La cuestión catalana & Federalista Nº.23

Tengo que reconocerle a mis señores lectores, porque soy esclavo de la verdad, que anoche me enfadé pensando en los nefastos resultados que ha legado Jefferson para los liberales españoles y quemé una pequeña foto-réplica que había comprado hace tiempo en un viaje a Washington D.C. cuando tenía 13 años y me dió por “coquetear” un poco con el neo-confederalismo del sur de EEUU. Afortunadamente para mí, el “affair” no duró ni un mes y ayer, tras volver a repasar la lista de comentarios, y viendo que hay algunos esperpentos que han llegado al extremo de llamarme “hijo de puta”, no puedo negar que me dio placer quemar la foto del personaje. Curiosamente, poco después de arrojar las cenizas en un sitio que no voy a compartir con mis lectores, me percaté de un grupo de izquierdistas mofándose de la Corona de España e inmediatamente me vino a la mente el concepto de los delitos de lesa majestad que siguen en vigencia en gran parte de Europa. Ya que la sentencia sobre el “Estatut” es inminente, y ya tarda, hoy toca hablar sobre el federalismo y “la cuestión catalana.”

En El Federalista Nº.23, Hamilton anuncia el fin de la primera parte de la serie – donde señalaba que los Artículos de la Confederación son una basura, comparables a un hombre capado. La siguiente parte ilustra las maravillas de la Constitución federal y hoy hablaremos un poco de ese tema.

Hamilton empieza hablando sobre las funciones esenciales del gobierno federal: “Los objetivos principales a ser respondidas por la unión de los estados son la defensa común de los miembros, la preservación de la paz pública y contra los ataques de convulsiones internas como externas, la regulación del comercio con otras naciones y entre los Estados, la superintendencia de nuestras relaciones políticas y comerciales con países extranjeros”.

Suena bastante razonable hasta ahora. La supresión de las rebeliones, la lucha contra las invasiones e invasores, el control sobre el comercio interestatal, y las relaciones diplomáticas: se trata de todas las funciones que la gran mayoría de gente decente de cualquier país medianamente civilizado puede aceptar. Ciertamente, la definición de los límites de estas funciones es un problema, pero es el esquema básico con el que todos estamos más o menos familiarizados.

La lucha contra las invasiones y la represión contra la insurrección, escribe, significa que el Estado central tiene que ser capaz de formar ejércitos y construir flotas. También significa ser capaz de dirigir sus operaciones y asegurar su financiación (algo que los cabezones jeffersonianos no acaban de entender). Entonces, ¿qué límites deben haber en la Constitución contra estos poderes, Sr. Hamilton?

¡Qué va! “Estos poderes deben existir, sin limitación”, escribe, “porque es imposible prever o definir la extensión y variedad de las exigencias nacionales, o la medida correspondiente y la variedad de los medios que sean necesarios para cumplir con ellos.” *Esto suena increíblemente grave a los oídos modernos, pero recuerde que Hamilton no está hablando sobre el control del ejecutivo, pero el control federal total, incluyendo el Congreso y, supongo, el poder judicial. Sin embargo, me sorprende no haber oído esto en apoyo de algunas de las propuestas de lucha contra el terrorismo que salen de Washington, sobre todo en la época de Bush, gran presidente dicho sea de paso.

Hamilton sigue con su línea de razonamiento, argumentando con mucho vigor y lógica que una vez que decidimos que la defensa es un asunto federal, no podemos poner límites a la capacidad del gobierno federal para defendernos. ¿Ha leído usted bien, Sr. Ron Paul? Seguramente no habrán límites equivalentes en los planes del enemigo para atacarnos verdad? Puedo entender que un anarco-liberal tenga una sensación de temblores cuando lea eso y la verdad es que no les culpo: los insurgentes deben temblar si pretenden vivir al margen de la ley y el orden.

Estas exhortaciones en pro de la fuerza militar son sólo los primeros ejemplos de lo que Hamilton ve como el principio rector de la nueva Constitución: hacer una Unión fuerte. Como él dice, “debemos abandonar el proyecto vano de legislar a los Estados a título colectivo, debemos ampliar las leyes del gobierno federal a los ciudadanos de América ….” El poder militar es la preocupación más acuciante, pero lejos de ser la única. El problema, según Hamilton, es que los Artículos de la Confederación daban el poder al gobierno federal para declarar la guerra y la paz, pero dejó la ejecución de la guerra en manos de los estados. Una nación debe hablar con una sola voz, sobre todo en los asuntos exteriores. Para tener una parte del gobierno declarando guerras y otro sin prestar apoyo, sólo puede conducir a “la debilidad, el desorden, [y] una distribución excesiva de las cargas y calamidades de la guerra”. Un gobierno fuerte es necesario, Hamilton escribe, “para defender nuestra nación contra enemigos aún más fuertes.”

Ya va siendo hora de poner un poco de orden y resolver, cuanto antes, la cuestión catalana. El Rey de España se quedó corto en su discurso: no les dio el toque de atención que merece el gobierno títere de Cataluña pero una cosa sí que tengo clara: los españoles de bien nos estamos hartando ya de la chulería catalanista y creo que ya hemos aguantado bastante el incumplimiento de la Constitución en Cataluña. Cataluña, por mal que les pese a los separatistas, es España. Lo que ahora cabe preguntarse es: ¿se lo vamos a recordar o vamos a permitir que estos sinvergüenzas hagan lo que les dé la gana? Cuando las cosas se ponen así de feas, ya bien lo han ilustrado otros pensadores de muchísimo mayor calado: mucho, mucho plomo.

Anuncios

23 comentarios

  1. Valencianote · ·

    Me siento español y quiero que se haga un referendum en España para echar a los cacalanes de aquí.

    Seguro que muchisima gente querria la independencia de los polacos.

    Tampoco olvidemos lo evidente, y eso es que ZParo ganó gracias al voto catalan. Son el cáncer de la nación española y la región mas roja, tras andalucia,del pais.

  2. Adrilon · ·

    Si hay gente que te llama hijo de puta es por algo, porque lo demuestras en cada uno de tus escritos. Yo no voy a entrar en el insulto ni en las provocaciones gratuitas de Valencianote aunque me hace gracia que tu hables del insulto cuando permites que la gente insulte a otros que no te caen bien. Pues mira chico tú a mí no me caes bien. Como soy catalan me he sentido aludido por este escrito ¿plomo dices? Cuidado si no te lo llevas tú por querer que pisoteen los derechos a la autodeterminación de los pueblos.

    También me llama la atención que los que Hamilton firma sus escritos como “Publius.”

    ¿Quien era Publius? UN TIRANO.

    http://en.wikipedia.org/wiki/Publius_Valerius_Publicola

    Cada vez te retratas más. Ya que no respetas nada que no enmarca dentro de tu visión particular del mundo, deberías cambiar la foto y ponerte una corona.

    Por mi me parece genial que haya un referendum para echarnos de la puta españa que no sentimos la mayoria de los catalanes. PERO CLARO, sin la pasta de Cataluña ¡pobre de España!

  3. @Adrilon:

    ¿Qué quiere decir cuando afirma que Publius era un tirano?

    Desde luego, no creo que sus contemporáneos pensaran eso de él. Otra cosa es que no fuera tan “democrático” como los “padres fundadores” en el siglo XVIII o como nosotros, en el siglo XXI. Pero es que hay un desfase de más de 2200 años a tener en cuenta.

  4. Respecto al tema de la seguridad y del gobierno, me quedo con esta frase de Benjamin Franklin:

    “They who can give up essential liberty to obtain a little temporary safety, deserve neither liberty nor safety.”

  5. Adrilon · ·

    bueno snake me refiero a que Hamilton firme como Publius dice mucho de él. ningun otro que se sepa firmaba asi y es bien conocido que Hamilton en mi opinion no era tan democrático como otros. Vamos, que para mi es como si hoy alguien firmase “cromwell” sus escritos. No sé pero yo poca democracia veo por aquí y si mucho Publius desde luego.

    “liberalismorepublicano” debe ser el titulo de la web.

  6. Adrilon · ·

    tambien sepan que yo si tengo que elegir por supuesto que me quedo con el Jeferson, mucho mas libertario. Franklin creo que tambien.

  7. Carles · ·

    Me quedo a cuadros con los comentarios de algunos… pero en fin.. que se le va a hacer? yo espero que toda españa se llene de inmigrantes que son los unicos que realmente el estado les da derechos.

    En mi DNI pone nacionalidad española.. y en la de los catalanes igual. La verdad.. soy valenciano y español y esos que dicen como ADRILON que hablan de sentimiento catalanista.. pues perfecto que luego catalaneta diga… que ni los catalanes quieren ser españoles ni los españoles catalanes… muy bien.. tambien lo acepto.. pero que tengan en cuenta que ese sentimiento que tienen… en la comunidad valenciana NO se tiene, mucho sentimiento catalanista pero a la hora de invadir.. Valencia es lo que quieren. Asco me da que en las fiestas de la ciudad aparezca la puta bandera catalana cuando aqui la que se tiene es la valenciana.

    Señores.. Cataluña como pais no existe.. ellos han de cumplir las mismas leyes que el resto de España(pais no muy bueno por cierto) y de hecho cuando yo tengo que hacer algun proyecto, las normas que me exigen son las que me impone el Estado español, tanto aquí como en cualquier comunidad autonoma y en cataluña no son menos guapos y esas leyes se las tienen que tragar, asi como yo como valenciano me tengo que tragar la puñetera banderita catalana en fiestas patronales (pero la politica siempre ha sido una mierda.. y se sabe que la mierda atrae a las moscas).

    Cataluña es España.

    Y adrilón menudo personaje que eres, ahora encima de gay no sabia que eras separata.

    Prefiero a una España pobre antes que lidiar con vosotros, que sois una mierda sin España, en Europa ni os reconocen como nación.

    @Valencianote: de acuerdo contigo paisano.

  8. vallecano · ·

    Esto no es nada más y nada menos que otro ejemplo del deseo de un burgués para tener todo atado y bien atado.

    Es decir, gobierno por la élite propietaria ya que claro, “el pueblo” es muy tonto y no debe acercarse mucho a las urnas.

    El legado ha sido el colegio electoral en EEUU, la normativa del Congreso que hace que los senadores sean elitistas y poco dispuestos, como ya denunció Ron Paul, a responder o debatir ante la opinión pública.

    La época federalista se acabó cuando la gente ya no aguantó más: la Rebelion de Shea y la del whisky.

    De hecho ya hubo una segunda revolucion americana contra eso en 1800. Quizás hace falta una tercera para despojar al liberalismo de tiranos como algunos que vienen por aqui.

    Luego en pleno siglo XX, redadas palmer, fascismo en el gobierno de EEUU contra anarquistas, y otros libertarios.

    En fin, como dijo el otro comentarista, Adrilón, ¿liberalismo democrático o lib.republicano?

    Cuanta ramploneria por algunos lares…

    Y tu Carles, eres un gilipollas.

  9. Buenas noches,

    Ya sabe usted lo que pienso sobre la cuestión catalana, pues habrá leído muchos de mis escritos y usted mismo dijo que tenía unos puntos de vista “curiosos”,pero bien voy a filosofar un poco.

    El problema del anclaje de Cataluña en el estado ha sido objeto de debate durante siglo y medio. Como pasa muchas veces en este país, las herencias política del pasado, especifico, los problemas políticos del pasado se heredan de generación en generación, quizá bajo nuevas formas y vestimentas, pero siempre con la misma esencia.
    Todavía estamos en medio de los problemas del encaje de Cataluña en el estado y francamente, yo estoy históricamente cansadísimo de este problema.
    En mi opinión el modelo se tiene que cerrar y su cambio debe ser posible sólo mediante la modificación de la constitución de la nación. Esto que pasa actualemente de las modificaciones de los estatutos de forma individual y segregada de los demás es una fuente de problemas.

    Muchos dicen que eso causaría problemas y “desafección” de muchos ciudadanos catalanes. La desafección es el eterno lobo con el que parece que algunos profesionales de la política en Cataluña quieren mantener al país asustado permanentemente, pues su éxito político es fruto exclusivamente de la gestión de esa amenaza.
    Muchos a nivel “español” (o sea, a nivel de los que piensan en España como una única nación) también viven permanentemente coaccionados ante la desafección, y ceden ante la perspectiva de un problema (muy frecuente en la izquierda este problema).

    Por otro lado la propia realidad política del país y la naturaleza del sistema electoral da como resultado que los partidos nacionalistas tengan la llave de la gobernabilidad de la nación muchas veces, y eso lleva a que los políticos españoles cedan a las reclamaciones nacionalistas (este problema afecta tanto a izquierda como a derecha sin distinción).

    Yo creo que hay que afrontar la desafección con toda naturalidad. La generalitat de Cataluña es parte del estado, Cataluña es parte de España, y aquí no hay relaciones bilaterales que valgan. No pienso considerar Cataluña y sus instituciones como un ente ajeno a la nación porque es un ente integrado en la nación. Y quien quiera cambiar esto, que se dedique a buscar reformas constitucionales, pero que se deje de editoriales, amenazas veladas, etc.

    Pero muy importante en esta situación es no caer en el juego nacionalista. Lo que más desea un nacionalista en el mundo es la agresión de la otra parte, que le sirve para potenciar su vicitimismo. Boicotear Cataluña, atacar verbalmente a Cataluña es algo que fortalece a todos aquellos que viven del vicitimismo, y es algo en lo que nunca hay que caer.
    Desgraciadamente en este país hay políticos irresponsables que hacen la “pinza” con los nacionalistas catalanes para crear problemas que ayuden a sus intereses políticos. El conflicto ayuda y hace crecer siempre a las partes mas radicales de un debate político.
    Por eso, cuando oigo a alguien ponerse con Cataluña en plan general Espartero (Frase de Espartero: “Todos los problemas de España se acaban bombardeando Barcelona una vez cada 50 años”), se me ponen los pelos de punta. Eso es dar fuerza a quienes queremos quitársela, y es lo más estúpido que se puede hacer en una sutuación como esta.

    Quien mejor entendió como se debía actual con Cataluña fue Felipe González. Cada una de las intenciones Pujolistas de ir quedándose con más pastel del que le correspondía fueron llevadas al tribunal constitucional. Sin aspamientos ni discursos que violentaban. La verdad es que González tenía en este caso un arma fantástica: No dependía de los votos de CiU. Cuando dependió, se acabó esta firmeza, aunque hay que reconocer que fue quien mejor gestionó esta situación y se bajó los pantalones mucho menos que sus sucesores.

    Y por cierto Alfredo, el Rey no debe dar toques de atención a nadie en ningún sitio que no sea privado, y si me apura ni aún siendo privado. Sería una interferencia inaceptable venida de un cargo no electo e inamovible, por muy legitimada que pueda estar.

  10. Adrilon · ·

    Pedro, ¿consideras que “España” es una “nación?”

    ¿Y qué pasa con la cantidad de catalanes que no nos sentimos españoles? ¿Acaso no respetáis ni un referéndum? Válgame que yo sí, pero el problema es que ESPAÑA SEGREGA, y no respeta nuestra cultura.

    el problema nuestro siempre ha sido los politicos españoles nacionalistas, porque no nos olvidemos que nacionalismo hay en España también.

    Y se me olvidaba decirle a Alfredo:

    Odias a Cataluña pero tienes apellido catalán. Debe ser muy triste vivir renegándo de lo que uno es.

  11. Carles · ·

    @Vallecano: no sé si lo seré pero paso de tí y de mamones que no saben respetar a nadie.

    @Adrilón:

    Para que lo sepas, Alfredo tiene origenes valencianos, NO catalanes. Por mucho qur queráis integrar a los valencianos en vuestra basura nacionalista, nosotros no somos catalanes, somos valencianos y españoles.

  12. valcarcel · ·

    Sólo voy a contestar al comentario de Pedro porque estoy alucinando con el comportamiento de la izquierda radical. ¿Es que ustedes no saben respetar ni un mínimo en un foro ajeno?

    @Pedro: Como siempre, gracias por tener sentido común en su comentario y no ser barriobajero como algunos…

    Dice usted:

    “En mi opinión el modelo se tiene que cerrar y su cambio debe ser posible sólo mediante la modificación de la constitución de la nación.”

    Totalmente de acuerdo aquí.

    También he abogado siempre, creo que se lo comenté pero no recuerdo, por reformar el sistema electoral.

    En general estoy de acuerdo con lo demás que dice salvo con la alusión a Espartero: porque, digo yo, ¿acaso cuando no se cumple con la Constitución no se puede recurrir a la fuerza? No sé pero es una pregunta abierta que se debe considerar…

    Y en cuanto a lo que me dice del Rey:

    Quizás no fue una buena orden de palabras: quise decir que en mi opinión debe haber siempre una especie de “árbitro” final que cierre un proceso. En EEUU tienen al Colegio Electoral y aquí, ha de ser la Corona la que juegue ese papel.

  13. Adrilón, España es una nación, obviamente sí. Cumple todos los requisitos para serlo, desde estar reconocida internacionalmente y tener unas instituciones propias, hasta una historia común y cierta cohesión en sus habitantes por temas culturales.

    “¿Y qué pasa con la cantidad de catalanes que no nos sentimos españoles? ¿Acaso no respetáis ni un referéndum?”

    Que haya catalanes que no se sienten Españoles es una situación que existe, en España y en prácticamente cualquier país de la tierra. Aquí a nadie se le piden sentimientos obligatorios e intentar conseguir una unanimidad es algo absurdo. Si no te sientes Español por mi bien, no es mayor problema. Mucha gente no se siente identificada con la bandera, el gobierno de la comunidad o el central, la forma de ser de sus conciudadanos, la idiosincrasia de su tierra, etc. pero no vamos a crear “naciones” para que la gente se sienta cómoda y no tenga que ver cosas que no les gustan. Si hay algo que no te gusta (y a mi hay muchas cosas) te aguantas, como hacemos todos.

    Y lo del referendum, ¿Que referendum se ha hecho y no he respetado yo? No creo que hables del patético espectáculo de los referendums al servicio de los intereses de los partidos nacionalistas ¿Verdad? Llamar referendum a ese pasatiempo es, cuanto menos, bastante osado.

    Alfredo,

    Cuidado con lo de Espartero. Hay que tener una justificación muy fuerte y terriblemente importante para bombardear una ciudad. Yo no me lanzo a bombardear ningún sitio para sofocar manifestaciones paletas ni referendums folclóricos, ni por casos muchos más graves me atrevería. Nada de lo que pueda pasar en Cataluña o en otros sitios puede justificar tal exceso.
    El patriotismo no vale crear una conflicto terrible y provocar cantidades importantes de muertos. Antes que eso, prefiero que se independice lo que sea. Una cosa esla fuerza contra determinadas personas, y otra muy distinta es aplicarla de una manera que puede provocar víctimas ajenas al problema y muertos.

  14. valcarcel · ·

    Por supuesto, Pedro, que jamás en mi vida permitiría yo, si estuviése en una situación así, bombardear NINGUNA parte de mi país. Usted sabe bien, o eso creo, que a pesar de todos los problemas que tiene España, algunos mortíferos, amo mi patria, y aquí me moriré, con lo bueno y con lo malo que tiene, últimamente más malo que bueno…

    Mire a mí no me gusta venderme como un “salvapatrias” porque estoy bien lejos, bien bien lejos de tener ningún poder ni ningún ánimo de venderme por algo que no encaja conmigo pero sí digo siempre que el hecho de que yo regresé aquí de Nueva York demuestra mi lealtad a la Corona y a España. Ahora bien, con lo de la fuerza me refería no a las bombas sino a las redadas de insurgentes, si los hay. Ahora mismo no llegamos a ese extremo y bastan los tribunales, pero no debemos descartar otras fuerzas puntuales y muy específicas para determinadas situaciones.

    España es una nación aunque uno de los otros puntos que me separa de la derecha típica española es que yo sí reconozco y quiero diversidad dentro de la nación. Para mí un valenciano y un castellano son dos mundos distintos, a pesar de compartir nacionalidad. Pero yo me fijo en una nación mucho más diversa que la nuestra y sin embargo, más o menos unida debido a la Historia que pesa sobre todo. Por eso por ejemplo a mí no me molesta que en determinadas CCAA se hable una lengua propia. Eso es algo que tampoco me perdona la derecha fascista en España.

  15. Obviamente no pensé que usted quisiese bombardear nada. Pero insisto que en este punto hay que andarse con pies de plomo. Hay excesiva cultura victimista en este país, por todos los lados, y antes de tomar una decisión por muy legal que esta sea hay que intentar preveer las consecuencias ya que hay hienas en cada arbusto preparadas para saltar a la mínima aduciendo persecución.
    Hoy estamos muy lejos de hablar de intervención de ningún tipo en ninguna parte de España, ahora mismo ni siquiera en Euskadi, por eso mismo no quiero ni contemplar la posibilidad de nada de eso.

    Que España sea una nación no le quita su diversidad cultural obvia. Pero como sabe a mi no me gusta perderme en los significados trascendentales de una palabra. ¿Qué es una nación? ¿Que es una nacionalidad? ¿Y una realidad nacional, una nacionalidad histórica, un país?
    No quiero entrar en eso. Es una pérdida de tiempo entrar a discutir estas cosas, porque tan sólo podremos aclararnos si otorgamos significados “legales” a las palabras. Si vamos por el terreno “sentimental” podemos estar hablando hasta el final de los días.

    Yo soy Español, y España es una nación (universalmente reconocida y aceptada). Mi otra patria, Valencia, ¿Qué es? ¿Una nacionalidad histórica, un país, un reino? No me importa, ni me interesa. Cada cual le llama lo que quiera, y por mi está bien, sea un país, una región o una nacionalidad. Valencia es Valencia, y ni el más grande tirano me podrá quitar eso y lo que siento.
    Lo demás son palabras y las palabras se las lleva el viento.

  16. valcarcel · ·

    Plas, plas, plas. Hemos coincidido Pedro, hoy, en todo.

    Lástima que sus “correligionarios” no sepan expresarse con educación y sentido común y un aviso:

    Eso va también para ciertos comentaristas de derechas. Más moderación por favor que ya somos adultos y no necesitamos llamar “hijo de puta” a nadie.

  17. Soria · ·

    lo siento no lo he podido evitar pero bueno tras leer que ud llega al extremo de quemar retratos, y después de ver su filo-hamiltonianismo, me acordé de la serie History boys. Por cierto usted dice que en este foro participan mujeres, cosa que no dudo pero no he visto ninguna pero en mi opinión creo que esto es un blog bastante “masculino” y quizás se lo diga desde una perspectiva distinta porque soy mujer y lo veo asi. Pero vamos que parece un club de chicos exclusivos.

    A pesar de que no suelo compartir ninguna de sus ideas, intento ser justa y equilibrada así que chapeau por su estílo de escribir. Hace un tiempo que le leo y bueno nunca me ha dado por comentar pero hoy que veo que hasta quema fotos, sí que me ha llamado la atención.

    Saludos señores/itos

  18. Soria · ·

    perdonad, a esta serie me referia:

  19. No tengo mucho que añadir. Sólo que a juzgar por las cifras de participación y resultados electorales, el independentismo catalán es claramente minoritario y está en manos, curiosamente, de neocatalanes o charnegos, como algunos les llaman. Hijos de inmigrantes.

    Analicen las cifras de participación y, dentro de éstas, las de apoyo al Estatuto Catalán, proporciónenlas con el número total de ciudadanos con derecho a voto, y obtendremos destilada la esencia del independentismo: insignificante.

    Que esta minoría fuerce a la mayoría a cambiar de nacionalidad sería un triste error.

    De cualquier forma soy un rojo bastante atípico, y estoy convencido de que en los últimos 20 años hemos equivocado la práctica totalidad de los caminos emprendidos, tanto social como políticamente.

    Saludos desde aquí.

  20. Ibaitxo · ·

    Buenas de nuevo alfredo!

    Nose si se acuerda de mi, algo me dice que sí..
    Le voy a ser sincero, en estos ultimos tiempos, leyendole he empezado a cambiar de opinion, sigo siendo progresista, pero en el fondo creo que usted tiene algo de razón.
    Pd: No le parece a usted que entrar en polémicas de españa o catalunya ¿no es tema de liberales?, Lo digo porque al final defender a españa o defender a cataluña, es defender un derecho colectivo, algo que va en contra del propio liberalismo.

  21. valcarcel · ·

    Me suena de algo pero ahora no recuerdo exactamente Ibaitxo. Me alegro que haya cambiado de opinión un poco: es admirable además que me lo reconozca. Valoro la honestidad y los principios implacables. En cuanto a su pregunta, creo que mi batalla aquí no es “cataluña vs. España” sino si se fija bien: mi interés es la esfera adecuada de un estado federal y qué poderes debe tener en el marco institucional.

    Saludos

  22. valcarcel · ·

    Pues sí que es vd atípico – no es habitual que los rojos reconozcan que se han equivocado.

  23. Lenin · ·

    @Ibaitxo: me pasa algo parecido, aunque no me considero progresista. Me considero de la escuela marxista sin embargo tengo mucho respeto por Alfredo. A mi en general la gente que sabe defender sus ideas y escribe bien la respeto. Me gusta pasarme por aqui, es como un viaje en la máquina del tiempo hacia el conservadurismo liberal clásico sin pretensiones anarquistas. Muchos liberales en público se asquean con Alfredo pero al menos dice lo que muchos piensan en la intimidad, sobre todo la clase empresarial.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: