Un año turbulento – 2012

Interrumpo la importantísima serie sobre la igualdad que os he preparado para hablar con vosotros sobre todo lo que está ocurriendo en la actualidad. Para empezar, he de deciros que esta página web no es como “Facebook” – es decir, aquí no suelo compartir fotos de mi vida en EEUU porque esta bitácora se dedica casi siempre a la teoría política. Si queréis ver fotos de las comidas que he ido preparando en EEUU, o donde vivo, etc, para eso está Facebook. Sí tengo que decir una cosa que muchos españoles ya sabían pero lo confirmo: el trato aquí al cliente es infinitamente mejor que en España. Por ejemplo, vivo en lo que se podría llamar una zona “exclusiva” o “adinerada” y el otro día fui a comprarme finalmente un móvil – opté por el “Blackberry” y el joven que me atendía me comentó que es la misma marca que usaba la policía de extranjería en EEUU pero que ya usan los “iphones”. Le contesté que no me extrañaba, porque poco les interesa la seguridad. Bueno, pero volviendo a lo serio, el trato es mucho mejor. Te hacen todo – desde ponerte la batería en el móvil hasta abrirte una cuenta personal y enseñarte a cómo navegarlo. En las tiendas de telefonía en España, el trato suele ser mucho más breve y no te aconsejan tanto, no se “venden” tanto como los comerciales de EEUU. Otra cosa que me va gustando mucho de New York y New Jersey es el trato a la gente a nivel de “calle”. Aquí son bordes si ven que incumples alguna norma y no tienen complejos a la hora de expresar una opinión o desagrado. En ese sentido es parecido a Inglaterra, con su característica franqueza en comparación con la falsedad continental de Europa.

En segundo lugar, aquí el debate sobre la “integración de los inmigrantes”, tan de moda en Francia y España, es inexistente. No quiero desilusionar a los nazis, que viven de conflictos raciales, pero aquí hay una convivencia ejemplar aunque sí una segregación social o racial de facto. Cada uno se respeta su espacio, pero efectivamente no hay una sensación de “sociedad” como hay en España. Entras a un bar y cada uno hace algo distinto, viste distinto, habla distinto. Eso me gusta, porque permite cierto individualismo a la vez que tolerancia. Por lo general, si eres español los latinos aquí no te van a asociar con hispano hablante (salvo los cubano-americanos que prácticamente son de origen español en su totalidad y conocen mas la “cara española” por decirlo de alguna forma). El otro día un señor mexicano, muy bajito con rasgos indígena, me dijo “gracias” en inglés cuando vio que le sujeté la puerta en la estación de tren. Yo, como estaba con ganas de ser un poco graciosillo, le contesté fingiendo un acento como si fuera anglosajón hablando español y agachándome para llegar a su estatura: “dey nara, amigoooo”.

En tercer lugar, debo decir que no sé qué pasará aquí con el alcohol pero lo noto mucho más fuerte que en España aunque tenga la bebida el mismo alcohol por volumen – no sé qué será pero aquí con 3 cervezas tipo “Samuel Adams”, parece como si te hubieras tomado 6 de Mahou en Madrid. En cuanto a la comida, es lo que ya os he explicado la última vez: tienen todos los ingredientes que puedes tener en España. Preparé el otro día una Fabada asturiana sin el menor problema – tienen morcilla, chorizo, panceta (marcas españolas, además) – es lo que tiene vivir en un sitio internacional. También se ha puesto muy de moda, casi de forma enfermiza en Nueva York, tener “tapas bar”. Normalmente son locales regentados por españoles y ofrecen “vino y tapa” por un precio obviamente bastante más alto que en España. Yo desde luego no socializo nunca cuando veo a un turista español, porque no hablo con desconocidos jamás pero sí creo que Nueva York tiene una alta concentración de españoles, principalmente catalanes y vascos – también hay un empresario valenciano que tiene una impresionante mansión en NJ con vistas al Río Hudson. Sé que es valenciano porque le conozco y he tenido trato con él debido a un alquiler de piso en esa casona. Por lo general, los españoles aquí se americanizan rápidamente y sus hijos hablan un español fatal, salvo el caso excepcional de mi primo, que habla un español como si fuera nacido directamente en España. Los españoles aquí socializan muy poco con los latinoamericanos y en general se les ve mas con italianos o los inmigrantes griegos en Astoria, Queens. Si eres españolazo, te sentirás muy en casa con los griegos de aquí. Mi barrio por lo general es mas bien “wasp” y judío. Vivo en una zona que antiguamente era el barrio de alemanes y quedan muchos todavía.

Para terminar con este tema, debo decir que ya obviamente he encontrado iglesia aquí – la famosa Iglesia Presbiteriana de Park Avenue, con siglos de historia en defensa de la fe protestante pero caracterizada además por una marcadísima tolerancia hacia otras confesiones – esta iglesia por ejemplo luchó para que los católicos pudieran abrir sus iglesias en Nueva York a pesar del fuertísimo rechazo social que habia en el EEUU de la época contra todo lo que oliera a catolicismo. Nosotros somos de la creencia que las opiniones teológicos y morales JAMÁS se deben imponer a la fuerza – somos fieles a nuestros origenes disidentes y puritanos – comercio, capitalismo moderado y fuertemente regulado, libertad de asociación, ley, orden público, contra los odios irracionales y la intolerancia totalitaria. Eso sí, creo que soy el único en la iglesia que sabe hablar español, ya que el 99% son de origen anglosajón y escocés o de Irlanda del Norte. Mi iglesia es un mar de cabellos rubios.

Bueno, ¿y qué podemos decir del liberalismo de derechas que hemos ido defendiendo aquí a rajatabla? Os cuento.

La verdad es que podíamos decir que aquí ha habido un “glasnost” liberal clásico. Algunas cosas que he defendido no son controvertidas para la derecha: una regulación menos burocrática o más seguridad internacional, control de la inmigración. Otras no han caído nada bien en filas reaccionarias: he defendido el plan sanitario de Obama utilizando hechos históricos, he defendido a los profesores y médicos en España protestando contra un gobierno títere como el español y he defendido la igualdad, muy al pesar de muchísimas personas que se han dado de baja como lectores. A mí eso no me importa, porque siempre voy con la cabeza bien alta sabiendo que he defendido cosas según mis criterios y la verdad que veo, no por presiones de ningún gilipollas.

Algunos derechistas han dicho que el problema fundamental es que los americanos “han cambiado”, que ahora son “inmorales”. O que ahora “todos quieren cosas del Estado”. Yo estoy convencido que la mayoría abrumadora de gente en EEUU o España no quiere más “cosas del gobierno” sino tener lo que nuestros padres tuvieron: una dichosa oportunidad.

Durante los últimos meses de este turbulento año, he podido comprobar como poco a poco, he podido con estos escritos cambiar un poco la mentalidad de muchos fanáticos dogmáticos que creían que todas las soluciones de la vida se encontraban en algún manual lleno de polvo escrito por un loco que se llama Murray Rothbard. No tengo ningún complejo a la hora de decir esto: Hemos ido forjando un liberalismo mucho más clásico, federalista, hamiltoniano, estadista, señorial. Cuando la gente nos lee, ve ese liberalismo lincolniano de señores adinerados profundamente preocupados por la gente pobre y la caridad. No ven ese grupo de chillones sectarios que hay en Red Liberal, movimientos católicos o neo-nazis. Se extrañan al principio pero luego se enganchan a la página. Sí señores, aquí está el liberalismo de las mansiones del suburbio pero también ese liberalismo que quiere defender los intereses del obrero, del hambriento, del más pobre. Esa es nuestra tradición – mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, siempre.

La gente en los extremos ideológicos del liberalismo ya están en un “gueto”. El movimiento del “Tea Party” o “Carajillo Party” en España pudo atraer a personajes que se apegan a lo blanco y negro, que como los niños, tienen que tener una certeza dogmática para poder vivir. Este tipo de gente sectaria tiende a emigrar de la política moderada, que inevitablemente es impura y caótica, a un oasis marginal de pureza imaginada.

Ya tenemos por ejemplo en EEUU el caso del Senador Jim DeMint – se va del Senado para dirigir la “Fundación Heritage”. Se va del centro de acción, donde inmigración, impuestos y otras reformas se promulgarán, para dirigir una organización más bien conocida por su capacidad de recaudar dinero y ser de pureza ideológica más que por creatividad, curiosidad o desarrollo intelectual. Es una asociación algo mejor que el Instituto Juan de Mariana, caracterizado por nula capacidad intelectual, obviamente.

En segundo lugar, hay un renacimiento. Hubo una época en la que candidatos de la derecha decían que no creían en llegar a ningún tipo de acuerdo con “la izquierda”. Perdían más el tiempo intentando descubrir y expulsar a impuros en vez de atraer conversos.

Pero esa manía ha terminado. Vemos señales de que los Republicanos de la Cámara baja aquí quieren unirse a John Boehner, su líder, para llegar a algún tipo de acuerdo y evitar el precipicio fiscal.

También se ha ido abandonando el sectarismo económico para darle más atención al problema de la desigualdad. Ninguna persona digna de ser demócrata puede ignorar este problema. Poco a poco hay que abrirse a la posibilidad de que a veces hay que subir impuestos y que unas desigualdades materiales tampoco son buenas. Ya volveré a ese tema mañana.

Nadie normal discrepa de esta idea: hay que combatir la pobreza. La cuestión es cómo. ¿Con el sector privado o con el Estado, acciones voluntarias o estatales? Tiene que haber un equilibrio señores. El gobierno debe actuar a favor del bien común mientras que, como decía Lincoln, todo lo que no puede hacer el individuo por sí mismo, lo debe hacer el Gobierno.

Es posible que los más extremistas en la Derecha acaben destruyéndolo todo. Si Obama es flexible y los Republicanos permiten pasarse sobre el precipicio fiscal, contribuirán a una brutal recesión que los destrozará políticamente por lo menos una década o más. Los Republicanos de momento están haciendo lo correcto y todo apunta a que el año que viene, estos de los “Tea Party”, libertarianos, otros locos en los márgenes, etc, serán algo más bien del pasado, una anécdota o nota a pie de página. Nosotros y nuestros lectores principalmente tienen el deber de contribuir a que así sea.

Feliz Año 2013 a todos mis lectores.

Anuncios

8 comentarios

  1. *Os dejo con un vídeo de un típico suburbio de New Jersey – a media hora de Nueva York. Mi primo vive en Mendham (el pueblo de al lado) pero este vídeo me gusta también porque muestra las típicas casas-casonas de la zona. Eso sí, aquí los impuestos son altísimos pero se respira mucha más prosperidad que en el sur de EEUU, donde domina la política agro-anarka. Aquí todo es mucho más “federalista” o hamiltoniano. Si te gusta el frío que pela, te gustará NJ.

  2. Calvinista hispano · ·

    Pues a mi me encantaría vivir en esa zona, Alfredo. Feliz Año 2013 a ti también.

    Creo que si la gente indeseable de los lectores se da de baja, es buena notícia porque hay gente que se siente muy incómoda una vez que les sacas de sus dogmas. Sí que me gustaría que escribieras algo sobre la teología de lo que hablamos , porque es un tema interesante y me quedé un poco con dudas.

    Saludos

  3. Alfredo · ·

    Calvinista, el próximo domingo escribiré sobre el tema teológico porque a mi también me parece importante todo eso de las interpretaciones.

    Feliz Año.

  4. sociata latinoamericano · ·

    Los iphones son más seguros, Sr. Coll. No es que me erija en defensor de Apple, pero es un producto de mayor fiabilidad. Yo también uso un blackberry, dicho sea paso.

  5. sociata latinoamericano · ·

    Aunque sé que el comentario no iba por allí.

  6. Liberal · ·

    Hombre aqui todo iba bien hasta que un tal Pedro decidió meterse y meter mano en todo para joderlo de una puta vez. Habeis destruido la definicion del liberalismo hasta tal punto que el liberalismo que veo aqui es irreconocible. Sois gentuza, los dos.

  7. Alfredo · ·

    @Liberal: Aquí un “tal Pedro” jamás ha “metido mano” en nada al no ser parte de este proyecto. Cállate la bocaza esa y deja de decir tonterías porque aquí no se sufren tontos y accidentes de nacimiento como tú.

    ¿Tú qué sabrás lo que significa la definición del liberalismo cuando eres un subnormal del Instituto Juan de Mariana? GRASIENTO.

  8. Alfredo · ·

    ¿Cómo vas a decir eso, sociata?

    http://crackberry.com/new-york-times-tackles-blackberry-versus-iphone

    ajem: “Communication and security are the BlackBerry’s forté, media and entertainment are the iPhone’s.”

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: