Anoche en Madrid

Señores lectores: Anoche salí de copas (en moderación como exige Dios en Su Palabra) por Madrid y tengo que comentar sobre un tema pendiente que ya había prometido a muchos de mis lectores: la Revolución Gloriosa de 1688 en el Reino Unido. Entré a una taberna tranquila cerca de la Plaza Mayor y me topé con un camarero rumano que me aseguraba que “nosotros los españoles somos racistas.” Yo, reconociendo un hecho evidente, le dije que sí, que lo somos: pero le dije otra cosa que no me pudo negar, al ser él una victima del sistema comunista. Le dije: “sí, los españoles en general somos racistas, pero eso se debe más bien a nuestra Historia y al socialismo que azota el continente europeo.” Me miró, pensando unos segundos y me dice: “Sí, usted tiene razón: yo viví en el Reino Unido y los británicos son de puta madre.” Le pregunté, copón en mano: “¿qué quiere decir usted con eso?” Me contesta: “Pues que en ciudades como Londres o Manchester, la gente es racista a nivel individual pero no existe en general una mentalidad colectivista o socialista como ocurre en Francia, España o Italia.” En medio de toda esa discusión interesante con el camarero rumano, había un turista de nacionalidad estadounidense pero claramente de origen mejicano. Se quejaba de que el precio de sus dos cervezas era “bastante carito.” En su grupo de amigos, él era el único “étnico”. Cuando no estaba mirando, el rumano me dice: “ese puto mejicano, no sé qué más le da el precio de dos cervezas.” Inmediatemente aproveché la oportunidad y le pregunté: “¿pero no era usted el que decía que los españoles somos racistas?” Me dice: “Es verdad, lo siento, quizás todos somos un poco racistas.” Efectivamente, casi todos tenemos sentimientos o bien racistas o identitarios. Yo le dije que los rumanos de raza blanca por lo general no me molestan pero sí que me molesta sentirme extranjero en mi propio país debido a unas leyes de extranjería demasiado suaves. El mejicano se percató de mi “discurso” y me preguntó: “¿en qué se distingue usted al típico republicano de los EEUU?” Le dije: no, en nada, soy de la misma escuela filosófica de origen puritano. Mis lectores tienen que imaginarse la “escena”: Plaza Mayor, oscuridad, nubarrón de humo de tabaco, y el carácter poco pijo y diplomático que me caracteriza. Me voy a quedar con una frase que me espetó el mejicano: “es usted brutal caballero.” Suele pasar que el minuto que yo abro la boca en una taberna, hay silencio y mucho interés en lo que digo. Anoche en Madrid había niebla y como ya dije en una entrada anterior, si no fuera por la innovación tecnológica, cualquiera diría que soy una reproducción de algún personaje del Madrid de los Austrias por mis formas rústicas y poco diplomáticas. Hoy en día, los hombres civilizados arreglamos nuestras diferencias entre copas y charlas, mientras que antes arreglábamos las diferencias con espadas y duelos en la Plaza Mayor. Pero no debemos negar que en muchas ocasiones, ganas de sacar la “espada” no faltan. Toda persona que me conoce personalmente sabe perfectamente que a mí me respeta todo el mundo porque yo me doy a respetar: desde el moro carterista hasta la puta rumana. Jamás he tenido un problema con ninguna persona porque en el 90% de los casos, hasta el tío más delincuente sabe respetar a una persona honesta y yo soy honesto. Yo no cambio mi discurso según con quién esté presente. La verdad es que anoche me lo pasé muy bien en mi ciudad bajo el frío y la niebla. Aproveché la oportunidad para hablar sobre el liberalismo y estaban todos atentos a mi “discurso”. Bien, ya que he comentado un poco sobre los acontecimientos de anoche, aprovecho para reproducir textualmente lo que dije acerca de los origenes del tipo de liberalismo que yo defiendo. Los europeos del este suelen ser muy receptivos a mis mensajes porque ellos han sufrido personalmente el comunismo y la tiranía de la Unión Europea. Como defiendo un liberalismo a lo anglosajón, suelen identificarse inmediatamente.

Siempre ha sido mi deseo de que España sea o vuelva a ser un poder hegemónico. Adoro mi patria, respeto a mis ancestros en la lucha contra el invasor morube y estoy muy orgulloso de ser español, con sus defectos y sus éxitos. Pero los liberales españoles deberíamos aprender un par de lecciones del mundo anglosajón y protestante. Cuando pensamos en las fuerzas que han contribuido a que las naciones angloparlantes sean hoy en día poderes hegemónicos desde mediados del siglo XIX: gobiernos representativos, el imperio de la ley, tolerancia a las confesiones y derechos a la propiedad privada, tenemos que aprender sobre la Revolución Gloriosa de 1688. A primera vista, la Gloriosa parece un golpe para reemplazar al rey católico Jaime II con su sobrino holandés y protestante el Rey Guillermo III. Pero es mucho más que eso: la Gloriosa es el verdadero origen de todos los que somos liberales y burgueses. La Gloriosa es el génesis de los cambios en el derecho británico y sistema de gobierno que dieron lugar a la Guerra de la Independencia en los EEUU. Por la defensa de esos derechos a la propiedad privada y a favor de un gobierno representativo, los colonos británicos en EEUU se sublevaron contra la Corona británica en 1776.

La manada de aristócratas “whigs” invitaron al Príncipe Guillermo de Holanda a eliminar su monarca, el rey Jacobo. Eran considerados traidores y rebeldes de la misma forma que los independentistas americanos que firmaron la Declaración de la Independencia. Pero tanto los whigs como los americanos actuaron en el nombre de un derecho antiguo, legítimo e inherente: la libertad individual. Los derechos ingleses de la Carta Magna estaban en peligro con el rey Jaime. Los republicanos estadounidenses simplemente estaban reproduciendo la Gloriosa en un contexto americano y colonial.

El rey Jacobo representaba oscurantismo católico, afrancesamiento y paternalismo estuardo así como el monopolio — elementos que habían retrasado el progreso comercial y político de los británicos y sí, también de nosotros los españoles.

Sin embargo, si Jacobo II no hubiése cometido tantos errores tras suceder a su hermano, el rey Carlos II, en 1683 – el absolutismo francés se hubiése comido al Reino Unido y a los protestantes tal vez en 1688 o 1689.

Ese absolutismo ya era una típica característica del continente europeo, especialmente en virtud de Louis XIV y Jacobo estaba muy ocupado intentando comprar las próximas elecciones generales y tupir la Cámara de los Comunes con los suyos.

Todo lo que fluía de la victoria whig de 1688 – el gobierno limitado, el Banco de Inglaterra, una deuda pública negociable, el Parlamento, el mercantilismo, la libre empresa, y una agresiva política exterior anti-francesa, la unión con Escocia, y la Revolución Industrial – se combinaron para convertir al mundo de habla inglesa en un gran pueblo poderoso de gran alcance internacional.

En próximas entradas voy a demostrar, cuando tenga tiempo de reproducir partes de mis tomos, cómo la Gloriosa inspiró a los padres de EEUU a verse como los herederos legítimos de los aristócratas revolucionarios de 1688. La “bill of rights” de Gran Bretaña en 1689 allanó el camino a lo mismo en EEUU en 1791.

Es imprescindible para mis lectores conocer todos los detalles de la Gloriosa de 1688 si quieren comprender exactamente los origenes de mi pensamiento liberal y democrático.

16 comentarios

  1. Bárbaro · ·

    En la europa continental siempre se ha dicho que los ingleses son unos salvajes que sólo beben mucho. Pero es precisamente ese “salvajismo” sajón uno de los elementos que hicieron que resistiesen contra el despotismo tan habitual de Europa. Europa ha producido todos los tiranos más famosos del mundo, desde Napoleón, pasando por Hitler, Mussolini, Franco y Salazar. Inglaterra ni ningún otro país anglosajón ha sufrido el mismo grado de dictaduras.

    Estaba leyendo la declaración de derechos de 1689 y varias cosas resaltan por el hecho de que en Europa brillan por su ausencia.

    Sin embargo, en el espíritu de su buen comentario de ayer y el debate que mantuvo con El Espantapájaros, yo creo que el argumento de Espantapájaros cobra muchísima más fuerza cuando consideramos que la Acta de Tolerancia de 1689 NO ERA para todas las confesiones. Se excluía a católicos y a ciertas confesiones protestantes porque los presbiterianos querían dominar y mantener la hegemonía. Por eso me extrañó un poco su defensa a ultranza de las mezquitas cuando la intención original de la libertad confesional era darle más libertad a otras confesiones cristianas. No olvide que los padres de EEUU jamás se hubieran imaginado la penetración de elementos tercermundistas en su país y está claro que sólo tenían las varias confesiones cristianas en mente cuando hablaron de la libertad confesional. De ahí a que a pesar de ser yo un anglófilo como usted, me sumo a lo que dijo su compañero, excluyendo por supuesto cualquier rasgo de afrancesamiento de mi parte.

    También es de destacar que gracias a esta revolución, se elimina eso de reyes por derecho divino, sin duda, un gran avance que va muy en contra de la doctrina católica.

  2. Bárbaro · ·

    Perdone se me olvidaba mencionarle que yo personalmente siempre le he considerado a usted un liberal whig. El nivel de ignorancia que hay en general es increíble y me hace mucha gracia que haya gente que niegue que usted sea liberal. Eso sí, usted es de los liberales verdaderamente clásicos como los que integraban el Partido Liberal antiguo de Reino Unido:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Partido_Liberal_del_Reino_Unido

    Los liberales de verdad originarios eran como usted bien ha dicho totalmente anti socialdemocracia y nada de progresistas. La batalla en España es precisamente entre su “facción” y perdone la palabra y la de los socialdemócratas que hay en Siracusa 2.0.

    Los de Red Liberal ni los voy a mencionar porque esa web es una broma con gente verdaderamente ignorante que no sabe escribir más allá de un copia y pega impresionante.

    Saludos

  3. valcarcel · ·

    @Bárbaro:

    Jamás se me hubiése ocurrido de que en España haya alguien que conozca el término “whig” pero efectivamente, si existiera ese partido, soy Whig al 100%, los liberales clásicos de verdad.

    Los whigs estuvieron también detras de la guerra por la Independencia en los EEUU ya que en nuestro pensamiento, no era una revolución sino una consecuencia de no cumplir los pactos y contratos prometidos. El pensamiento whig es totalmente “de contrato” y si una de las partes incumple el pacto/contrato, hay duras consecuencias.

    A mí me importa poco que haya algún que otro analfabeto que diga que no soy liberal. Lo más gracioso del caso es que muchos de los que me dicen eso son miembros de organizaciones como Hazte Oír o bien de la progresía. No son los más indicados para decirme que no soy liberal si tomamos en cuenta los origenes del pensamiento que ellos sostienen.

    Muy interesante y cierto su apunte acerca de la libertad confesional pero el problema radica en que esa es la postura que yo mantengo para EEUU debido a su constitución mientras que aquí no podemos decir que ya no sabíamos que iban a venir musulmanes y otras confesiones aunque todo es posible si tomamos en cuenta varios cambios como con lo del matrimonio homosexual. Dudo mucho que los padres de la CE de 1978 tenían eso en mente.

    En el caso de EEUU, es cierto que sólo se prohíbe a que el Congreso (no los estados) establezca una religión oficial. Eso lo dejaré para otro tema aunque si busca en mis archivos del año pasado, de noviembre de 2008, ya había escrito sobre ese tema.

    Y sí, en Europa hemos tenido demasiados dictadores y una población demasiado pasiva. Es siempre revelador leer de que todos los que se mantuvieron leales a la Corona británica en los EEUU, al terminar la guerra, el 90% se mudó a Canadá, un país que se conoce por tener una población muy parecida a la que tenemos en Europa: pasiva y demasiado respetuosa con las autoridades liberticidas. En Canadá no hay libertad de expresión ni existe el derecho a portar armas como sus vecinos de EEUU. Siempre ha existido esa tensión entre nosotros los “whigs” liberales y los que aceptan el absolutismo sin rechistar.

    Es una pena que ya no existe ese partido.

    Saludos

  4. Adrilon · ·

    Teniendo en cuenta que el último presidente whig de los EEUU fue William Harrison, el asesino de tantos indios, es normal que un personaje como tú se identifique plenamente con esa tradición de expansionismo y racismo en el nombre del progreso financiero.

  5. valcarcel · ·

    Gracias a esa idea expansionista, EEUU se hizo una superpotencia. No es sólo algo ético: es necesario el progreso dentro del marco del capitalismo y las normas. Los indios rompieron los pactos y sufrieron las consecuencias.

  6. Creo que lo que usted intenta, importar el pensamiento anglosajón a un país como España, es misión casi imposible. En cierta manera siento cierta solidaridad con usted.
    Como sabe, yo hablo mucho de honradez, honestidad política, respecto a lo público, pensamiento y análisis intelectual contra el populismo y sentimientos primarios. A veces pienso que es una batalla imposible hablar de eso en este país, y que esta sociedad no puede cambiar tanto en poco tiempo.
    A pesar de ser opuestos en muchas cosas, los dos luchamos contra un estado de las cosas que no nos gustan. Me pregunto cual de las dos luchas es más difícil.

    Me ha hecho reflexionar mucho sobre su comentario de que en el mundo anglosajón no ha habido dictaduras y en la europa continental la ha habido en todas partes. Usted lo achaca al liberalismo conservador de país protestante, pero no lo tengo tan claro.
    No niego que sea un factor que haya influido, pero bueno supongo que es una simplificación demasiado pequeña.
    Creo que los EEUU no son comparables con las naciones europeas. Una nación “nueva”, creada de la inmigración y tan enorme, es difícil compararla con naciones que han sufrido inumerables guerras, invasiones, vasallaje a manos de Reyes, odio al país vecino, etc. Esa Raíz de Europa ha creado un caldo de cultivo nacionalista, religioso, étnico (todo esto políticamente hablando y aplicado al estado) que ha sido fuente de conflictos, guerras, enemistades, y todo ello es caldo de cultivo para las dictaduras.

    Respeto al R.U. Pienso que el hecho de ser una isla, el no tener una frontera con otras naciones, el estar aislada, le ha evitado entrar en esta vorágine por mucho que sus reyes hayan entrado en todas la guerras habidas y por haber (como todos los demás).
    Considero que estos factores son importantes para entender la no aparición de dictaduras en estos dos países, y no concentrarlo sólo en el liberalismo protestante que usted defiende.

    Y quizá el desarrollo de la revolución industrial en el R.U., convirtiéndose en la nación puntera industrialmente de los últimos 300 años, haya contribuido también. Pero bueno, también tendriamos que pensar por qué se desarrollo la revolución industrial en inglaterra y no en otras naciones.

  7. valcarcel · ·

    @Pedro:

    Soy consciente de que cada país se desarrolla a su manera y todo ese desarrollo depende precisamente de su Historia. Pienso que hay que ser realistas sin dejarnos de ilusionarnos o mantener viva la esperanza. Pero, efectivamente, los españoles y los demás somos como somos debido a la Historia, como gran factor. En el caso particular Español, dése cuenta lo triste que resulta la Historia:

    una época entera de absolutismo real y católico, con una población analfabeta y agraria, pasando por un breve periodo liberal en el siglo XIX (algo es algo) gracias a Cánovas, que intentó hacer algo parecido a mí, seguido de golpes, y una dictadura de 40 años. Por lo tanto, España es un país sin cultura democrática aunque eso va cambiando cada vez más.

    “Me ha hecho reflexionar mucho sobre su comentario de que en el mundo anglosajón no ha habido dictaduras y en la europa continental la ha habido en todas partes.”

    Esto siempre lo he sostenido desde que era bastante joven y curiosamente descubrí hace un par de años que Margaret Thatcher dijo en 1999:

    “En mis tiempos, todos nuestros problemas han venido de Europa, y todas las soluciones han nacido en los países de habla inglesa.”

    Cuando descubrí esa frase, sentí un gran placer que la Dama de Hierro afirmó algo que siempre he pensado en cierta forma.

    “No niego que sea un factor que haya influido, pero bueno supongo que es una simplificación demasiado pequeña.”

    Mire Pedro fijémonos por favor en la Historia y observe la diferencia:

    En todos los países de la Europa continental existía una sóla confesión de Estado: incluyo en eso a la propia alemania “protestante” que sólo tenía al luteranismo como confesión de Estado, España la Iglesia Católica, etc, etc…hasta los Países Bajos (aunque éstos toleraban mucho más a las otras confesiones).

    ¿Y qué pasó en el RU?

    Una competencia entre las confesiones al estílo del libre mercado, algo que se agudizó aún más en los EEUU.

    A partir de 1689 en RU se permitía la libertad en Inglaterra aunque no al mismo nivel que los EEUU: Por ejemplo los católicos no podían ser elegidos al Parlamento y de ahi a que en EEUU prohibieron en la Const el “test religioso”.

    Aun así, para ser 1689, era lo más tolerante y único en Europa. En RU vemos una competencia liberal entre las confesiones.

    Presbiterianos, la Iglesia de Inglaterra, los puritanos, etc…calvinistas, metodistas, y otras sectas sobre todo en América, bautistas y demás. Y hay una competencia interesante que produce mucho fervor religioso porque están en competencia y quieren ser todas accionistas en el mercadeo de las ideas, basado en la tolerancia. Es una gran contribución que han dado los anglosajones al mundo occidental, que no sólo se tiene una confesión por país, se permiten muchas.

    Y es totalmente cierto que los EEUU no son comparables con las naciones europeas como usted apunta.

    Me ha gustado que usted dice que hemos sufrido vasallaje porque precisamente anoche le dije a un amigo que en Europa, sobre todo en la continental, quedamos gran parte de los vasallos y nos seguimos dejando pisotear derechos fundamentales. Siempre me ha resultado bien curioso que muchos españoles (y otros europeos) siempre usamos la frase “mis derechos constitucionales” como si la Constitución fuera algo que nos “da” derechos. No señores: la Constitución, una buena constitución ha de RECONOCER que tenemos derechos inalienables. La de EEUU empieza con: “nosotros, el pueblo” mientras que la española comienza con “Yo, Rey Juan Carlos I, dispongo”. GRAN DIFERENCIA aún hoy que nuestros derechos dispongan de un individuo y no sean inalienables.

    “Pero bueno, también tendriamos que pensar por qué se desarrollo la revolución industrial en inglaterra y no en otras naciones.”

    Exacto: considero que es una combinación de factores, en su origen anglosajones — sobre todo en el entendimiento que han tenido los pueblos germánicos respecto a lo que es la ley y los contratos.

    El mundo greco-latino-católico nunca fue un ejemplo de ese individualismo a ultranza de los del norte de europa sobre todo alemania en cierta medida, dinamarca y RU.

    Saludos

  8. valcarcel · ·

    Y, Pedro: no olvide tampoco que han sido las naciones anglosajonas las que más han sentido la necesidad de destrozar “imperios malvados” como la URSS, Hitler, y ahora a los estados terroristas. Y es que siempre hemos, en el continente, siempre hemos sido pasivos: lo fuimos con Hitler, lo hemos sido con Hussein, lo somos con las dictaduras en Sudamérica, y hasta permitimos con toda la pasividad del mundo a que un carnicero genocida como Milosevich actúe con impunidad en la década de los 90. Lejos de ilusionarme, Europa siempre me decepciona.

  9. Bueno Alfredo, el hecho de que las naciones anglosajonas sean las que quieren destrozar “imperios malvados” como dice usted creo que se debe a otra cosa, y esta cosa es su centralidad como naciones referencia o como imperios expansionistas políticamente, o como naciones que defienden los intereses privados de sus empresas en el extranjero.

    Si EEUU se enfrentó a la URSS fue por su papel de primera potencia del mundo y por sus intereses “como país”, no por una cuestión moral, que no lo fue, como muchos hechos lo demuestran.
    Si el Reino Unido se enfrentó a otros caudillos europeos también fue por sus intereses como potencia imperial y como nación que busca sus intereses y seguridad interior. Nada tiene que ver con una cuestión de “moralidad” o de papel de vanguardia de otros pueblos europeos que le siguen. Y si hoy también sigue este camino junto a los EEUU no es más que el producto de la “special relationship” que hay entre ambos.

    Sabe usted que estoy de acuerdo con lo de la confesión de estado, y que ese es uno de los factores fundamentales por la que esas naciones no han caído en dictaduras, pero no ha refutado mi argumento sobre las guerras, interacciones, invasiones, conflictos fronterizos, etc. de los países continentales es una causa también fundamental de esta realidad histórica.

    Lo de “Yo,Rey Juan Carlos I, dispongo” me ha hecho mucha gracia, porque esa es la diferencia entre un país monárquico y otro republicano. Alfredo, le veo haciendo una oda a la constitución de la II república que empezaba por “España, en uso de su soberanía, y representada por las Cortes Constituyentes, decreta y sanciona esta Constitución”.

  10. valcarcel · ·

    Bueno Pedro con lo de “imperios malvados” simplemente parafraseaba a Ronald Reagan y lo que decía de la URSS: “the evil empire.”

    Además, no he negado nada de eso que usted dice sobre esas dos naciones junto con Australia (no olvide esa) pero precisamente son los países que están dispuestos a defender lo suyo. Y eso hay que valorarlo: imagínese si los tripulantes del Alakrana hubiésen sido norteamericanos o británicos. Otro gallo cantaría…

    Lo cierto es que Europa cede siempre al chantaje. La mayoría de los europeos, a mi juicio, respeta mucho las autoridades “fuertes” y por mucho que se nos llene la boca de derechos humanos y socialismo, somos autoritarios. Inglaterra desgraciadamente creo que ahora va por el mismo camino y eso se debe a varios factores étnicos, religiosos y políticos (la unidad con Europa).

    Y yo sí pienso que esos dos países se enfrentaron también por cuestiones morales: EEUU por ejemplo valora mucho más la moral pública (véase Tiger Woods — muchas empresas han cortado relaciones con ese adúltero reprobable). La capacidad que tienen de “escandalizarse” es mucho mayor que la de la cínica Europa.

    El europeo en general es un ser cínico, areligioso, y no muy dado, hoy en día, a mantener vivo un ideal noble como el de la libertad. Que hayan intereses, por supuesto que hay intereses: la propiedad privada y mantener el “status” de superpotencia — la única salvaguarda de las libertades liberales.

    Yo eso nunca lo he negado y es más, lo dije antes sobre Kosovo: que prefiero una Europa partida así con tal de satisfacer las necesidades de la OTAN y la relación atlantista.

    Sí, es verdad: no me fío de los europeos para que velen por mi libertad contra países como Irán o Irak o Afganistán.

    Y claro que estoy de acuerdo con usted sobre lo de las invasiones en el continente – le recomiendo, si ya no lo ha hecho, que lea el libro de Sánchez Albornoz sobre la España musulmana. No tiene desperdicio y le reconozco que abrigo en mi corazón un conflicto eterno entre la realidad de que somos un país continental y mi ansia de que despojemos parte de la Historia para caminar hacia adelante.

    En cuanto a lo de mi supuesto republicanismo, le recuerdo que no hay nadie más “republicano” en sentimiento que los de la tradición presbiteriana pero no veo incompatible tener una corona…porque tener una corona en el caso español es un marco de cautela para contener a elementos sediciosos y anárquicos. Gracias a los de la tradición “whig”, los derechos ya no dependían del rey soberano sino de Dios y era el deber del rey someterse a eso.

    Para terminar, comparto con usted, ya que veo que está interesado, un fragmento de lo que escribí sobre lo que usted dice de las guerras continentales, etc, de mi Tomo sobre la Gloriosa y la Religión. Creo que lo que afirmo es importante para entender desde qué punto de vista parto y ver el grado de mi disconformidad con Europa y mi deseo de destrozar cualquier rasgo de unidad política institucional a favor de las potencias anglosajonas:

    “La importancia política del Protestantismo en la Historia de Europa viene precisamente en función de la responsabilidad que se le atribuye en el quebranto de la unidad espiritual europea. La proclama del castillo Wittemberg fue tan solo el altavoz escandaloso de aquella reivindicación centenaria que buscaba interpretar el evangelio desde posturas individualistas más que institucionales. De esta suerte resulta que la causa de las enemistades europeas no son, desde hace muchos siglos, por cuestiones teológicas. La fortaleza de las nuevas monarquías, así como el declive de los señores feudales, viene encuadrada por la eclosión de una burguesía, que está firmemente establecida en las grandes ciudades. Los viajes, los descubrimientos, y el alza de la capacidad adquisitiva del dinero determinaron el triunfo del Comercio y el auge incipiente de una nueva “clase” social, “la capitalista”.

    ————-
    Creo que la burguesía no fue tan fuerte en nuestro continente pero sostengo que los “burgueses” de todas partes tenemos intereses en común.

  11. Yo creo que los Europeos continentales valoran la paz y la vida por encima de otras cosas, debido a que la vieja europa ha sido un campo de batalla permanente.
    Es cierto que los EEUU y el RU tambien han participado en las guerras mundiales, y las ciudades británicas fueron bombardeadas por la aviación alemana en la II guerra mundial, pero no han visto su territorio invadido, ni a Hitler entrando en Paris, ni a los Rusos en Berlín.
    Eso lleva a valorar la paz de forma más importante que los anglosajones. Pero, en el fondo, volvemos a la teoría que he defendido sobre el pasado de los pueblos como explicación a sus actitudes actuales. Es más la herencia de su pasado que la fuerza de sus “principios”.

    Por cierto. ¿Qué es un Burgues hoy en día? Me resulta un concepto bastante antiguo, como el de “proletario”. De todos modos creo que, independientemente de la definición que usted de, difícilmente voy a entrar en la categoría de Burgués.

  12. valcarcel · ·

    Pedro, veo que vamos acercando posturas. Sí, comparto que la Historia pesa más que los “principios” que suelen cambiar.

    Que ¿qué es un burgués? Sí, es un término anticuado pero básicamente me refiero así ya que estábamos hablando en términos históricos.

    Puede que usted no esté tan lejos de mi concepto de lo que es un burgués, Pedro…de hecho, y esto lo digo sin ningún animo de provocar, sospecho que usted es en el fondo bastante parecido a mí en intenciones (que no objetivos necesariamente). Para mí un “burgués” en el contexto actual:

    Una persona especializada en alguna materia, con cierta prosperidad de capital (no rico, no es necesario serlo para mi concepto) pero sí lo que se diría en EEUU y Reino Unido, parte de la clase media-alta:

    Las diversas profesiones especializadas en algo como los servicios financieros, la banca, la enseñanza superior, ciertos funcionarios, y los dueños de empresas, sean éstas PYMES o multinacionales. Eso por un lado…pero también verá, si me sigue a menudo, que muchos de los que me leen y gran parte de los que depositaron un voto de confianza en mi persona en Nueva York (en el campus) eran personas que nacieron con un instinto de superarse y querer mejorar su situación personal. Personas más o menos inteligentes como por ejemplo, uno de mis favoritos personajes de la Historia contemporánea o moderna:

    William Jardine

    http://es.wikipedia.org/wiki/William_Jardine_(cirujano)

    Ese es el prototipo de persona, tanto por origenes como por actividades, que suele identificarse con mis mensajes principales.

  13. No por dios, no me provoca, faltaría más.
    Yo si voy a provocar un poco. Leyendo la vida de Jardine (muy interesante) no sé por qué me ha recordado a la vida de algunos importantes masones del siglo XIX…

    Yo le decía lo del concepto anticuado porque aquello de la “clase media” creo que es algo que se lo ha llevado el tiempo.
    Hoy en día los profesionales, los especialistas (generalmente titulados universitarios) tienen un estatus social bastante menor que hace 50 años. Los sueldos son modestos, y las perspectivas de mejora no son mucho mejores. Muchos comerciantes y pequeños empesarios tienen una prosperidad bastante limitada, incluso muchos de ellos el negocio les da poco más que lo justo para vivir.

    Yo, que como usted supone bien soy un profesional cualificado, no soy una persona con “prosperidad de capital”. Soy joven, es cierto, pero no tengo esta prosperidad por herencia.
    Tengo un salario bastante decente si nos fijamos en como el mileurismo lo ha copado casi todo.
    Mi instinto de superarme existe y está. De hecho, pese a mi juventud, he pasado por distintas experiencias profesionales y los cambios han venido muchas veces debido a mis ganas de mejorar. También tengo otro instinto de superación, el intelectual, que cultivo a diario porque ese sí depende de mi y no de circunstancias externas que te deben de sonreír.

    Pero, a pesar de todo esto, no me considero “Burgues”. Bien, es una cuestión de términos, y tampoco es cuestión de darle más vueltas porque cada uno le da a los símbolos y a las palabras el significado que quiere.
    Todos hacemos divisiones sociales en nuestro fuero interno. Yo también las hago, y las suelo enfocar en un terreno cultural e intelectual, quizá porque es en el que me siento más privilegiado (permítame la osadía).
    A mi me gusta mucho esta división que hace Ortega y Gasset de “masa” e individuos ajenos a la masa. A pesar de que Ortega era un narcisista increible creo en el mundo actual, donde se desprecia la cultura y el conocimiento y se ha cambiado por una estúpida cultura de la imagen y del dinero (a nivel de ostentación), una división así existe cada día más acusadamente.
    Como sospechará usted, no extiendo esta definición a estatus sociales a terrenos políticos ni socio-económicos. Es más, siempre me ha parecido que estas personas que “destacan” tienen cierto compromiso con el progreso general del mundo.
    En fin, uno que es romántico.

  14. valcarcel · ·

    “Leyendo la vida de Jardine (muy interesante) no sé por qué me ha recordado a la vida de algunos importantes masones del siglo XIX…”

    Bendito. Creo que quizás se deba a que ambos “lados” le damos una gran importancia a la educación y al comercio…aunque le aseguro que Jardine estaba bien lejos de ser un masón.

    “Yo le decía lo del concepto anticuado porque aquello de la “clase media” creo que es algo que se lo ha llevado el tiempo.”

    Bueno ciertamente es un término muy “elástico.”

    “Hoy en día los profesionales, los especialistas (generalmente titulados universitarios) tienen un estatus social bastante menor que hace 50 años.”

    Porque se ha universalizado el acceso sin importar méritos. De ahí a que hoy en día no me valga de nada muchos titulados…ni siquiera ya de Harvard. El “nivel” educativo ha degenerado bastante y es impresionante, negativamente horroroso lo que muchas veces pasa hoy en día por titulado.

    “Los sueldos son modestos, y las perspectivas de mejora no son mucho mejores. Muchos comerciantes y pequeños empesarios tienen una prosperidad bastante limitada, incluso muchos de ellos el negocio les da poco más que lo justo para vivir.”

    Cierto pero suelen compartir entre ellos el deseo de mejorar y prosperar más.

    “Mi instinto de superarme existe y está. De hecho, pese a mi juventud, he pasado por distintas experiencias profesionales y los cambios han venido muchas veces debido a mis ganas de mejorar.”

    Esta frase me agrada – y mucho.

    “También tengo otro instinto de superación, el intelectual, que cultivo a diario porque ese sí depende de mi y no de circunstancias externas que te deben de sonreír.”

    Leyendo sus escritos, me consta que es así.

    “Todos hacemos divisiones sociales en nuestro fuero interno. Yo también las hago, y las suelo enfocar en un terreno cultural e intelectual, quizá porque es en el que me siento más privilegiado (permítame la osadía).”

    Claro que se la permito. Una de las cosas que más detesto es una humildad papista o “arrastrada” propio de gusanos y serpientes.
    Usted simplemente es honesto y reconoce que es bueno o que destaca en algo.

    Eso siempre se lo he dicho a la juventud: nunca ocultéis vuestra capacidad ni tengáis miedo de demostrar que sois los mejores.

    “A mi me gusta mucho esta división que hace Ortega y Gasset de “masa” e individuos ajenos a la masa. A pesar de que Ortega era un narcisista increible creo en el mundo actual, donde se desprecia la cultura y el conocimiento y se ha cambiado por una estúpida cultura de la imagen y del dinero (a nivel de ostentación), una división así existe cada día más acusadamente.”

    Es cierto todo esto, lo comparto. También ha habido un cierto “desprecio” a la belleza y a lo bonito. Me explico: se ha relajado demasiado la vida de muchos donde ya no existe en muchos casos un sentido de la vergüenza y del buen ver. Antes, hasta el hombre más pobre, procuraba peinarse y “parecer bien” cuando salía. Ahora, es difícil incluso encontrar a alguien que tenga “mucho” dinero vestir bien – no hablo de trajes (aunque para mí son de lo mejor) estoy hablando de valorar cosas bonitas en general.

    “En fin, uno que es romántico.”

    De los sueños muchas veces estallan los conflictos necesarios contra la tiranía.

    Siempre disfruto nuestros intercambios Pedro. Es difícil mantener este tipo de “intercambio” en la situación actual. Por eso lo valoro.

  15. Yo personalmente no creo que los españoles sean racistas. En absoluto. Al contrario; hay un exceso de benevolencia con el extranjero: por ejemplo, pueden disfrutar de ayudas sociales (becas escolares, etc) incluso aquellos que son ilegales. Que es el colmo que un tipo que se beneficie de una ayuda económica española un tipo que legalmente debiera estar viviendo en Ecuador.

    También discrepo de tu sueño: España no volverá nunca más a ser un poder hegemónico. Descubrir un continente relativamente indefenso como América para colonizarlo es un décimo de lotería que toca una vez en la vida. Veo mucho más factible que España acabe desintegrándose como la URSS o Checoslovaquia a que vuelva a ser un estado unido y fuerte.
    Saludos

  16. valcarcel · ·

    @J.Ferrer:

    Quizás la palabra “racista” sea un poco fuerte en el caso español — es verdad.

    Respecto a lo de España, me temo que también tiene razón pero soñar es gratis…

    Saludos

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: