No, no quiero que vengan más

Señores lectores: he escrito varias veces sobre el tema migratorio y todavía hay algunos que se empeñan en decir que mis posturas no son liberales y que peco de xenofobia. Bien, he recibido tantos mensajes de otros liberales pidiendo que aporte argumentos concretos contra algunos de los que me han dejado en artículos anteriores que merece la pena, ya de una vez, dar mis argumentos en orden, y punto por punto.

En segundo lugar: a mí me leen españoles y extranjeros. Creo en la igualdad de oportunidades para todo el mundo, dentro de un marco legal, por ejemplo, igualdad ante la ley en materia de justicia criminal. Pero lo que no voy a hacer es entrar en el juego nazi y progre, porque ambos se parecen y no me van a convencer. Antes de continuar, un apunte: Es recomendable leer TODO lo que digo y no sólo lo que les molesta. No se publicarán comentarios que se salgan del ideario de este artículo, así que quedan avisados.

1. “Alfredo, sus duras posturas contra la inmigración nos hace pensar que usted cree que el Estado debe ser el dueño de todas las tierras de la nación. Eso se llama socialismo.”

Este es el típico “argumento” que me sueltan las mascotas de Libertad Digital y los becarios a sueldo del Instituto Juan de Mariana. Bien: mis lectores fieles saben perfectamente que jamás he dicho que el Estado debe ser propietario de las tierras de la nación ni de la vida de los extranjeros. Lo que he dicho, y SIGO diciendo, es que dado a que el Estado YA es propietario de ciertas propiedades/potestades públicas, en la mayoría de los casos extorsionando a sus legítimos propietarios, lo mínimo que le debemos exigir es que use esas propiedades de una forma o de la forma que más se asemeje a lo que haría un propietario individual. Esto significa que la política de extranjería ha de ser selectiva, limitada, por invitación y a través de convenios individuales con los países. Lo que me parece totalmente incongruente con ser liberal es intentar elaborar una política de extranjería basándose en las posibilidades de que vayan a votar a un partido u otro. En España, tanto el PP como el PSOE quieren esta política de puertas abiertas porque sólo buscan más votos. Los españoles somos los “dueños” de España y ya que tenemos un sistema socialista tan nefasto, qué menos de pedir que por lo menos nos quede “algo” que decir sobre lo que es nuestro. Entiendo que esto último que digo no cuela con quienes argumentan que “no todos los españoles” opinan como yo — pero es que no se trata de estadísticas sino de hechos. ¿Quiénes deberíamos ser “propietarios” del “porvenir” de este país? ¿Es lógico o justo que una persona que jamás haya pisado suelo patrio, venga aquí de “turismo” y tras unos meses ya pueda votar en las municipales? ¿Qué clase de liberalismo es eso? ¿El caos es liberalismo? No señores. Los que defienden una política de fronteras abiertas ignoran que generaría un caos grave a nivel internacional.

2. “Su postura es racista.” Mi postura poco tiene que ver con origenes y razas ya que he dicho en reiteradas ocasiones que la inmigración EN SÍ es un problema tal y como se elabora ahora debido al socialismo. La postura que defiendo no tiene raza alguna, y es compartida por un amplio sector de la población en España y en otros países europeos, por gente de todos los origenes raciales y étnicos posibles. La política liberal no construye sentimientos racialistas en cuanto a la estructuración de un Estado ya que eso sería una forma de socialismo, en este caso, Nacional Socialismo, o nazismo, para entendernos. Tanto el nazismo como el comunismo son dos posturas que tienen muchísimo en común, a pesar de que los fracasados de la vida, en su mayoría skins, que integran ambas formaciones lo niegan.

3. “Fronteras abiertas” es la postura liberal.” No, no, no.

Creo que lo liberal es debatir sobre esta cuestión pero la inmigración de “papeles para todos” habría que ponerla en otra categoria porque sus consecuencias alteran de forma radical la composición de un cuerpo político y democrático que es, para mí, fruto de una herencia cultural. Me pongo a pensar, por ejemplo, en ¿qué pasaría con los cantones suizos o Suiza con una política de fronteras abiertas para todos? Suiza, uno de los países más liberales del mundo, tiene una política bastante sensata con el tema migratorio ya que en temas de nacionalidad por ejemplo, se deciden a nivel federal, de una forma bastante democrática, muchísimo más democrática que la imposición de “papeles para todos” porque a un dirigente como Zapatero le haya salido de las narices hacerlo sin consultar con nadie. Lo democrático es que los súbditos del Estado tengamos voz y voto en decisiones que nos afectan de forma directa, y que alteran, en muchos casos, nuestro estílo de vida. Esto no es ir en contra de los inmigrantes como personas, pues bien es cierto que hay bellísimas personas que son inmigrantes y que han estado trabajando en nuestro país durante años, en muchos casos realizando trabajos durísimos. No deberíamos vincular al inmigrante como individuo con la política de inmigración que lleva a cabo este desgobierno de impresentables, pues ellos simplemente vienen de acuerdo con los requisitos que establecen los gobiernos. Eso sería tan injusto como vincularme a mí, por ejemplo, con el PSOE.

4. “Una política de fronteras abiertas destrozaría el Estado de Bienestar, y un liberal no puede estar en contra de eso.” Efectivamente, destrozaría el sistema de bienestar, pero, ¿entonces qué? Guerra Civil porque sería imposible asimilar a todo el mundo en un territorio limitado.

5. “Emigrar es un derecho hombre.” No, no lo es. En primer lugar, no existe la “libertad de emigrar” en el orden natural. La gente no puede moverse, incluso dentro de un mismo país, a donde les dé la gana porque nos topamos con la propiedad privada y eso implica que el propietario tiene derecho a incluir y a excluir como se le antoje. Yo no puedo “emigrar” a casa de nadie sin su consentimiento. No es un derecho. Por eso se castiga, con dureza, a los “okupas.” Únicamente puedo entrar en una casa ajena si me invita su propietario y cuando a él le parezca que estorbo, está en su derecho para echarme de su casa.

Termino con dos cosas más y ya les dejo en paz.

I. El Estado y la inmigración

Al Estado, mientras más grande sea, le conviene la inmigración porque de esa forma promueven el concepto de “integración a la fuerza.” Esta “integración” de la que hablo no es la de cumplir la ley sino de destrozar todas las instituciones intermedias, entre estado e individuo, como familia, comunidad, Iglesia, etcétera. Mientras menos instituciones intermediarias tenemos, más alienación del individuo y como consecuencia, menos resistencia contra el socialismo estatal. El Estado Central Español quiere que vengan más inmigrantes no porque los adoren sino porque quieren extender esta tendencia de dependencia al Estado, sobre todo trayendo a gentes de sitios muy lejanos en términos culturales. Esto nos lleva a instituciones centralistas como la UE y, si siguen esas tendencias, un gobierno mundial. Una buena dosis de “huéspedes” foráneos y multiculturalismo impuesto desde arriba debilita nuestro sentido nacional y regional y sólo contribuye a promover el mundialismo centralista, y el universalismo social demócrata.

Eso sí es anti liberal.

Dije también, el otro día, que deberíamos vincular inmigración con, en primer lugar, necesidades de empleo, y en segundo lugar, seguridad. En vista de que muchos se han quedado en el paro, porque muchos no tienen una formación adecuada que les permita realizar otros trabajos, no creo que se les deba renovar el permiso de residencia porque, al hacerlo, generaríamos más gastos y eso no nos lo podemos permitir, y mucho menos un país como España. Por lo tanto, a modo de que vayan caducando sus permisos de residencia y no exista una situación verdaderamente humanitaria: casos puntuales de refugiados políticos, mujeres perseguidas por el Islamismo, etcétera, deberían ir, uno por uno, haciendo sus reservas de vuelo de ida, lo antes posible, tanto por nuestro bien como el de ellos, pues ya no sé qué pintan aquí.

Porque los que defienden renovarles el permiso de residencia no son liberales, defender más socialismo y gasto público no es de liberales: es de cretinos sin un mínimo de información real, y desgraciadamente, estos suelen ser los que abogan por fronteras abiertas y van de liberales cuando en realidad lo que desean es seguir perpetuando el sistema socialista de gasto público e integración forzosa contra una ciudadanía que, por lo general, no queremos más ni podemos aguantarlo, ni deseamos tragar con más socialismo. Los inmigrantes son personas, individuos, cada uno distinto, pero la política migratoria en España ha sido un verdadero desastre, un auténtico crimen contra la humanidad. Es increíble que, aun viendo lo que ha ocurrido en Francia y Reino Unido, no aprendemos para mejorar el sistema migratorio sino que copiamos y hacemos exáctamente lo mismo que esos países hicieron en los años 50 y 60, con todas las consecuencias, tanto para ellos como para nosotros. Siempre he dicho que el socialismo genera racismo y exclusión: genera exclusión porque como vemos en Francia, la segunda y tercera generación de inmigrantes se ven obligados, debido a la pésima formación de un sistema educativo socialista, a ingresar las colas de paro, porque no aportan nada y no es culpa de ellos necesariamente sino de un sistema socialista que premia el fracaso y castiga el éxito.

No, no quiero que vengan más hasta que no arreglemos el problema de fondo aquí en España, con medidas verdaderamente liberales como son: defensa de la nación si procede, políticas de empleo real y productividad, un sistema jurídico garantista pero fuerte que sepa adaptarse a la nueva realidad social que vivimos, para combatir los nuevos tipos de delitos, y, por último, acuerdos bilaterales y caso por caso. De esa forma, la inmigración sería una bendición y no un problema gordo como es en estos momentos debido al gasto social que genera. Por lo tanto, no, no quiero que vengan más.

Un comentario

  1. Latinoamericano · ·

    Ojo por ojo. El imperio español nos robó. ¡Ahora aguántense!

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s