Michelle Malkin vuelve a mentir

Señores: Antes de continuar, algunos me han preguntado por el tiroteo en el Garden State Plaza de New Jersey. Poca información puedo dar. Dejemos que la policía haga su trabajo. Todos coinciden en que el autor vestía de negro, llevaba un casco también negro en la cabeza y un rifle. La policía, de momento, sólo ha confirmado un único disparo, pero los testigos aseguran que escucharon varios. Hay unos 200 agentes en la zona en estos momentos. No hay heridos ni muertos. Digamos que esto es otra prueba de lo que comenté el otro día: un creciente número de varones blancos hartos contra “el sistema”, se las agencian para cometer estos actos. Algo está fallando.
———————————-
Pero, hoy quiero centrarme en un tema de actualidad: la ley sanitaria de Obama y los locos extremistas que se oponen a ella. Aquí no he parado de denunciar a los extremistas. Nuestro amigo don Javier les llama “teteras” pero yo es que piienso que “tehadistas” sería un término más apropiado para ellos. Al igual que los “yihadistas”, los tehadistas solo admiten una visión del mundo.

En las últimas semanas, los tehadistas han montado una verdadera batalla campal contra la ley sanitaria de Obama. No respetan que es una ley ampliamente apoyada y aprobada por el Congreso elegido por el pueblo, o que los jueces hayan dicho que es constitucional. No, la odian y como buenos “libertarian”, su solución no es el debate sino reventar el Estado. Siguiendo estas pautas, la filipinita Michelle Malkin se apunta a los ataques y ahora dice mentiras contra la ley.

¿Quién es Michelle Malkin? Hace un tiempo, hablé sobre ella aquí.

Mis más fieles recordarán la entrada sobre esta filipina que se cree blanca. Ahora le ha dado por decir que perdió su plan de seguro médico “por culpa” de “Obamacare”, la nueva ley sanitaria de EEUU.

En el 2009, Obama prometió que todo americano podía mantener su actual plan de seguro médico si así lo deseaba pero ignoró un hecho importantísimo: Muchos planes de seguroo médico eran terribles, creados para timar a los consumidores.

En las últimas semanas, es verdad que decenas de empresas de seguro médico han estado enviado cartas a sus clientes alertándoles de que sus planes no son compatibles con la ley sanitaria de Obama y que los titulares de estos planes tendrán que buscar planes alternativos o buscarse la vida.

Los más radicales en el Partido Republicano han dicho que esto demuestra que Obama mintió. Varios comentaristas destacados en la Derecha, la versión americana de los indeseables de Intereconomía en España, han contribuido más a este “debate” echándole leña al fuego para reventar la ley. La filipina Michelle Malkin escribió en Twitter arremetiendo contra Obama y la nueva ley. Posteriormente, escribió un artículo titulado “Obama mintió, mi plan sanitario murió”. El plan de Malkin era carísimo, de la empresa Anthem Blue Cross. La nueva ley la obliga a elegir otro plan que cumpla con los requisitos mínimos. Eso no le ha gustado nada a Malkin. Dios libre que un negro le dé órdenes. Solo ella puede ser 100% americana siendo hijo de inmigrantes ilegales a EEUU. Pero ¿los demás? “Que se jodan”, como dirían nuestros muy educados diputados en España.

Los medios de comunicación en EEUU, muchos en manos de los muy poderosos y multimillonarios hermanos Koch, han ido destacando quejas como las de Malkin como si fuera algo muy extendido en EEUU, como si los americanos todos odiaran la nueva ley. Como si estos problemas demostraran que la ley ha sido un fracaso de Obama.

¡Al contrario! La ley de Obama fue diseñada específicamente para impedir que las empresas aseguradoras trafiquen con planes miserables para los americanos que acabamos pagando TODOS cuando van a urgencias y obligar a estas empresas a sustituir sus mediocres y miserables planes con otros asequibles, serios, que den más cobertura efectiva. Todos esos planes que se están anulando ahora no ofrecían SUFICIENTE cobertura.

Obama debería haber dicho esto: “Podéis quedaros con vuestro plan sanitario siempre y cuando cumpla con los requisitos mínimos de cobertura en la nueva ley”. De lo contrario, la ley te ofrecerá opciones asequibles según tus medios económicos que te dará un servicio sanitario razonable a un buen precio.

¿Qué ha conducido a la situación actual en EEUU? El número de americanos con coobertura sanitaria pagada por sus empleadores se ha ido reduciendo drásticamente en los últimos 30 años. Eso ha generado un número creciente de americanos sin seguro médico que además corren un serio riesgo financiero para ellos y para el país. Esto sin contar los americanos que están infra-asegurados, con planes precarios o mediocres que además no pueden hacer frente al brutal precio de los fármacos en este país. Es un tema candente, duro y actual. Conozco a gente en mi oficina que se tiene que endeudar a veces para poder pagar fármacos (gente que además está enferma de forma permanente). Eso sencillamente NO ES TOLERABLE en un país serio y civilizado.

La clase media-baja es la más castigada, com siempre. Son gente que cobra por encima del mínimo que les permitiría cualificar para el Medicaid pero que no tienen planes de seguro de sus empleadores o no pueden permitirse los que ofrecen. Muchas empresas de seguro médico se aprovecharon de este vacío legal ofreciendo planes alarmantemente deficientes. Los reguladores federales muchas veces tenían que ofrecer lecciones a los consumidores para que al menos no fueran víctimas de planes que por otro lado eran perfectamente legales.

Hay varios ejemplos — muchas empresas con poderosas conexiones en Wall Street fueron denunciadas por publicidad engañosa y prácticas totalmente inmorales contra los consumidores. Algunas pagaron millones en acuerdos legales para evitar ir a la cárcel. Todo eso sin contar miles de demandas de los consumidores.

Todos sabemos, no nos hágamos los locos, que durante muchísimos años, hemos estado viendo casos sangrantes en EEUU de gente que tiene deudas médicas de cientos de miles de dólares debido al sistema tan absolutamente deficiente que es este mercado sanitario. Planes de seguro médico que tienen límites de 1.000 dólares para las medicinas y el pobre paciente de cáncer se entera después de haber estado pagandoo 500 dólares mensuales para supuestamente recibir cobertura total. Lo irónico del caso es que MUY POCOS americanos están a gusto con su plan sanitario, incluído los republicanos extremistas que tanto odian la nueva ley. Bueno, hay una excepción: los Congresistas republicanos extremistas, como Ted Cruz, abren la bocaza contra Obamacare, pero ¡¡disfutan del mismo plan sanitario siendo congresistas!! ¿No era que todo lo “público” es malo y propio de “sociatas”? Oye, Ted Cruz, ¿por qué no te das de baja entonces, hipócrita? Sinvergüenza. Eres la versión cubana-americana del idiota español canario Gabriel Calzada. “Tó lo público pa mí, privatización pa los demás”. No nos sigas tomando el pelo, por favor.

Se tiene que acabar el cachondeo, la estafa, el tráfico con la salud de las personas. Eso no es “capitalismo” ni mucho menos, NI MUCHO MENOS, “la crueldad protestante” como dicen algunos católicos extremistas en España con aliento a ajo. Esto se llama “hijoputismo” de toda la vida – corrupción, fascismo y la alianza absoluta entre el estado y las empresas. ¡¡NADA QUE VER con la visión capitalista protestante de antaño!!

La nueva ley exige eliminar los planes basura que estafan al país y generan pérdidas millonarias. La nueva ley exige cierto nivel de cobertura sanitaria, incluído cuidado preventivo, cobertura por maternidad y salud mental, hospitalizaciones y servicios de rehabilitación que son indispensables para cualquiera que sufra una discapacidad o que sufra una accidente laboral o que tenga una enfermedad permanente.

Si tomáramos en serio a los comentaristas como la payasa filipina Michelle Malkin, cualquiera diría que los antiguos planes eran de lo mejor y que EEUU ha perdido un tesoro nacional por eliminarlos.

Por un poco de dinero más al mes, los pobres pueden tener ahora protección real y acceso a la sanidad en vez de esos planes mediocres, inestables y engañosos.

Michelle Malkin, tengo una pregunta para ti. ¿Por qué no te callas de una puñetera vez? Si la ley te obliga a cancelar un plan con un deducible de diez mil dólares y acabas con un plan que te cobra 2.500, ¡ese plan es mejor, punto pelota!

Ahora que la gente tendrá más cobertura real, las primas podrían subir. Pero esto ahorrará dinero a largo plazo.

BASTA YA de los lavados de cerebro. Con la nueva ley sanitaria de Obama, se regula este caos que había. Las mismas empresas que no tenían ningún problema con dejarte colgado si resultabas ser demasiado caro o si tu hijo alcanzaba el techo límite de gasto, ahora tendrán que ponerse serias o cerrarán. Ahora tendrán que darte algo según lo que estés realmente aportando y gastando.

¿Y tú, Michelle Malkin? Sigue haciendo el ridículo

Anuncios

4 comentarios

  1. Hola Alfredo,

    Más allá del caso concreto que has comentado, creo que hay una tendencia general en el capitalismo contemporaneo por el que éste quiere quedarse en exclusividad con los servicios públicos, terreno que la inversión privada considera una fuente de beneficio seguro y sin riesgo.
    El caso de EEUU no es igual porque la sanidad siempre ha sido privada (fuera del medicaid y el medicare) pero en este terreno de privatización de lo esencial podemos ver la misma naturaleza: Un terreno donde la gente tiene que comprar sí o sí, donde la calidad es secundaria frente a la necesidad y donde se aprovecha la desesperación de los clientes.
    En los servicios privatizados en Europa se ve algo parecido en el fondo aunque no en la forma: Los colegios concertados, los servicios de salud externalizados, los fondos de pensiones privatizados, etc. Son un negocio seguro, sin riesgo, prácticamente imposible de quebrar, que no requiere especial innovación y que, en cualquier caso, debido a su esencialidad serían rescatados por el estado en cualquier caso. En definitiva, son un “chollo” sin riesgo.

    Cuando se defiende la teoría del capitalismo y se dice que es mejor de cualquier otro sistema siempre se dice que al tener un componente innovador y de esfuerzo permanente por mejorar esto mejora los procesos y minimiza los esfuerzos para la generación de riqueza. Bien, pues yo creo que es bastante evidente que estas características no se dan en servicios privatizados o cuando el mercado entra en el terreno de los servicios públicos esenciales en una situación de poca o deficiente regulación.
    Hay cosas que los liberales clásicos nunca hubiesen defendido y yo creo que esta es una de esas.

    Saludos,

  2. Solo un matiz: el Obamacare no te “obliga” a nada. Las personas que no quieren seguro médico no tienen que comprarlo ni tenerlo. Pagarán un impuesto adicional al año porque generan gastos desorbitantes en las urgencias y representan un riesgo financiero.

    ¿Que no hubieran defendido el Obamacare, quieres decir?

  3. No, no, no me debo haber expresado bien. Digo que no hubiesen defendido que el “capitalismo” dominase los servicios públicos e hiciese lo que le diese la gana con ellos. Es decir y para el caso, no hubiesen defendido nunca una amplia desregulación en un sector tan delicado como es la sanidad.
    En este caso creo que sí hubiesen defendido la Obamacare porque regula fuertemente un sector esencial. La deregulación en todo es una locura libertarian, no algo que pueda sacarse de la doctrina de los clásicos.

  4. Ah, asi es Pedro. Estoy completamente de acuerdo. Los sectores estratégicos del pais, como la Sanidad, no pueden estar desregulados como estaban.

    De acuerdo con todo lo demás.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: