Para patriotas y liberales

Venir aquí a mi página da mucho calor: se pueden quitar la chaqueta; tranquilos, que aquí hay patriotas y se puede dejar la chaqueta con tranquilidad, que nadie se la robará. Sé que hay muchos que me leen pero no comentan por el miedo, porque sienten miedo en esta España de Zapatero. Los guarros, los ilegales, los anarquistas y los okupas, que creen que Madrid es suya, y queman contenedores y vehiculos, para que arda la ciudad, contribuye a que mucha gente tenga miedo a expresarse. Es increíble que hemos llegado a un punto en el que necesitamos protección policial para ejercer nuestros derechos en nuestra propia patria. Madrid y Valencia, se incluyen entre los pocos sitios de España donde podemos llevar nuestra bandera en la solapa en pleno barrio de ilegales como Lavapiés. Aunque cada vez más, menos. Nuestra es la calle: y no la vamos a perder porque España es un símbolo de la resistencia y la reconquista. Dicen que se coje antes a un mentiroso que a un cojo: a todos esos que defienden la “Alianza De Civilizaciones”, les digo que jamás han vivido en un barrio peligroso y multiprogre como Lavapiés o algunas zonas de Madrid sur. Madrid se está convirtiendo en una ciudad donde la policía ni se atreve a realizar redadas contra los ilegales, por miedo a un levantamiento civil, alentados por la extrema izquierda y los anarquistas. De hecho, la propia policía se mofa de las ordenes para ejecutar la Ley de Extranjería. Tenemos una policía politizada, más interesada en defender a los ilegales que cumplir con la ley.

Hay dos culpables: el PP y el PSOE. Han permitido con años en el gobierno, que los barrios castizos de Madrid se hayan convertido en una basura llena de peligros. Así mismo ha ocurrido en Ruzafa, Valencia, barrio que antaño era un entrañable barrio valenciano. Como secuela del PP y del PSOE, tenemos la definitiva degradación de las ciudades españolas. Lo digo con toda confianza: Lavapiés es un símbolo de lo que no queremos los liberales españoles. Un centro donde los ciudadanos no pueden vivir en paz, un epicentro de tráfico de drogas, un núcleo de talleres clandestinos y empresas ilegales para abestecer a toda clase de gentuza: desde toxicómanos hasta terroristas, como vimos con el 11 M. El liberal que defienda esa degradación en nombre de la “libertad” no es un liberal ni es español: es un malnacido. Defender situaciones degradantes y esclavistas no es de liberales: es de sinvergüenzas. Eso es Lavapiés: un barrio “multicultural” donde lo español está mal visto. Donde se incumplen las normas y la legalidad sin que se tomen medidas y que tienen el apoyo y colaboración de impresentables españoles que viven de esa fantasía de la “multiculturalidad” con el dinero de los demás, de los impuestos de los españoles que trabajan. Se disfrazan de ONG´s sin ánimo de lucro con el único ánimo de sacar pasta a los españoles sin dar palo al agua. Estamos hartos, los liberales, de estar rodeado de las hienas de siempre que acechan nuestros barrios.

No tengan miedo, señores. Contemplen lo que significa una convocatoria izquierdista y anárquica y perderán el miedo, aunque no el asco: concursos de meadas esquineras, y barra libre de tetrabriks, señores: esa es la convocatoria de los modernos progres para luchar contra “los lobos” malos como nosotros. Esta es la masa de ZP…los imperialistas de la Z, que han convertido nuestra sociedad en algo cutre, esperpéntico y vergonzoso. Lavapiés y Madrid sur son los símbolos de lo que no tiene que ser. Rechazo el multiculturalismo hipócrita y mugriento del PSOE. Hemos llegado ya al máximo infantilismo en políticas. Ya no hacemos campañas sobre las ideas sino sobre cosas simples: la campaña de la Z, como si los españoles fueramos simples bobos, dispuestos a dejarnos engañar. A Zapatero, con Z de Zerolo, tengo que decirle que para los españoles cultos, la Z tiene muchos significados:

Zangandungo, zángano, zarallonzo, zopenco, zorro, zoquete, zurriburi, zurrullo, y muchos más por el estílo. Todas estas, con Z de Zapatero, con frecuencia. La Z que ha demostrado en sus relaciones internacionales que sólo se puede codear con Chávez o con Hassan. La Z de Zapatero que ha permitido el crecimiento de los movimientos independentistas. La Z de Zapatero y de Zerolo, preocupados por derechos absurdos como cambios de sexo, paridad, y que se preocupan más por los derechos de los reos que de las víctimas. Esa Z de Zerolo, que han llegado a confundir liberalismo con el hecho de que un tal Luis, español, y Jonatan, ecuatoriano, puedan magrearse en una de nuestras plazas públicas. Eso no es liberalismo señores, eso, desde siempre, para liberales y detractores, se ha llamado: mariconadas. Ojo ojo ojo: no digo que sea liberal prohibirlo. Simplemente, que los liberales clásicos y de corte conservador patriota, no perdemos el tiempo en la redacción de leyes absurdas en pro de un reconocimiento que ya está ahí.

Estaba yo comiendo este mediodía y me comentaba un amigo británico, del partido UKIP, y afincado aquí en nuestro país para escaparse del infierno multicultural de Londres, que hay un nuevo timo, en Madrid, hay en las farmacias, en las puertas, inmigrantes ilegales, ofreciéndose por 10 euros para pagar por los fármacos porque a él le resultan gratis. Cuando un ilegal tiene más derechos que los hijos de la casa, el padre es, necesariamente, tonto. La Z, de Zapatero, que ha traído la crispación y el guerra civilismo con su absurda Ley de Memoria Histórica. Educación para la Ciudadanía, en un país con tasas espeluznantes de falta de preparación de nuestros jóvenes. Votar a la Z de Zapatero es votar con Z de zoquete. Yo prefiero la E de España, la España del trabajo y de la honradez, donde impere el respeto y las libertades reales para comerciar con seguridad, para trabajar en paz, y para prosperar libremente. La E de una España liberal-conservadora, de ciudadanos honrados, y serios. ¡No a ésta Z-España cutre, de borreguismo manipulador, y miedo! No quiero a ZP, un Don Nadie, monaguillo de dictadores marxistas en Latino América.

¿Y qué decir del PP? El PP realizó cinco de las seis regularizaciones de inmigrantes, muchos de los cuales serán fuentes de problemas en el futuro. Ni uno ni otros señores: Ni Zapatero, ni Rajoy. Es hora ya, de que la gente liberal vote útil, y el único voto útil es la abstención, es el no votar. Hay que reconstruir el liberalismo para los jóvenes: un movimiento de resistencia y reconquista para que otra vez ser Español y liberal sea una de las pocas cosas importantes que se puede ser en el mundo. Para que una vez más, liberal signifique defender nuestros derechos individuales, e inalienables.

Señores lectores: ¿cómo nos podemos tomar en serio a los políticos actuales en España? Tiremos un poco de las hemerotecas. Bueno: qué campañita electoral nos llevamos. Entre la niña de Rajoy, la Z y ceja de Zapatero, el cánon digital, junto con la Plataforma Paz, y para colmo, un enano mental dirigiendo la famosa Red Liberal. Pero lo peor de todo esto fueron las promesas: nos prometieron todo. Los parados tendrían trabajo, los que cobran el PER, más, 400 euros, bueno ya solamente faltaba decir que los calvos tendrán pelo, los bajitos serán altos, etcétera. Pero yo sé que mis lectores tienen algo que le falta a la clase política española y eso se llama dignidad.

Por si cabe alguna duda, yo sí tengo un programa político liberal que creo necesario para gobernar a España en estos momentos. ¡Claro que lo tengo! Y a este programa le he dado un nombre: La defensa de la libertad y el patriotismo democrático. Y este patriotismo democrático y liberal no es nada menos que una cruzada, para una mayoría, y convertirla en partícipe en la vida económica de nuestra nación. Nosotros, los liberales españoles, tenemos que seguir obrando para devolver poderes a los ciudadanos. Ése es el camino hacia una nación, un pueblo, y una España unida.

13 comentarios

  1. Así que un amigo del UKIP…pues menuda suerte. Para un colega británico que tengo yo, el hombre está chalado por la Tercera Vía…

    Sobre el resto del artículo, en general lo comparto, aunque a mí la verdad no me importa que dos homos se besen en público. Mientras sea una relación consentida no creo que haya menores problemas, de igual forma que ocurre con los heteros.

    Salud.

  2. valcarcel · ·

    Hola Andrés: pues menudo peligro lo de la “tercera vía.” Mi amigo me comentó sobre eso y me decía que no son otra cosa que socialistas pero más moderados, y en algunas cosas pragmáticas. La “tercera via” yo creo que se asemeja mucho a los afrancesados de Siracusa 2.0.

    En cuanto a lo de los gays: a mí a nivel personal nunca, jamás, me ha molestado eso como algo repugnante. En serio. Lo que me molesta es que se defienda eso como algo “liberal” cuando no lo es necesariamente. Es decir: ser liberal por supuesto, y eso implica no prohibir esas relaciones consentidas, pero tampoco hay que abogar por ellas porque no forma parte de algo “liberal” quid pro quo.

  3. Es que ciertamente a un liberal le es indiferente con quien se acueste y con quien se levante cada cual. Si se entrase en eso ya en vez de Liberalismo estaríamos hablando de Socialismo, de Nacional-Catolicismos, Fascismo, Tradicionalismo…etc.

  4. valcarcel · ·

    Exacto: por eso me repatea que se defiendan posturas de este tipo de un lado u otro. Ni Zerolo ni los curas.

  5. valcarcel · ·

    por cierto, quise dejar éste comentario en tu último artículo pero tengo problemas con el ordenador:

    ¡Aplaudo! Sí, sí: aplaudo por este artículo porque ya está bien del populismo.

    Efectivamente, NO se puede gobernar a pie de la opinión pública, siempre cambiante. Hemos visto en la Historia cómo a veces retrocedemos en derechos y otras, tenemos más.

    Aparte de este artículo, quiero comentar sobre otro caso bastante conocido, el de Sergi Xavier. Empiezo por dejar claro que el tipo, a nivel moral y personal, me parece un esperpento, un jóven simbólico de la podredumbre moral que vivimos. Porque a pesar de que a mí no me gustan los ilegales, y lo digo sin ningún temor, eso NO justifica una agresión gratuita sin provocación, máxime cuando las deportaciones son potestad de las fuerzas del orden y no de un drogadicto. Así que quede bien claro que NO apoyo ni defiendo la condición moral de ese individuo. Para mí, en un sitio ideal, el consumo de drogas debería ser un agravante, casi igual que estar en posesión ilícita de armas prohibidas (y ojo: que no abogo por la prohibición total de las armas, en España tenemos ese derecho aunque muchos no lo crean, aunque se elabora de una forma distinta que en USA.) Lo sé bien porque yo tengo armas LEGALES y no he tenido problemas de ningún tipo.

    Ahora bien: creo que hay mucha gente que grita “a los leones” con personas como Sergi Xavier, cuando lo que el hizo, desgraciadamente, es el pan nuestro de cada día en las urbes. Lo que ha sido el detonante para darle más publicidad de la que se merece es que su victima, esta vez, es una inmigrante ecuatoriana, de rasgos andinos ella, vamos, un ejemplo perfecto para que los medios saquen provecho de algo que ocurre a diario pero en otros contextos: en Madrid, las agresiones en la vía pública, junto a los atracos, son ya habituales. Si a mí me pega un chico de este tipo, estoy seguro de que no sale en el telediario. Y es que, yo soy heterosexual, cristiano, blanco y español. Claro, eso no vende. Si me pega un negro, nadie diría “RACISMO anti español.” Uso muy pocas veces el transporte público pero hoy estuve en el metro de Madrid y dentro del vagón iban unos moros chuleando a ciertas personas mayores, todos ellos blancos y españoles. ¿Por qué nadie clama para que se les aplique un castigo con dureza? ¡Ah! Ya sabemos por qué.

    Un sistema penal liberal tiene que, por necesidad, ser garantista (aunque no de la forma actual) pero sí tiene que proteger ciertos derechos como la presunción de inocencia. Yo, al igual que pienso que Andrés, jamás firmaré ningún documento prohibitivo tipo “manifiesto por la lengua” o “por el endurecimiento penal” por tal cosa.

    En ese sentido, no quiero que España caiga en el populismo que a veces caracteriza la justicia en los EEUU.
    —————-
    Si puedes, publícalo en mi nombre, que es de mi parte.

  6. Comparto tu artículo casi al 100%. En cuanto a lo de comparar a los homosexuales con los liberales, hay tanta confusión aún que todavía se pueden dar situaciones extrañas.

    En cuanto a tu último comentario, también creo que es un gran error gobernar obedeciendo los impulsoso de la opinión pública, y más en un país donde la ciudadanía ha demostrado dejarse llevar excesivamente por campañas de acoso como las que hemos vivido en los pasados años.

    Hoy ZP recibirá a los padres de la niña desaparecida. Les pondrá cara de pena y comprensión, luego, su cara de bambi., para finalizar, les prometera algo sobre la cadena perpetua sin llamarla cadena perpetua, y se acabó.

    Estamos en manos de demagogos expertos en la política de masas.

    Saludos.

  7. valcarcel · ·

    Gracias Mike…así nos va sí.

  8. Ok, lo publicaré, pues.

  9. Por cierto, el otro día tuve una discusión con un marxista y un tipo que no tiene ni idea de en que cree sobre el jurado popular. ¿Qué opinión te merece esa institución teniendo en cuenta que conoces el sistema del “jury” y del “grand jury” americano?

  10. valcarcel · ·

    Gracias Andrés.

    En cuanto a tu pregunta:

    En mis tiempos universitarios, me gustaba la idea pero ya no tanto después de haber leído de forma extensa sobre este tema. Es cierto que un jurado es una barrera contra el Estado y su monopolio sobre la justicia ya que la última palabra reside en una soberanía ciudadana y no estatal.

    En Inglaterra, en tiempos de Cromwell, se decía que un juicio de instrucción con jueces y unicamente jueces representaba una intromisión francesa y continental en Inglaterra. Como abogo muchas veces por desarrollar más un derecho consuetudinario, creo que un jurado popular tiene muchas ventajas pero soy más cínico a la hora de aplicarlo en un país como el nuestro.

    Lo admiro porque les ha servido a ellos, a los anglosajones, durante siglos y no tan mal. Pero temo a que muchas veces un jurado puede castigar a alguien por los impulsos populares, más que por la ley.

    En ese sentido, soy “legalista” y no creo que mis derechos estén más asegurados en manos de una ciudadanía sin preparación alguna en temas jurídicos.

    Yo tomo una postura “cromwelliana” en este asunto. Es una cuestión muy interesante para mí y no creas que he llegado a tomar una postura definitiva.

    En algunas cosas, me gustan: ayuda en la idea de auto gobierno y participación cívica de los ciudadanos.

    Sin embargo, el derecho penal ha de buscar culpabilidad sin lugar a dudas y eso no me queda claro que ocurra en un jurado, muchas veces manipulados por los sentimientos populares más que por un deseo de hacer justicia. Quizás tengan más sentido en juicios civiles, a nivel local, pero no para el derecho penal.

    Creo que me he explicado bien pero avísame si no queda claro.

  11. Claro como el agua. Lo pregunto por que me han surgido ciertas dudas investigando un poco sobre el tema. Y es que el jurado popular y la pena de muerte en estado de guerra son cuestiones en las que todavía no tengo una postura clara y definida.

  12. Los de izquierdas han conseguido (o al menos lo intentan) que España, su bandera y el himno se asocien a ser un facha. Desde aquí animo a que todos usemos y exhibamos más los símbolos patrios sin complejos ni temores.

  13. valcarcel · ·

    Josito: lo hago a diario y también animo a mis lectores a hacer lo mismo. Llevo un pin de la bandera en la solapa, no se imagina las veces que algun progreta ha intentado insultarme por ello.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: