Matar a un terrorista – Una perspectiva cristiana (Sermón dominguero)

La verdad es que “vaya semanita” que llevo – para empezar, os diré algo que ya he dicho anteriormente muchas veces y no precisamente para jactarme. De hecho, como buen presbiteriano que tiene un carácter que muchos consideran chocante o al menos “difícil” de aceptar, os diré que quienes se jactan son los que aún están por hacer pero no han hecho nada. Describir cosas que ya he hecho no es jactarme, es contarlo, dar la historia tal y como es, con hechos. Os dije que me estaba quedando en una casa de un amigo en la zona del este de Nueva York ciudad, cerca de la 5ª Avenida. Pues bien, ya me he mudado a mi propia casa porque tengo trabajo que me permite hacerlo. Lo comento porque aún me estoy acostumbrando a mi nueva vida aquí pero estoy a gusto, de momento.

La primera semana en Nueva York me acosté tarde ese domingo para ver el séptimo episodio de los Borgia, una serie informal sobre el reino asesino del papa Borgia, Alejandro VI, un papel que le queda muy bien al actor inglés Jeremy Irons. Ese episodio marca la invasión de los franceses contra Italia en el año 1494 y el principio de sesenta años de asesinatos sangrientos, malvados, indiscriminados, contra la población civil – una suerte de 11 de septiembre extendido en el siglo XVI, estimada congregación. No tengo tele y ya se hacía tarde para que un cristiano esté pasándose la noche en casa de un amigo así que apagué la tele, fui a la biblioteca de la casa, que es donde estaba mi amigo sentado delante de la chimenea para calentarse y le di las buenas noches para posteriormente marcharme a mi casa y así también evitar las turbas alcoholizadas de la noche, que van desenfrenadas casi como cuando los fanáticos romanos van a sus misas enchumbados de agua bendita, pecado y alcohol.

Al día siguiente, pensando en la serie, el papa asesino y el terrorismo, me vino a la mente inmediatamente la muerte de Osama Bin Laden. La mayoría de nosotros sentimos dos emociones (o muchas más) cuando nos enteramos de la muerte de este árabe musulmán y terrorista, Osama Bin Laden. Primero, nos sentimos a gusto que se había muerto un ser humano. Estábamos felices que este terrorista, este asesino de personas inocentes, estaba muerto en Pakistán. Cuando al Presidente Obama le preguntaron cómo se sentía cuando se enteró que habían matado a Bin Laden, dijo, “me siento aliviado”. Segundo, todos nos sentimos un poco inquietos ante el despliegue de nacionalismo que vimos cuando fuimos testigos de las masas gritando “USA, USA, USA”, puños en el aire.

En este sermón, quiero hablar un poco sobre mi fe ante la matanza de un terrorista. Yo soy muy consciente que hay varias interpretaciones de la Biblia que se muestran contrarias a la pena de muerte. Creo que debo explicar mi postura para que al menos los detractores me entiendan. Estoy seguro que aquí hay caras católicas y de otras confesiones porque siempre tenemos visitas.

Primero, a mí me parece bastante claro que la decisión para matar a bin Laden fue una trágica necesidad y por lo tanto “buena” o que estuvo “bien”, en tanto que matar a otro ser humano pueda ser algo “bueno”. Segundo, también estoy a favor de la pena capital para delitos mayores. Creo que ejecutar a una persona por ciertos delitos como la traición y el asesinato, entre otros delitos, es moralmente aceptable y hasta necesario. Tercero, no soy un pacifista. Para mí está bastante claro que la guerra, a veces, no a menudo, pero a veces es un mal necesario. También sé esto: si no eres un pacifista o un líder tribal que piensa que matar a todos tus enemigos es la respuesta a todo – si te encuentras en ese punto medio, como espero que así sea con la mayoría de vosotros, es obvio que inevitablemente vais a tener que tomar unas decisiones muy difíciles pero imprescindibles. Tendrás que decidir cuándo es moralmente aceptable o necesario ir a la guerra o aprobar actos bélicos.

Algunos en este país respondieron al ataque contra bin Laden con la retórica de la “venganza”, “retribución”, “hacerle pagar por lo que hizo”, por el asesinato masivo del 11 de septiembre aquí en esta ciudad. Entiendo esa reacción, sobre todo viniendo de los que estuvimos aquí en ese fatídico día tan horrible. Vivimos con unas imágenes horrorosas que nunca vamos a olvidar. También entiendo esa reacción de los que perdieron hijos, maridos, mujeres, amigos o seres queridos ese día. El problema con la venganza es que existe el riesgo, tal y como advirtió Jesucristo, de que nos rebajemos al nivel moral del agresor. O, una vez que se inicia un acto de venganza, el enemigo entonces querrá vengarse de ese acto y entonces tendremos un sin fin de actos violentos. El apóstol Pablo ya lo advirtió a los romanos: “no paguéis el mal con el mal”. Por otro lado, tenemos a los extremistas ideológicos del pacifismo, como Michael Moore – el señor ultra-izquierdista comentarista y cineasta. Él insistió en llamar lo de matar a bin Laden una “ejecución”. Pienso que Moore se equivoca profundamente cuando insiste en esa palabra. “Por qué” se equivoca también es muy importante. Se equivocó porque cuando usó esa palabra, trasladó la matanza de bin Laden compeltamente al marco de la jurisprudencia criminal, del Derecho Penal.

Hay por lo menos dos problemas si construimos la muerte de bin Laden como un simple acto de ejecución legal. La primera realidad es que no existe ningún sistema legal nacional o internacional que fuera capaz de hacer justicia con ese hombre. Con Michael Moore, desde luego, pero ¿con bin Laden? Los actos de asesinatos terroristas llevados a cabo por Al-Qaeda son actos de guerra y actos criminales. Si est es así, como parece bastante claro que lo es, el marco moral más adecuado para responder a bin Laden y su organización, Al-Qaeda no es tanto el Derecho Penal internacional o nacional, sino también un acto de guerra injusta. La palabra “guerra” se ha usado ampliamente, hasta metafóricamente, en los últimos años. Ya tenemos frases como la “Guerra contra la pobreza” y la “Guerra contra las drogas”. Ahora tenemos la “Guerra contra el terrorismo”. Esta última frase no es tan inverosímil como las dos primeras. El 11 de septiembre fue un acto de guerra y asesinato. Ciertas organizaciones bien financiadas, a veces con el apoyo de gobiernos, han declarado la guerra efectiva contra la mayoría de la humanidad.

He dicho hace poco que si no eres pacifista o un caudillo tribal tienes que tomar decisiones complicadísimas sobre el uso de la fuerza militar. Los cristianos han tenido que luchar con estas preguntas durante casi dos mil años. Lo que ha surgido de esa lucha es un corpus de sabiduría que conocemos como “Guerra justa”. Los cristianos fieles que han contribuido a esta herencia van desde Tertuliano en el II Siglo, Ambrosio y San Agustín en el IV y V Siglo, respectivamente, Santo Tomás de Aquino en el medievo tardío y muchos más teólogos modernos. La “Guerra justa” siempre fue hostil a cualquier acto de guerra o actos bélicos. Establece bastantes criterios que se necesitan cumplir antes de juzgar una guerra como justa. Juntos, son unos obstáculos complicados. Francamente, la Guerra de Irak no aprueba bastantes puntos del criterio. La Guerra de Afganistán un poco más, pero no todos. Sin embargo, cuando analizo los 12 o 13 criterios al lado de la decisión de matar a bin Laden, ese acto cumple con todos los requisitos.

La decisión que tomaron los líderes de este país para matar a bin Laden no debe tomarse como un acto de venganza nacional ni ejecución criminal. Es mejor entendida como un acto trágicamente necesario en una guerra justa contra un agresos, un acto que ha podido frenar miles de asesinatos y actos de terrorismo en el futuro. Por lo tanto, no es que sea una “victoria para Occidente” o “victoria para los cristianos”. Es más, uno reza para que los musulmanes vivan en un mundo mejor sin bin Laden, también, como todos los seres humanos que quieren vivir en un marco de seguridad y paz. Entendido así, sólo podemos rezar que el tristemente necesario fin violento de un hombre tan malvado como bin Laden nos pueda ayudar a alcanzar un mundo más acorde con el que quería Jesucristo y el apóstol Pablo.

Sólo puedo suspirar de alivio cuando me entero de la muerte violenta de hombres como bin Laden. Después del suspiro inicial, es imperativo redoblar nuestros esfuerzos como cristianos, todo esfuerzo como congregación, todo esfuerzo como nación, todo esfuerzo como mundo, para dar forma a nuestras almas, dar forma a la iglesia, dar forma a la patria, a esta patria de origen protestante, dar forma al mundo más y más como el que quería Jesucristo.

Amén.

Anuncios

10 comentarios

  1. sociata latinoamericano · ·

    ¿Obama por qué debía sentirse aliviado de haber ordenado la ejecución del líder de Al Qaeda, una organización aliada (o afiliada) al gobierno de Estados Unidos en Egipto, Libia y Siria? ¿Qué temía?

  2. sociata latinoamericano · ·

    http://actualidad.rt.com/actualidad/view/52938-eeuu-pacta-qaeda-5-000-terroristas-ayudaran-derrocar-assad

    No suelo polemizar cuando de sermones se trata, pero detecto demasiadas inconsistencias, ajenas a lo teológico, en el mensaje.

  3. Alfredo · ·

    Qué pregunta más ridícula hace usted, sociata – propia de periódicos con afiliaciones terroristas como el Gara. ¿Afiliada de que? Al Qaeda no es ninguna organización “afiliada” al gobierno de este país en ningún país más allá de dentro de su retorcida imaginación. ¿Cómo va a estar afiliada cuando esta organización genocida, que tiene simpatías de gente como usted, ha estado constantemente atacando todos los intereses de EEUU en Egipto, Libia, etc? Yo no sé qué en concreto temía Obama, pero sí sé que en una democracia, se debe temer a gente como usted que está entregada a teorías conspiranoicas que no tienen ningún sentido más allá de sabotear la libertad. ¿No le da vergüenza hacer esa pregunta tan ridícula y mezquina?

    ¿Y esa notícia? ¿De veras piensa que nos vamos a tomar en serio una organización “informativa” financiada por el dictador Putin? Venga ya…

  4. sociata latinoamericano · ·

    Pues si no le gusta RT, Sr. Coll, lea los detallados informes de The Guardian:

    http://www.guardian.co.uk/world/2012/nov/30/us-war-against-al-qaida

    http://www.guardian.co.uk/world/2012/jun/11/al-qaida-syria-william-hague

    Yo en esto soy muy acucioso, así que contrasto varias fuentes. Peter Osborne, un comentarista de The Daily Telegraph confirmó que EEUU y Gran Bretaña han estrechado la cooperación clandestina con Al Qaeda recientemente para aunar la lucha contra el gobierno de Assad. En su artículo titulado “La crisis siria nos lleva a extraños compañeros de cama”:

    http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/middleeast/syria/9090324/Syrias-crisis-is-leading-us-to-unlikely-bedfellows.html

    Y hay cientos de referencias en medios socialistas, mas no las mencionaré.

    Yo no simpatizo con Al Qaeda; los Bush, tal vez.

    ¿Pregunta ridícula? Pues no lo creo. El laborioso, noble y desinformado pueblo de Los Estados Unidos merece que le expliquen el porqué de éste contubernio raro entre elementos de su gobierno y Al Qaeda.

  5. Omar Darío · ·

    También merecen pena de muerte los que se atreven a portar la bandera de su país y usurpar el nombre de un grupo historico que ayudó a que un país consiguiera su libertad, para que estos #$#% roben, maten,etc y sebre y se la pasen gritando: Patria o hijos de duarte y demas chorradas.

    Tomé unas vacaciones en diciembre y fuí a N.Y no sé si usted se ha topado con los dominicanos que se hacen llamar trinitarios, son bastantes desagradables tuve que negar mi nacionalidad varias veces por estos malditos.

  6. sociata latinoamericano · ·

    http://www.guardian.co.uk/world/2002/jan/21/afghanistan.usa

    Aquí termino con éste tema. Al menos deberían informar qué tan buena estuvo la cena de Al Awlaki.

  7. Alfredo · ·

    Veo que hoy está especialmente espeso, sociata:

    “Yo en esto soy muy acucioso, así que contrasto varias fuentes”

    Usted le llama contrastar a lo que realmente es buscar la misma notícia en distintos medios. Flaco favor le hace al vocabulario.

    “Peter Osborne, un comentarista de The Daily Telegraph confirmó que EEUU y Gran Bretaña han estrechado la cooperación clandestina con Al Qaeda recientemente para aunar la lucha contra el gobierno de Assad. En su artículo titulado “La crisis siria nos lleva a extraños compañeros de cama”:”

    Creo que usted no contrasta nada si toma como algo valioso la opinión de Oborne, sin más. Menudo frívolo es usted, sociata – como se nota que sus ídolos son mentirosos como Hugo Chávez y demás ralea. Solo por el hecho de que algo se parezca a un ataque de Al-Qaeda no significa que lo sea, en particular, si la única acusación que se tiene es que el régimen sirio lo ha camuflado para que parezca así. Yo ya sé muy bien por dónde van los tiros – los que apoyáis al Assad en el fondo apoyáis a Irán y es bien conocido su amor por el régimen iraní – ahora me lo negará usted pero desde luego, amigo de la OTAN usted no es.

    Más allá de eso, como Oborne mismo dice después, estas revoluciones son complicadas y aunque Al-Qaeda esté bombardeando la ciudad capital de Siria, no significa que busque derrocar al Asad.

    La realidad que usted no quiere ver por motivos obvios es otra: la creciente evidencia clarísima de la colaboración estrechísima entre el gobierno criminal iraní y al Al-Qaeda (incluido el apoyo al Asad).

    “Yo no simpatizo con Al Qaeda; los Bush, tal vez.”

    No está dejando muy en evidencia su oposición a Al-Qaeda – casi como que se alegra de “descubrir” esa información sesgada para volver a atacar los EEUU.

    “El laborioso, noble y desinformado pueblo de Los Estados Unidos merece que le expliquen el porqué de éste contubernio raro entre elementos de su gobierno y Al Qaeda”

    Desde luego que hay que buscar la verdad, pero flaco favor le hacemos a ese pueblo laborioso e informado donde debe estarlo cuando usamos argumentos tan sesgados y poco comprobables, porque son editoriales y no información de los servicios de inteligencias, de periodistas que buscan el sensacionalismo y no la seriedad.

    Omar: No me suelo topar con dominicanos más allá que en los tribunales de justicia donde ayudo a procesar muchos para su posterior envío a prisión por diversos delitos. Aquí en la zona de NY hay varios grupos de origen latinoamericano delinquiendo pero está todo bastante bajo control.

  8. sociata latinoamericano · ·

    Yo apoyo a Irán. Nunca lo he negado.

  9. sociata latinoamericano · ·

    Y, ¿por qué habría de odiar a Al-Qaeda, si no me han hecho nada? Uso el mismo argumento de Muhammad Alí cuando se rehusó a validar el asesinato de vietnamitas. Sospecho que esa organización es una invención de la CIA, un producto “made in USA”.

    Y que quede claro algo: nunca he sido un apologista de la democracia liberal (esa tarea es para ustedes, los seguidores de Churchill); es más, está sobrevaluada.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: