¿Quién es mi diputado?

Una vez concluido el periodo electoral, al diputado electo le horroriza tener que ir a un mercado o a una calle céntrica si ha de dar la mano a miles de ciudadanos y escuchar sus problemas. Somos carne de cañón electoral y el diputado electo es el privilegiado encumbrado en una torre de marfil inaccesible al ciudadano de a pie. Un sistema así está más próximo de una oligarquía electoralista que de una democracia real. Estos son los problemas.

1. ¿A quién se elige en unas elecciones? A una sigla

Las siglas son entidades de derecho privado. Ya no engloban a “ideologías” ni a “doctrinas”, sino a formaciones que apenas se diferencian unas de otras, con unos programas similares en lo esencial y diferencias en lo accesorio. Para “humanizar” el sistema electoral la siga va acompañada de la imagen física del candidato a la presidencia. El resto de candidatos importan muy poco.

2. ¿El sistema de “primarias” podría aliviar algo? No sin listas abiertas.

En 1999 el PSOE lanzó el sistema de “primarias”. No sería la cúpula del partido quien elegiría candidato, sino la totalidad de la base. Al ciudadano le importa poco a quién prefieren los militantes de tal o cual sigla. Al ciudadano lo que le interesa es votar a un candidato elegido por él mismo dentro de una lista que esa sigla le ofrezca. Una democracia es plena si tiene listas abiertas en las que el ciudadano puede señalar su opción que, seguramente, no coincide con las preferencias de los militantes de tal o cual sigla.

3. ¿Quién es mi diputado? No, yo no tengo diputado

A pesar de ser elegidos por distritos electorales de dimensión provincial, el diputado, una vez elegido, desaparece de su circunscripción y corta cualquier vínculo con el electorado de su distrito, del que, en teoría, es representante, incluidos aquellos que no le han votado. Esto genera una desconexión entre ciudadano y representantes y tienes unas consecuencias perversas para el diputado (es un perfecto desconocido entre la ciudadanía de su distrito) y para el ciudadano (reducido a carne de cañón electoral).

4. ¿Tiene voz propia el diputado? No, ¿bromeas?

Desde el tiempo de Alfonso Guerra se sabe que “el que se mueve no sale en la foto”, lo que traducido quiere decir que el diputado que discrepa puntualmente de la cúpula de su partido, se convierte en un apestado que no figurará en el próximo “ticket” electoral. Los diputados son los grandes mudos a pesar de sentarse en el “parlamento” (literalmente, lugar donde se habla). Si la opinión de la mayoría de los diputados no interesa a nadie es precisamente porque carecen de personalidad y de rostro propio.

5. ¿Qué vota mi diputado? Lo que le ordene el jefe de su grupo

Así pues, las cúpulas de los partidos tienden a constituir listas electorales con los individuos más sumisos y con menos ideas propias, a menudo serviles, meros cobistas a los que jamás se les pasará por la cabeza hacer otra cosa que lo que ordene el jefe del grupo parlamentario: lo vimos cuando los más “españolistas” del PSOE votaron a favor del Estatuto Catalán.  Y eso es tan sólo un ejemplo. Saldría mucho más barato reunir a la media docena de jefes de grupos parlamentarios y que fueran ellos quienes votaran, mientras toman unas copas.

6. ¿Realmente tengo opción de elegir? No, sólo puedes elegir siglas

La democracia es capacidad de elegir representantes, esto es, personas de carne y hueso que consideremos que mejor encarnarán nuestros problemas y batallarán por solucionarlos. Nada de esto se produce en la pseudo democracia española en donde la “carne de cañón electoral” (esto es, usted y yo) estamos constreñidos a votar a una sigla y al figurón de turno-Rajoy o Zapatero-del cartel electoral. Y es posible-sólo posible-que en las profundidades de las listas del PP o del PSOE, o incluso del resto de partidos-que también existen-se encuentren algunos candidatos “interesantes” y que en algún momento hayan demostrado tener personalidad. No me importaría votarles a ellos, aunque no estuvieran en la misma lista. Pero eso es imposible en nuestro sistema con listas cerradas y bloqueadas.

7. ¿Qué es una sigla? Un conjunto de intereses particulares que se imponen sobre el interés nacional

Las siglas políticas son conglomerados de intereses particulares que ni siquiera son los de sus propios militantes de base, sino los de las cúpulas dirigentes y que frecuentemente responden a los intereses de los grupos económicos concretos. En definitiva, el sistema tiene que cambiar por nuestro propio bien.

5 comentarios

  1. Hola, ¿me recuerdas? 😉

    2. De acuerdo con las listas abiertas.

    3. En España, a día de hoy, los diputados no representan a su provincia (pregúntele usted a cualquier politólogo) sino que cada uno de los diputados representa a la totalidad de la Soberanía Nacional.

    5. Me remito a mi punto 3.

    Saludos!

  2. valcarcel · ·

    ¡claro que le recuerdo!

    3. Yo no estoy de acuerdo con que debe ser así…abogo por diputados provinciales, al estílo británico, incluso, me encantaría si fuese por distritos.

    Un saludo Juan

  3. Lo que implicaría un cambio de CONCEPTO total y absoluto en la Constitución. Y ademñas ese cambio facilitaría legal y moralmente ciertas aspiraciones soberanistas en ciertas regiones/naciones/nacionalidades de España

  4. valcarcel · ·

    Señor Pérez: en primer lugar, soy de la opinión de que la CE necesita profundas reformas. Pero bueno, al tema: un sistema federalista, a pesar de que es totalmente cierto que facilitaría la representación de ciertos diputados soberanistas no es un peligro para mí: eso ya ocurre por ejemplo en el Reino Unido…y a pesar de ello, se les toma como minoritario. Bobby Sands por ejemplo, un reconocido terrorista irlandés, ganó unas elecciones e iba a entrar al parlamento como diputado.

  5. Muy buen artículo. Totalmente de acuerdo con él. Yo tmb creo que se debe elegir un diputado por circunscripción.

    Bobby Sands prefirió morir a entrar en el parlamento inglés.

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: