Matar a los enemigos: Las conclusiones finales

A la luz de lo que ya hemos dicho aqui, vamos al grano: ¿Puede EEUU utilizar misiles depredadores no tripulados para matar a sospechosos de ser terroristas, como ocurrió con el líder terrorista de Al Qaeda, Al-Haredi con sus compañeros de viaje en Yemen en 2002 y Osama Bin Laden en Pakistán, en el 2011?

La base legal para este tipo de matanzas, y acciones secretas de la CIA, no tendría que ver tanto con el concepto de “combate” necesariamente, en un conflicto armado, que es lo que se suele hacer a la hora de valorar estos casos — recurrir a ese concepto. EEUU hoy necesita reafirmar algo que jamás ha renunciado pero tampoco reiterado durante una década – la doctrina tradicional de la legítima defensa. Como doctrina, no es algo “a la discreción”, vacío y sin normas. Al contrario, aunque la legítima defensa no invoca las normas tradicionales y técnicas de un conflicto armado, tiene que conformarse a los requisitos de proporcionalidad y necesidad. Como ya hemos establecido, por si acaso se nos olvida, EEUU ya cumple de sobra con las leyes internacionales de guerra. Sin embargo, el tema de la proporcionalidad se complica mucho cuando hablamos de daños colaterales. Normalmente, se afirma que los daños anticipados, incluido la muerte de personas “inocentes”, no debe ser “excesivo” en relación con los beneficios anticipados (estoy parafraseando las leyes de guerra). Más allá de eso, no obstante, no podemos ir ni hacer nada, porque las leyes internacionales sobre la proporcionalidad no son tan específicas como piensan los soplagaitas manifestantes contra las guerras. La industria subvencionada de los Derechos Humanos a veces habla como si existiera un patrón decretado de proporcionalidad. ¿Uno a uno? ¿Dos contra uno? ¿Cincuenta contra uno? A veces suenan como si tuvieran una facultad moral especial para detectar lo “desproporcional”. El hecho es que NO existe ningún patrón legal fijo que vaya más allá de esta obligación por parte de los comandantes. La ley sí requiere un esfuerzo de buena fe para anticipar los beneficios contra los daños anticipados. No aporta fórmulas matemáticas y es poco honrado, aunque muy común, sugerirle a periodistas tontos y al público español general (muy mal informado de muchas cosas), que las leyes son tan definitivas y claras. Por esa razón, aparte de las exigencias obvias de seguridad, la CIA tiene que resistir entrar en un juego de quién la tiene más larga con la “comunidad internacional” sobre las cifras de daños colaterales. A la hora de tomar datos estadísticos, así como la recopilación de la información, los mecanismos y métodos deben ser lo más cercano posibles a las normas militares, sin ir más allá.

El gobierno de EEUU y sus aliados reales (entre los que por suerte, España vuelve a encontrarse tras el paréntesis decadente de Zapatero), deben defender lo que muchos oficiales creen de verdad: es legítima defensa y no solo responde a la necesidad militar, sino también es un paso humanitario en la tecnología.
El Presidente Obama también piensa eso y debería decirlo más a menudo.

Estas tecnologías están reduciendo los daños contra civiles, siendo aplicado en distintas formas porque precisamente, estamos hablando de matanzas muy planificadas y dirigidas a personas concretas, y eso obviamente reduce muchísimo más los daños colaterales que existían en las guerras tradicionales. EEUU debería responder furiosamente contra los que dicen que “son muy violentos y asesinos” porque mandan un misil a Pakistán – y debería afirmar el carácter humanitario de estas operaciones. Siguiendo con esta línea, los periolistos agresivos deberían ser obligados a explicar por qué un ataque con estos misiles dirigidos son tan distintos a los misiles que se disparan desde aviones o desde buques a mucha distancia de las costas. No hay nada de lo que avergonzarse, ni nada que ceder a la mal llamada “Comunidad Internacional”, grupito compuesto normalmente de estados sanguinarios o en su defecto, los estados europeos que poco tienen qe decir sobre Derechos Humanos, teniendo en cuenta la sangrienta historia de Europa.

El Gobierno de EEUU debe considerar que, a lo largo del tiempo, habrá grupos terroristas que no serán necesariamente de Al Qaeda ni islamistas. Podemos a lo mejor encontrar grupos terroristas más allá de Yemen o Somalia, sin ninguna conexión obvia con los teatros existentes de conflicto armado en algunas zonas.

Finalmente, futuras administraciones, mucho más adelante que la de Obama, tendrán que a lo mejor enfrentarse con otros enemigos terroristas que no son de Al Qaeda ni “islámicos”, sin ninguna relación con el 11 de septiembre pero igual son chicanos o terroristas confederados que abogan por levantarse en armas contra EEUU. Futuros presidentes tendrán que también responder con fuerza, a veces encubierta, a esas amenazas. Obama tiene la obligación de mantener sus poderes legales en materia de seguridad nacional. EEUU debe usar estos poderes, o perderlos para siempre.

Anuncios

5 comentarios

  1. Sigfrido · ·

    Bastante de acuerdo con este artículo , Alfredo , al igual que con el resto de su serie .

    Hay mucha gente , juristas “insignes” incluídos , que no tienen ni idea de lo que significa el concepto de proporcionalidad , puesto que este , no es de naturaleza objetiva , sino objetivo-subjetiva . Desproveer al antedicho concepto de su naturaleza subjetiva , significa negar la propia esencia del mismo .

    Este tipo de “ataques preventivos” , son perfectamente admisibles , tanto desde un punto de vista legal , como moral .

  2. Alfredo · ·

    Totalmente de acuerdo Sigfrido – además, usted le ha dado en la clave que yo quería – el concepto de proporcionalidad (que usted y yo defendemos a rajatabla) – de lo contrario, el Derecho sería una farsa y regiría la Ley de la Selva. Precisamente por eso, afirmamos, por respeto al carácter objetivo-subjetivo de la proporcionalidad, que no es lo mismo obviamente pegarle 3 tiros a un individuo DESARMADO en tu casa que está realizando una pintada en la pared, a un TERRORISTA que si no se le elimina contundentemente, utilizaría todos sus poderes para asesinar no solo a miles de personas, sino poner en entredicho la propia existencia de una nación-estado y ESO NO SE PUEDE TOLERAR JAMÁS.

    Sí, hay algunos juristas destacados (no lo hacen con mala fe, aunque habrá alguno que sí) que defienden lo contrario, pero creo que o no han leído todos los tratados (llevo años leyéndolos personalmente) o en algunos casos, no quieren decir toda la verdad. Le hacen un flaco favor a la Justicia humana.

  3. Sigfrido · ·

    Así es , Alfredo . Obviamente , no es lo mismo pegarle tres tiros a un subnormal que está haciendo una pintada en la pared de tu casa y que cuando es sorprendido intenta huír , que tirotear a un terrorista asqueroso , o a un ladrón con intenciones violentas , entre las que no se excluye el atentado personal .

    Por lo que respecta al punto de objetividad-subjetividad , yo achaco a eso principalmente , a una cuestión de ignorancia supina . No olvidemos que hasta un jurista progre como es Conde-Pumpido Ferreiro , padre del que fuera fiscal general del Estado sociata , defiende en sus manuales el concepto objetivo-subjetivo de la proporcionalidad, algo que es muy lógico , y además , correcto .

    Por otro lado , la defensa del Estado requiere de métodos muy contundentes .Quién realmente crea que los servicios de inteligencia de los respectivos Estados, han de actuar en todo momento ateniendo a los criterios de la legalidad ordinaria , es sencillamente una acémila .

  4. Hola Alfredo,

    Sé que no te gusta que se devien los hilos así que simplemente comento para hacerte una recomendación. Creo que hay un tema sobre el que deberiamos hablar (yo lo intentaré, seguramente después de Semana Santa) que es el polemísimo macroproyecto de Eurovegas (o Vegasand o como se llame oficialmente). Creo que es un tema de debate que marca muy bien hasta dónde podemos llegar para conseguir empleo, qué líneas rojas debe tener el estado en su legislación y, más allá de todo esto, qué modelo de desarrollo queremos para nuestro país.
    Es un tema en el que creo que vamos a estar esencialmente de acuerdo, aunque quizá no siempre partiendo de los mismos parámetros.

    Salduos,

  5. Alfredo · ·

    Pedro: Conozco ese proyecto – si prefieres intercambiar ideas conmigo primero, puedes escribirme un correo electrónico y así “hay armonía” en nuestros artículos. No dudo que vamos a coincidir en muchos puntos, aunque no sé todavía por qué pienso eso.

    Sigfrido:

    Eso lo tenemos claro y estoy de acuerdo. Saludos

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: