Urdangarín y las masas: Una ira preocupante

Señores lectores: Hace un tiempo, me reuní en Nueva York con españoles que vienen de “familias bien” y salió el tema de Urdangarín y la ansiedad de clase que es inevitable esto provoca, sobre todo ante la ira popular. Ayer recibí varios correos diciéndome que el artículo escrito por Sigfrido sobre Urdangarín, que yo ni había leído, era ofensivo, abusivo y que provocó varios comentarios desagradables en el hilo. Tengo cosas más importantes que hacer antes que revisar hilos con insultos de “las masas”, pero esta mañana leí el artículo de Sigfrido y ofrezco mi propio criterio sobre este asunto tan controvertido.

La verdad es que en este blog y proyecto, he podido conseguir un éxito modesto a la hora de atraer al liberalismo clásico gente de orígenes populares. He hablado del dinamismo capitalista y de una igualdad de oportunidades para todos. Lógicamente, eso ha atraído a gente que en otro momento hubiése sido excluida de cualquier debate político. Pero no es menos cierto que sufro una ansiedad perpetua, una contradicción digamos. Por un lado, el liberalismo ha sido tremendo a la hora de abrir puertas de oportunidades para las clases bajas, pero al mismo tiempo, este nuevo mundo en Occidente, el de la famosa “meritocracia”, también a mi juicio ha hecho mucho daño. El otro día, en Facebook, publiqué lo siguiente, más o menos:

“Nunca he dicho que deberíamos abolir las instituciones de las clases altas a favor de crear una sociedad más igualitaria y homogénea. Al contrario. Estas instituciones son requisitos imprescindibles para tener un liderazgo seguro de sí mismo y orgánico. Es importante tener una élite, aunque en el siglo XXI esta élite ya no puede ser racial exclusivamente, sino una de superioridad moral con respecto a la moral “popular” del país. La superioridad moral de la élite es absolutamente imprescindible. También su talento superior. Cualquier tradición vital, al margen de las advertencias bíblicas, exige vino nuevo constante embotellado en botellas antiguas”.

Quizá fui demasiado optimista y debería haber tomado la Biblia más en serio. En esta sociedad, en esta época, tenemos vino fresco, desde luego. Pero el vino se ha convertido en vinagre y las botellas antiguas han sido destruidas. En EEUU, por ejemplo, lo que queda del “establishment” protestante, WASP, ha sido diluido trágicamente. Este fenómeno no es exclusivo de EEUU. Ha ocurrido también en España, aunque allí nunca hubo “WASPS” pero sí había una “élite” por origen a veces, o por talento. Me viene a la mente la clase de los “De Grandes” que tenía España en su día. Y entonces, aquí estamos, con el “escándalo” de Urdangarín y la reacción de las masas populares.

¿Qué nos pasa? En primer lugar, hoy en día, las “élites” no son efectivas a pesar de que nunca han sido tan odiadas y temidas por pueblos cada vez más “zombis” o esclavos. La palabra “autoridad”, una palabra odiada en el mundo de la educación, la política y en todas las esferas de la vida social, ha sido sustituida por un ejercicio de poder totalmente desnudo, desvergonzado y cínico. La privacdad en la vida sexual, social, política en Occidente ha ido decayendo de forma alarmante; la autoridad de “clase” social ha sido desplazada por la manipulación constante de los medios de comunicación, la amenaza antigua de ostracismo de clase ahora se ha convertido en la amenaza de destape al público por parte de los medios. Pero lo más llamativo de todo es que cada vez más, noto entre los españoles (y en general todos los occidentales actuales) una obsesión con teorías conspiranoicas.

Cuando yo era más jovencito y quizá más “radical”, al encontrarme por primera vez entre gente de lo más diversa a los 18 años, escribí el siguiente texto cuando tenía 21 años. Quizá ha sido una de las cosas más proféticas que he dicho:

“Para proteger la libertad, será necesario contar con un “establishment” o élite unificada dentro de la cual se eligen los líderes de dos partidos para que puedan competir y ganar elecciones, pero es necesario que los candidatos surjan al estílo japonés, que surjan gracias a la mano de élites en los partidos”.

Escribí eso en el 2002. Desde el 2002, noto cada vez más como la gente se interesa por teorías conspiranoicas. Incluso, lo noto más entre personas con formación universitaria antes que obreros de cuello azul. Que si la intervención en Irak fue “por petróleo”, que si los “neocons son judios peligrosos conspirando”, que el “mundo lo mueven los lobos malvados de Wall Street”, que Bush es miembro de los “Bilderbergs” y demás estupideces que hace siglos, solo se escuchaban en el ámbito de las clases populares ignorantes. Lo cierto es que la pérdida de fe en una élite, en una “casta”, luego se extiende a una pérdida de fe en otras instituciones patrias. No solo pérdida de fe, sino directamente antipatía y odio hacia las instituciones. En España lo vemos no solo contra Urdangarín, sino en general contra “la casta”, contra la “monarquía”, contra la “partidocracia”, contra “la banca”. Desafortunadamente, todos habéis escuchado frases así alguna vez.

Nuestras sociedades occidentales están literalmente invadidas por prensa rosa, o prensa hostil que busca revelar cualquier debilidad de la “élite”. Tal es la compasión que tienen nuestros amigos radicales igualitaristas. Cada vez más, son los medios de comunicación los que establecen para nosotros cuáles son las costumbres adecuadas o las normas sociales.

¿Qué significa un “establishment”? Significa que una sociedad esté dirigida por una clase de hombres que actúan a raíz de un código moral o de ética previamente pactado entre ellos. Ciertas cosas “no se hacen”; y si se hacen, NO se discuten en público, aún cuando en privado pueden conllevar el ostracismo de clase. Sin estas convenciones sociales y sin ostracismo clasista, todo lo que ocurra se convertirá en propiedad pública y en consecuencia, el único remedio es el destape por parte de los medios de comunicación. En el mundo anglosajón actual, por ejemplo, existe el fenómeno de los “leaks” (chivatazos a la prensa) de forma anónima por gente metida en el gobierno. Esos “leaks” representan un elitismo sin clase.

A la mente me vienen ejemplos históricos de lo contrario. En 1936, Edward VIII abdicó el trono británico para poder casarse con una mujer estadounidense de Baltimore que se había divorciado ¡dos veces! Durante tres años, mantuvieron una relación de amor al mismo tiempo que lo sabía su marido y gran parte del “establishment” británico. Sin embargo, NADIE del público lo supo. Las esferas más altas de las élites británicas trataron este asunto y la prensa británica, dirigida en aquella época por Lord Beaverbrook, mantuvo la notícia (ya en las portadas de la prensa estadounidense) alejada del público gracias a un “pacto entre caballeros”. Esta ocultación exitosa de la verdad por parte de la élite no es comparable a la censura totalitaria de los nazis o comunistas. Se había hecho en una tierra famosa precisamente por su libertad de expresión, donde el propio Carlos Marx pudo hablar sin temor a ser detenido.

Otro contraste agudo entre el elitismo imperante actual sin clase y la autoridad de clase establecida del pasado se puede ver comparando el escándalo sexual de Profumo con la famosa dimisión del Vice-Presidente de Nixon, Spiro Agnew. Profumo, miembro del Parlamento británico que había mentido a sus compañeros de clase social, estaba tan humillado por violar las normas sociales que desde su destape había estado como penitente trabajando en un centro social del “East End” londinense. Agnew, sin embargo, ganó millones de dólares hablando sobre su carrera en un libro. Cuando la autoridad de clase desaparece, el dinero manda, haciendo eco de un vacío moral.

Yo no creo que la reacción contra Urdangarín se deba solamente a la “envidia española”. Creo, más bien, que es un síntoma de un hecho incontestable: no hay élites seguras de sí mismas, con acuerdos entre ellos, para determinar que ciertos temas no son para el consumo del público. Todo esto empezó a verse después del crack de 1929 — 1929 fue el inicio del fin para las élites dominantes en Occidente y la IIª Guerra Mundial acabó imponiendo el último clavo en el ataúd de lo que una vez fue el patrón de sus países.

Ha habido una progresiva “democratización” de nuestras sociedades, pero no siempre para bien. La homogenización es lo más característico de estos tiempos postguerra mundial. La meritocracia es lo que rige ahora en todos los aspectos, a veces por pura necesidad dadas las circunstancias. Contar con una vista perfecta es mucho más importante en el ejército de hoy que venir de una familia importante con nombre elitista. Poco a poco, los oficiales de los ejércitos eran cada vez más de diversos orígenes. En el caso de USA, por primera vez en sus vidas, la antigua élite WASP tuvo que pelear mano a mano con americanos étnicos de origen italiano, con católicos de orígen irlandés, y con judíos. Después de la guerra, con el famoso GI Bill, las puertas de las universidades se abrieron de par en par para las masas. Los WASP no supieron contar con el hecho de que los hijos de estos GIs, comuneros todos y muchas veces de orígen étnico no anglosajón, iban a empezar a cuestionar al “establishment” y, como pudimos ver trágicamente en la terrible década de los años 60, derribar por completo a esa élite y transformar el país, a EEUU. Hasta los años 60, el patrón cultural de EEUU era inconfundiblemente “WASP” — la narrativa histórica, la cosmovisión, toda, inglesa protestante. Era una extensión de Reino Unido, especialmente de Inglaterra. Era una versión mejorada de Inglaterra — más agresiva, más competitiva, más protestante incluso, gracias a los presbiterianos. América era, digamos, como Australia hoy en día.

Entonces, volviendo al tema de Urdangarín (sé que estoy tratando muchos temas diversos pero es necesario ver que este fenómeno no solo es español), creo que simplemente se debe a este fenómeno moderno que tiene sus orígenes en los años 60. Doy más ejemplos. Al igual que la prensa en EEUU casi ocultaba en los años 30 y 40 que el Presidente Roosevelt era un minusválido, también, por acuerdo entre caballeros casi nunca mostraba fotos de Kennedy jugando al golf (a pesar de que a Kennedy le encantaba el Golf). Pero tanto él como Roosevelt aún contaban con la capacidad elitista de poder “controlar” lo que decía la prensa, no censurando, sino mediante pactos silenciosos por razón de clase social. Lejos de la realidad actual, en la que las masas parecen disfrutar cuando a un señor poderoso se le destapa alguna debilidad. Si la prensa no fotografiaba a Kennedy jugando al golf, hoy se desepera por conseguir una foto de un presidente hablando mal, o cayéndose o mostrando su “lado humano” (frase que de verdad, señores, detesto muchísimo).

Con el asesinato de Kennedy en 1963 y el comienzo de una auténtica revolución cultural marxista en el campus de Berkeley en septiembre de 1964, la destrucción de la sociedad americana hasta esa época, y la bifurcación de todos los controles del “establishment”, empezamos a ver este nuevo fenómeno de querer revelar las debilidades de los “poderosos” y que las masas pidieran más contundencia contra ellos.

Conclusiones parciales

Las ideas son infinitamente más importantes para cualquier autoridad establecida. El propio John Maynard Keynes se dio cuenta de esto y dijo “más tarde o temprano, son las ideas, no los intereses, lo que representa el peligro para el bien y el mal”. El gran analista social francés, De Tocqueville, también se dio cuenta de esto un siglo antes cuando analizaba la casta del antiguo régimen francés: “Una aristocracia no solo conduce los asuntos del país; sino que todavía dirige la opinión nacional, da el tono que deben tomar los escritores y es la que otorga autoridad a una serie de ideas”.

Hoy en día, no contamos con élites del patrón británico y americano, sino con una “inteligentsia” al estílo ruso o europeo continental entre guerras. La diferencia es que las élites antiguas no se sentían completamente separadas de su patria, no estaban alienadas. Eran parte del país, tanto por nacimiento como también por herencia. Leed cualquier libro de historia escrito después de los años 50, y veréis un tono adversarial, crítico, totalmente “en contra” del “establishment”.

Los cambios a favor de la “meritocracia” en el Occidente de los años 50, postguerra, tuvieron mucho que ver con las revoluciones de los campuses en los años 60 y 70. También en parte la economía lo exigía – en un mundo cada vez más complejo, era necesario educar a más personas de origenes “populares”, y no era tan necesario contar con tanto trabajador poco cualificado y mucha élite.

Las universidades e institutos se fueron masificando. Ya no se podía decir, como había dicho un profesor de Princeton en 1940, que el aula parecía como “estar en un cuarto lleno de hermanos”. En 1960, al contrario, ya se podía decir que las aulas parecían un bol de ensalada.

Personalmente, no tengo fe que esto tenga mucho arreglo. De hecho, creo que seré testigo del fin de la monarquía en España. Sí sigo convencido, no obstante, que el liberalismo republicano en sus instituciones políticas puede ser elitista y contar con un sistema social jerárquico que pueda ejercer un control social adecuado. Una prensa libre es importantísima en una sociedad libre; como todas las virtudes, sin embargo, se convierte en un vicio cuando va demasiado lejos y el temor al destape en los medios se convierte en el castigo principal en un sistema normativo. Hace falta una élite con autoridad porque eso es mucho más importante para la protección de la libertad y la democracia.

No podemos recuperar lo que teníamos, pero sí podemos intentar educar para que los pensadores de nuestras sociedades aspiren a ser más como Washington y Hamilton, antes que imitar los valores del comunero mientras a la vez, ironía de las ironías, desean tener lo que tienen los “ricos” y ser poderosos. Termino con una frase de Tocqueville:

“Existe una pasión por la igualdad que incita a los hombres a querer ser poderosos y respetados. Esta pasión eleva a los humildes al rango de los grandes; pero también existe en el corazón humano un gusto depravado por la igualdad que incita a los débiles intentar rebajar a los poderosos a su nivel”.

Anuncios

23 comentarios

  1. […] Menudo jaleo se ha formado a partir de ESTE ARTÍCULO de Sigfrido sobre el caso de Iñaki Urdangarín y cómo las masas adocenadas y marujas escandalizadas han celebrado ya su propio “juicio” y han dictado ya su propia “sentencia”, antes aún de que la Justicia se pronuncie sobre la culpabilidad o no del yerno de SM el Rey. Este lo ha complementado don Alfredo con otro artículo más sobre el mismo tema. […]

  2. Robespierre · ·

    Pues lo del hilo anterior ha sido un espectáculo, Alfredo. Ha estado Sigfrido luciéndose y quién sabe si su comportamiento no se deba a intereses ocultos que tiene con respecto a esta web. Ahí lo dejo.

    Esta entrada me ha parecido mucho más razonable aunque obviamente me sigue pareciendo lo peor. Aqui vemos que en realidad a usted le parece mal que las universidades hayan admitido a gente “popular” como les llamas. Se os acabó el chollo y me alegro mucho. Se acabó la época de decir “aqui estoy yo porque soy de familia x” o callarse las injusticias por un “pacto entre caballeros” como pretendes llamar lo que en realidad es tapar una injusticia de élite.

    Curiosamente a mi tampoco me gusta la “meritocracia”, pero por motivos distintos. Meritocracia hoy es simplemente una herramienta para seguir beneficiando a los hijos de los ricos, solo que se basa en rendimiento académico y no sus apellidos, pero el rendimiento académico sabemos está estrechamente relacionado con el nivel económico. Gracias por ser tan honesto. Queda bien claro tu desprecio a quienes tienen menos.

  3. Hola,

    A mi tampoco me ha gustado mucho el escrito porque creo que refleja dos confusiones o mezclas inconvenientes. La primera, la original, es intentar usar el asunto de Urdangarín para sacar conclusiones sobre las “masas”, el igualitarismo o cualquier otra cosa, cosas que no tienen nada que ver y que su propio enlace, como hizo Sigfrido el otro día, no demuestra más que el propio desprecio de los valores democráticos e igualitarios y su sometimiento a una cultura elitista mal entendida y decadente en todos los sentidos (ojo, no digo que esta sea tu intención, pero al seguir el tema debo incidir en este punto).
    La segunda es la confusión de la existencia de una élite frente a una masa con la defensa de las étiles pasadas o actuales, grandísimo error conceptual que creo notar en el texto.

    Dices algunas cosas que quiero debatir puntualmente:

    “¿Qué significa un “establishment”? Significa que una sociedad esté dirigida por una clase de hombres que actúan a raíz de un código moral o de ética previamente pactado entre ellos”

    No estoy de acuerdo. Un establishment es ese conjunto de personas y organizaciones determinadas que controlan un país o un sistema político en cada momento de la historia. No tiene por qué haber código moral determinado, el código moral es cambiante, oscilante y nada tiene que ver entre unos establishments con otros. De hecho podría no haber código ético, como quizá es el problema de nuestras sociedades actuales. ¿Cuál es el código ético del stablishment político-económico español hoy? Más allá de intentar ganar dinero o mantener un sistema de las cosas que les beneficia no lo hay, no hay “moral” más allá del interés.

    “Ciertas cosas “no se hacen”; y si se hacen, NO se discuten en público, aún cuando en privado pueden conllevar el ostracismo de clase. Sin estas convenciones sociales y sin ostracismo clasista, todo lo que ocurra se convertirá en propiedad pública y en consecuencia, el único remedio es el destape por parte de los medios de comunicación”

    Dos cosas aquí. Creo que confundes el hecho de que los miembros del establishment se defienden entre ellos por puro interés mutualista (tu ocultas mis “pecados” y yo los tuyos” con un respeto a la privacidad. Los casos de amenazas de unos miembros de un establihsment contra otros cuando se han querido quitar a un enemigo de en medio son continuos en la historia.
    Por otro lado creo que la propia realidad de la sociedad de la información está haciendo técnicamente inviable la privacidad de ciertas cosas por razones que nada tienen que ver con esa “moral” que indicas ni con el supuesto auge del igualitarismo.

    “En 1936, Edward VIII abdicó el trono británico para poder casarse con una mujer estadounidense de Baltimore que se había divorciado ¡dos veces! Durante tres años, mantuvieron una relación de amor al mismo tiempo que lo sabía su marido y gran parte del “establishment” británico. Sin embargo, NADIE del público lo supo”

    Insisto en el factor de los medios técnicos pero mira, vamos a darle la vuelta al argumento a tu favor. Hasta hace unos pocos años cuando la relación del Rey Juan Carlos I con la princesa Corinna fue descubierta, la vida privada del monarca fue casi secreto de estado. Se hablaba a nivel de calle de supuestas amantes, cantantes y actrices, pero a nivel de medios no se hablaba. En España tampoco se habla, por ejemplo, de tendencias sexuales de políticos o de la vida personal.
    En este caso sí hay una “moral”, pero excepto en el caso del rey (que viene más por una autocensura dirigida) en el resto de casos se corresponde a la moral social: Si en España, a diferencia de los EEUU, tener una amante o ser homosexual no se dice es porque la sociedad comparte una moral general de que estas cosas se queden de lado.
    En cuanto esa moral cambie cambiará el tratamiento mediático de estos temas.

    “Yo no creo que la reacción contra Urdangarín se deba solamente a la “envidia española”. Creo, más bien, que es un síntoma de un hecho incontestable: no hay élites seguras de sí mismas, con acuerdos entre ellos, para determinar que ciertos temas no son para el consumo del público”

    No,no, no es eso, no tiene nada que ver. La reacción con el caso Urdangarín se debe a muchas cosas que nada tienen que ver con esa quiebra del elitismo que propugnan. Esto ha sucedido porque vivimos en una sociedad cansada de corrupción, porque la monarquía se ha vendido en este pais como una institución incorrompible e impoluta, y porque todo esto ha coincidido con la llegada de generaciones que han perdido el respeto a la monarquía como forma de estado (insisto en mi argumento de lo esencialmente contraria que es la monarquía a los valores de la democracia).

    “La meritocracia es lo que rige ahora en todos los aspectos, a veces por pura necesidad dadas las circunstancias”

    Obviamente esto no es cierto, por lo menos en el caso de España, donde la meritocracia es inexistente en muchos sectores (como la política) debido a los vicios y retroalimentaciones del sistema vigente.

    “Contar con una vista perfecta es mucho más importante en el ejército de hoy que venir de una familia importante con nombre elitista”

    Obviamente, como ciudadano, quiero que me defienda el señor de buena vista antes que el de apellido elitista. Sería impresentable lo contrario: Se estaría jugando con mis impuestos y mi vida por una tradición endogámica.

    “creo que simplemente se debe a este fenómeno moderno que tiene sus orígenes en los años 60”

    Te equivocas. Fíjate, Sigfrido sacó a colación el libro de Ortega “La rebelión de las masas” escrito en los años 20 del S.XX. Ya entonces hacía Ortega muchas de las críticas que haces tu ahora. Como ves no es algo de los años 60. Podríamos ir mucho más atrás y estoy seguro que en muchas otras sociedades empezando por la Grecia antigua podriamos encontrar críticas parecidas ante el cambio de los tiempos.

    Y mi conclusión: No estamos ante un problema de élites y masas, sino de por qué tenemos estas élites. En España y quizá en muchos otros países existe una terrible selección de las élites. En el último año he conocido personalmente muchos políticos de “segunda fila”, de los que podrían estar destinados a ocupar la primera fila con los años y la propia sustitución democrática. Pues bien, generalmente mi sensación es que no se trata de gente lo suficientemente preparada para las responsabilidades que ocupan y que quieren ocupar.
    Lo mismo podríamos decir de los empresarios españoles, de los que también conozco muchos y es conocido que su nivel es bajísimo. España tiene una clase alta empresarial compuesta por personas que no son innovadoras, que no se dedican a actividades de alto valor y que pocas veces han creado realmente sistemas productivos y de gestión novedosos, viviendo muchos de ellos de las ventajas de la regulación vigente, el contacto político y/o las realidades de la competencia imperfecta.

    Las élites existen y existirán, por igualitarista que sea la sociedad. Siempre habrá gente dedicada a las más altas responsabilidades incluso en el régimen más igualitarista del mundo. El problema es la selección de esas élites, cuales son y qué grado de sustitución tienen y, adicionalmente, la moral social y la ética que condiciona tanto a las élites como a la relación de la élite con la masa.
    Y para mi la meritocracia y el igualitarismo son dos mecanismos necesarios para tener élites adecuadas, brillantes y lúcidas.

    Saludos,

  4. Robespierre:

    “Ha estado Sigfrido luciéndose y quién sabe si su comportamiento no se deba a intereses ocultos que tiene con respecto a esta web. Ahí lo dejo. “

    No he leído todo el hilo pero sí le he visto tratar de forma muy maleducada al caballero Raymond. No me explico por qué ha adoptado usted un tono tan agresivo con ese señor que simplemente estaba debatiendo sus ideas. Por lo tanto, no creo que esté usted en condiciones para hablar de espectáculos en ningún hilo.

    “Aqui vemos que en realidad a usted le parece mal que las universidades hayan admitido a gente “popular” como les llamas.”

    ¿De dónde saca esa absurda conclusión? Lo que digo es que la llegada de gentes “no patricias” a las universidades cambió el comportamiento y el tono de las mismas, ya que la antigua élite no supo pronosticar o suponer que eso iba a ocurrir y no tomaron medidas en preparación para que eso se pudiera evitar de la mejor forma posible.

    “Se os acabó el chollo y me alegro mucho. Se acabó la época de decir “aqui estoy yo porque soy de familia x” o callarse las injusticias por un “pacto entre caballeros” como pretendes llamar lo que en realidad es tapar una injusticia de élite.”

    Qué ignorante. Se ha acabado un chollo sí, pero me temo que el chollo se acabó mas bien para los de su clase social (que supongo no es demasiado notable). Una élite que mandaba a sus propios hijos a morir en guerras por la patria, y cuyo sistema económico fue testigo de la menor desigualdad económica que EEUU ha visto en su vida y que ahora cada vez más la nueva élite de las “masas” es lo que a usted más le va a afectar, porque carecen de sentido de patria y de “nobleza obligada” que antes se asumía entre las clases “altas”. Así que bueno, se les acabó el chollo, pero no a las élites.

    “Meritocracia hoy es simplemente una herramienta para seguir beneficiando a los hijos de los ricos”

    ¿Es Obama hijo de ricos?

    “el rendimiento académico sabemos está estrechamente relacionado con el nivel económico.”

    Sí, esto es verdad, pero es una verdad a medias. Porque rendimiento no es lo mismo que inteligencia. Quizá cuando comprenda vd distinguir entre las dos cosas, podrá hablar con los adultos.

    “Gracias por ser tan honesto. Queda bien claro tu desprecio a quienes tienen menos.”

    A quienes tienen menos no, a quienes no tienen clase. Usted, por ejemplo.

  5. Pedro:

    “La primera, la original, es intentar usar el asunto de Urdangarín para sacar conclusiones sobre las “masas”, el igualitarismo o cualquier otra cosa, cosas que no tienen nada que ver y que su propio enlace, como hizo Sigfrido el otro día, no demuestra más que el propio desprecio de los valores democráticos e igualitarios y su sometimiento a una cultura elitista mal entendida y decadente en todos los sentidos (ojo, no digo que esta sea tu intención, pero al seguir el tema debo incidir en este punto).”

    No sé cómo es posible que saques esta conclusión del escrito. He usado el ejemplo de Urdangarín en efecto para hablar de un síntoma que está mucho más extendido en todos los ámbitos, pero en nada es desprecio a la democracia porque que yo sepa, se puede tener perfectamente una democracia y libertades teniendo una élite “aristocrática”. Tal fue el caso e USA o lo es en Reino Unido o la propia España. Por otro lado, decir que el igualitarismo (entendido éste como el deseo de rebajar a tus superiores a tu nivel, en un sentido moral o económico) no tiene nada que ver con las masas es, cuando menos, miope de tu parte.

    “La segunda es la confusión de la existencia de una élite frente a una masa con la defensa de las étiles pasadas o actuales, grandísimo error conceptual que creo notar en el texto.”

    Hmm, no sé dónde ves eso. Es decir, sí he hablado de una élite del pasado y la actual (porque por mucho que lo quisieras al parecer, JAMÁS nos vamos a librar de tener élites, sea en un sistema capitalista o comunista o el que sea). La cuestión es qué hacen y representan esas élites.

    “No estoy de acuerdo. Un establishment es ese conjunto de personas y organizaciones determinadas que controlan un país o un sistema político en cada momento de la historia.”

    Sí, esto también, pero tenía en mente un “establishment” como el que existía en Occidente antes de los 60, cuando cedieron a los “comuneros” (perdón por la palabra pero con comunero se entiende a personas que llevan poco tiempo con su dinero familiar) y no lo quiero decir en sentido despectivo como puede sonar. Y es incuestionable, Pedro, que el “establishment” antiguo sí contaba, precisamente por su naturaleza familiar y aristocrática, con un código entre esas familias e instituciones que se entendía, que se sabía que de ciertos temas no se hablaba y existían unos mecanismos de control social internos mucho más fuertes y efectivos que el circo mediático actual.

    “No tiene por qué haber código moral determinado, el código moral es cambiante, oscilante y nada tiene que ver entre unos establishments con otros”.

    ¡Por supuesto! Y es precisamente lo que digo – como ahora la “élite” ya no es “patricia”, no existe el mismo código moral porque no tienen nada en común entre ellos actualmente. En la Inglaterra de 1950, por ejemplo, toda la élite se entendía porque, como cito en el texto, “parecían las aulas estar en un cuarto entre hermanos”. Todo quedaba en familia. Ahora, una élite está compuesta de muchísimas personas de orígenes diversos que nada tienen en común entre sí. EEUU, por ejemplo, nunca ha tenido en su historia a tantos millonarios como ahora. ¿Son una élite? Indudablemente. ¿Son una élite capaz de establecer un patrón cultural y nacional? Dudosamente, muy dudosamente ya que al igual que las “masas”, se sienten igual de alienados de la historia del país.

    “¿Cuál es el código ético del stablishment político-económico español hoy? Más allá de intentar ganar dinero o mantener un sistema de las cosas que les beneficia no lo hay, no hay “moral” más allá del interés.”

    ¡Completamente de acuerdo! De hecho, creo que sí estás de acuerdo conmigo Pedro y no te has dado cuenta. Es lo mismo que ha ocurrido en USA. Las ´élites wasp antiguas sacrificaban a sus hijos por este país, eso lo sabes bien. Incluso, les repugnaba la idea de que existiera tanta desigualdad económica como ahora. Digan lo que digan de los wasp, pero los historiadores coinciden en una cosa: de todas las élites que hubo en Occidente, los wasp fueron los más egalitarios, los más abiertos, los más humanos con las masas. La frase “American Way of Life”, todavía en uso hasta los años 60, significaba que aquí hasta el más pobre podía tener voz, ir a los “town hall meetings”, votar en elecciones locales, contar con un empleo que al menos le permitiera tener lo básico y la gente se enorgullecía de que la élite americana no era como la mexicana, por ejemplo – en México, la élite siempre fue española y siempre dieron la espalda a la mayoría mestiza. No fue asi con los WASP. Ahora las cosas han cambiado y la élite americana cada vez se parece más a la latinoamericana, solo les mueve el interés personalísimo, pero sin ningún sentido patriota y esto va a conllevar terribles consecuencias para este país.

    “Creo que confundes el hecho de que los miembros del establishment se defienden entre ellos por puro interés mutualista (tu ocultas mis “pecados” y yo los tuyos” con un respeto a la privacidad. Los casos de amenazas de unos miembros de un establihsment contra otros cuando se han querido quitar a un enemigo de en medio son continuos en la historia.
    Por otro lado creo que la propia realidad de la sociedad de la información está haciendo técnicamente inviable la privacidad de ciertas cosas por razones que nada tienen que ver con esa “moral” que indicas ni con el supuesto auge del igualitarismo.”

    Hmm, creo que o no me he explicado bien o no lo has entendido. No importa, lo explico. Claro que siempre va a existir una élite que en determinadas situaciones se va a defender, pero la realidad moderna es muy radicalmente distinta a eso que comentas. Lo primero que ahora le interesa a un político es descalificar al otro y encontrarle algún marrón en su pasado, para “destaparle” ante los medios. ¿Por qué? Porque no hay nada en común socialmente hablando entre las élites actuales. Antiguamente se protegían entre ellos por intereses no solo de clase, sino para mantener intactas las instituciones del país. Por otro lado, sí, cada vez esto se hace mas inviable por la sociedad de información, eso es algo que siempre he reconocido y lo veo como un problema, pero un problema que debemos asumir.

    “En este caso sí hay una “moral”, pero excepto en el caso del rey (que viene más por una autocensura dirigida) en el resto de casos se corresponde a la moral social: Si en España, a diferencia de los EEUU, tener una amante o ser homosexual no se dice es porque la sociedad comparte una moral general de que estas cosas se queden de lado. En cuanto esa moral cambie cambiará el tratamiento mediático de estos temas.”

    Hmm, no entiendo muy bien qué me dices aquí. La “moral” de la que yo hablo es ese sentido de autocensura dirigida, precisamente, y que me parece lo más deseable cuando se trata de ciertas personas de alto rango y de élites. No te he entendido aquí. ¿Dices que si los medios no hablan de la homosexualidad de un político se debe a la “moral” de la sociedad?

    “Esto ha sucedido porque vivimos en una sociedad cansada de corrupción, porque la monarquía se ha vendido en este pais como una institución incorrompible e impoluta, y porque todo esto ha coincidido con la llegada de generaciones que han perdido el respeto a la monarquía como forma de estado (insisto en mi argumento de lo esencialmente contraria que es la monarquía a los valores de la democracia).”

    Me acabas de dar la razón sin darte cuenta, creo. Dices que la sociedad está “cansada de la corrupción” y están así precisamente porque ya se les ha contado demasiado, demasiado de lo que en otra época no sabrían. Y si las generaciones han perdido el respeto a la monarquía, se debe a factores como el igualitarismo que tú mismo mencionaste. Y ese igualitarismo siempre ha existido, con la diferencia de que antes no todo el mundo había sido educado en un sistema como el actual, un sistema tan crítico y “anti establishment”, empezando por profesores que odian todo lo elitista o “gubernamental”, todo lo que sea “autoridad”. Y una cosa es la democracia, otra es el democratismo ramplón de esta época, también fruto de esa meritocracia que no reconces.

    “Obviamente esto no es cierto, por lo menos en el caso de España, donde la meritocracia es inexistente en muchos sectores (como la política) debido a los vicios y retroalimentaciones del sistema vigente.”

    No será así del todo en el mundo laboral, pero sí lo es con el funcionariado, con las universidades y los colegios. ¿Cómo vas a negar eso? ¿Acaso hoy la gente va a la universidad en España en función de sus apellidos? No. Y si no hay meritocracia en la política o en el ámbito laboral se debe también a factores culturales hispánicos. Pero la tónica y el sentir es “meritocracia”. La gente detesta la idea de que solo por nacer de cierto linaje, seas un rey. Como tú mismo dices, no es “democrático” y la gente dice que el jefe del Estado debe ganar por sus méritos o votos, no por su nacimiento.

    “Obviamente, como ciudadano, quiero que me defienda el señor de buena vista antes que el de apellido elitista. Sería impresentable lo contrario: Se estaría jugando con mis impuestos y mi vida por una tradición endogámica.”

    Yo también pienso esto, pero siempre he querido conservar un equilibrio muy estable. Ya sabes que mis instintos son, en cuanto a las instituciones y el sistema político, bastante conservadores.

    “Fíjate, Sigfrido sacó a colación el libro de Ortega “La rebelión de las masas” escrito en los años 20 del S.XX. Ya entonces hacía Ortega muchas de las críticas que haces tu ahora. Como ves no es algo de los años 60. Podríamos ir mucho más atrás y estoy seguro que en muchas otras sociedades empezando por la Grecia antigua podriamos encontrar críticas parecidas ante el cambio de los tiempos.”

    No, no, me refería a la “meritocracia”. Todavía en los años 20, se suponía que solo estudiaban las élites, los de ciertos apellidos. La meritocracia empezó en realidad en los años 50, después de la IIª Guerra Mundial y entonces ya para los 60, sus consecuencias eran evidentes. No digo que todo lo meritocrático sea malo, no, no, pero sí pienso que no se hizo del todo bien. Se dio demasiada énfasis al “sé tú mismo” en vez de “intenta tener a los fundadores de tu patria como modelo”.
    Comparto absolutamente tus dos últimos párrafos, salvo esto:

    “Y para mi la meritocracia y el igualitarismo son dos mecanismos necesarios para tener élites adecuadas, brillantes y lúcidas.”

    Con la consecuencia de pasar lo que actualmente ocurre en USA – una élite tan radicalmente meritocrática, que es cuando más desigualdad brutal ha habido en la historia de este país. Una élite que vive totalmente al margen, por su capacidad cognitiva y el tipo de trabajo que hacen, del “pueblo llano”. No ocurria eso con los WASP. Esta nueva élite meritocrática es tremendamente egoísta, jamás mandarían a sus hijos a una guerra codo a codo con los “populachos” rednecks, no tienen ningún sentido del deber con los pobres. Eso es un hecho al menos en USA y UK. Ahora bien, tu a eso le achacas un problema de ética o moral y eso es verdad, pero no podemos suponer que una élite que nada tiene en común entre ellos, en cuanto a orígenes se refiere, tengan los mismos códigos. Rápidamente, EEUU se está convirtiendo en lo que algunos sociólogos aquí llaman “un Brasil del norte” – élites, sí, pero al estilo latino – tremendamente ricas, pero muy segregadas y al margen del pueblo. Este fenómeno ya se ve desde hace siglos en México, Brasil, Colombia y otras repúblicas latinas. Es preocupante.

  6. Alfredo.

    Me está gustando el debate. Dices:

    “pero en nada es desprecio a la democracia porque que yo sepa, se puede tener perfectamente una democracia y libertades teniendo una élite “aristocrática””

    No he querido decir que desprecies a la democracia, he dicho que lo hacía Sigfrido y que, al enlazar con el tema de Urdangarín parece que sigues el mismo camino.
    Otro debate es si puede haber democracia con aristocracia, que sería bastante más largo. Mi opinión: Puede haberla puntualmente, pero una democracia “real” finalmente acabará con la aristocracia con el paso de los años, por la pura naturaleza de las cosas. Si hay democracia y aristocracia de forma permanente, es que la democracia es formal pero está controlada para vaciarla de expresión real.

    ” Por otro lado, decir que el igualitarismo (entendido éste como el deseo de rebajar a tus superiores a tu nivel, en un sentido moral o económico) no tiene nada que ver con las masas es, cuando menos, miope de tu parte”

    Es que el igualitarismo no es eso, esa es una visión elitista, defensiva y dogmática de la idea. Igualitarismo es que todos tengamos las mismas oportunidades y que vayamos a una sociedad con alta igualdad, no es “rebajar” o “aumentar” nada, eso es un mecanismo no una finalidad igualitarista. Esto es como los que dicen que el comunismo es que todos seamos pobres. El comunismo habrá sido todo el desastre que quieras pero eso obviamente es propaganda porque esa no era la idea.
    El igualitarismo no rebaja nada moralmente, “iguala” moralmente si acaso y tampoco eso porque suele ser más económico, por lo menos en el sentido que yo lo uso.

    “el “establishment” antiguo sí contaba, precisamente por su naturaleza familiar y aristocrática, con un código entre esas familias e instituciones que se entendía, que se sabía que de ciertos temas no se hablaba y existían unos mecanismos de control social internos mucho más fuertes y efectivos que el circo mediático actual”

    Pues yo entiendo que eso es una cuestión moral general, no tiene nada que ver con un código de comportamiento interno y endógeno.

    “Las ´élites wasp antiguas sacrificaban a sus hijos por este país, eso lo sabes bien. Incluso, les repugnaba la idea de que existiera tanta desigualdad económica como ahora”

    Uff, esto es muy largo y complicado. Mira yo creo que la relación es circunstancial y que responde a una cuestión de época y de presión “democrática”. En España había una desigualdad brutal durante todo el siglo XIX. Más adelante, con otras élites probablemente menos morales y más chabacanas la desigualdad decreció. ¿Fue la moral de esa élite? No, fue la sociedad democrática quien exigió más igualdad, y por eso las élites políticas se la dieron para mantenerse allí a riesgo de ser sustituidas por otras en el proceso democrático.
    Pero ahora ha llegado la globalización y la desigualdad es un mal endémico en todo el mundo. La “moral” cualquiera que sea esta se ha dejado en el cajón porque la realidad económica internacional está empujando a eso, a que cada vez se sea más egoista, a que la democracia se vacíe y a que solo cuente el interés económico.
    Al final son cuestiones de época, cuestiones muy complejas donde la moral de las élites es una parte de un todo que tiene un gran componente de realidad económica (globalización, tecnificación, financiarización de la economía, etc), también la moral social, el posmodernismo, etc, etc,

    “Lo primero que ahora le interesa a un político es descalificar al otro y encontrarle algún marrón en su pasado, para “destaparle” ante los medios. ¿Por qué? Porque no hay nada en común socialmente hablando entre las élites actuales. Antiguamente se protegían entre ellos por intereses no solo de clase, sino para mantener intactas las instituciones del país”

    Pues yo creo que la “agresividad” del capitalismo ha sustituido, aquí, a otras realidades sociales. La moral general de la sociedad de hace 60 años te decía que era más importante ser un caballero que tener dinero, ahora es al revés. Y por eso las élites han cambiado su comportamiento.

    ” ¿Cómo vas a negar eso? ¿Acaso hoy la gente va a la universidad en España en función de sus apellidos? No”

    Depende si el apellido está relacionado con el dinero. Porque el dinero es lo que hace ir a las mejores universidades. Aquí hay un cambio de paradigma, pero la desigualdad permanece transformada en otro tipo de desigualdad.

    ” una élite tan radicalmente meritocrática, que es cuando más desigualdad brutal ha habido en la historia de este país. Una élite que vive totalmente al margen, por su capacidad cognitiva y el tipo de trabajo que hacen, del “pueblo llano””

    Insisto, hay mil factores que creo que ayudan a esto. La desigualdad es un mal endémico en todas partes y en cualquier país no democrático con élites claras la verás igual (¿Guinea ecuatorial?) Por otro lado también hay unas posibilidades, por las tecnologías, de hacer un trabajo absolutamente al margen del “pueblo” llano, casi sin interaccionar con él. Hace 100 años el patrón tenía que verse cara a cara con el obrero. Hoy entra en un coche con cristales ahumados en un edificio de oficinas y va directamente a la planta más alta. Se ha despersonalizado todo, por no hablar de una economía cada vez más financiera que no comparte terreno con el trabajo.
    Luego está la moral social, el posmodernismo, el “fin de la historia”, el “enriquecerse es bueno” de Deng XioPing que al final se puede aplicar en todas partes, el fin de las utopías, etc.

    Saludos,

  7. Me alegro que te esté gustando este debate, Pedro. A mí también porque es algo que considero una “contradicción” interna, es algo que me cuesta equilibrar por mis instintos de querer tener un sistema institucional con élites sin dejar de lado que exista la posibilidad para que personas “no patricias” también tengan oportunidades.

    Un tema como este da para un libro entero, como ya te imaginarás. Intento muchas veces evitar este tema porque como me dijeron aquí mismo hace tiempo, muchos lectores se van a sentir alienados ya que no cuentan con “background” u “origen” que les permita poder comparar exáctamente qué tratamos. Pero, creo que tú sí te puedes imaginar más o menos el sentido de estos temas porque se ve que tienes esto de las clases muy estudiado.

    “No he querido decir que desprecies a la democracia, he dicho que lo hacía Sigfrido y que, al enlazar con el tema de Urdangarín parece que sigues el mismo camino.”

    Ah, entiendo. Es que me duele a nivel personal cuando alguien me dice que no “me interesan” los “pobres” o que pretendo cerrarles puertas porque no es así en absoluto y creo que precisamente uno de los errores de la antigua élite WASP, en el caso americano fue que quizá por el propio protestantismo, que como sabes no es nada integrador ni asimilador, no tuvieron una visión suficiente como para que futuras “élites” siguieran ciertos valores de ese patrón cultural. Por eso yo mismo a veces pienso que la contradicción perpetua de nosotros los protestantes es que hemos sido tan abiertos, tan sumamente tolerantes que nunca tuvimos un instinto de “conservar” castas como sí siempre ha tenido como instinto principal toda élite española, católica. Es deciir, que la propia meritocracia tiene que ver mucho también con el “credo” general protestante de que puedes rehacer tu vida en libertad, gozar de una economía liberal capitalista y que si Dios nos había hecho hombres libres, ¿qué razón teníamos nosotros para seguir esclavizando a negros, a gays y demás? Reconozco, esto es una contradicción permanente. Ojo, tampoco en nada estoy defendiendo que establezcamos castas o “volver a lo que habia”. Eso es imposible y sería muy injusto para los étnicos y demás gente de clases populares que hoy gozan de ser totalmente libres o prósperos. No puedo evitar cierta melancolía que me da no obstante ver tanta élite meritocrática y sin ningún sentido del deber cívico.

    “Otro debate es si puede haber democracia con aristocracia, que sería bastante más largo. Mi opinión: Puede haberla puntualmente, pero una democracia “real” finalmente acabará con la aristocracia con el paso de los años, por la pura naturaleza de las cosas. Si hay democracia y aristocracia de forma permanente, es que la democracia es formal pero está controlada para vaciarla de expresión real.”

    Buen apunte, Pedro, buen apunte. Se podría decir que hoy por hoy Occidente es bastante más “democratista” de lo que fue en 1960. Eso lo reconozco. Me parece bien por ejemplo que en cierta medida se haya eliminado muchas injusticias que existían hacia personas de color, entre otros colectivos percibidos como “inferiores”. Pero este nuevo democratismo conlleva muchos retos, algunos de ellos unos verdaderos quebraderos de cabeza. EEUU fue una república liberal democrática bastante “elitista” hasta bien entrado los años 60. Yo no vivi personalmente los años 50, obviamente por mi edad ni las épocas anteriores, pero probablemente me habría sentido más “identificado” con aquella democracia, más limitada desde luego, que ciertas actitudes actuales.

    “Es que el igualitarismo no es eso, esa es una visión elitista, defensiva y dogmática de la idea.”

    No de la idea del igualitarismo en sí, sino de cierta versión del igualitarismo. No veo nada malo en que un hombre me diga “quiero igualdad ante la ley”. Sí veo algo muy terrible en un hombre que se alegre por la caída de gente más poderosa y “mejor” que él. “Mejor” en el sentido de orígenes familiares, posición social, que no moral para nada.

    “Igualitarismo es que todos tengamos las mismas oportunidades y que vayamos a una sociedad con alta igualdad, no es “rebajar” o “aumentar” nada, eso es un mecanismo no una finalidad igualitarista. Esto es como los que dicen que el comunismo es que todos seamos pobres. El comunismo habrá sido todo el desastre que quieras pero eso obviamente es propaganda porque esa no era la idea.”

    Sí, de acuerdo. No me verás a mí nunca decir que los comunistas “quieren” pobreza. Se que es al revés — quieren cierta riqueza para todos, a través de métodos que yo considero terribles y criminales.

    Con respecto a las oportunidades, sí, también de acuerdo con ese tipo de igualdad. Yo nunca votaría a favor de una ley que diga que tú, Pedro, por razón de tus orígenes, no puedas ir a estudiar, aunque no sé si te podría prometer que no existieran ciertas cuotas en las privadas “de élite”, pero sería injusto preguntarme por eso ya que el tema de las cuotas es recurrente com debate, al menos aquí en EEUU pero usado para razas ya que hay universidades que hasta la decisión del T.Supremo hace unos días, tenían cuotas para negros y latinoamericanos, para intentar abrirles más las puertas a la universidad. Ahora el TS ha dicho que eso es ilegal.

    “El igualitarismo no rebaja nada moralmente, “iguala” moralmente si acaso y tampoco eso porque suele ser más económico, por lo menos en el sentido que yo lo uso.”

    Con “rebaja” me refiero a lo que te decía más arriba – extirpar de títulos a un “superior” para que se parezca más a ti en vez de hacer justicia real. Lo veo como cosas distintas.

    “En España había una desigualdad brutal durante todo el siglo XIX. Más adelante, con otras élites probablemente menos morales y más chabacanas la desigualdad decreció. ¿Fue la moral de esa élite? No, fue la sociedad democrática quien exigió más igualdad, y por eso las élites políticas se la dieron para mantenerse allí a riesgo de ser sustituidas por otras en el proceso democrático.”

    Esto ha pasado en EEUU y sin embargo las consecuencias han sido al revés. Tu mismo me comentabas el otro día sobre las cifras de desigualdad en USA, son las más altas en el mundo occidental. Esto es al revés de lo que ocurría cuando la élite era “wasp” y aristocrática. En el caso español, es interesante eso y es verdad, pero porque creo que el “enemigo común” de todo español “normal” durante siglos fue una casta religiosa-clerical y latifundista. Si te fijas, el proceso en todos los países “latinos” ha sido parecido. Es innegable que hoy hay más igualdad y demcracia en sus sistemas. Sin duda, es una cuestión que debemos seguir estudiando.

    “Pero ahora ha llegado la globalización y la desigualdad es un mal endémico en todo el mundo. La “moral” cualquiera que sea esta se ha dejado en el cajón porque la realidad económica internacional está empujando a eso, a que cada vez se sea más egoista, a que la democracia se vacíe y a que solo cuente el interés económico.”

    Sí, ciertamente. Por eso este fenómeno está tan pronunciado, que si visitas cualquier universidad de “élite” en USA, prácticamente el cuerpo estudiantil está ahora compuesto de élites intelectuales internacionales, pero ni la sombra de lo que fueron. Es más, véte a Harvard o al campus de Columbia (que ya viste, tengo entendido) y verás que cuesta ver a estadounidenses y los que son, son “excepcionales” y lumbreras. Muy distinto esto a cuando Harvard o Columbia estaba exclusivamente compuesto de familias que ganaron sus fortunas en el siglo XIX, durante la época de los barones como Carnegie, Frick, Rockefeller, Bush, Vanderbilt, Kellog, Fischer-Price, Coleman, Cole, etc. Ahora lo que vemos son Huang Lu, hijo de la élite china, gente millonaria de latinoamérica , negros (en su mayoria porque hay cuotas y discr. positiva) o blancos americanos que son excepcionalmente “brillantes”. Si antiguamente el nombre te conseguia el escaño en Harvard, ahora es “The College Board” y sacar buen “score” en el famoso SAT (el famoso examen de selectividad en EEUU). Este tema lo conozco quizá demasiado porque mi empresa colabora estrechamente con “The College Board” y nuestra intención siempre ha sido la generación de “élites”, a pesar de que el CB es algo más meritocrático que yo, que soy una mezcla de conceptos en este aspecto.

    “Pues yo creo que la “agresividad” del capitalismo ha sustituido, aquí, a otras realidades sociales. La moral general de la sociedad de hace 60 años te decía que era más importante ser un caballero que tener dinero, ahora es al revés. Y por eso las élites han cambiado su comportamiento.”

    Sí, sin duda pero ¿te has preguntado por qué esto ha sido así? Si tu ya naces con mucho dinero, con una gran fortuna, de nada te va a servir que un tipo te diga que “tener dinero es lo importante” porque ya lo tienes. Si la moral de hace 60 años en cuanto a la élite era distinta, se debe a que no necesitaban “mostrarse” ante nadie, ya eran quienes eran, no tenían que probar nada. Los nuevos ricos, sin embargo, sí aceptaron este concepto y actuaron en consecuencia.

    Vino nuevo, sin duda, pero del más barato.

    “Depende si el apellido está relacionado con el dinero. Porque el dinero es lo que hace ir a las mejores universidades. Aquí hay un cambio de paradigma, pero la desigualdad permanece transformada en otro tipo de desigualdad.”

    Las mejores unis en España son públicas, Pedro. ¿Qué tiene que ver el dinero ahí?

    “Por otro lado también hay unas posibilidades, por las tecnologías, de hacer un trabajo absolutamente al margen del “pueblo” llano, casi sin interaccionar con él. Hace 100 años el patrón tenía que verse cara a cara con el obrero. Hoy entra en un coche con cristales ahumados en un edificio de oficinas y va directamente a la planta más alta. Se ha despersonalizado todo, por no hablar de una economía cada vez más financiera que no comparte terreno con el trabajo.”

    Sí, sí. Es un tema larguísimo. Antiguamente, un “wasp” por ejemplo o millonario, compartía muchas cosas en común con el obrero. Tendría una mansión, pero desayunaba las mismas marcas y tostadas. Tendría varias televisiones, pero los canales eran los mismos. Estudiarian mas, pero los autores nacionales eran conocidos. Se irian mas de vacaciones, pero todos iban a los mismos sitios. ¿Ahora? Todo está absolutamente segregado y exclusivo hasta tal punto que la gente sabe por lo que comes, qué clase eres y normalmente qué raza también. Todo lo que hoy hace un “millonario” en Nueva York es tan radicalmente distinto a lo que hace y come un “redneck” en Alabama, que parecen países completamente distintos. El “redneck” sigue con sus salchichas y huevo en el desayuno, el millonario ahora toma Mueslix. Antiguamente tomaban las mismas marcas de cerveza, se fumaba (y los que no fumaban tampoco miraban mal o con desprecio al fumador obrero o de clase alta) mientras que ahra tenemos palabras como “gourmet”, “orgánico”, “craft beer”, etc.

    Saludos

  8. Sigfrido · ·

    Alfredo:
    Estoy muy de acuerdo con su artículo. Si bien yo he puesto más el foco en la secular “envidia española” tan comentada por los Unamuno, Ortega, Marañón, de la Mora, etc, su tesis me recuerda mucho a la sostenida por Peregrine Worsthorne, ese gran caballero inglés, en su libro “Democracy needs aristocracy”.

    El ejemplo de Lord Beaverbrook, el magnate de la prensa, está muy bien traído. Este hombre podía ser considerado sensacionalista, para algunos, pero era un patriota y un caballero. Por eso ocultó cuanto pudo el asunto de Eduardo VIII.

    Antes, los clubes sociales, eran lugares en los que los caballeros con visión de Estado y sentido del servicio al país velaban por la estabilidad y la salvaguarda de los intereses de la nación.

    Hoy no sucede eso. Por ejemplo, yo no critico a la partitocracia por ser “elitista”, sino porque los actuales politicastros no tienen el menor sentido de Estado, y únicamente se preocupan por defender sus mezquinos y bastardos intereses. Lo mismo sucede con otros escalafones que antes eran ocupados por la verdadera élite.

    La meritocracia es un auténtico desastre. Fíjese usted en que Napoleón, que de algún modo abogaba por ella, era consciente de que todo país sano debía forjar o tener una auténtica “Nobleza”. Y él mismo llegó a decir que si hubiese tenido un cuerpo de oficiales con las tradiciones del cuerpo de oficiales austriaco o prusiano, no hubiera sido vencido.

    Hay un ensayo de Digby Balzell, “Sporting Gentleman”, que con el trasfondo argumental del mundo del tenis, aborda a la perfección la degeneración de este deporte tan wasp y señorial. Para él, la llegada de los profesionales que sólo jugaban por dinero, fue una gran desgracia.

    Ah, y me ha gustado también el ejemplo de los Kennedy. Aunque eran irlandeses, tomaron como modelo el modelo WASP, y de hecho, Joseph, el patriarca del clan, era muy consciente de la necesidad de una aristocracia política genuina que se hiciera cargo de los destinos de la nación.

    Dice el tal Robespierre:

    “Pues lo del hilo anterior ha sido un espectáculo, Alfredo. Ha estado Sigfrido luciéndose y quién sabe si su comportamiento no se deba a intereses ocultos que tiene con respecto a esta web. Ahí lo dejo. ”

    Esto es, tira la piedra y esconde la mano el muy miserable. He colaborado en este foro en 2009, y siempre he expresado mis ideas sin el menor complejo.

  9. David James · ·

    Buenas:

    Se habla de Urdangarín y la meritocracia. Valoro su trayectoria como balonmanista, pero después obtuvo una licenciatura y fue contratado en Telefónica. ¿Realmente era el candidato más apto? No, solo que tenía el enchufe proveniente de la posición de su suegro. Luego no es buen ejemplo de meritocracia. Para mí meritocracia era uno de mi ciudad, hijo de obreros, que llegó a dirigir la empresa más importante de España en su tiempo, hace 100 años.

    Para mí, Udangarín el único mérito que le veo es haberse arrimado a la familia real y haberse creído impune en sus presuntos actos delictivos en los que el Rey debía haber actuado con más prontitud con un buen cortafuegos, pero parece ser que no tiene buenos asesores en la Casa Real… Yo creo en personajes históricos que sí aborrecían a los no-meritocráticos, como Augusto que no mostró ninguna simpatía por su hijastro Tiberio, a pesar de que le sucedió. La historia demostró que no estaba a las alturas de las circunstancias…

    El hecho de ser de la familia X o que tu padre sea Y no quiere decir que tengas mérito. Serás hijo de, pero de ahí a tener meritocracia… Meritocracia no es ser de una clase sino demostrar que tienes clase.

    Saludos,

  10. Sigfrido · ·

    “La verdad es que en este blog y proyecto, he podido conseguir un éxito modesto a la hora de atraer al liberalismo clásico gente de orígenes populares. He hablado del dinamismo capitalista y de una igualdad de oportunidades para todos. Lógicamente, eso ha atraído a gente que en otro momento hubiése sido excluida de cualquier debate político”

    No hay duda de que “la cabra tira al monte”. No me extraña que ni este artículo ni el mío, hayan sido bien recibidos por ciertos personajes que aquí intervienen.

  11. Sigfrido · ·

    Me hace mucha gracia que ciertos sujetos digan que yo “desprecio a los pobres”.

    En numerosas ocasiones he criticado los desmanes de los actuales plutócratas y he puesto como ejemplo a los arquetipos aristócratas que hacían suyo el NOBLEZA OBLIGA.De hecho en mi hilo,alabé y colgué un artículo sobre la serie “Downton Abbey” en el que se ensalzaban estos principios,que hoy son tachados de “paternalistas” por los progres o escarnecidos por la basura mundialista.

    Critiqué en su día el sistema de pago por “librar de la suerte de soldado a los hijos” por el que mucho señorito español se libraba de ir a la guerra.Todo lo contrario de lo que hacían los nobles ingleses de la época.

    ¿Usted se imagina,Alfredo, a las actuales élites advenedizas y corrompidas en una situación como la del naufragio del Titanic,en la que caballeros como Astor,Guggenheim,etc,etc cedieron su sitio a las mujeres (las de clase inferior incluidas) porque hubieran juzgado deshonroso salvarse en lugar de una mujer?.

    También he alabado las políticas sociales de Bismarck o las tesis de los Adolf Wagner y demás.

    Ha de recordarse que el premier tory Stanly Baldwin tenía una profunda concirncia social.Sir Oswald Mosley,independientemente de que se discrepe o no de su ideología,creía en un sistema corporativo-capitalista nacional,y se preocupaba mucho por las malas condiciones de vida del obrero inglés.Sus tesis se basaban en buena parte en Keynes.Podría poner muchos más ejemplos.

    Quién diga que yo “desprecio a los pobres” es un zote o in hijo de puta.

    Toda aristocracia necesita sangre nueva y nunca nadie lo ha negado.Pero no podemos romper los odres viejos.El carácter humano,al igual que sucede con la cría de perros y de caballos de raza,o con el vino,requiere de generaciones para obtener un producto de primera,que a su vez,de modo gradual se mezclará xon los “mutantes” que pese a nacer en una posición más baja son “aristócratas naturales”.

  12. Sigfrido:

    “su tesis me recuerda mucho a la sostenida por Peregrine Worsthorne, ese gran caballero inglés, en su libro “Democracy needs aristocracy”.

    Sí, recuerdo que habíamos comentado algo sobre este señor. Comparto lo que él ha dicho en sus últimos tiempos, sobre la necesidad de generar un discurso más moderado, aunque firme pero a la vez aceptando cierto sentido de lo políticamente correcto siempre que ellos sean recíprocos y más cívicos cuando atacan a la derecha. “Ellos”, la izquierda, obviamente.

    Comparto esa idea. Sin aristocracia, la democracia degenera a democratismo radical con todos los excesos que hemos estado viendo en los últimos tiempos. La ciudadanía ha perdido todo el miedo al respeto, a cualquier tipo de control y autoridad. No me gusta nada eso, pues es una señal de lo que los sociólogos llaman la “humanización” de las personas. Yo prefiero usar otro nombre — la sensualización de las personas.

    “El ejemplo de Lord Beaverbrook, el magnate de la prensa, está muy bien traído. Este hombre podía ser considerado sensacionalista, para algunos, pero era un patriota y un caballero. Por eso ocultó cuanto pudo el asunto de Eduardo VIII.”

    Una gran diferencia al descarado e indeseable Pedro J. Ramírez. Para mí, el señor Pedro J. Ramírez es representante de las peores características del moderno periodismo revanchista español.

    “Por ejemplo, yo no critico a la partitocracia por ser “elitista”, sino porque los actuales politicastros no tienen el menor sentido de Estado, y únicamente se preocupan por defender sus mezquinos y bastardos intereses. Lo mismo sucede con otros escalafones que antes eran ocupados por la verdadera élite.”

    Sí, con esto estoy de acuerdo. El problema n es la “partitocracia”, algo deseable, sino QUIÉNES la integren.

    “Hay un ensayo de Digby Balzell, “Sporting Gentleman”, que con el trasfondo argumental del mundo del tenis, aborda a la perfección la degeneración de este deporte tan wasp y señorial. Para él, la llegada de los profesionales que sólo jugaban por dinero, fue una gran desgracia.”

    Digby Balzell — un gran señor. Si no lo ha hecho, le recomiendo su libro sobre los protestantes wasp. Se titula “The Protestant Establishment”. Balzell toma una postura muy parecida a la mía: es realista con los tiempos, entonces piensa que las nuevas élites aunque sean de otras razas o étnias, deben al menos intentar o pretender mirar al modelo WASP para su comportamiento. En muchas cosas esto lo han asumido los judíos (específicamente los judíos alemanes, no los soviéticos ni del este), con la diferencia de que al ser judíos, siempre han representado cierta “alienización” de la fundación cristiana de Occidente. Sin embargo, Balzell creo que (si no recuerdo mal), no es muy positivo con respecto a las élites chinas o coreanas en EEUU.

    “Ah, y me ha gustado también el ejemplo de los Kennedy. Aunque eran irlandeses, tomaron como modelo el modelo WASP, y de hecho, Joseph, el patriarca del clan, era muy consciente de la necesidad de una aristocracia política genuina que se hiciera cargo de los destinos de la nación.”

    Sí, aunque Balzell en su libro matizó muy bien que aún así, la familia Kennedy protagonizó unos excesos que no hubieran sido tan siquiera posibles entre protestantes, especialmente algunos “business dealings” como dicen aquí. Pero vamos, una familia como Kennedy, aunque no fuera de origen anglosajón protestante, pudo asimilarse perfectamente a lo WASP. No sé si podemos decir lo mismo por italo-americanos. Hay algo que tienen los vocales al final de los apellidos latinos que…como que no encaja, aunque obviamente siempre se pueden dar más “Profumos” o “Santayanas” en el mundo “WASP”, pero ya me entiende…

    “¿Usted se imagina,Alfredo, a las actuales élites advenedizas y corrompidas en una situación como la del naufragio del Titanic,en la que caballeros como Astor,Guggenheim,etc,etc cedieron su sitio a las mujeres (las de clase inferior incluidas) porque hubieran juzgado deshonroso salvarse en lugar de una mujer?.”

    NI DE BROMA. Para esos actos asi de heroicos, los WASP, sin duda. Quisieran las élites de ahora y los imbéciles que piensan que por el hecho de tener “sangre comunera” en la élite están mejor protegidos.

    David James:

    Creo que no lo ha entendido bien. La meritocracia nada tiene que ver con Urdangarín y nunca he dicho eso.

  13. Sigfrido · ·

    Alfredo:

    “, recuerdo que habíamos comentado algo sobre este señor. Comparto lo que él ha dicho en sus últimos tiempos, sobre la necesidad de generar un discurso más moderado, aunque firme pero a la vez aceptando cierto sentido de lo políticamente correcto siempre que ellos sean recíprocos y más cívicos cuando atacan a la derecha. “Ellos”, la izquierda, obviamente”

    Sí, y yo también comparto esto aunque voy a hacer un matiz. Creo que Worsthorne fue un tanto ingenuo cuando pensó que esta gentuza podía ser “cívica”. En general, el progre actual es absolutamente impermeable al diálogo y al debate cívico. Y con él sucede con los maleantes. Cuanto más le concedes, más te pide. Worsthorne había criticado a la Thatcher por ser poco receptiva al diálogo social, y si bien yo concuerdo con él en que algunas de las políticas thatcheristas en relación a la industria del país no fueron muy acertadas, sí creo que el carácter de la “Iron Lady” era digno de alabanza, porque su mensaje a la gentuza era claro: “No me dais miedo y no me vais a amedrentar”.

    “Comparto esa idea. Sin aristocracia, la democracia degenera a democratismo radical con todos los excesos que hemos estado viendo en los últimos tiempos. La ciudadanía ha perdido todo el miedo al respeto, a cualquier tipo de control y autoridad”

    Absolutamente cierto. Es un fenómeno muy generalizado en Occidente. Ahora la gente no tiene límites y se cree con “derecho a todo”. Una sociedad sin límites, es una amenaza no sólo para el orden y el progreso de la misma, sino para la libertad. Ahora ya nadie sabe cuál es su sitio. Esta situación me recuerda muchísimo a la del Imperio romano decadente.

    ” No me gusta nada eso, pues es una señal de lo que los sociólogos llaman la “humanización” de las personas. Yo prefiero usar otro nombre — la sensualización de las personas.”

    Desde luego. Pero merced a la “transvaloración” o “Umwertung”, que diría Nietzsche que se ha producido, ahora “sensualización” es hasta una nota positiva. La “sensualización” siempre es sinónima de animalización y de debilidad. Esto también pasó en la Roma decadente, y como era de esperar, llegaron los germanos para asumir el legado imperial y barrer a todos aquellos “romanos” (que ya no eran tales) degenerados.

    Por cierto, hablando de sensualización, el otro día leí una curiosa noticia en un diario británico. Al parecer, ahora está aumentando el SIDA en UK, pero la causa principal, además de los contagios “sodomíticos”, empieza a ser el turismo sexual femenino. Muchas mujeres van a hacer “turismo” sexual a las islas del caribe, a Senegal, Kenia y demás lugares tropicales. la consecuencia es que cuando vuelven infectan a sus maridos, novios, etc.

    Claro, la sensualización tiene consecuencias, porque la Naturaleza es siempre implacable.

    “Una gran diferencia al descarado e indeseable Pedro J. Ramírez. Para mí, el señor Pedro J. Ramírez es representante de las peores características del moderno periodismo revanchista español.”

    Ese tiparraco, que travestido de mujer fue filmado en una ocasión dejándose orinar por una negra prostituta, es un indeseable. Un Randolph Hearst pero de peor pelaje. Pero a todo cerdo le llega su san Martín, y el Ramírez ya no tiene ningún poder. De hecho, ya no está al frente de “El Mundo”. Era un advenedizo sin el menor escrúpulo o sentido patriótico.

    “Sí, con esto estoy de acuerdo. El problema n es la “partitocracia”, algo deseable, sino QUIÉNES la integren.”

    Esto es lo que no entiende la mayoría de la gente. También hay que plantearse el hacer de los partidos políticos. Hoy día, la mayoría de ellos se mueven por el cortoplacismo, la demagogia y el interés particular. Por eso no tienen visión alguna del Estado, del Largo Plazo o del “Fair Play”, que son elementos indispensables para que una nación sea exitosa. Se pelean entre sí de manera navajera, con la finalidad de arrancarse votos. Eso me parece lamentable.

    “Digby Balzell — un gran señor. Si no lo ha hecho, le recomiendo su libro sobre los protestantes wasp. Se titula “The Protestant Establishment”. ”

    Sí, ya hablamos de este libro. De hecho, ahora mismo lo estoy leyendo junto con su libro sobre el tenis.

    “En muchas cosas esto lo han asumido los judíos (específicamente los judíos alemanes, no los soviéticos ni del este), con la diferencia de que al ser judíos, siempre han representado cierta “alienización” de la fundación cristiana de Occidente. Sin embargo, Balzell creo que (si no recuerdo mal), no es muy positivo con respecto a las élites chinas o coreanas en EEUU.”

    Muy bien hecho este matiz entre judíos centroeuropeos y judíos rusos o del Este. De hecho, ya antes de la Ii Guerra Mundial, los judíos alemanes asimilados veían con muy malos ojos a los judíos polacos y demás.

    Baltzell tiene razón, y pero al leer sus dos libros detecto que su postura se hizo más escéptica durante los años en lo que a la “asimilibilidad” de elementos nuevos se refiere. Ojo, en pequeño número esto es posible, pero por lo general, los Sowell o los Clarence Thomas serán siempre una escasísima minoría. Como sabe, yo defiendo más un modelo de autodeterminación para la minoría negra, siguiendo el ejemplo de Marcus Garvey, hombre íntegro y patriótico.

    Y otra cosa sobre los WASPS. También lo comentamos en una ocasión. Eran personas muy educadas y civilizadas, pero creo que su colapso se produjo porque se hicieron demasiado “softy”. Soy de los que cree que una verdadera aristocracia siempre debe conservar un cierto aspecto “wild”, como sucedía en el siglo XIX, cuando los aristócratas ingleses o de EE.UU iban a las guerras, practicaban esgrima y boxeo, y otros “tough sports”. Como yo, usted es un admirador de los vikingos con lo cual entenderá perfectamente lo que quiero decir.

    “Hay algo que tienen los vocales al final de los apellidos latinos que…como que no encaja, aunque obviamente siempre se pueden dar más “Profumos” o “Santayanas” en el mundo “WASP”, pero ya me entiende…”

    Sin duda. Al fin y al cabo los irlandeses se diferencian de los ingleses menos que los portugueses de los españoles, por poner un ejemplo. Cierto lo que dice Baltzell sobre los Kennedy así como lo de su potencialidad para asimilarse. Por ejemplo, y enlazando con lo que le dije antes, con todas sus fallas humanas, uno de los rasgos que encuentro admirables del viejo Jo Kennedy es su perseverancia y su fuerza. Ese carácter un poco “wild” que yo juzgo como imprescindible para la supervivencia de una aristocracia.

    “NI DE BROMA. Para esos actos asi de heroicos, los WASP, sin duda. Quisieran las élites de ahora y los imbéciles que piensan que por el hecho de tener “sangre comunera” en la élite están mejor protegidos. ”

    Desde luego. Ya me gustaría a mí ver cómo se comportaban los integrantes de la nueva´”élite” nueva rica y hortera. Yo no me imagino a un Justin Bieber o a uno de los Kardashian teniendo ese tipo de gestos. ¿Recuerda usted como el príncipe Andrés combatió en las Falkland, o como el “prince Harry”, siempre tan vituperado por los medios hizo lo propio en Afganistán?. Yo no veo a ningún niño rico de las nuevas “élites” dando ese tipo de ejemplos. También deberían reflexionar los “comuneros”, y darse cuenta de que los actuales propietarios nuevos ricos de muchas Manor Houses y palacios ingleses, viven totalmente desvinculados de la comunidad circundante, al contrario de lo que sucedía con los antiguos Lords. A estos les importa un carajo si la gente está en el paro, o si viven mal. Lo único que pretenden es satisfacer su hedonismo.

    Le recomiendo leer si no lo hizo en su día, la novela “Beau Geste”, escrita por P.C Wren, descendiente de la famosa familia de arquitectos ingleses, y en la que se inspiró la gran película de Gary Cooper. Refleja perfectamente el ethos y el espíritu de sacrificio de los genuinos aristócratas que lleva incluso a la muerte. Hace unos curiosos análisis y descripciones que hoy en día serían tachadas de “racistas” y “clasistas” por los estúpidos progres.

    Me parece que David James ha entendido el artículo al revés. No es una loa a la meritocracia sino precisamente todo lo contrario. Hay que desmontar el mito de que la “meritocracia” es buena para el progreso o para el bienestar de la gente. La meritocracia multiplica el abismo existente entre las clases.

  14. David James · ·

    “Me parece que David James ha entendido el artículo al revés. No es una loa a la meritocracia sino precisamente todo lo contrario. Hay que desmontar el mito de que la “meritocracia” es buena para el progreso o para el bienestar de la gente. La meritocracia multiplica el abismo existente entre las clases.”

    La “meritocracia” no es democratizar el mérito. ¿A mí de que me vale trabajar para el hijo de un rico si no sabe llevar las cuentas de la empresa y se da cuenta que yo sé más que él y me despide por envidia? Lo que tienen que hacer los hijos de ricos es “saber” y desarrollarse, y no dormirse en los laureles. La meritocracia no significa pertenecer a una clase social. La aristocracia es, etimológicamente hablando, el gobierno de los mejores, no el gobierno de los ricos, que es la plutocracia. Yo no tengo clase social. Me considero por encima de la media, he procurado cultivarme, desarrollarme y no creo en que por ser hijo de nadie, vas a ser más, pues se debe demostrar antes la valía que pertenecer a una familia. Es más, algunos hijos de multimilonarios son parásitos. Un ejemplo, Paris Hilton que aparte de ser guapa, y estar muy buena, ¿hace algo más? Hedonismo y vagoneo por haberlo tenido todo.

    La meritocracia es una farsa. No triunfa el mérito sino los buenos enchufes, las buenas recomendaciones y ser o estar en relación con. ¿Qué tiene Urdangarín? Aparte de ser buen balonmanista, un título de económicas. Seguro que si le pregunto, hazme un VAN o un TIR no tiene ni idea. Pero se supo arrimar… Yo no tengo envidia a Urdangarín, pero sí me molesta que haya ido de listillo defraudando, y considero que la realeza debería dar ejemplo, y él no pertenece a ella por sangre sino por arrimamiento. Si cierta prensa oculta algunos devaneos de ciertas personas, creo que ciertas personas tienen su status meramente por hipocresía y por consentimiento de pacto social “mediático”. También es bien cierto que en España hubo un convenio entre el Partido Liberal y el Partido Conservador para que no entraran en el gobierno políticas extremistas. Pero no solo hay que hablar de Urdangarín, sino de Caballets, Torrojas, Nadales, y cientos y cientos de “meritocráticos” que han conseguido lo que los tontos ciudadanos de bien de este país no conseguimos y es no pagar los impuestos.

    Tienen mérito, al final les cazan y todo el mundo les aplaude… Viva Urdangarín, si es posible en la cárcel. La ley DEBERÍA ser igual para todos.

    Saludos,

  15. Sigfrido:
    “Creo que Worsthorne fue un tanto ingenuo cuando pensó que esta gentuza podía ser “cívica”. En general, el progre actual es absolutamente impermeable al diálogo y al debate cívico. Y con él sucede con los maleantes. Cuanto más le concedes, más te pide. Worsthorne había criticado a la Thatcher por ser poco receptiva al diálogo social, y si bien yo concuerdo con él en que algunas de las políticas thatcheristas en relación a la industria del país no fueron muy acertadas, sí creo que el carácter de la “Iron Lady” era digno de alabanza, porque su mensaje a la gentuza era claro: “No me dais miedo y no me vais a amedrentar”.

    Sí, es verdad que muchos progres actualmente no dialogan, aunque en el caso español que conozco, he tenido mejores experiencias con la izquierda allí que con la derecha casposa e intolerante de España, que como sabrá usted bien creo, son centralistas a ultranza y afrancesados en su discurso nacional. Worsthorne criticó a Thatcher en eso, sí, muy cierto ya que no pocos “grandees” del partido la veían como demasiado dada a la crispación. En aquellas fechas era necesario y en eso estoy de acuerdo con vd, pero quizá tanta guerra hizo daño posteriormente y a eso se refería Worsthorne. Tanto él como el otro patricio Harold Macmillan había criticado a Thatcher por algunas cuestiones económicas, especialmente con respecto a los mineros. Además de eso, Thatcher era de origen metodista y ellos se parecen mucho a nosotros los presbiterianos en cuanto a dar caña se refiere, pero en mi caso creo que hay veces donde es necesario menos espada y más diálogo, especialmente en cuestiones que no son “de estado”. Es algo que vas aprendiendo en la vida según las experiencias políticas o necesidades imperantes que tengas.

    “Absolutamente cierto. Es un fenómeno muy generalizado en Occidente. Ahora la gente no tiene límites y se cree con “derecho a todo”. Una sociedad sin límites, es una amenaza no sólo para el orden y el progreso de la misma, sino para la libertad. Ahora ya nadie sabe cuál es su sitio. Esta situación me recuerda muchísimo a la del Imperio romano decadente.”

    Aunque esto suena mal y por eso la mayoría de las personas no les gusta tratar este tema. Lo primero que sueltan es “¿¿pero quién eres tú para decirme cual es mi sitio??” Y ese es el problema, que no se trata de que usted o yo o nadie les “dicte” cuál es su sitio, sino que ellos deberían saberlo y asumirlo. Desgraciadamente, como se creen con derecho a todo y nuestro sistema “meritocrático” así les ha avalado, tenemos las sociedades que tenemos. En España esto lo he ido notando cada vez más con la pérdida del respeto a desconocidos, como eso de hablar con un total desconocido por la calle y llamarle “amigo” sin haber hablado con él mas de 5 segundos. Demasiada “confiancita” yo diría y personalmente les bajo los humos pronto. No soy tu “colega”, ni “tu amigo”, ni el “buddy” como dicen aquí en EEUU los hermanos de alma de la plebe en España. Aviso a navegantes: “Plebe” es una palabra que significa del vulgo, del popular, y no es un insulto salvo que te sientas aludido. Es una descripción. Es lamentable que tenga que explicar esto, pero a la vista de tanta ignorancia imperante, se hace necesario.

    “Desde luego. Pero merced a la “transvaloración” o “Umwertung”, que diría Nietzsche que se ha producido, ahora “sensualización” es hasta una nota positiva. La “sensualización” siempre es sinónima de animalización y de debilidad. Esto también pasó en la Roma decadente, y como era de esperar, llegaron los germanos para asumir el legado imperial y barrer a todos aquellos “romanos” (que ya no eran tales) degenerados.”

    Gran parte de los problemas actuales con respecto a la pérdida del orden social tienen que ver con eso. Si se fija, es prácticamente imposible ahora no hablar de sexo en las películas o glorificar lo puramente animal, carnal. Ellos dicen “pero tú eres un reprimido” y yo les digo – CLARO! Claro que reprimo mis instintos bestias y pecaminosos, o al menos lo intento. Si yo soy un “reprimido”, entonces tú eres un salido, un golfo, un pervertido sexual, un depravado. Pero la cultura imperante actual es eso: sé tu mismo, mantén relaciones sexuales con quien te plazca y cuanto mas mejor y no solo eso, cuéntalo en público para todos, las canciones, casi todas hacen referencia a algo sexual. En fin, tampoco me quita el sueño. Simplemente es un síntoma y origen de otros males sociales, como por ejemplo la confianza con desconocidos y pérdida de las distancias. Por mi parte, jamás les daré nada de lo que piden en cuanto a proximidad.

    “Por cierto, hablando de sensualización, el otro día leí una curiosa noticia en un diario británico. Al parecer, ahora está aumentando el SIDA en UK, pero la causa principal, además de los contagios “sodomíticos”, empieza a ser el turismo sexual femenino. Muchas mujeres van a hacer “turismo” sexual a las islas del caribe, a Senegal, Kenia y demás lugares tropicales. la consecuencia es que cuando vuelven infectan a sus maridos, novios, etc. “

    Esto se ha dado en Nueva York también pero lo que hacen muchos aquí es, antes de mantener relaciones o casarse, es hacerse una prueba para comprobar que no tengan SIDA u otras enfermedades “STDs” (sexually transmitted diseases).

    “Era un advenedizo sin el menor escrúpulo o sentido patriótico.”

    Completamente de acuerdo. La forma en la que arremetió contra la corona, contra los intereses españoles además, para lucrarse, solo demuestra que es un delincuente moral.
    “Se pelean entre sí de manera navajera, con la finalidad de arrancarse votos. Eso me parece lamentable.”

    Sí, a mi también. Esas peleas bizantinas entre los dos partidos, en vez de llegar a pactos de Estado como además era la tradición española y británica, es otro problema de que hay personas que no deberían estar donde están.

    “Muy bien hecho este matiz entre judíos centroeuropeos y judíos rusos o del Este. De hecho, ya antes de la Ii Guerra Mundial, los judíos alemanes asimilados veían con muy malos ojos a los judíos polacos y demás.”

    Es un tema muy interesante. Aquí en NY donde tengo mi sede, el barrio es mas o menos 65% WASP, con lo demás siendo judío alemán de la élite y sí, por lo general asimilaron lo WASP y dirigen las instituciones aquí, pero al judío polaco, del este y demás, se le nota muchísimo, empezando por sus apellidos y mentalidad. Digamoslo asi: No es lo mismo la familia elitista judía Entemanns, de la famosa pastelería, que un Lewinsky. Ahí lo dejo…

    “Baltzell tiene razón, y pero al leer sus dos libros detecto que su postura se hizo más escéptica durante los años en lo que a la “asimilibilidad” de elementos nuevos se refiere.”

    No tanto. El en los 70 habló de nuevo en otro libro, “Protestant Establishment Revisited” que no es tanto la asimibilidad sino que los WASP simplemente tiraron la toalla y dieron por perdido el país. La única esperanza que tenía era que surgiera una nueva élite parecida a la WASP.

    “Ojo, en pequeño número esto es posible, pero por lo general, los Sowell o los Clarence Thomas serán siempre una escasísima minoría. Como sabe, yo defiendo más un modelo de autodeterminación para la minoría negra, siguiendo el ejemplo de Marcus Garvey, hombre íntegro y patriótico.”

    Ojo con esto Sigfrido – hay un término que he oído y me gusta mucho. “BASP” – Black Anglo Saxon Protestant” – parece una contradicción pero en realidad es una forma de decir que no pocos negros tienen actitudes anglosajonas, especialmente con respecto a lo que comen, la cantidad de siglos que llevan aquí y sus criterios sobre “ethnics” no protestantes. Por ejemplo, la mayoria de negros opina que los griegos (es solo un ejemplo) no son “properly White”. Los negros son protestantes, etc. El problema con esta comunidad ha sido cierto victimismo generado por la extrema izquierda y el Partido Demócrata. ¿Pienso que habrá una élite negra? Ni de broma, porque les falta mas gente adinerada, pero creo que un “BASP” es mucho mas asimilable a lo “WASP” en cuanto a mentalidad que un Huangchu Li o un turco que llega aquí para ganar dinero solamente y tiene pensado volver a Turquia.

    “pero creo que su colapso se produjo porque se hicieron demasiado “softy”. Soy de los que cree que una verdadera aristocracia siempre debe conservar un cierto aspecto “wild”, como sucedía en el siglo XIX, cuando los aristócratas ingleses o de EE.UU iban a las guerras, practicaban esgrima y boxeo, y otros “tough sports”. Como yo, usted es un admirador de los vikingos con lo cual entenderá perfectamente lo que quiero decir.”

    Balzell dice que pasaron de ser una aristocracia a ser una casta degenerada. Para la 4ª generación, los tataranietos de los “barons” del siglo XIX, ya estaban enviciados y tiraron la toalla. No en vano, jamás olvidemos que quienes ocuparon los despachos del Presidente de Columbia a favor de la anarquía y el socialismo, así como en Harvard y otras grandes universidades eran los nietos de esos wasp. Llegaron a auto-odiarse y sentirse culpables por tener tanta riqueza y orígenes privilegiados. Aquí en Columbia pasó eso, sin contar obviamente con el apoyo que tenían ya de los hijos del “GI Bill”, en su mayoría judíos e italianos “ethnics”. Esto es normal creo, en toda aristocracia, suelen acabar degenerándose y pasa lo que pasa, que otras élites toman su lugar. Es eso lo que ha ocurrido aquí en USA y en España. España tenía por ejemplo, como dijo Stoddard en su libro racista, una élite germánica, pero esta élite se desgastó mucho en América y pasamos de tener a los “grandees” visigodos a contar con “élites” con personajes tan nefastos e indeseables coomo Ibáñez.

    “¿Recuerda usted como el príncipe Andrés combatió en las Falkland, o como el “prince Harry”, siempre tan vituperado por los medios hizo lo propio en Afganistán?”

    Claro, y es lo normal. Los “wasp” siempre han sacrificado a sus hijos por el bien de la patria.

  16. Sigfrido · ·

    Alfredo:

    “Tanto él como el otro patricio Harold Macmillan había criticado a Thatcher por algunas cuestiones económicas, especialmente con respecto a los mineros. ”

    Sí, y en ese punto concreto de las industrias nacionales puedo estar de acuerdo con Worsthorne y McMillan. El problema de Macmillan fue que como premier fue demasiado débil y acomplejado. Algo similar, aunque no tanto, le sucedió a Baldwin. Realmente, los conservadores tuvieron gente mucho más dura en el siglo XIX. Los Pitt, Palmerston o los Salisbury, son una buena muestra. Creo que esto se debe a un desgaste de la élite política británica, que poco a poco fue presa del desánimo y asumiendo unos complejos de culpa que no les correspondían.

    “Además de eso, Thatcher era de origen metodista y ellos se parecen mucho a nosotros los presbiterianos en cuanto a dar caña se refiere, pero en mi caso creo que hay veces donde es necesario menos espada y más diálogo, especialmente en cuestiones que no son “de estado”. Es algo que vas aprendiendo en la vida según las experiencias políticas o necesidades imperantes que tengas. ”

    Yo también soy partidario del “palo y la zanahoria”, como aquel gran “old patrician” que fue Theodore Roosevelt.

    Y sí, los metodistas clásicos eran muy cañeros.

    “Y ese es el problema, que no se trata de que usted o yo o nadie les “dicte” cuál es su sitio, sino que ellos deberían saberlo y asumirlo.”

    Efectivamente. No se trata de otra cosa.

    “En España esto lo he ido notando cada vez más con la pérdida del respeto a desconocidos, como eso de hablar con un total desconocido por la calle y llamarle “amigo” sin haber hablado con él mas de 5 segundos. ”

    Es algo que me parece tremendamente desagradable. Por lo general, el confianzudo, además de un maleducado, no es una persona de fiar.

    “Plebe” es una palabra que significa del vulgo, del popular, y no es un insulto salvo que te sientas aludido. Es una descripción. Es lamentable que tenga que explicar esto, pero a la vista de tanta ignorancia imperante, se hace necesario.”

    Lamentable y sorprendentemente es así. En mi anterior artículo también se escandalizaron mucho por usar yo el término.

    “Pero la cultura imperante actual es eso: sé tu mismo, mantén relaciones sexuales con quien te plazca y cuanto mas mejor y no solo eso, cuéntalo en público para todos, las canciones, casi todas hacen referencia a algo sexual. En fin, tampoco me quita el sueño. Simplemente es un síntoma y origen de otros males sociales, como por ejemplo la confianza con desconocidos y pérdida de las distancias. Por mi parte, jamás les daré nada de lo que piden en cuanto a proximidad. ”

    Sí, hay que ver esta situación desde el desprecio.

    La psicología progre, y sobre todo las tesis de Wilhelm Reich y otros judíos frankfurtianos, mucho más que las de Freud, han sido muy dañinas. La represión no es mala, sino buena. Es una muestra de la capacidad de autocontrol, lo cual convierte el hombre en un ser más fuerte y libre.

    Es como si un señor dice que tiene ganas de orinar, pero que tiene que esperar a llegar a su casa o a un café para hacerlo. El “deshinbido” le invitará a mear en plena calle, sin la menor vergüenza.

    La gente que no se reprime debería estar en un zoológico. De la represión surge cultura, reflexión abstracta y progreso tecnológico. La deshinbición sexual es sinónimo de salvajismo. Para progres, los de Sodoma y Gomorra. Y qué primitivos eran…Afortunadamente Dios los castigó como se merecían.

    “Esto se ha dado en Nueva York también pero lo que hacen muchos aquí es, antes de mantener relaciones o casarse, es hacerse una prueba para comprobar que no tengan SIDA u otras enfermedades “STDs” (sexually transmitted diseases”

    No me extraña que así sea. Un gran “avance” sin duda, este del golferío. En la primera cita, se dicen el uno al otro…”pero primero te tienes que hacer la prueba de venéreas, ehh”.. muy “romántico”. También sé de gente que dice que preguntarle a la pareja el número de relaciones sexuales previas (compañeros sexuales) es ” de mal gusto”. Si no fueran promiscuas y descaradas, no sería “de mal gusto” en absoluto. Hipócritas…tanto presumir de desinhibición, pero en el fondo se avergüenzan…

    “Sí, a mi también. Esas peleas bizantinas entre los dos partidos, en vez de llegar a pactos de Estado como además era la tradición española y británica, es otro problema de que hay personas que no deberían estar donde están. ”

    Eso sucede porque no se identifican con sus contrincantes o adversarios políticos. Por otro lado, como hoy día se ha exacerbado de manera anormal el individualismo (lo cual como paradoja conduce al gregarismo), los individuos ya no tienen una visión trascendente de la vida, y conceptos como “Patria”, “Honor”, “Servicio”, o “Dios” les suenan a chino. Por eso yo, al igual que Robert Scruton, siempre he preferido el concepto de “fideicomiso social” al de “contrato social”. El contrato social sólo liga a los miembros presentes, mientras que el “Trust” liga a la generación presente con las pasadas y las futuras.

    “Digamoslo asi: No es lo mismo la familia elitista judía Entemanns, de la famosa pastelería, que un Lewinsky. Ahí lo dejo…”

    Desde luego, y haciendo un chascarrillo fácil, si es una Lewinsky ni le cuento.

    “No tanto. El en los 70 habló de nuevo en otro libro, “Protestant Establishment Revisited” que no es tanto la asimibilidad sino que los WASP simplemente tiraron la toalla y dieron por perdido el país. La única esperanza que tenía era que surgiera una nueva élite parecida a la WASP. ”

    Sí, también dice eso y acierta plenamente. Ellos mismos se pegaron el tiro de gracia.

    “Ojo con esto Sigfrido – hay un término que he oído y me gusta mucho. “BASP” – Black Anglo Saxon Protestant” – parece una contradicción pero en realidad es una forma de decir que no pocos negros tienen actitudes anglosajonas, especialmente con respecto a lo que comen, la cantidad de siglos que llevan aquí y sus criterios sobre “ethnics” no protestantes”

    No conocía este término. Curioso pero tiene sentido.

    Mire, esto lo comentamos ya en otras ocasiones y aunque parezca una paradoja, los negros de los años 30 (y no hablo del Sur sino de los Estados del Norte donde la segregación era más bien “de facto”) seguían unos estándares morales mucho más similares a los de los WASPS que la mayoría de los actuales. Delinquían menos, y sus familias estaban mucho más estructuradas. También vestían menor. Alguien dirá que sólo podían desempeñar oficios básicos, pero esto no es cierto. Ha de recordarse que había médicos, abogados y profesores negros. Evidentemente, la mayoría de ellos estudiaban de manera segregada, pero los había. ¿había injusticias que debían ser superadas?. Sin duda, pero en general, los negros han sido llevados por el mal camino gracias a las mañas de mucho izmierdoso malvado.

    “pero creo que un “BASP” es mucho mas asimilable a lo “WASP” en cuanto a mentalidad que un Huangchu Li o un turco que llega aquí para ganar dinero solamente y tiene pensado volver a Turquia. ”

    De acuerdo también con esto.

    “No en vano, jamás olvidemos que quienes ocuparon los despachos del Presidente de Columbia a favor de la anarquía y el socialismo, así como en Harvard y otras grandes universidades eran los nietos de esos wasp. Llegaron a auto-odiarse y sentirse culpables por tener tanta riqueza y orígenes privilegiados. Aquí en Columbia pasó eso, sin contar obviamente con el apoyo que tenían ya de los hijos del “GI Bill”, en su mayoría judíos e italianos “ethnics”. Esto es normal creo, en toda aristocracia, suelen acabar degenerándose y pasa lo que pasa, que otras élites toman su lugar. Es eso lo que ha ocurrido aquí en USA y en España. España tenía por ejemplo, como dijo Stoddard en su libro racista, una élite germánica, pero esta élite se desgastó mucho en América y pasamos de tener a los “grandees” visigodos a contar con “élites” con personajes tan nefastos e indeseables como Ibáñez.”

    También suscribo todo esto. Las élites actuales se desgastan mucho más rápido que las de antes. Por ejemplo, los descendientes de vikingos, normandos, sajones, etc, que fundaron reinos a lo largo y ancho de Europa, estuvieron muchas generaciones “dando caña”. Incluso los Patricios romanos duraron siglos antes de degenerar. Otro tanto sucedió con los “espartiatas”.

    Muy cierto lo que dice Stoddard. ¿A qué Ibáñez se refiere exactamente?. ¿Quizá al que fuera presidente de Chile en los años 30?.

    Teddy Roosevelt sería para mí el paradigma de patricio. Intelectualmente superior, leía y escribía compulsivamente, sus conocimientos eran vastísimos, gran patriota y Pater familias, y también gran guerrero y deportista.

    “Claro, y es lo normal. Los “wasp” siempre han sacrificado a sus hijos por el bien de la patria.”

    Eso es, como sucedía con los antiguos germanos, romanos, griegos y vikingos.

    El señor James sigue sin entender a qué nos referimos. Ha citado a la Paris Hilton como ejemplo de “aristócrata”, cuando precisamente esa desgraciada es la encarnación de lo peor de las clases advenedizas, sin el menor sentido del deber, del honor o del patriotismo.

    Por otro lado, unos matrimonios que se guíen por la sabiduría a la hora de escoger, algo que como dijo el conservador Anthony Ludovici era característico de la antigua nobleza veneciana, nunca empeorará “el producto”. Todo lo contrario, especialmente si de cuando en cuando añadimos algo de savia nueva, con “aristocracia natural”.

    Los Kennedy y otros patricios no siguieron este ejemplo y así vemos cómo los actuales Kennedy son muy mediocres en comparación con los hijos del viejo. Joe. De hecho, la matriarca de los Kennedy y esposa de Joe, era una mujer no sólo guapa, sino muy inteligente.

  17. Sigfrido · ·

    Y además con otro rasgo indispensable para cualquier élite. “El carácter”.

  18. Sigfrido:

    “Creo que esto se debe a un desgaste de la élite política británica, que poco a poco fue presa del desánimo y asumiendo unos complejos de culpa que no les correspondían.”

    Es que esto es normal, Sigfrido. ¿Quién no ha sentido culpabilidad por ser tan privilegiado? La cuestión es que se ha ido de las manos y se ha otorgado un carácter de nobleza moral a los “expoliados” que tampoco tienen realmente. Al menos, hoy en día no.

    “La psicología progre, y sobre todo las tesis de Wilhelm Reich y otros judíos frankfurtianos, mucho más que las de Freud, han sido muy dañinas. La represión no es mala, sino buena. Es una muestra de la capacidad de autocontrol, lo cual convierte el hombre en un ser más fuerte y libre.”

    Correcto – si no es por la represión de nuestros deseos carnales, no existiría la civilización avanzada. Dicho de una forma un tanto vulgar: no se gana dinero ni se produce prosperidad metido en una cama todo el día con…otros/as. Y todo esto es tremendamente irónico, porque a menudo los “progres” se quejan de su falta de vida íntima interesante, en el fondo envidiando a los “conservadores” en lo moral. “Mira como tienen chicas guapas”, dicen. No se explican que aún hoy, una chica guapa, señorita de bien, siempre va a preferir a un caballero de estatura normal o alta (tirando a alto) con buen cabello, y sana cuenta bancaria antes que a un porretas melenudo y feo en la plaza. Lo siento pero es así. No gusta hablar de estos temas, a mí tampoco, es desagradable, es incluso vulgar. Pero, hay que decirlo. Alguien lo tiene que decir.

    “Es como si un señor dice que tiene ganas de orinar, pero que tiene que esperar a llegar a su casa o a un café para hacerlo. El “deshinbido” le invitará a mear en plena calle, sin la menor vergüenza.”

    De hecho, yo lo he visto en España con mis propios ojos. Bueno, por eso hay que tener cubos de agua a mano…

    Por cierto, aqui si haces eso, algo tan asqueroso en la via pública, se te cae el pelo.

    “La gente que no se reprime debería estar en un zoológico. De la represión surge cultura, reflexión abstracta y progreso tecnológico. La deshinbición sexual es sinónimo de salvajismo. Para progres, los de Sodoma y Gomorra. Y qué primitivos eran…Afortunadamente Dios los castigó como se merecían.”

    Es que el objetivo principal de la izquierda siempre fue la ANARQUÍA, la ausencia total de autoridad y controles. “Controles” que ellos denuncian como “patriarcales” o “sexistas” o “morales”. Detestan cualquier narrativa cánon con autoridad.

    “Eso sucede porque no se identifican con sus contrincantes o adversarios políticos. Por otro lado, como hoy día se ha exacerbado de manera anormal el individualismo (lo cual como paradoja conduce al gregarismo), los individuos ya no tienen una visión trascendente de la vida, y conceptos como “Patria”, “Honor”, “Servicio”, o “Dios” les suenan a chino.”

    A falta de confianza, falta de autoridad. Es un auténtico desastre lo que ocurre actualmente. Yo recuerdo en mi colegio, por poner un ejemplo, el código de deméritos. Un chico pillado en una fiesta bailando a ritmos sensuales podría enfrentarse a la expulsión. Ahora, no solo no se enfrenta a ningún castigo, sino que le “celebran” el baile sensual, como si fuera lo más normal del mundo. Asco me da.

    “Mire, esto lo comentamos ya en otras ocasiones y aunque parezca una paradoja, los negros de los años 30 (y no hablo del Sur sino de los Estados del Norte donde la segregación era más bien “de facto”) seguían unos estándares morales mucho más similares a los de los WASPS que la mayoría de los actuales. Delinquían menos, y sus familias estaban mucho más estructuradas. También vestían menor. Alguien dirá que sólo podían desempeñar oficios básicos, pero esto no es cierto. Ha de recordarse que había médicos, abogados y profesores negros. Evidentemente, la mayoría de ellos estudiaban de manera segregada, pero los había. ¿había injusticias que debían ser superadas?. Sin duda, pero en general, los negros han sido llevados por el mal camino gracias a las mañas de mucho izmierdoso malvado.”

    En esto estoy 100% de acuerdo con usted. De hecho, los negros intelectuales de Nueva York en esa época superaban con creces a los paletos blancos de los estados más agrarios del sur. Pero claro, son las políticas izquierdistas la que destruyen a los negros. El progrerío les ha administrado puro veneno durante las últimas décadas. Mire Sigfrido, trabajo muchísimo con jóvenes de la raza negra y esto es algo que les he ido comentando. Son las víctimas de una estafa progre y estoy HARTO del fracaso escolar en esta comunidad. El pasado sábado estuve en el IES Thurgood Marshall, totalmente negro y tiré un libro al suelo y luego a la papelera. Les dije así: “Los progres han destruido vuestra educación, vuestras familias, vuestra raza”. Luego les pregunté así: ¿Qué ha pasado con el orgullo negro, con la religiosidad que os caracterizaba? Basta ya de culpar a los blancos. Mirad a los delincuentes reales: la progresía en Washington D.C. Les expliqué como los españoles venimos de una “plantation culture” como los sureños ingleses y me entendieron bastante bien, a pesar de que hablamos de Harlem. Los negros, los afro-americanos en particular, tienen mucho potencial y no no es cierto que sean “vagos”. Lo que pasa es que NO tienen motivación ni incentivos. ¿Para qué si saben que D.C. les manda sus cheques del “welfare”? Hay que acabar con ese chollo YA.

    “¿A qué Ibáñez se refiere exactamente?. ¿Quizá al que fuera presidente de Chile en los años 30?.”

    Ah, NO NO NO je. Disculpe. Me refería a María Fátima Báñez García. Un esperpento. También podriamos hablar de la Cospedal para variar. Basura todos.

    “Teddy Roosevelt sería para mí el paradigma de patricio. Intelectualmente superior, leía y escribía compulsivamente, sus conocimientos eran vastísimos, gran patriota y Pater familias, y también gran guerrero y deportista.”

    Sí, de hecho el otro día afirmé en Facebook que quienes no participan en algún deporte son indeseables.

    “El señor James sigue sin entender a qué nos referimos. Ha citado a la Paris Hilton como ejemplo de “aristócrata”, cuando precisamente esa desgraciada es la encarnación de lo peor de las clases advenedizas, sin el menor sentido del deber, del honor o del patriotismo.”

    Sí, en nada tiene que ver Paris Hilton con la élite.

    De acuerdo en lo demás.

  19. Sigfrido · ·

    Alfredo:

    “Es que esto es normal, Sigfrido. ¿Quién no ha sentido culpabilidad por ser tan privilegiado? La cuestión es que se ha ido de las manos y se ha otorgado un carácter de nobleza moral a los “expoliados” que tampoco tienen realmente. Al menos, hoy en día no.”

    Claro, pero una cosa es eso y otra interiorizar un complejo de culpa por cosas que no se han hecho mal. No, esos “expoliados” de los que usted habla no son un referente moral. Su moral es una “moral de los esclavos” que diría Nietzsche, y se basa en el resentimiento con lo cual no es apta para construir una sociedad estructurada y apta para el crecimiento.

    “Y todo esto es tremendamente irónico, porque a menudo los “progres” se quejan de su falta de vida íntima interesante, en el fondo envidiando a los “conservadores” en lo moral. “Mira como tienen chicas guapas”, dicen. No se explican que aún hoy, una chica guapa, señorita de bien, siempre va a preferir a un caballero de estatura normal o alta (tirando a alto) con buen cabello, y sana cuenta bancaria antes que a un porretas melenudo y feo en la plaza. Lo siento pero es así. No gusta hablar de estos temas, a mí tampoco, es desagradable, es incluso vulgar. Pero, hay que decirlo. Alguien lo tiene que decir.”

    Sí, da cierto reparo decirlo claramente pero es verdad. Aunque haya señoritas con cierta “querencia” por los guarros desaseados, o por homúnculos primarios y macarras, lo cierto es que al final, la estética que prefieren es la opuesta. Es lo que llamo “el imperativo biológico”. La mujer busca seguridad, que la traten como a una dama y también admira los caracteres fuertes.

    “Por cierto, aqui si haces eso, algo tan asqueroso en la via pública, se te cae el pelo.”

    Y así debe ser. En España muchas calles se convierten en cloacas, entre otras cosas también porque hoy en día se ha puesto de moda tener perro en la ciudad, y mucha gente es tan asquerosa que no limpia la mierda de sus canes. En teoría esta acción es sancionable con multa, pero en la práctica es muy raro que se aplique.

    “Es que el objetivo principal de la izquierda siempre fue la ANARQUÍA, la ausencia total de autoridad y controles. “Controles” que ellos denuncian como “patriarcales” o “sexistas” o “morales”. Detestan cualquier narrativa cánon con autoridad. ”

    Y esa anarquía de masas es a la vez sinónima de tiranía. Por eso todos los movimientos revolucionarios de izquierdas acabaron convirtiéndose en tiranías. Los izmierdistas son adalides del caos y de la oscuridad.

    Seguro que conoce usted el libro del juez Robert Bork, “Slouching toward Sodom”. Yo sólo he leído la reseña, pero creo que trata muy a fondo estos temas. Lo tengo pendiente en mi lista.

    “Un chico pillado en una fiesta bailando a ritmos sensuales podría enfrentarse a la expulsión. Ahora, no solo no se enfrenta a ningún castigo, sino que le “celebran” el baile sensual, como si fuera lo más normal del mundo. Asco me da.”

    Hombre, Alfredo, no sea fasha…lo “modelno” es que los jovenzuelos se dejen llevar por esos bailes como el reggaetón y similares. Es una verdadera lástima y una vergüenza que se fomenten ese tipo de cosas. En este campo, también la izquierda ha ganado la batalla, y teniendo en cuenta lo cobarde que es la derecha, no me sorprende.

    “En esto estoy 100% de acuerdo con usted. De hecho, los negros intelectuales de Nueva York en esa época superaban con creces a los paletos blancos de los estados más agrarios del sur. ”

    Sí, y como contó usted cuando vino de Virginia, lo malo es que también los “Southern Gentlemen” abundan hoy mucho menos que en aquellos tiempos. Con ello nos encontramos con una sociedad descabezada y sin rumbo.

    “El pasado sábado estuve en el IES Thurgood Marshall, totalmente negro y tiré un libro al suelo y luego a la papelera. Les dije así: “Los progres han destruido vuestra educación, vuestras familias, vuestra raza”. Luego les pregunté así: ¿Qué ha pasado con el orgullo negro, con la religiosidad que os caracterizaba? Basta ya de culpar a los blancos. Mirad a los delincuentes reales: la progresía en Washington D.C. ”

    Y es así. Como usted sabe, los negros suelen tener una tendencia acusada a la sensualidad. Los wasps hicieron un gran trabajo en su día enseñándoles valores y supervisándolos para que sus familias y comunidades se estructuraran más. ese éxito quebró tras el fin de la autosegregación social que regía en el norte, y hoy los negros son manipulados por los delincuentes políticamente correctos, a los que su bienestar importa una mierda.

    Los Jesse Jacksons y demás golfos han hecho mucho daño. Los predicadores negros de antes, no eran como ese sinvergüenza.

    “Les expliqué como los españoles venimos de una “plantation culture””

    Ja,ja, y es verdad..el otro día me acordé de usted cuando leí un review sobre el libro “The sugar barons” escrito por Matthew Parker y que trata sobre la sociedad de los plantadores británicos en las West Indies.

    “Ah, NO NO NO je. Disculpe. Me refería a María Fátima Báñez García. Un esperpento. También podriamos hablar de la Cospedal para variar. Basura todos. ”

    Ja,ja, ya me extrañaba a mí, porque el general Ibáñez, que como decía Miguel Serrano parecía un mandarín chino, era un señor bastante capaz. La Moráñez es una auténtica inepta, y encima es fea y cateta. La Cospedal da vergüenza ajena cuando se la oye hablar. Es vacua y muy pastosa. No sé como pudo aprobar las oposiciones a abogado del Estado. Debe de ser el clásico ejemplo de chapona con suerte. Algo más lista que la Báñez es, lo cual no es muy difícil, y al menos es más guapa.

    “Sí, de hecho el otro día afirmé en Facebook que quienes no participan en algún deporte son indeseables. ”

    Suelen ser miedicas y quejicas. Por eso no son de fiar. Very softy and flabby, que dirían por allá.

    “Sí, en nada tiene que ver Paris Hilton con la élite. ”

    La Hilton y la Kardashian son la “antiélite”.

  20. David James · ·

    La Hilton es un modelo de parasitismo. A eso me refiero que los que tienen el poder y la riqueza deben de imbuir a sus hijos y familiares a que no lo tengan todo hecho desde pequeños, pues entonces se convierten en vagos/as y maleantes y gente consentida.

    Es que no me extraña que el abuelo, que edificó el Imperio Hilton, esté de ella hasta las narices. Pasa como en Roma, vino un primer emperador, sembró los cimientos de una civilización y luego vinieron los descendientes a conspirar entre ellos para alcanzar el poder. Prefiero el imperio de Alejandro Magno, tras su muerte, se acabó el imperio.

  21. Sigfrido:

    “Seguro que conoce usted el libro del juez Robert Bork, “Slouching toward Sodom”. Yo sólo he leído la reseña, pero creo que trata muy a fondo estos temas. Lo tengo pendiente en mi lista.”

    Lo conozco, si. No quisiera comentarlo mucho ya que vd no lo ha leido pero diré que no comparto sus criterios con respecto al aborto o la eutanasia. Si comparto, por supuesto, su criterio sobre la pornografia. La pornografia es una de las cosas mas abyectas y destructivas para un hombre. Un hombre enganchado o incluso ligeramente adicto a la pornografia es un vicioso, un potencial agresor sexual también, un violador…un indeseable.

    “Hombre, Alfredo, no sea fasha…lo “modelno” es que los jovenzuelos se dejen llevar por esos bailes como el reggaetón y similares. Es una verdadera lástima y una vergüenza que se fomenten ese tipo de cosas. En este campo, también la izquierda ha ganado la batalla, y teniendo en cuenta lo cobarde que es la derecha, no me sorprende.”

    Thatcher una vez dijo que habiamos ganado, a grandes rasgos, la batalla económica pero que la izquierda, desafortunadamente, ganó la batalla cultural.

    “Sí, y como contó usted cuando vino de Virginia, lo malo es que también los “Southern Gentlemen” abundan hoy mucho menos que en aquellos tiempos. Con ello nos encontramos con una sociedad descabezada y sin rumbo.”

    Se debe al mismo problema: falta de élites.

    “Como usted sabe, los negros suelen tener una tendencia acusada a la sensualidad.”

    Bueno, yo lo que sé es que las culturas paganas, las no cristianas (con excepcion de la judia), son marcadamente sensuales y carnales, porque son religiones terrenales o en muchos casos vinculadas a la “naturaleza” del entorno.

    “Los Jesse Jacksons y demás golfos han hecho mucho daño. Los predicadores negros de antes, no eran como ese sinvergüenza.”

    Correcto y de hecho muchos negros mayores, muy mayores, no tragan a Jesse Jackson porque este señor es un golfo y ellos lo saben. Jackson no ha hecho nada para mejorar la situación de los negros en este pais.

    “Ja,ja, y es verdad..el otro día me acordé de usted cuando leí un review sobre el libro “The sugar barons” escrito por Matthew Parker y que trata sobre la sociedad de los plantadores británicos en las West Indies.”

    Conozco ese libro, es muy interesante y en efecto dice muchas verdades. Desde Carolina del sur hasta Cuba, hay una cultura parecida — fueron culturas tropicales, de hacienda, aristocráticas, profundamente conservadoras y con una importantisima población de negros africanos rodeados de una élite racial blanca. Si un antiguo cubano o dominicano colono de origen español viajara al antiguo Nuevo Orleans o Alabama o Misisipi, no se sentirian fuera de lugar. Esto no ocurria sin embargo con los que tenemos “culturas del norte” o en un entorno mas frio de clima. Somos normalmente mas “industriales”, mas dedicados a las finanzas, mas “whig”.

    “No sé como pudo aprobar las oposiciones a abogado del Estado. Debe de ser el clásico ejemplo de chapona con suerte. Algo más lista que la Báñez es, lo cual no es muy difícil, y al menos es más guapa.”

    La meritocracia tiene estas cosas…

    “Suelen ser miedicas y quejicas. Por eso no son de fiar. Very softy and flabby, que dirían por allá.”

    No en vano, ningún colegio privado de elite que se precie permite que un alumno opte por no participar en un deporte o actividad de gimnasio por lo menos. Ahora se ha puesto de moda aqui eso de “uyy, en la clase de PE (educación fisica) “se meten mucho con mi pobre hijo, le empujan, le llaman gordo”. Acto seguido, el colegio coge miedo y escribe un IEP (individualized educational plan) para que esta criatura “opte” no tomar esa clase. INACEPTABLE. Estamos creando niños demasiado protegidos y con razón ahora la gente joven llora por cualquier comentario duro que se les haga.

  22. Sigfrido · ·

    Alfredo:

    Robert Bork.

    Pues ya le comentaré lo que pienso sobre su postura al respecto del aborto y de la eutanasia cuando lo lea. Por supuesto que la pornografía es asquerosa y tremendamente dañina para el tejido social. Además, entre muchas personas, genera una adicción peligrosísima, que al final conduce en no pocos casos a la violación. Esto no lo quieren oír los progres y los libertarios, pero es la verdad.
    Discrepancias aparte, sí que convendremos en que los Scalia, los Bork y similares, son unos jueces en el verdadero sentido del término. Nada que ver con patulea como la Janet Reno en su día, o la Sonia Sotomayor.
    Fíjese que incluso Wendell Holmes, que podría ser calificado de centrista-progresista, no tenía nada que ver con los juezuchas y juezuchas progres de la actualidad en los EE.UU. No se cortó a la hora de decir aquello de “Tres generaciones de imbéciles son suficientes”.

    “Thatcher una vez dijo que habiamos ganado, a grandes rasgos, la batalla económica pero que la izquierda, desafortunadamente, ganó la batalla cultural. ”

    Y tenía toda la razón tanto en el diagnóstico como en su preocupación. Yo siempre he creído que sin librar y vencer la batalla cultural, la derecha siempre irá a remolque de la izquierda. Los ejemplos del PP, de los actuales conservadores británicos o de buena parte de los miembros del GOP, son una demostración de este preocupante fenómeno.

    “Bueno, yo lo que sé es que las culturas paganas, las no cristianas (con excepcion de la judia), son marcadamente sensuales y carnales, porque son religiones terrenales o en muchos casos vinculadas a la “naturaleza” del entorno. ”

    Sí, aunque aquí hay que matizar. Por lo general los negros y otros pueblos paganos primitivos sí respondían a este modelo. Sin embargo, como sabe, los germanos y los vikingos pre-cristianos, no eran nada sensuales, como no lo eran los romanos de los primeros tiempos, los espartanos, o los ciudadanos de la Atenas pre-decadente. Fuera de Europa, los paganos chinos y japoneses tampoco eran nada “sensuales”.

    “Jackson no ha hecho nada para mejorar la situación de los negros en este pais. ”

    Claro que no. El muy golfo los ha soliviantado, pero nunca se ha preocupado realmente por sus hermanos de raza. Sé que a muchos esto les parecerá raro, pero David David Duke, se preocupa mucho más por los negros que Jesse Jackson.

    “Si un antiguo cubano o dominicano colono de origen español viajara al antiguo Nuevo Orleans o Alabama o Misisipi, no se sentirian fuera de lugar. Esto no ocurria sin embargo con los que tenemos “culturas del norte” o en un entorno mas frio de clima. Somos normalmente mas “industriales”, mas dedicados a las finanzas, mas “whig”. ”

    Así es. De todos modos, usted también ha manifestado en ocasiones sentirse cómodo en las casas señoriales del viejo sur o del Miami español, si bien es cierto que efectivamente, usted es más de tendencia “New englander”.

    “La meritocracia tiene estas cosas…”

    Sí, porque no tiene en cuenta el “carácter” necesario para ocupar un puesto de responsabilidad.

    ” Ahora se ha puesto de moda aqui eso de “uyy, en la clase de PE (educación fisica) “se meten mucho con mi pobre hijo, le empujan, le llaman gordo”. Acto seguido, el colegio coge miedo y escribe un IEP (individualized educational plan) para que esta criatura “opte” no tomar esa clase. INACEPTABLE. Estamos creando niños demasiado protegidos y con razón ahora la gente joven llora por cualquier comentario duro que se les haga.”

    Y eso perjudica mucho a los gorditos. Hay que enseñarles a no ser quejicas, y a responder con contundencia en lugar de lloriqueando cuando los demás, en especial los “bullies”, se meten con ellos.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: