La legítima defensa y el racista equivocado (I)

En un sistema liberal-democrático, ¿cómo debe responder la ley cuando una persona (D) mata a otra persona (V), un negro, porque D piensa que V está a punto de matarlo, pero D no pensaría que V estuviera a punto de asesinar si V fuera de la raza blanca.

¿Deberíamos absolver a D sobre las premisas de la legítima defensa? Algunos dirán que debería ser imputado por un delito de homicidio o al menos, homicidio por imprudencia grave y por supuesto castigado.

No voy a responder esa pregunta – primero os hago la misma pregunta. ¿Deberíamos absolver a D? Si es así, ¿por qué? O, ¿por qué no? Justifica tu respuesta.

Anuncios

8 comentarios

  1. Francisco · ·

    En un principio diría que no. No creo que el color de la piel afecte a la percepción que una persona tiene sobre el peligro que corre su vida.

    Es decir, si ves a una persona “chunga” por la calle, puedes decidir cruzarte a la otra acera porque puedes pensar que esa persona te puede intentar agredir o robar. Pero la legítima defensa se aplica a unas condiciones muy concretas, si (son ejemplos tontos) una persona te está apuntando con un cuchillo o una pista o te tiene inmovilizada junto a un barranco, lo importante -lo que genera la percepción de un peligro de muerte- es el arma o el barranco, no el color de la piel del agresor.

    Tal vez una forma más correcta de expresar lo que quiero decir es que el color de la piel es un prejuicio, es decir, un juicio realizado antes de tiempo sin toda la información necesaria. Si una persona se considera que su vida está lo suficientemente en peligro como para matar a otra persona, ya ha realizado un juicio, es decir, ya tiene datos que le llevan a tener una relativa certeza (como las armas y el barranco de mis ejemplos anteriores).

    Un saludo

  2. Hola,

    Me parece inconcebible pensar en poder absolver a quien ha matado a otra persona por una percepción subjetivísima de peligro. Sólo el hecho de que si la otra persona hubiese sido blanca no hubiese percibido peligro demuestra que no había peligro objetivo y por lo tanto la defensa propia no puede ser aplicable.

    Saludos,

  3. Alfredo · ·

    Leyendo las dos réplicas que tenemos, quedo satisfecho al ver que estáis argumentando con razonamientos lógicos. Es interesante ver esto, y si alguien necesita un ejemplo de algo que ha ocurrido hace poco, tenemos el caso de Trayvon: Sin embargo, que nadie piense que este tema va a ser fácil – por eso quiero que se entienda bien de lo que se trata y está claro que vosotros sí sabéis que es complicado y que requiere definir subjetividad vs. objetividad, etc. Lo expondré pronto.

    http://www.nydailynews.com/news/national/george-zimmerman-trayvon-martin-case-experts-defense-attorney-made-smart-move-article-1.1065346

  4. Vomito cuando veo esta web · ·

    Mientras que don Alfredo sigue entretenido y asociándose con gente de mucha pasta (lo del viernes fue muy interesante, cena cara, etc), mientras que sigue reuniéndose para tener fiestas con millonarios en su pequeño pero acogedor apartamento en el Madrid de los Austrias, miles y miles de gente normal en España están teniendo que hacer cola en los comedores sociales porque no pueden permitirse lo que hoy es un lujo: darle de comer a sus hijos. ¿Qué tendrán que hacer esos, esos “comuneros”, esos “plebeyos”, como diría el fascista Sigfrido, para tener una audiencia con don Alfredo, para que éste hable de sus problemas en esta web, ya que dice estar preocupado por “los españoles”? Son las víctimas de las ideas de gente como este señor, gente pobre que ha sido forzada a la calle. Alfredo, señor mío, ¿es posible que usted les invite a una cena de vez en cuando? ¿O seguirá haciendo el juego de austeridad viviendo como un rey en el centro de Madrid? SINVERGÜENZA, eso es lo que usted es y todos los suyos.

  5. Alfredo · ·

    Le veo muy interesado en mis cenas, pero nada interesado en las cosas importantes para España – como, por ejemplo, el hecho que el país está como un solar integral, destrozado por europeístas como usted.

    No veo por qué tengo que tener vergüenza por decir la verdad – no tendré vergüenza, pero sí tengo un empleo, gracias a Dios – es más, tengo dos empleos – y, el 99,99999999% de los españoles lo que buscan es UN EMPLEO digno, no cotillear con gentuza como usted para saber con quién y dónde ceno y cuánto me gasto CON MI DINERO, no con dinero público, como otros.

    Siga con sus gritos, siga con sus insultos, siga con su envidia. Lo cierto es que hay cosas muchísimo más importantes para los españoles y eso es lo que tratamos en esta página donde hablamos sobre muchísimas cosas.

    Ah, y para hablar conmigo no hace falta pedir “audiencia”, pues no soy ni el rey ni un papa. Para hablar conmigo, basta tener una boca y un buen par de cojones (usted tiene lo primero, pero carece de lo segundo).

    Adiós, idiota.

  6. Sigfrido · ·

    Buenos días :

    Bien , en este caso particular que se plantea , creo que podríamos estar hablando claramente de un caso de legítima defensa putativa , puesto que aunque no se dan los supuestos objetivos que requiere la eximente de legítima defensa , el autor del ataque sí cree que se dan . No estamos hablando de un caso de agresión gratuita , en el que un blanco mata a un negro por el hecho de ser negro , sino ante un caso en el que el agresor percibe que el agredido es una amenaza real para él . Por lo tanto ,al agresor , se le aplicará la doctrina del error , absolviéndolo , en el caso de ser un error de hecho invencible ,y condenándosele por homicidio imprudente en el caso de ser un homicidio imprudente .

    Por lo que respecta al cochino que se ha referido a mí , ni le voy a contestar más que lo siguiente . Quienes se preocupan de que otras personas asistan a cenas caras o se relacionen con gente de cierto estatus , no hacen sino gala de su mezquino y apestoso resentimiento social .En resumen , APESTAN A GRASA Y A ACEITE FRITO .

    Un saludo , Alfredo , y ni caso al apestoso .

  7. Alexander · ·

    Me parece que falta saber los motivos por los cuales el blanco pensaba que el negro le quería matar. Lo digo porque me pasó algo bastante parecido hace un tiempo: Sentía que dos negros me estaban siguiendo para robarme, en ese momento pude haberles dejado “fuera de combate” si les hubiera atacado por sorpresa. Por fortuna entré a un establecimiento y no pasó nada. La dueña confirmó mis sospechas.

    Volviendo al tema: si había motivos fuertes para su proceder, debería ser castigado, pero no como un homicidio premeditado. No voy más allá porque no tengo muchos conocimientos de derecho.

  8. Sigfrido · ·

    Alexander , el ejemplo que usted ha expuesto , ilustra perfectamente la argumentación que acabo de exponer en mi hilo previo .

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: