Más sentencias por favor: La pena de muerte en los EEUU

Señores lectores: Como sabéis, estoy dedicando estos días a varios temas importantes para los cristianos liberales, valga la redundancia. Hoy tenía previsto escribir sobre la resistencia a la tiranía desde una perspectiva cristiana pero son tantos los asuntos que han surgido en los dos hilos de debate anteriores que hoy he decidido presentaros con el tema de la pena de muerte en los EEUU desde una perspectiva cristiana y así evitar que personas falsas y ajenas a la Palabra de Dios tergiversen este tema y pretendan “vender” la idea papista-católica de que la pena de muerte es “mala”. Así pues, hoy me ocuparé de este tema y dejaremos el otro debate pendiente para los próximos días.
————————————————————-
En los Estados Unidos, me parece que el debate sobre la pena capital ha ido surgiendo poco a poco debido a la influencia desafortunada del humanismo laicista y el relativismo moral que impregna y contamina a miles de mentes. Los argumentos planteados por los típicos progres y los humanistas contra la pena de muerte son probablemente archiconocidos: nunca se puede “justificar matar”, las ejecuciones no sirven para disuadir a los criminales, la pena se aplica de manera arbitraria y caprichosa, es racista, los errores son irrevocables , y que es inconstitucional-una violación de la Octava Enmienda de “castigo cruel e inusual.” Thomas Sowell, economista y filósofo social de la raza negra, ha escrito artículos sobresalientes de la lucha contra estos argumentos desde una perspectiva empírica y racionalista.

Los argumentos anteriores son fáciles de desmontar. Me centraré aquí en algunos de los argumentos utilizados en contra de la pena de muerte por personas supuestamente “cristianas” (aquellos que dicen ser “cristianos socialistas” o papistas y creen que están ofreciendo una visión cristiana). Claro que en este tema, como todos, las diferencias se deben a diferencias religiosas y filosóficas, y esto es también aplicable al debate sobre la pena de muerte. El aumento del interés por los norteamericanos en “lo espiritual” (aunque no necesariamente los asuntos cristianos o bíblicos) requiere asimismo un asalto directo de nosotros, con argumentos teológicos y bíblicos contra la oposición a la pena capital.

Argumentos utilizados por los “religiosos” en contra de la pena capital

Hay tres argumentos importantes que emplean estos pseudo-cristianos en contra de la pena de muerte conforme a cómo la Biblia nos enseña. Uno de ellos es que la pena capital es inmoral por el mandamiento que reza “no matarás.” Otro es que la pena de muerte “impide” la posibilidad de evangelizar a los reos (en esencia, que los condena al infierno, sin una “oportunidad”). El tercer argumento, algo más grave y serio, es que la ejecución por el delito de asesinato es aceptable, mientras que la ejecución por otros delitos no lo es.

RESPUESTAS

Contradice el Sexto Mandamiento

“No matarás” es, por supuesto, uno de los diez mandamientos (“No tendrás dioses ajenos” es también uno de estos mandamientos, y veremos en breve cómo interactúan estos dos mandamientos de Dios). Es muy común ver a personas anticristianas, como Zapatero, tratar de usar la Biblia o “la religión” en contra de las ejecuciones — los mismos que odian la Biblia suelen ser los primeros en utilizarla cuando les conviene — véase el hilo anterior de debate.

Yo mismo recuerdo un debate aquí en Madrid en la calle con una miembr-A de Amnistía Internacional. Ella no dudó ni un momento en usar la Biblia de forma selectiva para demostrar que la pena capital es un error. Ella utilizó el mandamiento “no matarás”, así como supuestos “principios” enseñado por Jesús en lugares como el Sermón de la Montaña. Menciono esto, no sólo para dar un ejemplo de cómo la Biblia se usa en oposición a la pena de muerte, pero también para advertir de que quienes se oponen a la Palabra de Dios a menudo utilizan la Palabra de Dios como una de sus armas. Debemos recordar, incluso en el debate sobre la pena de muerte, que todos los seres humanos son “religiosos” y “espirituales”. El problema, por supuesto, es la religión que defienden: una religión apóstata.

El cristianismo impone una carga muy pesada contra los que tergiversan los mandamientos de Dios. Por ejemplo, si el Señor condena la pena capital como inmoral cuando declaró “no matarás”, entonces ¿por qué se impone la pena de muerte con tanta liberalidad en otras porciones de la Biblia? ¿Y por qué ordena a los hebreos a destruir por completo a todos los cananeos en la Tierra Prometida? ¿El Señor se contradice a sí mismo? Eso es imposible. ¿Hay dos o más dioses hablando en la Escritura? Eso también es imposible (aunque hay algunos, incluso en los círculos evangélicos, que lo insinúan: -un dios de la ira y un dios de amor). Es evidente que el mandamiento de no matar tiene un contexto, y esto se aclara en los pasajes de las Escrituras donde se habla sobre el homicidio ilegítimo, es decir, el asesinato-se define muy concretamente en: Ex. 21:12-14; Num. 35:15-23

Así sabemos que cuando el Señor ordena “no matarás”, quiere decir, “No asesinarás”. Ahora para los que enfrentarían a Dios contra sí mismo en lo que respecta a sus mandamientos sobre el asesinato y la pena capital, el mandamiento que reza “No tendrás dioses ajenos”entra en el escenario. La persona que alega contradicciones en la ley de Dios o hace caso omiso de lo obvio, es decir, que el Señor manda a ejecutar en determinadas circunstancias-lo que hacen es crear otro dios, un dios con un carácter diferente al que tiene el Dios de la Biblia y hecho a la imagen del hombre. ¡Gravísimo!

Por otra parte, la persona que sostiene que la prohibición contra matar prohíbe las ejecuciones implícitamente equipara el asesinato con la ejecución. Ambos actos se consideran como lo mismo. El asesinato es el asesinato de un hombre por un individuo y la ejecución es el asesinato de un hombre por el Estado. Por supuesto, esto pasa por alto la diferencia real entre los dos “asesinatos”: uno es un delito, mientras que el otro es un acto de justicia para castigar a un criminal.

Al final, aquellos que tratan de usar la Escritura o supuestos “principios cristianos” para oponerse a la pena capital son idólatras, creando un falso dios. No sólo malinterpretan el sexto mandamiento (bastante malo), sino que también violan el primer mandamiento (¡fatal!).

Corta cualquier oportunidad evangelística

Otro argumento utilizado por “gente espiritual” (“gente de fe”, como los adoradores de Baal, por ejemplo) es que la pena de muerte limita las oportunidades de evangelización y elimina a los condenados a muerte que han sido evangelizados con éxito. Ciertamente, nadie se opone a la evangelización de los criminales reales (es decir, ya hay predicadores que visitan las prisiones para dar a conocer el Evangelio y enseñan el verdadero arrepentimiento y la confesión, en vez de un pretexto para eludir su responsabilidad). Sin embargo, oponerse a las ejecuciones por razones de evangelismo plantea varios problemas.

En primer lugar, el Salvador de las almas es el Señor Jesucristo, y Su voluntad no depende del hombre. Si bien es el deber de la Iglesia predicar el Evangelio, es Dios el que decidirá si o cuando una persona se convierte y se arrepiente.

En segundo lugar, el deber del Estado-la justicia-está subordinada a los esfuerzos de la iglesia de evangelización. Esto no debe ser, y de hecho es una violación real del significado legítimo de “separación de iglesia y estado.” El papel del gobierno civil es el de castigar el mal y no retrasar la justicia por lo que puede o no puede llegar a resultar en una verdadera conversión de fe. Esto paralizaría el sistema legal.

En tercer lugar, es un ejercicio vano pretender argumentar en contra de la ejecución de presos que dicen ser conversos cristianos ya que casi cualquier persona podría (y puede) fingir “religión” con el fin de retrasar o impedir la ejecución. (Sin embargo, una verdadera prueba de la regeneración cristiana genuina para una persona en espera de ejecución sería su disposición a morir por el delito capital que ha cometido. Los que han sido verdaderamente salvados por la gracia de Dios a través de la obra terminada de Cristo y han cometido un delito digno de muerte se sometería a la pena que les correspondía. Este fue el punto de vista de Pablo: “Si he hecho algo digno de muerte, no me niego a morir.”)

He mencionado la “separación de iglesia y estado” antes, y ahora volvemos a este tema para concluir esta parte. Dios creó a la iglesia y el gobierno civil como entidades institucionalmente separadas con funciones diferentes. Estas instituciones no tienen ninguna orden moral para interferir entre sí para interrumpir las tareas que Dios les ha dado. Así que cuando alguien (incluso los cristianos evangélicos) utiliza la evangelización para intentar frenar una ejecución, esa persona está desobedeciendo el verdadero principio de la separación entre Iglesia-Estado.

El último argumento principal que nos ocupará es el que permite (en principio) a la pena de muerte por asesinato, pero no para cualquier otro delito. Como una cuestión puramente práctica, esto es una mejora con respecto a los absolutistas. Después de todo, al menos los asesinos serán ejecutados. Sin embargo, el “pragmatismo” no va a salvar a Occidente (y de hecho, lógicamente, lo destruirá).

Hay dos tipos básicos de personas que sostienen esta posición particular: (1) Los que creen que la ejecución de cualquier otro delito, menos el asesinato es demasiado duro, porque la ejecución no es acorde/proporcional al delito. (Ellos no saben lo que dicen, porque ellos están diciendo que Dios, el Juez justo del mundo que ordenaba la muerte para otros delitos, ¡es demasiado duro!) (2) Los que argumentan a partir de las Escrituras (o tratan de todos modos) y dicen que eso de las leyes ha cambiado con el Nuevo Testamento o “modificado.”

Quiero pasar algún tiempo en este segundo grupo, por lo general son cristianos (aunque de la variante dispensacionalista o cuasi-dispensacionalista). Su argumento va al corazón de las posiciones que sostengo sobre el Derecho Bíblico. No tengo tiempo para defender plenamente esa posición, pero si usted está en Madrid y quiere concluir este debate conmigo, por favor, póngase en contacto conmigo. Para refutar el principio ese de “ejecución-sólo-para el asesinato” me limitaré a referirme a los siguientes postulados/principios:

En primer lugar, ¿qué versículo específico de la Biblia les da autoridad a estas personas a descartar todas las ejecuciones salvo las de castigo por asesinato? No hay versículos que establezcan esa dicotomía. A lo sumo, se trata de “todo o nada”.

En segundo lugar, se encuentran con unas palabras muy explícitas en la ley de Dios. Por ejemplo, Exodo 22:18 dice: “A la hechicera no dejarás que viva.” Lo que se prohíbe aquí no es solamente la brujería, sino también se afirma que una bruja no debe vivir. Otros textos de los mandamientos están repletos con frases tipo
“quien hace tal y tal “, seguramente será sometido a la pena de muerte” (“ciertamente morirás”), es decir, muy fuerte el lenguaje.

Tercero, es casi imposible (sobre todo sin justificarlo con las Escrituras) separar un delito de su castigo específicamente establecido. El delito y la pena forman parte de la misma ley. Sin la infracción, la sanción es arbitraria, y sin la pena del delito no es un crimen en absoluto (sino sólo un pecado).

CONCLUSIÓN

La pena de muerte no es algo que debe aplicarse a la ligera. Sin embargo, es algo que debe aplicarse con muchísima más frecuencia de lo que es en nuestros días. El Señor ve la pena capital constante como elemento de disuasión a la delincuencia (y Él es quien determina lo que es un delito, no el Estado o los individuos). No nos debe asustar oír hablar sobre frecuentes (si es necesario) utilizaciones de la pena capital — para los crímenes correctos, por supuesto y tras un debido proceso legal justo y constitucional. Tampoco nos debería molestar, como cristianos y si trabajamos para el Estado en la Justicia, participar en una ejecución legal. Es, después de todo, un método que Dios ha instituido entre los hombres para lo que Él ha decretado como crímenes. No puede haber una razón más poderosa para la pena de muerte.

Es imperativo que los cristianos utilicemos con más frecuencia argumentos tipo “así dice el Señor” a favor de las ejecuciones. Los que se oponen se apoyan sobre bases “éticas” y tenemos que enfrentarnos a ellos con la Santa Biblia, no sea que aprovechen para arrebatarnos la superioridad moral y robarnos un terreno que un Dios soberano nos ha cedido.

Anuncios

49 comentarios

  1. leak · ·

    Alfredo, usted dice:

    La pena de muerte no es algo que debe aplicarse a la ligera. Sin embargo, es algo que debe aplicarse con muchísima más frecuencia de lo que es en nuestros días. El Señor ve la pena capital constante como elemento de disuasión a la delincuencia (y Él es quien determina lo que es un delito, no el Estado o los individuos). No nos debe asustar oír hablar sobre frecuentes (si es necesario) utilizaciones de la pena capital — para los crímenes correctos, por supuesto y tras un debido proceso legal justo y constitucional. Tampoco nos debería molestar, como cristianos y si trabajamos para el Estado en la Justicia, participar en una ejecución legal. Es, después de todo, un método que Dios ha instituido entre los hombres para lo que Él ha decretado como crímenes. No puede haber una razón más poderosa para la pena de muerte.

    La pena de muerte es un elemento legal de castigo muy común y ampliamente extendido, y aunque la doctrina bíblica lo avale, guiarse exclusivamente por ella es un objetivo irreal en este momento, siendo que no todos los ciudadanos de un país como EE.UU (por citar uno de tradición cristiana y con pena de muerte] la comparten. Si bien es una competencia de los estados de la unión, a nivel de la opinión pública nacional, la tendencia humanista (condenable o no) va ganando terreno desde hace muchas décadas.

    En cuanto a que Dios determina que es delito y que no a través de su palabra, nuevamente, en los Estados modernos la codificación de sus normas y reglamentos de “convivencia” exige una base filosófica común que, en estos momentos, no se encuentra comprendida en forma exclusiva de la Biblia. Dicho de este modo, si la base filosófica del derecho es una síntesis de diversos sistemas morales imperantes y ellos contemplan regímenes de sanciones sociales que evitan la pena de muerte, entonces salvo una presión para la adopción del sistema moral cristiano, no hay muchas alternativas de cambio real.

    Tengo la suerte de no participar en la Justicia en ninguna forma y digo la suerte porque estoy bastante seguro de que no quisiera ser responsable de cualquier error en la obra que comprometa a terceros (querellantes-defensa) que no necesariamente comparten mi filosofía. Todo esto me lleva a pensar seriamente que la pena de muerte es viable siempre y cuando el entramado filosófico-jurídico del sistema penal de un país lo avale y eso se da a nivel local en pocas partes del mundo occidental.

  2. valcarcel · ·

    Leak:

    Comprendo sus reticencias — por ejemplo en un país con tanta corrupción como España — y otros países greco-latinos o de esa herencia — la pena de muerte podría ser problemática ya que seguramente se aplicaría de forma caprichosa y sin un debido proceso jurídico garantista en términos constitucionales.

    Para que la pena capital se aplicáse correctamente en un país como España (algo que sin dudas creo necesario), primero sería necesario un lavado por completo del sistema procesal penal y una reforma total. Yo no creo que la población que ahora intenta pasar por española tenga el estómago preparado para castigar a los reos condenados con la pena de muerte. Principalmente porque la gente odia la verdad y odia que se les diga la verdad en sus justos términos. Sin embargo, yo sigo siendo de la convicción de que un asesino, por ejemplo, debería enfrentarse a la pena capital/horca/etc.

    Imagínese por un momento que yo le pegue en la cara a usted, y que tras pegarle en la cara, le pegue una brutal paliza. Posteriormente, imagínese que el día del juicio, el juez me diga a mí: “tranquilo Don Alfredo, que yo soy amor”. Usted, espero, sentiría indignación justa. Usted querría un JUEZ, que Juzgue. La única actitud posible ante ciertos tipos de criminales es una declaración de guerra total en los tribunales, con castigos severos. Veo mucho murmullo y poca guerra contra el criminal. ¡Hay que declarar guerra jurídica severa contra los criminales!

    Y cuando digo que hay que declarar guerra total jurídica, no me refiero a musulmanes, o a ateos, o a brujas, o a mentirosos, o a homosexuales, o a humanistas, o a papistas — no, sino contra todo impulso en nuestras almas contra terceros. Todo lo que tenemos dentro que nos llevaría a hacer la paz con el crimen y el pecado, es una guerra por la justicia. Es una guerra contra la indiferencia respecto a la justicia correcta para los criminales.

    Tampoco es menos cierto que el humanismo avanza — es cierto, y hay que combatirlo con todos los mecanismos legales a nuestra disposición.

    Respecto a la constitución, yo creo que la Constitución de los EEUU sólo protege absolutamente la libertad confesional a nivel federal pero no sujeta a los estados individuales. Es decir, yo no soy completamente de la escuela conocida o mejor dicho, doctrina conocida como “incorporación.”

    Usted dice, muy acertadamente:

    “salvo una presión para la adopción del sistema moral cristiano, no hay muchas alternativas de cambio real.”

    Sí, así es — primero es necesario como dije antes una profunda Evangelización del país y conversión real así como arrepentimiento. Eso es lo primero y lo primordial.

    ¿Es usted cristiano? Olvido si ya me ha aclarado este punto.

    De todas formas, ya a nivel más “realista”, creo que si defendemos la pena capital, y usted también en el fondo, deberíamos obrar primero por sanear el sistema filosófico-jurídico del país para que éste pueda realmente avalar, con la verdad y la justicia, la aplicación de la pena capital.

    Muchas gracias por su aporte — me ha hecho pensar sobre algunos planteamientos, etc.

  3. Latinoamericano · ·

    Le tengo unas preguntas:

    ¿La teoría de los Derechos Humanos es marcadamente socialista? ¿es anticristiana?

    Le hago esta interrogante, porque como ya sabrá, en los instrumentos jurídicos supranacionales sobre el tema se prohíbe expresamente la pena de muerte.

  4. Latinoamericano · ·

    Alfredo: quedas a deber en cuanto al análisis criminológico. Te concentras únicamente en lo religioso.
    La pena de muerte se considera la máxima expresión del retribucionismo kantiano. Los positivistas, a su vez, catalogan la medida como una aberración, ya que consideran “enfermos” a los delincuentes.

  5. Latinoamericano · ·

    Mis más sinceras disculpas. Omití escribir la palabra “casi”. No todos los tratados sobre derechos humanos prohíben la pena de muerte. El Convenio Europeo para la Protección de
    los Derechos Humanos y de las
    Libertades Fundamentales, plantea la posibilidad de la imposición de la “pena capital” en su artículo 2, numeral 1.

    La Constitución Española se refiere en los siguientes términos:
    Artículo 15. Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso,
    puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Queda
    abolida la pena de muerte, salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para
    tiempos de guerra.

    La Convención Americana sobre DDHH en su artículo 4 dice:
    1. Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente.

    2. En los países que no han abolido la pena de muerte, ésta sólo podrá imponerse por los delitos más graves, en cumplimiento de sentencia ejecutoriada de tribunal competente y de conformidad con una ley que establezca tal pena, dictada con anterioridad a la comisión del delito. Tampoco se extenderá su aplicación a delitos a los cuales no se la aplique actualmente.

    3. “No se restablecerá la pena de muerte en los Estados que la han abolido”.

  6. valcarcel · ·

    @Latinoamericano: Sí, el concepto de “derechos humanos”, sobre todo tal y como se entienden hoy en día y se defienden son completamente anticristianos y antagónico a la Palabra de Dios. Eso sin contar que normalmente se utilizan por organismos extranjeros para pretender violar la soberanía nacional.

    Y claro que me concentro únicamente en lo bíblico – por eso es un artículo para cristianos.

    En este debate, la Constitución española no es nada relevante ya que considero que es, con todo, un documento bastante socialista y anti-Cristiano, bastante alejado del concepto constitucional anglosajón de pacto entre gobierno y ciudadano.

    Los DDHH no resuelven ningún problema y de hecho contribuyen a crear más dilemas:
    muchas veces se utilizan para enfrentarse contra patrones culturales nacionales, códigos locales de conducta, etc.

    Decía William Blackstone, en su famosa obra “Comentarios sobre las leyes de Inglaterra”, que el hombre tiene que estar sujeto a las leyes de su Creador, ya que dependemos completamente del Señor.

    De acuerdo al modelo jurídico bíblico, empezamos con libertad y establecemos leyes para restringir el desarrollo completo de nuestra naturaleza podrida. No hay libertad sin leyes — y el modelo antibíblico de los DDHH establece derechos “amplios” que pretenden limitar las “leyes de toda la vida.”
    En una sociedad en decadencia con un poder judicial cada vez peor, y decadente, los DDHH contribuyen a construir más el camino hacia la anarquía.

    Curiosamente, se utilizan los DDHH para invalidar leyes nacionales pero la ONU misma se ha “protegido” de la inversa. Art-29 ap.3, de la Decl. Universal.

  7. Simeón · ·

    Plas, plas, plas. Impresionante artículo Alfredo y totalmente ortodoxo. No comparto su ideología porque yo me considero cristiano pero no soy de la tradición reformada. Comparto, por supuesto, las verdades fundamentales de la Biblia y en eso sí estoy de acuerdo, así como en lo de la pena capital. También acepto que la Salvación es sólo por la Gracia de Dios y no por “ser bueno” o “moral”.

    Usted hubiése sido un “ilegal” en la España católica y hasta en la Inglaterra católica de hace siglos. Por eso a ustedes los expulsaron de Inglaterra y Europa rumbo a EEUU.

    Es de destacar que cuando Jesucristo dijo: el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra (a la prostitua), es una gran lección que encaja con lo que ud dice. En ese caso, lo que Cristo hace es establecer que tanto la prostituta como los adúlteros son culpables y en ese caso, como Dios es perfecto y legal, si Cristo hubiése permitido que le tiren piedras, estaría permitiendo la anarquía y el pecado de unos contra otros. Mucha gente, sobre todo personas anticristianas, sacan ese versículo de su contexto.

    Los que afirman que sus posturas son “medievales” son unos analfabetos con un grave desconocimiento de la libertad.

    Me recuerdan a los ateos como Joseph Stalin o Mao cuando dicen que solo quieren “laicidad” e “igualdad” y nos encontramos con fosas tras fosas de disidentes.

    En la América protestante del siglo XVII y XIX y hasta XX, los protestantes teníamos influencia sobre la política, la educación, las empresas, etc. No éramos un “monopolio”.

    Cuando los judíos tuvieron que huir de Europa, eligieron a EEUU porque sabían que la cultura evangélica es mucho más abierta a cualquier persona “distinta” que la católica. También comparto lo que usted dijo ayer de la inmigración de personas a EEUU que han destrozado los valores liberal-protestantes de esa república.

    Me gusta mucho su web, y veo que ud en realidad lo que defiende es un fuerte sentido del auto-gobierno desde abajo…algo bastante “anarquista” en el sentido positivo, es decir, autonomía cristiana.

  8. Está, estos días, la cosa especialmente apasionante con estas cuestiones sobre liberalismo y cristianismo.

    Con respecto a la pena capital, muchos ignorantes y desconocedores nos tacharán no sólo de “malos cristianos”, sino de “malos liberales”… cuando grandes liberales como Ronald Reagan, Margaret Thatcher o Milton Friedman han estado a favor. O Thomas Sowell (uno de los reyes del sentido común), como bien dice, aquí, hablando sobre criminales que huyen a toda velocidad en coche, al ser perseguidos por las fuerzas de seguridad, poniendo en peligro la vida de inocentes, no descarta la pena de muerte y defiende la posibilidad de que la policía pueda abatir a esta gentuza antes de que atropellen a alguien o embistan a otros vehículos, matando a sus conductores:

    http://www.libertaddigital.com/opinion/thomas-sowell/persecuciones-a-todo-gas-39319/

    La ley y la condena a quien la vulnera es el instrumento del Estado para cumplir la que debe ser su función y que no es otra que defender nuestra vida y nuestra libertad frente a las agresiones de terceros. Existen una serie de individuos que deben verse lo suficientemente intimidados por las posibles consecuencias penales de sus actos criminales. En todo caso, si no la pena de muerte, al menos, debería ser algo debatible la cadena perpetua. Los criminales deben ser apartados de la sociedad por el peligro que representan y castigados, por ello, con la debida proporcionalidad. Si se reinsertan, mejor, pero el fin debería ser el primero. Esta por ver que se demuestre con argumentos sólidos que la pena de muerte sea, siempre y en todo momento, despropocionada con respecto al daño infringido a través de la comisión de algunos delitos.

    Estoy de acuerdo con Alfredo y Leak sobre lo problemático de la aplicación de la pena de muerte en nuestro país. La administración de justicia está monopolizada por el Estado y en España ésta brilla por su ineficiencia. Como dicen, habría que reformar la legislación procesal penal, aún estamos con una ley del siglo XIX, y el sistema judicial en su conjunto. Ahora mismo, por otro lado, jurídicamente no es posible por mor de esta constitución socialista y bastante alejada de lo cristiano (y conste que, a pesar de lo deficiente que es, sí que nos ha proporcionado una cierta estabilidad en las últimas décadas, al igual que ocurre con la monarquía) así como por esta institución igualmente socialista y alejada de lo cristiano que es la Unión Europea. Pero que no conste en nuestro debe el no haber planteado nunca que algún día España tenga de verdad un sistema penal justo y que proteja auténticamente a las víctimas.

    Fíjese, creo, no obstante que, en esta cuestión, la falta de Evangelización del país aquí fuera problemática. Con quienes de declaran creyentes pienso que no. Yo, al menos, todos los partidarios de la pena de muerte que conozco se consideran católicos. En esta cuestión, veo que muchísimos católicos no están en sintonía con la Iglesia. Eso sí, no conozco a nadie ateo o de izquierdas favorable a la pena de muerte.

    Algo curioso: el régimen de Franco está en mis antípodas ideológicas y, sin embargo, tengo que reconocer que esa dictadura que se declaraba “oficialmente católica”, con respecto a la pena de muerte, era más bíblico que la propia Iglesia.

  9. molondro · ·

    Presumes de cristiano pero no respetas la palabra de Dios y la manipulas según tu conveniencia.
    “No matarás” significa simplemente “No matarás”.
    Si Dios hubiera querido decir “No asesinarás” lo hubiera dicho de ese modo, ¿o insinuas que Dios se equivocó o que no se expresó con claridad?
    Y si hubiera querido circunscribir éste mandamiento en un contexto determinado, hubiera dicho: “No matarás en tal situación” o “No matarás a personas inocentes”.
    Pero lo que dijo simple y llanamente es “No matarás”. No vengas ahora tú a corregirle.
    No soy un especialista en la biblia, pero he leído los evangelios y lo primero que salta a la vista es que el mensaje cristiano es pacifista y contrario a la pena de muerte.
    Jesús llega incluso a detener una ejecución (la lapidación de la mujer adúltera) y avergüenza públicamente a todos los qe participan en ella (“El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”). Supongo que si tú hubieras vivido allí en aquella época habrías estado en primera fila con la piedra en la mano…
    Recuerdo también otro pasaje, cuando los guardias van a prender a Jesús y uno de sus discípulos saca su espada y le corta la oreja a uno de ellos. Jesús reprende su comportamiento violento y vuelve a pegarle la oreja al guardia.
    Recuerdo también todo lo dicho en el sermón de la montaña: no juzgueis para no ser juzgados, si te hieren en la mejilla diestra vuelve también la otra, bienavenurados los pacificadores, etc, etc.

    Si estos no son mensajes en contra de la violencia y de la pena de muerte, ya me dirás…

    Saludos.

  10. valcarcel · ·

    Melvin: toca usted muchos conceptos que sin lugar a dudas repasaré esta tarde.

    Como era de esperar, el molondro sigue haciendo el ridículo, estrellándose contra la pared y atreviéndose a citar la Biblia siendo un anticristiano, enemigo de la ley de Dios — según sus propias palabras.

    Si Cristo detuvo una lapidación, cosa cierta, le recomiendo que lea POR QUÉ, que ya lo explicó Simeón con mucha precisión: no venga usted aquí a pervertir a Dios con sus doctrinas falsas.

    Le recuerdo que el Diablo también le gusta citar la Biblia, como usted, para pervertirla: ya lo hizo en varias ocasiones de las Escrituras.

    Y por cierto, todo su comentario entero sólo me demuestra, una vez más, no sólo lo ignorante que es usted, sino que no ha leído ni una sóla frase completa de mi artículo. ¡Cuanto daño hace la LOGSE! Por cierto: todavía estoy esperando a que me conteste sus mentiras del otro día…y que conteste a los comentarios de Samuel y Melvin y otros que le dejan a usted en evidencia, por incoherente y por analfabeto funcional. Agradezco mucho sus comentarios, no obstante, pues sólo demuestran el daño que hace el colegio público y lo ignorante que son muchos jóvenes.

    El pasaje de la mejilla es archiconocido y no es — no significa lo que usted piensa y luego lo explicaré.

    A seguir estudiando, payasete.

  11. latinoamericano · ·

    Pocas veces he estado tan de acuerdo con usted.

    “Los DDHH no resuelven ningún problema y de hecho contribuyen a crear más dilemas:
    muchas veces se utilizan para enfrentarse contra patrones culturales nacionales, códigos locales de conducta, etc”.

    Tiene toda la razón del mundo.

  12. latinoamericano · ·

    No obstante que el blog está destinado a cristianos, es imposible abandonar los aspectos científicos.

  13. Samuel · ·

    La verdad es que sus argumentos ofrecen poca discrepancia… Conozco muchos más cristianos en contra de la pena de muerte que a favor y los argumentos que utilizan son precisamente los que usted ha mencionado. El más sensato es el tercero, y creo que es por el único que se le podría discutir, y de hecho voy a intentarlo,

    El “ojo por ojo y diente por diente” implica una proporcionalidad en el castigo. La cuestión es que aplicar la proporcionalidad desde un punto de vista humano es muy difícil, y además arbitrario, porque depende de qué crimen nos repugne más para imponer un castigo equiparable. Pero utilizar el criterio de Dios para determinar qué delito merece mayor pena igualmente nos estaría llevando a tener en cuenta la condición del delito en la escala del pecado antes que las razones de justicia propias del delito, cómo afecta humanamente a la sociedad o a terceros.

    Se puede decir que aquello eran las leyes que Dios dio a Israel e igual que no cumplimos otras cosas, como la circuncisión o no comer “alimentos inmundos”, no hay por qué pensar que el criterio en la elección de las penas que se aplicaba en Israel -el de Dios- deba aplicarse en nuestros gobiernos civiles. En parte, las normas que había en Israel no eran las de un gobierno civil como lo entendemos hoy, sino las leyes de Dios que éste utilizó como “ayo” para llevarnos a Cristo. Si ya no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia, ¿por qué el estado debe imponer unas penas tan duras como si, en efecto, el estado tuviera la misión de castigar el pecado? A los ojos del estado, no hay pecado, sino delito, y el delito debe castigarse en tanto que es delito y sólo por el daño hecho a la sociedad en sentido estricto, no por sus secuelas espirituales, porque destruya a la persona o porque ofende a Dios. Quiero decir que, si vamos a utilizar lo que más desagrada a Dios como criterio para determinar el grado de dureza de la pena, el estado no se estaría ateniendo al derecho, sino a la moral. El pueblo de Israel era una nación, por así decirlo, cuya ley incluía delitos más o menos comprensibles por todos nosotros y pecados que hoy no se consideran delitos. El “no tendrás dioses ajenos” es una ley, por ejemplo, que anula la libertad religiosa. O el adulterio, por ejemplo, que se castigaba con la muerte. En Israel podía aplicarse eso, y como los israelitas formaban un estado, perfectamente podían aplicar la pena que Dios dictaminase para los idólatras, pero no lo aplicaban ajustándose al derecho, sino a la moral. Si hoy distinguimos entre derecho y moral, y de hecho los separamos, ¿por qué hemos de seguir aplicando penas de categoría acorde con el quebrantamiento de la moral, y no penas acordes con el quebrantamiento del derecho, esto es, proporcionales desde un punto de vista terrenal?

    Me quedo con que el estado aplique el ojo por ojo, que es lo más justo, porque si tuviéramos que utilizar el criterio de justicia de Dios íntegramente el hombre no tendría ninguna oportunidad. Piense que sólo condenando a muerte a los que cometieran el delito de adulterio -hombre y mujer, por cierto- estaríamos diciendo de algún modo que no nos ocupamos del daño propiamente hecho, sino que evaluamos también su magnitud espiritual y obramos en consecuencia. Y obrar de tal modo no sería ya ocuparse de la justicia, sino del pecado, ponerse en lugar de Dios.

    Un saludo.

  14. Cabrit0 · ·

    Wow, me sorprende que Molondro no pueda ni siquiera tener en cuenta que el “No Matarás” pudo haber pasado por todo un sistema de traducción desde idiomas inexistentes (o sea, que ya no existen), pasando por el griego y el latín hasta llegar al español….Que en algún momento el “No asesinarás” pudo haber terminado en el “No Matarás”.

    Y no sé si hace 2 mil años yo hubiese tomado la piedra contra la adúltera…Pero al menos puedo presumir que hoy, no tomo la piedra contra los que no quieren pagar impuestos, que es todo un adulterio contra el socialismo, sistema que parece te gusta un montón.

    Espero que no tomes la piedra contra mí…Un saludo.

  15. molondro · ·

    Creo que yo no he insultado a nadie, y si cito la biblia es porque la biblia es, precisamente, el tema del cual estamos hablando.
    Yo no dije ninguna mentira el otro día, si no crees lo que dije allá tú. Y no estudié con la LOGSE, soy más viejo que eso.
    Simeón da una explicación sobre por qué Jesús detuvo la ejecución, pero esa explicación no la dan los evangelios, la da Simeón. Los evangelios se limitan a explicar el pasaje y no dicen nada sobre por qué Jesús actuó así. Lo único que sabemos es que detuvo la ejecución y avergonzó a los que participaban en ella, y punto.
    Los que pevertís el mensaje cristiano sois vosotros, añadiendo cosas que no están en las escrituras, como los motivos por los que Jesús actúa de ese modo, o lo que quiere decir Dios cuando dice “no matarás”.
    Sé perfectamente qué significa “si te hieren en tu mejilla diestra, vuelve también la otra”. Significa que no se ha de responder a una agresión con otra, es decir, algo completamente pacifista. De todos modos espero tu explicación, que sin duda será del tipo: “cuando Jesús dice esto, lo que en realidad quiere decir es esto otro”.
    En tu blog hay un espacio para que los lectores comenten tus artículos; si no te gusta que te lleven la contraria simplemente puedes poner un mensaje que diga “absténganse de escribir los que no me den la razón” y ya está, no hace falta que me llames payasete, ignorante de la vida y cosas así.

    Saludos.

  16. latinoamericano · ·

    No se insulten por favor. ¡No es de cristianos protestantes!

  17. Samuel · ·

    Molondro, es que Jesús no es un teórico del estado, habla muy poco sobre ello porque su reino no es de este mundo. Aquí se parte de la base de que la Biblia, como Palabra de Dios, posee una coherencia interna y se utilizan argumentos que justifiquen la tesis de que la pena de muerte es bíblica. Como comprenderá, habrá que tener en cuenta toda la Biblia y no sólo una parte de ella. Es más, habrá que distinguir entre aquellas cosas que van dirigidas a los individuos y aquellas que se refieren al estado, según el contexto. ¿Qué ha querido decir con que las palabras de Jesús son “algo completamente pacifista”?

  18. Samuel · ·

    Fíjese, además, que una sociedad donde todo el mundo ofreciese la otra mejilla no sería algo completamente pacifista. De hecho, el que no la ofreciese sería el rey porque tendría el monopolio de la violencia. ¿De verdad usted cree que Jesús defiende que no se castigue al agresor, y que eso es pacifista? Porque, estrictamente, el texto no habla ni de la pena de muerte y de ese mismo texto, si hablamos de la ley del estado, podría extraerse que no sólo la pena de muerte debería ser ilegal, sino que los delincuentes deberían andar sueltos por la calle y sus víctimas, encima, ofrecer la otra mejilla. ¿Usted cree que Jesús estaba defendiendo eso? ¿Ve lo que pasa si, antes, no distinguimos entre si de lo que hablamos es de la ética individual o de las leyes del estado?

  19. molondro · ·

    Entiendo lo que dice, Samuel. Pero si Jesús habla de ética individual y su mensaje no es relativo a las leyes o al estado, entonces ¿por qué aquí “se utilizan argumentos que justifiquen la tesis de que la pena de muerte es bíblica”?
    Desde su punto de vista el mensaje cristiano responde a una ética individual y no política, ¿qué sentido tiene entonces usar el mensaje cristiano para justificar una ley?
    Creo que lo de ofrecer la otra mejilla es pacifista porque defiende una postura contraria a responder a una agresión con otra. Evidentemente, todos estaremos de acuerdo en que los agresores han de ser castigados, lo que no significa que deban ser castigados “violentamente”. Y la pena de muerte es un castigo violento. Desde sus posiciones se podrían defender también otros tipos de castigos físicos, como azotar a los ladrones, o cortarles las manos.
    No soy cristiano en el sentido en que no creo en la naturaleza dvina de Jesús, aunque admito que en su mensaje ético hay cosas que me parecen correctas; precisamente su pacifismo es una de ellas. Pero aquí parece que yo estoy delirando o diciendo tonterías cuando (usted mismo lo ha dicho anteriormente) “Conozco muchos más cristianos en contra de la pena de muerte que a favor”.
    ¿La mayoría de cristianos se equivocan?

    Saludos.

  20. Samuel · ·

    Molondro, no es una cuestión que esté del todo clara. Hay cristianos que están a favor y cristianos que están en contra, igual que con la militancia en el ejército; ya sabemos que el ejército es legítimo para protegerse de agresiones exteriores, pero a muchos cristianos les da reparos la idea de matar, igual que a otros les daría reparos no hacerlo cuando están atacando a tu país y pueden morir personas que quieres si no haces nada. Me parece un asunto muy complicado.

    Tampoco digo que el mensaje completo de Jesús no tenga nada que ver con las leyes y el estado, también habla de eso en otros pasajes, pero no tanto porque él sabe que ese no es el medio para salvar a los hombres. Eso no significa que la Biblia no trate de cómo deben juzgarse los crímenes. En ese sentido, la pena de muerte sí se contempla bastante a menudo.

    Pero es curioso el texto de la mujer, Jesús dijo que el que estuviera libre de pecado que tire la primera piedra. Si aplicásemos eso al estado, entonces nunca tendríamos derecho a juzgar ningún crimen porque no hay nadie que esté libre de pecado. Por eso digo que es más juicioso hacer la separación entre derecho y moral y juzgar los delitos y castigarlos en su justa medida, y no porque sean pecados. Desde ese punto de vista, un sistema punitivo que fuese más allá del “ojo por ojo” por considerarse delitos de mucha gravedad -por ejemplo, lo que comentaba Melvin, un hombre que huye de la policía en coche poniendo en peligro la vida de los transeúntes-, aunque no hubiese habido un asesinato de por medio, me parece excesivo porque su única justificación es que pretende disuadir a otros del intento de asesinato y, además de no ser justo, no me parece que consiga su objetivo, siendo el hombre malvado por naturaleza. A lo sumo disuade a los que están así así por el temor o repara el daño moral efectuado sobre la sociedad, pero me parece una forma injusta de disuasión.

    Un saludo.

  21. latinoamericano · ·

    “El hombre malvado por naturaleza”.

    Veo acá muchos seguidores de Hobbes.

  22. valcarcel · ·

    MOLONDRO: Yo a usted en mi “casa” le llamo lo que a mí me salga de las narices — usted aquí no tiene ni un sólo derecho: repito: ni un sólo derecho tiene usted aquí. Si a usted no le gusta lo que yo defiendo, puede y debe comentar, por algo lo permito: pero no me imponga usted a mí obligaciones, porque el único que me las puede imponer es Dios, la Iglesia y el Estado (dentro de sus justos límites, éste último). No será usted el que me diga a mí cómo me tengo que expresar.

    Yo no voy a responder su comentario porque es absurdo perder el tiempo con usted, sabiendo perfectamente que usted no entiende la Biblia, ni la ha leído, ni ha leído el artículo. Yo sólo dialogo con personas serias, como Pedro y demás, no con personajes que me hacen preguntas que ya han sido tratadas en el hilo anterior y en el artículo.

    Y desde luego que no le creo: usted no estudió en un colegio privado ni tiene hijas o hijos. Su forma de expresarse le delata, y ahora más que me revela que es “mucho más viejo que eso” — una persona más “mayor” no utiliza palabras como “colega” ni se contradice tanto.

    Ya se ha explicado por aquí por qué la pena capital es bíblica y de hecho, lo más procedente para un cristiano. No pierdo más el tiempo con usted hasta que no vea argumentos y lógica.

    Por cierto, yo no “presumo” de ser cristiano: lo soy por la obra y gracia de Dios. Espero que algún día usted también llegue al Evangelio y se salve el alma pero eso como ya dije no depende de mí.

    Sí que merece UNA VEZ MÁS PARA REPETIRLO Y PARA QUE NO VUELVA USTED A REPETIR LO MISMO DE SIEMPRE lo de la mejilla:

    Simplemente significa efectivamente poner la
    otra mejilla para no darle al agresor lo que busca: por ejemplo si yo defiendo esto y usted intentáse atacarme y me dice: si quita su artículo no le pegaré, Dios me manda ser justo y decir la verdad — y por lo tanto, pongo la otra mejilla y prefiero seguir sufriendo antes que cederle nada a un ente apóstata como ud.

    Usted, al no ser cristiano, no tiene ningún derecho a interpretar o leer nada de la Biblia: Dios no escucha las oraciones de un alma perdida como usted, lo siento esa es la verdad. Arrepiéntase.

    “Desde sus posiciones se podrían defender también otros tipos de castigos físicos, como azotar a los ladrones, o cortarles las manos.”

    Sí Molondro: yo las defiendo — castigos corporales por ejemplo: hasta bien entrado el siglo XX, en EEUU Y EN INGLATERRA se utilizaban, hasta los 1960s. Lo de cortarles las manos no es bíblico pero los azotes sí y en casi todos los sistemas penales occidentales existían.

    Samuel: Pues no sé qué tipo de cristianos conocerá usted ¿son cristianos bíblicos? Porque yo todos los que conozco saben que la pena de muerte es la única solución bíblica para ciertos delitos.

    No creo que comparta tampoco la posición dispensacionalista de que “su reino no es de este mundo”, porque recuerde que en el Padre Nuestro se dice bien claramente: Así en la tierra como en el cielo.

    Usted menciona las leyes de la circumsición pero yo distingo entre las leyes ceremoniales y el Código Mosaico…le doy un ejemplo:

    No podemos negar las leyes del A.Testamento Samuel —

    El bestialismo está prohibido en el A.Testamento y en el N.Testamento sí que lo prohíbe también — prohíbe la fornicación — ¿de dónde sale esa prohibición Samuel?

    I Timoteo capítulo 1 es bien claro sobre la aplicación del Código Penal de Moisés.
    El mismo apóstol Pablo cita dos veces en sus cartas a Deut. 25:4.

    Cierto que no hay unanimidad pero sí me ha sorprendido que la mayoría de cristianos que ud conoce no apoyan las leyes de Dios…

    pero es un debate entre los dispensacionalistas y los que somos reformados, eso lo entiendo.

    “Me quedo con que el estado aplique el ojo por ojo, que es lo más justo,”

    Sí que comparto esto y más o menos el resto que ud dice aunque después en el hilo lo aclararé porque ahora no dispongo de suficiente tiempo. Pero en parte, si no le leo mal, su postura en parte me parece bastante “antinomia”.

    MELVIN:

    Efectivamente, grandes patriotas y cristianos como Reagan y Thatcher y George Bush padre e hijo han defendido siempre la pena de muerte, por eso me sorprende tanto lo que me dice Samuel.

    “Los criminales deben ser apartados de la sociedad por el peligro que representan y castigados, por ello, con la debida proporcionalidad.”

    Esto es primordial, sí. Tienen y deben sentir terror ante la justicia.

    Ya ve como no faltó el molondro de turno delirante a sacar frases bíblicas de contexto, sin tener un entrenamiento bíblico en absoluto ni una formación cristiana: ¡precisamente los que denuncio en mi artículo!

    Dice ud:

    “aún estamos con una ley del siglo XIX, y el sistema judicial en su conjunto.”

    MUY DE ACUERDO. Este es uno de los problemas más grandes: un sistema penal que no funciona ante los monstruos que los humanistas han engendrado en España y los nuevos delitos más sofisticados y más sangrientos. Para mí un asesino como el de Sandra y las otras chicas ya estarían ahorcados desde hace muchísimo tiempo.

    “así como por esta institución igualmente socialista y alejada de lo cristiano que es la Unión Europea. Pero que no conste en nuestro debe el no haber planteado nunca que algún día España tenga de verdad un sistema penal justo y que proteja auténticamente a las víctimas.”

    Amén, amén y amén.

    “Fíjese, creo, no obstante que, en esta cuestión, la falta de Evangelización del país aquí fuera problemática. Con quienes de declaran creyentes pienso que no. Yo, al menos, todos los partidarios de la pena de muerte que conozco se consideran católicos.”

    Es curioso esto porque en los EEUU la mayoría de los papistas se consideran anti pena de muerte.

    “Eso sí, no conozco a nadie ateo o de izquierdas favorable a la pena de muerte.”

    jeje así es: yo siempre digo que para conocer bien lo que defendemos, la mejor forma de verlo es conociendo a nuestros enemigos.

    “Algo curioso: el régimen de Franco está en mis antípodas ideológicas y, sin embargo, tengo que reconocer que esa dictadura que se declaraba “oficialmente católica”, con respecto a la pena de muerte, era más bíblico que la propia Iglesia.”

    Sí, en eso sí: el régimen de Franco por ejemplo hizo lo correcto con los etarras ejecutados en 1975 y no cedió ante el chantaje extranjerizante de la ONU y estupideces como “derechos humanos” y otros proyectos socialistas y tiránicos. No obstante, menos mal que ese régimen es cosa del pasado.

    Saludos a casi todos

  23. valcarcel · ·

    Samuel, una cosita más por ahora: usted habla del ejemplo de Sowell y dice que le parece “injusto” — ¿de qué base parte usted? Es decir, ¿le parece injusto por su propio sentimiento o desde las perspectivas que Dios nos da en Su Palabra?

    **Y perdón con antinomia quise decir que su postura me parece antinomianista**

  24. Hola,

    Bueno me alegro que se me considere una persona “seria”.
    Yo no voy a entrar a discutir pasajes de la Biblia, porque considero que no es una fuente válida para condicionar las leyes. Si la Biblia avala la pena de muerte, o si no la avala, por mi bien, no va a cambiar mi opinión lo más mínimo.

    Tan sólo dejo un apunte. La Biblia (que no la he leído ya se lo digo yo) parece contener claras contradicciones. Muchos estudiosos se dedican a contextualizar y descontextualizar las cosas para crear una idea coherente, y en parte Alfredo ha hecho esto hoy. Sin embargo desde mi punto de vista, en el que la Biblia no es la palabra de dios si no un libro humano, estas contradicciones son normales pues los seres humanos somos contradictorios.

    Pena de muerte. Aquí se habla mucho del debate cristiano sobre la pena de muerte. El debate es extrapolable a los que no son cristianos también, pues muchos ateos u agnósticos han apoyado la pena de muerte, y otros muchos no lo hacemos.
    Para mi, que no existe vida después de esta, quitar la vida a una persona cuando no es necesario y por venganza o castigo me parece algo que mi ética me incapacita a hacer. Otra cosa sería plantearse ante dos alternativas posibles, y que no matar a una persona causase un problema mayor, como por ejemplo que esta persona fuese a causar un genocidio. Ahí, teorizando de forma un poco absurda, si que apoyaría que se le matase. Yo tampoco soy un “hippie”.

    Me he planteado a veces dudas sobre si sería conveniente la cadena perpetua revisable, pero con la pena de muerte no tengo dudas. No a matar por castigo o por venganza. Me parece un acto abominable cuando puede ser evitado, sobre todo si se hace friamente.

    P.D: Me resultan muy agradables los comentarios de Samuel. Me gustan incluso cuando no comparto nada con él, y obviamente eso lo hace su educadísimo y elegante estilo.
    En este debate, y sin entrar en temas teológicos y concentrándome sólo en lo que se refiere a la aplicación social, creo que Samuel está mucho más acertado que Alfredo en este caso.

    Saludos,

  25. valcarcel · ·

    Pedro: yo no sé cuantas veces yo le tengo que decir a usted que yo soy de una forma y Samuel es de otra: yo siempre he defendido mi fe con agresividad como Dios me lo pide…y eso sí suele ser algo personal en algunos casos, porque hay veces que sí procede ser agresivo. En este caso es una cuestión de estílo y yo no tengo paciencia con payasos ignorantes como Molondro.

    No sé qué pretendía buscar con ese comentario fuera de lugar pero no voy a cambiar mi forma de ser porque a usted o a otros no les guste. Ahora no sé si replantearme que usted sea serio porque ese comentario no ha sido serio de su parte y debería rectificarlo.

    Aquí el que siempre ha dado la cara he sido yo: es mi proyecto, y por lo tanto soy yo el que tengo que saber cómo defenderme y de qué manera: no Samuel, o usted, o molondro o nadie de fuera — eso lo determina Dios y yo.

    Como yo ya conocía su postura sobre la pena capital, que por supuesto no comparto, sólo le diré algo sobre eso que ud dice de que la Biblia se contradice:

    La Biblia es la palabra de Dios infalible — y no se contradice — lo que pasa es que hay quienes le ven contradicciones porque Dios no les ha dado la sabiduría que necesitan — toda sabiduría humana de hecho es una paradoja…y obra de la gracia de Dios .. con sabiduría me refiero a “conocimientos espirituales” o mentales.

  26. ABC · ·

    Hola. Según tengo entendido, Alfredo, usted se precia de haber dejado en ridículo a ateos en debates sobre la existencia o no de Dios. Le invito a demostrarlo en este artículo:

    http://nacional-revolucionario.blogspot.com/2009/03/demostracion-de-la-inexistencia-de-dios.html

    Saludos

    PD: También le dijo al tal “molondro” que él no tenía ni un solo derecho aquí. Obviamente no tiene derecho a imponerle nada, pero usted no se siente obligado a ser recíproco en la cortesía, aunque sea por ética personal? Lo pregunto solo por curiosidad.

  27. valcarcel · ·

    PD: Dios libre que alguien me considere “elegante” — Dios libre que llegue un día así. Yo no busco la elegancia: busco la verdad .. no suelen coincidir.

  28. valcarcel · ·

    ABC: No, yo no tengo que ser recíproco en nada de cortesía, y mucho menos con Molondro, que por supuesto jamás ha sido cortés aquí, llamándome “puto nazi” — como hizo hace un par de meses. Él es un demonio que no merece cortesía. Respecto al debate ese de la existencia de Dios, no es un debate, como ya dije, que me interesa – yo presupongo la existencia de Dios y no hay ni un solo versículo en la Biblia que me exija probar su existencia como algo obligatorio. Cuando a mí me apetezca, hablaré sobre ese debate pero este no es el lugar — si le interesa tanto, puede venir a mi iglesia en Madrid y se lo comento.

  29. Alfredo,

    Sin ganas de “regañarle” voy a repasar con usted mi post data.

    “Me resultan muy agradables los comentarios de Samuel. Me gustan incluso cuando no comparto nada con él, y obviamente eso lo hace su educadísimo y elegante estilo”

    Este comentario es exclusivamente sobre Samuel, no sobre usted. No hago ninguna comparación, y simplemente comento que me gusta mucho el estilo de Samuel. Y en ningún momento digo que tenga que comentar como él, aunque sabe que me gustaría, pero no se lo he dicho.

    “En este debate, y sin entrar en temas teológicos y concentrándome sólo en lo que se refiere a la aplicación social, creo que Samuel está mucho más acertado que Alfredo en este caso”

    Aquí cambio de tercio, y entro a hablar del debate en contenidos, no en estilo. No hay referencia ninguna a su estilo agresivo y contundente, si no me baso en la posición se Samuel que me parece mucho más equilibrada.

    Bien, dejando claro esto, ¿A qué demonios viene eso del comentario “fuera de lugar” y la manera como se ha puesto? Entiendo que ha malinterpretado lo que he dicho, así que no le doy más importancia.

    “La Biblia es la palabra de Dios infalible — y no se contradice — lo que pasa es que hay quienes le ven contradicciones porque Dios no les ha dado la sabiduría que necesitan — toda sabiduría humana de hecho es una paradoja…y obra de la gracia de Dios .. con sabiduría me refiero a “conocimientos espirituales” o mentales”

    Ya bueno, pero es que eso de que la biblia es la palabra de dios es una percepción particularísima de usted y de los cristianos. Yo, que no lo creo, comprenda que considero inhabilitado todo lo qeu sigue a su argumentación.
    Como libro humano tiene contradicciones. Y realmente lo que elimina las contradicciones es el convencimiento del creyente de que su autor es infalible, y por lo tanto se interpreta (o reinterpreta) en base a ese dogma; no una realidad objetiva.

    Saludos,

  30. valcarcel · ·

    Ah bueno Pedro, entiendo lo que quiere decir pero sigue pareciéndome que fue, su comentario, un “dardo” improcedente. Mire si quiere saber algo más en cuanto a mi estílo, para que tenga una idea, mi bisabuelo era de Sot de Ferrer — espero que conozca de dónde hablo — y fue uno de los primeros predicadores protestantes en este país. Muchos me dicen que me parezco a mi bisabuelo — y precisamente me lo dijo un familiar cuando me vio predicar la primera vez en mi vida, teniendo yo 17 años: rompí toda la madera del púlpito en la Iglesia.

    Sólo lo digo para que entienda mi estílo — yo soy así, Dios me ha hecho así.

    Y claro que mi percepción es “particularísima”, por eso digo que toda sabiduría humana depende de Dios: o se tiene conocimiento sobre Dios o no se tiene.

  31. latinoamericano · ·

    La cortesía es esencial en la vida.

    Considerar un “demonio” a Molondro me ha causado una sonrisa. Él posiblemente sea una oveja perdida, en búsqueda de un dedicado pastor.

    Encamínelo por el sendero de la verdad. ¡Parece interesado en conocer la palabra! Podría darle la dirección de su iglesia y posteriormente reunirse con él.

  32. valcarcel · ·

    Molondro sabe muy bien lo que tiene que hacer si de verdad quiere conocer el Evangelio y venir a mi iglesia: sólo me tiene que escribir pero eso no es lo que a él le interesa e insisto que todo lo que él demuestra, hasta ahora, es una actitud endemoniada – a él no le interesa la Biblia: le interesa imponer su visión humanista sobre la ley infalible de Dios. Lo que pasa es que muchos quieren eso, Pedro mismo es humanista, pero al menos no suena como un imbécil como molondro.

  33. ABC · ·

    No, si yo más que nada se lo decía por esto:

    “yo siempre he defendido mi fe con agresividad como Dios me lo pide…’’

    Y según yo juzgo el autor del blog que le he colgado hace un ataque a la existencia de Dios mismo, ¿que mayor ataque se puede hacer a la Cristiandad? Pensé que por ello le interesaría entrar al trapo contra él, para defender su fe con agresividad, como en una cruzada…

    Saludos

    PD: Ah vale, acabo de entender lo de molondro. Y cambiando de tema, ¿me podría dar la dirección de su Iglesia por favor?

  34. valcarcel · ·

    ABC: Yo por aquí no doy direcciones — necesitaría usted escribirme un correo electrónico para ver quién es usted realmente.

    Sobre el debate: defiendo mi fe con agresividad porque yo afirmo la verdad de Dios — pero Dios no me dice que “demuestre” su existencia — no es una obligación. Mi obligación es afirmar el Evangelio.

  35. Francisco · ·

    Alfredo:

    Cuando usted justifica la pena de muerte desde una postura cristiana, lo hace para comunidades que sean cristianas y/o acepten la ley de dios.

    Imagino que no pretenderá imponerle ese punto de vista a personas ajenas al cristianismo, ¿verdad?

  36. valcarcel · ·

    Francisco: ¡exacto! No es mi deseo en absoluto imponerla a un país ajeno a Dios y a Cristo como España por ejemplo. Primero es necesario el Evangelio y yo creo que podríamos ir en ese camino para las comunidades de cristianos. Es un debate que, por cierto, a usted le podría interesar porque muchos “ancaps” me entienden en este punto.

    Gracias por permitirme aclarar eso.

    Saludos

  37. Otra vez me alegra coincidir con usted prácticamente en todo, Alfredo.

    En EEUU, sí, la mayoría de católicos son demócratas, de donde viene siempre la oposición a la pena de muerte en aquel país.

    Y sobre los católicos pro-pena de muerte españoles, hombre, la verdad es que algunos de ellos, en un intento de construir en este país una derecha que de verdad sea cristiana y liberal casi mejor no tenerlos de compañeros de viaje.

    Una cosa que quería comentarle, por lo que leo en sus últimos comentarios veo que no tiene inconveniente en invitar a acercarse a su iglesia en Madrid a todo aquel que quiera conocer la Palabra de Dios. Si es así, y tengo ocasión de viajar a su ciudad con tiempo suficiente, le enviaré un e-mail desde mi correo personal (no el de mi bitácora), para que sepa quién soy. Me gustaría conocer su iglesia.

  38. Francisco · ·

    Por supuesto. Yo personalmente me opongo a la pena de muerte, pero si una comunidad decide voluntariamente incluirla en su código penal es totalmente libre de hacerlo.

    Por cierto, no tiene relación con la entrada, hace un par de días leí un artículo en el Financial Times sobre el Stoxx Europe Christian Index y me pareció muy curioso: un índice de empresas que cumplen -desde una perspectiva cristiana- con sus responsabilidades éticas, sociales, mediambientales y económicas. ¿Había oído hablar de él?

  39. latinoamericano · ·

    Yo los invito a todos a que conozcan Las Islas de La Bahía. El paraíso en la tierra. Quizás sólo Tahití le supere.

  40. Samuel · ·

    Alfredo, la mayoría de los cristianos que conozco son carismáticos. De hecho, yo salí de una iglesia clásica para irme a una carismática. En realidad, no somos de ninguna sigla, somos gente rebotada de las denominaciones y los personalismos humanos cuyo único nexo común es que tienen a Jesús como Señor y la Palabra de Dios como guía infalible. Los pocos clásicos que conozco -bautistas, reformados, etc- tienen una visión, como usted sabe, que se ha alejado bastante del protestantismo clásico y tira más hacia la teología de la liberación. En la iglesia que yo asisto, de hecho, tenemos muy buena relación con la cárcel, y hay varios ex presos convertidos y rehabilitados, de manera que la gente no es muy partidaria de la pena de muerte, aunque para nada toleramos el pecado y bueno… también hay diversidad de opinión y hay algunos que son bastante más duros que otros.

    El debate que me plantea me parece demasiado largo y complicado para tratarlo aquí y creo que la gente no se va a enterar de nada, pero le diré lo que pienso. Yo acepto el Antiguo Testamento y el Nuevo como Palabra de Dios. El Nuevo no modifica al Antiguo, pero sí que hay un Nuevo Pacto porque el viejo estaba invalidado por los hombres. No se había cumplido la ley de Dios porque el hombre no tenía capacidad suficiente para cumplirla como consecuencia de la naturaleza caída del hombre y su tendencia al pecado.

    La ley es buena en sí misma. El Israel bíblico, como pueblo de Dios, mezcla moral y derecho, está dispuesto a castigar pecados y no sólo delitos que hagan daño a terceros. Un estado que no quiere arrogarse el derecho de castigar el pecado, porque considera que corregir tal es función de las iglesias, mejor dicho, del Espíritu Santo, sólo puede castigar aquellos delitos perjudiciales para la convivencia desde un punto de vista secular. Claro que el adulterio es pecado, en el Antiguo y en el Nuevo, pero eso no significa que haya que darle el mismo castigo. ¿O avala usted que se apedreen a los adúlteros? Si Dios no los condena todavía, tampoco tiene por qué hacerlo un estado gentil, a menos que hayan cometido un asesinato, en cuyo caso la ley del ojo por ojo les ejecutaría por ello, y no por el adulterio.

    Lo que me dice del Padrenuestro no niega lo otro. La voluntad de Dios debe hacerse en la tierra como en el cielo, pero eso no invalida que Jesús dijera que su reino no es de este mundo, aunque su reino esté entre nosotros los que hacemos su voluntad y digamos también “venga tu reino”. Usted sabe además perfectamente que los hombres por sí solos no pueden hacer la voluntad de Dios. Así que, francamente, cuando digo “hágase tu voluntad como en el cielo, así también en la tierra”, yo no le estoy pidiendo a Dios que tengamos una Constitución calcadita a la ley mosaica, ni que se castiguen a rajatabla -y sin misericordia ninguna- los pecados de los hombres exactamente igual que si estuviéramos en el cielo. Lo que importa es que tal ley llegue a estar escrita en el corazón de las personas. Y cuando digo “venga tu reino”, lo que pido es que venga el reino de Dios, no que lo hagamos nosotros. Insisto, puede haber un estado gentil, que reconozca a Dios, que aplique su propia ley y no la ley mosaica y cuya ley regule la convivencia de los hombres, aplicando la ley del ojo por ojo y diente por diente, dejando así un margen ligeramente más amplio para el arrepentimiento dado que sabemos que no podemos cumplir toda la ley justa de Dios.

    El plan de Dios comienza en Abraham y la Iglesia entra formar parte del pueblo de la promesa. Ambos somos hijos de la promesa, de un solo Israel celestial y tenemos el mismo llamado. No nos hace israelitas haber nacido de las doce tribus de Israel, sino ser hijos de fe. Pero eso no significa que los estados gentiles tengan que aplicar la ley mosaica, sólo dejando a un lado el ceremonial, sencillamente porque los estados gentiles no son la Iglesia. Los estados terrenales, por decirlo de alguna forma -incluido el propio Israel terrenal-, pueden tener sus propias leyes. La Iglesia por supuesto que debe considerar que las leyes de Dios del Antiguo Testamento son justas y válidas, pero que no podemos cumplirlas por nosotros mismos. Nuestro objetivo es llegar a cumplirlas por la obra del Espíritu Santo, no por el hecho de establecer las leyes de Dios en estados terrenales.

    Un saludo.

  41. Ah! de Sot de Ferrer. Pues nunca he estado en ese pueblo (conozco casi todos los pueblos de Valencia, pero no de Castellón), aunque tengo un amigo de Soneja. Ahora entiendo por qué va usted por la Vall d’Uixó.
    Le contaré un secreto, no trabajo excesivamente lejos de Sot de Ferrer…

    Y creame, no era un dardo hacia usted, de hecho no estaba pensando en usted en ningún momento al hablar del estilo. Sabe que soy honesto y que le digo la verdad. Su particular estilo es muy brusco para mi, es poco diplomático, pero bueno tampoco hemos tenido especiales problemas usted y yo por esto.

    Y sí, tiene usted razón, a mi me gustaría que mi visión humanista se superpusiese sobre la moral religiosa. No lo voy a negar, y lo que para ustedes suena “endemoniado” para mi sería un síntoma de un futuro mejor.

    Saludos,

  42. valcarcel · ·

    Hola Francisco: sí, he oído hablar de ese índice y me parece genial. Un ejemplo que siempre doy sobre el carácter voluntario de la Cristiandad es Plymouth, Massachussetts en los 1600s: tenían un “charter” y eran personas de fe cristiana implacable — los puritanos. Por supuesto que poca gente sabe que los puritanos, por dar un ejemplo, siempre lucharon contra la esclavitud del negro. Siempre digo que no hay ningún pretexto que justifique la esclavitud de una persona por motivos raciales: los derechos inalienables que Dios nos da no se dividen por la raza. Otra cosa es el tema de la inmigración y el multiculturalismo y la promoción pública del mestizaje “porque sí”: a eso me opongo pero es otro debate.

    Melvin:

    Gracias — cuando se pase por mi ciudad, encantado estaré de que venga a la Iglesia. Nosotros nos dedicamos al Evangelio y damos clases a los hijos de los cristianos entre semana — para que sepan la batalla que tienen en el mundo y que tenemos el deber de defender la fe.

    De hecho, cada vez somos más- y en cuanto a los políticos católicos, no hay nada más que ver al señor Bono — todo un ejemplo de apostasía reprobable.

    @Samuel:

    Le voy a enviar un e-mail porque creo que mucha gente aquí no se va a enterar de lo que hablamos entre nosotros además porque me parecen temas demasiado serios para los cristianos y quiero hablar con usted.

    Sólo una cosita “en plan general”:

    La teología de la liberación es cierto que está penetrando pero en mi iglesia combatimos cualquier infiltración de eso o del ecumenismo…somos “separatistas” en estas cosas.

    Curiosamente, ahora que habla de la iglesia carismática, recuerdo que en EEUU, en South Carolina cuando yo estaba presentando estos asuntos de la pena capital, había una chica carismática en el aula — y poco le faltó por llorar ante lo que yo decía. Yo soy presbiteriano ortodoxo y siempre hemos defendido esto pero bueno, lo dejo ahí. ¿Su email es el que sale en su perfil? O si prefiere, envíeme uno a mi correo.

    Un saludo

  43. valcarcel · ·

    Señores, esto que ha dicho Pedro, reconociendo su postura, es lo mejor que he leído de una persona de izquierdas desde hace mucho tiempo:

    “Y sí, tiene usted razón, a mi me gustaría que mi visión humanista se superpusiese sobre la moral religiosa. No lo voy a negar, y lo que para ustedes suena “endemoniado” para mi sería un síntoma de un futuro mejor.”

    De eso se trata Pedro: ¿por qué patrón nos vamos a regir caballero? Usted tiene un deseo y yo otro: gracias a la libertad confesional, ambos, usted y yo, estamos en el mercado de las ideas y defendemos lo que nos interesa. Esto ha demostrado de su parte una gran valentía y propia de un caballero.

    PD: No me imaginaba que ud trabajáse cerca de ¡Sot de Ferrer!! Quizá algún día hable de la valencianidad de mi bisabuelo y lo “duro” que era en su pueblo, era un hombre bastante conocido y sale en la enciclopedia protestante española pero no me gusta jactarme de estas cosas porque no debo. Sólo le diré que además de ser predicador, mi bisabuelo era 100% liberal clásico — lo cual, en esa época, principios del siglo XX, le acarreó penas de cárcel y tengo las sentencias en mi posesión.

    Saludos

  44. Usted y yo sabemos de que pie cojeamos cada uno. Yo soy laicista, quiero la religión fuera del espacio público. Además de eso yo tengo unas convicciones personales, y me gusta determinado tipo de persona que creo bueno para la sociedad: Me gustarían personas cultas, comprometidas con la sociedad, personas con un mínimo de empatía, personas tolerantes. Todo eso creo que se debe de cultivar, y otra cosa que creo que sería bueno para el ser humano es que el “humanismo” fuese una doctrina que guiase en parte su vida. Nunca lo he negado, todos queremos, todos creemos, en un tipo de hombre “tipo” y en una sociedad determinada.

    Claro, luego está la realidad. Hay católicos, hay protestantes, musulmanes, agnósticos, ateos, hay personas conservadoras, progresistas, comunistas…La sociedad está compuesta de muchas tendencias, y por eso debemos aceptar que no nos podemos imponer los pensamientos los unos a los otros. Yo no voy a destinar mis energías en hacerles cambiar de religión, pero igual que usted predica la palabra del dios en el que cree, yo predico también unas ideas que creo que son mejores para la sociedad, aunque la diferencia es que lo hago desde un punto de vista pragmático y ajeno a la trascendentalidad. Cuando quiero hablar de trascendentalidad, me pongo a hablar de Budismo y entropía, jeje.

    P.D: A ver, no trabajo a 10 km de Sot de Ferrer, pero tengo mi puesto de trabajo relativamente cerca de ese pueblo. Si un día nos conocemos se lo cuento mejor.

    Saludos.

  45. Samuel · ·

    Por supuesto, Alfredo, mi correo es éste. Ya ve que yo no me echo a llorar…

  46. valcarcel · ·

    Samuel, ya me pondré en contacto con ud en los próximos días. Sí, veo que no se echa a llorar — así me gusta. Aquí no queremos “mariquitas”.

    @Pedro:

    Sí Pedro: por eso pienso que finalmente, como en todo lo demás, será la voluntad de Dios la que determine lo que ocurre en el futuro.

    De momento, al menos podemos estar de acuerdo en la defensa de ciertos derechos inalienables que ud reconoce también.

  47. […] he explicado por qué es absolutamente necesario defender la pena de muerte en términos cristianos. Por lo […]

  48. Hervin Smiller Zuluaga Sepulveda · ·

    A mi parecer si este tema ha de ser tocado en relación a la religión, debiera ser sólo para considerar el impacto que podría tener sobre los creyentes, no para buscar argumentos a favor o en contra desde la fe.

    Por otra parte, me parece extraño que utd no tenga en cuenta una idea que en la religión cristiana es primordial: el hecho de que sólo dios puede disponer de la vida de las personas, (que es el mismo usado en contra del cualquier tipo de aborto). Abórdelo.

  49. Hervin:

    Desconozco qué es eso de “la religión cristiana” – aquí estamos hablando de la Biblia y en ninguna parte de la Biblia se dice que sólo Dios puede disponer de la vida de las personas. ¿Me podría citar el versículo?

    En cuanto al aborto – no me opongo a todos los abortos. Mi postura es razonable.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: