas. En este caso son bienvenidos.
    A ver, los liberales no defendían nada de eso, lo que proponían era una red de subsidios para que aquellos con mayores dificultades pudiesen usar los servicios básicos sin problemas, pero ninguna abogaba por crear una burocracia para proteger esos derechos, al revés, muchos critican que la burocracia daña esos derechos. Lo que estás proponiendo tú es socialdemocracia tal cual, que si bien parte de los ideales liberales luego se aleja de ellos.

    Pues tengo yo un amigo de Podemos que me dice que la culpa de que le haya dejado su novia es del capitalismo porque pone horas de trabajo inhumanas, te obliga a estudiar continuamente para formarte etc y que él desearia vivir una vida con lo mínimo en vez de estar tan machacado por un sistema que le deja tiempo para quien quiere.

    Un profesor ideal sería alguien que hiciese de su clase un equipo, mezclando a los alumnos para que aprendan a colaborar más allá de sus amigos y que fomente la participación.

    La educación online es inevitable. Si la figura del profesor es explicar una cosa y ya se podría sustituir por un robot. Yo cuando voy a clase me gustaría poder volver a escuchar lo que el profesor dice en un vídeo en mi casa, no tengo por qué depender de lo que el profe haya dicho ese día en clase.

    Voy a intentar desarrollar más esta idea en el próximo comentario.

  17. Rayman:

    “Sin embargo hoy donde la acción política puede ejercerse en todo el país no veo necesario que la universidad sigue teniendo ese monopolio. Existen miles de fundaciones y asociaciones con el mismo objetivo que la universidad, los estudiantes no deben su acción exclusivamente a ese sitio.”

    Hm, pero no entiendo bien tu propuesta. ¿Estás diciendo que se debe tener alguna normativa al respecto en la universidad, para impedir la manifestación dentro? Y bueno con respecto al monopolio, como bien dices se puede hacer en todo el pais…bueno eso es muy cuestionable…teniendo en cuenta la LEY MORDAZA.

    “Sí y no. Como te he dicho en el IJM hay de todo y cada vez hay menos derechista o gente del PP porque NO les queremos.”

    A ver, yo te respeto y voy a tomar tu palabra como verdadera. Yo estuve en el 2008 y estaba plagado de derechistas (lo sé muy bien además porque en aquella época yo mismo era más de derechas, BASTANTE MÁS hasta que un buen dia me dio por documentarme sobre mis propias ideas y comprobar que eran fruto del prejuicio y no de mis creencias verdaderas).

    Dices eso, pero ¿eres consciente que Rallo es ÍNTIMO amigo de Esperanza Aguirre y que ésta le ha dado premiecitos CON DINERO PÚBLICO de hasta 20 mil euros? Porque de eso yo tengo pruebas si quieres verlas. Si dices que las cosas han cambiado, espero que Rallo entonces haya renegado esas ayudas y condenado públicamente las políticas de Esperanza Aguirre. ¿Lo ha hecho?

    “Hay mucho hijo de conde por España que se une a nosotros sólo porque no somos socialistas sin darse cuenta de que nuestros valores son mayoritariamente republicanos, ateos, individualistas y progresistas.”

    Sí que he visto últimamente alguna que otra “crítica” hacia vosotros de que sois “humanistas y kantianos”, pero bueno si dices que vuestros valores son republicanos, ateos y progresistas, ¿cómo te explicas esto?

    https://www.juandemariana.org/ijm-actualidad/analisis-diario/el-valor-liberal-de-la-monarquia

    y esto:

    https://www.juandemariana.org/ijm-actualidad/analisis-diario/la-monarquia-espanola-es-barata-y-rentable

    y esto:

    https://www.juandemariana.org/ijm-actualidad/analisis-diario/la-monarquia-que-no-tenemos

    y esto:

    https://www.juandemariana.org/ijm-actualidad/analisis-diario/libertad-cristianismo-y-tradicion-occidental

    o publicar artículos de un conocido reaccionario como es el alemán Hans Hermann Hoppe?

    Ojo, que yo no pongo en duda nada que dices, pero me extraña porque yo les conozco de antes…¿tanto han cambiado? Porque yo sigo viéndoles comentar y no veo nada progresista en lo que dicen…ni mucho menos Juan Ramón Rallo.

    “Los conservadores que están con nosotros son “paleoconservadores”, es decir, que no te imponen su moral aunque ellos no sean progresistas.”

    Me alegro saber que “al menos” tenemos eso…aunque una asociación liberal de verdad realmente NO tendría paleoconservadores. No se sentirían cómodos para nada.

    “A ver, los liberales no defendían nada de eso, lo que proponían era una red de subsidios para que aquellos con mayores dificultades pudiesen usar los servicios básicos sin problemas, pero ninguna abogaba por crear una burocracia para proteger esos derechos, al revés, muchos critican que la burocracia daña esos derechos. Lo que estás proponiendo tú es socialdemocracia tal cual, que si bien parte de los ideales liberales luego se aleja de ellos.”

    El liberalismo que yo defiendo es el liberalismo democrático que sabes bien surge en la posguerra y que significa ser de IZQUIERDAS en casi todos los países del entorno excepto España donde conservadores se hacen llamar liberales. Los liberales a partir de principios del siglo XX empiezan a defender el estado del bienestar…si bien surgen algunas voces discrepantes y de ahí el movimiento libertariano que hoy en día, en el caso de USA, está mezclado y en cama con la extrema derecha.

    “Pues tengo yo un amigo de Podemos que me dice que la culpa de que le haya dejado su novia es del capitalismo porque pone horas de trabajo inhumanas, te obliga a estudiar continuamente para formarte etc y que él desearia vivir una vida con lo mínimo en vez de estar tan machacado por un sistema que le deja tiempo para quien quiere.”

    Alucinante que diga que su novia le deje por eso…

    “Un profesor ideal sería alguien que hiciese de su clase un equipo, mezclando a los alumnos para que aprendan a colaborar más allá de sus amigos y que fomente la participación.”

    Ah en esto estoy muy de acuerdo.

    “La educación online es inevitable. Si la figura del profesor es explicar una cosa y ya se podría sustituir por un robot. Yo cuando voy a clase me gustaría poder volver a escuchar lo que el profesor dice en un vídeo en mi casa, no tengo por qué depender de lo que el profe haya dicho ese día en clase.”

    Una cosa es que sea inevitable y otra que sea deseable. Si a mí el día de mañana me obligaran a dar clases online, renunciaría a mi puesto…salvo que me pagásen los derechos a mi imagen. Con respecto a lo que dice el profesor, ¿no te basta con cuelgue los apuntes en una página para tal fin?

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: