Soplan vientos de cambio: Conclusiones teológicas (II)

VI. El “problema” de la verdad como concepto

Hay un “problema” con la verdad. El problema tiene su origen en el hecho de que somos seres subjetivos y finitos, y creo que uno de los puntos positivos de la juventud de ahora es que reconoce este hecho. Todo lo que sabemos está condicionado por quiénes somos y quiénes nos rodean (padres, educación, nuestras emociones y voluntad). No podemos saberlo todo, en otras palabras.

Por ejemplo, ¿podemos saber quién es Dios? Dios es infinito y nosotros somos finitos, así que nuestro concepto sobre quién es Dios será limitado.

¿Qué hacemos entonces?

Tenemos que desarrollar un espíritu de humildad de la sabiduría. Con esto, quiero decir que el cristiano DEBE reconocer las dificultades que hay en el proceso de conocer cualquier cosa, pero no confundir eso con la imposibilidad. Creo que esta es la postura bíblica y lo más lógico, dado lo que conocemos del Dios de la Biblia.

Nosotros somos subjetivos, pero DIOS no lo es — Dios ve todo en blanco y negro, y discrimina entre la verdad y la mentira, juzgando a los dos. Por eso yo he sido aquí tan estricto (y lo seguiré siendo) en cuestiones doctrinales — pero eso no debe traducirse en imposición a otras iglesias ni en afirmaciones absolutamente categóricas para terceros ajenos. Nuestra visión y conocimiento siempre está y estará nublada por el pecado, pero eso no significa que no exista una verdad — el hecho de que hayan nubes no quita que el sol esté brillando en el cielo.

Es más, podemos saber cosas sin tener que conocerlas absolutamente en todo. Pensadlo bien: tus amigos no tienen por qué conocer todos los aspectos de tu alma para poder decir cosas verdaderas de ti. Lo que SÍ tenemos es la BIBLIA — Palabra de Dios, y debemos repetir lo que Dios dice en ella, y decirle tal y como Él lo dijo, con claridad y relevancia, para que la juventud lo entienda.

VII: La moral

Hoy en día, la tolerancia ha sido pervertida señores — antes se refería a la “toleración” de los errores de otros (loable para un liberal Protestante). Hoy en día, la tolerancia se ha convertido en un “acéptame tal y como soy y aprueba mis acciones”. Hoy en día, el credo de la tolerancia e igualdad no permite la discrepancia ni el debate honesto; y, si crees que lo que alguien está haciendo es “inmoral”, eres un intolerante y un cavernícola. Nuestra cultura detesta el concepto de la condena, y la contestación más habitual suele ser: “no me juzgues” ó el famoso “Jesucristo dijo que no se debe juzgar” (algo completamente FALSO — lo que Cristo condenó fue la HIPOCRESÍA). A modo de ejemplo: si yo bebo mucho alcohol y soy un borracho, no debo condenar a otro borracho porque es hipocresía y Dios me juzgará por el mismo pecado y por ser un falso. Eso NO significa que NO se debe juzgar.

“Estás equivocado y necesitas cambiar o arrepentirte ante Dios” — frases como esa son vistas como “de mente estrecha, arrogante, y ofensiva”, sobre todo si las pronuncia un Cristiano. Lo más aterrador de todo esto es que en la Biblia, cuando se habla de la gente que está perdida en la maldad más profunda, la frase que sale constantemente es “y cada uno hacía como mejor le parecía” (Jueces 17:6).

La Biblia no limita esta declaración para utopías de armonía y amor, sino a una cultura que está a punto de devorarse a sí misma. La Biblia dice que el alma humana es tal que la libertad sin restricciones en el ámbito de la moral siempre termina en la inmoralidad que, a su vez, siempre termina en la destrucción, pero nuestra cultura ha puesto esta frase por encima de nosotros y es la nueva “bandera” de la filosofía cultural.

El “bien y el mal” no son conceptos arbitrarios. El bien conduce a la prosperidad económica y personal, por ejemplo y el pecado suele destruir lo que toca y contamina. Sin embargo, el papel de un cristiano en esta época creo que no debe ser el papel que hemos tenido en otros siglos cuando nos hemos limitado a la condena de lo que está mal sin investigar más allá. Tenemos que refinar y seguir desarrollando la tolerancia que nos dejaron los líderes de la Reforma. Tenemos que ser más tolerantes con aquellos que no comparten nuestra fe y criterio moral, y a la vez mantener para nosotros mismos nuestros criterios morales. Debemos hacer o intentar hacer ver que llevar una vida “bíblica” y recta es atractiva para el que no la conoce. Será algo muy positivo si alguien mirando desde fuera pudiera decir: “No comparto la moral de los cristianos, pero me han tratado con mucho respeto y por lo menos no son falsos”. Desgraciadamente, cuando la gente habla del comportamiento y moral cristiana, tienen otra cosa en mente: que somos unos “hipócritas”.

VIII: Cristianismo actualizado

Sí, hay cristianos “actualizados”. NO, no es un oxímoron. Somos productos en mayor o menor medida, de nuestros tiempos y nuestra cultura nacional, racial, etcétera. Siempre existe cierta tendencia inevitable de intentar reducir las fricciones que surgen entre “cristianismo” y “la actualidad”. El cristianismo tiene que ser relevante desde esa óptica. Sí, por mucho que algunos quieran negarlo, el cristianismo es algo lo suficientemente flexible como para que cambie en algunas perspectivas. He aquí donde tenemos que ser realistas y reconducir ciertos criterios. Porque, una cosa es oposición al matrimonio homosexual, como toda persona razonable se opone (sea cristiana o no) y otra cosa es decir “vamos a expulsar a los homosexuales de la iglesia cristiana”. Los cristianos que han mostrado su interés en la declaración me han comentado que NO les parece “acertado” imponerle a un individuo tal criterio…y ciertamente eso habrá que valorarlo y estudiarlo.

IX: ¿Qué es lo que cambia en el cristianismo?

¿Qué partes o aspectos de la fe mantienes protegidos dentro de un puño cerrado? Por un lado, tenemos las verdades absolutas que entendemos: La creación del hombre, la caída del hombre, Quién es Cristo, qué hizo por Sus elegidos en la Cruz, etc) pero por otro lado tenemos métodos para comunicar esos aspectos.

Hay 3 opciones:

1. Dos puños cerrados: nada cambia — ni siquiera los métodos de comunicación.

2. Dos manos abiertas: no hay absolutamente nada “absoluto”.

3. Un puño cerrado, y una mano abierta: Las verdades “clásicas” las colocamos y protegemos dentro del puño cerrado, pero cambiamos nuestra metodología y ministerio.

Creo que la tercera opción es la bíblica — y también la más difícil. Nuestro reto será: predicar nuestro Evangelio que no cambia en una cultura que cambia constantemente. La Biblia critica el dogmatismo absolutista. Por ejemplo, considera, señor lector, el ejemplo número 1:

Jesucristo no era así — predicaba verdades eternas más que cualquier otra persona, pero mantenía su otra mano abierta. Precisamente, por eso Cristo es Dios en forma humana. Cristo no gritaba a la humanidad desde el cielo. Cristo fue hombre, un ser humano, hablaba el idioma, aprendió esos valores, etc. Conocía los corazones de sus supuestos aduladores y predicaba a todo el mundo. Uno de los bofetones más grandes que se le da al fundamentalista legalista cristiano, esos que dicen que no podemos decir palabrotas aquí (como ya hizo algún individuo cuyo nombre no recuerdo) es la lección que nos da el apóstol Pablo en I Corintios 9:22: “Me he hecho á los flacos flaco, por ganar á los flacos: á todos me he hecho todo, para que de todo punto salve á algunos”. Pablo era un judío instruído y cuando estaba entre judíos instruídos y formados ilustraba sus conocimientos. Los sermones de Pablo están repletos de citas de las escrituas hebreas que otros se tardaban horas memorizando. Según su audiencia, su mensaje cambia. NO CAMBIA EL EVANGELIO pero LA MANERA de la prédica. En Hechos 17, Pablo se encuentra en Atenas dirigiéndose a paganos educados después de haberse pasado todo el día en los mercadillos de Atenas mirando y observando los objetos de adoración pagano. En el sermón, NO HAY UNA SÓLA CITA bíblica pero sí hay citas de los poetas que esos paganos valoraban. Pablo demuestra sus conocimientos de los debates filosóficos de la época (no ha cambiado mucho aunque sea difícil de creer). ¿Es que acaso Pablo aquí era un “progre”? NO. Sí sé que era un buen MISIONERO. ¿Pues qué? ¿Es que acaso vas a compartir el Evangelio ante un grupo de jóvenes borrachos agresivos vestido de corbata y hablando como un caballero universitario y catedrático? ¡Sería absurdo! ¿Pues qué? ¿Crees que a un grupo de putas se les predica el Evangelio llevando a una dama con falda larga? ¡SERÁS TONTO! ¿Pues qué? ¿Crees que a los jóvenes que aquí participan y hacen preguntas difíciles a veces les vamos a hablar como si fueran señoritas tomándose el té a las 5 de la tarde, así tal cual como si fueran damiselas del siglo XIX? Si piensas así y te ofenden las palabrotas, puedes irte a la mierda ahora mismo, imbécil, LEGALISTA.

¿Por qué será que aplaudimos cuando mandamos un misionero a África, y éste viste como africano, pero no lo hacemos en casa?
La alternativa será la irrelevancia — y yo no quiero que seamos irrelevantes. No olvidemos que aunque Cristo dijo “no seas de este mundo”, también dijo “PERO ESTAMOS en el mundo”. Yo soy Blanco, he nacido así, Dios me ha hecho así, no soy de otra raza pero eso no impide ESTAR o poder estar con esas razas en una charla, por ejemplo, para educarles.

X: Los errores

¿Quién determina entonces las verdades que debemos seguir aplicando? He ahí la cuestión difícil y aquí es donde entra la teoría epistemológica de la que hemos estado hablando en los correos. Si nuestro conocimiento no coincide con el de Dios, porque somos personas finitas, es irresponsable, a mi juicio, centrarse exclusivamente en temas como la furia de Dios. Es decir, hemos ido desarrollando la idea del pluralismo — y de esa forma creemos que no deberíamos convertir la Biblia en una imposición sino en una de las voces legitimadas para participar en el discurso político de la nación. Por eso, encomiendo a los señores cristianos a elaborar conmigo, si quieren, el manifiesto encaminado hacia el pluralismo.

13 comentarios

  1. molondro · ·

    “El bien conduce a la prosperidad económica y personal, por ejemplo y el pecado suele destruir lo que toca y contamina”.

    No entraré en debates teológicos porque no soy cristiano y éste hilo no va dirigido a gente como yo, pero permítame una observación:

    Decir que el bien conduce a la prosperidad y el mal al desastre es peligroso, además de falso. Hay mucha gente buena a la que las cosas le van mal, y mucha gente próspera que ha ascendido a su posición robando y aprovechándose de los demás (piense en todos los políticos corruptos, que “prosperan” a expensas de sus chanchullos, sin llegar a pagar jamás por ellos).

    La idea de que el bien reporta beneficios es muy antigua. Ya Sócrates la defendía, y la mayoría de sistemas éticos son teleológicos, es decir, están encaminados a un fin (la felicidad, la prosperidad, la salvación, etc.).

    Creo que fue Kant el primero en desvincular ambos conceptos, formulando una ética deontológica, una ética del deber que nos obliga a actuar correctamente sin esperar nada a cambio, admitiendo que la práctica del bien puede, incluso, perjudicarnos a veces (piénsese en el caso de alguien que muere tratando de salvar a otros de un incendio, o el que sufre prisión por luchar contra la injusticia).

    Decir que el bien nos hace prosperar invita a pensar que los ricos son ricos porque se han portado bien, y los pobre son pobres porque han sido malos. Como si nuestra posición económica fuera el resultado de nuestra rectitud moral.
    Así se justifica el presente orden de cosas: si uno es pobre es porque él mismo se lo ha buscado. Si es rico, es porque se lo merece.

    Lo que observamos cotidianamente suele ser lo contrario.

    Saludos.

  2. Alfredo · ·

    Hola molondro:

    Lo que quiero decir con eso es que los malos hábitos o ilegalidades suelen conllevar más consecuencias que beneficios porque al ladrón muchas veces se le pilla y se le castiga — o así debe ser. El riesgo es enorme y eso tiene consecuencias.

    En cuanto a eso de que los ricos son ricos porque “se han portado bien” — bueno tampoco es eso pero mucha gente pobre es pobre por sus propias prácticas irresponsables. Nuestra posición económica sí suele estar vinculada con cierta rectitud moral aunque no me refiero a los que se “hacen ricos” de la noche a la mañana sino al individuo “burgués” que prospera a lo largo de los años a diferencia de, por ejemplo, un drogadicto — la mayoría de drogadictos violentos, por ejemplo, son pobres cuando podrían tener un empleo.

    No sé, pero empíricamente, suelo observar que los pobres sí son pobres porque muchas veces se lo buscan — NO TODOS, ojo pero sí un buen porcentaje.

    Saludos

  3. Cabrit0 · ·

    @Molondro:
    Estoy de acuerdo con Alfredo en esta. En un país como España la pobreza (como yo la entiendo) es un asunto de voluntad. Ojo, todo el mundo puede caer en una mala racha y durar dos ó tres años siendo “pobre”, pero pasarse la vida entera siéndolo sin terminar de salir a camino se debe casi siempre a ciertos hábitos auto-destructivos. Aunque en un país como España, la pobreza, lo que de verdad se llama pobreza, es virtualmente inexistente.

    Pero incluso en el caso de los políticos que se salen con la suya y no pagan por los delitos que han cometido se cumple la relación ya que cuando la clase política es absolutamente corrupta la sociedad casi siempre será muy pobre (aunque los políticos, individualmente no lo sean). La mayoría de los países tercermundistas no terminan de salir del hoyo precisamente por eso.

    Saludos.

  4. Gabriel · ·

    Pues no entiendo como es posible que al Javier le guste esta entrada cuando si lees sus escritos sobre la Biblia, es bastante cerrado y “absolutista”. Pero bueno si se ha dado cuenta que el absolutismo no es bueno, me alegro.

  5. Gabriel · ·

    Alfredo, ¿qué pasó al final con Beniamino el de Harvard? Según los anales del año 1998, vd se lió a puñetazos en el campus de Harvard con un católico (verano de 1998). No sé si es un asunto en los tribunales así que no pongo el enlace privado pero me lo ha comentado Alexander Couch.

  6. No entiendo exactamente, Gabriel, a qué se refiere con lo de “absolutista”. Yo aquí le aporto un enlace ya antiguo sobre uno de los “absolutismos” con el que estoy teniendo mayor “pelea” actualmente, el de la literalidad historicista de las narraciones bíblicas y el movimiento creacionista, defendidos casi como un dogma de fe: http://lavozliberal.wordpress.com/2010/10/10/idolatria-ii/

    O este en el que trato algunas de estas cuestiones sobre la tolerancia: http://lavozliberal.wordpress.com/2011/02/06/no-no-soy-un-relativista-ii/

  7. Alfredo · ·

    Gabriel, ¿y a vd qué le importa si le pegué a alguien o no, cotilla baboso?

    Ah y déje de meterse con Javier que es posible que le hostie duramente y vd entonces de verdad se acordará de Javier, de la Voz Liberal porque además de ser abogado, no se anda con bromas.

  8. En fin, qué se le va a hacer, muy “bonito” tachar de “absolutismo” sin decir por qué.

    Otro que podría ser candidato a recibir escupitiajos cual perro sarnoso, como el del otro día, por cotilla, faltón y falso.

  9. Alfredo · ·

    No, este, más que algo tan “light” como un escupitajo, lo que se merece es un hostión en toda la cara o como dirían los zafios, ¡ZAS en toda la cara!

  10. anti sindicalista · ·

    Alfredo:

    Me ha gustado bastante los últimos temas que has tocado. Empezaré por el primer párrafo:

    “Hay un “problema” con la verdad. El problema tiene su origen en el hecho de que somos seres subjetivos y finitos, y creo que uno de los puntos positivos de la juventud de ahora es que reconoce este hecho. Todo lo que sabemos está condicionado por quiénes somos y quiénes nos rodean (padres, educación, nuestras emociones y voluntad). No podemos saberlo todo, en otras palabras.

    Por ejemplo, ¿podemos saber quién es Dios? Dios es infinito y nosotros somos finitos, así que nuestro concepto sobre quién es Dios será limitado.”

    La verdad es que, en el ámbito filosófico (respecto a las interrogantes del ser humano) no estamos mucho mejor que los griegos de antaño. A través de los años hubo muchas teorías acerca de si el hombre tiene alguna razón de existir. Mientras algunos filosofos pensaban que sí, otros (como Séneca) pensaban que no (eso creo), ya que cuando un romano le preguntó qué es lo que debían hacer los pobres de Roma para abandonar su condición, Séneca decía que siempre tenían la posibilidad de suicidarse. ¿Quién te puede asegurar de que los filósofos entusiastas tenían razón, y no Séneca? ¿Quién te puede asegurar de que los humanistas de hoy llevarán a la humanidad a un mundo paradisíaco?. La triste verdad es que existen muchas posibilidades para escoger. Por ejemplo, si nos encontráramos con dos posibles eventos A y B, si elegimos A como “cierto, tal vez el evento A puede tomar muchas ramificaciones: a, b, c, d, ………: Si elegimos como válido c, puede tener también otras ramificaciones más… y así podríamos continuar. Es por eso que, cuando preguntan a uno ¿Cómo sabes que existe Dios?, sólo se puede responder “Por FE”. Pero es que no hay “otro camino”. Los que afirman que Dios no existe están en el mismo “barco”. Muchos de ellos son tan SUBNORMALES, que todos los días se masturban con lo que dijo Epicúreo. Con escorias como ésas no pienso ser “tolerante”.

    “Hoy en día, la tolerancia ha sido pervertida señores — antes se refería a la “toleración” de los errores de otros (loable para un liberal Protestante). Hoy en día, la tolerancia se ha convertido en un “acéptame tal y como soy y aprueba mis acciones”. Hoy en día, el credo de la tolerancia e igualdad no permite la discrepancia ni el debate honesto; y, si crees que lo que alguien está haciendo es “inmoral”, eres un intolerante y un cavernícola. Nuestra cultura detesta el concepto de la condena, y la contestación más habitual suele ser: “no me juzgues” ó el famoso “Jesucristo dijo que no se debe juzgar” (algo completamente FALSO — lo que Cristo condenó fue la HIPOCRESÍA). A modo de ejemplo: si yo bebo mucho alcohol y soy un borracho, no debo condenar a otro borracho porque es hipocresía y Dios me juzgará por el mismo pecado y por ser un falso. Eso NO significa que NO se debe juzgar.”

    Es curioso que muchas personas que predican la tolerancia sean personas que no creen en ningún Dios (o dicen no creerlo). si las únicas leyes que existen son las leyes naturales, entonces ¿por qué coño ellos SON LOS PRIMEROS en pasarse por el culo las leyes naturales?. Si aceptáramos que sólo lo material y tangible existe, entonces tendríamos que aceptar la ÚNICA LEY SUPREMA QUE SE VE EN EL UNIVERSO:

    “LA LEY DEL MÁS FUERTE”

    Si definiéramos por “fuerte” la dominación de un objeto hacia otro, entonces veríamos que el universo sólo se guía por esa ley: En el “combate” escatológico entre la materia y la antimateria, la materia salió ganadora porque era más “fuerte” que la antimateria; la fuerza nuclear es más “fuerte” que la fuerza gravitatoria; el animal más “fuerte” sobrevive, el débil tiene que “resignarse” a sufrir una MUERTE ESPANTOSA, etc. etc. etc. Ya Nietzche hablaba de ésto cuando se refería a la moral de señores y la moral de esclavos. nietzche, por más puto anticristiano que haya sido, por lo menos era “coherente” con las consecuencias de su ideología. La tolerancia progre es ANTINATURAL.

  11. anti sindicalista · ·

    Alfredo:

    “Jesucristo no era así — predicaba verdades eternas más que cualquier otra persona, pero mantenía su otra mano abierta. Precisamente, por eso Cristo es Dios en forma humana. Cristo no gritaba a la humanidad desde el cielo. Cristo fue hombre, un ser humano, hablaba el idioma, aprendió esos valores, etc. Conocía los corazones de sus supuestos aduladores y predicaba a todo el mundo. Uno de los bofetones más grandes que se le da al fundamentalista legalista cristiano, esos que dicen que no podemos decir palabrotas aquí (como ya hizo algún individuo cuyo nombre no recuerdo) es la lección que nos da el apóstol Pablo en I Corintios 9:22: “Me he hecho á los flacos flaco, por ganar á los flacos: á todos me he hecho todo, para que de todo punto salve á algunos”. Pablo era un judío instruído y cuando estaba entre judíos instruídos y formados ilustraba sus conocimientos. Los sermones de Pablo están repletos de citas de las escrituas hebreas que otros se tardaban horas memorizando. Según su audiencia, su mensaje cambia. NO CAMBIA EL EVANGELIO pero LA MANERA de la prédica. En Hechos 17, Pablo se encuentra en Atenas dirigiéndose a paganos educados después de haberse pasado todo el día en los mercadillos de Atenas mirando y observando los objetos de adoración pagano. En el sermón, NO HAY UNA SÓLA CITA bíblica pero sí hay citas de los poetas que esos paganos valoraban. Pablo demuestra sus conocimientos de los debates filosóficos de la época (no ha cambiado mucho aunque sea difícil de creer). ¿Es que acaso Pablo aquí era un “progre”? NO. Sí sé que era un buen MISIONERO. ¿Pues qué? ¿Es que acaso vas a compartir el Evangelio ante un grupo de jóvenes borrachos agresivos vestido de corbata y hablando como un caballero universitario y catedrático? ¡Sería absurdo! ¿Pues qué? ¿Crees que a un grupo de putas se les predica el Evangelio llevando a una dama con falda larga? ¡SERÁS TONTO! ¿Pues qué? ¿Crees que a los jóvenes que aquí participan y hacen preguntas difíciles a veces les vamos a hablar como si fueran señoritas tomándose el té a las 5 de la tarde, así tal cual como si fueran damiselas del siglo XIX? Si piensas así y te ofenden las palabrotas, puedes irte a la mierda ahora mismo, imbécil, LEGALISTA.”

    Creo que ésto es la mejor parte de tu mensaje: Hay muchos cristianos que no quieren “contaminarse” con el mundo exterior, y que se escandalizan cuando ven a algún cristiano havblando o intimando con gente pagana. No sé cómo no se les cae la cara de verguenza cuando leen (si es que leen alguna vez) las acusaciones de los fariseos a Jesús, por juntarse con putas y publicanos. Precisamente son ellos nuestros CAMPOS DE BATALLAS.

  12. anti sindicalista · ·

    Alfredo:

    “En cuanto a eso de que los ricos son ricos porque “se han portado bien” — bueno tampoco es eso pero mucha gente pobre es pobre por sus propias prácticas irresponsables.”

    No sé qué porcentaje de ricos merece estar en la posición que está hoy, pero el 99% de los pobres ESTA DONDE SE MERECE.

  13. Alfredo · ·

    Antisindicalista: estoy bastante de acuerdo con vd en todo aunque si quiere profundizarlo más, puede escribirme un correo por si acaso perdemos el hilo de estos diálogos.

    Saludos

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: