La corrupción en España

Señores lectores: Soy consciente de la epidemia de corrupción que está azotando a España en los últimos meses. Antes de entrar en mi análisis, quisiera deciros que España no es el único país que sufre el lastre de la corrupción o del “enchufismo”, aunque sí es algo mucho más exagerado allí. Cada vez más en los EEUU, debido a esta terrible economía que nos ha tocado vivir a todos los que somos menores de 40 años, hay que “conocer” gente para tener un buen puesto de trabajo. Ya hace mucho tiempo que se acabó aquello de “hacer las Américas”. A modo de ejemplo: un extranjero que llegaba a mi zona en los años 60 o 70, podía encontrar trabajo en una factoría sin titulación universitaria ni CVs ni leches. Te apuntabas y en 24 horas te llamaban. El sueldo alcanzaba para que tu mujer no tuviera que trabajar y hasta podías hipotecarte en un plazo razonable. Hoy, ya nada de eso existe. Esto lo aclaro por si hay alguno que piense que “todo” en USA es mejor que en España. España tiene cosas muy mejorables, sobre todo su cultura política católica corrupta, pero tampoco es México. Bien, vamos ahora a analizar lo que ocurre en España.

———————————–
La verdad es que criticar a los políticos y a la política no es nada nuevo. La literatura está desbordada con ejemplos. Ayer os dije que estoy volviendo a leer a Shakespeare. Algunos no lo saben pero cuando yo estaba en la Secundaria, actuaba en obras teatrales literarias de Shakespeare y otros autores clásicos de lengua inglesa. Mis conocidos dicen que tengo un don que Dios me ha dado, de poder cambiar mi voz y hablar en varios acentos distintos en lengua inglesa y en español también. Yo creo que eso se debe a que siempre me gustó hablar en público y eso exige cambiar de tono y acento según el público al que te diriges. No es algo nuevo entre los que hablamos o sermoneamos al público.

En “El rey Lear”, una de las principales tragedias de Shakespeare, leemos esto:

“Pónte ojos de vidrio, y como astuto político, aparenta ver lo que no ves”.

Hay cosas que sí han mejorado a lo largo de los años. El soborno y todo lo que rodea esa cultura era algo bastante habitual en el siglo XIX, tanto en España como en Inglaterra y EEUU. Los votos se compraban a precios altísimos y también los escaños.

Sin embargo, no podemos ignorar las críticas del presente así como así. El descontento con la política tiene raíces profundas tanto en España como aquí en EEUU. Cada vez más, los jóvenes de mi generación están dudando sobre los sistemas democráticos y las instituciones. No nos fiamos ya de los políticos y tenemos poca fe en el futuro.

¿Por qué la desconfianza actual?

Vamos a intentar analizar el por qué hemos alcanzado este nivel. Hablando en líneas generales, creo que no hemos asimilado aún los cambios que hemos tenido que sufrir o vivir en los últimos 10/20 años.

Primero, los españoles no se dan cuenta ahora lo realmente “nuevo” que es un sistema democrático en España. España aún tiene poca experiencia con la democracia y el voto libre siendo que fue introducido a finales de los 70.

Segundo, esto ha conducido a tener otra estructura de partidos políticos. Ya no se tolera un diputado independiente y las grandes congtroversias que antiguamente se gestaban al margen de los partidos ahora son provocadas por los mismos. Los partidos deben poder acomodar opiniones distintas y a veces encontradas sobre muchos principios.

Tercero, los partidos tienen programas electorales y eso ha conducido a una doctrina nueva que el partido en el poder tiene un mandato para imponer todo el programa. Dudo personalmente que los votantes lean todo el programa o aprueben de todo lo que defiende un partido al que votan. Lo vimos con el matrimonio homosexual en España. Mucha gente del PSOE no acepta ese tipo de relaciones y muchos en el PP sí. Apoyar el matrimonio homosexual no ha sido nunca una cuestión de ser de tal o cual partido, sino de los principios de cada uno. Esta práctica de los programas electorales ha provocado un tipo de actitud – ¿qué vas a hacer por mí, estimado político? Tenemos una serie de promesas a cambio de votos. Ahora existe una curiosa relación entre elegido y elector. Si un votante sospecha que un político no está cumpliendo sus promesas “electorales”, le odia.

Cuatro, la influencia masiva del “Estado del Bienestar” también es algo relativamente nuevo, no solo en España, sino en otros países también. Recordarás que Franklin Roosevelt dijo que una de las grandes “cuatro libertades” era “la libertad de no tener necesidad”.

Cinco, uno de los efectos que ha tenido el “títulos para todos” ha sido equipar a las personas para que critiquen y cuestionen casi todo. Algunos, como muchos de los “indignados”, se han quedado ahí en vez de tomar el siguiente paso para alcanzar nuevas ideas o reafirmar las antiguas. Recordad al famoso agitador izquierdista, Daniel Cohn-Bendit. En los años 60, le dieron un título sobre su trabajo previo. La universidad dijo que él había hecho una serie de preguntas muy inteligentes y significativas. ¿Significativas? Me habría gustado más si también hubiése encontrado respuestas inteligentes.

Sexto, debido a las comunicaciones hoy, que hubiésen parecido surrealistas hace 20 años, es mucho más difícil ignorar situaciones globales. No es lo mismo ver, escuchar, que leer.

Séptimo, nuesto idealismo noble, propio del ser humano occidental, ha sufrido muchas sorpresas desagradables. La mayoría de mis lectores desea creer que si todos los países se juntan sin pasiones para hablar sobre los agudos problemas globales, prevalecerá la buena voluntad para alcanzar conclusiones sabias y justas que permitan asegurar el Derecho Internacional y la paz mundial. Pero en la práctica, muchas naciones votan no sobre lo que está bien o lo que está mal, sino sobre cómo beneficiar a su líder o dictador.

Todas estas cosas explican parcialmente el por qué de la desilusión y cinismo que vemos hoy. Los cambios han sido tremendos y no me sorprende que la gente esté examinando todo y planteándose nuevos sistemas. Como liberal, pienso que esto es algo positivo. La labor que tenemos como liiberales es la de constantemente cuestionar antiguas suposiciones y buscar nuevas ideas. A lo mejor conoces la anécdota del soldado de la fortuna que una vez le pidió a la esfinge que revele sabiduría divina en una frase. La respuesta fue esta: “No esperes demasiado”.

Muchos jóvenes españoles me escriben para decirme que están haciendo las maletas para largarse de allí una vez terminen la carrera dentro de poco. No creen que las cosas vayan a cambiar mucho en España, pues hay demasiados Bárcenas (sobre todo en el Partido Popular). El I+D ha sufrido recortes brutales en España. Todo ese dinero se está usando para reforzar unviersidades privadas corruptas, vinculadas a Ignacio Wert, el infame e impresentable Ministro de Educación español. Claro, me refiero a la corruptísima Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, donde como ya sabemos, manipuladores profesionales y mentirosos como Gabriel Calzada, Presidente del Instituto Juan de Mariana en España, dieron clases y las dan (el otro impresentable, Jesús Huerta de Soto, también da clases ahí). Los jóvenes españoles son muchas cosas, pero “estúpidos” no son. Saben que el sistema está en su contra y en el caso de tener “suerte”, trabajarán en Eurovegas. Esto es suponiendo que acepten sueldos por debajo de los 600 euros al mes. En caso contrario, Sheldon Adelson siempre podrá contar con inmigrantes ilegales, ya que él no tiene que cumplir ninguna normativa de la legislación española, cortesía de Esperanza Aguirre y el gobierno corrupto del PP en Madrid. Será por eso que el corrupto pepero Bárcenas aportaba tanto dinero a Libertad Digital, periódico absolutamente vinculado a corruptos como los del Instituto Juan de Mariana y Red Liberal, cuyo propietario es esta “preciosidad” que se llama Daniel Rodríguez Herrera.

El problema de la corrupción se debe también a que España tiene demasiado gobierno y poca eficiencia. Sin embargo, debemos evitar caer en la trampa de algunos libertarianos, que usan el problema de la corrupción como pretexto para eliminar el Estado por completo. Lo cierto es que en el sector privado, siempre ha habido mucha más corrupción que en un Estado democráticamente transparente.

El problema de la corrupción en España no se va a resolver con el vocabulario pedante de algún socialista hablando sobre “el malvado capital” o por las abstracciones de algún pirado espiritista escondido dentro de las sombras de alguna húmeda catedral católica. Las fuerzas anti-corrupción en España van a necesitar ayuda constante y apoyo moral, financiero, mediático y global. España necesita un sistema democrático de calidad, sustituir el actual régimen que es ya cada vez más irrelevante.

Necesitamos instituciones efectivas, transparentes, realmente democráticas y representativas. Los españoles deben ponerse de acuerdo sobre cosas que son inadmisibles en un país democrático, como la corrupción, el enchufismo y la ignorancia de la ciudadanía.

La tolerancia que está demostrando el Partido Popular de Mariano Rajoy con la corrupción y en el caso Bárcenas, desafía todos los principios que defendemos los defensores de la libertad. Si el pueblo español permite a Rajoy salirse con la suya y llegar al verano sin dimitir, me temo que España no tendrá ningún arreglo. Será un país donde delinquir será preferible a ser honrado. No será un país digno de visitar ni para vivir.

El pueblo español ahora tendrá que afirmar su autoridad sobre sus gobernantes de forma inmediata y exigir que Mariano Rajoy dimita sin dilaciones y convoque elecciones anticipadas con varias preguntas de referéndum adjuntadas, sobre el papel de España en Europa y la situación financiera. Está en juego un principio absolutamente fundamental en una democracia liberal sólida que se precie: “El que la hace, la paga”. No podemos permitir jamás que los corruptos (Ni los que les justifican y no dan la cara, como Mariano Rajoy), se salgan con la suya. No, no, no, no y mil veces no.

————————–
OFF TOPIC: El estado de NJ acaba de aprobar ayer jueves unas 20 leyes más para controlar las armas. Hubo un clamor popular dentro y fuera de la cámara legislativa por parte de republicanos y activistas de derechas. A pesar de ello, los Demócratas tienen una ventaja clarísima sobre la Derecha en este estado y desafortunadamente están restringiendo más las armas. Ahora solo los delincuentes tendrán armas. Yo he llamado hoy al legislador de este distrito para decirle que no pienso cumplir con leyes inconstitucionales. Se está montando una rebelión popular en los distritos conservadores como el mío. Pueden leer la notícia aquí.

Anuncios

21 comentarios

  1. Hola,

    No acabo de entender cómo has enfocado las posibles causas de la desafección, las veo excesivamente abstractas (¿el estado del bienestar? ¿Por qué?) y creo que te has ido un poco a lo genérico. Quizá podemos concretar más.

    Para no dramatizar mucho (y sé que es difícil) el problema de España es de época y de sistema. La democracia nacida de la transición nació con una serie de condicionantes: Se quiso evitar parlamentos divididos, se quiso dar a los nacionalistas cierta presencia, se quiso crear un sistema donde los dirigentes del régimen anterior pudiesen reciclarse, dando poder a las cúpulas de los partidos. La democracia se creó “vigilada”, pensando que unas élites políticas podrian crear la democracia de arriba a abajo.
    ¿España no tenía tradición democrática entonces? Hombre, hubo 36 años de dictadura pero el liberalismo llevaba implantado en España más de un siglo antes de la guerra civil. Los periódos democráticos fueron escasos (el sexenio y la II república) pero las estructuras creadas desde abajo con la intención de crear o participar en una democracia (partidos, sindicatos, agrupaciones, etc.) tenían una larga tradición.
    Más que un problema de no tener tradición democrática, se trató de un pacto de élites políticas y de reparto de poder.

    Este sistema pudo funcionar relativamente bien durante muchos años, pero hoy está absolutamente superado. ¿Por qué? Pues porque el bipartidismo imperante creó redes, redes que empezaban en la cúpula de los partidos y extendían su autoridad por todo el partido (gobierno, legislativo, alcaldes, diputados autonómicos), por el poder judicial (asociaciones de jueces), por la administración e incluso por la empresa privada (empresas amigas).
    Cuando el sistema económico colapsó este sistema bipartidista y sus redes han comenzado a actuar como simples defensores del statu quo, como una élite que lo único que quiere es conservar sus privilegios. Sus privilegios, por supuesto, están relacionados con el mantenimiento de un estado de las cosas que ya no vale, y por eso las únicas reformas que se están haciendo son las que el propio statu quo impone (exigencias extranjeras) y todo aquello que afecta a las clases medias y populares y no a las élites bien protegidas bajo el paraguas del bipartidismo.
    Hablo de bipartidismo pero en Cataluña podriamos hablar de CiU también.

    La corrupción siempre ha sido alta (no escandalosa) en España, lo que pasa es que la sociedad la ha tolerado. Mientras las cosas iban bien parecia que la corrupción era secundaria. La gente no entendió que eso no era un “asunto interno” entre políticos y corruptores sino que era una forma de hacer política que era evidentemente extractiva de los recursos públicos y que promovía una cultura empresarial y de gestión que iba a llevar al desastre.
    Hoy la corrupción que vemos es precisamente la que se gestó en la época de bonanza. Esa economía de bajo valor añadido, de crédito, de pelotazos, de enriquecerse fácilmente, de privatizaciones, todo eso creó un efecto multiplicador sobre la corrupción que en zonas como la mia (valencia) nos ha llevado a un tercer mundo político y ético.

    Por eso las nuevas generaciones vemos que este statu quo, este bipartidismo, este sistema nacido de la trancisión no es más que un lastre para nuestro país. Necesitamos un país con ideas nuevas, con valor, con limpieza, con ética en la gestión pública, necesitamos muchas cosas que el sistema no parece que nos vaya a dar.
    Pero esto, tal y como lo está enfocando ahora la sociedad, no va contra la democracia, es más, consiste precisamente en recuperar la democracia de unas élites que la han secuestrado. De forma más o menos adecuada esto se ha visto en manifestaciones, movimientos y partidos en los últimos dos años.
    Es muy importante que este sistema se cambie ya, porque todavía la sociedad es consciente de la importancia de la democracia y de que esta degeneración se ha producido presisamente por falta de ella. Pero temo que, si el stablishment se enroca y las cosas no cambian, las necesidades de la población aumentan, la esperanza en el cambio democrático se esfume y empiecen a aparecer los populistas, con el evidente peligro que esto supone.

    ¿Cuál es el camino? Se habla mucho de recuperar el control del ciudadano sobre el político en contraposición del que tiene la cúpula sobre el cargo electo. El diagnóstico no es malo, lo que pasa es que la medicina que se suele dar a esto, que es un cambio de sistema electoral que lleve a distritos uninominales, es un tratamiento equivocado y explico por qué.
    Creo que hay una tentación en el PP y el PSOE para cambiar la ley electoral en su beneficio, que consistiría básicamente en reducir en nº de diputados o aumentar las circunscripciones para “bloquear” la obtención de diputados de los partidos pequeños y maximizar la ley d’hont a su favor. El extremo de esto sería un sistema uninominal, que ya propuso gente como el corrupto Camps para la C.Valenciana.
    A pesar de no ser un mal sistema lo que provocaría a corto plazo es una permanencia del bipartidismo cuando las encuestas dicen que estos dos partidos sólo cuentan hoy con el 50% de las afecciones. Esto se interpretaría popularmente como un “golpe de estado electoral” para perpetuar el control político del PPSOE con una población mayoritariamente en contra.

    Por lo tanto la reforma a corto plazo no es esa. Hay que ir a un sistema más proporcional que quite el poder al PP y al PSOE, confiando en que elijamos correctamente a quienes están llamados a cambiarlo.
    Podriamos hacer un “mixto” como pasa en Alemania, donde hay circunscripciones uninominales y luego una nacional que permite ajustar los diputados electos a la proporcionalidad.

    Saludos,

  2. Alfredo · ·

    Hola Pedro:

    “No acabo de entender cómo has enfocado las posibles causas de la desafección, las veo excesivamente abstractas (¿el estado del bienestar? ¿Por qué?)”

    El Estado del Bienestar en tanto a lo que se refiere a las expectativas de las personas. Es decir, en vez de ver el Est.del B. como algo concreto, mucha gente lo ha querido convertir en un estado de “servicios para mí” en vez de un Estado que cubra esa red de seguridad básica de la que tanto hemos hablado muchas veces.

    “¿España no tenía tradición democrática entonces? Hombre, hubo 36 años de dictadura pero el liberalismo llevaba implantado en España más de un siglo antes de la guerra civil.”

    Pero nunca había calado entre “las clases populares”. La política del siglo XIX era un deporte exclusivamente para gente de dinero que podía dedicar sus actividades y vida en eso. De hecho, ni siquiera se cobraba sueldo. No hacía falta. Lo mismo podemos decir de Inglaterra. No fue hasta bastante avanzado el siglo XX cuando Inglaterra realmente tuvo la “democracia” que todos tenemos en mente.

    “Los periódos democráticos fueron escasos (el sexenio y la II república) pero las estructuras creadas desde abajo con la intención de crear o participar en una democracia (partidos, sindicatos, agrupaciones, etc.) tenían una larga tradición.”

    Una tradición minada de corrupción y favoritismos para ciertas redes clientelares.

    “Más que un problema de no tener tradición democrática, se trató de un pacto de élites políticas y de reparto de poder.”

    Pero es que eso se debe precisamente a una falta de tradición de exigencia democrática.
    “Sus privilegios, por supuesto, están relacionados con el mantenimiento de un estado de las cosas que ya no vale, y por eso las únicas reformas que se están haciendo son las que el propio statu quo impone (exigencias extranjeras) y todo aquello que afecta a las clases medias y populares y no a las élites bien protegidas bajo el paraguas del bipartidismo.”

    De acuerdo con esto.

    “La gente no entendió que eso no era un “asunto interno” entre políticos y corruptores sino que era una forma de hacer política que era evidentemente extractiva de los recursos públicos y que promovía una cultura empresarial y de gestión que iba a llevar al desastre.”

    Nada que discrepar aquí tampoco. Totalmente de acuerdo.

    “es más, consiste precisamente en recuperar la democracia de unas élites que la han secuestrado.”

    Correcto. Yo cuando miro las imágenes de la policía española pegándole a diestra y siniestra a manifestantes, no puedo evitar pensar en paralelos con regímenes dictatoriales. De hecho aquí en USA han salido fotos de eso y han sido muy críticos contra el abuso policial español, teniendo en cuenta que ningún cuerpo policial en España está bajo control directo del poder civil (más allá del partido).

    “y las cosas no cambian, las necesidades de la población aumentan, la esperanza en el cambio democrático se esfume y empiecen a aparecer los populistas, con el evidente peligro que esto supone.”

    Esto es absolutamente cierto y fundamental.

    “Podriamos hacer un “mixto” como pasa en Alemania, donde hay circunscripciones uninominales y luego una nacional que permite ajustar los diputados electos a la proporcionalidad. ”

    El sistema alemán no me gusta. No obstante de ello, dada la situación del PPSOE en España, creo que hace falta algún sistema proporcional como apuntas. A mí por ejemplo no me parece nada acertado aquello de defender lo de las “listas abiertas” y “primarias”, como ocurre aquí en EEUU, donde la política es más bien un “show” de personajes y no tanto de ideas. Creo que España debe mantener lo de las listas cerradas pero permitir la entrada de más partidos y por supuesto, lo primero, recuperar primero la soberanía que la UE ha eliminado.

    Saludos

  3. Alfredo,

    Realmente los partidos de masas aparecen en el siglo XX. Cuando llegó la II república los partidos de entonces eran mucho menos rígidos que hoy. No es que hubiese democracia interna ni nada de eso, lo que pasa es que las personalidades de los partidos eran más independientes y se oponían directamente a la cúpula del partido, se iban de los partidos, organizaban partidos nuevos, etc. Esto daba al elector una cantidad de variantes que hoy no tiene.
    Desde la transición esta libertad, esta crítica de los políticos hacia su propia organización ha desaparecido. ¿Es por falta de cultura democrática? No creo, si en la II república pasaba y en los 70 ya no pues es otra cosa, es un sistema organizado bajo esas bases y con esas limitaciones. También es cierto que un país menos “intelectual” como es la España de los 70 respecto al esplendor cultural de principios del siglo XX también ayudó a que este sistema nadie lo pusiese en duda, por supuesto.

    Respecto a las primarias. A ver, yo creo que las primarias son absolutamente necesarias en esta situación porque uno de los problemas que tienen los partidos en España es que los militantes no pintan nada. En las primarias del PSOE, por ejemplo, las agrupaciones votan por sufragio universal a sus delegados, pero luego los delegados van al congreso y venden su voto. ¿Ha decidido algo el militante? No, ha elegido a alguien que le ha vendido. Y eso no puede ser. Y del PP ya no hablemos pues su política interna es un dedazo soviético y todos a aplaudir.
    El sistema que hay en EE.UU no me gusta, porque hay dos partidos que están como “institucionalizados” con votantes inscritos para votar en primarias. Pero hay otros sistemas, como por ejemplo lo que hizo el partidos socialista francés hace un año.
    En esas primarias socialistas francesas votaban todos los militantes y, además, los simpatizantes que pagasen un euro simbólico y firmasen un compromiso de no votar en las primarias de otro partido. La elección fue por sufragio universal directo, es decir, sin intermediarios.
    Yo creo que ese sistema sería muy positivo para nuestro país porque devolvería a los militantes y simpatizantes la elección de quienes se van a presentar ante los ciudadanos para ganar su confianza.

    Lo de las listas abiertas ya es algo más complicado, aunque habría que intentar avanzar. En el caso de circunscripciones uninominales eso corresponde a una lista abierta de facto. Con circunscripciones pequeñas podría ser manejable pero ¿Cómo le dices a un madrileño, que elige 40 diputados, que señale 40 nombres? No los va a conocer.
    Por lo tanto hay que hacer algo más manejable, y creo que ahí funcionaria bien el sistema alemán que he propuesto. También hay otra opción, que es la que proponen partidos como UPyD, que son las listas desbloqueadas, es decir, la lista está prefabricada por el partido pero el elector puede tachar a los candidatos que no quiera. Esto genera ventajas pero también inconvenientes y no soluciona el problema por si solo, aunque combinado con unas primarias abiertas podría mejorar la situación sustancialmente respecto a lo que tenemos ahora.

    Saludos,

  4. sociata latinoamericano · ·

    España no es México, pero para allá la lleva Marianico Machetes.

  5. Francisco · ·

    Imagino que mis postura es de sobra conocida:

    – Distrito uninominal a doble vuelta (como el parlamento francés). Incluso me parece interesante la posibilidad de establecer un mecanismo de referendum para revocarle el mandato al diputado.

    – Listas abiertas.

    – Primarias abiertas a los militantes.

    Sobre la crítica de Pedro a que hay que inscribirse para votar me parece lo más normal del mundo. De lo contrario, un individuo podría votar en las primarias de su partido al candidato más idóneo para ganar y en las primarias del partido contrincante al con menos posibilidades de ganar.

  6. Francisco · ·

    *al candidato con menos posibilidades de ganar.

  7. sociata latinoamericano · ·

    Francisco: utiliza la Ley de Hond´t. Es muy conveniente para destruir rivales, cuando se está en el poder.

  8. sociata latinoamericano · ·

    Perdón, D’Hondt.

  9. Francisco,

    Creo que no me he expresado bien. Mi crítica no es a “inscribirse” como tal, sino al hecho de que en los EE.UU hay dos partidos (el demócrata y el republicano) que están más o menos institucionalizados y la inscripción de votante de uno de estos partidos en registros públicos me parece una gran discriminación respecto a terceros partidos que no tienen estos privilegios.
    Ese sistema fortalece el bipartidismo y bloquea nuevas opciones, y por eso lo rechazo.

    Ahora, otro sistema como por ejemplo que cada votante pueda inscribirse en las primarias de un partido y ese partido tenga la obligación legal de enviar esos datos a la junta electoral o al ministerio para así evitar que alguien vote en dos primarias (si lo hace se le multaría) sí me parece absolutamente lógico. Porque eso no institucionaliza a dos partidos y, además, permite cambiar de primarias de partido en cada ciclo electoral.

    Saludos,

  10. Francisco · ·

    Pedro,

    No es obligatorio “afiliarse” (más bien es declararse simpatizante) a un partido político cuando uno se registra para votar.

    Y, en caso de querer declararse simpatizante de algún partido político, el Partido Republicano y el Partido Demócrata no son las únicas opciones.

    Aquí tiene un ejemplo, en español, del Estado de Nueva Jersey:

    http://www.state.nj.us/state/elections/form_pdf/party-affiliation-form(esp)-062011.pdf

  11. Alfredo · ·

    Pedro: Comparto el criterio de Francisco en materia de inscripciones. Inscribirse debe ser obligatorio si se quiere votar y además soy de los que defienden que cada estado de la unión tenga sus propios requisitos para acceder a esas listas del registro.

    Francisco: N.Jersey, al igual que Florida, es un estado donde se habla mucho español.

    Pedro:

    “Respecto a las primarias. A ver, yo creo que las primarias son absolutamente necesarias en esta situación porque uno de los problemas que tienen los partidos en España es que los militantes no pintan nada.”

    No seré yo el que defienda el sistema español actual en muchas cosas pero aquí sí me parece que haces una de esas críticas muy extendidas pero mal enfocadas a mi juicio.

    Lo cierto es que nuestra ley electoral en España es mejor que, por ejemplo, la americana. En Estados Unidos existe el criterio mayoritario y algunos Estados pequeños están sobrerrepresentados en cuanto a votos electorales, por no decir la situación del Senado, donde N.Dakota y Nueva York tienen el mismo número de asientos a pesar de la diferencia poblacional. Yo sé que no eres defensor de eso tampoco, pero pongámoslo en contexto.

    Estoy a favor de que la base participe muchísimo más, pero ya te dije una vez que eso es fácilmente corregible – con una nueva ley de partidos que les haga más accesibles.

    “También hay otra opción, que es la que proponen partidos como UPyD, que son las listas desbloqueadas, es decir, la lista está prefabricada por el partido pero el elector puede tachar a los candidatos que no quiera.”

    Esto me parece mucho mejor que la otra propuesta.

    En el sistema uninominal, es evidente que hay una grave desconexión entre los votos emitidos y los escaños asignados. ¿Esto es lo que queremos para España? Desde luego, yo no.

    Estás cayendo en la trampa aquella de que “mi representante debe representarme a mí y no a mi partido”.

    Sobre el papel suena precioso, noble y hasta muy liberal, pero considero que la mejor forma de canalizar los deseos del ciudadano es a través de sus partidos.

    Saludos

  12. Alfredo · ·

    Y hablando de New Jersey y de todo un poco, no se pierdan este vídeo documental sobre unos jóvenes ingleses rebeldes (los típicos jóvenes de Europa, irrespetuosos contra la autoridad de los padres y francamente depravados). Resulta que les han enviado aquí a New Jersey, donde se tienen que quedar en una casa de una pareja de padres homosexuales en la zona de playas aquí, en un pueblo fino de mucho dinero que se llama Cape May.

    Les he dicho a mis lectores que en los EEUU hasta el más progre o el más homosexual, es infinitamente más estricto y “conservador” que cualquier europeo medio. Aquí no se andan con bromitas con el hijo y hay mucho respeto en las aulas, porque las consecuencias de faltar al respeto aquí a un profesor o tutor salen caras. NJ es un estado donde existe la famosa “Zero Tolerance Policy” en los colegios. No se tolera una sola salida de tono o uso de drogas y se puede expulsar del sistema público a cualquier alumno, sin ninguna obligación de readmitirle o darle vias educativas alternativas.

    Yo NO apoyo las relaciones homosexuales, pero me ha parecido interesante el vídeo a modo de ejemplo sobre el “conservadurismo” de aquí. Los inglesitos estos dijeron en el vídeo que pensaron que les iba a tocar la “típica familia americana” de poner la bandera e ir a la iglesia con la Biblia en la mano. Lo que aprendieron fue disciplina y respeto. Desde luego, yo también tengo experiencia con los jóvenes y si fuera esa mi casa, las normas serían muy parecidas. Hay que hacer la cama SIEMPRE, hay que mantener los baños absolutamente limpios y los menores de edad no deben estar fuera de la cama pasadas las 10 de la noche o las 11 como mucho. Los adultos deben poder elegir cuándo se acuestan, pero en mi casa, los jóvenes menores se tendrían que acostar no más tarde de las 10/11. Ah ¿y beber alcohol? NADA DE NADA, menos siendo menores de 21 años, que es la ley que se establece aquí para poder consumir alcohol.

  13. Me gusta que les hacen una prueba de drogas, para poder permanecer en ese hogar. Muchos jóvenes europeos – incluyo a Inglaterra en eso esta vez – – sencillamente no entienden lo que significa el respeto, la obediencia, no consumir drogas y no salir a las discotecas. Yo comprendo que la chica llore en el vídeo cuando le advierten lo de la prueba de drogas, pero a mí como cristiano, me parece lo correcto. ¿Cómo vamos a ayudar a las personas si dejamos que se droguen? Así no es como funciona un hogar de Dios. Estos chavales se pondrían histéricos con mi normativa sobre la música rock en el hogar.

  14. sociata latinoamericano · ·

    Como esta entrada se refiere a la corrupción que campea en la madre patria, diré que el aparato monárquico es uno de los principales responsables del sistemático peculado que se está ejecutando en detrimento de hombres libres mal llamados súbditos por apologistas de la tiranía del capital financiero y demás ralea indeseable.

    Iñaki Urdangarín es lo que se denomina un puto “pararrayos” en el argot mafioso. Él ahora sabe el dolor del abandono. Juan Carlos I no sólo ha abandonado al duque de Palma, pues ha hecho lo mismo con el resto del reino. Solamente Mariano Rajoy es más ausente. La soledad del poder es triste, dicen algunos; pero es mucho peor el repudio popular. ¿Por qué una egregia nación debe soportar a un vago que simula ser rey? ¿Permitirán que siga debilitando la institucionalidad de España? ¿Seguiréis postergando el acariciado sueño republicano? Entended que La República es única valedora de la plurinacionalidad, por consiguiente de la unidad.

    Exhorto a que den los nombres de la corrupción. No más abstracciones.

    http://politica.elpais.com/politica/2013/02/15/actualidad/1360952323_455153.html

    Muy pronto:

  15. Sociata,

    Hay muchas mejores versiones del himno de Riego y sin necesidad de que lleven la letra de 1820.

    Francisco,

    Yo tenía entendido que, por lo menos en la mayoría de estados de EEUU, cuando te inscribes como votante, te puedes inscribir como votante demócrata, republicano o “independiente”. El documento que traes, si es que es la misma inscripción, parece demostrar que en NJ no es así.
    En cualquier caso eso de inscribirse como votante no me parece necesario en absoluto. Sólo es un mecanismo controlador más a interés de los partidos.

    Alfredo,

    No es que quiera yo que mi representante me defienda a mi y no al partido, el problema es que el partido es quien me tiene que defender a mi y no me defiende, porque se ha convertido en una herramienta de gestión a favor a sus cuadros y simpatizantes.
    Y es exactamente por eso por lo que hablamos de recuperar el control cuidadano por dos vías, la primera es la democratización de los partidos quitando el poder a las cúpulas y la segunda es la mayor representatividad del electo con el elector.
    Ambas evoluciones son necesarias y no creo que te nieges a ninguna de las dos, más allá de posibles vehículos para llegar a estos fines.

    Saludos,

  16. sociata latinoamericano · ·

    Pedro: con razón sentí tan añeja esa letra. Pero lo importante es que se entienda el mensaje. La resistencia que observo aquí hacia el cambio positivo ya adquiere un cariz numantino. Hasta un voto negativo le dieron al Himno de Riego. ¿Quién habrá sido?

  17. sociata latinoamericano · ·

    Pedro: no quiero parecer un aguafiestas, pero nunca recuperaréis el control de los partidos tradicionales. Ya son propiedad privada. Lo único que os queda es destruirlos de raíz y esparcer la sal.

  18. sociata latinoamericano · ·

    “Esparcir”.

  19. Alfredo · ·

    Sociata: Es curioso pero justamente ayer un caballero lector de esta página me escribió que la turba antimonárquica hispánica se va a poner las botas con lo de Urdangarín. No me extraña que usted se apunte al carro de las masas esas.

  20. sociata latinoamericano · ·

    Yo sólo uso el sentido común, Sr. Coll. ¿Para que les sirve la monarquía, sino es para empobrecerlos? Cuando busco los pros de dicho sistema de gobierno, únicamente encuentro el supuesto factor “aglutinador”, lo cual no me convence. Si bien es cierto en Europa hay, aparte de España, otros estados dirigidos por dinastías reales donde las cosas van -todavía- muy bien, tales como Suecia, Noruega y Dinamarca, no lo es menos que es gracias al profundo desarrollo de la acción colectiva. El aporte de los jefes de estado es básicamente decorativo -o simbólico si así lo prefiere- en el trazado de las políticas que dan vida al bienestar nacional, fruto del pensamiento socialdemócrata. O sea que la gran virtud de estos estamentos monárquicos ha sido (y continúa siendo) subirse al carro de la tercera vía. Es el aprovechamiento de la consolidación de un modelo democrático apalancado por excepcionales números en materia económica y educativa.

    Los Borbones son el epítome de la corrupción y la incompetencia, pues despilfarraron la confianza que el pueblo les depositó después de décadas de dictadura. Franco debe estar muerto de la risa en algún lugar del averno, puesto que aseguró su permanencia en el colectivo español con ese nefasto parto denominado “transición”. El Generalísimo nunca se fue. Estaba dormido. Y mientras duró la siesta su poligámico e inhábil cazador le cuidó la silla del águila.

    ¿Qué papel le toca a Felipe en ésta historia? Para mí el del damnificado.

  21. Alfredo · ·

    Pedro:

    “No es que quiera yo que mi representante me defienda a mi y no al partido, el problema es que el partido es quien me tiene que defender a mi y no me defiende, porque se ha convertido en una herramienta de gestión a favor a sus cuadros y simpatizantes”.

    Completamente de acuerdo, pero esto se cambia con una ley de partidos ejemplar. Para ello, hace falta un gran consenso que además creo que ya existe.

    “Ambas evoluciones son necesarias y no creo que te nieges a ninguna de las dos, más allá de posibles vehículos para llegar a estos fines.”

    No me niego a nada que pueda mejorar la calidad democrática del país.

    Saludos

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: