Contra la anarquía & la tiranía: Poder central & seguridad

Estoy seguro que mi texto de hoy no será del agrado de los Ron Paulistas y otros liberales irresponsables que, cuando les conviene, ignoran el texto de la Constitución de los EEUU en materia de autoridad presidencial y optan por radicalizarse con las doctrinas perversas y localistas de Thomas Jefferson. Debo reconocer que las redadas de Abraham Lincoln en plena Guerra Civil de EEUU contra sediciosos y terroristas de la época me emociona, el cumplimiento de la ley para el beneficio de un país fuerte y libre es emocionante, de la misma forma que todo ciudadano español con un mínimo de decencia se emociona y se alegra cuando detienen a los etarras separatistas, los meten en prisión, los enjuician, los castigan, y se les expulsa de la civilización democrática. Hoy vamos a distinguir entre criminales y enemigos del Estado y os demostraré que George W. Bush actuó correctamente cuando suspendió los “derechos” (sic) de los terroristas y los almacenó en Guantánamo. Repito: esto no será agradable para los seguidores de Ron Paul ni los “liberales” anti-republicanos que creen que la libertad es algo simplista y reducen todo a lemas sin fundamento. Sois unos irresponsables, y no tenéis cabida en este proyecto liberal y democrático.
—————————————————————————————————————————————–

Los poderes de emergencia para controlar y aplastar actividades turbias como el espionaje del Presidente Bush incomoda y molesta a la mayoría de los ciudadanos.
Incluso aquellos que no sufren de ninguna aversión maniática contra la dureza cuando es necesaria, se sienten algo incómodos. Una república como la de EEUU siempre se siente más “cómoda” cuando le hace frente a los criminales y no tanto cuando se intenta lo mismo con los enemigos del Estado. Los delincuentes violan la ley y la ley puede ser justificada con la policía, fiscales, jurados y jueces que están dentro de la ley: por lo menos en su mayor parte, la propia ley se reivindica. Los enemigos, sin embargo, se oponen ala ley y quieren sustituirla con la suya. Para hacerle frente a los enemigos, una república como EEUU debe tener y usar la fuerza suficiente contra una mayor amenaza. Los enemigos, siendo extra-legales, necesitan ser enfrentados y combatidos y aplastados con fuerzas extra-legales.

Esta verdad no está reconocida por los críticos de las actividades de vigilancia que Bush puso en marcha en la guerra contra el terror. Incluso, muchos de los defensores de las tesis que esgrimo aquí no parecen darse cuenta de la relevancia que tiene la propia Constitución americana para estos problemas y lo útil y duraderos que siguen siendo sus principios, gracias a la labor de nuestro héroe liberal y federalista: Alexander Hamilton.

Se puede comenzar por el hecho de que la Constitución de Estados Unidos hizo la primera república con un ejecutivo fuerte. Un ejecutivo fuerte es aquel que no se limita a ejecutar las leyes, pero tiene poderes extra-legales, como comandante del ejército, la celebración de tratados (y el ejercicio de la política exterior), y perdonar a los condenados, por no hablar de un veto contra la legislación. Fíjense que cuando el presidente, sea cual sea, de los EEUU jura en el día de su investidura, el juramento no es “para ejecutar las leyes” sino: “para ejecutar el CARGO DE PRESIDENTE”, que es algo mucho más grande. El presidente de los EEUU tiene la responsabilidad constitucional de SER presidente. Así que es un error acusar a Bush de actuar ilegalmente contra posibles enemigos, como si eso fuera un delito y la legalidad es lo que importa. Eso es simplista, propia de liberales minúsculos como Ron Paul. Todo eso ya ha sido superado cuando se redactó la Constitución de los EEUU y abogó por un Ejecutivo fuerte y central. Todos los liberales apreciamos que exista el Estado de Derecho y normalmente preferimos el poder legislativo por encima de cualquier ejecutivo.

Sin embargo, las leyes no son suficientes para dirigir un gobierno. Cualquier conjunto de normas permanentes se topará con una emergencia que requiere una excepción o una respuesta improvisada. En términos de Maquiavelo, la potestad ordinaria debe ser completada o corregida por el extraordinario poder de un príncipe, con criterio racional. “La necesidad no conoce leyes” es una máxima que todo el mundo admite, y aprovecha, cuando la necesitan. Los liberales a lo Ron Paul son reacios a aceptarlo porque ven que la discreción prudente abre la puerta a la imprudencia de la autoridad. Pero no hay manera de trazar una línea entre los sabios y los ignorantes, sin hacer una ley (o algo parecido) y así volver a la inflexibilidad del Estado de Derecho. Necesitamos tanto el Estado de derecho y el poder para escaparse del mismo – y esa doble necesidad es lo que establece la Constitución de EEUU.

En la Constitución americana el poder ejecutivo representa esa necesidad, en forma de respuesta a emergencias. Anticipa que ciertos acontecimientos se produzcan o que se planteen situaciones que no se pueden anticipar a través de las leyes. El poder legislativo y judicial (y el poder ejecutivo en la medida en que sólo ejecuta las leyes) representan las opciones disponibles como se han fijado en la ley. La Constitución mezcla la elección y la necesidad, lo que refleja el deseo Protestante de auto-gobierno (vigente en la legislación) y el reconocimiento de las limitaciones de la previsión humana y la imperfección de las leyes humanas.

Estos dos principios: discreción ejecutiva y Estado de Derecho no es un choque entre “progres” y “derechistas” o entre “europeos” y “estadounidenses.” Los europeos sacaron la bandera del “estado de derecho”, junto a los progres demócratas, porque es lo único que podían utilizar contra Bush. Cuando ellos gobernaban, en la época de Bill Clinton, eran ellos los que, durante el juicio contra Clinton, llamaban al perdón y al olvido (como si a los hombres se les puede olvidar el sexo oral) y eran los Republicanos los que hablaban del Estado de Derecho para castigar las inmoralidades obscenas de Clinton.

Con esa curiosa e inteligente combinación de la ley y la discreción, los redactores de la Constitución se apartaron deliberadamente de la triste historia de las repúblicas anteriores que alternaban entre la anarquía y la tiranía. El Federalista, la fuente más autorizada para entender el pensamiento de los redactores de la Constitución, deja claro que los republicanos se habían extraviado debido a que ingenuamente habían ignorado las necesidades que enfrentan todos los gobiernos y trataron de hacer desaparecer las ventajas de tamaño, potencia, flexibilidad, previsión y la prudencia que las monarquías pueden ofrecer.

Los redactores como Hamilton abogaron y defendieron un poder ejecutivo bien fuerte para tener poder y seguridad y notaron que podrían surgir ocasiones de urgencia nacional que requiere más poder para tener más seguridad nacional.

La separación de poderes es un invento republicano del siglo XVII, pero los redactores de la Constitución lo mejoraron cuando fortalecieron el poder ejecutivo. A partir de ese momento, el poder ejecutivo ya podía actuar con independencia de la legislatura y no sólo servir como un agente del poder legislativo para ejecutar las leyes. En la actual guerra contra el terrorismo, los que sostienen que el presidente de los EEUU, sea quien sea, debe estar sujeto a controles y equilibrios se equivocan cuando dan a entender que se puede bloquear al Presidente. Al Presidente se le puede responsabilizar, ciertamente, pero si pudieran detenerle, la Constitución carecería de cualquier medida de seguridad ante una emergencia nacional. Estas medidas pueden ser ilegales pero no son inconstitucionales y, puesto que la Constitución es una ley, no es ilegal bajo la Constitución tampoco.

Se facultó al Ejecutivo a actuar con independencia de la legislatura y no sólo servir como su agente en la ejecución de las leyes. En la actual disputa por el control ejecutivo de posibles terroristas, los que sostienen que el ejecutivo debe estar sujeto a controles y equilibrios se equivocan al decir o a dar a entender que el presidente puede ser frenado. El presidente puede ser considerado responsable, pero si se pudiése detener, la Constitución carecería de cualquier seguro de los medios de acción de emergencia. Las medidas de emergencia de este tipo puede ser ilegales pero no es inconstitucionales, y, puesto que la Constitución es una ley, no es ilegal bajo la Constitución.

Para ser considerado responsable, el ejecutivo debe ser capaz de actuar de forma independiente. En la medida en que depende de otros para actuar, como en conseguir una ley, la responsabilidad se distribuye a los demás y no está claro quién precisamente es responsable. Un presidente puede eludir la responsabilidad mediante la consulta con los otros y luego, si algo va mal, echarle la culpa a ellos, como ocurrió con Reagan vs. Oliver North y el “escándalo” del tráfico de armas a los Contras. Este es uno de los trucos más antiguos, y los políticos astutos con frecuencia niegan a ser consultados para que no se les responsabilice cuando la cosa se pone fea. Por eso, en virtud de esa Constitución republicana, la gente, cuando quiere responsabilizar a todo un gobierno, responsabilizan al Presidente.

El Federalista de Hamilton, Nº 70, nos dice que una constitución republicana precisa de energía y estabilidad, términos físicos para hablar de discreción y ley. La energía tiene su lugar en el Ejecutivo, y su garantía más importante es, en palabras de Hamilton, la “unidad.” Unidad en una persona, ojo, no unidad de comités o consejos. La unidad facilita la decisión, “acciones decisivas, discreción, actividad y despacho.” (Federalista 70). Aquí tenemos la razón de que la sociedad estadounidense, a imitación de su gobierno, hace tanto uso de este concepto. En todas sus instituciones – empresas, sindicatos, equipos deportivos, pandillas, y hasta en las universidades – a esa república le gusta poner el poder en manos de una persona, y luego hacerlo responsable. Ese es su lema republicano, muy diferente del tradicional, que ve la seguridad en los números. Por eso muchos europeos, muy colectivistas y de tradición más social, se escandalizan con grandes hombres y héroes como Bush, un verdadero patriota, un gran americano, y un gran ex-presidente que será absuelto por la Historia. Pero a todo esto, me daría lo mismo si estuviésemos hablando de Obama: Obama, ahora, es el presidente de aquél país y tiene los mismos poderes de discreción: por eso, Obama ha tomado la medida extraordinaria de fichar todo pasajero que venga de un país árabe.

Tomo noto de lo que muchos críticos me han dicho: que no es que no quieran vigilancia o control contra terroristas, sino que lo que quieren es que se haga “legalmente”, como si la legalidad, en estos casos, puede garantizar el éxito y como si la moral pudiése hacer renunciar a los enemigos de la civilización. De esta manera, tenemos la moral y el imperio de la ley por un lado y la necesidad por el otro. ¿Pero no existe un marco jurídico y una manera moral para hacer frente a la necesidad? La Constitución de los EEUU, bien entendida, demuestra que no existe. Es preciso que los progres estadounidenses hagan un mejor balance de los propios logros de su país y dejen de criminalizar a George W. Bush, sobre todo cuando Obama está haciendo muchas cosas parecidas. Para los americanos que me leen y hablan español, sepan ustedes que Obama, en cuanto a las medidas extraordinarias de seguridad que tome, también tiene mi mismo apoyo: no es una cuestión de partidos, es una cuestión de principios.

Anuncios

25 comentarios

  1. Sin rodeos, discrepo del sentido del artículo. Tu defensa del hamiltonianismo sí que es irresponsable, un alegato en favor del gobierno expansivo y bonapartista, capaz de pervertir la mejor Constitución escrita de la historia -la U.S. Constitution de 1787- y convertir de forma paulatina a la nación más libre y a la república más respetable en una “democracia” a la europea -nótese el entrecomillado (para los que no sepan distinguir entre una democracia representativa y una democracia popular)-.

    No diré nada más sobre el tema de Hamilton y Jefferson. Sólo diré que tus palabras contrarían fundamentos del liberalismo clásico como la participación de las minorías -especialmente los homosexuales- en la vida pública, el mayor peso del poder local sobre los gobiernos centrales, y los límites al poder ejecutivo, especialmente en lo que afecta a los derechos civiles. En conclusión, estás promoviendo un liberalismo que paradójicamente dista mucho de ser liberal, y por supuesto clásico.

    Aunque claro, ya tuviste la ocasión de leer mi opinión al respecto de todo esto hace un par de semanas. Sin acritud.

    Un saludo.

  2. Carles · ·

    Por primera vez que yo recuerde, no comparto una entrada de Alfredo, aunque lo digo también sin acritud y creo que las intenciones de Alfredo son las correctas. Más o menos en la línea de lo que dice Andrés, exceptuando lo del tema gay que no se debe ni considerar porque los liberales clásicos a mi juicio jamás defendieron la participación de los gays o quizá la inclusión de ellos como minoría, me limitaré a hablar en los términos de la constitución americana desde lo que he estudiado.

    Estoy de acuerdo con Alfredo en que la constitución incluye eso de la discreción + el derecho/la ley. Pero no estoy de acuerdo con lo que implica tu argumento: que los poderes presidenciales no pueden someterse a un control congresional. Es una negación del principio de gobierno equilibrado.

    Dices que la separación de poderes es un invento del republicanismo del siglo XVII y pasas a hablar del ejecutivo enérgico de Hamilton.

    Yo te pregunto: ¿cómo o quien(es) controlan o responsabilizan al presidente? ¿Acaso no está en la Constitución que la responsabilidad de un presidente ha de estar sometida al Congreso?

    Hablas del Federalista sí pero no dices que el Federalista distingue entre los poderes del Presidente y el de un monarca: a un presidente se le puede echar, via el Congreso: el impeachment.

    Pensar que nos podemos fiar de la “discreción sabia” de un presidente, por muy bueno que sea, y coincido que Bush fue bueno, sin limites del Congreso, supone aceptar un punto de vista utópico acerca de la naturaleza humana.

    Tampoco soy Ron Paulista, de hecho Ron Paul me parece repugnante, pero tampoco quiero una presidencia maquiavélica Alfredo.

    De todas formas creo que esto es un ejemplo más del choque inevitable entre el liberalismo urbanita que defiendes, un liberalismo monetarista, capitalista y “autoritario” a lo Hamilton en contraposición a la otra variante del liberalismo jeffersoniano. Yo soy una mezcla de los dos, aunque me incline mas a lo de Hamilton, pero no abogo por darle a nadie un cheque en blanco para hacer lo que le apetezca, por muy bueno que sea como presidente.

    Saludos a los dos

  3. valcarcel · ·

    @Andrés:

    Jamás he hablado de la participación o no de los homosexuales en la vida pública: me he limitado a decir que si quieren montarse fiestas y demás cosas que son moralmente reprochables e indignantes para una mayoría tradicionalista, que deberían pagarlo ellos. Alzar la bandera del movimiento gay sí que dista mucho de lo liberal, por supuesto que es así: el movimiento homosexual de toda la vida siempre ha estado vinculado al mundo de izquierdas, por cuestiones obvias: más del 90% de los liberales, incluido Ron Paul, somos tradicionalistas y cristianos. Pretender cambiar eso, amén de los origenes whigs y presbiterianos del liberalismo capitalista para intentar colar las reivindicaciones de una minoría en gran medida marxista o socialista/socialdemócrata, pervierte la tradición libero-clásica.

    Y lejos estoy de querer una democracia a lo europeo: por eso lo condené y he dicho que Hamilton tampoco quería eso, quería una república constitucionalista y federal, y por eso defendió al igual que yo el Colegio Electoral para prevenir que las masas pudieran votar a un presidente de forma directa.

    Ahora a los dos, como sacáis temas parecidos:

    Os recomiendo volver a leer la Constitución: la cuestión es si la PRESIDENCIA está definida exclusivamente a través de los poderes de emergencia, o “discreción”
    que ya de por sí permite la ley.

    Si nos limitamos a la ley, entonces tendriais que aceptar que el Congreso es la rama suprema del Estado.

    Parece que eso tiene sentido, en una república.

    Madison temía una tiranía legislativa como sí ocurre en Europa, donde el presidente es en realidad un primer ministro, un diputado con poder legislativo: PELIGROSÍSIMO.

    No es que el Congreso sea ambicioso, es que es estúpido y siempre ha sido así.

    Si el Congreso redacta las leyes, ¿qué hace un Presidente? Ejecuta las leyes, y como eso es así, el Ejecutivo tiene y ha de tener más poder. El ejecutivo no es una colección de ideas dispares para controlar a las otras ramas.

    ¿Y si hay un riesgo de que un terrorista meta una bomba y dinamite el Congreso? Pues tiene que actuar el Presidente.

    Una cosa es detener a un fulano pinchándole el teléfono porque no haya pagado impuestos y otra muy distinta es la guerra contra el terrorismo.

    Es decir, la “emergencia” tiene que ser creíble y gran parte del tiempo, así es. Si hay indignación popular, entonces el Congreso podría actuar.

    No nos engañemos: el Congreso le importa un bledo los derechos individuales: sólo prefieren dirigir una guerra antes que el Presidente.

    Creo que deberíamos juzgar por los méritos en cada caso y no cerrarnos a Hamilton nunca.

    Anonadado me quedo con vosotros y como despreciais el texto constitucional.

  4. apoyadlasupremacia · ·

    Mucho ánimo don Alfredo, ¿qué se habrán creído estos progreanarkas? Lo mejor es eso que usted dice, poderes absolutos al presidente, ni derechos individuales ni leches. Lo único importante es obedecer ciegamente al presidente, sin quejitas que eso es para mariconas ya se sabe. Esa filosofía suya me gusta, al que se ponga en medio y cuestione el orden constitucional, tiro en la nuca o pa guantánamo.

  5. Carles · ·

    Alfredo, que conste que opino que tu posición es muy respetable y todo lo que quieras, no dudo ni lo dudé nunca. Pero yo, como soy participante de tu proyecto, quiero dejar claro públicamente que no todos comulgamos con todo lo que dices a nivel personal.

    Ya para contestarte te diré que si tuviésemos que depender sólo en la palabrería constitucional, sí, es cierto que se podría ver que el Congreso es la rama suprema.

    Pero ya que dices que “desprecio” el texto, ¿cómo es que te tragas el primer y artículo más largo de la Constitución que se dedica exclusivamente al poder legislativo entonces?

    El alcance de esos poderes legislativos permite al Congreso controlar al Ejecutivo y a la Justicia. El poder de echar al presidente es un ejemplo obvio que va totalmente en contra de las aspiraciones “monárquicas” de algunos.

    Es más, ¿por qué entonces muchísimos de los poderes que en Europa se reservaban al monarca se delegan en EEUU al legislativo? Digo yo, ¡por algo será! Que tú y Hamilton no estéis satisfechos no quita del producto final.

    Sí, tienes razón en que la “tiranía legislativa” es posible, pero es mucho más probable que esos poderes ejecutivos delegados en una sola persona, podrá abrir la posibilidad de abusos si surge un líder bonapartista o populista.

    Elevar el poder ejecutivo, su discreción, que existe desde luego pero elevar eso por encima de la ley tienda a la tiranía de un populista.

    Te digo lo que yo leo de la Constitución textualmente: tiene muchos poderes de emergencia que son específicos:

    1. El poder de suspender el habeas corpus en “casos de rebelión o invasión” (ahi estoy totalmente de acuerdo con lo que ya has dicho del habeas)

    Ese es un ejemplo. Pero si tú o Bush o Hamilton estuvieseis tan seguros de estos poderes, ¿por qué Bush nunca se atrevió a suspender el Habeas Corpus dentro de los EEUU al margen de Guantánamo?

    Sabes que no lo haría, ni tú lo harías seguro porque no se podría convencer al público que hay “rebelión o invasión” que necesito de ese suspenso para “garantizar la seguridad del público”, como reza la Constitución.

    No Alfredo, yo no desprecio el texto de la Constitución, desprecio la interpretación que vosotros le dáis en la Admin. Bush.

    Y te lo repito – me gusta Bush, me gustó su gestión, no te confundas y apoyo lo de Guantánamo. Lo único que nos separa es qué poderes debe tener el ejecutivo y a mi me parece que es más sensato que exista más poderes en el Congreso. Eso no me hace Ron Paulista y es injusto que me taches así sabiendo que no lo soy y sabiendo que te defiendo siempre que puedo.

  6. valcarcel · ·

    @Carles: Para responderme y discrepar no necesitas teñirlo todo de miel y buenas palabras: a mí no me duele que no estés de acuerdo porque en este caso, sé que soy yo el que tengo la razón absoluta.
    ————————————–
    No se trata de “qué peligro” es más probable. Se trata de qué peligros o peligro significaría EL FIN DE LA REPÚBLICA de los EEUU.

    Mira Carles: lo siento pero tú no viviste el 11 de septiembre así que poco capacitado estás para hablar sobre qué debe hacer un presidente de los EEUU. Yo estaba ahí, casi me muero, y de hecho estaba precisamente estudiando la Constitución, porque una cosa es copiarme lo que dice el texto y otro ENTENDER lo que quisieron decir esos grandes hombres que la redactaron y me temo que en este caso, no lo entiendes porque no quieres entenderlo al igual que Andrés.

    Quizás cuando tengas cerquita de tí un avión que te pueda estrellar en cuestión de segundos, entenderás que hay cosas que se tienen que suspender para salvaguardar un país, y máxime cuando estamos hablando de aquella república. Es cierto que Bush no suspendió el H.Corpus en EEUU: fue demasiado bueno porque Lincoln lo hizo y yo lo hubiése hecho ese mismo día del 11 S. Se tendría que haber hecho una limpieza profunda ese mismo día, con deportaciones masivas y encarcelamientos de sospechosos.

    Una república, está claro, puede sobrevivir a un déspota: Roma ya lo hizo, hasta César, que se convirtió en un mártir.

    PERO NO PUEDE sobrevivir ANARQUÍA desde dentro. ESO NUNCA.

    ¿Cual es la receta para la tiranía? Cuando uno acaba legislando para los deseos de muchos.

    ¡Justamente lo que ustedes proponen!

    Bush jamás hizo nada populista, simplemente como EJECUTIVO, habló de lo que le corresponde: la seguridad nacional.

    Su “encanto” está en esa “mayoría” calladita que acepta que es necesario lo que él hizo y que exige energía y eficiencia del Estado cuando hay un riesgo a la seguridad nacional precisamente “para preservar” la unión.

    Es el Congreso el que se aprovecha del populismo para tener más poderes sobre la vida de los americanos. ¿De verdad pretendes decirme Carles que te sentirías más cómodo con el poder legislativo entero pinchándote los teléfonos?

    Supongo que preferiría que Pelosi, Kennedy, y los demás senadores tengan acceso absoluto a tu teléfono y archivos? Pues yo prefiero que sea UNO.

    Y mucha gente le daba gracias a Dios todos los días cuando lo de Bush: que era un fuerte presidente que luchaba contra Al Qaeda de manera “ilegal” (sic) y que hizo lo posible para que Occidente tenga petróleo, una fuente energética que toda la progresía utiliza pero en su hipocresía dicen “no más sangre por petróleo”. Sin ese petróleo no sé cómo se les podría dar esas “cosas” que consumen.

    Mira Carles: o tenemos la anarquía del legislativo en la cuestión de la seguridad nacional y las guerras, o un ejecutivo vigoroso que cumple su papel.

    Si de verdad tienes un problema con la magnitud de los poderes de Bush, que tuvo Bush quiero decir, cúlpale entonces por no hacer nada cuando China aumentó sus tropas y armamento o con la cuestión iraní.

    Parte de ser “hamiltoniano” es eso, saberlo todo y tenerlo todo previsto.

    De todas formas, la cuestión que planteas es irrelevante ya que si el Congreso realmente piensa que lo que hizo Bush estuvo mal, tiene el poder y no necesita un tribunal, que se llama poder de juicio político, que es un instrumento más bien político y no jurídico para cargarse al Presidente como ya se hizo, casi, con Clinton.

    Además, ya sabemos que por mucho que yo lo desee, el Ejecutivo está lejos de ser “fuerte” hoy en día: era muchísimo más fuerte en la época de Adams y Hamilton y Washington, mucho antes de los lobbys,
    ONGs, empresas y otros elementos que han cogido al ejecutivo por el cuello y que directamente, supongo que sabrás, el Ejecutivo depende de ellos hoy en día y en gran medida.

    No serás Ron Paulista pero en esta cuestión eres un irresponsable.

    Gran parte de los problemas en Irak se debían precisamente a ese sentido absurdo de inhibición que supuestamente debe tener un presidente. No señores, no señores.
    Me asombra cómo un liberal esté tan dispuesto a otorgarle poderes absolutos a cientos de legisladores que son mucho más tiranos y liberticidas que un presidente.

    Y aquí tienes el Artículo II en su totalidad: como verás, a diferencia de lo que has dicho o Andrés, estoy precisamente DEFENDIENDO la mejor constitución del mundo contra anarquistas que pretenden pervertirla y mancillar el concepto republiano de Gobierno:

    Artículo II y en español fijate:

    http://www.cato.org/pubs/constitution/article2_sp.html

  7. Ibaitxo · ·

    y luego criticaras al dictador comunista de chavez y sus abusos de autoridad…

  8. valcarcel · ·

    @Ibaitxo:

    ¿Me podría decir cuales son los “abusos” de Bush que sean equiparables a los del dictador comunista?

    Su comentario no tiene ni pies ni cabeza: Bush controla sólo, como presidente, controlaba SÓLO su “CARGO”, es decir: hizo lo que está de por sí permitido constitucionalmente DENTRO de su cargo. Si usted tiene un problema, o cualquiera, con la Constitución de los EEUU, se puede cambiar oiga: el proceso se llama Enmienda — y requiere la aprobación de 2/3 de los estados. Pero claro, está clarísimo que es una Constitución que funciona bastante bien y que es lo que quiere la ciudadanía: incluso ayer, si se molestó a leer el New York Times, una progre, de las de su cuerda, criticó a Obama por precisamente “no hacer como hizo Bush y PROTEGER la nación” — un presidente en el concepto republicano de EEUU es como un “padre” — tiene el deber de proteger el “hogar” ante ataques y enemigos externos. Si quiere el enlace de la progresista del New York Times me avisa: no estoy defendiendo una “dictadura”, pues el poder ejecutivo fue templado por Locke, y suavizado por Montesquieu: pero sí abogo por un Ejecutivo, con todo lo que eso conlleva. Parece ser que hay unanimidad hoy en que la tiranía de una mayoría es superior a la discreción constitucional que ejerce un monarca/presidente.

    En fin…

  9. Carles · ·

    Alfredo, discúlpame si te he ofendido, lejos es mi intención de ofenderte, y sobre todo a ti, uno solo se puede enfadar con quienes uno respeta, y yo a ti te respeto muchísimo. El origen de mis dudas es que el poder es el peligroso, y no estoy diciendo que sea mejor necesariamente en el legislativo. Pero yo pensaba que como liberales se debería limitar al Estado en sí mismo, no sólo a una rama. Es verdad que yo no soy un experto constitucional pero mis instintos son los que me dicen que hay que tener cuidado.

    En ningún momento te quise ofender y si así lo viste te pido disculpas. Solo quiero una discusión detallada acerca de tus justificaciones, que ni siquiera he cuestionado. ¡Faltaria más! Quizás mañana cuando se calmen los animos podremos volver a esta discusión.

    Buenas noches

  10. Considero que uno de los grandes logros de la Constitución de EE.UU. es haber conseguido un buen equilibrio de poderes, que evite las situación que se dan o han dado en Latinoamérica.

  11. Agorismo · ·

    Andrés, tienes más razón que un santo. Estos dos señores serían capaces de dinamitar la tradición de Thomas Jefferson con tal de afincarse al poder y defender a Bush. Por un lado, no es de extrañar. El VPresi de Lib.Dem es un declarado admirador de Sarkozy, europeista, y monárquico. Por otro lado, tenemos a Alfredo, monárquico hasta rozar el fanatismo, democrático a lo suyo, democracia de la élite, democracia a lo G8, y recortes de los derechos civiles. Y no Alfredo, a usted no le pediré disculpas, pues no me bajo los pantalones así cuando no estoy de acuerdo con algo.

    @Carles: lo siento pero me parece fatal que te arrodilles así por miedo a ofender. Yo no soy oficialmente parte de Lib. Democrático pero ya va siendo hora que los miembros se pongan firmes y exijan cambios democráticos porque la chulería ya roza lo insostenible.

    Alfredo: muchas veces habla usted en el nombre de Lib.Democrático sin consultarlo con sus colaboradores y no estaría mal que antes de hacer declaraciones en el nombre de Lib Dem que lo consulte con otras personas. Ya llevo un tiempo notando que hay discrepancias internas pero parece ser que usted y su vp se aferran a lo que ustedes creen que es lo correcto sin consultar y sin tomar en cuenta otras opiniones. Hace poco le dijeron que salga del palacete y tienen razón. Hay vida más allá de su mundo, hay una cifra de paro espeluznante en España, gente con problemas y también lectores que quieren lidiar con problemas cotidianos y no remontarse a Hamilton y a “soluciones” elitistas.

    @Snake: yo me considero antifederalista precisamente porque a pesar de Madison, hay algunas lagunas en esa constitución que permiten este tipo de “interpretaciones” alfredianas. Sin embargo, sigue siendo mucho mejor esa constitucion que otras.
    Miedo me daria pensar en Alfredo y Doncel con la CE de 1978 en mano.

  12. valcarcel · ·

    @Carles: pero ¡si yo no estoy enfadado! Podriamos discutir sobre todo esto cuando te apetezca, tranquilo.

    @agorismo: aquí hay un proyecto serio y comprometido. Si usted tiene un problema con el, móntese su propio grupo. No necesitamos sus consejos. Todos los que colaboran conmigo están más que satisfechos con el proyecto y sí que se consultan las cosas. Otra cosa es que a usted no le guste lo que se consulte…

    Y ya hemos hablado del paro y hemos ofrecido soluciones. Le remito a mi anterior entrada.

  13. Cabrit0 · ·

    Es que el debate a veces está mal entendido. No sé si soy Ron Pauliano, pero muchas de sus ideas me gustan. Como no soy americano, su política exterior me incumbe poco y nada, pero me agradan sus ideas económicas y de libertad individual.

    “Eso es simplista, propia de liberales minúsculos como Ron Paul.”….Lo mismo de siempre. Habrán ideas con las que uno no está de acuerdo pero hablar de “liberales minúsculos” es algo exagerado. Puestos a elegir elegiría mil veces a Ron Paul que a W. Bush que desde mi punto de vista tiene mucho de socialista. La Patriot Act por ejemplo, es algo que he visto sólo en los países donde el marxismo es grande o en los libros de textos cuando reinaba el absolutismo en Europa ¿Y el plan Paulson? No se diferencia demasiado a las recetas de Zapatero.

    ¿Que de vez en cuando hay que saltarse la ley por alguna emergencia? Estoy de acuerdo. En especial si la ley es injusta. Y creo que por más que lo diga una Constitución, el Presidente no es el único con tal derecho, que ya los faraones dejaron de existir.

    Un saludo.

  14. Borjachenko · ·

    Pues yo como socialista, estoy totalmente de acuerdo con Freddy, faltaría más.

    Todo palo que se le dé a un miembro del partido republicano americano estará bien dado y más aún si es liberal.

    Gracias Freddy, su labor es impagable.

    Ojalá todos en la derecha fuesen como usted y Gallardón.

    Saludos con el puño en alto.

  15. Mutualista · ·

    jajajajajajaa ¡qué bueno borjachenko! Estos señores son un cáncer para la derecha y a mí mismo se me cruzó por la mente la comparación con Gallardón. La izquierda está encantada con tener a gente como Alfredo y Gallardón en la “derecha”.

  16. valcarcel · ·

    @Borjachenko: Disculpe pero yo soy miembro del P.Republicano y la gran mayoría de afiliados votó NO a la candidatura de Ron Paul para ser representante de la presidencia. De frente a Ron Paul estaba Mccain, un patriota, comprometido con la política exterior de Bush y moderado, sin las locuras extremistas de Ron Paul que ha llegado a criticar hasta la Guerra de Irak cuando ha sido un éxito, lo sostengo y lo seguiré defendiendo. Que usted y mutualista me acusen de ser como Gallardón es de risa, principalmente porque yo jamás he defendido ni una sóla propuesta ideológica de Gallardón ni le voté en las municipales. Gallardón quedaría mucho mejor en el PSOE porque en realidad es socialista.

    @Cabrit0:

    Aquí no entraré a valorar en profundidad la Patriot Act pero le diré que en cuanto a W.Bush, prefiero a su padre, incluso se podría decir que estoy más cercano en términos ideológicos a Bush padre que a Reagan: Ronald Reagan fue un gran presidente, pero creo que tenía un componente algo populista que no me gusta mientras que Bush padre era un verdadero “hombre de estado”, debido a sus origenes “académicos”.

  17. Alfredo, ¿qué sucedería si tuviéramos un Ejecutivo que se dedicara a propagar que vivimos en un estado de guerra constante, y en virtud de eso suspendieran derechos de los ciudadanos y se justificaran con que hay que salvar la civilización, aprovechando para realizar cazas de brujas que no se corresponden con el discurso que defienden? No digo que la situación del terrorismo islámico no exija medidas contundentes, pero yo no defendería como norma que el Ejecutivo no posea ningún control y pueda saltarse la ley si no está justificado. En ese caso, a mi juicio debe ser el poder judicial, a renglón pasado, quien se ocupe de controlar al ejecutivo y no el legislativo.

    Una de las características del modelo presidencialista americano es que el presidente responde ante los ciudadanos que lo han elegido; obligarle a responder ante el Parlamento por la vía legal de cuestiones de máxima importancia supondría supeditar el ejecutivo al legislativo. Y si vamos a defender que absolutamente todo pase por el legislativo, damos por hecho que no pueden darse nunca situaciones de emergencia que requieran la promulgación de decretos-leyes.

    La separación de poderes, que estén deslocalizados, no implica que todo deba someterse al legislativo. Ahora bien, yo tampoco defiendo que el ejecutivo no tenga que responder ante nadie: debe responder ante el poder judicial, que a mi juicio debería ser independiente, y evidentemente ante los ciudadanos en las elecciones. Yo no creo que el Ejecutivo deba tener impunidad: por poner un ejemplo de mi disciplina, no podemos dar carta blanca al ejecutivo para llevar a cabo toda clase de acciones de espionaje, no yendo por la vía legal, si se va a utilizar los recursos del estado para espiar a la oposición como sucedió en el caso Watergate. La transparencia no debe ser absoluta si ello compromete una operación, pero lo suficiente como para que no nos tomen el pelo. Tengamos más confianza en la concentración del poder en un individuo o en la concentración del poder en muchos lo que no puede hacerse en ningún caso es que ese o esos no tengan control de ninguna especie y en este caso creo que lo justo es que sea el poder judicial, a renglón pasado, quien detenga las conductas ilegales y no el Congreso poniendo trabas previas y ralentizando la acción del ejecutivo.

    Saludos.

  18. valcarcel · ·

    Samuel, a raíz de lo que me ha dicho, que entraré a valorar en profundidad luego cuando tenga la oportunidad esta noche, se me antoja por de pronto a que usted sería un “admirador” por llamarlo de alguna forma de la decisión en “Marbury vs. Madison” — en efecto, lo que usted propone está en línea con lo que ya existe:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Caso_Marbury_contra_Madison

    diré más luego.

    Saludos

  19. valcarcel · ·

    @Samuel:

    “¿qué sucedería si tuviéramos un Ejecutivo que se dedicara a propagar que vivimos en un estado de guerra constante, y en virtud de eso suspendieran derechos de los ciudadanos y se justificaran con que hay que salvar la civilización, aprovechando para realizar cazas de brujas que no se corresponden con el discurso que defienden?”

    Creo que es casi imposible que esto ocurra debido al acceso moderno a la información. Si no ocurrió antes con Lincoln, cuando era mucho más fácil engañar, difícil pueden hacer algo así ahora.

    “No digo que la situación del terrorismo islámico no exija medidas contundentes, pero yo no defendería como norma que el Ejecutivo no posea ningún control y pueda saltarse la ley si no está justificado. En ese caso, a mi juicio debe ser el poder judicial, a renglón pasado, quien se ocupe de controlar al ejecutivo y no el legislativo.”

    Esta propuesta es mucho más sensata y es lo que existe ya en Marbury vs. Madison: algunos me acusan de odiar al Congreso y al Supremo pero es que me temo que estamos en lo mismo casi: que 9 jueces tengan tantos poderes, sobre todo cuando no son elegidos, da para pensar.

    “Una de las características del modelo presidencialista americano es que el presidente responde ante los ciudadanos que lo han elegido; obligarle a responder ante el Parlamento por la vía legal de cuestiones de máxima importancia supondría supeditar el ejecutivo al legislativo. Y si vamos a defender que absolutamente todo pase por el legislativo, damos por hecho que no pueden darse nunca situaciones de emergencia que requieran la promulgación de decretos-leyes.”

    Correcto: es por eso que ninguna persona que se diga ser admiradora del sistema republicano de EEUU puede decir que sería mejor la supremacía legislativa.

    “La separación de poderes, que estén deslocalizados, no implica que todo deba someterse al legislativo. Ahora bien, yo tampoco defiendo que el ejecutivo no tenga que responder ante nadie: debe responder ante el poder judicial, que a mi juicio debería ser independiente, y evidentemente ante los ciudadanos en las elecciones.”

    El problema es que el TS está compuesto de cargos vitalicios — tiene eso sus pros y sus contras. Estuvo bien por ejemplo que en el año 2000 le entregaron la presidencia a Bush: porque en esos casos, es el Supremo el que determina el resultado final electoral, y está en armonía con la Constitución y el Colegio Electoral.

    “Yo no creo que el Ejecutivo deba tener impunidad: por poner un ejemplo de mi disciplina, no podemos dar carta blanca al ejecutivo para llevar a cabo toda clase de acciones de espionaje, no yendo por la vía legal, si se va a utilizar los recursos del estado para espiar a la oposición como sucedió en el caso Watergate. La transparencia no debe ser absoluta si ello compromete una operación, pero lo suficiente como para que no nos tomen el pelo.”

    De acuerdo pero fíjese que la alternativa para su profesión sería mucho peor: estaría sometida a la voluntad de los legisladores — cuando en casos extremos yo prefiero responsabilizar a una sola persona: el Presidente y prefiero que la seguridad esté en manos de éste en vez de tropecientos senadores y congresistas.

    “Tengamos más confianza en la concentración del poder en un individuo o en la concentración del poder en muchos lo que no puede hacerse en ningún caso es que ese o esos no tengan control de ninguna especie y en este caso creo que lo justo es que sea el poder judicial, a renglón pasado, quien detenga las conductas ilegales y no el Congreso poniendo trabas previas y ralentizando la acción del ejecutivo.”

    Insisto: creo que esta alternativa es preferible, mucho más preferible pero dadas las circunstancias, a veces un tribunal tiene que aplicar una ley que podría comprometer la seguridad nacional. Hay mucho gris Samuel, y muchas lagunas, y es cierto que hace falto algún tipo de control. Lo que cuestiono es que el Presidente tenga que someterse a muchos en estos casos. Es él el guardián final de la Constitución y su árbitro, y así es como se jura en la investidura.

  20. Borjachenko · ·

    Bueno, no haber votado a Gallardón no tiene ningún mérito Fredy. De hecho, el propio Gallardón no votó por el PP en las últimas elecciones, ni en las penúltimas, ni en las antepenúltimas…

  21. valcarcel · ·

    Borjachenko: me gustaría que alguna vez que comente, lo haga sin mala fe — y aporte algo positivo. No entiendo esa manía que tiene contra este proyecto que se dedica a defender la derecha.

  22. Samuel: “¿qué sucedería si tuviéramos un Ejecutivo que se dedicara a propagar que vivimos en un estado de guerra constante, y en virtud de eso suspendieran derechos de los ciudadanos y se justificaran con que hay que salvar la civilización, aprovechando para realizar cazas de brujas que no se corresponden con el discurso que defienden?”

    Alfredo: “Creo que es casi imposible que esto ocurra debido al acceso moderno a la información. Si no ocurrió antes con Lincoln, cuando era mucho más fácil engañar, difícil pueden hacer algo así ahora”.

    Sí, puede que al cabo se sepa, aunque un gobierno que hiciese tal también trataría de hacer toda la propaganda posible a su favor. Hablo de gobiernos radicales que quieran cambiar el sistema desde el poder y traten de militarizar la sociedad, haciendo alusión constante a enemigos exteriores imaginarios. Es obvio que en una democracia actual tal gobierno perdería las elecciones, o posiblemente ni las ganaría, pero en un plano hipotético es un hecho que podría suceder y dando a un gobierno amplios poderes en seguridad, sin control de ninguna clase, podría constituir un riesgo que, según usted, deberíamos asumir.

    En cuestión de eficacia es verdad que el Ejecutivo debería tener supremacía. Pero se trata de saber si están siendo eficaces en la injusticia o en la defensa del ciudadano. Y como bien dice, hay muchos grises y lagunas; establecer un modelo concreto da lugar a que tanto en una situación como en otra alguien sea perjudicado: o el poder ejecutivo, o los derechos de los ciudadanos que no tienen suficiente salvaguardia. En ambas corremos peligro, y en ambas no hay “plena seguridad”: hemos de confiar en que nuestro gobierno hará lo posible por protegernos o que el legislativo no pondrá trabas al ejecutivo cuando se trata de tomar decisiones inmediatas.

    Usted hace el énfasis en la seguridad, lo cual es muy loable si uno estuviera seguro de que quien tiene el poder no lo va a utilizar para instaurar la arbitrariedad como norma suprema. Quizás a lo que yo me refería sea más idóneo para tiempos de paz, pero mientras no haya una alerta máxima -por ejemplo, la caída de las torres gemelas, o incluso algo peor- yo no aceptaría una suspensión del habeas corpus. Mi confianza en la seguridad del gobierno no llega hasta ese extremo.

    Es posible que en un sistema como el nuestro tendamos a desconfiar más del ejecutivo: los presidentes no están limitados a dos legislaturas como en Estados Unidos, configuran las listas de las elecciones legislativas (luego ellos mandan) y a menudo interpretan la Constitución como les dá la gana (¡imagínese ese sistema en países sudamericanos, donde los derechos individuales no siempre se tienen en consideración!). Tener un poder judicial independiente sería una ventaja para poder controlar algunos desvaríos, ya que simplemente se haría el énfasis en el cumplimiento o interpretación de lo que ya está legislado, actuando para que el ejecutivo se atenga a la legalidad y no por el mero hecho de que una mayoría parlamentaria no esté de acuerdo.

    Yo acepto que el control puede ser bueno o malo en función de lo que se quiera controlar; controlar el poder en el momento en que está luchando por defender los derechos del individuo no es beneficioso para el individuo. La cuestión está en saber cuándo están los derechos del individuo en peligro. Muchas veces el gobierno utiliza los decretos para cuestiones que nada tienen que ver con situaciones de emergencia. Y tal herramienta en manos de gobiernos radicales resulta muy peligrosa.

    Saludos.

  23. valcarcel · ·

    Así es Samuel: aquí jamás abogaría yo por eso — sería peligrosísimo en nuestro sistema que es parlamentario y ultra legislativo. Pero en el caso de los EEUU creo que tiene menos “riesgo” a pesar de que sí, acepto que siempre podría existir ese riesgo populista. Y, tampoco es que yo quiera entrar en la “excepción” extremista de Carl Schmitt que dio lugar a Weimar y al nazismo como ya sabemos. Y correcto: podría ser brutal en el caso sudamericano.

    Yo tampoco es que abogue por suspender el Habeas así como así pero sólo en casos de alarma o guerra interna o externa, casos extraordinarios que dinamiten la confianza ciudadana. Espero que no vuelva jamás a ocurrir un 11 de septiembre pero creo que la presidencia de Bush se comportó bastante bien dadas las circunstancias. Miedo me da pensar en lo que pasaría aquí con un atentado así de grande.

    “controlar el poder en el momento en que está luchando por defender los derechos del individuo no es beneficioso para el individuo”

    Esto es lo que muchos liberales no acaban de entender Samuel: que hay momentos en el que nuestro propio sistema de libertades está en riesgo y ha de ser protegido con todos los mecanismos disponibles.

    Y ahora que me lo puntualiza, comparto ésto en su totalidad:

    “Tener un poder judicial independiente sería una ventaja para poder controlar algunos desvaríos, ya que simplemente se haría el énfasis en el cumplimiento o interpretación de lo que ya está legislado, actuando para que el ejecutivo se atenga a la legalidad y no por el mero hecho de que una mayoría parlamentaria no esté de acuerdo”

    Gracias por entender Samuel y hacer el esfuerzo de leer entre líneas y no reaccionar como algunos que parece que nada más ver la palabra “ejecutivo” y “presidente” y ya se ponen a temblar. Señores: que EEUU no es la Alemania de Weimar.

  24. Borjachenko · ·

    Yo hago mis aportaciones exactamente con la misma buena fe con la que se dirige usted a otros comentaristas de este foro camarada Fredy.

  25. Fijate que facil. Si fuesemos perfectos necesitariamos gobierno? Seguro que no pues seriamos gobierno en nosotros mismos. Mientras mas perfectos somos menos gobierno necesitamos. Anarquia es ausencia de gobierno. Entiendo que hoy en dia necesitamos un porciento de tirania (lo opuesto) pues somos tan desordenados. Yo prefiero que nos acerquemos mas a una anarquia. Pero necesitamos perfeccionarnos. Lo mejor esgobierno limitado pues es para una sociedad con menos problemas de conducta y para una sociedad virtuosa.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: