Hablemos en serio sobre la inmigración

Antes que nada, debo decir que la cena de pavo fue excelente. Me llevaron a un pueblo perdido en la frontera con Pensilvania y la verdad es que siempre me siento muy a gusto charlando con los norteamericanos. ¡Qué gente más sincera! ¡Qué diferencia a los españoles! Los americanos del medio rural, los blancos anglosajones de toda la vida con apellidos ingleses y alemanes son de lo mejorcito en este país cuando se trata de ser francos sin ánimo de ofenderte. Me presentaron a una señora que nunca ha viajado a España pero sabe que se cena tardísimo. “Uy, caballero, ¿y se sentirá bien usted comiiendo pavo a la 1 de la tarde?”, me preguntó, realmente preocupada de que me sintiera incómodo. “Qué va, señora, si ya llevo bastantes meses aquí y me siento a gusto con vuestras costumbres inglesas”, le dije.

A los lectores españoles y otros hispano hablantes les diré que los americanos son de la gente más sencilla que se pueda conocer. A diferencia de nosotros, se fijan poco en los detalles, en la ropa, son muy sinceros y hasta casi “infantiles”.

Su marido me enseñó su arsenal de armas (sin conocerme de nada) y me dijo “seguro que por tener esto en Europa voy preso”. Le dije “más o menos, sí, y además la gente lo vería MUY MAL, como si usted fuera peor que un delincuente real”. La gente en EEUU es realmente maja, sencilla, honesta y directa sin ser bordes ni pegajosos. Véte de NY o Miami, cóge carrretera y visita los pueblos de la “América profunda”. Sigo alucinando con el buen rollo que tienen en los pueblos aquí. Son protestantes, son conservadores, pero no es un conservadurismo cerrado como el español o católico. Es un conservadurismo como el que me gusta a mí: protestante, positivo y liberal con respecto al futuro. Os puedo asegurar que al americano le importa un BLEDO tu nacionalidad, ni siquiera te preguntan y les importa un comino que seas español o no. Al americano le interesa mucho más tus ideas políticas y comportamiento. Jamás me han preguntado “de qué nacionalidad eres” salvo si es un tema de curiosidad por mi nombre o forma de hablar, pero una vez les dices, no insisten ni te hacen comentarios pesados como hacemos los españoles con otras nacionalidades. Insisto: los anglosajones suelen ser mucho más “majos” que nosotros los españoles o “hispanos” en general. No te fiscalizan tanto, no te critican con esa dureza española ni les interesa nada personal tuyo. Incluso, suelen respetar mucho más tu opinión. Los únicos que me han hecho preguntas tontas tipo “¿oye y tu familia??” no son americanos, sino hispanos. Aquí en EEUU se habla más en términos de raza que de nacionalidad así que si te perciben como “blanco” y lo eres, no importa para nada de dónde seas. Dicho sea aparte: la peor gente que he conocido en EEUU son españoles y sus descendientes así como otros de orígenes latinos o mediterráneos, con la excepción de uno y espero que se sienta aludido.

Pero yo soy una persona compatible con este carácter americano porque a mí tampoco me importa tu nacionalidad sino más bien tus ideas, tus ideas teológicas o espirituales, tu raza (no por racismo, no soy racista para nada y el racismo agresivo es totalmente despreciable y poco compatible con lo “blanco”, sino solo para saber qué orígenes tienes porque a mí me parece fascinante hablar con gente de distintos orígenes raciales). Soy protestante, soy libre, soy liberal, soy presbiteriano, soy cristiano, creo en la libertad para todos, incluido los inmigrantes y hoy quiero hablar muy en serio sobre este tema que nos afecta a todos en Occidente, tras las avalanchas continuadas de inmigrantes latinoamericanos, africanos, chinos y árabes. O, dicho de otra forma más franca: inmigrantes no blancos.

Los liberales siempre hemos luchado para que los inmigrantes tengan sus librtades. Las mega-empresas, por su parte, también han luchado para que la gente tengan un derecho a emigrar. Esta distinción es absolutamente imprescindible.

El fundador de Facebook, mi amigo judío Marck Zuckerberg, dijo que “once millones de personas indocumentadas es una cuestión de justicia y reforma”. Dij que no se les trata con justicia. A ver Zuckerberg: todos sabemos que quieres más inmigrantes. En la universidad, me dormías con tus soflamas a favor de que entren más mexicanitos obreros a EEUU. Lo dices por egoísmo puro y duro. A ver: bien sabemos que la inmigración masiva y barata (como la latinoamericana), beneficia a personas con industria tecnológica como necesitas tener tú para tus proyectos.

Esa retórica de Zuckerberg, nada que ver con algo humanitario, suele atraer a progres muertos de hambre que piensan esto: “lo humano es abrir las fronteras”. De los lectores que me conocen desde hace años, ¿quién no se acuerda de la camarera progre contra la que tuve un encontranzo en Madrid porque su camiseta negra decía “ningún ser humano es ilegal”? Me entraron ganas de tirarle una copa en la cara por su ignorancia intrépida y temeraria. ¿Para quién es “humano” abrir las puertas de par en par a inmigrantes hambrientos e ignorantes del Tercer Mundo? Lo que sea bueno para los inmigrantes de sitios pobres no es bueno para los países que abandonan.

La inmigración es buena para países pobres, pero no ilimitada ni de cualquier tipo. Todas las investigaciones académicas serias demuestran que el mejor tipo de inmigración es la que beneficia a los jóvenes que luego acaban REGRESANDO a sus países de origen tras obtener una educación universitaria en EEUU.

Estos jóvenes no solo regresan con conocimientos obtenidos en las aulas americanas; también regresan con actitudes políticas y sociales que han asimilado de sus compañeros de clase. Sus conocimientos aumentan la productividad de la mayoría sin formación y sus actitudes suelen acelerar la democratización.

La democratización que hemos ido viendo en América Latina, África y Asia se debe a este gran proceso migratorio. La pasada temporada, en un artículo de opinión, el señor Zuckerberg se preguntaba lo siguiente: “¿Por qué echamos a más del 40% de titulados en matemáticas y ciencias que no son americanos después de haberles educado?” Señor Zuckerberg, compañero: Sea cual sea la razón, ha sido una ayuda tremenda que ha ayudado a los países más pobres del planeta.

Incluso, lo que parecerá una “fuga de cerebros” puede ser algo positivo. La fuga de cerebros solo es negativa si demasiada gente inteligente se marcha de su país de orígen. Cuando la gente emigra y se organiza en otro país más próspero y educado que el suyo, anima a que otros se eduquen también y adquieran esos conocimientos y/o costumbres. Fijaos en el caso español: la masa de jóvenes que ha emigrado a Londres, Alemania, EEUU, Canadá…si regresan a España, traerán otras mentalidades mucho más positivas que la decadente forma de pensar católica española. Yo lo veo mucho en EEUU: españolas que se casan con anglosajones y cambian la mentalidad rápidamente porque prueban algo mejor que la cultura española (mejor en el sentido de mejor para las ideas liberales clásicas que suelo defender).

Pero el problema es que muchos países pobres sufren demasiada EMIGRACIÓN. Los países que más se han beneficiado de la emigración de sus mejores mentes ha sido la China y la India. Al contrario de estos ejemplos, tenemos países como Gana o Haití. Haití pierde un 85% de su juventud formada. Los haitianos en EEUU envian dinero a su país de orígen, pero es un paliativo más que algo que pueda reformar a ese país. Estos países pobres no pueden hacer mucho para frenar su emigración, pero nosotros sí podemos porque esa emigración masiva es una consecuencia de nuestras políticas migratorias.

Siempre he dicho que lo que me pone de los nervios, respecto a la inmigración, es la avalancha de familiares que traen con ellos. En España, este fenómeno se conoce como “inmigración en cadena”. La presión migratoria que realmente duele procede de ese tipo de inmigración: inmigrantes que traen a sus familiares dependientes.

Líbranos Dios en esta web de criminalizar a los inmigrantes. Los inmigrantes no tienen la culpa de los problemas económicos que sufre todo el mundo. El sentir general es que no queremos inmigrantes no blancos. No somos perfectos, no estamos plenamente formados y nos molesta verles, nos sentimos inseguros ante la presencia de inmigrantes del Tercer Mundo. Pero también tenemos un deber cristiano y liberal de no lastimarles, ni violar sus libertades ni convertirnos en agencias de inteligencia para reprimirles con tácticas ilícitas o liberticidas. Nuestro temor principal, como varones blancos, es convertirnos en una minoría en nuestros países. Sin embargo, todo apunta a que pronto seremos minoría y vamos a tener que aprender a vivir con esa realidad y las consecuencias que conlleva.

Pero insisto: estoy en contra de que inmigrantes del Tercer Mundo traigan a sus familiares dependientes a Occidente. Esto reduce cualquier incentivo para que regresen a sus países o envíen dinero.

Otra cosa es el tema de los refugiados — las sociedades protestantes liberales SIEMPRE han abierto sus puertas a los refugiados sean de donde sean, sean de la raza o color de piel que sean. ¡Y que vengan más si hace falta! Los que tenemos más tenemos el deber de ayudar a los refugiados, diga lo que diga la “clase obrera” que pueda resentirlo. ¡¡Pero cuidado joven!! El derecho a ser refugiado no es el mismo a tener el permiso de residencia. ¡No, no, no, no! De ninguna manera. De hecho, la mayoría de los refugiados eran élites o de clase media alta educada en su país de orígen. Mirad por ejemplo el orígen de los primeros refugiados cubanos en Miami, Florida. Todos son educados, blancos y formaban parte de la élite en Cuba antes del castrismo. Mirad el caso de los armenios — es exáctamente igual. Rusos, ídem.

Cuando esos países mejoran, sus élites suelen regresar. En Miami, prácticamente todos los cubanos quieren regresar a Cuba algún día. Pero cuando cometemos el error de otorgar permisos de residencia a mansalva, pocos tienen incentivos para volver a sus países de orígen.

La gente inteligente, joven y emprendedora son los que generan el progreso político y económico de sus países. Son como hadas madrinas, aportando beneficios aunque incluso sea de forma indirecta para el resto de una sociedad.

Pero si seguimos importando a estas hadas madrinas de países pobres a los más ricos, generamos varias situaciones reales:

1. A las empresas más grandes e importantes, les interesa tener empleados baratos con talento. A los economistas también les gusta esto porqye estos iinmigrantes, en efecto, son más productivos en el mundo “rico” que en sus países de orígen.

2.Los libertarianos: lo ven como una cuestión de la libertad contra “controles” burocráticos y “estatistas”.

3. Muchos en la izquierda, por su parte, no les gusta nada reconocer que estamos robándole inteligencia a esos países. Prefieren creer que estamos ayudando a personas pobres huir de situaciones difíciles en sus países de origen. Pero alimentamos un círculo vicioso, que se empeora precisamente porque se van las madrinas.

Los “progres” se enredan intentando ayudar a individuos y entonces no se dan cuenta de algo más importante: hay gente pobre, y hay sociedades pobres.

Una política de puertas abiertas para los inmigrantes ayudaría a Facebook y todos los interesados como el señor Zuckerberg, que viven de lo que nuestro estimado comentarista Pedro llama la cultura “low cost, pero no ayudaría a los más pobres ni a los países pobres.

Dicho eso, es obvio que EEUU necesita una nueva ley y reforma migratoria. En este sentido, dada esa realidad, creo que lo correcto es facilitar la legalización de los inmigrantes que ya estén en EEUU, sobre todo porque ya tienen hijos que llevan casi toda su vida aquí. También hace falta reformar las leyes en algunos estados para que estos hijos de inmigrantes tengan acceso a la universidad y las becas públicas. Es verdad que son “ilegales”, pero yo no creo que haya aquí un solo lector que abogue por convertir a las universidades en centros de extranjería o quitarle becas a esos jóvenes por una situación administrativa que está sin resolver por cobardía e incompetencia política.

Anuncios

8 comentarios

  1. Muchas gracias por la referencia Alfredo,

    Creo que has hechos muy buenas puntualizaciones en el texto. La primera es que la Inmigración es un fenómeno y el inmigrante es una persona, y no debemos nunca confundir estas dos cosas que son esencialmente diferentes y que no son extrapolables.
    La segunda es esa puntualización sobre los refugiados. El refugiado político es una cosa y el inmigrante económico otra y es importante diferenciarlo. Desde un punto de vista social también hay dos tipos de inmigrantes económicos, aquellos que van a un país a aportar un conocimiento que se encuentra difícilmente en el país de recepción(es decir, podríamos decir que el país de recepción los “requiere”) y aquellos que no tienen ninguna competencia necesaria en el país de recepción.
    Todo esto genera un cuadro muy complejo donde las simplificaciones son imposibles, las sensibilidades están a flor de piel y hay que trabajar muy a fondo para poder hacer entender una política migratoria determinada.

    Las migraciones han sido habituales a lo largo de la historia y cada momento histórico tiene su propia naturaleza. Pero en el momento actual las migraciones son parte esencial del sistema de la globalización económica y en ese contexto hay que entenderlas de forma mayoritaria.
    La globalización económica ha llevado a que el capital aumente su fuerza sobre el trabajo y esto se hace mediante dos mecanismos complementarios: 1/ Las deslocalizaciones, cuando las empresas se trasladan a países con mano de obra barata, y 2/ Las migraciones, cuando las empresas inmóviles sobresaturan los mercados de trabajo de trabajadores para conseguir bajar los sueldos ante el exceso de demanda de trabajo.
    Este es el esquema general y creo que debemos entender, como certeramente has comentado en el caso de grandes empresas americanas, que la migración es fundamentalmente una forma de bajar los salarios.
    El emigrante por supuesto no tiene culpa de esto. Él, como persona, busca el trabajo y su mejor posicionamiento y es absolutamente normal que emigre si sus condiciones en su país de origen no son buenas. Pero la cuestión es que emigra gracias a que la sociedad de acogida tiene una demanda de trabajo para él.

    Es interesante intentar vislumbrar qué va a pasar en países como España a partir de ahora. España ha recibido millones de inmigrantes en menos de 20 años como parte de este mecanismo de sobresaturación de trabajadores y bajadas de sueldo, algo que ha funcionado en sectores como la hosteleria, el comercio, la agricultura, etc.
    Pero ahora y con esta crisis es la propia realidad del empobrecimiento de la sociedad la que provoca la bajada de sueldos. Los españoles, que antes necesitaban de esa competencia extranjera para aceptar sueldos más bajos (so pena de quedarse sin trabajo), ahora no la necesitan porque tienen un 26% de paro y unas perspectivas pavorosas a futuro y unas redes de protección cada vez más débiles.
    España, mientras esta crisis dure (y durará muchos años) no necesita inmigración para cumplir ese proceso precarizador. Mi teoría que es la inmigración se va a frenar en seco y seguramente se reorientará hacia los países con sueldos todavía decentes.

    Mi posición es conocida: Hay que frenar las deslocalizaciones mediante recuperación de aranceles con ciertos países y políticas proteccionistas parciales, y hay que limitar de forma importante las migraciones económicas.
    Por supuesto eso no implica a los refugiados ni por supuesto aplica a gente que lleva 15 o 20 años en el país de acogida y tiene ya su vida aquí. Pero si queremos evitar que el mundo se convierta en un hiperimperio económico donde el trabajo esté masivamente precarizado debemos hacerlo así.
    No será ideal, no será “amable” cerrarle las puertas a nadie, pero mirando los pros y los contras, la realidad económica del mundo y el contexto es absolutamente necesario.

    Saludos,

  2. Alfredo:

    Dos cosas: Me parece bien la idea de que los que estudien allá en Estados Unidos regresen a sus países de origen a aplicar allá lo que aprendieron, en lugar de quedarse allá y beneficiar la inclinación de las empresas de conseguir personas con talento dándoles un salario menor al que probablemente le darían a alguien originario del país. Y el punto de vista sobre los inmigrantes que ya están ahí me parece favorable también, pero he leído un artículo en el que habla sobre la criminalidad en los inmigrantes y se refiere a que aumenta en los inmigrantes de segunda generación, o sea los hijos de los inmigrantes originales, y creo que es un punto que es pertinente considerar y respecto al cual si habría que tomar medidas. Veo positivo que tengan acceso a la universidad y a becas públicas. Es bueno ver el enfoque humano que le das al referirte a los migrantes que ya viven ahí, considerando que ya no se trata sólo de individuos que migraron sino de las familias que fundaron ahí. Aquí está el link al artículo:

    http://diariojuridico.com.mx/opinion/migracion-ilegal-y-criminalidad.html

    Por último, me permitiré salirme del tema para ofrecer una disculpa pública por la actitud que he tenido en mis participaciones anteriores, la cual reconozco que era negativa y estaba fuera de lugar.

  3. Pedro:

    “Las migraciones han sido habituales a lo largo de la historia y cada momento histórico tiene su propia naturaleza. Pero en el momento actual las migraciones son parte esencial del sistema de la globalización económica y en ese contexto hay que entenderlas de forma mayoritaria.”

    Correcto, sí. Es verdad que los seres humanos somos un producto de esas migraciones masivas en el mundo y la historia, pero hoy no estamos hablando de una inmigración natural que provocan las condiciones climáticas o naturales como ocurría antes, sino un plan deliberado, específicamente económico, cuyo orígen es el siglo XIX. Hay una parte de la izquierda “buenista” que no quiere entender esto porque no entienden que no se trata de ser “anti” inmigrante sino de ver qué induce esta inmigración masiva global sin precedentes.

    “Este es el esquema general y creo que debemos entender, como certeramente has comentado en el caso de grandes empresas americanas, que la migración es fundamentalmente una forma de bajar los salarios.”

    El sistema actual americano se nutre de esa inmigración. Fíjate, lo hacen hasta con la informática. Los empresarios aquí se quejan de que ningún “americano” quiere hacer esos trabajos, pero el americano razona de esta manera: gasto una buena pasta para formarme, (ya sabes lo carísimas que son las unis aquí), es una carrera bastante difícil y encima me quieren pagar sueldos de risa, pues que lo haga el indiecito de Mumbai. Y así es: sobresaturación de inmigrantes baratos que no hablan mucho inglés pero son exprimidos por estas empresas con la famosa H1B visa. No te puedes imaginar como quieren aquí los empresarios aumentar las H1B, en detrimento de los “nativos” trabajadores. Es un tema bastante contencioso pero en el fondo es esto: “queremos pagar sueldos de risa”.

    Y eso, en parte, es lo que también ha generado una cultura tan nihilista entre los nativos que algunos conservadores, equivocadamente, atribuyen a un deterioro moral. Pues no: lo que ocurre es que si no tienen dónde trabajar, no tienen industria, no tienen un futuro asegurado, pues “a vivir al día y de fiesta” que mañana ya se verá. En un país donde ya no hay nada garantizado como en los 50 y 60 y donde la clase media cada vez es ancedótica, ese es el panorama general. Algo parecido en España y en todo Occidente.

    “Pero ahora y con esta crisis es la propia realidad del empobrecimiento de la sociedad la que provoca la bajada de sueldos. Los españoles, que antes necesitaban de esa competencia extranjera para aceptar sueldos más bajos (so pena de quedarse sin trabajo), ahora no la necesitan porque tienen un 26% de paro y unas perspectivas pavorosas a futuro y unas redes de protección cada vez más débiles.”

    Sí, en Europa se usa más el paro como arma para bajar los sueldos, mientras que en USA es la inmigración masiva que deteriora las condiciones universalmente aquí salvo que trabajes en las empresas más importantes del país, como suele ocurrir con los chicos jóvenes de raza blanca en NY. No pocos latinos piensan que todos los blancos somos adinerados aquí porque saben que trabajamos en finanzas o en el mundo jurídico. En todo caso, son minoría pero gran parte del país trabaja en mega-tiendas como el nefasto Wal-Mart que invade absolutamente todo y destroza los pequeños comercios. Es IMPOSIBLE competir contra Wal-Mart y eso de capitalismo no tiene NADA, pero ya sabes que no estamos viviendo en democracias reales ni mucho menos en sistemas honestos o transparentes.

    ¿Has podido leer algo sobre la oleada de violencia en EEUU en el “Black Friday”? Consumismo puro y duro, ignorancia, violencia, poca educación por cosas materiales – así es como tiene el sistema anestesiada a la población. Hubo tiroteos por una puñetera tele de plasma, o por cámaras digitales. Hubo violencia y estampida en Puerto Rico, en Chicago, en Filadelfia. Y lo más triste de todo esto es que como bien sabes, esos consumidores son generalmente hablando unos pobretones de mucho cuidado que están dispuestos a quemar su sueldo miserable en un objeto como es una cámara o tele que NO necesitan.

    “España, mientras esta crisis dure (y durará muchos años) no necesita inmigración para cumplir ese proceso precarizador. Mi teoría que es la inmigración se va a frenar en seco y seguramente se reorientará hacia los países con sueldos todavía decentes.”

    Sí — aunque les irá bastante mal también en estos países. Recuerda que aquí nadie abre las puertas por “bondad” o “ayudar” a los inmigrantes sino porque es lo que sale más rentable para el empresario.

    “Mi posición es conocida: Hay que frenar las deslocalizaciones mediante recuperación de aranceles con ciertos países y políticas proteccionistas parciales, y hay que limitar de forma importante las migraciones económicas.”

    Estoy de acuerdo con lo de cerrar fronteras parcialmente y sobre todo en una situación como la actual. En cuanto a los aranceles, tengo muchísimas dudas pero tú has dicho “parciales” así que es posible.

    Échale un vistazo, por cierto, a este vídeo que me envió un amigo norteamericano que es del sur profundo de EEUU pero está muy en contra del Tea Party. Es increíble ver esto pero así es como opera la gente fanática y furiosa (en España me imagino que no pocos peperos radicales harían lo mismo). Yo le dije que los padres de esta patria PARA NADA aceptarían a los extremistas del T. Party. Como además entiendes inglés, te añado también el vídeo del comediante Maher (es progre) pero lo que dice del T.Party no tiene desperdicio, sobre todo que los fundadores despreciarian profundamente a esos estúpidos ignorantes.

  4. @Doña Marta:

    Agradezco su comentario.

    “Me parece bien la idea de que los que estudien allá en Estados Unidos regresen a sus países de origen a aplicar allá lo que aprendieron, en lugar de quedarse allá y beneficiar la inclinación de las empresas de conseguir personas con talento dándoles un salario menor al que probablemente le darían a alguien originario del país”.

    Me alegro que usted se haya dado cuenta de este aspecto. Mucha gente realmente no entiende lo realmente “progresista” que es mi propuesta sobre la inmigración – y generosa además. No ven más allá del permiso de residencia (que además no beneficia para nada al inmigrante cualificado, pues como usted bien dice, están sujetos aquí a las empresas estadounidenses que luego los usan como valores añadidos, robándole talentos a otros países). Además, nunca van a pagar a un inmigrante lo mismo que a un nativo cualificado, por lo cual los únicos que ganan algo son los propietarios de las empresas. Eso sin contar por supuesto el hecho de que hay aquí ingenieros de otros países fregando suelos porque hay carreras blindadas como la de Derecho en EEUU.

    “he leído un artículo en el que habla sobre la criminalidad en los inmigrantes y se refiere a que aumenta en los inmigrantes de segunda generación, o sea los hijos de los inmigrantes originales, y creo que es un punto que es pertinente considerar y respecto al cual si habría que tomar medidas.”

    Sí, esto es correcto también aunque se puede matizar que solamente ocurre entre ciertas nacionalidades. Le voy a dar un ejemplo: los hijos de dominicanos en NY suelen delinquir bastante así como los portoriqueños y colombianos. Siempre he hablado de este tema y creo que se debe a ciertos factores, económicos casi todos: estos hijos se crían en entornos pobres de las ciudades, sus padres trabajan mucho o no está el padre, son hijos de madres solteras y tienen familias desestructuradas desde que nacen. Se acostumbran a sobrevivir. En Los Angeles, esto lo vemos con hijos de mexicanos, en Miami, hijos de centroamericanos y ecuatorianos, lo mismo que pasa en España con la inmigración latinoamericana y norteafricana.

    Una de las medidas que he defendido siempre es la de retirarles el pasaporte si están involucrados en delitos de terrorismo o asesinatos en el país.

    Hay otros factores también que contribuyen a este fenómeno preocupante: la falta de educación y oportunidades.

    “Por último, me permitiré salirme del tema para ofrecer una disculpa pública por la actitud que
    he tenido en mis participaciones anteriores, la cual reconozco que era negativa y estaba fuera de lugar.”

    Acepto sus disculpas y también agradezco el gesto de su parte. Borrón y cuenta nueva, no pasa nada.

    Saludos

  5. Marcelo · ·

    Alfredo, sé que no tengo que pedirte disculpas si desvío el tema por esto pero te lo tengo que decir y creo que tus lectores si te conocen deben saberlo también.

    ¿Te acuerdas de tu alumno Armando, de orígen español en Miami? Te pude encontrar gracias a que me puse en contacto con el colegio y aún conservan tus datos.

    Pues el pobre chico murió en un accidente de tráfico en Miami en 2010. Aún recuerdo como gritabas a los alumnos jóvenes para que se pusieran los cinturones y ese chico no te hizo caso. Mira como acabó.

    ¿Sabes por qué te lo digo a ti? Porque cuando estuve con su madre, te mencionó a ti y dijo que fuiste la mejor persona en la vida de esos jóvenes. Me preguntó que cuál era tu opinión sobre su hijo y yo le dije que siempre dijiste que era inteligente pero inocente.

    Y el chico era sin duda inteligente pues ya sabes que para mantener una media de A+ en nuestro colegio es muy difícil y más cuando impartiste clases hace muchos años. Ese chico de hecho iba a solicitar plaza en Columbia porque tú se lo recomendaste. Y en tu clase tenía un 85% (todo un logro en tu clase porque madre mia que son difíciles) y también las clases del joven Minchener son muy duras.

    Era inocente como siempre dijiste. No tenia la malicia de los callejeros y por eso esto duele más. Muchas veces yo le veía como a un niño atrapado en el cuerpo de un varón de 17 años y recordaba como les dabas deméritos por no llevar bien la corbata. Te hablo de los años 90 eh? Ha llovido mucho.

    Recuerdo como se puso muy nervioso el día que se colaron menores a una fiesta y pensó que ibas a llamar a la policía para que los detuvieran por beber alcohol pero al final se lo quitaste todo tú y se quedó en casa entre los padres, como en los viejos tiempos porque eres todo un caballero.

    Si tus lectores le conocen tengo info para ponerse en contacto con esa pobre madre que está destrozada para siempre. Es lo malo de Miami, la gente no sabe conducir y creen que están en sus países centroamericanos sin leyes.

    Echo de menos cuando la ciudad estaba dominada por cubanos y españoles como tú que mantenían cierto rigor “white” como dicen los americanos de Florida que ya sabes que son muy “redneck” en un estado tan sureño. Pero ahora hay mas centroamericanos que cualquier otra cosa. Hacen falta más españoles en Miami para poner un poco de orden en la hispanidad.

    Un cordial saludo,

    Marcelo Tunon
    Coral Gables
    Miami,Florida

  6. Estimado Marcelo:

    Lamento leer esta notícia y ya le he enviado mi pésame a esa familia.

    Como cristiano, digo algo que no es del agrado de todos pero esto va para los jóvenes que puedan leer esto. Una de las cosas más difíciles cuando se trata de aceptar una muerte como esta es que pone a prueba nuestra fe porque nos enfrenta a esa realidad. Elige la fe, elige vivir.

    Cuando muere un amigo, muere una parte de todos nosotros mismos.

    La verdad es que en Miami se conduce de una forma terriblemente, tremendamente irresponsable y temeraria.
    Jovencitos al volante, a altísimas velocidades, sin apenas saber conducir prque no se exige más. El “turnpike” de la Florida es un cementerio.

    No sabía que el recordatorio tuvo lugar en la iglesia donde yo iba. Me ha impactado enterarme al ver el nombre y comprobar que siguen los mismos pastores y las mismas normas.

    En fin, permítame citar las palabras del poeta inglés, John Donne:

    “Ningún hombre es una isla, entera en sí, Cada hombre es pieza de continente, parte del total.
    si el villano es arrastrado por el mar, Europa se reduce. Cual si fuera promontorio, cual si fuera coro de amigos, o fuera propia: Toda muerte me disminuye, pues estoy con la humanidad. Así no pidas saber por quién dobla la campana; dobla por ti.”

  7. Celebro sobremanera este análisis objetivo sobre la inmigración. Siendo yo mismo una persona que ha residido en varios países he discutido a menudo acerca de lo justo, bueno, positivo que puede ser conceder a una persona el permiso de residencia únicamente por el hecho de haber trabajado 5 años en el territorio de un país. Lo he comentado con gente del primer mundo, de países en vías de desarrollo y con gente de países del tercer mundo. Hablando con un filipino hace poco me comentaba: “Me encantaría trabajar en EEUU y vivir allí muchos años, pero para volver a pasar mis últimos días en mi patria”. Por tanto, su objetivo no es inmigrar a EEUU y adaptarse a los ideales y valores constitucionales, cuidar de su comunidad, mejorar la educación de sus hijos, vecinos y personas que le rodean sino simple y llanamente estamos hablando de la seguridad económica y de las oportunidades laborales que ofrece EEUU, y por lo tanto para recibir un permiso de residencia con todo lo que ello supone (en teoría a la par, derechos y obligaciones). ¿Es esto bueno a corto, medio, o largo plazo para el país que acoge al extranjero? Este debería ser el análisis correcto de la situación.

    En España hemos sido testigos de como, en la gran mayoría de los casos los inmigrantes que han obtenido permisos de trabajo lo han hecho para enviar dinero a sus países de origen, para traerse a sus familias, y ahora que la crisis arrecia marcharse en estampida. ¿Hablará esta gente bien de nuestro país? ¿Ha aportado España algo al desarrollo cultural y ético de estos individuos y mejorado por tanto de alguna forma el progreso de estas naciones? Si España debe afrontar una crisis sin precedentes, ¿se quedaran todos estos inmigrantes para solucionar juntos los problemas del país o marcharan de vuelta a sus lugares de origen? ¿Están dispuestos una pareja de centroamericanos a mandar a sus hijos al ejercito de EEUU por ideales, o simplemente para obtener un carnet que les de “benefits”? Otro caso que me parece esperpéntico es el “Green card lottery”.

    Creo firmemente, que deberían de reforzarse las medidas para evitar dar permisos de residencia a gente que realmente no se identifica con el lugar donde vive. El ejemplo claro es que los hijos de antiguos inmigrantes europeos en los Estados Unidos todavía son “suecos”, “holandeses”, “alemanes” o “italianos” de etnia, pero se consideran americanos al 100% y no se identifican con el pais de donde vinieron sus abuelos, y es esta inmigración la que bajo mi punto de vista es positiva. Sin una comunidad con ideales comunes el concepto de país simplemente no existe. El multiculturalismo puede ser positivo como intercambio de ideas y como agente potenciador de las relaciones comerciales pero el concepto de un país multicultural es simplemente algo insostenible a largo plazo.

  8. Hola Javier — Un placer verle por aquí de nuevo.

    También me agrada ver que está de acuerdo con la postura defendida aquí. La verdad es que estamos siendo generosos. Que venga todo el que quiera, pero los permisos de residencia permanente, solamente para los que de verdad compartan valores que puedan ser compatibles con la república de EEUU. No somos asimilacionistas, pero tampoco somos gilipollas. El problema es que ha venido gente que, como usted bien dice, se identifica únicamente con el país de sus padres. Esto lo veo en Miami – gente nacida en Miami que me dice “soy cubano”, o “soy dominicano” y detestan a los “gringos” (aunque los cubanos no son anti americanos, pero sí son muy orgullosos de sus orígenes).

    Y a mí me pasa pero a la inversa en determinados sectores. No me ven “lo suficientemente” hispano y piensan que soy “gringo” porque tengo la piel blanca. En Miami sí me reconocen como persona que habla español y normalmente piensan que soy o bien español (lo que soy) o también cubano, porque los cubanos en Miami suelen tener la piel blanca pero el pelo castaño o moreno. Pero en NY me ven como “gringo” porque la mayoría de personas que hablan nuestro idioma en NY son de piel marrón.

    Tema español: Mire, a mí la verdad es que me choca muchísimo como ha llegado gente a nuestro país sin preparación y sin nnguna intención de respetarnos. Eso lo toleraría de gente que no pida el permiso de residencia, pero por favor, no ensucies el sitio que te da de comer. Si de verdad odian tanto a España, pues que NO PIDAN nuestros papeles.

    Aquí en USA, los “indios” sudamericanos están siempre diciéndome como los españoles blancos le “robamos el oro”. ¡Que se vayan al infierno! Por suerte tengo conocidos sudamericanos que se sienten asqueados con el indigenismo y se sienten muy hispanos, adoran a España. Yo a esos les apoyo plenamente. Son gente inteligente, preparada, aportan cosas a este país y al mundo.

    Un saludo para usted

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: