Mientras me peinaba…

Buenos días señores: Este fin de semana estuve en un pueblo de Madrid que se llama Robledo de Chavela con un par de amigos. Soy un gran defensor de vías alternativas al “ocio” nocturno público y prefiero pasarmelo bien en la compañía de conocidos y amigos antes que pisar los diversos antros de la noche en Madrid. Y ahora que van a prohibir fumar en los locales “públicos”, pues menos me apetece estar en un sitio donde no estoy a gusto ni donde nadie se conoce. Prefiero las casas de campo en la sierra donde hay mucha más libertad para poder estar en paz. Todo esto lo comento a raíz de las anécdotas de algunos amigos míos que salieron por Madrid este fin de semana y que prefiero no comentar esas experiencias que dicen que tuvieron: sólo me limitaré a decir que parece ser que muchas chicas, por muy feministas que se las quieran dar, sólo les interesa el dinero que tenga un hombre y que le “llene los ovarios”, con todo mis respetos a las señoritas decentes. Muchas mujeres “modernas” quieren las dos cosas: igualdad total pero trato preferencial a la hora de la verdad, a la hora de abrir las carteras, se siguen interesando por el hombre. Muchas chicas modernas quieren chicos “multiusos” y eso es una pena porque tampoco es que las que quieren eso merezcan mucho la pena: ni son bellezas ni serán buenas esposas y buenas madres de sus hijos. En fin, no insisto más en esos asuntos por ahora y paso a hablar de una experiencia o más bien recuerdo que tuve esta mañana mientras me miraba al espejo y me peinaba: muchos de los que somos liberales clásicos y cristianos nos hemos olvidado de nuestras raíces. Yo me acuerdo que cuando todavía tenía edad colegial, los chicos íbamos en uniformes al colegio, las clases eran difíciles pero cuando llegaba el fin de semana y ya cuando íbamos adquiriendo “edad”, intentábamos pasarlo bien – eso sí, en un ambiente sano, pues casi todos éramos de familias con valores morales cristianos bien definidos. Y la verdad es que me vino a la mente todo eso leyendo el excelente artículo del vicepresidente de Liberalismo Democrático. No explicaré por qué ya que es imposible transmitir por aquí los recuerdos personales que uno tenga o los sentimientos que uno pueda tener a raíz de una lectura.

Creo que sí puedo explicar lo que quiero decir cuando hablo de raíces aunque mi mensaje de hoy es para los cristianos. Hace poco un comentarista habitual de esta página, Samuel, y yo hablamos un poco sobre la teología de la liberación. Pues bien: yo os digo que si vuestra iglesia se ha puesto a hablar de eso que se llama “justicia social”, es necesario encontrar una nueva iglesia de inmediato.

No no: esto no es una afrenta a la cristiandad – es un reto para los que pretenden prostituir el cristianismo.

Es un desafío a la rama del socialismo que se ha infiltrado y adulterado una parte de la corriente principal de muchas iglesias cristianas.

Dicho de una forma menos delicada: Satanás está presente en muchos púlpitos de la nación.

Lo que ha ocurrido en Estados Unidos y en España es que la iglesia cristiana tradicional ha sido secuestrada. El clero cristiano ha sido tomado por personas y filosofías ajenas a los orígenes teológicos y a las escrituras.

La teología de la liberación se ha liberado de la teología de Dios. Se ha convertido, en muchos casos, en una herramienta del hombre, la manipulación de la obra de Dios para satisfacer los apetitos de los hombres. Ninguno nos libramos muchas veces porque somos todos pecadores reprobables.

La evangelización ha sido sustituida por el activismo, y Jesús ha sido sustituido por Marx.

La fe y el arrepentimiento han sido sustituidos por la paz y la justicia.

Las parroquias y congregaciones se han convertido en meros depósitos de sus sacerdotes y muchos pastores han adoptado ministerios sociales que, fundamentalmente, representan un abandono del cristianismo convencional y de la caridad. Muchos ya han caído en el ámbito de la redistribución socialista.

Jesús enseñó claramente que tenemos que amarnos unos a otros y tratarnos unos a otros como nos gustaría ser tratados. Él alimentó a los hambrientos y le dijo a sus discípulos que vendan lo que tenían para dárselo a los pobres. Era una obra de caridad de amor, impulsado por una devoción a Dios y la compasión por Sus hijos.

Pero, como siglos de la práctica cristiana desde entonces hasta ahora nos demuestra, era una organización de caridad privada. Los apóstoles se quedaban con su cartera y se repartía a los necesitados. Cuando eso se hizo algo pesado, se le dio la tarea a otros discípulos. Era siempre el libre albedrío, y nunca fue algo estatista.

Ahora muchos exigen los programas del gobierno para satisfacer las necesidades de los pobres, y denuncian a los que son victimas de los impuestos masivos para pagar por esa gente. En vez del amor cristiano, lo que se predica es el resentimiento marxista. Ellos basan su caridad en la codicia y aunque parezca que es una obra de Dios, simplemente no lo es: la codicia no es una actitud cristiana.

Se trata de una falsificación siniestra y diabólica.

El púlpito muchas veces ha sido entregado a la política y a la psicología. Uno se pregunta a veces si estos ciegos realmente creen en Dios, o que la salvación viene sólo a través de Cristo. Se habla mucho acerca de cómo votar y dónde protestar, y muchos postulados socialistas se toman como los temas de los sermones: predican sobre el calentamiento global, la necesidad de la sostenibilidad y la redistribución de los ingresos.

Al igual que la jihad como concepto ha secuestrado el nombre del Islam, también lo ha hecho eso de la paz mundial y la justicia social en el cristianismo. Ambas son usurpaciones ilegítimas, y ambas tienen sus orígenes muy lejos del Dios que dicen conocer.

Si el pastor suele politizar con tintes izquierdistas un sermón, en lugar de hablar de la fe y el arrepentimiento, usted debe salir de esa iglesia porque Dios no está dentro.

Este no es el Dios adorado durante cuatro siglos por los estadounidenses y dos mil años de los cristianos. Sáque su Biblia, léala, y búsque una iglesia que siga lo que ese libro dice. Encuentre una iglesia que rinda culto a Jesucristo, no a Marx.

Quiero también darle las gracias a Andrés por su artículo – desgraciadamente no he tenido tiempo de leerlo todo pero he leído un poco el debate que ha generado y bueno, les dejo con él para dialogar sobre los asuntos que él valora. También le doy las gracias a Samuel por sus excelentes criterios que siempre enriquecen el debate. El resto de integrantes de Liberalismo Democrático debería tomar nota de que algunos sí participamos incluso cuando no tenemos mucho tiempo. Me gustaría ver más participación en general a la hora de redactar artículos.

Anuncios

6 comentarios

  1. OFF TOPIC:

    Alfrdo, ¿qué opina de la prçoxima votación sobre la reforma sanitaria en EE.UU.? No busco su opinión sobre la reforma en sí (esa ya la sé), sino sobre las posibilidades de que se apruebe.

  2. valcarcel · ·

    Pues la verdad lo tienen difícil, snake: ahora mismo, gracias a Dios, no tienen una mayoría consolidada. El problema es que existe la posibilidad de que voten en el Senado por simple mayoría. Por eso es muy importante que las empresas continuen con el bombardeo de propaganda anti-Obama y de esa forma les recuerdan a los senadores que podrían perder las elecciones de noviembre. En todo caso, si sale adelante esa nefasta reforma, el Congreso fijo volverá a ser republicano en noviembre. No hay que olvidar tampoco que muchos estados, si aprueban este plan, no lo aplicarán y van a recurrir al Tribunal Supremo. Sea como sea, Obama lo tiene crudo, y eso es muy bueno.

  3. Capososfachorros · ·

    Oiga Alfredo y qué tal si le cuenta a usted a sus lectores algunos detallitos sobre su colega César:

    http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1996/01/23/055.html

    ¿Siguen ustedes dos juntos? Tengo que reconocer que por lo menos usted salió inteligente…pero su primo…………….alucinante. Mándemele saludos por fa y a ver si su primo devuelve toda la pasta que se robó de CCOO.

    Cabrones.

  4. valcarcel · ·

    Esto ya es el colmo de lo que me faltaba por leer. ¿De qué me habla usted? ¿Mi colega? ¿Mi primo? La verdad es que ese señor tuvo una relación política con Anglada y lo conozco de paso, nada más. Ni mucho menos sé de lo que hizo o dejó de hacer. A usted parece que le ha afectado en algo las actividades de ese señor: le invito a hacer lo que hace cualquier ciudadano normal en ese caso – presentar denuncia en los juzgados y dejarme a mí en paz. Qué poca vida tienen ustedes en la izquierda, ustedes no son otra cosa que una manada de reptiles babosos, miserables y verdes de envidia.

  5. Muchas gracias, Alfredo, por la mención de hoy. Me agrada mucho que mi artículo del domingo te inspirase para escribir esta buena pieza. Muy acertada crítica a la teología de la liberación.

    Un saludo.

  6. valcarcel · ·

    Gracias a tí espantapájaros, porque leyendo ese artículo me hizo recordar mucho de nuestras raíces y de dónde venimos como liberales.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: