Ricos y pobres

Hay un montón de cosas feas que se podrían decir sobre la riqueza y los ricos en la época actual, y supongo que ha sido así en todas las épocas. Hay muchas personas ricas tan profundamente carentes de patriotismo, o que muestran unos rasgos tan sórdidos y egoístas de carácter, o llevan una vida tan vacía de contenido y valores, que todos los hombres morales y cristianos deben mirar con desprecio, pero, en general, el que ahorra tiende a ser mejor ciudadano que el que derrocha, y el peor capitalista no puede dañar a los hombres “obreros” con la misma intensidad que los demagogos que pretenden hablar en el nombre de los pobres y sus intereses.

De manera que la ciudadanía crezca más y más en su inteligencia, el propio Estado puede ser capaz de desempeñar un papel más y más grande en la vida de la comunidad para algunas cosas, mientras que al mismo tiempo, al esfuerzo individual se le puede dar más libertad y menos restricciones; pero es totalmente insensato darle al Estado más que el mínimo de poderes con tal de que pueda contener a las masas de hombres que se dejan agitar por las denuncias del líder socialista de turno. Puede haber mejores sistemas tributarios que los actuales, puede ser conveniente aplicar algunos otros impuestos que reflejen los nuevos tiempos, y se pueden imponer regulaciones sobre el tipo de empresas que solamente pueden funcionar bajo la protección especial del Estado, y donde haya un verdadero abuso de la riqueza tiene que ser, y en los propios EEUU en general se ha hecho, rápidamente eliminado, pero la primera lección que los pobres tienen que aprender es que, en su conjunto, la riqueza en la nación española es claramente beneficiosa para él, que es mejor en el largo plazo, porque un hombre acomodado siempre puede ofrecerle más a un pobre que otro pobre. Es irresponsable y peligroso para los pobres pretender paralizar las actividades empresariales de los hombres que han podido, gracias a sus talentos, alcanzar el éxito.

Yo no soy un empirista, yo no niego que a veces los asuntos humanos pueden ser mejorados sustancialmente a través de más legislación y tampoco hago un fetiche del individualismo ilimitado como tampoco lo debemos hacer con el poder del Estado a la hora de pretender improvisar o cambiar de forma radical a una sociedad. Lo que pido es que estemos seguros del terreno en el que nos movemos antes de pedir más legislación y más gobierno. Es criminal intentar excitar el descontento y las iras populares sin proponer ninguna solución, o soluciones falsas. El peor enemigo de un pobre es el líder que pretende hablar en su nombre, ya sea un filántropo o un político, de esos que pretenden decirle a un pobre que es víctima de la conspiración y de la injusticia, cuando en realidad no es más que la manifestación de su destino labrado con sangre y sudor, como la inmensa mayoría de los hombres que son dignos de serlo siempre han sabido y siempre sabrán.
La diferencia entre lo que se puede y lo que no se puede hacer por ley es evidente en nuestra experiencia nacional con los inmigrantes. Muchos de los indios sudamericanos y africanos que han venido a España llevan el desgraciado lastre de la esclavitud y de la sumisión a sus espaldas. En el siglo XIX, existía la gran injusticia de la esclavitud y fueron puestos en libertad por nosotros, los hombres occidentales, especialmente los hombres protestantes. La ley tuvo que remediar esa injusticia. Una vez hecho eso, muchos de sus amigos creían que de alguna manera, a través de más leyes, estas gentes iban a ser iguales que los blancos en lo intelectual, social, y empresarial. Esos esfuerzos fracasan y fracasaron por completo. En amplios sectores de la sociedad española, los inmigrantes no son tratados con “justicia” debido al pensamiento fraudulento de que todo es mejorable con más leyes. La esperanza del inmigrante no radica en la legislación, sino en el esfuerzo constante de los agentes sociales que son mayores en importancia que toda la legislación en su conjunto.

A menudo vemos como esos cabeza-huecas que se llaman “trabajadores sociales”, y les llamo así porque la gente de mente sana no favorece esos planes asilvestrados, se niegan a poner en práctica muchas de sus ideas alocadas. Miren: en los últimos 100 años ha habido un notable esfuerzo gracias a los liberales a la hora de intentar darnos buen gobierno municipal y trabajar con sensatez e inteligencia para mejorar ciertas condiciones sociales, especialmente en los barrios más pobres. Sabíamos que necesitábamos limpiar las calles por motivos de salud pública, los reformistas liberales también destruyeron las casas más horrendas, las antiguas corralas, en la que los los pobres eran amontonados como cerdos en una pocilga, hemos construido parques y zonas verdes para que los niños puedan jugar, y en todo lo posible, muchos empresarios con conciencia patriota han hecho todo lo posible para tratar de hacerle la vida más fácil y sana al pobre y proporcionarles más oportunidades. Sin embargo, también, no lo duden señores, llevamos décadas combatiendo contra otro tipo de pobres o instituciones que generan pobreza y miseria: la filantropía sensiblera de los papistas y sitios inmundos como las casas de putas. No, no me refiero al Congreso de los Diputados. Hablo de actitudes que generan pobreza. En todo esto no hemos tenido prácticamente ninguna ayuda de cualquiera de los socialistas de salón o los casi un poco más nocivos socialistas de taberna y porros, que siempre están aullando sobre el “egoísmo” de los ricos y su falta de voluntad para hacer algo a favor de los menos “acomodados.”

Los hombres ricos y hombres pobres son igualmente pecaminosos y viciosos; egoístas, infectados, inmundos, infestados con envidia, y cada vez que un ejemplo específico de esto se puede señalar, todos los ciudadanos por igual deben participar en el castigo de los impíos reprobables. La honestidad y la mentalidad sana y tradicional debe ser la prueba, no la riqueza o la pobreza.

Hay que actuar contra los impíos ricos y pobres por igual. Condeno, con dureza, que un empresario, sea sacerdote, protestante o laico, negro o blanco, esclavice a sus trabajadores. En ese sentido, existen agencias que velan para que se intente cumplir la legislación laboral. Al mismo tiempo, necesitamos a la policía siempre para reprimir rápidamente a los “pobres” que pretendan robarle al empresario o fomenten actitudes revolucionarias y anti-libertad. En otras palabras, la justicia ha de ser imparcial. Me duele que haya tanta gente que engañe a los pobres diciéndoles que luchan por sus intereses cuando se niegan, todos los días, a apoyar las cosas que defendemos aquí. Me siento defraudado por estas personas porque parece ser que sus cerebros sólo se estimulan con sueños dignos de un revolucionario europeísta barato.

Muchos “obreros” miran con desconfianza a las leyes que realmente les ayudaría, las leyes para la restricción sensata de la inmigración, por ejemplo. No tengo ninguna simpatía por la mera antipatía contra el extranjero, pues hay clases y nacionalidades, incluso entre ellos que se destacan por lo menos en pie de igualdad con los ciudadanos autóctonos en lo que a comportamientos inmorales se refiere. No es más “digno” de simpatía un joven español blanco fumador de porros que el traficante Mohammed. Pero como patriota, mi interés es proteger a los nuestros y no podemos permitir, como liberales responsables, la entrada de ciertos trabajadores ignorantes, viciosos, y con unos niveles de vida bajísimos (como los que viven en los pisos pateras) que afectan la salud pública y la convivencia de la ciudadanía. Por eso en los 1800s, el Reino Unido tuvo que excluir durante un tiempo a los chinos, y también EEUU optó por imponer cuotas a ciertos grupos así. Han pasado más de 100 años y parece que hay algunos grupos étnicos que no cambian, ni desean mejorar, ni respetan las leyes de donde están.

Habitualmente, los líderes sindicales y similares denuncian las condiciones actuales de la sociedad, y especialmente de nuestra vida política, por las deficiencias que ellos mismos han sido instrumentales en crear. En nuestras ciudades, la pésima calidad del gobierno municipal y demás se debe, no a las fechorías de los ricos, sino a la baja calidad moral de los ciudadanos en general. Se puede hacer algo para mejorar la calidad del gobierno, se puede hacer más por la administración honesta de la justicia, pero sobre todo deberíamos empezar por condenar enérgicamente a los que predican con demagogia contra los ricos y defender la doctrina liberal de auto-suficiencia y dominio de sí mismo. Esta doctrina establece muchísimas cosas. Entre ellas, el hecho de que aunque un hombre de vez en cuando se le debe ayudar cuando tropieza, es inútil tratar de ayudarle a andar cuando no quiere o no puede, y peor que inútil intentar reducir los sueldos y el trabajo de personas inteligentes y con capacidad para igualarlas con la capacidad del débil, del inútil o de los vagos. Es mejor atemperar la misericordia con la justicia antes que templar la justicia con misericordia papista. La peor lección que se le puede enseñar a un hombre es confiar en los demás y quejarse de sus sufrimientos. Un español tiene que sentirse orgulloso de su propio trabajo en lugar de estar ocioso envidiando la suerte ajena, y debe enfrentarse con la vida con una valentía firme y tiene que dejar de poner responsabilidades personales de su propio fracaso sobre las personas que no tienen la culpa.

Permítanme decir, para concluir, que no escribo en lo más mínimo desde el punto de vista de aquellos cuya asociación es puramente “rica” o privilegiada. Los hombres con quienes he trabajado y me asocio son hombres que tienen un deseo sincero de mejorar las condiciones sociales y cívicas. Esto incluye a ciertos periodistas luchando para ganarse el pan, editores de revistas, directores de colegios públicos, abogados jóvenes, arquitectos jóvenes y médicos, jóvenes empresarios y demás que luchan por aumentar su productividad laboral con fidelidad, y encuentran tiempo para la actividad cívica. La mayoría de personas que conozco se han enfrentado, alguna vez en la vida, con la pobreza y saben lo que es. Ellos no olvidan que los ciudadanos tenemos deberes con los más desfavorecidos. Muchos están dispuestos a apoyar algunas leyes si creen que puede remediar algo, pero saben perfectamente que es tonto y perverso enseñarle a un “comunero” o trabajador que se ha cometido alguna injusticia y que por eso merece subvenciones y todo tipo de ayudas públicas en vez de depender de su propia honestidad e inteligencia.

Anuncios

27 comentarios

  1. El día que se pase de la mentalidad de dividir la riqueza de los ricos para repartirla entre los pobres a convencer a los pobres de que el buen camino es multiplicar su propia riqueza hasta que puedan ser prósperos habremos dado un paso de gigante en la erradicación de la pobreza.

  2. valcarcel · ·

    Así mismo pienso yo J.Ferrer, lo que pasa es que hay mucho interesado en querer venderle al pobre que es pobre “por culpa” del resto.

  3. Hola,

    Tengo que reconocer que el texto me ha gustado en líneas generales. Hay mucha idea buena, también algún prejuicio y un sentido de orientar estos análisis a las ideas propias, pero bueno creo que todo esto merece ser puntualizado.

    Ha hablado de los ricos y ha techado a muchos de inmorales. Es cierto, hay muchos ricos inmorales, como también es cierto lo que ha dicho usted de que hay muchos pobres inmorales. La riqueza o la pobreza no hace mejor a una persona, y creo que es importante tener claro esto para no caer en utopísmos obreristas ni en clasismos opresores.
    Los hombres se miden por sus actos, por sus pensamientos y por sus ideas, no por su bolsillo.

    Habla usted después del estado y hace algún guiño a que el estado puede tener más influencia en algunas áreas. Me parece positivo esto. Mire yo no soy un teórico como usted, soy básicamente una persona pragmática. Para mi el estado no es ni bueno ni malo de por sí y, como las personas, esto depende de cual sea su contenido y su acción.
    El estado y las leyes no son un fin si no un medio. Yo soy el primero que me posicionaré contra un estado restrictor de las libertades de las personas. Si hay un estado que pretende dirigir la vida de las personas yo me opondré. Si hay un estado policial y represor yo me opondré. Si hay un estado dogmatizador yo me opondré. En estos casos quiero menos estado.
    Pero si nos encontramos en un contexto en que la falta de estado produce inseguridad (de todo tipo), produce dominio de ciertas empresas privadas sobre la vida de los hombres, produce desigualdad y pobreza, produce destrucción de la cultura, o produce una oligarquía dominante; yo ahí pediré más estado y más leyes.
    Me niego a pensar en dicotomías estado bueno- estado malo. Eso no lleva a ningún sitio, y me atrevo a decir que quien piense estas cosas jamás podrá proponer nada positivo nublado por una red de prejuicios.

    Después comenta usted una serie de cosas que me gustaría responder más concretamente.

    “la primera lección que los pobres tienen que aprender es que, en su conjunto, la riqueza en la nación española es claramente beneficiosa para él”

    Yo no creo que nadie niegue esto excepto algunas personas muy radicales. Ni siquiera los marxistas hablaron nunca de destruir la riqueza, si no de alterar los principios de propiedad.
    Creo que aquí hay bastante de prejuicio. Mire cualquier “riqueza” (ponga una empresa como ejemplo, un capital inversor o lo que sea) puede ser bien o mal aplicada. Que la iniciativa libre y sin cortapisas de un emprendedor sea positiva es una posibilidad, la otra es que sea negativa. Y aunque sea una de las dos siempre podría ser más positiva o más negativa.
    Las leyes regulatorias cuando se hacen (si se hacen bien) no se hacen con afán destructor. Se pretende dificultar ciertas actividades para encauzar esa riqueza a otra parte, o directamente se redistribuye parte con el objetivo de crear riqueza de otra manera. No olvide usted que parte esencial de la riqueza de este país es debida a las modernas infraestructuras, al sistema educativo que provee de recursos humanos a la empresa, etc. Y todo esto se ha hecho en parte sustancial de la mano del estado y gracias a impuestos y redistribución.
    La regulacion o el impuesto no destruye riqueza. La mala regulación y el mal impuesto es la que lo hace. Y la buena regulación y el buen impuesto potencia la riqueza.

    “En el siglo XIX, existía la gran injusticia de la esclavitud y fueron puestos en libertad por nosotros, los hombres occidentales, especialmente los hombres protestantes”

    Hombre también nosostros los esclavizamos…La frase me ha parecido bastante desafortunada e innecesaria.

    “La esperanza del inmigrante no radica en la legislación, sino en el esfuerzo constante de los agentes sociales que son mayores en importancia que toda la legislación en su conjunto”

    En esa frase sí estoy muy de acuerdo. La importancia de los agentes sociales que usted ha llamado siempre es más importante que cualquier ley, pues una ley es inutil sin el consurso de la sociedad.

    “los casi un poco más nocivos socialistas de taberna y porros, que siempre están aullando sobre el “egoísmo” de los ricos y su falta de voluntad para hacer algo a favor de los menos “acomodados.”

    Me ha hecho gracia esta frase porque soy el primero que niego que éstos sean socialistas o lo que sean. El socialismo jamás se construrá sobre la anulación y debilitamiento de los sentidos provocados por distinas sustancias.
    La cuento una curiosidad, ¿Sabe que una de las primeras cosas que hizo la CNT en la revolucionaria Barcelona de 1936 fue cerrar las tabernas? Ellos pensaban que para crear la nueva sociedad necesitaban gente con la mente lúcida, dedicada a colaborar y a aprender, no ha perder el día emborrachándose.
    Por eso cuando uno de estos dice que es “anarquista” lo miro con una mezcla de pena y rabia.

    “Me duele que haya tanta gente que engañe a los pobres diciéndoles que luchan por sus intereses cuando se niegan, todos los días, a apoyar las cosas que defendemos aquí”

    Sé que no va por mi, pero me parece que autoconvencerse de esta manera de que lo que propone usted aquí es en interés de los trabajadores, pues en fin, es, en el mejor de los casos, una personalísima opinión suya que muchos no compartimos.

    “Muchos “obreros” miran con desconfianza a las leyes que realmente les ayudaría, las leyes para la restricción sensata de la inmigración, por ejemplo”

    No estoy de acuerdo. La mayoría de “obreros” son muy críticos con la inmigración porque han vivido sus consecuencias. Que no lo digan o defiendan nominalmente ciertos puntos de vista se debe a la cultura de lo políticamente correcto.
    Otra cosa son ciertos jóvenes que aún son estudiantes.

    “En nuestras ciudades, la pésima calidad del gobierno municipal y demás se debe, no a las fechorías de los ricos, sino a la baja calidad moral de los ciudadanos en general.”

    Bien es cierto, pero la baja calidad moral de la sociedad acciona una palanca que en el otro extremo tiene a unos empresarios sin escrúpulos que lo único que quieren es enriquecese rápidamente. Al final, la “fechoría de los ricos” está en medio de la jugada.

    “Entre ellas, el hecho de que aunque un hombre de vez en cuando se le debe ayudar cuando tropieza, es inútil tratar de ayudarle a andar cuando no quiere o no puede, y peor que inútil intentar reducir los sueldos y el trabajo de personas inteligentes y con capacidad para igualarlas con la capacidad del débil, del inútil o de los vagos”

    Esta frase también tiene mucho de prejucios. La mayoría de socialistas son personas responsables que pretenden crear un sistema social que ayude a quien lo necesite, no a quien abuse. Lo que pasa es que cuando se crean ayudas, servicios, etc. siempre aparecen y se multiplican las personas aprovechadas y abusonas. Obviamente cuando alguien creó la sanidad pública o las ayudas al desempleo nadie lo hizo para que abusones y personas que trabajasen en negro se beneficiasen de ellos.
    Respecto a los sueldos, a eso de igualarlos entre capaces e incapaces. Mire, yo no conozco nadie que defienda eso, y más bien creo que la sociedad tal y como está organizada en este capitalismo moderno (por lo menos en España) es la que tiende a igualar a estos grupos precarizando a todos por igual.
    Hay cosas que son muy difíciles de valorar. Mire, yo hay días que genero miles de euros para mi empresa en media hora de trabajo. Pero eso no quiere decir que yo valga una barbaridad. En otras empresas con mucho más trabajo generaba mucho menos debido a multitud de factores: Del producto, del sistema que me sustenta, del equipo de soporte que tengo detrás, de las realidad del mercado, de la suerte, etc, etc, etc.

    ¿Quien genera esto? Francamente, es incuantificable, ¿Qué parte depende de mi capacidad y conocimiento y otro no podría hacer? Cualquier prueba empírica para saber esto es irrealizable. Esta es la realidad de la economía moderna, y dependiendo la cultura empresarial en la que nos encontremos esto se entiende de una manera o de otra, y siempre estos planteamientos son opiniones sin mucho sustento.
    Lo más habitual: Que se piense que el dinero sale de cualquier sitio menos de los recursos humanos disponibles y tendencia a la precarización general.
    La mayoría de personas de la izquierda que conozco se enfrentan a esto. Hablan de un sistema más justo, que valore el talento y el conocimiento y la capacidad, y que no se base en ciertas inercias como las actuales que tiene el capitalismo en el que vivimos, en el cual existe una pequeña masa de privilegiados y una mayoría de no privilegiados sin demasiado sentido y con nulo drenaje.

    En fin, dejo que ustedes orienten el hilo.

    Un saludo.

  4. valcarcel · ·

    Me alegro que le haya gustado en general lo que he dicho Pedro.

    Una cosa: sobre la esclavitud — sí, es cierto que nosotros mantuvimos la “tradición” esclavista pero ya los africanos se vendían entre ellos como esclavos. No es, ni mucho menos pues, una tradición occidental plenamente. La esclavitud ya existía entre árabes y moros (éstos vendían a los negros a los empresarios europeos) y en muchas otras culturas. Lo que quise decir es que ninguna otra cultura ha hecho tanto por el negro como nosotros en cuanto a sensibilidades se refiere.

    No quiero contestarle a todo lo que ha dicho porque prefiero que otros orienten la discusión a su manera, hoy vemos que en general estamos en sintonía más o menos.

  5. Madrileño antipaleto · ·

    Pedro, me ha parecido interesante lo que usted comenta sobre el dinero negro. Si potenciásemos los destapes de gente que comete fraude, ¿cree que a estos sí se les debería negar esos servicios sociales?

    No le quiero interrumpir porque los debates entre usted y Alfredo son dignos de encuadernar pero me vino eso a la mente.

  6. madison grant · ·

    Pedro dice:

    “Si hay un estado dogmatizador yo me opondré. En estos casos quiero menos estado.”

    ¡Qué hipocresía la de la progresía! ¿No eran ustedes los que gritaban a favor de EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA? Y encima este individuo nos toma por tontos, como si no supiésemos que los que más adoctrinan y reprimen son los propios progres.

  7. Hola Madrileño,

    Realmente lo que quería (y queda un poco confuso por la redacción que he hecho) era relacionar el abusón con la salidad pública, y el que trabaja en negro con las prestaciones. La idea era que el sistema de prestaciones de desempleo y de subsidios no está hecho para que gente que trabaja en negro se aproveche de él.
    De hecho propuse hace algo más de un mes en mi blog us sistema de trabajo social para que quien quiera cobrar un subsidio del estado lo pueda hacer pero colaborando con la comunidad, medida para evitar que estas personas también trabajen en negro.

    Pero voy a responder a su pregunta. Bien el problema de la gente que trabaja en negro es que tenemos de tres tipos: A/ La gente que comente fraude como método de ahorrar dinero y así ganar más, B/ La gente que tiene un trabajo que le aporta muy poco dinero y no puede darse de alta como autónomo porque se quedaría con unas ganancias mínimas, y C/ Las personas que ejercen actividades en las que se cobra en negro de forma tolerada por la sociedad (clases particulares, niñeras, etc).

    Obviamente el dinero negro es un problema y es algo que debemos eliminar, pero la persecución real debe hacerse al primer grupo. En el caso B no me siento moralmente incapacitado para hacerlo (porque conozco gente en este caso, que gana 500-600 euros al mes y obviamente no pueden pagarse unos autonomos), y en el tercer caso es inviable la persecución o el castigo al ser algo generalizado e incontrolable.
    De hecho hacienda tiene unos límites de renta en los que empieza a “perseguir” estas cosas, por estas mismas razones.

    ¿Negar la sanidad? Mire, sólo lo podría plantear para el primer grupo, pero todo tiene limitaciones, ¿Y si alguien necesita quimioterapia y no lo puedoe pagar? Me parece que una sociedad civilizada no puede dejar morir a una persona.
    De todos modos lo que urge es la persecución del fraude fiscal y las ilegalidades, y mientras no hagamos esto no parece que tenga mucho sentido plantearse algo más.

    Madison,

    No iba a responderte porque tu comentario no es más que un reflejo de tu odio visceral hacia quien no piensa como tú, pero en fin simplemente decirte que no te has leído ni tres páginas de un libro de EPC, y que si te parece dogmatización lo que pone ahí es simplemente porque vives ajeno al mundo.
    Te puede parecer mejor o peor que se hable del aborto, del matrimonio gay o cosas así, pero comparar eso con el intento de la iglesia católica de imponer su moral a la nación (o la forma como lo hacía hace 100 años por ejemplo) o la forma como lo hace un estado teocrático como el Iraní, que eran los ejemplos que tenía en mente, es un sinsentido que no merece mayor comentario.

  8. Bolchevique · ·

    Pedro, no le hagas ni caso al puto madison grant este de los cojones, que sólo se dedica a insultar a quienes no comparten sus ideas racistas y supremacistas.

    Hipocresía la tuya, grant. Tú sí que eres un falso de mierda que cada vez que te presentan argumentos huyes como una culebra.

    @Alfredo:

    Todavía estoy esperando a que nos comente sobre los otros ladrones, los del ladrillo que llevan años robando. Ah ya claro, que esos son de derechas y limpios, no como esos guarros mileuristas que viven en corralas.

  9. Bolchevique · ·

    jeje Pedro, veo que ya te diste cuenta de lo que muchos, salieron nuestros comentarios casi al mismo tiempo. Ese individuo es de lo más retorcido y fascista que viene por aquí.

  10. valcarcel · ·

    @Bolchevique: como siempre que pasa cada vez que participa, ha dejado una vez más sus vomitonas aquí. Payaso. Si usted no tiene nada que aportar no comente. Usted es fascista porque es comunista — el comunismo es fascista, no lo olvide, analfabeto.

  11. Ibaitxo · ·

    Yo de hecho creo que los pobres son pobres porque quieren, les gusta, les da “morbo´´ eso de ir a pedir a Cáritas…

    Siempre el mismo cuento de que el rico ayuda al pobre, el rico es rico porque le importa un carajo lo que le suceda al pobre.

  12. valcarcel · ·

    Siempre la misma demagogia de la izquierda. Hay conductas empobrecedoras y otras que enriquecen. ¿qué? ¿Que en todo esto hay un poco de destino también? Por supuesto – y así es la humanidad desde el principio de los tiempos – pez gordo se come al débil.

  13. Cabrit0 · ·

    Me da un poco de risa como aquí hablan de pobreza como si la conocieran. Salvo algún indigente es muy difícil que en España alguien conozca “un pobre”.

    Pero veamos por qué ciertos comportamientos sí son empobrecedores. Como saben algunos, vivo en República Dominicana, y aquí sí es verdad que hay diferencias entre ricos y pobres. No solamente económica sino de todo tipo: con sólo escuchar hablar a una persona ya se sabe que tan rico o pobre puede ser. Parecen incluso personas de diferentes países.

    Y ahora, los comportamientos: Los pobres gastan un porcentaje de su salario altísimo en bebidas alcohólicas y juegos de azar….Yo no soy un gurú financiero, pero de esa manera, por más que se redistribuya la riqueza, ese individuo no va a salir nunca de la pobreza. Y cuando me refiero a juegos de azar, quien ha entrado a un barrio dominicano puede darse cuenta de que hay cientos (sí, literalmente cientos) de bancas de apuestas y juegos de azar. Prácticamente 2 o 3 por cuadra.

    Por supuesto que muchos ricos toman alcohol y juegan a la suerte, pero éstos pueden permitírselo. La pobreza surge cuando nos damos esos lujos que no podemos permitirnos…Y es la principal causa de la pobreza: queremos vivir como ricos sin serlo.

  14. valcarcel · ·

    Muy de acuerdo con Cabrit0 — es a eso a lo que me refería. Hay comportamientos inmorales que generan pobreza: en España el ejemplo no es tan extremo de momento pero sí que hay otros: las drogas entre muchos jóvenes.

    Bien, PEDRO, como ya he tenido un momento de reflexión, le contesto con más profundidad:

    “Pero si nos encontramos en un contexto en que la falta de estado produce inseguridad (de todo tipo), produce dominio de ciertas empresas privadas sobre la vida de los hombres, produce desigualdad y pobreza, produce destrucción de la cultura, o produce una oligarquía dominante; yo ahí pediré más estado y más leyes. Me niego a pensar en dicotomías estado bueno- estado malo. Eso no lleva a ningún sitio, y me atrevo a decir que quien piense estas cosas jamás podrá proponer nada positivo nublado por una red de prejuicios.”

    Pedro, yo siempre he dicho que aquí no somos “laissez faire” – pero no debemos olvidar que los ejemplos mundiales que hemos tenido de Estados grandes produce todo eso que usted condena: en la antigua URSS había una oligarquía de partidos y tiendo a pensar que mientras más crece el Estado, más corrupción. Sin embargo, por supuesto que hacen falta ciertas leyes que pongan fin a casos flagrantes de abusos, como la corrupción o en su día, la esclavitud.
    “Las leyes regulatorias cuando se hacen (si se hacen bien) no se hacen con afán destructor.”
    Nunca he dicho lo contrario – la cuestión es que normalmente no se hacen bien.
    “Se pretende dificultar ciertas actividades para encauzar esa riqueza a otra parte, o directamente se redistribuye parte con el objetivo de crear riqueza de otra manera. No olvide usted que parte esencial de la riqueza de este país es debida a las modernas infraestructuras, al sistema educativo que provee de recursos humanos a la empresa, etc. Y todo esto se ha hecho en parte sustancial de la mano del estado y gracias a impuestos y redistribución.”

    Defiendo la creación de ciertos tipos de infraestructuras que conlleven un marco liberal para generar riqueza. Lo que no defiendo son obras públicas “porque sí” – es decir, “porque dan empleo”. Eso no es sostenible. No olvide que si queremos mejor sistema educativo, hay que quitar dinero de otras cosas, entre ellas, las obras públicas – hay que, en definitiva, elegir.

    “La regulacion o el impuesto no destruye riqueza. La mala regulación y el mal impuesto es la que lo hace. Y la buena regulación y el buen impuesto potencia la riqueza.”

    Los impuestos deben estar ligados a la responsabilidad individual en cuanto tratamos el tema de las ayudas sociales. No es “normal” que haya gente en el paro que se niegue a aceptar empleos – hay que acabar con eso inmediatamente y cortar ayudas a todo aquél que se niegue a participar cuando se le brinda la oportunidad.

    “La cuento una curiosidad, ¿Sabe que una de las primeras cosas que hizo la CNT en la revolucionaria Barcelona de 1936 fue cerrar las tabernas?”

    No lo sabía pero no me extraña tampoco – yo conozco como les gusta prohibir: tabaco y demás y pronto, el alcohol.

    “Ellos pensaban que para crear la nueva sociedad necesitaban gente con la mente lúcida, dedicada a colaborar y a aprender, no ha perder el día emborrachándose.
    Por eso cuando uno de estos dice que es “anarquista” lo miro con una mezcla de pena y rabia.”
    Yo también siento rabia cuando alguien pretende falsificar una idea que no es suya – es decir, que ambos rechazamos las hipocresías.
    “Sé que no va por mi,”

    Pues no, no va por usted. Hablaba de otros…

    “No estoy de acuerdo. La mayoría de “obreros” son muy críticos con la inmigración porque han vivido sus consecuencias. Que no lo digan o defiendan nominalmente ciertos puntos de vista se debe a la cultura de lo políticamente correcto.Otra cosa son ciertos jóvenes que aún son estudiantes.”

    Es mi deseo intentar acabar con esa cultura de lo políticamente correcto. El día que la mayoría de los izquierdistas me digan: “mire, queremos beneficiar a los inmigrantes pero reconocemos que son distintos, que no se comportan de la misma manera, que tienen algunas costumbres nocivas para nosotros”, yo les respetaré y les apoyaré. Lo que no resisto nunca es ese rollo “todo guay” de que “no pasa nada tío”, “somoj toj iguales” y “paz mundial”. Eso no lo acepto ni lo respeto. No, no somos todos iguales, (ante la ley sí debe ser así) pero no en cultura ni en formas.

    “Bien es cierto, pero la baja calidad moral de la sociedad acciona una palanca que en el otro extremo tiene a unos empresarios sin escrúpulos que lo único que quieren es enriquecese rápidamente. Al final, la “fechoría de los ricos” está en medio de la jugada.”

    Ya, y aplaudida por esos mismos “pobres” que no ven ningún problema en ello y que además gastan a veces buena parte de su sueldo en partidos de fútbol y no les parece “mal” que Ronaldinho cobre millones. Al final estamos en lo mismo: consentimiento e ignorancia.
    “Respecto a los sueldos, a eso de igualarlos entre capaces e incapaces. Mire, yo no conozco nadie que defienda eso,”

    Hay muchos comunistas que defienden que los sueldos deben ser “iguales” entre todos, independientemente del talento o productividad.

    “y más bien creo que la sociedad tal y como está organizada en este capitalismo moderno (por lo menos en España) es la que tiende a igualar a estos grupos precarizando a todos por igual.”

    Esto ha sido una afirmación insensata: ¿cómo que precarizados todos por igual?

    “siempre estos planteamientos son opiniones sin mucho sustento.”

    El mercado es el que decide el “valor” que un trabajo tenga, puede que sea de lo peor, pero así funcionan las personas. Está claro que un profesor de colegio no va a ganar nunca lo que “produce” un jugador de fútbol famoso.

    “Lo más habitual: Que se piense que el dinero sale de cualquier sitio menos de los recursos humanos disponibles y tendencia a la precarización general.”

    Depende – el dinero normalmente sale del consumidor dispuesto a comprar un producto. Cuando yo voy a una tienda yo le aseguro que si me compro una corbata, no me pongo a pensar en los recursos humanos más allá de la fabricación – yo no compro productos extranjeros si lo puedo evitar, ni siquiera el tabaco (aunque eso es inevitable a veces porque han eliminado empresas y las llevaron a Francia, como Altadis). Pero si lo puedo evitar, no compro cosas de fuera nunca. Y sí, leo donde se fabrica cuando voy al Supercor por ejemplo. La mayoría de las personas, no obstante, no lo hacen ni tienen tiempo de hacerlo. Me desvío un poco pero una de las cosas que menos me gustan cuando voy al supercor es la cantidad de postres envasados en plástico que hay – no porque yo sea un campeón sanitario, que no lo soy, sino porque me parece poco natural.

    “existe una pequeña masa de privilegiados y una mayoría de no privilegiados sin demasiado sentido y con nulo drenaje.”

    En el caso español dudo mucho que eso se deba al capitalismo y mucho más con las leyes rígidas del trabajo. Mire yo a veces hago “consulting” y hoy voy a ver a un jefe de recursos humanos que quiere despedir a varias personas porque ya no salen rentables – y como yo tengo experiencia con eso en Nueva York, le iré a aconsejar esta tarde. Pero lo que más me llamó la atención fue cuando me dijo “Alfredo, el sábado estaba muy deprimido.” Le dije, ¿por? Me dice: “no sé, pero me duele despedir a la gente.” Es ese paternalismo hispánico el que contribuye al bajo rendimiento en algunos casos. Yo quiero acabar con ese paternalismo latino.

  15. Alfredo,

    “Hay muchos comunistas que defienden que los sueldos deben ser “iguales” entre todos, independientemente del talento o productividad”

    ¿Dónde? Yo no conozco ninguno, me los tendrá usted que presentar. Nadie en tiempos actuales defiende eso. De hecho los propios comunistas tampoco defendieron esto, ni en las épocas más duras del sovietismo. Mire simplemente los stajanovistas, algo repudiado por Trostky.

    “Esto ha sido una afirmación insensata: ¿cómo que precarizados todos por igual?”

    Sí, esto es exactamente así, precarizados por igual. La cultura dominante en la empresa es la reducción de costes laborales por encima del talento. Esto es mayoritario y lo he visto en decenas, por no decir centenares, de empresas.
    El capitalismo hoy está llevando a la reducción de costes laborales por encima de cualquier otra cosa, presisamente por eso que he contado de la difícil valoración de los puestos de trabajo.
    Y por eso mismo me parece que esas propuestas liberales suyas que cree orientadas a que las personas talentosas, trabajadoras y capaces prosperen llevaría, con este modelo empresarial y de capitalismo de ganancia rápida, a exactamente lo contrario.

    “El mercado es el que decide el “valor” que un trabajo tenga, puede que sea de lo peor, pero así funcionan las personas”

    Insisto, no estamos en el siglo XIX y las actividades empresariales no son sencillas. Tienen complejidades terribles, hay fabricación, ventas, calidad, RR.HH, contabilidad, directores en cada área, etc, etc. Otorgar “valor” al trabajo se convierte en algo subjetivo, pues lo único que puedes valorar es el trabajo global.

    “En el caso español dudo mucho que eso se deba al capitalismo y mucho más con las leyes rígidas del trabajo”

    Mire Alfredo, uno de los ejemplos que pensaba era el de los “ejecutivos” de las empresas. Yo tengo una teoría bastante peculiar basada en mi experiencia personal que me dice que hay muchas prácticas ejecutivas que son generalizadas y que hacen daño a sus propias empresas.
    Los ejecutivos saltan de empresa en empresa, de sector en sector. Grandes fichajes, que vienen con idea de reforma. Los he visto Alfredo: Gente que no tiene ni puñetera idea de como se fabrica la pieza más básica de la empresa a la que entra intenta implantar teorías provinientes de una empresa distinta, de un mercado distinto, de un proceso distinto. Ideas que globalmente acaban siendo inservibles.
    Muchos no duran más de 2 ó 3 años en una empresa, pero están cotizados. Cobran cientos de miles de euros en cada empresa en la qe están, se blindan en algunos sectores, etc.
    Ahí hay una masa privilegiada que no está generada por la rigidez del mercado de trabajo, si no por la cultura empresarial española.

    “Es ese paternalismo hispánico el que contribuye al bajo rendimiento en algunos casos. Yo quiero acabar con ese paternalismo latino”

    Ese paternalismo que desprecia usted es uno de los factores por los que en este país no estamos quemando contenedores por la calle.
    No sé si el paternalismo latino es bueno o malo, merorable o inmejorable, pero la responsabilidad social de la empresa es necesaria, y lo primero con sus propios trabajadores.
    Y no sólo es necesario si no que es bueno para la empresa. Los modelos empresariales nórdicos (o el japonés) tienen una responsabilidad muy grande con sus trabajadores, a la que estos corresponden. Esto es bueno para la empresa en términos generales, como demuestran sus empresas punteras en muchísimos sectores. Tenga esto en cuenta porque un modelo de relaciones empresa-trabajador como el que usted propone no es que sea malo para el trabajador, es malo para la productividad en España y para el desarrollo de sectores punteros. Y no está el país para permitirse esto.

  16. Un federalista · ·

    joder macho qué pesadilla con estos putos progres. No os enteráis que esto es una web LIBERAL para LIBERALES, y vosotros, sobre todo el bolcheviqui este y Pedro siempre vienen a reventar los hilos. Alfredo, no les hagas ni puto caso que lo que quieren es desviar la atención del argumento y “vender” propaganda progre. Esta gente luego son los que censuran en sus webs. No tenéis vergüenza.

  17. valcarcel · ·

    Pedro:

    “¿Dónde? Yo no conozco ninguno, me los tendrá usted que presentar.”

    Le recomiendo que se pase por la Universidad Complutense. Aunque me temo que tendrá usted que buscarles, pues no se me da muy bien eso de las presentaciones de personas tan perversas.

    “Mire simplemente los stajanovistas, algo repudiado por Trostky.”

    Odio más a Trotskty que a Stalin, pues con Stalin se podía negociar para ciertas concesiones a Occidente.

    “Sí, esto es exactamente así, precarizados por igual. La cultura dominante en la empresa es la reducción de costes laborales por encima del talento.”

    Ah ya, entiendo: pero eso no es más que señales del mercado.

    “El capitalismo hoy está llevando a la reducción de costes laborales por encima de cualquier otra cosa, presisamente por eso que he contado de la difícil valoración de los puestos de trabajo.

    “Y por eso mismo me parece que esas propuestas liberales suyas que cree orientadas a que las personas talentosas, trabajadoras y capaces prosperen llevaría, con este modelo empresarial y de capitalismo de ganancia rápida, a exactamente lo contrario.”

    No puedo hablar de algo universal pero a mí me consultan muchos representantes de RRHH — no sé si es porque a mi no me duele meter el tijeretazo o qué sé yo pero me buscan….algo se está moviendo.

    “Grandes fichajes, que vienen con idea de reforma. Los he visto Alfredo:”

    Y yo…pero no puedo hablar de eso mucho en público.

    “Ese paternalismo que desprecia usted es uno de los factores por los que en este país no estamos quemando contenedores por la calle.”

    Hoy, el saldo: tres despidos. No quemaron contenedores. Se lo aseguro: una chica, un poco de Kleenex nada más, nada del otro mundo. Pero igual es un caso singular, no sé.

    “la responsabilidad social de la empresa es necesaria, y lo primero con sus propios trabajadores.”

    Pues yo jamás he sentido esa “responsabilidad social” y le aseguro que me funcionan las cosas bien en lo mío.

    Usted sigue insistiendo en el modelo nórdico: tierra a Pedro – esto es España, “Espein”, no Suecia.

    “es malo para la productividad en España y para el desarrollo de sectores punteros.”

    Dependerá del sector, obviamente.

    “Y no está el país para permitirse esto.”

    España sobrevivirá esto, hemos vivido cosas peores Pedro.

    Buenas noches

  18. valcarcel · ·

    @federalista: Tranquilo, que a los progres, si vienen con argumentos, hay que dejarles ver la alternativa liberal para que puedan elegir. Pedro ya lleva tiempo aquí y bueno, saca temas interesantes.

  19. Alfredo,

    Yo me refería a política seria, no a lo que piensen unos chavales de la universidad complutense. Cualquier idea por descabellada que sea tiene miles de personas que la defiendan, pero eso no la hace una idea política relevante. De hecho estoy seguro que se puede encontrar a miles de personas que votarían a Belén Esteban para presidenta del gobierno, por poner un ejemplo extremo.

    “Odio más a Trotskty que a Stalin”

    Me acaba de matar….

    “Pues yo jamás he sentido esa “responsabilidad social” y le aseguro que me funcionan las cosas bien en lo mío”

    No me refería que fuese necesario para usted y para sus negocios, me referia que es necesario para el país. ¿Qué pasaría si todos los empresarios fuesen como usted en este aspecto? Esa es la pregunta que hay que hacerse.

    “Usted sigue insistiendo en el modelo nórdico: tierra a Pedro – esto es España, “Espein”, no Suecia”

    Lo cachondo de la frase es que la dice la misma persona que pretende importar un modelo anglosajón a España, que ya no es que sea imposible de importar (nada es imposible de importar con las consecuentes adaptaciones), si no que ese mismo modelo en países similares al nuestro ha dado resultados espeluznantes, como el típico caso de Argentina.

    Y obviamente que España sobrevivirá a esto. Pero la cuestión no es sobrevivir, es hacer un país bueno para vivir y con calidad de vida. Y las cosas evolucionan hoy por la vía opuesta a la que deberia ser.

  20. leak · ·

    Interesante opinión Pedro, pero necesito preguntarle esto ya que mencionó el país donde nací, me crié y que habito, ¿cuándo se importó realmente un modelo anglosajón en Argentina? Que yo sepa, siempre se ha estado lejos del espíritu anglosajón en Sudamérica…

    Con respecto a lo demás, me sorprende el uso de la palabra “necesario” para la responsabilidad social. Creo que la responsabilidad social no se puede “imponer”, como es el histórico reclamo de gran parte del arco progresista alrededor del mundo. Hay sociedades con individuos más dispuestos a ayudar al otro y al bien común y otras que no tienen esa masa crítica de individuos. Son diferentes formas de encarar la organización social y su cultura. Y aquí empieza a tallar fuerte el tema de la confianza interpersonal y de las reglas claras, así como también el afán de superación…

  21. valcarcel · ·

    Pedro:

    “Lo cachondo de la frase es que la dice la misma persona que pretende importar un modelo anglosajón a España, que ya no es que sea imposible de importar (nada es imposible de importar con las consecuentes adaptaciones), si no que ese mismo modelo en países similares al nuestro ha dado resultados espeluznantes, como el típico caso de Argentina.”

    No caballero, no se trata de importar nada. Lo que he dicho es que el espíritu anglosajón en materia económica es más compatible con el carácter español en muchas cosas.

    Leak:

    Precisamente es eso — en España en general no tenemos ese espíritu “solidario” de los suecos y no podemos cambiar lo que somos.

  22. valcarcel · ·

    Por cierto Leak, de los autores argentinos el que más valoro es a Sarmiento en muchos temas.

  23. leak · ·

    @Alfredo

    A la hora de plantearse autores político-sociales de relevancia en Argentina, Sarmiento es uno y Alberdi es otro. La claridad de este último y su firme compromiso con la libertad del hombre (con su impecable aporte a la constitución argentina) es la base del despegue del país durante fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Lo animo a leerlo si no lo ha hecho ya. Aquí tiene alguno de sus textos:

    http://www.alberdi.org.ar/Obras.html

  24. valcarcel · ·

    Muy interesante leak. Leí su ensayo sobre España y muchas cosas son ciertas.

  25. Hola Leak,

    Respondo a la pregunta. Muchas veces ustedes confunden importar lo que es el “espíritu” liberal, con aplicar políticas liberales.

    Menem en la Argentina aplicó típicas recetas neoliberales que llevaron a Argentina al desastre donde está incrustada. “espíritu” liberal no aplico nunca, porque Menem era un Peronista con su típico populismo de caudillo latinoamericano.
    Además como bien comenta, el espiritu no es algo importable con decretos. Ni Argentina ni España son sociedades que tengan un espirtu liberal anglosajón, y precisamente por eso las políticas liberales de estilo alglosajón son profundamente incompatibles con nuestras realidades.

    Respecto a la responsabilidad social. Mire, como ya habrá intuido yo soy bastante admirador de las sociedades del norte de Europa. Me gusta esta responsabilidad social que tienen para con el bienestar del país, de todos los miembros del país. Nosotros carecemos de este espítitu, y obviamente como en el caso anterior no podemos importar esto por decreto, pero no por eso vamos a rechazar algo que nos parece bueno.
    Hay que ir poco a poco cambiando la mentalidad de nuestros compatriotas en ciertas áreas. Obviamente nunca seremos como los Finlandeses, pero hay que intentar aplicar un modelo nórdico “a la española”, e ir poco a poco aplicando un espíritu político y social en este sentido, a través de políticos responsables, de prensa responsable, de actores sociales relevantes.

    Esa es mi idea, largoplacista, complicada y dura, sí, pero creo que sería un buen futuro para España.
    Espero haber resuelto su curiosidad.

    P.D: Por cierto tengo familia en Argentina, y también estoy bastante interesado en la realidad de su patria de nacimiento. Tengo pendiente un viaje allí en el que me gustaría estudiar bien a fondo qué ha llevado a Argentina a estar así y como evitar que ese proceso de degeneración pueda copiarse en España. Mis familiares me dicen que no me preocupe, que España es “Europa”, y que aquí en el mundo civilizado esas cosas no pueden pasar, pero yo veo peligrosos paralelismos entre Argentina y España.
    Y lo que no quiero de ninguna manera aquí es un Ménem.

  26. leak · ·

    Pedro:

    Ante todo, gracias por contestar.

    Como usted sabe esta es una sociedad muy polarizada, pero yo no defiendo a Menem ni a sus políticas, todo lo contrario. En muchos sectores su prédica hizo que se pasara de un monopolio estatal a un monopolio privado (o a un oligopolio como es el caso de Telecom y Telefónica). Es parte del típico juego caudillista latinoamericano de gran componente corporativista, muy alejado de lo liberal, muy lejos de lo nórdico o de lo anglosajón y sí más cerca de lo latino, de la historia de España, Portugal, Grecia e Italia.

    En cuanto a confundir el espíritu liberal con las políticas efectivamente implementadas, no creo que se pueda decir con convicción que ha habido políticas liberales implementadas en Latinoamérica. Hemos tenido muy pocos gobernantes que no aboguen por el corporativismo, ya sea “neoliberal” o socialdemócrata.

    Es cierto, tal vez las sociedades latinas no estén cuajadas para un tipo de liberalismo anglosajón, tal vez tampoco estén cuajadas para un socialismo a lo nórdico, pero sin duda tampoco están cuajadas para el progresismo que hoy impera, porque la polarización es demasiado grande. Si me apura, le diré que España no va a tener el mismo destino de Argentina por las razones que esgrimieron sus familiares.

    En gran parte de América Latina, la pobreza es no sólo económica sino “espiritual”. Se está inmerso en una encarnizada lucha entre los que quieren cortar la libertad personal con fundamentos sociológicos y los que quieren cortar la libertad con fundamentos económicos. Al final, son 2 caras de la misma moneda y se la pasan alternando limitaciones inconducentes mientras el subcontinente no avanza…

  27. La persona trabajadora, inteligente es normal que alcance más objetivos que la holgazana y es legítimo hasta cierto punto.
    Imaginemos que nos encontramos en un amplio y rico bosque de la era de piedra. Pongamos que existen varias tribus, una con individuos más fuertes, belicosos y ambiciosos y las otras tribus de naturaleza mas taimada.
    Imaginemos a los esbeltos miembros de la tribu dominante cazando para saciar su hambre y también por placer (haciendo disminuir los recursos de la naturaleza de manera arbitraria e inútil).
    Imaginemos que conscientes de su fortaleza deciden impedir el paso a los mejores cazaderos de los individuos más débiles, llegando a cuasi monopolizar el bosque.
    Aprovechándose de dicho monopolio exigen contrapartidas para permitir a los débiles el acceso a la caza (racionada claro está), tales como favores sexuales, sacrificios, humillaciones y trabajos varios incluido el cazar para ellos.
    No imaginemos tanto, basta con salir a la calle para ver situaciones semejantes.
    Relaciones de clases basadas en la injusticia y la ambición desmedida.
    Un ejemplo más claro:
    Los padres compran 200 bombones para Navidad 20 días antes y los guardan en la despensa. Todos los hijos respetan los bombones sin que nadie diga nada excepto uno que cada día se come varios en secreto.
    Llegado el día de Navidad la bolsa esta vacía y el aprovechado alega que los bombones estaban al alcance de todo y que si los demás no han comido es porque no han querido.
    Muchas riquezas se han forjado así, robando lo ajeno, aprovechándose del confiado o menos ambicioso.
    El holgazán como dice el refrán lleva la penitencia en el pecado…
    Para el depredador insolidario quedará esto: ( http://lajabara.blogspot.com/2009/01/el-poder-de-la-manada.html ) más tarde o más temprano.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: