Inflación de derechos (V): El “derecho al honor”

Es el “honor” uno de los “derechos” más preciados y abusados en este país. No puedo, por cuestiones de espacio y tiempo, analizar aquí todo el concepto y naturaleza del honor, difíciles de precisar, porque éste ha tenido, históricamente, aspectos y manifestaciones muy variados. Basta con señalar que sólo un verdadero fanático religioso puede creer que hay un sentido “objetivo” del honor. Sí podemos decir, no obstante, que en un sentido más objetivo, el “honor” es más bien la reputación, “buen nombre” o fama de que goza una persona ante los demás. En un sentido más subjetivo, el honor es el sentimiento de la estimación que la persona tiene de sí misma en relación con la conciencia de la propia moral y también la consideración que terceros tengan de uno. Cabe decir, como consecuencia, que hay múltiples “honores”. Tenemos el honor individual (existencia moral, etc) y un honor civil, que abraza la estimación pública del ciudadano, y un honor político, que considera al individuo en relación con su conducta política, y todavía un honor profesional, científico, literario, artístico; y otras infinitas modalidades de “respetabilidad”.

Históricamente han tenido especial relieve algunos de estos aspectos parciales del honor, borrando su genuina consideración unitaria. Durante muchos siglos imperó un concepto unilateral — y como tal, ficticio y exagerado — del honor, como honor de clase, que no era el concepto propio de la idea cristiana de la importancia del hombre. Un ejemplo de eso que aún persiste es el uso del “usted” en el idioma castellano y francés (vous) ó “lei” en italiano. Hace mucho tiempo, uno de mis lectores me comunicó por correo electrónico que (no doy su nombre por si acaso pero si él lee esto, y se siente aludido, es libre de comentarlo en el hilo) estaba totalmente de acuerdo conmigo en cuanto a lo que yo dije del tuteo — veamos – yo defiendo el uso del “usted” no por una cuestión étnica de “honor” sino porque es lo correcto en castellano clásico cuando se está hablando con desconocidos. Los jóvenes que leen esta web deben entender que el “usted” se debe usar cuando se escribe o se trata con desconocidos, pero nunca se debería usar el “usted” para demostrar deferencia ya que he oido de muchos que lo usan por “respeto a los mayores y a la gente con alta posición”. Si utilizas el “usted” por ese motivo, entonces considero que eres bastante clasista y crees que una persona es “mejor” que la otra por el hecho de tener dinero. Yo no pido hordas de jóvenes irreverentes, pero tampoco quiero ver agrupaciones de jóvenes timidos, blandos, y demasiado respetuosos con quienes no merecen respeto. Un ejemplo claro: en la Cena de la Libertad, jamás utilicé el “usted” para dialogar con ninguno de esos fascistas. Eso resultó evidente cuando un payaso me preguntó que quién me había elegido para Liberalismo Democrático y yo le dije, ante sus constantes interrupciones, “espérate espérate, yo no estoy allí combatiendo las ideas con los jóvenes porque me dé la gana de hacerlo. Lo hago porque soy un patriota, y porque sirvo a España siempre y a los españoles, no como tú”. En todo momento utilicé el “tú” porque obviamente no sólo el hecho de que nadie es “superior” a nadie en el terreno socio-político, sino que yo parto de una idea francamente natural, y a mí el protocolo y las sonrisitas no me van.

La concepción jurídica actual es realmente nefasta para la libertad – considera que el honor es algo “inherente” al hombre; y que a toda persona corresponde un mínimo de respetabilidad y honorabilidad que debe ser protegido por el ordenamiento jurídico. En España, NADIE está, a priori, excluido de esa tutela absurda y anticuada; ni siquiera las personas deshonestas o de ya de por sí mala reputación. Yo, junto a otros tratadistas, no reconozco el honor como un derecho individual. Si bien dentro del campo penal español existen leyes que protegen el honor (delitos de injuria, calumnia y difamación) — delitos, por cierto, únicamente en España y Francia, mientras que en países con más tradición democrática sólo contemplan la injuria, la calumnia y la difamación por la vía civil. Hay que dejar claro que el hecho de que en España hayan leyes que protejan al honor. No se puede ni debe contemplar un derecho al honor, precisamente por la circunstancia de que el Código civil español ampara la pretensión de indemnización por lesión.

Las leyes sí admiten, como limitación contra la defensa del nebuloso concepto de “honor”, la exceptio veritatis. La inviolabilidad de la integridad moral, como la protección de los demás derechos “naturales” de las personas, no es absoluta e ilimitada. La protección del honor es extensiva, no obstante, a las personas jurídicas y también, entre las individuales, a los menores e incapacitados — sobre esto último, hay mucha discusión obviamente.

En nuestro ordenamiento jurídico el derecho al honor está reconocido por la Constitución española — Artículo 18 garantiza el “derecho al honor”. Lo reconocen también nuestros más importantes Cuerpos legales aunque se descartan métodos muy utilizados en épocas pasadas, como el duelo. Cabe recordar que en el Código penal franquista, en su Artículo 8º, núm. 4º, se apoyaba la idea de “legítima defensa para defender el honor y la reputación”. Nuestro Código penal democrático derogó esa barbaridad feudal del ordenamiento español.

En la vía civil, la tutela del honor sí ofrece una gran amplitud, y suele ocurrir así tanto en España como en los Estados Unidos — no así, sin embargo, en el Reino Unido. La tutela del honor suscita en algunas legislaciones graves problemas, como el de si puede ser independiente de lo penal. En España, toda la jurisprudencia histórica avala la idea de un fuerte apoyo al concepto de “honor” aunque cabe recordarle a los señores lectores que nuestros origenes legales, las famosas Siete Partidas del Medievo, sólo contemplan los ataques al honor como algo civil y económico — véase por ejemplo la Partida II, título IX, ley 12.

Muy relacionado con el derecho al honor hasta tal punto que está incluido dentro de él, están aquellos otros derechos que protegen la inviolabilidad de la vida privada contra las intromisiones y discreciones ajenas. El Derecho angloamericano habla del derecho a lo privado o intimidad como ya hemos hablado antes (right to privacy); mientras que los alemanes aciertan mucho más y hablan de la esfera secreta de la propia persona y los italianos hablan de derecho a la reserva (un término muy acertado y menos “amariconado” que “intimidad”). De aquí se desprenden los derechos a “secreto de la correspondencia y comunicaciones escritas” y el “derecho a la propia imagen”. Terminaremos esta serie hablando sobre esos conceptos: imagen y correspondencia.

Anuncios

4 comentarios

  1. Adán · ·

    Hola Alfredo, me ha gustado mucho su post de hoy, le felicito. Usted dice:

    “a mí el protocolo y las sonrisitas no me van.”

    Con esta frase usted demuestra ser honrado y honesto.

    El derecho al honor, a la intimidad y la propia imagen está bien regulado en el art. 18 de la CE, principalmente en la vía civil para la mayoría de españoles, en cambio, este derecho se protege en la vía penal a la mayoría de gente famosa (una pequeña parte de la población española) de los paparazzis, por lo cual también me parece muy bien puesto que sino esto sería no ya una selva, como es ya, sino un jungla (peor todavía).

    Como en todo lo referente a derechos y libertades, cuanto más se legisle sobre éstos, más flaco favor se hace a sus garantías de protección. Ya existen bastantes Acuerdos, Tratados, Declaraciones, Convenciones y Organismos Internacionales, aparte de nuestra Constitución, que velan por su protección, como para que sigan legislando a modo de filigranas, saltos mortales y tirabuzones que lo único que hacen es coartar o disminuir estos derechos y libertades, como la Ley Integral de la Igualdad y No Discriminación. Se creerán los políticos porque legislan son imprescindibles para la sociedad, y todo lo contrario, con las leyes vigentes en España publicadas en el siglo XX, tenemos más que suficiente. Supongo que será una manera de hacernos creer que les necesitamos, pues NO, en Inglaterra y EEUU no tienen la tradición de Códigos escritos como los países influenciados por el Derecho Romano, pero son más eficaces y justos por su flexivilidad, sumariedad y actualización mediante su propia Jurisprudencia.

  2. FuckGurtel · ·

    Adán:

    De hecho, en los EEUU y Reino Unido hay menos casos de discriminación en comparación con España y Francia con todas esas leyes absurdas que coartan la libertad en determinadas esferas, cada vez yendo a más. Yo estuve viviendo en USA un tiempo y la gente en general en la justicia es mucho más flexible, eficaz y lo más importante JUSTA en general.

    ————————
    Alfredo:

    Relacionado con el “derecho al honor” tenemos el aberrante caso que se abrió contra un artista, Javier Krahe, sólo por usar su libertad pero se topó con el liberticida Artículo 525 del Código penal:

    1. Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican.

    2. En las mismas penas incurrirán los que hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna.

    Enlazando eso con el “usted”, también comparto la opinión de que se debe usar por corrección gramatical, y no por deferencia como ocurría antes.

    Saludos

  3. FuckGurtel · ·

    mirad, qué casualidad hablando de sentimientos religiosos, ayer en la Complu:

    http://www.abc.es/20110311/madrid/abcp-desnudas-capilla-universidad-complutense-20110311.html

  4. Alfredo · ·

    @Adán:

    Discrepo un poco — si una persona es “famosa” es un personaje público. Reino Unido no tiene ese “derecho” y no me parece que sea un país “como una selva”. Ídem EEUU. No es que sea bueno importar o copiar todo, pero en este caso particular, no me parece liberal la postura jurídica española — es propio de una época de sistema de clases donde precisamente había gente poderosa intocable y aún seguimos igual en este país.

    Eso lo acabaría yo vía legislación parlamentaria.

    Muy de acuerdo con su segundo párrafo.

    Fuckgurtel:

    Sí, conocía el caso de Krahe vía don Javier, uno de nuestros comentaristas. Lo que se intentó hacerle es esperpéntico y propio de dictaduras religiosas. Hay que derogar, cuanto antes, el Artículo 525 por incompatible con los valores de pluralismo democrático. No tengo mucha esperanza, pues toda Europa tiene leyes parecidas — Europa, en Occidente, es donde más se vulnera la libertad de expresión. Europa realmente es lamentable en ese aspecto, donde hasta en los periódicos ponen sólo las iniciales de los delincuentes detenidos y por supuesto, nunca su rostro. Eso es sencillamente aberrante en un país supuestamente libre.

    Tema Complutense y feministas:

    No seré yo el que defienda a esas cerdas putas, pero tampoco voy a defender a la Iglesia — sí que ha sido un ataque a la libertad de culto, y a esas enfermas se les debe castigar por atacar la libertad confesional pero aparte, también ya va siendo hora de expulsar a la Iglesia Católica de instituciones públicas que todos pagamos. Hay muchos chavales indignados con la presencia de la Iglesia Católica en un campus público. ¿Quieren rezar? ¡Que se vayan a sus iglesias o que lo hagan de forma individualizada!

    Son tal para cual: totalitarios católicos y totalitarios homosexuales. Los liberales nos mofamos de todo eso, somos más inteligentes. Me imagino ver a los gayers quitándose las camisetas en el altar, como si eso “ofende” — a mí no me ofendería — simplemente me daría escorbuto tener que ver a esos mamarrachos, estén vestidos o no. En los años 50 en EEUU, a los graciosillos así, se les daba una buena sarta de hostias en la comisaría de la policía. Hoy en día, se les llama “reivindicativos”. ¿Qué estaban reivindicando? ¿Ser unos sodomitas y odiar a Dios? Vaya, ni que hubieran descubierto el Mar Mediterráneo.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: