Alfredo en la oposición: Año 2000

Señores lectores: hoy, he podido encontrarme con el texto/transcripción de un debate durísimo que tuve hace años en el club de Debate de mi universidad. Es del año 2000 y creo que es más relevante que nunca, debido a los contenidos y digo “relevante” para mis lectores liberal-conservadores para que tengan fundamentos ideológicos a la hora de combatir la izquierda venenosa. El debate tuvo lugar en Princeton, entre yo y un chico de la Asociación Progresista de la Universidad de Princeton. Sólo incluyo partes que me parecen relevantes para todos los tiempos. En España nos hacen falta este tipo de asociaciones universitarias porque aquí no se fomenta el debate. No es de extrañar que nuestra juventud no tenga conocimientos retóricos y que los políticos que tenemos hablen tan mal nuestro idioma. El debate tuvo lugar en español ya que ambos participantes lo hablábamos. Él, de una organización para latinoamericanos y por supuesto, contrario a mi política migratoria y mis posturas sobre nuestras ex colonias en Ultramar. Muchos españoles me preguntan que qué tal es la imagen que tienen de los españoles en EEUU.

Una de las falsedades que circulan por este país es que los estadounidenses “no saben dónde está España.” Esto es falso aunque es cierto que hay americanos que no lo saben: pero ni más ni menos que una persona aquí. No todos los españoles conocen las principales ciudades de EEUU y muchos afirman que “todos los americanos llevan pistolas.” Por lo general, la imagen de los españoles en EEUU es que somos buenos empresarios (hay algunos gallegos en NY) y catalanes, y que “sabemos pasarlo bien.” Los universitarios cada vez viajan más y saben que lo de los toros, la sangría y en general la España cañí es ya, casi, un mito. En las universidades tampoco nos comparan con los latinamericanos: aparte de que somos físicamente distintos a los mestizos, saben las diferencias, por lo general. A mí, en particular, siempre me hablaban como un igual con respecto a los problemas que trae la inmigración extraeuropea. En este caso, los de derechas. compaginaban perfectamente conmigo. No hay gran diferencia entre un americano de derechas y un español de derechas. Compartimos muchísimos retos en común y una determinación a la hora de defenderlos. Creemos en la superioridad cultural occidental y estamos en contra de la inmigración masiva.

En mi universidad, cuando los latinoamericanos indigenistas se ponian a gritar por mi presencia, los estadounidenses sabían perfectamente por qué y hacían chistes conmigo sobre esos indigenistas que pertenecían más en un escaparate o museo que en un campus universitario. Así que no, no nos comparan por lo general y cada vez hay más gente que conoce las diferencias.

Otros me han comentado, también desde el desconocimiento, de que a los españoles no nos consideran “blancos.” También falso: en EEUU, “latino” normalmente se refiere a los mestizos. De todas formas, para aclarar dudas, aquí hay una página que define lo que es “white american” desde un punto de vista americano: los españoles estamos incluídos y también existe una clasificación titulada “hispanic white” — siempre opté por ésta última-hispano y blanco. Lo de latino, a mi juicio, sigue siendo incorrecto: para mí los latinos de verdad somos los españoles, los italianos y los franceses y portugueses. Somos una cultura greco-latina pero desgraciadamente tanto en España como en EEUU, “latino” simplemente significa “mestizo” o con rasgos andinos o mulatos.

Esto es white hispanic:

http://en.wikipedia.org/wiki/White_Hispanic

Y, White American:

“White American (often used interchangeably with “Caucasian American”[3] and within the United States simply “white”[4]) is an umbrella term officially employed by the United States Census Bureau, Office of Management and Budget and other U.S. government for the classification of United States citizens or resident aliens “having origins in any of the original peoples of Europe”

Atención a eso: “original peoples of Europe.” Eso lo subrayo porque muchos listillos preguntan “¿y cómo consideran a un español de raza negra?” Pues, negro, como lo que es. No es originariamente español ni europeo, es de origen foráneo.

Aquí tienen lo que es “White American”: http://en.wikipedia.org/wiki/White_Americans

Por lo general me gusta más como los anglosajones clasifican la raza ya que hacen una distinción entre raza y nacionalidad: se puede tener la nacionalidad española y no ser blanco: un ejemplo sería el hijo de negros que nace en España. Se les da nacionalidad pero no son españoles de origen, sino de opción, por residencia. A mí me preguntaban si nosotros los españoles consideramos a los mestizos como “white.” Mi respuesta siempre fue negativa: no son blancos, son mestizos. Como reacción, me decian, “ah, entonces uds tienen el mismo concepto racial que nosotros.” Pues sí.

—————————————————————————————————————————–
Alfredo: ¿Cual es la postura conservadora ante esta situación tan peligrosa de sindicatos asilvestrados en la universidad? A diferencia de ustedes, nosotros no nos paseamos por el campus apoyando cada huelga cuando estamos en la oposición. Estas cosas son las herramientas de la izquierda y no estamos dispuestos a obligar a los ciudadanos para que tengan que pagar un precio muy caro para que los graciosillos de turno puedan llevar sus bufandas palestinas y negarse a trabajar y a estudiar. Esto es bazofia pura y dura de la izquierda: NO seguiremos su ejemplo y por fortuna los ciudadanos prefieren nuestras posturas. Nadie quiere pagar más, nadie quiere intimidación y nadie, nadie, acepta la fuerza por encima de las obligaciones de los ciudadanos. Ahora las respuestas del chicano a nuestras estadísticas son: incrementos salariales y más becas para los estudiantes.

No podemos tener estas políticas rigidas para siempre en un país libre, y porque tenemos que tener una industria y mercado constantemente cambiando. Lo que es más, ni siquiera es posible: No hay más dinero. Ustedes presentaron ese plan y uds saben como lo sé yo, que no hay dinero, que no puede ser, que es una medida irresponsable porque necesitamos trabajadores con competencias y formación. No funciona ni funcionará. El problema fundamental ahora es la creciente militancia izquierdista controlando a los sindicatos estudiantiles. Oh sí, sí sí, todo el mundo lo sabe: el campus entero lo sabe. No, lo siento, quiero terminar.

Carlos Luis: Pero perdone Don Alfredo, sólo una cosa: creo que lo que usted dice no tiene nada que ver con la situación. Estamos hablando de algo muy muy sencillo: los universitarios que trabajan en el campus no ganan lo suficiente como para poder sostener sus vidas en paz. Por eso piden un incremento salarial. ¿Tan difícil es eso de entender para usted? Ya sabemos que un adinerado no va a simpatizar con las necesidades de los estudiantes humildes y no le pido eso. Sólo le pido menos demagogia y más comprensión.

Alfredo: Señores, el caballero sufre el hecho de que yo le entiendo perfectamente. Él sabe perfectamente que tenemos esta situación en Columbia y aquí en Princeton precisamente porque ya estaba fuera de control precisamente por la izquierda. Tienen poderes únicos y exclusivistas y por eso no me queda más remedio que proponer respuestas únicas y también exclusivas. Decía usted que un “adinerado” no puede entender a los “humildes”. No sabía yo que humildad significaba ejercer una violencia gratuita en el campus. No sabía yo que los humildes revientan contenedores, y cometen actos vandálicos. ¡Qué horror señores! ¡Qué horror comparar a la gente humilde con esta turba de vándalos procedentes de familias acomodadas! Sí sí Carlos Luis: usted no viene de un hogar humilde. Sabemos perfectamente que usted estudia aquí por el dinero de su familia en Ecuador. ¡Y por supuesto que yo se lo voy a decir! En vez de hablar tanto de la gente humilde, debería actuar y obrar más en su beneficio: señores, será por eso que en Ecuador sólo los ricos, socialistas ellos, pueden saborear la buena vida en detrimento de sus trabajadores. Será por eso que, estos nuevos defensores de la humildad vienen a estudiar aquí con el dinero público de los contribuyentes ecuatorianos. No, eso no es ser humilde ni defensor de los humildes: eso es ser un bribón además de pilluelo.

Carlos Luis: Pido la palabra.

Alfredo: después Don Carlos Luis que tengo que acabar. Ya ha dicho bastante, y nada bueno, todo sea dicho. Nos ha llegado un fax inquietante sobre lo que está ocurriendo en estos momentos en Columbia. No puedo dar nombre. ¡No puedo, no! En este lado respetamos la confianza. De este lado pensamos que todo el mundo ha de ser responsable por sus acciones. NO HAY DERECHO A INTIMIDAR A NINGÚN ESTUDIANTE EN EL CAMPUS NI EN UN PAÍS LIBRE. Nosotros apoyaremos las diligencias policiales para que no se obstruya la justicia y para que paguen bien caro por sus actos terroríficos en el campus, con el apoyo financiero de las Panteras Negras y de la Organización Internacional Socialista. Señores, estos aventureros, ni siquiera han permitido la entrada a los estudiantes que querían darle de comer a sus mascotas. Yo sabía que no usar gel y jabón se debía a trastornos mentales, pero jamás pensé que induciría a la crueldad tan mezquina contra animales inocentes. ¡Esto es una encerrona! Lo que quiero decir es esto: NINGÚN SINDICATO TIENE DERECHO A OBLIGAR A NADIE A ACEPTAR SU VOLUNTAD. Hay que tomar medidas, para que los estudiantes puedan volver a sus clases con normalidad y estudiar en paz que para eso pagan miles y miles de dólares al año.

Carlos Luis: Pero cuando piden más usted es el primero en decir “no”, el primero, caballero, en cerrar la puerta de la oportunidad.

Alfredo: Es una respuesta incompleta — cierro la puerta a los holgazanes que no lo necesitan. Las oportunidades no se dan abriendo puertas; se crean, espontáneamente. No existe un cajón con oportunidades, y mucho menos en su chistera.

Sobre la igualdad

Alfredo: os digo más, jóvenes conservadores. Escuchad ésto, la última propuesta progre del campus de Columbia:

Hombres y mujeres, deben compartir las responsabilidades domésticas y de empleo para que la “segregación laboral” desde dentro, se fulmine.

Estos socialistas van a ver si yo ayudo a mi querida Victoria a fregar. No les basta con que yo, siendo español, esté fregando a toda la izquierda doméstica del campus.

A los estudiantes españoles en Columbia:

Por primera vez en la Historia de este campus, los españoles ya somos más de 80. Más de la mitad, están estudiando para obtener su MBA y regresar a España. Ahora, esto es un principio, un comienzo exitoso para nosotros. Permitidme explicar mi estrategia de derechas para España: Yo quiero recortar los costes industriales, aumentar la productividad y que España dé la bienvenida a las nuevas tecnologías, y para darle a los ciudadanos más poderes sobre sus sindicatos y gobernantes.

No hay ninguna solución mágica al problema de paro: pero nuestra solución es una solución que nace de un esfuerzo supremo para producir lo mejor de los españoles y para que seamos los primeros en las ciencias, en las artes y en las nuevas tecnologías. Para superar a los demás en TODO lo que hacemos. ¡Esa es la España que yo quiero ver! ¿Y qué decir de los socialistas? Bueno, conocemos ya la estrategia: gastar lo que usted gana. Eso generará una crisis que ya hemos visto: que nos saque el FMI por una deuda que no podemos pagar. Un rescate vergonzoso, como ocurrió con el Reino Unido en los 70. Pero a pesar de que los españoles bien conocemos lo que es una recesión y una crisis, el Señor Presidente Aznar está, de hecho, pagando la deuda que debía España.

Con liberales, se pagan las deudas y somos honrados con respecto a nuestras obligaciones en el exterior. Pero es peor lo que ocurre con el PSOE, puesto que sus políticas provocarían más paro: más de un millón de puestos de trabajos en España, dependen de nuestras exportaciones a la UE. Lo que es más, muchos trabajos en España son fruto de que con Aznar, los extranjeros están invirtiendo más por la política fiscal del Partido Popular.

Qué comienzos tan espléndidos estamos teniendo los españoles en Columbia. Es un placer ver a tanta gente portar nuestra bandera sin miedo a que, al contrario de lo que ocurre en España, nos tachen de fascistas. Animo a los jóvenes españoles aquí a llevar nuestra bandera sin complejos. Yo creo que ver tantas banderas aquí hoy, junto a banderas de nuestras respectivas CCAA, nos ilustran que estamos preparados para más Aznarismo y más España. España está en auge y vosotros sois un ejemplo de lo grande que podríamos llegar a ser. Los jóvenes españoles no queremos socialismo, ni corrupción ni ladrones en las instituciones. No, no hace falta gritar y aplaudir tanto todavía…no quiero que desgasteis la garganta. Ya habrá tiempo de aplaudir al final de esta intervención.

Los jóvenes quieren ser libres y mantenerse libres. ¿Pudiera un socialista español reunir a tantos jóvenes aquí? Bueno, quizás en tiempos del pasado, pues ellos son el Partido de ayer, y el mañana, es nuestro. Estamos todos aquí para demostrar nuestra fe en el futuro de España y nuestra determinación para mantenerla fuerte y libre. Y este discurso no pretende esconder nada: no habrá ningún rodeo aquí. Y quiero dejarlo bien claro: somos españoles de derechas, amigos del Partido Republicano del campus, fieles a nuestras convicciones, y combatimos las doctrinas opresivas del socialismo español marxista. Nosotros en la derecha no nos escondemos de lo difícil: lo enfrentamos, lo combatimos y si es necesario, lo fulminamos.

IIa parte:

Los liberales debemos utilizar el Estado de Bienestar para ayudar a los ciudadanos a hacer una transición de la dependencia a la independencia, no condenarlos a la dependencia que quieren los socialistas. No abogamos por privatizarlo todo: nuestras comunidades deben ayudar a los que verdaderamente lo necesitan y sólo para aquellos a los que unicamente el Estado puede ayudar.

España tiene que dejar el feudalismo socialista y pasar a ser una nación de oportunidades para los españoles, sobre todo los jóvenes, en libertad.

Un comentario

  1. Voy a guardarlo todo y leerlo detenidamente este fin de semana. Promete ser interesante. En cuanto a la bandera española, la lucen con más orgullo muchachos exmisioneros de mi Iglesia que sirvieron en España y que la tienen en sus casas, antes que muchos españoles. Qué paradoja…

    Saludos!

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: