¿Qué es el monetarismo?

Muchos de mis señores lectores saben que en España, la mayoría de los liberales son de corte anarquista. España es un país que, desgraciadamente, tiene una fuerte tradición anarquista, como todos los países del sur de Europa. No entraré a analizar los motivos y hoy me limitaré a definir, en los terminos de Milton Friedman, qué es el monetarismo y por qué lo defiendo como liberal-conservador.

En primer lugar, hay que dejar claro lo que es el monetarismo: el monetarismo es el estudio de la relación entre la cantidad de dinero por un lado, y por el otro, su relación con variables económicos como la renta, el nivel de precios, fluctuaciones económicas y tipos de interés. El monetarismo no tiene NADA que decir sobre si el presupuesto de un gobierno debe ser grande o pequeño, o si se deben subir o bajar los impuestos. El “monetarismo” es casi tan antiguo como la Biblia: no se puede gastar más de lo que se ingresa. El economista Keynes fue un monetarista durante gran parte de su carrera profesional y lo digo de paso para los admiradores de Keynes.

El elemento clave, en el punto de vista monetarista, es la distinción entre la cantidad nominal de dinero – la cantidad de dinero en un país expresado en dólares, libras o euros – y la cantidad real de dinero, no los pedazos de papel, sino lo que compra esos billetes de papel. La cantidad nominal de dinero puede duplicarse, y sin embargo el volumen total de los bienes y servicios que puede comprar puede que no cambie. Los monetaristas defendemos la proposición de que las autoridades monetarias pueden controlar la cantidad nominal de dinero pero no puede contral la cantidad real del dinero. Son los consumidores, los portadores de esos billetes, los que deciden lo que finalmente será la cantidad real de dinero. Esto es extremadamente difícil para una persona que no haya estudiado algo de economía. El motivo se debe a que lo que es “verdad” para el país normalmente es opuesto a lo que es verdad para cada individuo de forma separada.

Esto es un problema común. Imagínense un cine repleto de gente. Si una persona quisiera salir de ahí, podría salir en cuestión de minutos. Pero supongamos que alguien grita: “¡fuego!” y todos intentásen salir del cine al mismo tiempo; sería una situación muy distinta. Lo mismo se puede decir de la política monetaria. Para cada persona, individualmente, parece que dada la cantidad de riqueza que tiene, él puede decidir qué porcentaje quiere guardar como “reserva” en su bolsillo o en una cuenta de ahorro bancaria. Y, si alguien quiere tener más dinero en el bolsillo, iría al banco a sacar del cajero por ejemplo.

Para el país, sin embargo, la cantidad de dinero total es fija. Existe una cantidad total de moneda, más una cantidad específica de depósitos disponibles. Una persona puede obtener más sólo con pedirle a otro. Más para uno significa menos para el otro.

Supongamos que la cantidad de dinero empieza a subir — porque el Banco Central ha decidido inyectar dinero. En tiempos más sanos y capitalistas, eso se hacía cuando se descubría más oro, pero hoy en día sabemos que es el Estado el que determina o fija la cantidad de dinero disponible. Como anécdota, recuerdo una vez que me miró un negro en mi universidad y me dijo: “yo a ustedes no les voy a votar. Cada vez que ustedes ganan las elecciones en el campus, cuando miro mi bolsillo, no hay ni un duro.” Y, ciertamente, eso es así:

Si la cantidad de dinero empieza a subir rápidamente, la gente descubre que tiene más dinero en el bolsillo. En ese momento, el minuto que les sobra el dinero, aunque sea poco, van e intentan gastarlo en las tiendas por ejemplo.

Hay muchas formas de gastar ese dinero pero sea como sea, el primer efecto es que el gasto total subirá, y eso tendrá repercusiones en los proveedores el minuto que ven un incremento de la demanda. No saben si eso durará mucho o si es temporal. Por ello, se dedican a producir y vender más a pesar de que el impacto es temporal. Si las subidas en la cantidad de dinero continúa, seguirá subiendo el gasto y los productores se darán cuenta. El minuto que se den cuenta, empezarán a subir precios para contener la demanda.

Recuerden que existe una diferencia entre lo que es “real” o cierto para un individuo y lo que es cierto para la “sociedad.” Si usted decide salir y comprar más zapatos, puede salir y comprarlos y eso no subirá el precio del zapato. Pero si todo el mundo empieza a querer los mismos zapatos, subirá el precio de los zapatos. Ya ahora con eso tenemos inflación: por eso decía Milton Friedman que la inflación es siempre y en todos los sitios un “fenómeno monetario.”

LA INFLACIÓN

Algunos dicen que los precios suben porque suben los sueldos: son los sindicatos los que suben los sueldos. Otros dicen que los precios suben por culpa de “empresarios egoístas” que “quieren un pedazo del pastel cada vez más grande.” O quizás se debe a esos consumidores que compran más y más.

Todo eso es bazofia. Los trabajadores SIEMPRE quieren más sueldo, los empresarios SIEMPRE quieren más pastel, y los consumidores SIEMPRE gastan más y más.
Pero no siempre hemos tenido inflación y a veces bajan los precios. Nunca ha habido una inflación en la Historia que no haya sido producto de un incremento de la cantidad de dinero disponible. La cantidad de dinero ha subido más rápidamente que la producción total y eso inevitablemente resulta en una subida de precios.
Los gobiernos siempre han intentado intervenir vis a vis control de precios y sueldos. No ha funcionado nunca. Ya hace dos mil años se intentó en Roma y tampoco funcionó.

¿QUÉ HACER?

Cuando hay inflación, no hay crecimiento económico. Sería posible también tener un nivel de inflación a 0 y tampoco crecer: la Portugal de Salazar era un buen ejemplo. También es posible tener un nivel alto de inflación y mucho crecimiento, como ocurrió en los años 50 en Israel. Pero en el mundo moderno, estas no son las posibilidades. La inflación, tarde o temprano, bloqueará el crecimiento económico.

La inflación y el estancamiento económico están relacionados y lo vemos con el crecimiento excesivo del Estado. Ha aumentado el gasto público también. El gasto ha aumentado no porque los políticos sean malos en sí, sino porque usted y yo y la mayoría de los ciudadanos hemos pedido que el Estado cada vez más asuma más responsabilidades y hemos pensado que otros lo pagarán. Ya lo decía Bastiat: “El Estado es la gran ficción a través de la cual todo el mundo se esfuerza en vivir a expensas de todo el mundo.”

No olvidemos nunca que el dinero que tiene el Gobierno proviene únicamente de los impuestos que nos cobra como ciudadanos y ese dinero es dinero que podría tener el individuo. Sin embargo, la inflación es un impuesto que nadie ha votado ni pedido. El Gobierno imprime dinero para seguir gastando ya que con lo poco que se produce en España, sería imposible depende solamente de los impuestos. La inflación es un impuesto encubierto y el impuesto más destructivo de todos.

La expansión del Estado también es culpable de frenar el crecimiento. En España, el IRPF más alto es más del 40%. Cada ciudadano español trabaja de enero hasta junio más o menos para pagar los gastos del Estado. ¿Merece la pena? Sólo los individuos me podrán responder a eso pero nadie gasta el dinero ajeno con la misma cautela que gastamos el nuestro. El gobierno desincentiva trabajar más porque se lo lleva casi todo. Así es imposible generar cualquier crecimiento económico, amén de la cantidad de ministerios que no sirven de nada y la ineficiencia general.

Curar la enfermedad de la inflación es muy difícil de asumir por la población en general. Sólo hay una vía: reducir la cantidad de crecimiento monetario. No hay otra alternativa – pero es una medicina muy amarga ya que implica reducir los gastos del gobierno. A mucha gente no le gusta eso. También, en sus inicios, el monetarismo provoca más paro y produce una recesión. Pero a largo plazo, es la inflación la madre del paro, como ya vemos en España. La inflación es como la bebida alcóholica: muy agradable al principio y la gente se lo pasa muy bien, hasta que llega el momento de la resaca.

Pero la política monetarista ha de ser continua y estable: en el Reino Unido, el problema principal que tuvo Thatcher fue el de aplicar una política monetarista de forma inconsistente. Si uno tiene fiebre y el médico receta un jarabe de palo, de cuatro cucharadas diaria, no tiene sentido tomarse una un día, dejarla otro día, y tomarse tres el otro. La única forma para aplicar un monetarismo consistente es seguir reduciendo el Estado para permitir que el mercado juegue un papel más importante. Señores, en otras palabras, el dinero tiene que escasear, y mucho, durante bastante tiempo a la vez que se siga reduciendo el tamaño del Estado. NO HAY ALTERNATIVA si queremos crecimiento económico.

CONCLUSIONES

Soy un liberal pero también soy un español. Mi convicción es que valoro la libertad individual. Quiero vivir en un país donde la gente sea libre a la hora de perseguir sus sueños, y valores, decir lo que quieran, mientras no se metan con los demás y violen su libertad. La inflación es una enfermedad destructiva y no conozco a ninguna otra persona aparte de Keynes que lo haya expresado tan claramente en los años 20 del siglo XX: “No hay nada más efectivo para destruír una sociedad que no sea devaluar al moneda.”

¿Pero por qué es tan importante también reducir el tamaño del Estado? Para que bajen los impuestos, y para que las personas puedan quedarse con un porcentaje mejor de su sueldo, para que no tengan que trabajar de enero a junio para pagar los gastos del Estado y, sobre todo, por la libertad política no existe sin libertad económica.

Concluyo finalmente con las palabras de Milton Friedman:

“En toda la historia de la humanidad, no conozco ni un sólo ejemplo de un país libre que no haya dependido del mercado libre y el capitalismo. Por eso es tan importante restringir los excesos del Estado y reducir su tamaño. Si no lo hacemos, entonces el maravilloso legado que ha tenido América, de ser una sociedad libre, de libertades individuales y personales, será destruído.”

Anuncios

23 comentarios

  1. Hola Alfredo,
    Obviamente no estoy de acuerdo con lo que expresa. No pensaba entrar en el debate hoy, porque no tengo mucho tiempo, pero bueno doy alguna pincelada.

    Independientemente de que el monetarismo es literalmente lo que usted explica, hoy en día cuando alguien se declara monetarista no lo hace desde el punto de vista de “Yo creo en la explicación económica monetarista”, si no que tiene una serie de ideas que quiere aplicar.
    Para quien se dice monetarista, lo más importante es contener la inflación. Y contener la inflación no es malo, lo que es malo es todo lo que lleva asociado contener la inflación como, por ejemplo, una tasa de paro estructural en las economías.
    Además, el monetarista no quiere la intervención del estado en la economía, sobre todo porque esta intervención suele tener caracter de expensión económica y de endeudamiento.
    Los monetaristas también piensan que los impuestos deben ser reducidos, aunque esto es muy curioso porque al reducir los impuestos se aumenta la inflación (los directos, no los indirectos). Parece que en este caso las preferencias monetaristas no están tan claras.

    Habla usted de que la inflación es la madre del paro, algo que no creo que sea verdad. La inflación provoca que el dinero que podría quedar inmovilizado se movilice en forma de inversiones que aseguren ganancias (las ganancias son obtenidas en el mercado inflacionario).
    Según la economía Keynesiana, la inflación provoca empleo (o la inflación es el efecto inevitable de las políticas de creación de empleo). Cuando un país caía en paro y recesión, se activaba la economía con dauda pública y con un aumento del dinero circulante. A ustedes no les gustará, pero funcionaba bien a nivel general.
    Sin embargo los monetaristas no tienen alternativa para activar la economía más que esperar, no hacer nada. Como mucho, aprovechar la situación para bajar impuestos, lo que puede llevar a un aumento de la inflación y de la actividad económica pero no siempre, y aún menos en el mundo globalizado que nunca sabes por donde va a salir el capital.

    En España, por ejemplo, se bajaron los impuestos hace poco (me refiero a los famosos 400 euros). El efecto de estimulación de la demanda esperado no se produjo, por una cuestión de espectativas (perdone si uso muchos términos keynesianos). La gente no gastó esos 400 euros si no que los ahorró, ya que la previsión económica era mala.
    No parece que el aumento de impuestos pueda activar la economía, pero lo contrario tampoco es verdad. En mi opinión ustedes los monetaristas pecan de querer explicar el funcionamiento económico de modo excesivamente simplista. No es que Keynes fuese excesivamente complicado, que tampoco, pero lo suyo es aún más simple.

    El otro día reflexionaba con alguien que me decía que había que bajar los impuestos. Le dije que bajar los impuestos (él serefería a las empresas másque al ciudadano) era básicamente transferir al empresariado local un flujo de dinero que ahora tiene el estado, para que lo gasten o inviertan ellos.
    Le dije que, conociendo la empresa Española, eso era dar un bidón de gasolina a un pirómano (licencia demagógica) pues si el estado no era precisamente el órgano más eficiente gastando el dinero de los demás, la mayor parte del empresariado español,que está anclado en el pasado, no sabe de innovación ni quiere saber, no tiene proyectos a medio plazo, etc. todavía sería peor en este gasto.

    Desgraciadamente, si observas la economía española y qué empresas están internacionalizadas y son importantes, te das cuenta que toda empresa o actividad económica importante ha dependido directa o indirectamente del dinero público o del estado.
    Me explico: Las constructoras, crecidas y convertidas en monstruos a partir de las generosas ayudas europeas al desarrollo; las zonas industriales importantes, nacidas al calor de los planes desarrollistas del franquismo; el turismo, potenciado por los gobiernos de los últimos 50 años; y las empresas internacionalmente importantes (telefónica, iberia), antiguas empresas estatales.
    Esta es la realidad de nuestro país, excepto alguna honrosa excepción no hay grandes empresas salidas de la nada, de la iniciativa personal de un visionario y con dinero exclusivamente privado.

    Bueno, creo que he sacado demasiados temas. No creo que le pueda responder hoy, aunque lo intentaré.
    Me voy ahora a arreglar la luna del coche, que he tenido un intento de robo la noche pasada. La cuarta vez en poco más de dos años Don Alfredo. Hace bien usted en no tener coche.

    Un saludo.

  2. valcarcel · ·

    @Pedro:

    “Y contener la inflación no es malo, lo que es malo es todo lo que lleva asociado contener la inflación como, por ejemplo, una tasa de paro estructural en las economías.”

    Correcto pero es un precio que hay que pagar para que a largo plazo tengamos empleos de calidad.

    “Además, el monetarista no quiere la intervención del estado en la economía, sobre todo porque esta intervención suele tener caracter de expensión económica y de endeudamiento.”

    Correcto: y el endeudamiento y la intervención es nefasta para el crecimiento económico de un país libre.

    “Los monetaristas también piensan que los impuestos deben ser reducidos, aunque esto es muy curioso porque al reducir los impuestos se aumenta la inflación (los directos, no los indirectos).”

    Yo creo que hay que tener cuidado cuando se bajan los impuestos: a mí me gustaría reducirlos drásticamente pero sé que eso sólo será posible cuando se produzca, cuando los trabajadores, produzcan el nivel de riqueza suficiente. Pero creo que es más sensato subir los indirectos y bajar los directos: de esa forma, desincentivamos el consumo y fomentamos el ahorro – base de la prosperidad económica.

    “Parece que en este caso las preferencias monetaristas no están tan claras.”

    Cierto, no hay un consenso entre los que defendemos el monetarismo acerca del tema de los impuestos. En ese sentido, curiosamente ha acertado el PSOE: subidas de los indirectos.

    “La inflación provoca que el dinero que podría quedar inmovilizado se movilice en forma de inversiones que aseguren ganancias (las ganancias son obtenidas en el mercado inflacionario).
    Según la economía Keynesiana, la inflación provoca empleo (o la inflación es el efecto inevitable de las políticas de creación de empleo).”

    Exacto, exacto pero precisamente por eso a corto plazo sí, hay empleo con el Keynesianismo pero no es sostenible. En adelante, como ocurrió en España, tiene que venir la destrucción de empleos.

    “Cuando un país caía en paro y recesión, se activaba la economía con dauda pública y con un aumento del dinero circulante. A ustedes no les gustará, pero funcionaba bien a nivel general.”

    ¿Desde cuando? Dígame qué medida de reactivación de la economía ha tenido un buen funcionamiento en la Historia a largo plazo.

    “Sin embargo los monetaristas no tienen alternativa para activar la economía más que esperar, no hacer nada. Como mucho, aprovechar la situación para bajar impuestos, lo que puede llevar a un aumento de la inflación y de la actividad económica pero no siempre, y aún menos en el mundo globalizado que nunca sabes por donde va a salir el capital.”

    Es que no hay otra alternativa que sea duradera para generar los empleos que necesitamos en el país.

    “Le dije que, conociendo la empresa Española, eso era dar un bidón de gasolina a un pirómano (licencia demagógica) pues si el estado no era precisamente el órgano más eficiente gastando el dinero de los demás, la mayor parte del empresariado español,que está anclado en el pasado, no sabe de innovación ni quiere saber, no tiene proyectos a medio plazo, etc. todavía sería peor en este gasto.”

    ¿Y el Estado sí? Si las empresas están ancladas en el pasado, imagínese el Estado, de origen franquista y proteccionista.

    “Desgraciadamente, si observas la economía española y qué empresas están internacionalizadas y son importantes, te das cuenta que toda empresa o actividad económica importante ha dependido directa o indirectamente del dinero público o del estado.”

    Estoy de acuerdo con esto — me dí cuenta el otro día que casi todo lo que vemos como empleo, quitando directivos, son subvencionados. Es decir, que las empresas contratan a mucha gente a cambio de una subvención pública.

    “Me explico: Las constructoras, crecidas y convertidas en monstruos a partir de las generosas ayudas europeas al desarrollo; las zonas industriales importantes, nacidas al calor de los planes desarrollistas del franquismo; el turismo, potenciado por los gobiernos de los últimos 50 años; y las empresas internacionalmente importantes (telefónica, iberia), antiguas empresas estatales.”

    Sí pero fíjese si eso es insostenible que ha ocurrido lo que ha ocurrido: y temo decirle que ya el BCE cerrará el grifo: dos motivos — Trichet + la ampliación de la UE porque ahora hay países en desarrollo que se llevarán esos fondos. La fiesta no dura para siempre Pedro y hay que poner los pies en la tierra. Tristemente, ningún político español a nivel nacional está dispuesto a suministrar el jarabe de palo.

    Responda cuando pueda, que siempre atiendo a los comentarios, sin importarme la antigüedad del artículo.

    Lo siento por lo de su coche. Últimamente han aumentado los robos ciertamente — espero que le salga todo bien en sus gestiones.

  3. Jaime · ·

    Como ya ha dicho Pedro, una de las consecuencias del monetarismo es el paro. ¿Hay algún punto en el cual ni usted se atrevería a ir ya que si sigue subiendo el paro provocaría una crisis social?

    Yo a ustedes los monetaristas les tengo bien caladitos. Ustedes lo que quieren es utilizar la crisis del paro como arma para bajones salariales.

    Hay un sentimiento generalizado de que esta crisis es distinta, es más profunda, más permanente. ¿Estamos siendo testigos en este país de un cambio de un sector, el de la construcción, a otro, el de la esclavitud?

    ¿Se le ha ocurrido a usted alguna vez, Alfredo, de que pueda estar equivocado?

    Y ya en plan periodista, porque soy periodista en 5º curso, algo no relacionado mucho con el monetarismo pero usted el otro día habló de los éxitos en su proyecto. Su blog me parece interesante y quisiera saber cuales han sido los momentos más difíciles en relación con el panorama liberal en España y que me explique lo de sus éxitos. Es decir, en su criterio ¿cómo ha podido superar las barreras de lobbys establecidos como el de Jiménez Losantos y Red Liberal y demás?

    Saludos

  4. valcarcel · ·

    “¿Hay algún punto en el cual ni usted se atrevería a ir ya que si sigue subiendo el paro provocaría una crisis social?”

    Sí mire la única forma para bajar las cifras de paro a largo plazo — y a mí me interesa el largo plazo, y sólo es posible con una moneda fija y fuerte. La competitividad de las industrias o empresas significa que la gente tiene que darse cuenta que no pueden cobrar por encima de sus esfuerzos/productividad y tienen que aceptar menos sueldo. Tenemos que luchar contra la rigidez del mercado laboral español porque sino nuestros costes serán más altos que los de otros países y hay que tener dinero que sobre para la expansión.

    Ahora mismo el nivel de ahorro está bastante bien aunque todavía no hay mucho dinero para ninguna inversión de peso y lo bueno sería que el PSOE o el partido de turno aproveche algo del dinero ahorrado para fomentar la formación en las empresas.

    Los nuevos empleos sólo vendrán de las nuevas empresas y depende de nosotros hacer lo posible para mejorarlas y despojar ciertas prácticas demasiado hispanas como la endogamia y la corrupción

    Quizás si sobráse mucho dinero el gobierno podría invertirlo en empresas que sean competitivas.

    La otra alternativa, la alternativa socialista, es dar empleos artificiales durante un par de meses para que luego vuelva a subir el paro.

    Yo no puedo defender eso, es injusto y liberticida.

    “Ustedes lo que quieren es utilizar la crisis del paro como arma para bajones salariales”

    No señor, no señor. El paro, mire todos los países del entorno lo están sufriendo. Y el caso español es bastante grave porque durante años y años se ha cobrado más sueldo de lo que se ha producido y por lo tanto no somos competitivos. Y muchas, muchas personas españolas usan su dinero, de su sueldo, para comprar productos producidos en otros países: China por ejemplo.

    ¿Por qué? Porque en muchos casos reconocen el valor que tiene comprarse algo por un precio más barato: si yo voy a una tienda española, una sartén me cuesta 30 euros por ejemplo mientras que si me la compro en el chino, me sale a mitad de precio. Personalmente no compro en tiendas de extranjeros normalmente porque me gusta comprar productos que producen mis compatriotas pero no podemos obligar a nadie a hacer eso.

    Hemos tenido prácticas rigidas, sueldos muy altos para la productividad real. No, yo no uso eso como “arma.” Estoy diciendole que jamás vamos a conseguir más empleo hasta que las empresas resuelvan eso.

    Y por eso hay paro — entre otras cosas. Algunas habrían podido aumentar sus exportaciones pero con el euro, imposible.

    Las empresas son las que generan empleo porque ellas saben lo que necesitamos.

    “¿Estamos siendo testigos en este país de un cambio de un sector, el de la construcción, a otro, el de la esclavitud?”

    Hubo una época en la cual el precio del petróleo se disparó, hace como 2 años.
    No es nuestra culpa ni culpa del “mundo blanco.” Eso también contribuyó a la recesión. Yo no diría que ésta es más permanente. No, tenemos una oportunidad, una muy buena oportunidad, para salir mejores debido a la oportunidad que ofrece tener más productividad. Aquí en España prácticamente le hace falta rogarnos para tomar esa oportunidad.

    También no es menos cierto que España como país no es muy creativo y si le sumamos a eso los recortes al I+D por sucesivos gobiernos, vemos como en otros países han producido o inventado lo que se podría haber hecho aquí.

    Yo obviamente no le puedo obligar a nadie a tomar las oportunidades. Si yo estuviése en el gobierno crearía condiciones como el fomento del ahorro y decirles a los empresarios: despido del que no trabaje, recorte salaria y verán ustedes lo bien que será todo.

    Mire la gran mayoría de españoles decentes odian a los sindicatos y cada vez más conozco a jóvenes que se han hartado de tanta hipocresía.

    Verá, hay mucho por hacer y es cuestión de tomar las oportunidades.

    “¿Se le ha ocurrido a usted alguna vez, Alfredo, de que pueda estar equivocado?”

    ¿Equivocado en lo que he dicho? NO señor, a mí no se me ocurre que la alternativa sea imprimir más y más y más billetes.

    ¿Qué haría eso contra todos los que ahorran?

    Yo no le puedo decir, con justicia, a un ahorrador de euros por ejemplo que hay que imprimir más y más de su moneda y así hacer que pierda el valor. No me gusta el robo.

    Y si seguimos con la inflación o su posibilidad, los inversores perderán la confianza en nosotros y quizás una hiper inflación a un nivel nunca visto en este país y espero que nunca sea visto. Así que por supuesto que no se me ocurre estar equivocado porque mi política monetaria no es equívoca.
    Por supuesto que no se me ocurre que una política que le diga a las empresas “sed competitivas” es equívoca.

    Lo que ha pasado es que la gente no quiere ver la realidad, no quieren enfrentarse a la dura realidad.

    Ha llegado la hora de la verdad. Es cierto que hay algunos problemas: por ejemplo los ingleses tienen fama a nivel empresarial de ser muy honestos y justos — aquí no, pero hay que seguir fomentando eso.

    Sobre RLiberal y demás:

    Hemos tenido varios éxitos relativos. Empezamos el blog con un promedio de 20 lectores o menos al mes, con muchas trifulcas internas entre RL y yo y “discusiones” con elementos fascistas.

    A fecha de hoy, dos cosas: 1) todos los lectores que me siguen han desarrollado un sano rechazo al fascismo de algunos en proyectos ajenos liberales. 2) Nos hemos dado cuenta de que no necesitamos a Losantos ni a la tropa subvencionada.

    Pero más importante que todo eso: destapamos la hipocresía y el extremismo fascista de algunos liberales conocidos.

    El nombre del liberalismo ha visto un lavado de cara, y si usted se fija en mis lectores habituales y en las bitácoras enlazadas, todos esos autores comparten conmigo ciertos valores y sobre todo, ciertas actitudes.

    Ahora lo más difícil por superar es ciertamente lo de los lobbys pero yo tengo confianza en mí mismo y en mis lectores como para no preocuparme demasiado por eso.

    Durante años, muchos ignoraron que en ciertos círculos liberales habían elementos autoritarios y nacional católicos. Todo eso ha cambiado con nosotros, y vamos por más.

    Yo podría decirle muchísimas otras cosas pero pecaría de ser repetitivo. Principalmente, nos hemos dado cuenta, sobre todo mis lectores, de que hay ciertas personas, como muchas en RL y otros proyectos, que no pueden prescindir de estar supervisados por “adultos” porque hay gente muy pirómana.

    Buenas tardes

  5. Obviamente después de haber leído Libertad para Elegir estoy de acuerdo con la esencia del artículo. La cuestión clave reside en la competencia estatal en materia monetaria, por ello los liberales abogamos por el “dinero sano”, que diría Jefferson, esto es una moneda exenta de un fuerte control gubernamental, y en consecuencia, libre de fluctuaciones inflacionarias. El problema es que es tarea complicada conseguir un Banco Central que funcione conforme a las leyes y no de acuerdo con los intereses de los políticos, que a fin de cuentas son el verdadero peligro, como se puede comprobar viendo el historial de la Fed desde el fin inmediato de la IIGM hasta nuestros días.

  6. Antes que confiar en una persona, prefiero confiar en el mercado y en el oro.

    “Muchos de mis señores lectores saben que en España, la mayoría de los liberales son de corte anarquista.”

    ¡No exagere Alfredo!

  7. valcarcel · ·

    @Andrés:

    “esto es una moneda exenta de un fuerte control gubernamental, y en consecuencia, libre de fluctuaciones inflacionarias. El problema es que es tarea complicada conseguir un Banco Central que funcione conforme a las leyes y no de acuerdo con los intereses de los políticos,”

    Esta parte del debate es apasionante y Rallo y yo tuvimos duros choques en esta materia. Voy a buscar el hilo de nuestra discusión sobre el oro y lo pondré aquí.

    En cuanto a lo que dices del BCE, cierto: por ejemplo, yo abogué en su día y lo sigo defendiendo de que Thatcher hizo lo correcto cuando se negó a fijar la libra al Euro — ella, como buena liberal, quería una moneda “flotante” mientras que su ministro de economía quería una moneda fija dependiendo de Alemania — dimitió por intentar hacer lo que ella no quiso y ella se quedó con el consejo de otro “economista en la sombra.” Voy a explicar eso en un próximo artículo.

    @snake:

    Me gustaría que fuera una exageración pero me temo que no: en España casi todos los liberal conocidos son anarquistas o mejor dicho: coquetean con la anarquía.

    Aquí no hay tal pretensión desde luego.

  8. Comparto el contenido del artículo y creo que es justo que nadie cobre más ni menos que su productividad y que el precio del trabajo lo determina el mercado: trabajador y empresario. No obstante, tomando como ejemplo nuestro país, la política que en España se está haciendo no está generando empleo, ni aumentando la riqueza nacional, porque a pesar de todo el gasto en que han incurrido no están creando suficientes puestos de trabajo -se destruyen empleos mucho más deprisa- y los precios continúan bajos. Al ser puestos de trabajo de muy mala calidad y a corto plazo, casi es imperceptible su incidencia en la economía, como no sea generando deuda pública, que eso sí afecta y mucho a los inversión. De haberse aplicado recetas keynesianas, la tasa de paro se estaría reduciendo y no ha sido así. Luego no veo qué tiene de malo un paro estructural, pues en este caso concreto el nuestro de por sí va para largo y no se solucionaría sino inflando otra vez los precios, empujándonos, por cierto, a ese consumismo compulsivo tan criticado por la izquierda. No tiene sentido pedirle al consumidor, después de haber estado viviendo por encima de sus posibilidades, que consuma más y deje de ahorrar porque es la única forma de reducir el paro. El individuo puede decidir en qué momento es más juicioso gastar el dinero, no sólo en qué bien o servicio, o qué cantidad le parece mejor no destinar al gasto.

    De todos modos, al no controlar el Banco de España la política monetaria, sino el BCE, lo único que les queda es reducir impuestos y si luego la gente decide ahorrar en vez de consumir es obvio que la demanda seguirá siendo baja y seguiremos enfrentándonos al problema de principio: un paro que no puede solucionarse con recetas simples y cortoplacistas, sino dejando que los salarios se ajusten a la productividad de cada trabajador y ocupándonos de generar mayor riqueza.

  9. valcarcel · ·

    Señores: aquí está el magnífico hilo del debate entre Rallo y yo: al final Rallo y yo estamos de acuerdo en el 80% de las cosas aunque bueno…

    él no es monetarista:

    http://www.liberalismo.org/bitacoras/1/5160/trichet/pide/volver/bretton/woods/#comentarios

    @Samuel:

    “Luego no veo qué tiene de malo un paro estructural, pues en este caso concreto el nuestro de por sí va para largo y no se solucionaría sino inflando otra vez los precios, empujándonos, por cierto, a ese consumismo compulsivo tan criticado por la izquierda”

    Por supuesto – estoy en plena sintonía con esto. Siempre me ha llamado mucho la atención de que los que más critican el consumismo son los que más contribuyen a desatarlo. Nunca lo he entendido, nunca he entendido esa incoherencia.

    El problema principal, aparte de no tener una política monetaria nacional (aunque en este caso gracias a Dios que controla Trichet y no ZP), es que no parece claro que ninguno de los partidos tomen esas medidas. Temo por el futuro del país porque cada vez vamos más hacia el abismo y hacia el totalitarismo si todo sigue así. Lo primero que tendría que pasar es una bajada salarial generalizada: ¿por qué hemos visto tanto consumismo en estas Navidades y tanta despreocupación? Porque todavía hay gente ganando unos sueldos muy por encima de lo que deberían ser – dicen que este año toca el golpe duro y ya se verá cómo vamos a salir de esta…

  10. Tampoco es que la familia Friedman estuviera exenta de la tentación ácrata 😛

    http://ancapia.ning.com/forum/topics/el-sueno-anarco-del-nieto-de

  11. valcarcel · ·

    Cierto: en toda familia siempre sale un bicho u oveja negra.

  12. Jaime · ·

    Alfredo, gracias por responderme. Vistas sus respuestas y las de los liberales que vienen aquí, está claro que es mi deber decirle un par de cosas. Usted dijo hace varios meses, y lo recuerdo porque le leo, que uno de los problemas que tenemos los periodistas españoles es que no nos atrevemos a hacer preguntas difíciles. Yo estoy de acuerdo con eso y ya que usted está tan dispuesto a ser transparente, compartiré mi opinión con usted, vistas sus réplicas y comentarios como los de Samuel y el suyo.

    Usted, y ustedes en general los liberal-conservadores, quedará en la memoria del liberalismo español, si es que habrá memoria o algo asi, como una persona que parece ser que no le da ningún pudor el hecho de comprobar lo que ya se ha dicho de ud.

    A juzgar por lo que me ha dicho esta tarde, parece casi como que los parados tienen la culpa. Sí, es cierto lo que usted dice que hay sueldos más altos de lo que deberían ser pero jamás le he visto criticar el sueldazo de los banqueros ni de “pensadores” como Jiménez Losantos, que se había embolsillado millones de euros diciendo absolutamente nada.

    ¡Cuanto cinismo caballero! No hay una zona del país ni un sólo trabajador que no haya sufrida las políticas destructivas que ustedes defienden.

    Prácticamente la totalidad de las familias españolas ya tienen una experiencia directa o indirecta del paro. El paro ha llegado a infectar hasta zonas donde casi había pleno empleo.

    Su “brillante monetarismo” ha repartido el paro por todo nuestro país en la peor crisis desde los años 30.

    Como era de esperar, las zonas más golpeadas han sido Andalucía y Extremadura y Comunidad Valenciana.

    Es escandaloso que lo único que usted me diga es que los sueldos están altos y que la inflación es mala.

    Ya que hemos descubierto el harén de los monteristas españoles, donde sin duda habitan los gurús del monetarismo patrio,
    y tras leer el hilo donde parece ser que para Rallo usted no es lo suficientemente “capitalista”, ¿puede ser que lo que ustedes sueñan es en realidad con movernos hacia una especie de dictadura Pinochetista?

    Sin lugar a dudas, usted y Rallo y los otros liberales (del bolsillo) serían candidatos perfectos para la represión. Ya me puedo imaginar cómo es la típica “fiesta” entre liberales, maquinando sobre cómo fastidiar a esos asquerosos curritos que encima se les antoja eso de pedir un empleo y un sueldo digno. ¡Qué atrevidos!

    ¿Cuando va a dejarse los desayunos de lujo, periódico en mano, y de verdad dedicarse a intentar defender, con sus ideas, a los parados?

    ¿Cuando van a reconocer ustedes que el monetarismo somete a mucha gente que no tendría que estar sometida, a muchos abusos innecesarios?

    ¿Cuando es que usted dejará de consultar ideologías de locos como Friedman y de verdad ponerse a escuchar a la gente de verdad de la calle? ¿Conoce usted a un solo parado?

    Fíjese, no le discuto lo que me ha dicho, me ha respondido con claridad. Sólo le pido que piense un poquito más en sus efectos, sobre todo a nivel de sociedad.

    Con todo el respeto le digo esto.

    saludos

  13. Ya estoy de nuevo aquí Alfredo,

    No se preocupe por el coche, al menos en el tema de las lunas los seguros funcionan bastante rápido y ya está arrelado. He tenido unos cuantos pensamientos curiosos sobre la delincuencia y la reactivación de la actividad económica que tiene, llegando a vislumbrar alguna teoría conspiranoide, pero bueno ha sido un “flash” nada más.

    Me ha gustado lo que ha dicho de que es consciente que no se pueden reducir los impuestos drásticamente, me parece un síntoma de sensatez. No me ha gustado tanto eso de aumentar los indirectos y disminuir los directos, porque eso sólo llevará a abrir más la diferencia entre ricos relativos y pobres relativos, y nos conducirá automáticamente a convertirnos en un país suramericano.

    Dice usted: “Dígame qué medida de reactivación de la economía ha tenido un buen funcionamiento en la Historia a largo plazo”
    Pues Caballero, no hay mejor ejemplo que el pecado original, el New Deal de Roosvelt. Sin el New Deal vayase usted a saber que habría pasado con los EE.UU y con el capitalismo en ese país.
    No sé usted que se referirá con largo plazo, pero si largo plazo es con aspiraciones de eternidad, obviamente no hay nada eterno ni largoplacistas en economías tan complejas como las que tenemos ahora mismo.
    De todos modos en el periodo 1945-1973 las medidas de reactivación económica que tomaban los gobiernos occidentales funcionaban bastante bien: Había pleno empleo (la reactivación económica post-Guerra también influyó bastante), estados de bienestar en crecimiento y una economía en crecimiento.

    Por cierto, hablando del New Deal me ha hecho gracia lo que decía usted de las opiniones de Keynes de los años 20, bastante monetaristas.
    Pero claro, a Keynes le pasó lo que le comentaba el otro día que dijo Paul Samuelson sobre lo que le explicaban en la facultad de economía “Pero. Pero. Siempre que miraba al exterior por las ventanas de la universidad veía tasas de desempleo cercanas al 50%”
    Keynes, al igual que Samuelson, veía como el monetarismo y las ortodoxias económicas estaban llevando a todo el país a la miseria, y al primero que llevó a la miseria es a él mismo, que quedó en bancarrota tras el crash del 29. Fíjese, a veces hay que estar afectado directamente por los desastres que provoca cierta teoría económica para poder investigar nuevas vías.

    “¿Y el Estado sí? Si las empresas están ancladas en el pasado, imagínese el Estado, de origen franquista y proteccionista”
    El estado no es la máquina más eficiente,y menos el Español. Hay burocracia,lentitud, y en el caso español enchufismos, etc.
    Pero el estado Español ha demostrado “algo”. Los empresarios, salvo honrosas excepciones, nada.
    Fíjese, una anecdota. A principios del 2008 (entrando en la crisis) estuve hablando con uno de los dueños de la empresa más importante de un pueblo de Valencia de unos 3.000 habitantes. No era una gran empresa, pero sí era una Pyme bastante decente de unos 30 o 40 trabajadores. Bien, aquel día hablando me comentaba algo sobre la vivienda, entiendo que habría invertido algo, y me dijo: “Los pisos nunca van a bajar”. “Pero hombre, ya están congelados y con tendencia a la baja”. “No,no, eso nunca bajar”.
    Como no hay que llevarle la contraria demasiado a los clientes, cambié de tema, pero me pareció terrible que alguien que lleva una empresa estuviese tan ciego ante algo ya obvio en ese momento.
    Como esta anécdota tengo más, ¿Quiere que yo le deje el dinero del estado a empresarios como este para que reactiven la economía? Porque la mayoría de empresarios de Pyme que conozco son como este señor.
    Empresarios como este serán engañados por charlatanes, invertiran seguramente en la cosa más estúpida que encuentren. Alfredo, se lo digo en serio, sabe usted que conozco bien al empresariado Valenciano. Salvo honrosas excepciones, estas personas no son capaces de tener un proyecto de innovación, a medio plazo, de generar una economía más competitiva. Como mucho alargaran la agonía de sus propias empresas, la mayoría bien heredadas, bien creadas en momentos económicos distintos.
    Yo prefiero que el estado genere un plan coherente de reactivación económica, de potenciacíón del I+D+i, de formación, de infraestructuras o de lo que sea. Porque la alternativa, que ese dinero lo gestione la empresa de aquí, me produce pavor.

    Después me ha hecho gracia lo de los directivos, que usted dice que no son subvencionados, y tiene razón no lo son.
    Pero volvemos a una discusión que ya tuvimos, ¿Sabe usted la cantidad de directivos de empresas, que no son suyas, que se dedican a “trampear” las cuentas y a llevar acciones que son negativas a largo plazo para sus propias empresas porque esas acciones mejoran su cuenta de resultados y por lo tanto sus variables?
    Muchísimos Alfredo. Tenemos el caso de los directivos bancarios, pero yo conozco más que lo hacen, los he tenido al lado y dándome órdenes directamente.
    Es una generalización y muchos no serán así,pero muchos lo son. Y eso es bastante peor para la economía que un puesto de trabajo subvencionado.

    Por cierto, me ha hecho gracia lo de los chinos, porque como sabe usted yo hago lo mismo. Fíjese que curioso en dos personas de ideas tan distintas.
    Pero creo que le vendría bien a este país que mucha más gente hiciese lo que hacemos nosotros. Bien es cierto que no se puede obligar a nadie a no comprar ahí, pero seguro que hay mecanismos publicitarios, de culturización social, etc. que podríamos buscar para que el capitalismo chino no se nos meriende.

    Un saludo.

  14. Por cierto, una cosita sólo.
    El PSOE ha “acertado” subiendo los impuestos indirectos no porque lo haya hecho para seguir ninguna teoría monetarista, si no porque la capacidad de recaudación del IVA es mucho mayor que la de cualquier otro impuesto, y eso es lo que necesita el estado, más recursos.
    No es una posición, pues, ideológica ni con objetivos de contener la demanda o el consumo, si no meramente recaudatoria.

  15. valcarcel · ·

    @Jaime: ser directo para mí no significa comportarse como un loro infantil.

    Sobre lo que me pregunta del monetarismo, ya he dicho que los liberales tenemos una mente amplia y abierta en estas cuestiones.

    No tenemos un “manual” como ustedes.

    Respecto al sueldo de Losantos, sí lo he criticado y al igual que hizo Thatcher en su día contra la city: que algunos de los sueldos parecían inmorales porque no se habían producido realmente. Sí que le digo que más que eso, si hay un mercado para Losantos, no podemos hacer nada ni debemos. Losantos suele atraer al típico cincuentón amargado, sin ideología, que no sabe cómo encajar bien todos los cambios que estamos viendo en España.

    No tengo mucho tiempo ahora pero mañana le respondo a lo demás y tengo que pasar al comentario de Pedro, que sin duda tiene más peso que sus chillidos de crío malcriado.

    @PEDRO:

    Bien sé yo que el PSOE no lo ha hecho por ideología, lo de subir el IVA: Pero, he dicho que esa medida me parece bien en general: recuerde que no todos los monetaristas somos de los de “hala, a bajar impuestos y viva la pepa”.

    “No me ha gustado tanto eso de aumentar los indirectos y disminuir los directos, porque eso sólo llevará a abrir más la diferencia entre ricos relativos y pobres relativos, y nos conducirá automáticamente a convertirnos en un país suramericano.”

    Ninguna medida se puede aplicar de la noche a la mañana: he dicho que todas esas cuestiones dependerán del nivel de productividad de los trabajadores. A mí personalmente me gustaría ver un subidón temporal de los indirectos porque creo que fomenta el ahorro y eso es lo que me interesa: si no hay ahorros, no hay inversiones de esas que como usted sabe perfectamente, son las que generan el empleo.

    Tema New Deal:

    Es demasiado osado decir que eso tuvo un efecto beneficioso Pedro y con todas las investigaciones que han hecho economistas importantes, me temo que no tuvo mucho que ver: es más, alargó la depresión mucho más.

    “De todos modos en el periodo 1945-1973 las medidas de reactivación económica que tomaban los gobiernos occidentales funcionaban bastante bien: Había pleno empleo (la reactivación económica post-Guerra también influyó bastante), estados de bienestar en crecimiento y una economía en crecimiento.”

    Exacto hasta que vino la resaca y se dieron cuenta que no es sostenible. ¿O es que se olvida de, por ejemplo, la crisis del petróleo mundial en 1978 y 1979 con Carter? Toda fiesta tiene su fin.

    Sobre lo que me dice de los empresarios, nada que discrepar pero ¿acaso los políticos han sido mejores? ¿Solbes mintiendo sobre la crisis y ZP? Mire, lo que tenemos en este país es una crisis de actitud, principalmente de actitud y de moral. Sí, es verdad que el empresariado español es seguro todo eso que usted dice y más y peor, pero yo también lo veo en el gobierno: hay un problema de actitud.

    Y sí, el gobierno podría “invertir” en I+D+i pero si no hay dinero, ¿de dónde lo saca Pedro? Lo que yo propongo es muchísimo más realista.

    “Pero creo que le vendría bien a este país que mucha más gente hiciese lo que hacemos nosotros. Bien es cierto que no se puede obligar a nadie a no comprar ahí, pero seguro que hay mecanismos publicitarios, de culturización social, etc. que podríamos buscar para que el capitalismo chino no se nos meriende”

    Yo siempre he defendido el “compra español” — de hecho, hasta el tabaco que compro es español, el Ducados. Pero aunque eso sea “coherente”, creo que la población que tenemos no capta ese tipo de mensajes y sólo podemos hacer pedagogia, de la misma forma que le digo que se puede hacer con los empresarios.

  16. Voy a hacer dos apuntes sólo, aunque creo que en ambos está el meollo de la cuestión.

    New Deal: Dice que soy muy osado diciendo que el New Deal fue la solución de los EE.UU, pero a mi lo que me parece muy osado es negarlo. Hay muchos estudios ciertamente, pero creo que todos son “interesados”. Me explico.
    Desde que el Keynesianismo consiguió sacar a la economía de la enorme recesión y pareció implantarse en todo el mundo occidental, muchísimos monetaristas de la antigua escuela siguieron renegando de Keynes, y buscando problemas donde podían. Durante esta travesía del desierto de más de 30 años los monetaristas no aceptaron las bondades de la política Keynesiana, y creo que ese sentimiento de sentirse desplazados es el origen de estudios como el que usted indica sobe que el New Deal hizo que tardase más la recuperación. Yo no soy economista, pero no acabo de ver por donde coger eso.
    Teorías hay muchas y todas interesadas. Muchos Keynesianos para acallar a los monetaristas dijeron que el New Deal salvó a los EEUU de una revolución de tipo soviético. Quizá esto también sea una inerpretación interesada o una exageración, aunque quizá no tanto…

    Respecto a la crisis del petroleo:
    Bien el problema aqui, en mi opinión, estuvo en el siguiente punto. El Keynesianismo controla la economía mediante dos ciclos: El de estancamiento económico, que llevaba a una muy baja inflación; y el de crecimiento económico, que llevaba asociada inflación. En este entorno se actuaba sobre la demanda agregada para activar la economía o evitar el burbujismo, y etc,etc. que usted ya conoce.

    Bien, el problema está cuando la inflación y el estancamiento se juntaron, algo que no parecía posible bajo los esquemas keynesianos. ¿Por qué paso esto? Sucédió porque el petroleo, una materia prima que no se podía controlar pues el estado no podía actuar sobre ella al estar en un país extranjero, se hizo fundamental para las economías occidentales.
    El Keynesianismo económico llega hasta donde llega el estado, pero en unas economías cada vez más abiertas entraron nuevas variables que el keynesianismo clásico no podía controlar.

    No es que el planteamiento keynesiano estuviese mal, es que el mundo y la economía se hizo lo suficientemente compleja como para desarticular ciertos dogmas keynesianos.
    Y por eso mismo yo creo que no se puede volver al keynesianismo en un solo país. Y por eso mismo, en mi opinión, hay tanto G8 y G20 y reuniones de estados importantes (ahora se habla de algo parecido a la tasa tobin), porque si quieres hacer keynesianismo, necesitas poder actuar sobre todas las variables, y en la economía globalizada las variables están fuera del control del estado.

    Y respecto a lo del I+D+i y la falta de dinero, ya sabe usted de donde se intenta sacar: De las deducciones fiscales. Pero como ya comenté en un post que usted leyó, eso es una fuente de fraude.
    Doctores tiene la iglesia en este caso Alfredo, y supongo que se podría articular unas deducciones mucho mejores, u otros procedimientos. Pero, insisto, me fio más de un gobierno repleto de técnicos y personas que conocen la economía, que del Tio pepe, que cultivaba naranjos antes de meterse a empresario, y que parece que tiene el mismo conocimiento que cuando cultivaba naranjos.
    Habla usted de pedagogía, y sí. Pero para arreglar esto se necesitan 15 o 20 años de pedagogia y la entrada de una nueva generación a la dirección empresarial. Y ese es un tiempo que creo que no tenemos.

  17. valcarcel · ·

    Pedro: sobre lo que dice de Keynes lo voy a desarrollar en un próximo artículo esta semana y sobre todo porque sus argumentos son importantes y me parece que lo correcto es hacerles justicia en una entrada porque como sabe, los hilos suelen ser entonces interminables y no resolvemos grandes cuestiones de peso.

    Todo eso que usted ha dicho lo tengo muy estudiado así que esté atento al próximo artículo.

    Sí que le respondo aquí a ésto que vd. dice:

    “me fio más de un gobierno repleto de técnicos y personas que conocen la economía,”

    ¿Qué gobierno español ha demostrado conocimientos serios en economía? Todos nos han llevado a la ruina.

    “que del Tio pepe, que cultivaba naranjos antes de meterse a empresario, y que parece que tiene el mismo conocimiento que cuando cultivaba naranjos.”

    Entiendo lógicamente que Solbes, por poner un ejemplo, sabe más que este campesino hipotético que usted menciona pero cuando yo hablo de I+D+i me refiero sobre todo a ciertas empresas que ya están aquí y no dar a diestra y siniestra pasta para todo el mundo.

    “Habla usted de pedagogía, y sí. Pero para arreglar esto se necesitan 15 o 20 años de pedagogia y la entrada de una nueva generación a la dirección empresarial. Y ese es un tiempo que creo que no tenemos.”

    No sé pero yo tengo un poquito de más confianza en nuestra generación Pedro, en gente como usted, y bueno no sé qué prisas exactamente tiene usted cuando ni siquiera el Gobierno ha elaborado una política económica coherente.

  18. valcarcel · ·

    @Jaime:

    Acabo de volver a leer su comentario y todo eso que usted dice lo trataré en el próximo artículo que escriba esta semana sobre el monetarismo.

  19. Cabrit0 · ·

    No hay nada más desesperante que la inflación…..EN especial cuando llega al 300%. Creanme.

    Un saludo.

  20. Adrilon · ·

    Pedro, opino lo mismo que tú más o menos. Creo que, en mi opinión es irresponsable que estos “paletos” por llamarles de algun modo sean los que manejan tanta pasta que reciben que por otra via el Estado podría tener y de esa forma gestionarlo mejor para instaurar una meritocracia. Es profundamente y manifiestamente negativo que mucha gente inteligente pero sin capital y oportunidades estén en manos de este tipo de personas.

    Saludos

  21. ¿Pero por qué es tan importante también reducir el tamaño del Estado? Para que bajen los impuestos, y para que las personas puedan quedarse con un porcentaje mejor de su sueldo, para que no tengan que trabajar de enero a junio para pagar los gastos del Estado y, sobre todo, por la libertad política no existe sin libertad económica.

    100% de acuerdo. Si Espana hubiese apostado desde hace tiempo por una politica fiscal de impuestos bajos, como hicieron EEUU o Irlanda, otro gallo nos cantaria. Estariamos a la delantera de Europa y no a la cola, como suele ser habitual. Por desgracia, en Espana no hay politicos audaces.

  22. muchas gracias por tu publicacion, aun que un poco confusa para mi, ya que, bueno, estoy empezando mi carrera y todo esto es nuevo para mi, me ha sido de gran ayuda saludos.

  23. valcarcel · ·

    no hay de qué David.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: