La educación en España (II): Conclusiones

Bien, ayer concluimos con estas líneas: “Lo cierto es que muy pocos chavales sienten “por naturaleza” el impulso de aprender normas gramáticas o matemáticas. En algunas épocas del pasado, se les forzaba a aprenderlo pero dejando atrás a muchos que no llegaban a asimilar esto del todo, provocando así el abandono escolar tan pronunciado que había en España a diferencia de otros países del entorno. La realidad es que sólo unos pocos pedantes o eruditos son los que desean saber realmente por qué la gramática funciona de tal o cual manera. A pesar de ello, resulta que bajo algunas conceptualizaciones de la educación, a esos “pedantes” en realidad se les ve como “de los mejores”, provocando así una separación constante entre el alumnado, entre “buenos y malos”.

¿Qué medidas, en consecuencia, debemos defender desde un punto de vista liberal?

1. Ampliación de la enseñanza obligatoria: La LOGSE amplió la enseñanza obligatoria – de 14 a 16 años y creo que es pertinente.

2. El papel del profesor debe ser mucho más proactivo: La necesidad de adaptarse a las condiciones de cada alumno exige más esfuerzo del profesorado.

Durante muchos años, España tuvo al típico “señorito fascista”, empapelado de títulos académicos y por eso nuestro concepto educativo ha de ser distinto – un concepto mucho menos “intelectualizado” y más práctico. Recordemos que en esa España, tener el título era simplemente una formalidad, ya que normalmente trabajaban en los mismos despachos que sus padres (como ocurría en la Inglaterra previa a Thatcher).

Todo esto sí es una “cuestión de Estado” —

Parece que hay algunos elementos que quieren que los colegios produzcan una cosecha de intelectuales. Lo cierto es que ningún individuo, en un sistema democrático, tiene que creerse poseedor de una superioridad educativa más intensa que la de su vecino porque en democracia liberal, todas las mentes tienen una función, que no es otra que la de ser ciudadanos libres.

Esta gente ilustradísima, comentaristas de los foros de Intereconomía, Libertad Digital y Red Liberal, reprochan a la LOGSE, porque según ellos no se plantea el “conocimiento” como el objetivo a cumplir. ¡¡El conocimiento!! Otro chascarrillo majadero. Ellos ignoran o eso creo (no creo que lo hagan por maldad) que vivimos en una sociedad dada. Vivimos en un país más o menos democrático, no gobernado por élites (teóricamente) sino de los valores sociales-morales de una mayoría que deposita un voto cada 4 años y es una sociedad liberal, mercantil. Nadie puede negar que hay excesos en el sistema liberal de mercados, pero tampoco se puede negar que hay un juego entre la oferta y la demanda. Los alumnos se preparan para incorporarse eficazmente y entrar a ser jugadores.

No estamos formando a pretendientes de intelectuales aristotelianos, ni a miembros de la academia estoica o platónica. No estamos en jardines mediterráneos en que conversamos como peripatéticos tuturutos buscando el conocimiento con Aristóteles como maestro. ¡El conocimiento! ¡Ya ven! Nuestros alumnos deben participar de los valores de la mayoría social porque es inevitable, una mayoría que no acepta hace mucho tiempo valores exquisitos ni que sean de la considerada cultura. Ya no existen “Habemus Papam” sublimes que tengan “autoritas” para juzgar qué es culto y qué no lo es. El ciudadano medio aspira a un razonable grado de felicidad y de vulgaridad (no temamos la palabra), de bienestar económico y de capacidad de consumo que le permitan desarrollar su vida con un trabajo y una familia. Y para ello no hace falta convertir a los sujetos del sistema educativo en expertos en filosofía, ni requiere demasiados conocimientos de historia, ni tienen por qué rendirse ante las excelencias de la literatura clásica –por otra lado, tan anacrónica para la mayoría de españoles del 2011.

El sistema educativo debe preparar a los jóvenes para incorporarse al mundo productivo, a ser útiles a la sociedad. ¿Hay alguien que ponga en cuestión esto? Es un tópico atacar a la sociedad de consumo entre algunos progres necezuelos partidarios de la economía cubana o iraní, pero el acceso al consumo de las masas ha permitido la creación de las sociedades más prósperas de la historia y ello con sistemas democráticos que garantizan las libertades. Hay que preparar a los jóvenes para que se conviertan en piezas repletas de esos valores.

Necesitamos personas flexibles que sepan adaptarse a las necesidades del mercado y de las circunstancias que estamos atravesando ahora mismo y sufriendo.

Nuestro mundo está a punto de experimentar con mutaciones formidables. El sistema educativo debe crear individuos que administren unas competencias básicas, tolerantes, que sean capaces de cooperar, que sepan aprender por sí mismos sin excesiva necesidad de un profesor que crea tener las llaves del saber y tienen que incorporarse al mundo tecnológico sin hacerse demasiadas preguntas que sabemos que no tienen respuesta.

El franquismo creó un sistema educativo que algunos todavía añoran. Pero lo cierto es que a nivel de calle, la ignorancia era bastante visible – no es que la gente en España hoy en día “sea más inteligente” que la de los años 50 – yo diría lo contrario – por diversos factores, la gente hoy es más tonta pero tampoco es justo decir que ellos “sabían más” – por algo todos los señores mayores dicen que hoy en día los chavales saben MUCHÍSIMAS más cosas de las que ellos sabían a la misma edad. Señores de Libertad Digital e Intereconomía – Quédense con su sistema educativo franquista – los liberales sin embargo tenemos otras opciones y criterios.

Anuncios

4 comentarios

  1. Alfredo,

    Esencialmente de acuerdo con tu análisis. Pero para ser un poco constructivo me gustaría plantear dos carencias que tiene nuestro sistema educativo.

    – Creo que hay una clara deficiencia en la enseñanza de idiomas. Por lo menos en mi época no se aprendía casi nada después de 10 años estudiando inglés, y si querías aprenderlo bien tenías que ir a alguna academia o bien aprenderlo por tu cuenta. Creo que el problema es que la enseñanza del inglés es excesivamente teórica y escrita, y no se prioriza la enseñanza oral y la comprensión como debería ser, por lo menos, los primeros cursos. Realmente pienso que los profesores no están lo suficientemente preparados o no encuentran la manera de gestionar clases de 30 alumnos para aprender un idioma.
    En todo esto de los idiomas hay también un problema a nivel de país. Aquí lo tenemos todo traducido y no necesitamos en inglés para nada, lo que dificulta estar en contacto con él. Quizá haría más por la enseñanza de idiomas la emisión de ciertos dibujos animados en inglés que cambios en la propia enseñanza de la lengua.

    – Hay una cosa que siempre me ha gustado del sistema americano de educación que es que se enseña a hablar en público y a exponer. Creo que es una gran carencia que se ve en España y que puedes identificar claramente en el mundo laboral.
    Recuerdo una experiencia personal (estoy hoy de experiencias personales, como en mi blog) de un proceso de selección en que había una prueba de presentación de un problema a un comité y tenias que preparar una presentación y exponerla. Hablo de la última fase de la selección, era un buen puesto y por lo tanto las 10 personas que estábamos allí éramos relativamente capaces y los mejores que habían visto los seleccionadores entre creo que eran 200.
    Bien, recuerdo las presentaciones de mis compañeros de selección y dejaban mucho que desear. No eran originales, no transmitían convicción, eran muy “mecánicas”. Días después me llamaron de la consultora para decirme que había pasado la dinámica de grupo y me comentaron que había hecho especialmente bien esa prueba. Yo jamás he aprendido a hacer estas cosas y si las hago bien es por intución o características personales, y con esto quiero decir que el nivel del resto de candidatos en este entorno no debía ser excelente. Creo, pues, que hay un amplio margen de mejora en este aspecto y que se debería introducir en nuestra enseñanza.

    Saludos,

  2. Alfredo · ·

    Hola Pedro:

    Agradezco que seas constructivo.

    Sí, estoy absolutamente de acuerdo con lo de los idiomas aunque esto está cambiando mucho en las nngg.

    “En todo esto de los idiomas hay también un problema a nivel de país. Aquí lo tenemos todo traducido y no necesitamos en inglés para nada, lo que dificulta estar en contacto con él”.

    Es lo mismo que está ocurriendo, curiosamente, en algunas ciudades de EEUU como Miami – gente hispánica que lleva 30 años allí o más y ni una patata de inglés porque no lo necesitan en una ciudad como Miami. Luego pasa lo que pasa – que al final no consiguen buenos empleos donde sí te lo exigen como sea, aunque no lo uses.

    “Hay una cosa que siempre me ha gustado del sistema americano de educación que es que se enseña a hablar en público y a exponer”.

    Así es – he tenido esta conversación con mucha gente pero no tienen vergüenza a nada allí en este sentido – desde pequeños tienen lo del “show and tell” – osea, exponer ideas u objetos delante de las personas.

    “Bien, recuerdo las presentaciones de mis compañeros de selección y dejaban mucho que desear. No eran originales, no transmitían convicción, eran muy “mecánicas”.

    Sí, es que en España la mayoría de la gente no sabe venderse bien…

    Estoy de acuerdo con todo esto que has dicho.

  3. Alexander · ·

    Este tema ya lo hemos conversado en otras ocasiones, así que no hay mucho qué agregar, tan sólo recalcar que la educación de hoy debe estar enfocada a brindar las herramientas necesarias para que el alumno pueda SOBREVIVIR en la “selva del mercado”. Ya hace un tiempo, un amigo de mi padre, que no es precisamente una lumbrera intelectual (pero sí es bastante práctico) comentaba que el mundo en el que iba a vivir su hijo iba a ser muy diferente al mundo donde él había vivido su juventud. La era del empleo fijo había terminado, y era una necesidad primordial que los jóvenes de hoy acepten la realidad, y traten de sobrevivir como puedan en esa nueva sociedad. No echaba la culpa precisamente a los “malvados capitalistas” (a pesar que tenía motivos de sobra), sino que por muy malo que le pudiera parecer ese escenario, sería mejor aceptarlo que tratar de evitarlo. En vez que el debate sea “trabajo fijo vs trabajo temporal”, se debería analizar cómo reducir el tiempo de espera entre la salida de un trabajo y la entrada en otro.

    Los filósofos y los intelectuales en general no construyen la parte física de la sociedad (y en muchos casos, ni siquiera mantienen las ideas en las cuales se cimentan nuestra supervivencia como civilización). Ya desde hace tiempo se habla de reducir el número de alumnos en esas áreas y aumentar las ingenierías, pero no sé si se habrá implementado esta medida de modo tan radical. Si hasta en Alemania tienen un déficit de ingenieros, parece que al final será el mercado el que se encargue de reformar el sistema educativo (y ya sabemos que no es precisamente compasivo)

  4. leak · ·

    Concuerdo con el análisis. Aunque es todo un tema el de la educación y el de la “cultura”.

    Lo que me queda claro, desgraciadamente, es que tanto la América de origen latino como España no son precisamente sociedades donde haya una conciencia real acerca de la inexorable decadencia de los modelos napoleónicos-prusianos de educación.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: