Martin Luther King y la inmadurez moral de los ciudadanos

Casi todos mis lectores conocen lo que me pasó en Red Liberal a raíz de unos artículos que escribí sobre la sodomía y los homosexuales. Hoy quiero hablar sobre la inmadurez moral que contribuye a que ciertos temas se consideren “tabú” entre tantas personas. Hoy se celebra, en los Estados Unidos, el cumpleaños de Martin Luther King Jr. Desde la década de los 80, la mayoría de los liberal-conservadores estaban en contra de celebrarlo como festivo nacional.  Después de mucha agitación izquierdista, con la ayuda de los medios de comunicación, ya es festivo y son muy pocos los que se atreverían a cuestionar tanto el festivo como la calidad moral de Martin Luther King y sus ideas comunistas. Como a mí no me da miedo la palabra “racista”, no tengo ningún reparo en decir que me parece absurdo celebrar como festivo el cumpleaños de un personaje con vínculos comunistas, ideas liberticidas, y un historial bastante inmoral. Son las 3.30 de la madrugada del lunes y he estado encerrado todo el día debido a la nevada que ha caído en Nueva York. Llegué esta mañana de Miami y hace un frío que pela. Por eso, he podido sentarme delante de la televisión y analizar los comentarios sobre Luther King y las comparaciones que se han hecho entre él y Barack Hussein Obama. Lo que me viene a la mente es una sensación pesimista, y me puse a pensar en muchos temas.

Lo que me viene a la mente es la evidencia de la progresiva feminización de la cultura en general, que ya lleva varias décadas en ese proceso de putrefacción. Ya, hasta en universidades como Harvard y Yale han eliminado el sistema de notas, nada más y nada menos que en sus propias ¡facultades de derecho! En el nombre de la “igualdad”, se han destrozado muchísimas instituciones que demostraban que los seres humanos no somos iguales y que, al contrario, somos profundamente desiguales. Precisamente, un verdadero liberal, debería glorificarse entre tanta desigualdad. Pero no: las diferencias están mal vistas, sobre todo cuando se trata de acceso. Por eso mismo, los homosexuales ya no se conforman con poder practicar su perversión en público, sino que también piden el matrimonio, para “ser igual que los demás.” Patético y, sobre todo, peligroso.

Tuve la oportunidad de ir a un colegio secundario interno y a pesar de que mi colegio era bastante tradicionalista, yo ya, en la década de los 90, notaba cosas que me mosqueaban un poco. Pero a diferencia de hoy, tenía otro tipo de sensación: más bien, que mis compañeros de clase no estaban muy enterados de la realidad. Eramos jóvenes adolescentes pero muchos tenian una actitud infantil. Hace un siglo, un chico de 20 años era un hombre, con responsabilidades serias: muchos ya eran padres. De la misma forma, muchas mujeres también tenian esas responsabilidades a los 20 años o incluso antes. A los 20 años, muchas mujeres ya tenían hasta 4 hijos, un marido, y un hogar que atender. Sin embargo, lo que más nos preocupaba a nosotros era poder mantener unas buenas notas para poder ingresar en alguna universidad “buena” como Harvard, Oxford, Columbia, Princeton, Yale, o Cambridge. Aun así, debido a la historia de mi colegio y sus tradiciones, me considero un privilegiado y mucho más “maduro” que los grupos de jóvenes de hoy en día.

Señores lectores: ustedes saben que hay comportamientos que tienen su origen en lo “fashion” y otros comportamientos que tienen que ver con carácter moral o personal. Un ejemplo de esto puede ser una moda pasajera como algún corte de pelo o estílo de vestir. Cuando yo era un adolescente, la mayoría de los chavales en mi internado pensaban que escuchar música hip hop era algo barriobajero. El hip hop se escuchaba muchísimo más en los colegios públicos, que, naturalmente, albergaban estudiantes de diversos origenes raciales y económicos. Algunos de mis compañeros escuchaban esa música, más bien para hacerse los “rebeldes”. Pero, digamos que “los chicos buenos”, no se conocían por su afición al rap.

Quizás lo que más ha cambiado en los últimos tiempos, entre los más jóvenes, es el consumo y uso de drogas duras. Cuando yo era un adolescente, la única droga aceptable entre nosotros era el alcohol. Quizás en algunos colegios públicos de algunas zonas marginales consumian otras cosas, no sé, pero nada de eso en mi colegio. Whisky, ginebra, cerveza; sí — marijuana, cocaina y heroina, pues no. Conociamos estas drogas, pero cualquier estudiante que hubiese atrevido a consumirlas se vería expulsado del campus ó, especialmente, mal visto como un fracasado social entre nosotros. A los drogadictos se les veía como lo que son: unos marginados y delincuentes en potencia.

La debilidad y el fracaso tampoco estaban de moda en mi colegio. Se celebraba el éxito. Cuando se publicaban las notas semestrales, tenían una gran importancia social. Aunque sacar un sobresaliente no era garantía de popularidad social, por supuesto, se consideraba que suspender era una garantía de que el individuo era un fracasado — y nadie quería ser visto en compañía con un perdedor. Claro, todavía no conocíamos que existían becas de fútbol. El éxito todavía está de moda en todo el mundo, en mi opinión, pero mi impresión es que los perdedores y débiles están mucho más protegidos de las consecuencias de su debilidad que antes. Vease por ejemplo: los diversos planes de rescate. Existe un afán progre para protegerles del estigma del fracaso. Se les tolera más que antes, y se les justifica, culpando a los “factores externos”. Esto no es una moda: están cambiando los valores morales para peor.
Ciertamente, esto ha pasado con los temas raciales. A pesar de que habían muchas injusticias de carácter legal, en algunos países, por lo general, se pensaba que no todos somos iguales y que tenemos distintas capacidades. Yo no sé si mis lectores lo sabían pero hace unas décadas, una pareja mixta estaba bastante mal vista debido a las consecuencias que podría traer para el hijo. A lo que voy: creo que hay comportamientos que aborrecemos de forma instinctiva y aunque cambian las modas y a veces, las filosofías, hay comportamientos que seguimos rechazando: aun hoy, a pesar de toda la legislación, la mayoría seguimos pensando que la homosexualidad no es natural…o al menos, chocante.
A pesar de que el SIDA sigue matando a muchos homosexuales y a algunos drogadictos, no deberiamos pensar que estamos sano y salvo: noto un debilitamiento moral total y no sé si se debe a que vivimos un estílo de vida demasiado cómodo. Sí sé que cada vez más, la gente acepta comportamientos más y más depravados. En fin, que cada vez hay menos comportamientos que escandalizan.
Veo 3 elementos relacionados con esta decadencia:
1) La imposición de lo políticamente correcto en nuestras universidades:  La noción de la “tolerancia”. No estoy hablando de la tolerancia tradicional sino de tolerar el fracaso, y todo lo que daña a una comunidad, al mismo tiempo de ser intolerante contra toda voz que se oponga.
2) El concepto de la “diversidad”. Es decir, el debilitamiento de todo lo occidental a favor de lo musulmán, lo africano, lo gay, lo feminista, y todo aquello que represente una verdadera amenaza contra los valores occidentales.
3) La no “discriminación.” Existía una época en la cual “discriminar” significaba tener buen sentido, para poder separar lo malo de lo bueno. Ya no es así y por eso permitimos que los países europeos se inunden de inmigrantes ilegales, celebramos la perversión sexual, y justificamos el consumo de drogas duras.
Vivimos en una “sociedad” enferma y hasta que no recuperemos ese sentido de comunidad y cultura compartida, amén de los valores tradicionales, el movimiento liberal no podrá prosperar porque no existe una ciudadanía apta para recibir lo que el liberalismo implica. Me decía un amigo judío, ayer, que precisamente por eso, las “élites”, desde George Soros hasta los políticos supuestamente “conservadores”, apoyan los cambios demográficos. Esos cambios demográficos han tenido mucho que ver no sólo con la victoria de Obama en los EEUU, sino del triunfo de políticas que no son, de ninguna manera, autóctonas a nuestros valores y cultura política.

9 comentarios

  1. en cuanto tenga unos minutos libres veré el video. Un placer poder conocerte en “casi” Persona.

    Es terrible ver como los valores y principios correctos caen en esta sociedad debil y deseosa de hacer lo malo.

    Yo estuve hace muy pocos días también en Miami, más bién en Kendall, para visitar la familia. Nada como estar en el propio hogar donde uno se siente querido y respetado. Nada como revivir los vínculos que te mantienen firme.

    Qué mundo le espera a mi hija de 16 años? Yo tengo 43. supongo que estoy en la mitad de mi vida… pero ella?

    Ya la critican muchas compañeras del instituto, aquí en Zaragoza, porque ella no acepta modas. No enseña su cuerpo con ropa provocativa. No fuma ni bebe alcohol. No mutila su cuerpo con piercings ni tatuajes. Ella es la minoría. Pero cada mediodía vuelve a casa y me enseña con su modo de ser que educarla en principios correctos día a día, desde que era una niñita, con paciencia, amor y dedicación, merece la pena.

    Me habla de compañeras de clase que tienen padres sin apenas principios y que lo demuestran en sus casas a diario.

    Alguien se niega aún a admitir que la sociedad está al borde del abismo??? Entonces, ese alguien está sordo y ciego. No vé la evidencia.

    Saludos!!!

  2. valcarcel · ·

    Cuanto lo siento por su hija…me imagino lo que ocurre porque los colegios estan que dan pena, y tanto los chicos como las chicas estan mas que salidos (al menos en lo que he visto de los publicos)…faltones, mal educados, y sus familias, casi peor.

    Se me habia olvidado mencionar lo de los tatuajes: cuando yo estaba en el colegio, eso estaba muy muy mal visto…casi como algo para delincuentes. Sin embargo, ahora parece ser que los delincuentes o “raros” somos los que tenemos un aspecto limpio.

    Ahora la gente “normal” de toda la vida, somos una minoria.

    Kendall es muy bonito, lo conozco…aunque yo estuve por Coral Gables.

    Saludos

  3. Miguel · ·

    Alfredo, usted y yo pensamos de forma muy parecida, aunque yo haya ido a una mierda de instituto público español y a una peor universidad. Yo también aborrezco la degenarción moral, el multiculturalismo y el socialismo. Pero en mi caso, al contrario que usted, creo que la democracia acaba conduciendo a todo esto.

    Hágase a la idea de que EE.UU. ha muerto. Su propio sistema ha conducido a ello. Y Europa va por el mismo camino.

  4. valcarcel · ·

    Creo que ud confunde democratismo, el democratismo actual, con democracia, en su sentido clasico, correcto, y censitario. Yo no soy nada democratista sino democratico (sin ser egalitario ni mucho menos igualitario)…ni pluralista. La democracia que yo defiendo es una republica democratica y constitucional, que se guie por el imperio de la ley (y con monarquia, en el caso de Espana).

    Creo que EEUU no ha muerto, aunque si esta en coma…Europa, desde hace tiempo, murio y hace falta una regeneracion.

  5. Miguel · ·

    Un sistema en el que puedan existir grupos que controlen los medios de comunicación de masas, a través de los cuales mantengan anestesiada a la población, dinamiten los fundamentos morales de la civilización Occidental y le digan a la gente qué se puede decir y pensar y qué no, que fomenten las relaciones interraciales, etc. Sistema que ha permitido la entrada de decenas de millones de inmigrantes como mano de obra barata con unas tasas de natalidad disparadas mientras los otros prácticamente no tienen hijos. Y que permite que una minoría (judíos) que pretende extinguir a los blancos maneje a su antojo medios de comunicación, política y finanzas. Este sistema acaba conduciendo a la destrucción necesariamente.

    EE.UU durará hasta que los blancos dejen de ser suficientes para sustentar el edificio. Y en este sentido Europa está un poco mejor.

  6. Miguel · ·

    Hay un diálogo muy bueno de la película “la guerra de Charlie Wilson” en la que le piden que vote por una ley que no le gusta al colectivo judío:

    C.Wilson: -No puedo apoyar eso, debo mi cargo al voto judío.
    – Pero, ¿cuántos judíos hay en tu distrito?
    – Sólo cuatro, pero son los que pagan mi campaña y los dueños de los periódicos locales.

  7. valcarcel · ·

    Miguel: no creo yo que los judios sean un grupo monolitico. Como explicamos, entonces, el afan de los medios de comunicacion, incluso en EEUU, por defender a los Palestinos y a otras causas que son antijudias?

    Es cierto que en el caso de USA, hay muchos escritores judios que destacan…pero insisto, no son un grupo monolitico…y existen grandes diferencias entre los judios en Israel y los de EEUU…incluso entre ortodoxos, reformados, y socialistas o progres.

    El sistema ha permitido la entrada masiva de inmigrantes no blancos, eso es un hecho indiscutible pero creo que tiene mas que ver con esa politica de convertirnos a todos en “uno”, para ser consumidores y estar unidos, para intentar mermar cualquier oposicion al afan tiranico y centralista.

    La gran tragedia en occidente han sido los medios de comunicacion: no discrepo en eso…pero creo que hay otras causas mucho mas profundas que una supuesta dominacion judeo-socialista. Hay otros intereses mucho mas evidentes.

    Por otra parte, ya que estamos con cuestiones raciales, yo soy de la escuela “antigua” de pensamiento y en ese sentido, tambien hago la distincion entre blancos y judios. Hoy en dia, mucha gente considera a los judios como “blancos” cuando hasta la decada de los 60 en EEUU, no se consideraban blancos…y para mi, ciertamente, no lo son. No obstante, a pesar de ello, no creo que todos los judios sean enemigos de la raza blanca, precisamente porque hay muchos que se han asimilado completamente en cuanto al estilo de vida blanco mientras que otros son de Israel y tienen poco que ver con los judios yanquis…estos ultimos, de hecho, siempre dicen que los israelies son muy poco “judios” desde la optica estadounidense.

    No he visto la pelicula de Charlie Wilson pero le echare un vistazo…gracias por pasarse por aqui.

  8. Miguel · ·

    Hola de nuevo Alfredo. La clave del tema judío está en lo que comentas sobre que hay dos clases: los judíos de Israel y los “judíos de Nueva York” (los que viven en USA). Esta distinción se la escuché a un israelí conservador y desde entonces la he hecho mía. Este hombre despreciaba profundamente a los judíos de EE.UU. precisamente por todo lo que he dicho en mis mensajes anteriores y por estar más a favor de los palestinos que de los propios israelís, sus hermanos en la fe. Esto explica que los medios americanos, aun estando controlados por judíos son críticos con Israel en algunos casos.

    Yo admiro a los judíos de Israel, porque son gente de orden, conservadores y decentes moralmente, en general. Pero los de EE.UU. son unos degenerados y se encargan de echar mierda en todo lo que sea blanco. Desde sus intelectuales hasta sus financieros. Hay algunos decentes, pero son una ínfima minoría.

  9. armanddo · ·

    despues de leer este articulo me recuerod de la frse biblica de la abundancia del corazon habla la voca. aqui solo vemos una persona legalista haciendo incapie en asuntos de poco relevo con comentarios despectivos de alguinen quien hizo mucho a favor de su raza y dejo una marca pacifica por la cual dio su vida a la comunidad

    cuando alguien se decide hacer algo justo siempre va haber quien se levante asi sea solo a criticar sin aportar

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: