Nosotros somos distintos: Seis separaciones que exige la Biblia (I)

Es una cosa muy rara ver como los movimientos van yendo y viniendo como si fueran “oleadas”. Estados Unidos, por ejemplo, no ha tenido un gran despertamiento desde los años 20 del pasado siglo XX, poco después de la I Guerra Mundial. Esta semana, para entender realmente qué ocurrió en los años 20 y quiénes son realmente nuestros ancestros directos en la fe, os recomiendo el libro “Cristiandad y Liberalismo”, cuyo autor es el “gran” Gresham Machen. John Greshamn Machen fue el pensador Presbiteriano conservador más importante del siglo XX. Él y sus aliados fueron considerados defensores agresivos de lo mismo que nosotros defendemos: una cristianidad reformada, de tradición calvinista y estructura presbiteriana. Su biografía la tienen aquí aunque no es completa ni entran en detalles. He estado pensando mucho, últimamente, sobre este tema de la separación porque veo que la degradación sigue destruyendo hogares cristianos y a nuestros jóvenes, sobre todo cuando vienen del campo y pisan la gran ciudad, para posteriormente convertirse en apóstatas del infierno que ya no tienen cabida en nuestros hogares cristianos. Una de las cosas que más me preocupa es que en España no hay una red de colegios cristianos para proteger a nuestros hijos, hermanas y hermanos de la influencia perversa de los ateos y otros paganos. Por eso, hoy quiero hablar sobre seis separaciones básicas que la Biblia subraya. Mañana le daré otro enfoque y hablaré sobre nuestra herencia separatista, porque donde quiera que hemos estado, los cristianos siempre hemos sido separatistas y a veces hasta subversivos. Por eso la semana que viene os hablaré sobre si la traición al Estado es bíblica y en qué circunstancias. También tengo previsto hablaros sobre el odio bíblico. Es decir, sobre cómo y cuándo odiar cuando algunas situaciones lo requieren. Hay muchísimos temas que tocar y sin lugar a dudas lo tocaremos. Volviendo al tema, nuestros ancestros en la fe siempre subrayaban la importancia de la separación. Ahora en los últimos 20 años hemos empezado a ver que muchos cristianos prefieren no subrayar esto con tal de no caer mal al mundo o a otros grupos cristianos, o a católico-romanos. Hay cosas que son de importancia fundamental para la Palabra de Dios. Nosotros protegemos el agua que entra en nuestros hogares separándola del agua fecal. Si mezclas comida buena con comida contaminada, echas a perder toda la comida. Así pues, en el ámbito espiritual tiene que haber una separación entre aquello que es bueno, y aquello que es malo y Dios recomienda, y elogia y exige esa separación. La encontramos en muchísimas partes de la Biblia. Quiero que hoy analicemos seis separaciones subrayadas en la Palabra de Dios. Seis cosas que Dios nos pide que observemos para evitar cosas que nos pueden hacer daño. Mientras analicemos estas cosas, espero que abra nuestros corazones para considerarlas con mucha delicadeza.

La primera — y la más importante — es la separación del pecado. A eso le llamamos el “nuevo nacimiento”, porque así lo dice la Biblia. Esto ocurre cuando un hombre reconoce su pecado y corazón depravado, acepta a Jesucristo, y Su regalo de la salvación. Amigos, un hombre cristiano NO ES como un hombre mundano. Podrá vivir como un hombre mundano, y a veces hasta comportarse como un hombre del mundo pero hay una diferencia: con la Salvación ya es Hijo de Dios, ya deja de ser enemigo del Dios de los cielos. ¡Qué cosa más maravillosa es que podemos predicar un Evangelio que salva el alma de los hombres! Es la diferencia entre el cielo y el infierno, vida y muerte, éxito y fracaso, felicidad o tristeza eterna. Dios llama a los Suyos — la Palabra “iglesia” — “eclesia” significa separación — los llamados, los separados, los que tienen la marca de la Salvación por su fe en Cristo. Hasta que un hombre no reciba a Cristo como Salvador, no tiene remedio. Sí, es posible que viva como buena persona, es probable que sea respetable y no le haga daño material a nadie, pero sigue teniendo la condena del pecado si no tiene a Cristo y su destino final es el infierno. Repite lo que siempre os digo: Una de las realidades más inquietantes es que todos los días mueren personas y van al infierno. Ese hombre sin Cristo está muerto, muerto en pecado y transgresión. Esta es la primera separación – reconocer nuestra condición de pecador, aceptando así la gracia y misericordia que tenemos en Jesucristo, que le da a un hombre nueva vida, nueva naturaleza, una nueva criatura en Jesucristo. Amigos, las iglesias en España están repletas de gente no convertida y no puede haber ningún gran despertamiento en las iglesias si esto es así. Un hombre que diga ser salvo y no muestre ninguna fruta del espíritu en su vida, es muy posible que en realidad no tenga salvación en realidad. Dudo mucho que una persona que viva como el diablo en la tierra tenga salvación aunque diga ser cristiano.

El Evangelio no es suficiente en estas cosas amigos — el Evangelio REGENERA a un hombre, pero la Iglesia tiene que tener doctrina sólida de la Palabra de Dios. Hay muchos compañeros que recibieron a Cristo cuando eran niños pero necesitan aprender cuál es el plan de Dios para la vida diaria de un cristiano, y eso lo tenemos en la Biblia, Palabra infalible de Dios. Esto nos lleva a la segunda separación…

2. La separación del “yo” al Salvador. Esto es cuando un hombre dice, claramente, “quiero cumplir TU Voluntad, Señor, no quiero seguir andando en mis propios caminos”. Algunos dicen que esto ya ocurre simultáneamente cuando hay conversión. Bueno a veces sí pero os puedo asegurar que no es algo general. Cuando un hombre se entrega por completo a Dios, poniendo a Cristo en el centro de su vida, naturalmente todas las otras separaciones siguen de forma natural. Dios nos llama a separarnos del mundo, y entregarnos a Él pero para que realmente haya victoria eclesiástica real, tenemos que dejar que JESUCRIST DE VERDAD SEA EL CENTRO DE NUESTRA VIDA. Ya lo dice Juan 7:17: “El que quisiere hacer su voluntad, conocerá de la doctrina”. Tenemos que ceder la voluntad. Nosotros abandonamos nuestro pecado cuando recibimos a Cristo, nos fijamos en la Cruz pero tenemos que también separarnos de nuestro ego individualista para cumplir Su voluntad, Su paz perfecta. Gálatas 2:20 dice: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y vivo, no ya yo, mas vive Cristo en mí: y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó, y se entregó á sí mismo por mí”. Si nunca has hecho esto, ninguna de las siguientes separaciones tendría sentido, porque tu cuerpo pecaminoso se levantará en rebelión contra las separaciones que Dios establece para nosotros los cristianos. Tenemos mucho miedo a la hora de ceder nuestra voluntad. Mucha gente lo ve como una derrota pero eso es falso — no hay victoria más poderosa que la victoria en Cristo. Cuando realmente decimos “Aquí estoy Señor, a la orden” – ese es el comienzo de una vida llena de éxitos. Ojo, debo recordaros que esta separación es algo que tenemos que establecer una y otra vez porque la carne es débil pero la separación inicial es ceder la voluntad. El apóstol Pablo ya sabia lo que era: “Muero TODOS LOS DÍAS”. 1 Corintios 15:31: “Sí, por la gloria que en orden á vosotros tengo en Cristo Jesús Señor nuestro, cada día muero”. La rebelión siempre se asoma para intentar ir contra Cristo Rey. Escúcha: ¡con razón la Biblia habla de guerra diaria! Es una guerra diria, pero también es una guerra principalmente contra nosotros mismos. Nuestro peor enemigo es el enemigo desde dentro, nosotros mismos. ¿Te acuerdas cuando el Señor Jesucristo dijo, en Juan 14:30: “Ya no hablaré mucho con vosotros: porque viene el príncipe de este mundo; mas no tiene nada en mí”? No pecaba, ni se entregaba a la tentación. Al ser Hijo de Dios, estaba sin pecado pero nosotros sí somos pecadores. Me encantaria poder hablar aquí con más detalle sobre la santificación. Sería genial poder pensar que ya no tengo ningún pecado, que yo soy un hombre perfecto, ninguna tentación pero amigos si de verdad fuéramos así no tendria sentido la guerra constante de la que habla la Biblia, seríamos cristianos lánguidos, santurrones. Hay que estar siempre atentos para luchar contra los asaltos de Satanás, que intenta siempre meter sus asquerosas manos en la puerta de la ciudadela, muchas veces abierta por el enemigo que llevamos dentro, nuestra antigua naturaleza. Nacemos en pecado, somos concebidos en la iniquidad y cuando nacemos en Cristo nacemos del espíritu, nacemos con vida eterna, pero eso no borra la naturaleza antigua más allá de que nos da poder para suprimirla y darle caña con el poder de Jesucristo y la fortaleza del Espíritu Santo. ¡Con razón tenemos que leer la Biblia a diario! ¡Con razón debemos rezar todos los días! ¡Con razón tenemos que hacer como dice en 1 Timoteo 4:7 — “Mas las fábulas profanas y de viejas desecha, y ejercítate para la piedad”. ¡Ejercítate para la piedad! ¡Desecha las fábulas profanas! ¡Cuanta importancia se le da hoy en día al deporte! Todos los domingos por la tarde vemos la obsesión con el deporte de todo tipo. Pero el ejercicio que realmente necesitamos YA es el ejercicio para la piedad, y eso viene cuando trabajamos para glorificar a Jesucristo.

3. Tenemos que realmente desechar las fábulas y volver al LIBRO, a la BIBLIA. Todavía vivimos, por desgracia, bajo la sombra de la Torre de Babel en estos días. Es increíble ver la cantidad de voces que hay hoy en día, dándonos consejos, diciéndonos qué debemos hacer, dando las opiniones estúpidas de los hombres, cuando lo ÚNICO que necesitamos es la PALABRA DE DIOS, en la Biblia. En Romanos 16:17 Pablo dice: “Y os ruego hermanos, que miréis los que causan disensiones y escándalos contra la doctrina que vosotros habéis aprendido; y apartaos de ellos”. Léelo bien – debemos tomar en cuenta las personas que intenten desviarte de la Biblia, dándote doctrinas que son CONTRARIAS a la Biblia. Sólo hay dos clases de doctrinas: doctrina sólida (biblica) o doctrina de demonios. Si la teoría no está alineada con la Biblia, es doctrina satánica, si no es fiel a la Palabra, es una doctrina falsa. Tenemos que ser FIRMES en defensa de la Biblia. Timoteo nos dice, en su primera epístola, capítulo 6:3-5: “Si alguno enseña otra cosa, y no asiente á sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y á la doctrina que es conforme á la piedad; Es hinchado, nada sabe, y enloquece acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, maledicencias, malas sospechas, Porfías de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que tienen la piedad por granjería: apártate de los tales”. ¡Cuántas enseñanzas raras tenemos en estos días señores! ¡Cuántas filosofías más absurdas se comparten a diario! Cada vez más se pone de moda eso de decir: “todos creemos en el mismo dios, ¿por qué no aparcamos nuestras diferencias y nos unimos para ayudar a la humanidad”? Amigos, el pueblo de Dios, que aman la palabra, y que están con la palabra, y que creen en la palabra, y que se han separado del mundo por la voluntad y el propósito de Dios, esos hombres pueden estar juntos ¡porque están en y con la palabra! II Juan 1:10 nos dice CLARAMENTE: “Si alguno viene á vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡bienvenido!” Osea: TÍRALE LA PUERTA EN LA PUTA CARA. Hay que identificar a los hombres por las doctrinas que defienden: si defienden la doctrina de la Biblia, la fe cristiana ortodoxa, están con la Verdad, en su defecto, están con la mentira y la maldad. A pesar de que el hombre está identificado por su doctrina, no es menos cierto que el hombre también está marcado por su propia conducta. El mundo puede ver enseguida, por tu forma de ser, qué tipo de doctrina tienes. Podemos separarnos de hombres cristianos, que son salvos, pero que son desordenados en su conducta y propósitos. Si la doctrina de un hombre no es bíblica, NO podemos ser su amigo, no podemos andar con él a ninguna parte, dos personas no pueden andar juntos al menos que tengan el MISMO DESTINO. Algunos me han criticado mucho en este punto y dicen que esto se refiere a un hombre que se emborrache o empiece a consumir drogas. NO, no es sólo eso. Un hombre desordenado es un hombre que no vive de acuerdo a órdenes de ningún tipo. No significa necesariamente que sea un personaje con pelo largo que escuche música rock o un villano, violador, asesino. ¡No no no! Un hombre desordenado es un hombre que no cumpla con las órdenes que tenemos en la Palabra de Dios. Créeme amigo, nos vienen pijos así también — gente muy impía, infecta, y rebelde. En Hebreos 12:1, se compara la vida de un cristiano a la de una carrera: “POR tanto nosotros también, teniendo en derredor nuestro una tan grande nube de testigos, dejando todo el peso del pecado que nos rodea, corramos con paciencia la carrera que nos es propuesta”. Tenemos que seguir y correr según las órdenes de Dios. Cuando abandonamos eso porque un tiparraco nos dice que “es por el bien de todos”, y estamos escuchando la voz del DIABLO, por mucho que el hombre esté vestido con una SOTANA. Amigos, un hombre puede ser un obispo y seguir siendo hijo del Diablo. Un hombre puede ser un gran predicador y a la vez ser un instrumento de Satanás. Mirad si no a Billy Graham…

Tú no tienes ningún derecho a andar con un hombre desordenado. Tienes el deber de evitarlo, de separarte. A lo mejor no está perdido, pero puede ser un cristiano rebelde, y tonto.

4. Separación de los enemigos de la fe – En Efesios 5:6-10: “Nadie os engañe con palabras vanas; porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. No seáis pues aparceros con ellos; Porque en otro tiempo erais tinieblas; mas ahora sois luz en el Señor: andad como hijos de luz, (Porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, y justicia, y verdad;) Aprobando lo que es agradable al Señor”. II Juan 1:11 dice más duramente: “Porque el que le dice bienvenido, comunica con sus malas obras”. Ahora bien, CUIDADIN con confundir este versículo, que se refiere a NO conversos, con cristianos salvos. Yo no entiendo por qué algunos cristianos predican doctrinas contrarias a la Palabra de Dios, pero tampoco entiendo por qué a veces un hijo sale del hogar y provoca la vergüenza de sus padres y familia, como hacen muchos homosexuales por ejemplo. El hecho de que lo hagan no significa que no son hijos de sus padres. Nosotros NO somos NADIE para decir quién es salvo y quién NO lo es. MUCHO CUIDADO CON ESO. Ciertamente, podemos tener SERIAS DUDAS que un hombre que profese ser cristiano y sin embargo predique un Evangelio falso como el católico, o niegue la trinidad, o niegue la Cruz, tenga salvación pero NO lo podemos afirmar porque NO SOMOS DIOS. Sin embargo, SÍ PODEMOS decir que NO vamos a tener NINGUNA RELACIÓN/ASOCIACIÓN con esos individuos. Son cosas distintas y no debe confundirse nadie, so pena de caer en el fariseismo. Dios es el único que puede ver el corazón — nosotros sólo podemos ver la apariencia física y a veces la apariencia no tiene que ver con el sentido del corazón pero un corazón se ha corrompido si pronuncia palabras corruptas.El apóstol nos dice, en 1 Juan 4:1 “AMADOS, no creáis á todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas son salidos en el mundo”. En otras palabras, hay que probar. ¿Cómo probamos? Imaginaos que esto fuera un laboratorio. ¿Cómo probamos cosas en el laboratorio? Reacciones químicas, por ejemplo — si metemos una sustancia en otra química, esperamos a ver qué tipo de reacción tiene. Para nosotros, la Palabra de Dios es nuestro tornasol. Cuando encontramos que una doctrina es contraria a la Palabra debemos evitar ese hombre, sea salvo o no.

¿Qué dice Pablo en Tito 1:13? “Este testimonio es verdadero: por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe”. ¿De quiénes habla? De los cretenses: “Porque hay aún muchos contumaces, habladores de vanidades, y engañadores de las almas, mayormente los que son de la circuncisión, A los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas enteras; enseñando lo que no conviene, por torpe ganancia”. ¡Repréndelos duramente aunque sean salvos! Le podemos dar dos oportunidades, pero ¿y a la tercera? El tercer capítulo de Tito es bien claro: RECHAZA. Tito 3:10-11: “Rehusa hombre hereje, después de una y otra amonestación; Estando cierto que el tal es trastornado, y peca, siendo condenado de su propio juicio”.

5. Separación del mundo a la tierra salvaje: Necesitamos estar dispuestos a ser considerados los desechos del mundo. Asi nos llama y considera el mundo. Si intentamos agradar al mundo, no podemos agradar a Jesucristo. Este mundo está en guerra constante contra Dios y Su verdad. Salmos 1:1: “BIENAVENTURADO el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado”. LE DAMOS DEMASIADA importancia a librillos asquerosos escritos por progresistas “cristianos” y neo-evangélicos de esos de “paz y amol”. Casi todas las librerías cristianas, al menos en Madrid, están llenas de libros basura, como los del autor MAX LUCADO, o incluso, he llegado a ver libros de la bruja Rowling, autora de Harry Potter, en librerias “católicas”. No me sorprende eso pero una librería realmente cristiana NO debería vender NADA DE ROWLING. JAMÁS. Tampoco me gustan esos libros que son como manuales sobre “cómo vivir la vida”. Todos esos libros son psicología barata, contrarios a la Palabra de Dios. Sólo les interesa enseñarte cómo desobedecer a Dios. Tú no necesitas ningún consejo de un hombre que está en rebelión contra Dios. Lo único que necesitas es la propia PALABRA DE DIOS. ¿No entiendes algo? Habla con un hermano en la fe que tenga más experiencia o con tu pastor pero no te dejes engañar por las opiniones de los hombres ecuménicos y “progres”.

¿No te sientes incómodo realmente cuando estás en un sitio con gente que no es cristiana? ¿No te choca en absoluto el estílo de vida perverso que llevan? ¿No te sientes completamente fuera de lugar cuando ves como hablan, escuchas lo que dicen, ves como están obsesionados con el sexo, “las tias”, y fumar sus porros? Si no te sientes incómodo nunca en situaciones asi, tengo serias dudas sobre tu salvación pero ya digo que no soy Dios — Él será tu juez final. Vivimos en la época de la burla señores. Hoy, se burlan abiertamente de la Biblia y de nosotros constantemente. Ser “fundamentalista” como nos llaman es algo malisimo para el mundo, parece una palabrota grave. Nos ven como retros, ignorantes, violentos, machistas, desdentados. Mirad, hay cosas que NO podemos buscar como cristianos — espero que estés apuntando esto — En primer lugar, no podemos ni debemos buscar la aprobación del mundo sobre nuestro estílo. No, no me refiero ahora a la ropa aunque también hay algo que ver – un hombre cristiano no debería vestirse como un pecador mundano y una señorita de Dios debe vestirse como una dama, no como una puta, ya que hay demasiada penetración de las modas mundialistas en nuestras iglesias pero eso no es lo que trato aquí. Nosotros no podemos esperar que el mundo apruebe nuestro estílo de vida. Es terrible esperar que un impío tenga que “entender” o “aceptar” nuestro estílo de vida – es cierto que debemos ser cultos, pero nuestra investigación tiene que ser bíblica. Sí, tú puedes portarte bien y dar ejemplo pero el 99% de los no-cristianos te llamará “falso” o “hipócrita”. Te dirá que “tu realmente no crees en la Biblia, que sólo la manipulas para tu propio beneficio”, que es “imposible creer un libro escrito hace miles de años”, que “nosotros nos interesa el poder nada más” y otras estupideces que constantemente nos sueltan. ¿Cómo entonces vamos a aceptar sus consejos en materia moral y espiritual? El diablo nunca tiene buenos consejos. Tú no puedes ir a un ciego y pedirle que te dé una descripción de Madrid en una tarde soleada. Si ha nacido ciego, jamás ha visto nada. ¿Cómo podemos esperar que un pecador, ciego al Evangelio, nos dé lecciones morales? Tampoco puedes esperar que el mundo entienda nuestra actitud contra el pecado. Nosotros estamos en rebelión contra el pecado. No pueden entender nuestra actitud sobre la santificación y llevar una vida para Dios y Su gloria. Vais a tener enemigos, porque te gusta la Biblia y sus verdades. Tienes que dejar las gilipolleces y VOLVER A LA BIBLIA. Déjate de esas historietas de algunas iglesias de los “milagros”, las “señales”, el griterío y la incultura, como ocurre en muchas iglesias carismáticas. Todo esto no es más que un EMPUTECIMIENTO del Evangelio — ¡esto es ABARATAR EL EVANGELIO! ¿A cambio de qué señores? Para que más gente vaya a la Iglesia. Aclárate — DIOS JAMÁS quiso ni tuvo la intención de hacer que los pecadores se sientan cómodos en las iglesias – la iglesia NO ES para ellos. Es más, es al revés: DIOS EXIGE que seamos NOSOTROS, la Iglesia, los que nos acerquemos al pecador. Dios NUNCA le pide a un pecador que vaya a la iglesia. NO ES para ellos. Nosotros predicamos la verdad, da igual si eres pastor o abogado, COMPARTE el Evangelio. Podemos invitarles, por supuesto, pero no podemos esperar que ellos se sientan a gusto en nuestra iglesia cuando claramente se ataca el pecado, normalmente eso les toca muy de cerca. ¿A qué jovenzuelo impío le gusta oir que la música que escucha es diabólica? Se reiría en tu cara, en el mejor de los casos, o directamente te intentaria pegar. El método ha de ser BIBLICO. Basta ya de “emociones” y “milagos”, de “experiencias”, y VOLVAMOS A LA CRUZ. Basta ya de “regalitos y promociones”, y volvamos a SALVAR ALMAS CON LA BIBLIA EN MANO. Volvamos a los FUNDAMENTOS DE LA FE, tal y como se expresan en la BIBLIA. Necesitamos proclamar TODO el consejo de Dios. DEJEMOS LA LICENCIA ATRÁS, Y VOLVAMOS A LA LIBERTAD. ¿Qué es eso de “yo soy cristiano, ya soy salvo, ahora hago lo que me dé la gana”? Tenemos que dejar atrás la licencia, que es satánica, y volver a la libertad que es nuestra, en Jesucristo – somos libres, ciertamente, pero en Cristo.

6. Como dice Tesalonicenses 1:9: “Porque ellos cuentan de nosotros cuál entrada tuvimos á vosotros; y cómo os convertisteis de los ídolos á Dios, para servir al Dios vivo y verdadero”. Todo esto de la separación es bien positivo — es para servir al Dios vivo, el verdadero. Una defensa de la fe, que nos va a traer gloria y purificar nuestros corazones.

Oremos: A lo mejor vienes de un hogar cristiano pero no estás seguro de tu propia salvación, porque nunca te has visto como lo que eres — un pecador. Me gustaría que Dios intervenga en tu vida, y te Salve, necesitas esa Salvación, esa VICTORIA.

Si de verdad sientes esa convicción, necesitas arrepentirte y salvarte, necesitas lavarte los pecados, que Cristo te los borre, separarte de estas cosas, oremos…oraremos…¿tienes más preguntas? ¿Te sientes perforado por la Palabra? Escríbeme un correo y hablaremos en persona, con la ayuda del Espiritu Santo. Que nadie se vaya de aquí confundido ni acomplejado.

A la Gloria del Dios eterno…Amén.
——————————————-

Anuncios

5 comentarios

  1. Señores, buenos días — otro día más nos ha dado el Señor para vivir. Adjunto una adaptación “ecléctica” pero creativa de uno de mis himnos FAVORITOS de todos los tiempos —

    Este himno era tremendamente popular en la América del siglo XVIII — sobre todo entre los misioneros metodistas del sur profundo y entre la población protestante “en general”, cuando América era totalmente anglosajona y aún no les habia llegado la oleada alemana-italiana-griega del siglo XIX tardío. El país en aquella época estaba viviendo una de sus épocas más difíciles de pobreza y destrucción, pues acababa la Guerra por la Independencia y la moneda continental no valía un pimiento. De repente, Dios intervino y hubo un despertamiento, uno de los primeros, que logró convertir el sur profundo en algo que todavía conserva hoy — ser el cinturón bíblico de aquél país. Señores, jóvenes: el mensaje en el XVIII, y en el XIX, y en el XX, y en el XXI y en todos los tiempos, sigue y seguirá siendo el mismo: ARREPIÉNTENTE, ARREPIÉNTENTE, ARREPIÉNTETE que vas al infierno y necesitas la Salvación de Cristo.

    Este año quiero ver a algunos de los jóvenes de la congregación aprender algún instrumento — sobre todo el violín — y las señoritas, el piano. A ver si se hace algo.

  2. Reformado · ·

    Hola Alfredo, buenos días. ¡Esta entrada me ha ayudado MUCHISIMO con las dudas que he ido teniendo desde que acepté a Cristo como mi Salvador!

    Me gusta mucho vuestro énfasis en eso de la “santificación” que apenas se predica en muchas iglesias evangélicas, por no hablar por supuesto del separatismo. He aprendido en media hora que me he tomado leyendo tu entrada muchisimas cosas. Desconocia nuestra herencia separatista pero ya mismo he pedido el libro de Gresham, además en español que también lo tienen.

    Precioso himno, muy “protestante”. Te puedes imaginar una congregación pequeña del antiguo sur, con las mujeres y sus sombreros, y los hombres con la Biblia familiar de generaciones.

  3. Buenas tardes:

    Gracias por su comentario. Me alegro que le ayude en su camino a la perfección en Cristo.

    El libro de Gresham es magnífico sí, porque básicamente es un libro completo que ilustra exáctamente cuál es el origen del desastre moral en el que nos encontramos actualmente — que empieza a finales del siglo XIX cuando se empieza a cuestionar la Biblia y surge el irracionalismo de Kierkegaard, Nietzsche, Heidegger, y demás. Fue cuando Harvard finalmente se entregó a Satanás para siempre, olvidando y pisoteando sus origenes PURITANOS, a favor del “unitarismo” apóstata del Diablo.

    Ciertamente, es un himno protestante, aunque más que imaginarme una iglesia tan bonita como la que usted tiene en mente, me hace pensar en la época de finales del XVIII y principios del XIX cuando EEUU era uno de los países más libres en la tierra, con ilustres héroes (hombres y mujeres) como:

    Harriet Beecher Stowe: http://en.wikipedia.org/wiki/Harriet_Beecher_Stowe

    Henry Ward Beecher: http://en.wikipedia.org/wiki/Henry_Ward_Beecher

    Edward Beecher, autor de la gran obra de 1855 titulada: “La conspiración PAPAL DESTAPADA” y ULTRA ABOLICIONISTA: como somos todos los congregacionalistas: http://en.wikipedia.org/wiki/Edward_Beecher

    ¡¡Y cómo no, Timothy Dwight, de la Universidad de Yale! RECORDEMOS que Yale fue fundada cuando Harvard empezó a deteriorarse con doctrinas anti bíblicas — y cuando Yale empezó a deteriorar se funda Princeton — Timothy Dwight luchó para restaurar la cristiandad en Yale, en una época en la cual algunos alumnos, contaminados por el jefersonianismo, empezaron a ponerse nombres de pila franceses…como “Robespierre” y demás nombres del infierno. Timothy Dwight empieza a enderezar el alumnado, exigiendo que una vez por semana tomaran la asignatura de desarrollo MORAL y acudieran a la capilla del campus – durante su época, los alumnos de Yale pasaron de ser infieles, para convertirse en soldados de Cristo en América.

    Llama la atención su discurso de 1776 en Yale:

    “Los americanos son un nuevo pueblo, con la misma religión, las mismas costumbres, manerismos, intereses, idiomas y formas y principios de gobierno civico”.

    Como ve vd reformado, no era una época igualitaritas como la maldita actual.

    Dwight es uno de mis personajes favoritos de esa época que cita usted, reformado, gracias a Dwight, Connecticut se vio obligado como estado a des-establecer una religión oficial – nosotros siempre hemos estado en contra de una religión estatal — SÍ SÍ, TOMEN NOTA SOCIATAS, NO QUEREMOS RELIGIÓN OFICIAL A NIVEL DE ESTADO…APRENDAN UN POCO DE CULTURA —

    Recomiendo cualquiera de sus obras, especialmente las que dirige contra el republicanismo radical de Paine, Hume y Jefferson, contra los franceses — nuestro ancestro y hermano Dwight era también FEDERALISTA y hamiltoniano — todo un gran ejemplo y modelo de neo-puritanismo, libertad, congregación, y prosperidad – lástima que hoy Yale sea una casa de putas infiel a sus origenes:

    http://en.wikipedia.org/wiki/Timothy_Dwight_IV#Legacy

  4. Julius · ·

    Alfredo, no, si la mayoria nunca ha negado su liberalismo. Lo que no compartimos algunos es su fe biblica. La admiro, eso si, y respeto a gente de convicciones claras como usted. Yo, aunque no sea creyente como usted, aprendo muchisimo con estas entradas.

    *Empecé a leerle desde que afirmó que los griegos no son blancos. Al ser español de padre danés, con rasgos bastante “nórdicos”, sólo habia oido algo asi en mi casa pero veo que la “doctrina White” también existe en España jeje.

    Al margen de su fe, me gusta su estílo de escribir, muy a lo decimonónico.

  5. Gracias por su comentario Julián. En efecto, los griegos no son blancos propiamente dicho.

    ¿Decimonónico? Lo que pasa es que las verdades no cambian.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: