Hacia un nuevo liberalismo sin eclosiones

“El partido de los estúpidos.” tal es la denominación que John Stuart Mill daba a los conservadores. Yo le añadiría que tambien es el de cejiunidas mariliberales. Dejando las bromas de mal gusto a un lado, este juicio necesita ser revisado en esta época de desintegración de las filosofías radicales. Es cierto, desde luego, que a la causa del conservadurismo ha prestado su inercia mucha gente obtusa e irreflexiva. Pero los principios liberales (de la escuela Hayekiana) también han sido defendidos por hombres ilustrados y de gran talento. El propósito de esta bitácora, que no pretende ser una historia del conservadurismo o liberalismo, es revisar las ideas liberales examinando su validez para esta época de confusión en cuanto a lo que es liberalismo clásico, por culpa de algo que se conoce como la eclosión y que es fruto, en gran parte, de personas que han hecho mucho daño al mundo de las ideas y al rumbo del liberalismo en España. También se hablará sobre otros temas no menos importantes, como por ejemplo, la defensa de los becarios a favor de sus amos.

Estos becarios parecen una copia de Monica Lewinsky: si hace falta, no dudan en arrodillarse y hacer lo que haga falta para satisfacer a sus “jefes” y poder llegar a fin de mes o tener un poco de notoriedad (aunque esta se limite al imperio cursi del liberalismo losantiano). Por eso el señor Rallo se puede permitir el lujo de mentir y de manipular con impunidad diciendo que antes de mi entrada a la Red Liberal, yo ya habia arremetido contra el ancapismo. Es cierto, aunque sólo en parte: pero miente cuando insinúa que eso le daba igual al señor Rodríguez Herrera. Más bien, demuestra el analfabetismo de Rodriguez Herrera a la hora de leer bien y admitir bitácoras a su Red “Liberal.” Estoy segurísimo de que DRH no leyó todo lo que dije porque si fuera así, Rallo no se hubiera molestado en decir “se supone que un tío que haya estudiado en Columbia tenga cierta cordura.”

No, señor Rallo: cordura me sobra…la diferencia es esa. Yo no admito cualquier idea por suposición sino por observación y comprobación. Menos mal que Rodríguez Herrera no trabaja en la aduana…los traficantes y otros indeseables se colarían por un tubo y siete llaves. Es esa la diferencia señor Rallo: un tío como yo que estudió en Columbia suele ser mucho más listo (hablo en general no necesariamente por mí) que toda su SS cursi de Red Liberal y Libertad Digital. Por eso en mi antigua bitácora defendí lo que me dio la gana cuando quise, con total seguridad de que DRH no se iba a molestar en leerlo todo (porque un señorito que tache a un socio potencial de su instituto como ‘imbécil’ demuestra su cursilería y analfabetismo evidente, así como su mala educación, propia de la mafia que rodea a Losantos). Ahí está la diferencia señor Rallo: que yo me puedo dar el lujo de burlarme en su propia cara defendiendo ideas dispares (desde el anarquismo hasta el totalitarismo) y nadie que tenga algo de autoridad en su mundillo endogámico diga algo por falta de documentación. Y aprovecho también para lanzarle un consejo (sin malas intenciones eh…que conste): aproveche su protagonismo mientras pueda, porque es bien sabido que cuando se hunda Jiménez Losantos (falta poco), usted y los suyos pasarán al olvido. No lo digo por rencor ni porque yo no tenga ese protagonismo: prefiero el anonimato antes que tener que pasarme los días lamiéndole el ojete a ciertos personajes. Tengo mucha mas dignidad que otros, gracias a mi formación espiritual, académica y familiar. No siga manipulando lo evidente señor Rallo: ustedes han quedado en evidencia de una vez por todas (si es que ya no lo estaban antes) y lo digno debería ser desmontar el chiringuito que tienen montado para engañar a los pobres incautos que no cesan de ingresar sus cuotas para que usted, los stewies, y otros sigan chupando del trabajo/esfuerzo de los demás. Se les ve el plumero y debería darles vergüenza. Ya sé que a ustedes no les gusta cuando se destapa la hipocresía tan evidente que les caracteriza…por eso todos están tan felices ahora que me han expulsado de esa RL. Que lo disfruten mientras puedan; tal vez el año que viene ya no hayan más cenas o escuelas de verano. Es lo que tiene vivir del cuento a coste de terceros.

En mi antigua bitácora logré destapar qué es lo que está detrás de gran parte del liberalismo en España. En otra ocasión, analizaremos, en conjunto, las biografías de algunos de los personajes más “destacados” en los círculos liberales españoles y que es lo que defienden exactamente. No lo hago por rencor, insisto: yo también fui radical y a los 19 años había flirteado, durante un tiempo, con una variante del fascismo. El propósito no es analizar el pasado de esta gente sino demostrar lo que defienden actualmente, que es lo que interesa en realidad. Lo que se requiere justamente aquí y en estos tiempos es una definición preliminar de la idea liberal (en el sentido hispano de la palabra), que viene a ser una versión de lo que en inglés es “conservatism” democrático…sí: el mismo liberalismo que dio lugar a la construcción de grandes naciones como Canadá, Australia, Reino Unido, y EEUU…y no el ancapismo de alcantarilla que ahora pasa por “liberalismo” en España, sostenido por ratas suburbanas. El liberalismo auténtico, en el sentido europeo de la palabra, no es un cuerpo dogmático fijo e inmutable, y hay que dar nueva expresión a nuestras convicciones de acuerdo con los tiempos. No obstante, como premisa, hay que matizar algunas cosas y reconstruir un nuevo liberalismo para España libre de fanatismos católicos e independientes de cualquier injerencia Losantiana o anarquista. Nuestra labor será, pues, la de definir y enunciar esos principios y denunciar la eclosión losantiana que pone en peligro el concepto riguroso de las libertades, la seguridad que nos proporciona el Estado, y el respeto hacia el Estado de derecho. Estos tres pilares no son discutibles ni debatibles para ningún liberal serio. Por eso he decidido titular esta nueva bitácora “Liberalismo Democrático.” Tenemos que denunciar, si procede, el daño que esta gente está haciendo y demostrar claramente cual es la alternativa real.

Somos dichosos de que todos los actuales pilares que sostienen el liberalismo español se reducen a un castillo de naipes. Hoy no es el momento para hacer un análisis exhaustivo de lo que hay detrás del liberalismo español y sólo me limitaré a enunciar algunas verdades que no todo el mundo conoce; sobre todo para los que miran desde fuera. Empecemos con el Instituto Juan de Mariana y los que componen esa asociación que aspira a ser una copia, en algunos sentidos, de la asociación de Von Mises en los EEUU. Es bien conocido que en el Ludwig Von Mises Institute de Auburn, Alabama, hay de todo. Por eso ahora está de moda eso de que ciertas personas que defienden unos intereses bastante incompatibles con un sistema democrático tienen que escudarse detrás de organizaciones con nombres “respetables.” En el Institute Von Mises hay individuos de los más variopintos. En otra ocasión lo desvelaré. Algo parecido ya se va viendo con el Instituto Juan de Mariana, con socios que defienden posturas más propias de un terrorista común.

Antes de continuar, quiero insistir en una cosa: no pretendo presentarme como un ángel libre de pecados y precisamente porque conozco bien a todas esas corrientes extremistas, por mi pasado radical, me puedo dar el lujo de hablar sobre ellas con fundamento. Tenemos que ir poco a poco y me limito hoy a hablar sobre el señor Antonio Chinchetru porque fue mi ataque contra el artículo revisionista de su amigo el señor Albert Esplugas(un protegido del Instituto Juan de Mariana), uno de los motivos que provocaron mi expulsión arbitraria de esa Red “Liberal.” 

Quiero que mis lectores sepan que el pretexto de que yo “insulto” no es válido. El verdadero motivo de la expulsión fue, sin mas, que me metí con sus amigos personales y porque denuncié el anarco-capitalismo con firmeza y dureza. Siempre he sido igual en ese sentido: firme en mis convicciones y consecuente con mis acciones. Mañana, más. No se lo pierdan: mañana hablaré sobre Antonio Chinchetru, el personaje vil y falso que va de liberador de los cubanos cuando únicamente ha escrito un librillo que en poco tiempo acabara en el Rastro de mi querida Madrid; eso sí: con descuento, para quienes puedan interesarse en leer algún cómic en alguna sala de espera. También hablaré con un poco más detalles sobre Albert Esplugas…el otro protegido…uno de los “grandes” del Instituto Juan de Mariana, recientemente premiado por el mismo instituto (cosas que conlleva la falta de competencia intelectual).

Bien, mañana más y mejor. Los que quieran enlazarme ya saben lo que tienen que hacer: y si alguien quiere que les enlace, que me avise cómo hacerlo porque no sé mucho sobre html.

*Actualización* — creo que es adecuado dedicarle a los Chinchetrus y a toda la ancapia un vídeo…porque son “partners in crime.” Se lo dedico con mucho cariño a los ancaps (y a sus defensores).

2 comentarios

  1. valcarcel · ·

    ¡qué honor major tom!

    ¿mis colegas de parranda? No…los de Danielin & co (yo no soy el que ha llevado el pelo largo) o actúa como un punky impresentable.

    Antes ‘pa allá´que pa acá si eso me aleja de gente como usted y los suyos.

  2. major_tom · ·

    ¿Quiénes son los del vídeo, tus colegas de parranda?

    No me extraña que estés ‘pa allá’

Comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: