La (in)justicia española

Siguiendo la línea del otro día, cada día se comprueba más que los inmigrantes en España tienen más derechos que los españoles de toda la vida. En España, al igual que en la mayoría de los países europeos, no existe la plena libertad de expresión. Fíjense, señores lectores, en ésta indignante notícia del diario El País.

Un juez condena a pagar 1.000 euros por proferir insultos racistas
El condenado llamó “india de mierda” a una mujer de origen ecuatoriano

“¿Por qué no coges a tu hija, que está agobiando a la mía? ¿O quieres que te dé un par de hostias? Lárgate a tu país, inmigrante de mierda, que aquí sobráis”. Esa fue la respuesta de un padre a una mujer de origen ecuatoriano ante una discusión entre su hija y otra niña en un centro comercial de Alboraia en el que hacían la compra. Lo que empezó como una pelea infantil acabó en los juzgados y ha desembocado en una condena por faltas de injurias y amenazas y una indemnización de 1.000 euros a la víctima por los daños morales causados por los insultos xenófobos.

“La agresión verbal tuvo un carácter humillante y degradante”

El 19 de diciembre de 2008, en un centro comercial de Alboraia, dos niñas empezaron a pelearse. El padre de una de ellas, J.M.H., se dirigió a la madre de la otra y después de amenazarla con pegarle le dijo, entre otras cosas, “india de mierda”, “vete a tu puto país” y “en España hay que seguir unas reglas, inmigrante de mierda”. Así consta en los hechos probados de la sentencia dictada tras un juicio de faltas por Joaquim Bosch, titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número uno de Montcada (Valencia). La mujer, de origen ecuatoriano, rompió a llorar. A los pocos minutos, se acercó su marido, profesor de instituto, y el procesado les dijo a ambos: “Iros a vuestro puto país, inmigrantes de mierda”. Seguramente, el agresor, no esperaba la respuesta: “Sóc valencià i la meua dona, els meus fills i tu tenim el mateix dret d’estar ací”. A continuación, llamó a los vigilantes y, posteriormente, interpuso una denuncia.

El fallo explica que resultaron relevantes las declaraciones de los testigos, de las que se desprende que “la agresión verbal tuvo un carácter especialmente humillante y degradante, con una intensa voluntad de lesionar la dignidad ajena, desde una perspectiva discriminatoria a partir de determinados rasgos raciales”. Por eso precisamente, según explica el juez, se ha valorado la actitud xenófoba y marcadamente ofensiva e intimidatoria del denunciado y “se considera adecuado fijar prudencialmente una indemnización de 1.000 euros en concepto de daños morales”.

Esa indemnización es una compensación por unos daños morales que se vieron refrendados con la acreditación de la asistencia psíquica que precisó la mujer. Según la sentencia, “debe valorarse que existe una relación de causalidad entre los citados daños y la conducta del denunciado. Desde esta perspectiva, debe valorarse la intensidad de la actitud injuriosa de J. M. H., así como su carácter marcadamente xenófobo y el hecho de que sus descalificaciones fuesen vertidas en presencia de los hijos menores de la perjudicada”.

Así pues, el juez ha condenado a dos faltas de injurias, con una pena de 20 días de multa, con una cuota diaria de 6 euros, lo que hace un total de 120 euros para cada una de ellas. Y además, a dos faltas de amenazas con una pena de 20 días de multa, con una cuota diaria de 6 euros, lo que hace un total de 120 euros para cada una de ellas. En total, 480 euros de multa más 1.000 euros de indemnización.

No es habitual que manifestaciones como las que se recogen en este asunto sean finalmente castigadas, no sólo como injurias, sino específicamente por su carácter xenófobo y racista.

El procesado denunció a la pareja por amenazas, porque el marido de la víctima le dijo “que sea la última vez que amenazas a mi mujer”. Esa denuncia fue archivada por entenderse que no encierra una amenaza real teniendo en cuenta el contexto.

Me pregunto si los jueces harían lo mismo si fuera al revés, esto es, si esas indias chulescas que pululan por nuestras calles con toda impunidad, aún no teniendo papeles en muchas ocasiones, dirían “oye blanquito de m*****, España pronto será nuestra.” ¿Suena inverosímil? No, para nada. Sólo hay que leer algunos foros donde comentan los indocumentados de turno para ver el odio que muchos le tienen a España. En los EEUU, las expresiones “racistas” no se castigan ya que están amparadas por la 1ª Enmienda de la Constitución de los EEUU. Por eso no es raro en EEUU que los grupos neonazis sean legales y hasta se puede tener Mein Kampf legalmente. En EEUU hasta se puede quemar la bandera. Eso se llama libertad: el intercambio liberal de ideas. En España se criminalizan ciertas ideas: ¿por qué no se puede llevar una camiseta nazi pero sí se puede llevar una con el asesino Che Guevara? ¿Por qué es “legal” llevar el símbolo comunista y no uno nazi? ¿Por qué parece ser que hay tanto interés en proteger a los inmigrantes?

Yo como liberal y amante de la libertad que soy, siguiendo en la línea de mi bisabuelo, me arriesgo a decir ciertas cosas pero no olvidemos un par de datos inconvenientes:

1. El 34% de la población reclusa es inmigrante.

2. Los extracomunitarios son los reyes entre los extranjeros en prisión. Entre las 15 primeras nacionalidades de internos en la cárcel, sólo hay tres países europeos: Portugal (497 presos), Francia (442) e Italia (292).

3. Cinco presos marroquíes por cada uno en libertad Los presos marroquíes suman el 7,7% de los 59.149 reos recluidos en los 77 centros de la Administración. No obstante, los ciudadanos de este país sólo son el 1,4% de la población española.

4. Aumento de los reclusos de origen rumano En 2000 sólo había 33 reclusos rumanos, pero ahora hay 1.745. La colonia rumana en prisión se ha multiplicado 52 veces hasta convertirse en la tercera nacionalidad extranjera con más presos.

Fuente

Una comentarista en mi anterior entrada afirmó: “Soy racista, serlo no es delito.” Efectivamente, nadie podrá castigar nunca un sentimiento. Pero, se da la circunstancia que expresarse en España es peligroso. Señores: cada día tenemos menos derechos.

Por mi parte, quiero dejar algo bien claro: yo no creo que el color de la piel debe determinar los derechos de una persona. Pero en España y otros países socialistas y progres, mientras más oscuro seas, más derechos tendrán de cara a la justicia, y de los servicios públicos sociales. Así que ya lo saben: si algunos quieren tener consideraciones especiales en los tribunales, tendrán que pasarse unos largos días en la playa y comprarse una peluca africana en el Todo A Cien chino.

¿Liberalismo en España? Qué chiste.

¿Democracia en España? Lo dudo.

Si es usted jurista español, le invito a que comente sobre si he fallado en algo de la interpretación. Yo he estudiado derecho en los EEUU y no entiendo muchos razonamientos de los jueces en España que parece que tienen más deseos de proteger a los negros y a los indios y otras razas políticamente correctas que defender la libertad.

¿Me equivoco?

Anuncios

14 comentarios

  1. J.N. · ·

    Yo es que eso del honor y la agresión verbal no lo concibo. Me parecen tonterías. Otra cosa es difundir maliciosamente información falsa. Pero penalizar el insulto me parece gotesco.
    J.N.

  2. valcarcel · ·

    ¡100% de acuerdo JN! De hecho yo también considero que difundir maliciosamente información falsa debe castigarse (yo mismo he sido victima de ese problema) pero bueno no le doy mucha importancia.

    Pero los insultos son eso, insultos y eso de castigarlos me parece liberticida. Otra cosa serían las amenazas por ejemplo: te voy a matar por negra. Ahí sí que castigaría. Pero decir “negra de….” no me parece suficientemente grave como para castigarse.

    Y fijese que intento ser coherente y pido a todos los lectores que cuando he difundido algo equívoco o incorrecto, que me corrijan inmediatamente porque intento dar mi versión de los hechos pero basándome en la veracidad de los asuntos (salvo en temas abstractos).

  3. valcarcel · ·

    Y quiero insistir en una cosa para todos: no hay nada que más me repugne, venga de la derecha o de la izquierda, la criminalización de las ideas. Por eso en esta bitácora, por mucho que me lo pidan mis hermanos en la fe, no voy a censurar a nadie por sus ideas, ni por su color, ni por su orientación sexual. La criminalización de una idea me parece repugnante — otra cosa serían los actos concretos que hace alguien.

  4. En este país, lo importante es “lo políticamente correcto” y “el qué dirán”. Y está claro que ese “juez” prefiere salir en los periódicos por ser un super-defensor de los inmigrantes, pobrecitos ellos, que aplicar la Ley con igualdad y ecuanimidad.

    Me gustaría saber a mí cómo ha demostrado la denunciante que los daños morales que se le han causado valen 1.000 €; y cómo lo justifica el “juez”.

    Y así nos va.

  5. valcarcel · ·

    Me alegro que usted y yo estemos de acuerdo en algo Boecio.

  6. Alfredo.

    1) Me parece grave es el tema de la sanción al insulto, no así la amenaza de golpear.

    En eso concuerdo con usted, porque me pregunto:

    ¿Si digo al monarca hijo de puta, me meten preso? ¿Y mi libertad de expresión donde queda?

    2) En todo caso
    ¿Usted cree que el tipo agresor tiene razón, al decirle a la mujer -con insulto incluído- que vuelva a su país?

    Sí es así ¿Qué pasa con la libertad del marido de ella -español- de tenerla acá?

    ¿O acaso quiere regular las relaciones personales para que los españoles sólo se casen entre españoles y así evitar a los inmigrantes?

    Defendamos la libertad completa, no ha medias.

    ¿La mujer es parte de las estadísticas sólo por ser inmigrante?

    ¿Sus cifras justifican el insulto?

  7. valcarcel · ·

    Buenas Tardes Jorge:

    Lo de la prohibición contra dirigirle al rey cualquier insulto me parece propio de países bananeros. En el Reino Unido es habitual que digan de todo sobre sus monarcas y no pasa nada: esa es la libertad.

    Así que estoy de acuerdo completamente, de la misma forma que yo soy y me considero profundamente patriota pero jamás le prohibiría a alguien quemar mi bandera: incluso, fíjese, pienso que los extranjeros también deberían tener el derecho de quemar mi bandera, porque se ofende quien quiere.

    Sobre 2) seguramente que el que insultó a la india no sabía que estaba casada con español — no es algo muy frecuente aunque se dan casos claro.

    No, yo creo que sería contraproducente regular las relaciones personales y mucho menos abogaría por regular con qué nacionalidades se casa la gente ya que eso no es lo liberal. Eso sí, a mi no me gusta nada por lo general, los matrimonios mixtos (como ya he dicho antes) pero de ahí a prohibirlos pues no: la cuestión para mí es otra.

    Pero decirle “vete a tu país” no me parece suficiente como para castigar — es eso, un insulto, nada más.

    No entiendo su última pregunta, disculpe:

    ¿cuales cifras y qué estadísticas?

    Saludos

  8. Tengo una pregunta Alfredo. Si la mujer humillada o su marido hubiesen reaccionado violentamente ante los insultos, ¿qué pasaría? ¿tendría derecho a ello?

  9. valcarcel · ·

    No sé hacia dónde quiere ir usted con esa pregunta pero en el sentido “ideal”, dependería de las normas del sitio privado donde se encuentre — otra cosa fuese si estuviéramos hablando de su hogar y una amenaza: yo defiendo que los propietarios disparen por ejemplo contra intrusos.

    No obstante, no creo que sentirse “humillado” por insulto (algo muy subjetivo porque todo el mundo reacciona distinto a un insulto), justifique agredir a nadie. Así que para responder su pregunta en concreto: no, un insulto a secas no justifica una agresión física como respuesta.

  10. Si, me referia a eso. Lo preguntaba por que no me sorprendería que reaccionase violentamente. (Aunque no digo que esté justificado)

    Saludos

  11. Rothbard · ·

    Alfredo

    ¿Sí a su madre la insulta un tipo en la calle?

    ¿Su padre tiene derecho a golpearle o no?

    Aunque usted da la respuesta, creo que eso puede cambiar cuando es alguien cercano el agredido u ofendido.

  12. valcarcel · ·

    Claro que sí, ambos tienen razón: personalmente, y hablo con conocimiento de causa, hay cosas que me provocan y no dudaría en pegarle a alguien si me provocan con algo que valoro. Eso no quita de que en términos jurídicos o morales yo no tenga razón y que mi “reacción” no sea proporcional.

  13. Sigfrido · ·

    Esta setencia es vergonzosa , pues si el caso hubiera sido el contrario , no habría pasado nada .

    Dicho esto , aclaro que me parece proporcionada una agresión física como respuesta a un insulto gratuito .

    Probablemente el que insultó a la india era un cafre barriobajero .

    Si el marido le hubiera dado una hostia por insultar a su mujer , yo lo habría aplaudido

  14. jordy · ·

    En españa todo es delito, el ultimo ,el delito de odio. el odio es un mecanismo congenito de defensa natural, es como el dolor, no lo desea nadie y a la vez es inevitable, el odio surge cuando nos hacen daño, es algo que está latente dentro de todos nosotros. El odio tiene un limite, asi como el dolor, el dolor suele acabar en muerte, el odio en venganza. En un pais como españa donde los gobernantes y la inquisicion estan despojando al pueblo de todos sus bienes y provocando el odio entre ellos para debilitarlos y evitar que se subleven, ya que mientras ellos se matan los tiranos se libran a la vez que los emppobrezen y meten en carceles. Que se va a esperar de un pais donde lo catalogan como delito. El odio no se promueve, el odio se genera.
    España pais de juezes y politicos asesinos.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: