El fascismo religioso (II)

Continuamos, señores, que están los extremistas echando chispas de furia. Quiero terminar esto pronto, porque próximamente tocará hablar del nefasto proyecto de Gallardón para “reformar” la Justicia en España. Estoy francamente molesto con el hecho de que quieren volver a darle vida al pesado Montesquieu. En eso, el PSOE tenía toda la razón y por mí, lo digo sin ningún género de duda – habría que ENTERRAR a Montesquieu. Pero, en fin, volvemos al tema del fascismo religioso que he ido observando tanto en USA como en España – sí, en España también.

En el siglo XVI, el Cardenal Cayetano, un enemigo feroz de la Reforma, explicó muy directamente la teología papista detrás del fascismo religioso:

“Lo que pueda hacer un rey o gobernante gracias a su cargo, para que haya justicia en el tema de la riqueza, es quitarle la riqueza a aquél que no esté dispuesto a deshacerse de las cosas frívolas o innecesarias para la vida, y distribuirla a los pobres porque de acuerdo con las enseñanzas de los santos, las riquezas superfluas no pertenecen al hombre rico como suyas, sino al que Dios ha puesto para ser su suministrador, para que pueda tener el mérito de una buena dispensa”.

Esta misma justificación teológica para que el gobierno robe con impunidad ya ha sido repetida por muchísimos papas, consejos y teólogos romanos durante toda la sangrienta y negra historia de Roma y su iglesia. Al utilizar los principios del principio de subsidiariedad universal, el Estado-Iglesia romano se inventó la justificación más completa para el fascismo económico y político que el mundo jamás había visto.

Hay más ejemplos, mucho más modernos, que el del cardenal. Tenemos a Fanfani, “Premier” de Italia a mediados del siglo XX. Publica un libro titulado, “Catolicismo, protestantismo y capitalismo” en 1934. Fanfani nos presenta la enseñanza social de la Iglesia Católica-romana y concluye que “la esencia del capitalismo sólo puede encontrarse con la más decidida repugnancia por parte del catolicismo”. ¿De qué habla? De la libertad confesional, de la libertad empresarial, de la libertad de asociación. Fanfani, como muchos supuestos protestantes hoy, añoraba el feudalismo de la Edad Media:

La época previa al capitalismo es una época que tiene una serie de instituciones sociales concretas – la Iglesia, el Estado, el Gremio – guardianes del orden económico al margen de la utilidad individual económica. Los intereses económicos del individuo se ven sacrificados a favr de intereses religiosos o morales, bajo el control de instituciones específicas. Se limitaba la competencia; la distribución de la clientela estaba garantizada y se tenía que forzosamente trabajar – había pleno empleo, cómo no (salvo el clero o la aristocracia); el intercambio comercial con ciertos grupos (adivina quiénes) se prohibía por motivos religiosos y había una serie de “festivos” obligatorios; los precios estaban regulados, había precios fijos, etc.

Esta organización fascista de la sociedad era el resultado de las enseñanzas sociales de la Iglesia Católica y siempre se ha impuesto como sistema donde quiera que la Iglesia Romana haya logrado imponer su voluntad.

La felicidad fascista

¿Quiénes son los que apoyan este fascismo religioso? Casi todo lo que se conoce como la “Derecha religiosa”. En EEUU, son muchísimas asociaciones de ese estílo y casi todas tienen algún vínculo con el catolicismo. En España también las hay: Libertad Digital, Intereconomía, y otros menos conocidos – por supuesto, también prácticamente todos los que integran esos grupos. Son los que más gritan aquella frasecita pesada que todos conocemos por aquí: “De ciertos temas, es mejor no hablar”. O el más conocido pero igualmente repugnante: “Hay que respetar a los muertos”. También hay algunos cristianos reformados que se han dejado engañar y están metidos en estos asuntos que mezclan fe con gobierno – luego hablaré de ellos.

Lo cierto es que el Gobierno, si prefiere usted, el Estado, no puede ser sustituido, en sus funciones, por magos y brujos iluminados que, con el pretexto de la “religión”, quieren dejar su huella en los programas educativos de esta patria.

En EEUU, desde finales de la II Guerra Mundial, prácticamente toda política doméstica que ha financiado Washington ha sido administrada no por funcionarios federales públicos como debería ser (hoy hay como 2 millones de funcionarios federales, casi igual que en 1960) sino por esos funcionarios mezclados con empleados locales y estatales, agencias privadas con ánimo de lucro, y algunas organizaciones sin ánimo de lucro. Muchísimas asociaciones religiosas en EEUU han recibido dinero público a través de este sistema, al igual que por desgracia ocurre en España. España es un país en el que hay decenas de asociaciones religiosas – católicas y musulmanas sobre todo, que reciben o al menos recibían millones en subvenciones bajo el mismo pretexto que se utiliza para defender los colegios concertados: “Es que es más barato y total, no hacen daño a nadie”.

Me preocupa que lejos de rechazar esta mezcla inaceptable entre lo religioso y lo estatal, por aquí a veces han venido algunos que defienden esas ideas aunque últimamente ya no tanto como cuando yo estaba en Red Liberal denunciando exáctamente lo mismo.
Algunos me han dicho que eso les parece genial (lo de EEUU) porque en España “se discrimina a los católicos, hay mucho sentimiento anti-católico”. Cuando les digo que aquí no queremos ver a los meapilas, me responden que si no me gusta, que “no participe”. Buen consejo, ¿no? Inútil. ¡Y una mierda! En el fascismo, la no-participación NO es una opción. Se nos obliga a pagar impuestos para apoyar a un Estado que sí apoya a todos estos grupos religiosos. En un mundo político ideal, debería existir la libertad no sólo de no participar en estas asociaciones o colaborar pagando, sino también no participar pagando impuestos y no solamente a la redistribución de propiedad robada que algunos llaman “justicia social”. El Fascismo italiano decía mucho lo de “todo dentro del Estado; nada fuera del Estado”. Nuestros fascistas religiosos tienen el mismo principio – trabajan para ampliar un sistema político que ya castiga a cualquiera que se muestre problemático y luchador contra el robo institucionalizado y paga con favoritismos a los ladrones de siempre. Quieren politizar lo que queda de la caridad privada y voluntaria.

Uno de los defensores de esta idea, Diulio, ha compartido su punto de vista anticristiano sobre la Iglesia: “Los que ayudan en la comunidad necesitan y se merecen nuestra ayuda individual y colectiva. Pero, no estarían tan necesitados si la iglesia se llegara a comportar como iglesia, unificada desde el pueblo más perdido hasta la ciudad”. Estos sentimientos son anticristianos por dos razones, por lo menos:

1. La Iglesia Cristiana no es una organización de bienestar social. No es una ONG, como muchos descarados pretenden decir o hacernos creer. Cualquier cosa que haga para el bienestar físico del pueblo es casualidad y está subordinado a su propósito principal – predicar el Evangelio de Jesucristo para salvar almas. El Evangelio cristiano NO es un evangelio social. El apóstol Pablo nos da instrucciones sobre a quiénes no debemos ayudar. Los que no trabajan y las viudas menores de 60 son dos ejemplos de esa lista.

2. La Iglesia, de ninguna manera, debe ser una institución centralizada. Las iglesias del Nuevo Testamento están esparcidas dentro de un área geográfica bastante amplia; no hay administración centralizada, no existen las confesiones, sólo hay congregaciones y alguna reunión ocasional – el presbiterio. Los únicos vínculos entre las iglesias no son institucionales sino evangélicos. Cuando mueren los apóstoles, no hay ninguna vinculación entre las iglesias. Su unidad sólo se justifica dentro de “Un Señor, una fe y un bautizo”; y por supuesto, Pablo no habla de ninguna confesión ni de “cristianismo”. No hay una organización común.

Los obispos de Roma (que no de Cristo o Pedro) siempre han buscado sustituir la cabeza de la Iglesia, Cristo y sus apóstoles, y por eso se inventaron la diabólica idea que conocemos como Sucesión apostólica. Por eso dicen ser los “vicarios” de Cristo aquí en la tierra e imponen sus controles sobre sus iglesias.

Dos mil años después de Cristo, los obispos de Roma siguen intentando controlar las iglesias. Es esta cosmovisión burocrática y totalitaria de la Iglesia que defienden los fascistas en España, EEUU, Francia, toda Europa y el mundo.

Los “reformados”

Hay varios cristianos reformados que han caído en esta trampa fascista. La Iglesia Presbiteriana de América (PCA) ya recibía dinero “público” para financiar sus programas sociales y al parecer, quieren más pasta. Algunos utilizan el Instituto Hudson para difundir propaganda fascista-religiosa. Por cierto, uno de los miembros más adinerados del Hudson es también de Exxon Mobile, organización-empresa que ha dado mucho dinero para que Gabriel Calzada, manipulador profesional, presidente del Instituto Juan de Mariana, desprestigie a España en la cadena de Fox News, EEUU.

Otros cristianos reformados han escrito a favor de los programas religiosos federales de EEUU, recordando que Jefferson (claro que sí) aprobó dar dinero público federal a los misiones católicos que pretendían evangelizar a los indios en Norteamérica. El Congreso también aprobó su propio capellán – PAGADO con dinero FEDERAL.

No hay NINGUNA AUTORIDAD constitucional en EEUU para este derroche de subvenciones federales a misiones religiosas. Si los fundadores com Madison o Hamilton hubiésen visto lo que hoy se está haciendo, pedirían quemar el Tribunal Supremo. Claro, es que en el siglo XVIII, el 97% de los EEUU era protestante-presbiteriano, de cultura de la retranca que nos caracteriza a los “neo” puritanos que nos oponemos a casi todo y no les hubiera hecho ninguna gracia tener un capellán en el Congreso pagado con dinero público ni por supuesto derroche de millones de dólares a organizaciones romanas. No tenían, por suerte para ellos, decenas de canales de televisión con negras vociferando “gospel music” y desmayándose. Eso surge a finales del XIX con el nacimiento de confesiones “dispensacionalistas”.

Ese argumento de que “Jefferson ya daba dinero público a católicos” es una GILIPOLLEZ. ¿Acaso eso significa que dar dinero público es constitucional? ¿Desde cuando es Thomas Jefferson un ejemplo a seguir en materia constitucional? Recordemos que simpatizaba con la Revolución Francesa, un acontecimiento trágico y perverso.

¿Por qué no citan el famoso veto de James Madison al Congreso, de 27 febrero 1811:

Léanlo aquí.

Cuando leo cosas así, me doy cuenta que los fundadores de EEUU, eran en su mayoría algo que sigo diciendo siempre: LOS MEJORES LIBERALES CLÁSICOS QUE HAN EXISTIDO. Qué pena que EEUU no recupera esos orígenes ingleses-recalcitrantes, disidentes permanentes.

Traduzco del texto, lo importante:

“La apropiación de fondos de los EEUU para el uso y apoyo de sociedades religiosos es CONTRARIO al artículo de la Constitución que declara que el Congreso NO LEGISLARÁ con respecto a un establecimiento religioso”.

Por supuesto, tampoco hay ninguna autoridad constitucional en EEUU para programas federales de bienestar social público, así que MUCHO MENOS un programa de bienestar para RELIGIONES.

La SEPARACIÓN ENTRE LA IGLESIA Y EL ESTADO – una frase que ha sido duramente vilipendiada por la derecha religiosa durante los últimos 20 años, sobre todo en EEUU, es lo que precisamente nos permite decir que en EEUU las religiones aún tienen “algo” de libertad (cada vez menos aunque no han llegado al extremo fascista de Europa de querer regular el uso del velo, como ya ocurre en Francia).

Todas las religiones paganas, incluida la Católica-romana, siempre han querido destruir el concepto de separación entre Iglesia y Estado. Por desgracia, ahora cuenta con millones de pringaos en la derecha que no lee cantando alegremente, sí sí, felizmente, la canción papal de unidad entre las cosas del gobierno y lo religioso.

Al igual que ocurre en España, en EEUU esto ha provocado corrupción – amiguismos – las religiones “guay”, las de muchos “amigos”, reciben todo el dinero y por supuesto no se le da un céntimo a las “iglesias que discriminan” o van contra la ortodoxia de los tiempos.

El fascismo religioso afectará qué sociedades religiosas crecerán y cuáles van a tener que buscarse la vida. Las que tengan dinero federal tendrán más fieles; las que obedezcan la Biblia, la libertad y la Constitución, serán perseguidas por los “de la compasión y el amol”. Una vez más, las plazas públicas de EEUU estarán llenas de fascistas orando, sintiéndose orgullosos de lo “moral” que son. Osea, igualito a cuando vinieron aquí a España las “juventudes” del Papa.

Los defensores me dirán: “¿De verdad que te vas a poner a defender que se le quite dinero público a todos los hospitales de EEUU que son religiosos? ¿De verdad que le quitarías dinero a los colegios concertados en España?”

Los defensores responden: “Claro que no te atreverías”.

Yo les respondo: Sí, sí lo haría y cuanto antes, mejor.

Hay que acabar con las subvenciones a las confesiones, pues éstas deben ser financiadas por los fieles.

Hay que acabar con los concertados – se financian gracias a los impuestos de NO creyentes en su mayoría, para además someter a los chavales estar en un edificio de 9 a 3 que parece más bien un orfanato, sin libertades de ningún tipo en lo ideológico.

Hay que acabar con las subvenciones a Cáritas – si Cáritas fuera “tan buena” como nos dicen, sus esfuerzos provocarían muchas simpatías y gente que les de dinero de forma voluntaria.

El hecho de que la Iglesia Católica tenga que recibir dinero de los contribuyentes a la fuerza, por decreto-ley, sugiere que sus programas no son tan buenos como dicen, menos eficientes o menos que un beneficio generalizado para los españoles.

Vamos a ver si nos aclaramos de una vez sobre qué es lo que significa la caridad – la caridad es VOLUNTARIA, no se impone por ley. Eso de “la caridad del Estado”, que algunos han dicho, es una contradicción – el gobierno NO tiene ningún dinero más allá del que saca a la fuerza, imponiendo impuestos, sí o sí. Los que siguen defendiendo la unión entre Iglesia y Estado no son más que personas miopes en el mejor de los casos o ladrones en el peor de los casos. No hay nada cristiano en esto – no hay nada caritativo en subir el IBI para financiar fiestas homosexuales en Madrid.

La sal de estos “cristianos”, lamento decir, ha perdido su sabor; no vale nada ya; y merece ser aplastada y pisoteada bajo los pies de hombres libres.

Anuncios

10 comentarios

  1. Alfredo · ·

    *Tengo mucha prisa y he escrito el artículo con mucha rapidez. SÉ QUE HAY FALTAS DE ORTOGRAFÍA y pido disculpas por no editar – he detectado una ya – “misiones” debe leer MISIONEROS – donde hablo de Jefferson y los misioneros. Normalmente escribo muy rápido porque tengo que atender otros asuntos y por eso a veces releo y veo que hay faltas. Sobre todo, siempre falta alguna que otra letra o tilde. Por suerte, esto no es una tesis doctoral ni un artículo para el periódico o una revista.

  2. Josep · ·

    La religión es un ámbito privado de la persona, el estado no debería sufragar nada que concierna a las religiones. Estas deben ser capaces de autosufragar sus propios costos con lo que sus feligreses aporten. Está bien que el estado ampare todas las religiones y dé libertad para que cada persona siga la religión que quiera, solo faltaría, pero no creo que esté bien que con los impuestos de las personas se dé dinero a una religión y a otras no, que es lo que pasa en este país. Por lo tanto, estoy completamente de acuerdo con sus entradas, Alfredo.

    Tampoco entiendo por qué hay que defender los crucifijos en los colegios. Éstos deben desaparecer de todos los institutos públicos y ministerios. Es verdad que es “tradición” pero también los toros son “tradición” y aquí no creo que haya mucho taurino, al menos no en este foro.

    Saludos

  3. molondro · ·

    Más o menos estoy de acuerdo en lo que dice, excepto en lo de que la derecha religiosa en EEUU es mayoritariamente católica. Yo creo que es al revés; es mayoritariamente protestante.

    Por otra parte, su artículo de hoy y el anterior se contradicen con la postura que usted ha mantenido otras veces. Usted ha defendido que el estado mate a un preso “en nombre de Dios”, es decir, mezclando a Dios y a sus creencias religiosas (por mucho que lo niegue, las suyas son creencias religiosas) con una ejecución (que es algo que depende del estado allí donde, desgraciadamente, existe la pena de muerte).

    Le enlazo su propio artículo:

    https://liberalismodemocratico.wordpress.com/2010/06/17/que-lo-fusilen-en-el-nombre-de-dios/

    Eso es lo que hacen, por ejemplo, las teocracias islámicas; matar “en nombre de Dios”.

    Saludos.

  4. Alfredo · ·

    En absoluto, molondro – al igual que ayer le ví bastante confundido en un aspecto, hoy le veo más mareado todavía –

    Dije que “le ejecuten en el nombre de Dios” – porque esa es mi opinión personal – de la misma forma que si yo fuera islámico, diría “en el nombre de Alá”. No sé qué tendrá que ver eso, una opinión mía personal, con la política de Estado.

    En cuanto a ese artículo en concreto, si lo vuelve a leer, estoy diciendo que un cristiano debe participar, como ciudadano, en esa ejecución porque no contradice en absoluto las enseñanzas bíblicas.

    Punto número dos, molondro: En el estado de Utah existe la pena capital – y no creo que la Const. de EEUU otorgue un derecho a la vida (por suerte), ya que sería absurdo eso. Por lo tanto, no mezcle usted churras con merinas – mi postura siempre ha sido la misma – no estoy a favor de financiar a ninguna religión con dinero del contribuyente ni mezclar asociaciones con la política de Estado – sí estoy a favor de que las personas, como individuos, participen en la vida pública y actúen, dentro de la ley, conforme a sus creencias individuales. ¿Eso es difícil para usted? No creo que sea un concepto especialmente complicado.

    Josep: La Iglesia Presbiteriana lleva décadas pidiendo la eliminación de los crucifijos católicos de nuestras aulas pero el Estado español es totalmente católico y la cultura está empapada de romanismo, por desgracia para los “librepensadores” y la libertad.

  5. Hola,

    Normalmente sé qué quieres decir en los textos y de dónde provienen tus argumentaciones, pero tengo que reconocer que hoy estoy perdido.
    Estoy absolutamentede acuerdo con la separación entre la iglesia y el estado, pero me chirría tanta diatriba contra la “justicia social” y la “confiscación del estado”. No sé si el rechazo a la redistribución es por el orígen religioso, o bien se ataca a la religión por la defensa (teórica) de la redistribución.

    Yo puedo asumir y asumo la completa separación entre la iglesia y el estado. Fin de la casilla de la iglesia en la declaración de la renta, fin del presupuesto de la iglesia, fin de los conciertos, de los crucifijos en los centros públicos o ceremonias públicas (excepto, quizá, las capillas de los hospitales), etc.
    Pero nada de eso tiene que ver con la redistribución, concepto aconfesional justificado por muchisísimas razones ajenas a la religiosidad.

    Saludos,

  6. Alfredo · ·

    Hola PEDRO –

    No entiendo por qué estás perdido, caballero.

    “Estoy absolutamentede acuerdo con la separación entre la iglesia y el estado, pero me chirría tanta diatriba contra la “justicia social” y la “confiscación del estado”. No sé si el rechazo a la redistribución es por el orígen religioso, o bien se ataca a la religión por la defensa (teórica) de la redistribución”

    Por las dos cosas – en el caso político, no creo en la redistribución con pretextos religiosos – al César lo que es de César y, ya a nivel personal, no creo que ser cristiano significa “darle de comer a los pobres” y “hacer justicia social”.

    ¿Lo entiendes ahora?

    “Pero nada de eso tiene que ver con la redistribución, concepto aconfesional justificado por muchisísimas razones ajenas a la religiosidad”

    Ah, claro pero esto es otro debate y lo comparto – es decir, si hay políticas de este tipo, que no usen asociaciones religiosas para llevarlas a cabo. ¿Comprendes? Creo que sí.

  7. Sí, ahora queda más claro. Tu énfasis en negar ciertas cosas dentro del debate teológico hace pensar, a veces, que la negación supera las fronteras de ese debate.

    En este caso puedo estar totalmente de acuerdo en lo que dices. Sin embargo no lo estaré si se pretende que la “libertad religiosa” se convierta en una carta blanca para no cumplir la ley del estado a modo de objeción de conciencia. Como sé que tu no estás en esas cosas, sin problema pues.
    Tan sólo discrepo en lo de Cáritas. A pesar de ser una organización religiosa también es una organización social, y por lo tanto debe ser retribuida igual que otras ONG’s en función de sus acciones y trabajo, nunca en función de su confesión.

    Saludos,

  8. Alfredo · ·

    Pedro:

    Tema conciencia – efectivamente, me alegro que sepas que yo no soy de esos que utilizan el “derecho a la objeción” en un derecho fundamental, inalienable, pues eso justificaría multitudes de aberraciones – ya lo intentaron con lo de Educación para la Ciudadanía y me alegro mucho de la sentencia del TS al respecto.

    Tema Cáritas: pero es que si empezamos así, también hay otros organismos “sociales” religiosos, aunque musulmanes – ¿también les pagamos dinero del contribuyente?

    Saludos

  9. […] escribió y publicó en su bitácora un interesante artículo en dos entregas titulado “El fascismo religioso” sobre la degeneración ideológica que ha llevado a la derecha conservadora poco menos que a […]

  10. jalepata · ·

    Conque “ENTERRAR a Montesquieu” ¡Eh!
    Más claro el agua. Pero por lo menos le agradezco su sinceridad. No se anda por las ramas.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: