Mensaje a la Nueva Derecha: La economía (III)

Hoy y mañana viene lo duro – lo que no le gusta leer a los socialdemócratas aunque espero que entren en puntos de acuerdo en lo esencial.

El primer requisito imprescindible en cualquier administración correcta de la economía es conquistar la inflación. No habrá un ámbito económico estable sin tener esto absolutamente claro. Por eso, es necesario contar con una política monetaria disciplina y equilibrada. La política monetaria no será ni estable ni disciplinada hasta que las finanzas del Estado no se pongan en orden de forma inmediata. Ya sabemos que el Estado español gastó mucho más de lo que ingresaba y no voy a entrar otra vez en ese cansino relato que ya todos asumen. Los “prestamistas”, acreedores, ya se han cansado de nosotros en este aspecto. Ningún gobierno puede sostener esta situación.

Por eso, sigo pensando que es necesario cierta reducción en el gasto público para controlar el abastecimiento monetario.

Se acabaron los días de gasto público generoso. Quizá, para siempre.

Las prioridades para los recortes

Hay objetivos que son muy fácil de cumplir porque además cuentan con el apoyo popular: Nadie está en contra, por ejemplo, de eliminar toda subvención a las asociaciones de inmigrantes, partidos políticos y religiones.

En segundo lugar – lo siento, pero creo que la decisión de eliminar las ayudas al alquiler para jóvenes fue acertada. Habrá que ver qué otras cosas “parecidas” podemos eliminar.

En tercer lugar, hace falta eliminar la extravagancia y el derroche, y eso es algo que todo el mundo comparte. Hay ejemplos que dan miedo y el ciudadano los conoce muy bien.

Gasto público a nivel local – Esto ya lo toqué hace años, mucho antes de la crisis económica – si os interesa mi propuesta, la tenéis aquí.

Los gobiernos locales deben tener mucha más libertad para decidir cómo gastar su dinero para sus necesidades locales – siempre y cuando reformemos la ley tributaria, ley de haciendas locales y tengamos un presupuesto en condiciones, cuando volvamos a ser un país soberano.

Recuperar el control sobre el gasto y reducir el porcentaje del mismo no es una política “que amenace” la libertad como dicen algunos socialistas. Es difícil ver cómo la libertad se promueve subvencionando a todos o gastando millones y millones en programas públicos que no aportan nada al país. Al contrario, si el gasto público es exagerado, hay más amenazas contra la libertad bien entendida.

NOSOTROS NO decimos que todo gasto público es “malo” y que todo el gasto privado es “bueno”. Aquí no somos como los excéntricos del Instituto Juan de Mariana que estarían dispuestos a vender a sus madres por 2 duros. Lo que pasa es que si hay un gasto público que NO nos podemos permitir como país, eso sí es malo, muy malo. Destruye la iniciativa en todos los niveles y empobrece al contribuyente. Destruye empleos.

La expansión

La restauración de nuestra prosperidad nacional dependerá sobre todo en el I+D. Todas nuestras políticas económicas deben ser diseñadas para crear un clima en el que las empresas responsables, de calidad, puedan crecer con éxito.

Mañana más.

Anuncios

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: